En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
No hay digno de ser adorado excepto Al-lah, Muhammad es el Mensajero de Al-lah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)
Capítulos
  1. 0. Prefacio
  2. 1. Arabia en la época del nacimiento del Profeta
  3. 2. El matrimonio del Santo Profeta con Jadiyya
  4. 3. El Profeta recibe su primera revelación
  5. 4. Los primeros conversos
  6. 5. La persecución de los fieles
  7. 6. El mensaje del Islam
  8. 7. La emigración a Abisinia
  9. 8. ‘Umar acepta el Islam
  10. 9. La persecución se intensifica
  11. 10. El viaje del profeta a Ta’if
  12. 11. El Islam se extiende a Medina
  13. 12. El primer juramento de ‘Aqaba
  14. 13. La Hégira
  15. 14. Suraqa persigue al Profeta
  16. 15. El Profeta llega a Medina
  17. 16. Abu Ayyub Ansari anfitrión del Profeta
  18. 17. La vida en Medina se vuelve insegura
  19. 18. El pacto entre diversas tribus de Medina
  20. 19. Los Mequíes se preparan para atacar Medina
  21. 20. La batalla de Badr
  22. 21. Se cumple una gran profecía
  23. 22. La batalla de Uhud
  24. 23. La victoria se convierte en derrota
  25. 24. Los rumores de la muerte del Profeta llegan a Medina
  26. 25. El enfrentamiento con los Banu Mustaliq
  27. 26. La batalla de la fosa
  28. 27. Una lucha muy desigual
  29. 28. La traición de los Banu Quraiza
  30. 29. Los confederados se dispersan
  31. 30. El castigo de los Banu Quraiza
  32. 31. El juicio de Sa’d inspirado en la Biblia
  33. 32. ¿Deseaba el Profeta continuar la guerra?
  34. 33. Enseñanzas del Judaísmo y Cristianismo sobre la guerra
  35. 34. La enseñanza del Corán respecto a la guerra y la paz
  36. 35. Los preceptos del Profeta respecto a la guerra
  37. 36. Ataques esporádicos de los incrédulos
  38. 37. El Profeta parte a la Meca con mil quinientos compañeros
  39. 38. El tratado de Hudaibiya
  40. 39. Las cartas del Profeta a varios reyes
  41. 40. Carta al rey de Persia
  42. 41. La carta al Negus
  43. 42. Carta al jefe del estado Egipcio
  44. 43. Carta al jefe del Bahrein
  45. 44. La caída de Jaibar
  46. 45. Se cumple la visión del Profeta
  47. 46. La batalla de Mauta
  48. 47. el profeta parte hacia la meca con diez mil fieles
  49. 48. La derrota de la Meca
  50. 49. El Profeta entra en la Meca
  51. 50. La Ka’ba, libre de ídolos
  52. 51. El Profeta perdona a sus enemigos
  53. 52. ‘Ikrima se hace musulmán
  54. 53. La batalla de Hunain
  55. 54. “el profeta de dios os llama”
  56. 55. Un enemigo jurado se convierte en seguidor devoto
  57. 56. El Profeta distribuye el botín
  58. 57. Las maquinaciones de Abu ‘Amir
  59. 58. La expedición de Tabuk
  60. 59. El último peregrinaje
  61. 60. El Profeta hace alusión a su fallecimiento
  62. 61. Los últimos días del Profeta
  63. 62. El Profeta fallece
  64. 63. La personalidad y el carácter del Profeta
  65. 64. La pureza del alma y la limpieza del Profeta
  66. 65. La vida sencilla del Santo Profeta
  67. 66. Su relación con Dios
  68. 67. Su desaprobación de la penitencia
  69. 68. Su actitud hacia sus esposas
  70. 69. Elevadas cualidades morales
  71. 70. Su templanza
  72. 71. Justicia y equidad
  73. 72. Su consideración por los pobres
  74. 73. La protección de los intereses de los pobres
  75. 74. El trato a los esclavos
  76. 75. El trato a las mujeres
  77. 76. Su actitud hacia los difuntos
  78. 77. El trato a los vecinos
  79. 78. El trato a los parientes
  80. 79. La buena compañía
  81. 80. La protección de la fe
  82. 81. El perdón de las faltas ajenas
  83. 82. Paciencia ante la adversidad
  84. 83. La cooperación mutua
  85. 84. La sinceridad
  86. 85. La curiosidad inapropiada
  87. 86. La integridad y la honradez en las transacciones
  88. 87. El pesimismo
  89. 88. La crueldad con los animales
  90. 89. Tolerancia en cuestiones de religión
  91. 90. Valentía
  92. 91. Consideración con los incultos
  93. 92. El cumplimiento de los pactos
  94. 93. El respeto a los servidores de la humanidad
  95. 94. La vida del Profeta es un libro abierto
  96. 95. Notas
  97. 96. Sobre el autor
  98. 97. Índice de Temas
Related Contents from Topics

