Tipo y categoría de oraciones

Descripción:

  1. Tipo de oraciones y el correspondiente número de rakats
  2. Las oraciones fard
  3. Las oraciones wallib
  4. Las oraciones Sunnah
  5. Las oraciones nawafil
  6. La oración del viernes (Yuma)
  7. Las festividades del Id-ul-fitr e Id-ul-adha
  8. Salat-ul-witr

Tipo de oraciones y el correspondiente número de rakats

Hay cuatro tipos de oraciones:

  1. Fard
  2. Wallib
  3. Sunnah
  4. Nafal

Las oraciones fard

Fard es una expresión árabe que significa compulsorio u obligatorio. Se prescriben cinco oraciones obligatorias diarias:

  1. Oración fayr, nº de rakat 2
  2. Oración zohr, nº de rakat 4
  3. Oración asr, nº de rakat 4
  4. Oración maghrib, nº de rakat 3
  5. Oración isha, nº de rakat 4

Es un pecado omitir una oración Fard intencionadamente. Sin embargo, si se omite a causa de un olvido o por circunstancias ineludibles, se puede solventar el error ofreciendo la oración en el momento de venir a la memoria o siempre que sea posible.

Las oraciones wallib

Las siguientes oraciones se consideran Wallib (necesarias):

  1. Tres Rakats de Witr.
  2. Dos Rakats de Id-ul-Fitr y dos Rakats de Id-ul-Adha.
  3. Dos Rakats ofrecidos en el Tawaaf de la Kaaba.

Se considera un pecado omitir estas oraciones voluntariamente. Sin embargo, si se omite una oración Wallib involuntariamente, por ejemplo, a causa de un olvido, no es obligatorio ofrecer el Qada. Qada significa ofrecer una oración omitida.

Las oraciones sunnah

El Santo Profeta del Islam (p.b.d.) ofrecía adicionales Rakats de oración aparte de las oraciones Fard. Estas oraciones se llaman oraciones Sunnah. La observancia de las oraciones Sunnah se considera necesaria por todos los juristas. La negligencia deliberada de las oraciones Sunnah es censurable a la vista de Al-lah.

Las oraciones Sunnah son:

  1. Dos Rakats antes de la oración Fard de Fallar. Sin embargo, si una persona se une a la congregación sin haberlos ofrecido por causas inevitables, puede hacerlo después de las oraciones Fard en congregación.
  2. Cuatro Rakats antes de Fard y dos Rakats después de Fard en la oración de Zuhur. En el caso de no haberse ofrecido los cuatro Rakats de Sunnah antes de la oración Fard en congregación por razones ineludibles, se han de realizar al término de la oración

Nota: Los ahmadis musulmanes, que siguen con mayor frecuencia la escuela de pensamiento Hanafi, ofrecen cuatro Rakats de Sunnah antes del Fard de Zuhur y dos Rakats de Sunnah después de Fard. Sin embargo, algunos musulmanes ofrecen cuatro Rakats de Sunnah antes del Fard de Zuhur y cuatro después del mismo.

  1. Dos Rakats de Sunnah después del Fard de la oración de
  2. Dos Rakats de Sunnah después del Fard de la oración de Isha.

Las oraciones nawafil

Los musulmanes también ofrecen Rakats adicionales de oración aparte de los Rakats Sunnah y Fard. Éstas se llaman oraciones Nawafil o Nafal. Se trata de oraciones opcionales. Quienes ofrecen voluntariamente las oraciones Nawafil cosechan los frutos de los favores divinos.

Las oraciones Nawafil son las siguientes:

  1. Ocho Rakats de Tahallud.
  2. Dos Rakats después de los dos Rakats de Sunnah al final de la oración de Zuhur.
  3. Cuatro Rakats antes del Fard de la oración de
  4. Dos Rakats después de los dos Rakats de Sunnah de la oración de Magrib.
  5. Cuatro Rakats de la oración de Ishraq.
  6. Dos Rakats ofrecidos al entrar en la mezquita.
  7. Dos Rakats para implorar las bendiciones de Dios Todopoderoso.
  8. Dos Rakats ofrecidos como Salat-ul-Hallaat.
  9. Dos Rakats como oración de gracias.

Existen otras oraciones Nawafil que se mencionan más adelante en este libro.

Se puede ofrecer el número de oraciones Nawafil que se desee. Sin embargo, éstas no están permitidas durante el horario prohibido para las oraciones. Por ejemplo, no deben ser ofrecidas entre las oraciones de Asar y Magrib. Es preferible ofrecer las oraciones Nawafil en el propio hogar en lugar de la mezquita, excepto aquéllas que deben ofrecerse en la mezquita. No obstante, se trata de una cuestión personal y no existe compulsión en este sentido.

La oración del viernes (Yuma)

El Salatul Yuma o la oración del Viernes se ofrece en congregación. Se observa en lugar de la oración de Zuhur. Cada semana, durante los viernes, los musulmanes deben tomar un baño, vestirse con sus mejores prendas y perfumarse para reunirse en la mezquita para la oración del Viernes. El Santo Corán y la Sunnah hacen mucho hincapié en las bendiciones de la oración del Viernes. El musulmán que se mantiene ocupado un viernes en el recuerdo de Dios Todopoderoso, implorando a Su Señor, recibe una pródiga recompensa de su Señor.

