En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
There is none worthy of worship except Allah, Muhammad is the Messenger of Allah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)
Capítulos
  1. 0. Prefacio
  2. 1. Arabia en la época del nacimiento del Profeta
  3. 2. El matrimonio del Santo Profeta con Jadiyya
  4. 3. El Profeta recibe su primera revelación
  5. 4. Los primeros conversos
  6. 5. La persecución de los fieles
  7. 6. El mensaje del Islam
  8. 7. La emigración a Abisinia
  9. 8. ‘Umar acepta el Islam
  10. 9. La persecución se intensifica
  11. 10. El viaje del profeta a Ta’if
  12. 11. El Islam se extiende a Medina
  13. 12. El primer juramento de ‘Aqaba
  14. 13. La Hégira
  15. 14. Suraqa persigue al Profeta
  16. 15. El Profeta llega a Medina
  17. 16. Abu Ayyub Ansari anfitrión del Profeta
  18. 17. La vida en Medina se vuelve insegura
  19. 18. El pacto entre diversas tribus de Medina
  20. 19. Los Mequíes se preparan para atacar Medina
  21. 20. La batalla de Badr
  22. 21. Se cumple una gran profecía
  23. 22. La batalla de Uhud
  24. 23. La victoria se convierte en derrota
  25. 24. Los rumores de la muerte del Profeta llegan a Medina
  26. 25. El enfrentamiento con los Banu Mustaliq
  27. 26. La batalla de la fosa
  28. 27. Una lucha muy desigual
  29. 28. La traición de los Banu Quraiza
  30. 29. Los confederados se dispersan
  31. 30. El castigo de los Banu Quraiza
  32. 31. El juicio de Sa’d inspirado en la Biblia
  33. 32. ¿Deseaba el Profeta continuar la guerra?
  34. 33. Enseñanzas del Judaísmo y Cristianismo sobre la guerra
  35. 34. La enseñanza del Corán respecto a la guerra y la paz
  36. 35. Los preceptos del Profeta respecto a la guerra
  37. 36. Ataques esporádicos de los incrédulos
  38. 37. El Profeta parte a la Meca con mil quinientos compañeros
  39. 38. El tratado de Hudaibiya
  40. 39. Las cartas del Profeta a varios reyes
  41. 40. Carta al rey de Persia
  42. 41. La carta al Negus
  43. 42. Carta al jefe del estado Egipcio
  44. 43. Carta al jefe del Bahrein
  45. 44. La caída de Jaibar
  46. 45. Se cumple la visión del Profeta
  47. 46. La batalla de Mauta
  48. 47. el profeta parte hacia la meca con diez mil fieles
  49. 48. La derrota de la Meca
  50. 49. El Profeta entra en la Meca
  51. 50. La Ka’ba, libre de ídolos
  52. 51. El Profeta perdona a sus enemigos
  53. 52. ‘Ikrima se hace musulmán
  54. 53. La batalla de Hunain
  55. 54. “el profeta de dios os llama”
  56. 55. Un enemigo jurado se convierte en seguidor devoto
  57. 56. El Profeta distribuye el botín
  58. 57. Las maquinaciones de Abu ‘Amir
  59. 58. La expedición de Tabuk
  60. 59. El último peregrinaje
  61. 60. El Profeta hace alusión a su fallecimiento
  62. 61. Los últimos días del Profeta
  63. 62. El Profeta fallece
  64. 63. La personalidad y el carácter del Profeta
  65. 64. La pureza del alma y la limpieza del Profeta
  66. 65. La vida sencilla del Santo Profeta
  67. 66. Su relación con Dios
  68. 67. Su desaprobación de la penitencia
  69. 68. Su actitud hacia sus esposas
  70. 69. Elevadas cualidades morales
  71. 70. Su templanza
  72. 71. Justicia y equidad
  73. 72. Su consideración por los pobres
  74. 73. La protección de los intereses de los pobres
  75. 74. El trato a los esclavos
  76. 75. El trato a las mujeres
  77. 76. Su actitud hacia los difuntos
  78. 77. El trato a los vecinos
  79. 78. El trato a los parientes
  80. 79. La buena compañía
  81. 80. La protección de la fe
  82. 81. El perdón de las faltas ajenas
  83. 82. Paciencia ante la adversidad
  84. 83. La cooperación mutua
  85. 84. La sinceridad
  86. 85. La curiosidad inapropiada
  87. 86. La integridad y la honradez en las transacciones
  88. 87. El pesimismo
  89. 88. La crueldad con los animales
  90. 89. Tolerancia en cuestiones de religión
  91. 90. Valentía
  92. 91. Consideración con los incultos
  93. 92. El cumplimiento de los pactos
  94. 93. El respeto a los servidores de la humanidad
  95. 94. La vida del Profeta es un libro abierto
  96. 95. Notas
  97. 96. Sobre el autor
  98. 97. Índice de Temas
Related Contents from Topics

