Los cinco pilares del islam

El propósito de la creación del hombre, según el Islam, es la ado-ración a Al-lah (Dios). Al-lah dice en el Santo Corán:

“No he creado al yinn ni al hombre sino para que me adoren” (51:57)

Adoración significa obediencia absoluta a los mandamientos de Al-lah. El Santo Profeta Mohammad, p.b.D. , nos transmitió el mensaje de Dios y explicó todos los mandamientos relativos a la religión del islam.

El islam prescribe cinco obligaciones básicas que un musulmán debe cumplir. Se conocen como los cinco principios básicos del islam o los cinco pilares del islam.

El primer pilar se llama Kálima Shahada, o la declaración de la fe islámica, a saber, dar testimonio de que nadie es digno de ser adorado sino Al-lah y que Mohammad es Su Mensajero. La unidad de Dios es el fundamento de nuestra creencia en el islam.

El segundo pilar es el Salat, es decir, el cumplimiento de las oraciones de la forma prescrita.

El tercer pilar es el Zakat, un tipo de limosna que los musulmanes con medios adecuados pagan anualmente, en efectivo o de otro modo, y que se emplea en las buenas obras que el Santo Corán prescribe.

El cuarto pilar se llama Saum, es decir, el ayuno en el mes de Ramadán.

El quinto pilar se denomina Hall, es decir, la peregrinación a la Kaaba, en la Meca, al menos una vez en la vida de un musulmán.

El islam hace mayor hincapié en la institución del Salat que en las demás obligaciones religiosas. Se ordena a todos los musulmanes rezar cinco veces al día. Aparte de las cinco oraciones obligatorias, existen otro tipo de plegarias que son opcionales.

Para un musulmán la esfera espiritual de la vida es tan importante como la material para una persona mundanal. Así como el aire y el alimento son esenciales para nuestra supervivencia física, del mismo modo, no podemos sobrevivir espiritualmente sin ofrecer el Salat o la oración con regularidad en las distintas partes del día.

El Salat, o la oración, consta de varias posturas: la postura de pie, llamada Qiyam, la reverencia o Raku, la postración o Salldah, y la postura sentada, denominada Qadah. En cada postura han de reci-tarse distintas frases. Como estas frases se hallan en árabe, todos los musulmanes no sólo deben memorizar tales frases o versículos sino que deben conocer también su significado para saber lo que dicen a Dios durante la oración.