La oración tahayyud

<em>El hecho de acostarse pronto después de la oración de Isha y levantarse a altas horas de la noche para observar la oración opcional de Tahayyud es una fuente de grandes bendiciones. Aunque no es obligatoria, el Santo Corán hace mucho hincapié en la misma. La observancia regular de esta oración ha formado siempre parte de la práctica de la gente piadosa para obtener los favores especiales de Al-lah. El horario de la oración de Tahayyud finaliza al comenzar la hora de la oración de Fallar. Dios Todopoderoso acepta con prontitud las súplicas imploradas en la oración de Tahayyud. También constituyen un medio de acercamiento a Él, ya que a esa hora la persona renuncia al sueño y a la comodidad de su lecho para postrarse ante su Señor. La oración de Tahayyud consta de ocho Rakats. El Santo Profeta (p.b.D.) ofrecía siempre esta oración dividiéndola en unidades de dos Rakats. Acostumbraba a recitar extensos pasajes del Santo Corán durante la posición de Qiyam y prolongaba el Raku y el Salldah con súplicas. Tras la oración de Tahayyud efectuaba tres Rakats de la oración de Witr. De esta forma, completaba once Rakats cada noche antes del alba.