Hombres de Excelencia – Hazrat Abdul’lah bin Yahsh (ra), Hazrat Salih Shukran (ra), Hazrat Malik bin Dukhshum (ra), Hazrat Ukashah bin Mihsan (ra), Hazrat Kharijah bin Zaid (ra) Hazrat Ziyad bin Labid (ra), Hazrat Khalid bin Bukair (ra) & Hazrat Ammar bin Yasir (ra)
En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
No hay digno de ser adorado excepto Al'lah, Muhammad es el Mensajero de Al'lah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)

Hombres de Excelencia – Hazrat Abdul’lah bin Yahsh (ra), Hazrat Salih Shukran (ra), Hazrat Malik bin Dukhshum (ra), Hazrat Ukashah bin Mihsan (ra), Hazrat Kharijah bin Zaid (ra) Hazrat Ziyad bin Labid (ra), Hazrat Khalid bin Bukair (ra) & Hazrat Ammar bin Yasir (ra)

Jalifa de la Comunidad Musulmana Ahmadía

Resumen

Después de recitar Tashahhud, Ta’awwuz y Surah al-Fatihah, Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad (aba) dijo que como mencionó en el sermón anterior, había algunos aspectos de la vida de ciertos Compañeros que aún no habían sido mencionados. Su Santidad (aba) dijo que hoy, primero destacaría la vida de Hazrat Abdul’lah bin Yahsh (ra).

Hazrat Abdul’lah bin Yahsh (ra)

Su Santidad (aba) dijo que Abdul’lah bin Yahsh (ra) era de la tribu Banu Asad. Era de estatura media y tenía el pelo grueso. Una vez, fue nombrado líder de una expedición, y el Santo Profeta (sa) habló sobre él, expresando que Abdul’lah bin Yahsh (ra) era paciente, decidido y valiente. Está registrado que Abdul’lah bin Yahsh (ra) fue el primero en portar la bandera islámica, y la primera vez en el Islam que se obtuvo botín fue durante la expedición que él lideró.

Su Santidad (aba) dijo que los musulmanes de Medina temían un ataque sorpresa de los Quraish. El Santo Profeta (sa) vio este temor y decidió que debía haber una forma de conocer más de cerca los movimientos de los Quraish. Por lo tanto, creó un grupo de 8 personas, bajo el liderazgo de Hazrat Abdul’lah bin Yahsh (ra). Con el fin de garantizar la seguridad, el Santo Profeta (sa) ni siquiera le dijo a este grupo a dónde iban a ser enviados. En su lugar, le dio a Hazrat Abdul’lah bin Yahsh (ra) una carta con instrucciones y le dijo que no la abriera hasta que hubieran viajado durante dos días. Al abrir la carta, leyó que el Santo Profeta (sa) había dado instrucciones de ir a Nakhlah, que estaba situado entre La Meca y Ta’if. El Santo Profeta (sa) también escribió que al enterarse de esta misión, si alguien deseaba regresar se le permitiría, sin embargo todos permanecieron decididos. Fue durante esta expedición que este grupo se encontró con una caravana de los de La Meca, en la cual uno de La Meca fue asesinado y dos fueron capturados.

Su Santidad (aba) citó a Hazrat Mirza Bashir Ahmad (ra) quien escribió:En esta ocasión, el Sr. Margolius escribe que Muhammad (sa) envió deliberadamente a esta compañía en el Mes Sagrado, porque en este mes los Quraish naturalmente habrían estado despreocupados, y los musulmanes encontrarían una oportunidad fácil y definitiva para asaltar su caravana. Sin embargo, cualquier persona sensata puede entender que un pequeño grupo de esta naturaleza no podría haber sido enviado a una región tan lejana para saquear una caravana, especialmente cuando el cuartel general enemigo estaba tan cerca. Además, la historia establece categóricamente que este grupo sólo había sido enviado con el propósito de obtener información. Además, cuando el Santo Profeta (sa) se enteró de que los Compañeros habían atacado la caravana, se disgustó mucho. Así, se narra que cuando se presentaron ante el Santo Profeta (sa) y le informaron de todo, el Santo Profeta (sa) se disgustó enormemente…”.