La oración del Viernes concede a los musulmanes de una ciudad o localidad la oportunidad de reunirse. En las grandes ciudades la oración del Viernes se puede observar en distintos lugares para conveniencia de la comunidad musulmana. Les brinda la ocasión de congregarse para discutir y resolver los problemas individuales y comunitarios. La reunión semanal fomenta la unidad, cooperación y el vínculo entre los musulmanes, siendo también una manifestación de la igualdad islámica. Por otro lado, la oración del Viernes concede al Imam la oportunidad de aconsejar a los musulmanes sobre las cuestiones importantes actuales. El sermón del Imam les orienta en la enseñanza islámica.

La oración del Viernes es obligatoria para todos los musulmanes varones adultos. Sin embargo, quedan exentos de la obligación de acudir a la mezquita los enfermos, los ciegos y los incapacitados, o quienes están de viaje, así como las mujeres. Éstas pueden unirse a la oración si lo desean; en caso contrario, deberán ofrecer en su lugar la oración de Zuhur, ya que la oración del Viernes se ofrece en lugar de la oración de Zuhur.

El Azan se recita dos veces en la oración del Viernes. El primer Azan se recita cuando el sol empieza a declinar, y el segundo, cuando el Imam se pone en pie ante la congregación para pronunciar el sermón.

El sermón se compone de dos partes. En la primera parte, el Imam, tras la recitación del Tawwuz y del Sura Fatiha, amonesta a la congregación a actuar conforme a los mandamientos de Dios así como acerca de las obligaciones a cumplir como buenos musulmanes. El sermón también puede tratar de cualquier otro tema importante. Esta parte del sermón se puede pronunciar en cualquier idioma.

Tras enunciar la primera parte del sermón, el Imam se sienta brevemente. Después se incorpora y da comienzo a la segunda parte que se lee en árabe y se transcribe a continuación:

Alhamdolil-lahi nahmadahu wa nastainuhu wa nastagfiruhu wa numinu bihi wa natawakkalo alaihi, wanauzu bil-lahi min shruri anfusina, wa min sayyiati amalina, man yahdihil-lahu falaa muzil-lal-lahu, wa man yudlilhu fala hadiyalah. Wanash-hadu al-laa ilaha il-lal-lahu wahdahu laa sharika lahu wa nash-hadu anna Muhammadan abduhu wa Rasuluh. Ibadal-lah Rahimakumul-lah. Innal-laha yamuru bil-adli wal-ihsani wa itai zil qurba wa yanha anil fahshai, wal munkari wal bagyi, ya izukum la al-lakum tazakkarun. Uzkurul-laha yazkurkum wad-uhu yastallib lakum wala zikrul-lahi akbar.

Traducción:

Toda alabanza corresponde a Al-lah. Le glorificamos e imploramos Su ayuda y Su protección; de Ël dependemos y solamente en Él depositamos nuestra confianza, y buscamos protección contra la maldad y la perversidad de nuestras almas y contra las malas consecuencias de nuestras acciones. Nadie puede descarriar a quien Él guía por el camino recto; y nadie puede guiar por el camino recto a quien Él juzga extraviado. Damos testimonio de que nadie es digno de ser adorado excepto Al-lah. Él es único y no tiene compañero. Damos testimonio de que Mohammad es Su Siervo y Mensajero. ¡Oh siervos de Al-lah! Que Dios os muestre misericordia. Sin duda Al-lah os ordena actuar con justicia, beneficiaros mutuamente y hacer el bien a los demás como lo hacéis con vuestros propios parientes; y prohíbe el mal que os aflige a vosotros y el mal que afecta a los demás, y os prohíbe la rebelión contra la autoridad legal. Os advierte que no seáis negligentes. Acordaos de Al-lah y Él se acordará de vosotros. Invocadle, y Él responderá a vuestra llamada. Sin duda, el recuerdo de Dios es la mayor virtud.

Los musulmanes deben escuchar atentamente el sermón. Está prohibida cualquier tipo de conversación durante el mismo. Tras finalizar la segunda parte del sermón, el Imam dirige los dos Rakats de la oración del Yumah o Viernes, tras la recitación del Iqamat.

El Santo Profeta (p.b.D.) desaprobaba las amonestaciones entre la audiencia para imponer el silencio durante el sermón. En circunstancias inevitables, un ademán con la mano o un dedo es suficiente para mantener el silencio. El Imam debe ser respondido ante cualquier pregunta que formule durante el sermón.

Es preferible que la persona que pronuncie el sermón dirija también la oración. El Imam deberá recitar el Sura Fatiha y algunos versículos del Santo Corán en voz alta durante la oración del Viernes. Antes de la oración en congregación de Yumah deben ofrecerse cuatro Rakats de oración Sunnah, y después de la misma deben ofrecerse también cuatro Rakats de Sunnah. Sin embargo, también se permite ofrecer dos Rakats en lugar de cuatro antes de la oración en congregación del Viernes o Yumah, según menciona el célebre libro de tradiciones Sunan Abu Daud (Kitab-us-Salat bab Assalat bad al Yumuah y sharah Assunah, vol. 3, página 449). Los dos Rakats de Sunnah antes de la oración Fard son obligatorios y no deben omitirse ni siquiera durante el viaje.