Tras la batalla de Uhud, se produjo una escasez de alimentos en La Meca. El Profeta(sa), a pesar de toda la enemistad que le habían mostrado, a pesar de las maquinaciones empleadas para provocar el odio contra el Islam en todo el país, empezó a recolectar fondos para ayudar a los mequíes pobres en su momento de necesidad. A los mequíes no les impresionó siquiera este gesto de buena voluntad. Su hostilidad seguía sin mermar, e incluso se intensificó. Otras tribus, que hasta entonces habían simpatizado con los musulmanes, también empezaban a mostrar cierta hostilidad. Una de estas tribus era la de los Banu Mustaliq. Antes, se habían llevado bien con los musulmanes, pero ahora se encontraban preparando un ataque contra Medina. Cuando el Profeta(sa) recibió noticias de sus preparativos, envió a un grupo para descubrir la verdad. Los hombres, al volver, confirmaron los informes iniciales. El Profeta(sa) decidió salir a enfrentarse con el nuevo ataque. Reunió un ejército y lo llevó al territorio de los Banu Mustaliq. Cuando el ejército musulmán se situó frente a su enemigo, el Profeta(sa) intentó persuadir a los adversarios de que se retiraran sin luchar. Se negaron a hacerlo y se inició la batalla, y al cabo de unas horas el enemigo fue derrotado

En esta ocasión, al ver que los incrédulos mequíes estaban inclinados a la hostilidad, y que incluso las tribus antes favorables ahora se volvían también hostiles, los hipócritas de entre los musulmanes también decidieron luchar al lado de los musulmanes. Probablemente buscaban la oportunidad de ponerles en dificultades. El encuentro con los Banu Mustaliq no duró más que unas horas y por lo tanto los hipócritas no tuvieron oportunidad de hacerlo durante la batalla. El Profeta(sa), sin embargo, decidió quedarse unos días en el pueblo de los Banu Mustaliq.

Durante su estancia, se produjo un conflicto entre dos musulmanes, uno mequí y el otro medinita, acerca del derecho a sacar agua de un pozo. El mequí era un antiguo esclavo. Golpeó al medinita, que inmediatamente dio la voz de alarma, pidiendo la ayuda de sus compañeros medinitas -conocidos como Ansar, o Ayudantes-. El mequí también pidió a gritos la ayuda de sus compañeros mequíes -conocidos como Muhayirin o Refugiados-. La inquietud reinaba en todas partes. Nadie preguntó qué había ocurrido. Los jóvenes de ambos bandos sacaron la espada. ‘Abdul’lah bin Ubayy Salul veía en tal conflicto una ayuda divina. Decidió agravarlo, diciendo: “Os habéis pasado en vuestra indulgencia para con los Refugiados. Vuestros buenos tratos se les han subido a la cabeza y ahora están intentando dominaros de todas las maneras.” El discurso podría haber tenido los efectos que ‘Abdul’lah deseaba y el conflicto podría haber adquirido dimensiones graves. Pero no fue así. ‘Abdul’lah se equivocó al evaluar los efectos de su discurso malintencionado. Creyendo que persuadía a los Ansar, sin embargo, prosiguió:

“Volvamos a Medina. Entonces el más honrado de sus ciudadanos expulsará al más despreciable” (Bujari).