Su Santidad (aba) además citó a Hazrat Mirza Bashir Ahmad (ra) quien escribe:Por otra parte, los Quraish también levantaron un gran alboroto y gritaron que los musulmanes habían violado la santidad del Mes Sagrado. Como la persona que había sido asesinada, ‘Amr bin Al-Hadrami, era un jefe, y también era confederado de ‘Utbah bin Rabi’ah, un jefe de La Meca, este suceso alentó enormemente el fuego de furia de los Quraish. Comenzaron a prepararse para un ataque contra Medina con aún mayor celo y alboroto. Por lo tanto, la Batalla de Badr, que mencionaremos más adelante, fue principalmente el resultado de esta misma preparación y vehemente enemistad. Por lo tanto, tras este suceso, hubo murmuraciones tanto entre los musulmanes como entre los incrédulos, y finalmente se reveló el siguiente versículo del Corán, que proporcionó un medio de alivio a los musulmanes:“La gente te pregunta sobre luchar en el Mes Sagrado. Diles: ‘Sin duda, combatir en el Mes Sagrado es una gran transgresión, pero impedir por la fuerza a los hombres la religión de Dios en el Mes Sagrado; más bien, descreer en relación con el Mes Sagrado y la Mezquita Sagrada, es decir, violar su santidad, y luego expulsar por coacción a los habitantes del Haram, como son culpables de hacer, oh idólatras, es un pecado mayor con Al’lah que combatir en el Mes Sagrado; y en verdad, perseguir en la tierra durante el Mes Sagrado es peor que tal combate, que tiene por objeto impedir la persecución. ¡Oh, musulmanes! El estado de los incrédulos es tal que se han vuelto tan ciegos en su enemistad hacia ustedes que no cesarán de combatirlos en ningún momento y en ningún lugar, hasta hacerlos retroceder de su fe, si encuentran el poder para hacerlo.’” (2:218)’

Su Santidad (aba) dijo que la espada de Hazrat Abdul’lah bin Yashsh (ra) se rompió el día de Uhud. Fue entonces cuando el Santo Profeta (sa) le dio una rama de un árbol llamado Uryoon que se convirtió en su espada. Desde ese día, se le conoció con el nombre de Uryoon. Hazrat Abdullah bin Yahsh (ra) también fue martirizado durante la batalla de Uhud. Estaba casado con Hazrat Zainab bint Khuzaimah. Después de su martirio, cuando ella enviudó, se casó con el Profeta (sa).

Hazrat Salih Shukran (ra)

Su Santidad (aba) dijo que la siguiente mención era de Hazrat Salih Shukran (ra). Según algunos, consta que el Santo Profeta (sa) lo recibió como herencia de su padre. Luego, después de la Batalla de Badr, el Santo Profeta (sa) lo liberó.

Su Santidad (aba) dijo que después del fallecimiento del Santo Profeta (sa), Hazrat Salih (ra) tuvo el honor de estar entre los que lavaron el cuerpo bendito del Santo Profeta (sa),

Su Santidad (aba) dijo que durante la época de su Jalifato, Hazrat Umar (ra) envió al hijo de Hazrat Shukran (ra), Abdur Rahman bin Shukran (ra) a Hazrat Abu Musa Ash’ari (ra) y le escribió que le enviaba al hijo de Hazrat Salih Shukran (ra), y que debía tratarlo según el rango de su padre a los ojos del Santo Profeta (sa).

Su Santidad (aba) dijo que Hazrat Salih Shukran (ra) narró un Hadiz que una vez, vio al Santo Profeta (sa) montado en un animal de camino a Khaibar, y lo vio rezando. Su Santidad (aba) dijo que esto aborda la cuestión de si se puede rezar mientras se viaja, o estando en un medio de transporte.

Hazrat Malik bin Dukhshum (ra)

Su Santidad (aba) dijo que el siguiente Compañero que mencionaría era Hazrat Malik bin Dukhshum (ra). Con respecto a los prisioneros de la Batalla de Badr, Hazrat Malik bin Dukhshum (ra) estaba entre un grupo de Compañeros que fueron al Santo Profeta (sa) y le dijeron que él había prometido que quien matara a un cierto número de personas en la batalla recibiría una cierta cantidad y quien tomara tal y tal número como cautivos recibiría una cierta cantidad. Sin embargo, 70 personas habían sido asesinadas y 70 prisioneras, y el botín no era suficiente para que todos recibieran la misma parte. Ante esto, le fue revelado al Santo Profeta (sa) el siguiente versículo del Sagrado Corán:Te preguntan sobre el botín de guerra. Diles: “El botín pertenece a Al-lah y al Mensajero. (8:2)

Su Santidad (aba) dijo que durante la Batalla de Uhud, cuando se había extendido el falso rumor del martirio del Santo Profeta (sa), Hazrat Malik bin Dukshum (ra) pasó junto a Compañeros heridos, preguntándoles si habían oído hablar del martirio del Santo Profeta (sa). Ellos le respondieron que aunque esto fuera cierto, Dios seguía vivo y debía seguir luchando.

Su Santidad (aba) dijo que una vez, algunas personas le dijeron al Santo Profeta (sa) que creían que Hazrat Malik bin Dukshum (ra) protegía a los hipócritas. El Santo Profeta (sa) preguntó, ‘¿Él no reza?’. Ellos respondieron que sí, pero que no había nada bueno en sus oraciones. El Santo Profeta (sa) dijo dos veces, que se le había prohibido matar a cualquiera que ofreciera Salat [oración]. Su Santidad (aba) dijo que esto debería servir de lección para los musulmanes de hoy.