La persona que llega con retraso a la mezquita durante el sermón no debe intentar alcanzar las primeras filas trepando por encima de los hombros de quienes se encuentran sentados. Puede ofrecer con rapidez dos Rakats de Sunnah durante el sermón si lo desea. Si llegara con retraso a la Oración del Viernes y se une a la congregación en el último Qadah, ha de completar la oración individualmente una vez que el Imam haya terminado la oración. No obstante, si perdiera toda la oración conjunta, deberá ofrecer la oración de Zuhur en su lugar.

Las festividades del Id-ul-fitr e Id-ul-adha

Los musulmanes deben escuchar atentamente el sermón. Está prohibida cualquier tipo de conversación durante el mismo. Tras finalizar la segunda parte del sermón, el Imam dirige los dos Rakats de la oración del Yumah o Viernes, tras la recitación del Iqamat.

El Santo Profeta (p.b.D.) desaprobaba las amonestaciones entre la audiencia para imponer el silencio durante el sermón. En circunstancias inevitables, un ademán con la mano o un dedo es suficiente para mantener el silencio. El Imam debe ser respondido ante cualquier pregunta que formule durante el sermón.

Es preferible que la persona que pronuncie el sermón dirija también la oración. El Imam deberá recitar el Sura Fatiha y algunos versículos del Santo Corán en voz alta durante la oración del Viernes. Antes de la oración en congregación de Yumah deben ofrecerse cuatro Rakats de oración Sunnah, y después de la misma deben ofrecerse también cuatro Rakats de Sunnah. Sin embargo, también se permite ofrecer dos Rakats en lugar de cuatro antes de la oración en congregación del Viernes o Yumah, según menciona el célebre libro de tradiciones Sunan Abu Daud (Kitab-us-Salat bab Assalat bad al Yumuah y sharah Assunah, vol. 3, página 449). Los dos Rakats de Sunnah antes de la oración Fard son obligatorios y no deben omitirse ni siquiera durante el viaje.

La persona que llega con retraso a la mezquita durante el sermón no debe intentar alcanzar las primeras filas trepando por encima de los hombros de quienes se encuentran sentados. Puede ofrecer con rapidez dos Rakats de Sunnah durante el sermón si lo desea. Si llegara con retraso a la Oración del Viernes y se une a la congregación en el último Qadah, ha de completar la oración individualmente una vez que el Imam haya terminado la oración. No obstante, si perdiera toda la oración conjunta, deberá ofrecer la oración de Zuhur en su lugar.

Al-lahu Akbar, Al-lahu Akbar. La ilaha il-lal-lahu wal-lahu Akbar. Al-lahu Akbar Al-lahu Akbar wa lil-lahil Hamd.

Traducción:

Dios es Grandísimo, Dios es Grandísimo. Nadie es digno de ser adorado sino Al-lah; Dios es Grandísimo, Dios es Grandísimo. Dios es Grandísimo y a Él pertenece toda alabanza.

Igualmente, desde el momento de la oración de Fallar del noveno día de Dhul Hall hasta el momento de Asar del día 13 de Dhul Hall, los versículos mencionados se recitan en voz alta después de cada oración Fard en congregación.

La recitación de los versículos mencionados al desplazarse al lugar de la celebración de Id, así como al regresar, se hace siguiendo la práctica del Santo Profeta (p.b.D.).

Salat-ul-witr

Witr significa literalmente impar. Esta oración consta de tres Rakats y se observa después de la oración de Isha. Es preferible, pero no obligatorio, recitar los Suras Ala, Kafirun e Ijlas respectivamente en tales Rakats, aunque también se pueden leer otros Suras. En el tercer Rakat de Witr, después de efectuar el Raku, debe recitarse el Duae Qanut, que se transcribe a continuación:

Al-lahumma inna nastainuka, wa nastagfiruka, wa numino bika, wa natawakkalu alaika wa nusni alaikal jaira, nashkuruka wala nakfuruk, wa najlau wa natruku manyaf lluruk.

Al-lahumma iyyaka nabudu walaka nusal-li, wa naslludu wa ilaika nas-a, wa nahfidu, wa narllu rahmataka, wa najsha azabaka inna azabaka bil kuffari mulhiq.

Traducción:

Oh Al-lah, a Ti te imploramos ayuda y te pedimos protección; creemos en Ti y confiamos en Ti, y a Ti te alabamos de la mejor forma. Te damos las gracias y no mostramos ingratitud hacia Ti, y rechazamos y abandonamos a quien te desobedece. Oh Al-lah, a Ti solamente Te servimos y solo a Ti te imploramos y obedecemos. Hacia Ti nos dirigimos con rapidez, y aguardamos Tu misericordia, y sentimos temor por Tu castigo, pues sin duda Tu castigo alcanza a los incrédulos.