Al decir “el más horado de sus ciudadanos” se refería a sí mismo, y por “el más despreciable” al Profeta(sa). Tan pronto como hubo dicho estas palabras, los musulmanes creyentes comprendieron que se trataba de una trampa. No habían escuchado, dijeron, un discurso inocente, sino un discurso de Satanás, que había venido para alejarles del camino. Un joven se levantó para informar al Profeta(sa), a través de su tío, de la situación. El Profeta(sa) mandó traer a ‘Abdul’lah bin Ubayy ibn Salul y a sus Compañeros, y les preguntó sobre lo ocurrido. Éstos negaron haber participado en el incidente de la forma que se les había atribuido. Sin embargo, con el paso del tiempo, la verdad empezó a extenderse, hasta tal punto que el propio hijo de ‘Abdul’lah bin Ubayy ibn Salul, llamado ‘Abdul’lah, se enteró del incidente y se dirigió inmediatamente al Profeta(sa), diciendo: “Profeta(sa), mi padre te ha insultado. Que la muerte sea su castigo. Si así lo decides, prefiero que me encomiendes a mí la tarea de matar a mi padre. Si mi padre muere a manos de otro, me veré obligado a vengar a mi padre, matando a aquel hombre. Así, tal vez sólo incurra en la ira de Dios.”

El Profeta(sa) respondió: “No tengo tal intención, y trataré a tu padre con compasión y consideración”. Al comparar la falta de lealtad y cortesía de su padre con la compasión y la bondad del Profeta(sa), el joven ‘Abdul’lah se dirigió a Medina, lleno de ira contra su padre. Se encontró con éste en el camino, y lo paró, diciendo que no le dejaría seguir su camino a Medina hasta que retirara las palabras que había utilizado contra el Profeta(sa). “Los labios que dijeron: ‘El Profeta(sa) es despreciable y yo soy honrado’ ahora habrían de decir: ‘El Profeta(sa) es honrado y yo soy despreciable’.” ‘Abdul’lah bin Ubayy ibn Salul estaba asombrado y temeroso, y dijo: “Tienes razón, hijo mío. Muhammad(sa) es honrado y yo soy despreciable.” Entonces, el joven ‘Abdul’lah permitió que su padre prosiguiera su viaje (Hisham, Vol. 2).

Ya hemos mencionado a las dos tribus judías que tuvieron que ser expulsadas de Medina debido a sus intrigas y maquinaciones. Los Banu Madir, una de las dos, emigraron en parte a Siria y en parte a una ciudad llamada Jaibar, al norte de Medina. Jaibar era un centro judío fortificado de Arabia. Los judíos que habían emigrado allí ya habían empezado a incitar a los árabes en contra de los musulmanes. Los mequíes, por su parte, ya eran enemigos jurados del Islam, por lo que no hacían falta más provocaciones para incitar a los mequíes en contra de los musulmanes. Los Ghatafan de Nalld, por sus relaciones amistosas con los mequíes, también eran hostiles a los musulmanes. Los judíos instalados en Jaibar ya contaban con los quraishíes de La Meca y los Ghatafan de Nalld. Además, tenían la intención de incitar a los Banu Sulaim y a los Banu Asad contra el Islam. También persuadieron a los Banu Sa’d, una tribu aliada de los judíos, a unirse en alianza con los mequíes en contra del Islam. Después de una larga intriga, se organizó una confederación de tribus árabes para luchar contra los musulmanes. Esta confederación incluía, por tanto, a los mequíes, las tribus que vivían en los territorios alrededor de La Meca, las tribus de Nalld y las que vivían en territorios al norte de Medina.