Hazrat Ukashah bin Mihsan (ra)

Su Santidad (aba) dijo que la siguiente mención era de Hazrat Ukashah bin Mihsan (ra). Fue martirizado durante la era de Hazrat Abu Bakr (ra) en 12 DH. Su Santidad (aba) citó al Imam Sha’bi quien dijo que aunque Ukashah (ra) estaba destinado al cielo, caminó en esta tierra con humildad.

Su Santidad (aba) dijo que Hazrat Ukashah (ra) estaba entre quienes acompañaron a Hazrat Abdul’lah bin Yahsh (ra) en su expedición. También está registrado que durante la Batalla de Badr, el Santo Profeta (sa) estaba disparando flechas con su arco que se rompió, y Hazrat Ukashah (ra) fue quien le ayudó a repararlo.

Hazrat Khariyah bin Zaid (ra)

Su Santidad (aba) dijo que la siguiente mención era de Hazrat Khariyah bin Zaid (ra). Está registrado que Hazrat Mu’adh bin Yabal (ra), Hazrat Sa’d bin Mu’adh (ra), y Hazrat Khariyah bin Zaid (ra) preguntaron a algunos sacerdotes judíos sobre ciertos aspectos de la Torá, sin embargo se negaron a responder. Fue en esta ocasión que el siguiente versículo del Corán fue revelado al Santo Profeta (sa):

Aquellos que ocultan lo que hemos hecho descender en forma de Signos y de guía, después de haberlo dejado muy claro para los hombres en el Libro, a ésos son a quienes Al-lah maldice; y así los maldigan quienes maldicen. (2:160)

Hazrat Ziyad bin Labid (ra)

Su Santidad (aba) dijo que la siguiente mención era de Hazrat Ziyad bin Labid (ra). Está registrado que una vez una persona del Valle de Aqiq fue al Santo Profeta (sa) y pidió que se enviara a su gente un llamador a la fe. Ante esta petición, el Santo Profeta (sa) envió a Hazrat Ziyad bin Labid (ra).

Su Santidad (aba) dijo que Hazrat Ziyad (ra) falleció al comienzo del gobierno de Mu’awiyah.

Hazrat Yalid bin Bukair (ra)

Su Santidad (aba) dijo que la siguiente mención era de Hazrat Yalid bin Bukair (ra). Está registrado que Hazrat Yalid (ra) y sus tres hermanos participaron en la Batalla de Badr y los cuatro hermanos también participaron en la migración a Medina.

Hazrat Ammar bin Yasir (ra)

Su Santidad (aba) dijo que a continuación mencionaría a Hazrat Ammar bin Yasir (ra). Está registrado que una vez, el Santo Profeta (sa) pasó cerca de Hazrat Ammar (ra) y lo encontró llorando. Dijo que los oponentes lo golpearon terriblemente hasta que dijo algo en contra del Santo Profeta (sa). El Santo Profeta (sa) le preguntó qué había realmente en su corazón. Hazrat Ammar (ra) respondió que tenía una fe inquebrantable en su corazón. El Santo Profeta (sa) dijo que si este era el caso, entonces Al’lah perdonaría lo que pronunció con su boca.

Su Santidad (aba) dijo que durante la Batalla de Siffin, la lucha fue feroz, y Mu’awiyah dijo que la única manera de debilitar la fuerza del bando contrario era si Ammar bin Yasir (ra) era martirizado. Finalmente, fue en la Batalla de Siffin donde Hazrat Ammar (ra) fue martirizado. Está registrado que cuando Hazrat Ali (ra) se enteró del martirio de Hazrat Ammar (ra), dijo que cualquiera que no pensara que este martirio era significativo y no estuviera apenado por ello no estaba verdaderamente guiado.

Su Santidad (aba) dijo que continuaría mencionando incidentes de los Compañeros en futuros sermones.

Un trágico incidente en Burkina Faso

Su Santidad (aba) dijo que hay noticias muy tristes procedentes de Burkina Faso, donde nueve ahmadíes fueron martirizados hace dos días. Fue un incidente muy grave. Fueron martirizados de la manera más brutal. Su fe fue puesta a prueba, pero se mantuvieron firmes. No es que fueran víctimas de un tiroteo abierto, sino que fueron llamados individualmente y martirizados uno a uno. Su Santidad (aba) rezó para que Al’lah el Todopoderoso se apiade de ellos y eleve sus rangos. Su Santidad (aba) instó a todos a seguir rezando por la zona; los terroristas amenazaron con que si se abría de nuevo la mezquita volverían y llevarían a cabo un ataque. Que Al’lah el Todopoderoso mantenga a los ahmadíes de allí a salvo de ellos. Su Santidad (aba) dijo que mencionaría más detalles la próxima semana.

Resumen preparado por The Review of Religions

Suscríbete y recibe contenido exclusivo

Recibirás cada semana las últimas novedades de la Comunidad Musulmana Ahmadía directamente en tu mail. ¡Prometo no spamearte!

Share via