Salat-ul-Hallat, u oraciones ofrecidas para implorar ayuda

Esta oración se realiza en momentos de dificultad. El Santo Profeta (p.b.D.) dijo que si alguien necesita algo en concreto, debe efectuar la ablución o Wuzu y después ofrecer dos Rakats de oración. Después de la oración debe recitar el Sana o glorificación y alabanzas a Dios Todopoderoso, el Darud y, finalmente, la oración que se transcribe a continuación, con la esperanza de que Dios cumplirá su necesidad y le mostrará el medio para lograr su propósito.

La ilaha il-lal-la hul Halimul Karim. Subhanal-lahi Rabbil arshil Azim. Alhamdu li-lahi Rabbil Alamin. As-aluka mullibati rahmatika wa azaima magfiratika wal ganimata min kul-li birrin wassalamata min kul-li ismin laa tadali zanban il-la gafartahu wa la hamman il-la faralltahu wa la hallatan hiya laka ridan il-la qazaitaha ya arhamar Rahimin.

Traducción:

Nadie es digno de ser adorado sino Al-lah. Él es Compasivo y Benévolo. Al-lah está libre de todo defecto y sustenta el Gran Trono Celestial. Todas las alabanzas pertenecen a Al-lah solamente, el Señor de los mundos. Señor mío, muéstrame el modo de obtener Tu Merced y el medio y la manera de obtener Tu perdón. Te suplico me concedas abundante virtud, y Te ruego me mantengas alejado de cualquier pecado. ¡Dios Misericordioso! Borra mis pecados perdonándolos, aleja mi dolor y cumple aquellas necesidades mías que a Ti te plazcan.