Hijo Anunciadora del Mesías Prometido y Mahdias; signo manifiesto de Al’lah el Todopoderoso, Palabra de Dios cuyo advenimiento fue profetizado por el Santo Profeta(sa) y el Mesías Prometidoas, así como por otros profetas anteriores; estrella del firmamento espiritual para cuya aparición el mundo tuvo que esperar cientos de años; hombre de Dios, coronado con una aureola espiritual que irradiaba rayos brillantes de luz que infundía vida espiritual a sus seguidores, y que cautivaba y embelesaba a quienes no tuvieron a suerte de seguirle; orador tan extraordinario que sus discursos eran escuchados por la audiencia durante horas y horas hasta su conclusión, ya lloviera o resplandeciera, y hasta bien entrada la tarde. Las palabras fluían de su boca, como miel goteando en los oídos, hasta alcanzar las profundidades de las almas y colmarlas de fe, conocimiento y vigor; océano del conocimiento Divino y secular; Voz Articulada de la época y; sin lugar a dudas; el mejor genio del siglo XX; hombre de extraordinaria inteligencia y memoria; epítome de cualidades de liderazgo cuya versatilidad es inabarcable: Hazrat Mirza Bashiruddin Mahmud Ahmadra (1889 –1965), Muslih Ma’ud (el Reformador Prometido), era el mayor de los hijos y Segundo Sucesor (Jalifa) del Mesías Prometidoas. Asumió el liderazgo de la Yama’at Ahmadía a la edad de 24 años, cuando el Movimiento aún estaba en su infancia y lo sustentó hasta la madurez durante más de 50 años, con su guía espiritual, sus plegarias, lágrimas, y esfuerzo. No solamente fortaleció las bases de la Comunidad establecida por el Mesías Prometidoas, sino que también expandió la estructura de la Yama’at mediante la iniciación de procedimientos, organizaciones y programas creados a partir de la inspiración en el Mesías Prometidoas y bajo la guía divina. Emprendió la ardua tarea de expandir el mensaje del verdadero Islam en su inmaculada pureza hasta el fin del mundo. Para lograrlo, dio origen al movimiento Tahrik-e-Jadid, a través del cual se extendió, y se sigue extendiendo, el trabajo misionero en todo el mundo. Su sutil inteligencia, preciso intelecto, profunda y larga erudición, y sobre todo, el conocimiento del que Dios le dotó, le hicieron posible generar un amplio corpus de escritos, discursos y libros. Su obra es tan vasta que llevará años dar a luz todas sus publicaciones.

Cuando el Mesías Prometidosa oró con fervor a Dios para que le otorgara un signo en apoyo del Islam, Al’lah le dio la buena nueva de este hijo suyo y dijo:

“…será extremadamente inteligente… y estará lleno de conocimiento secular y espiritual… hijo; deleite del corazón, de alto rango, noble, una manifestación de lo primero y lo último, de la verdad y de lo elevado; como si Dios mismo hubiera descendido del cielo. He ahí que viene la luz. Verteremos nuestro espíritu en él…”

[Revelación del 20 de febrero de 1886]1

1 Traducido del idioma urdu por Sir Muhammad(sa) Zafrul’lah Jan del libro Tadhkirah (el libro que contiene los sueños, visiones y revelaciones verbales reveladas al Mesías Prometidoas [Editores]