En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
There is none worthy of worship except Allah, Muhammad is the Messenger of Allah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)

La oración en congregación

Los musulmanes deben cumplir la parte Fard, u obligatoria, de sus oraciones en congregación. Las mezquitas se construyen para este propósito. Según un Hadiz, la recompensa de la oración ofrecida en congregación es veintisiete veces superior a la oración individual.

El Imam debe ser elegido por la congregación, teniendo en cuenta que ha de ser una persona piadosa y poseer un mayor conocimiento del Sagrado Corán que el resto. También se puede elegir al Imam a través de una autoridad religiosa, por ejemplo, el Jalifa. Una vez elegido, todos han de seguirle en la oración aunque algunos piensen que la persona elegida no merece este puesto. Para los que dudan de la competencia de un Imam, las siguientes instrucciones del Santo Profeta Mohammad (p.b.D.) deberían ser suficientes:

An Abi Huraira qala: Qala Rasulul-lahi sal-lal-lahu alaiki wa sal-lam: Assalatl maktubatu Wallibatun jalfa kul-li Muslimin, barran kana au fajiran wa in amilal Kabair. (Sunan Abi Daud, alyuz ul awwal, kitabus-Salat)

Traducción:

Hazrat Abu Hurairah, la paz sea con él, relató que el Santo Profeta (p.b.D.) dijo: “Es esencial ofrecer las oraciones Fard detrás de un Imam, ya sea una persona piadosa o un pecador, incluso aunque hubiera cometido un pecado grave”.

Si durante el tiempo prescrito para la oración coincidieran dos o más musulmanes varones en un lugar alejado de la mezquita, deberán observar la oración en congregación. Si se tratara sólo de dos hombres, uno de ellos deberá dirigir la oración, y el segundo se situará al lado derecho del Imam.

Si un hombre observa la oración en su hogar y algún miembro de la familia femenino desea incorporarse, ésta debe colocarse a su izquierda. Si dos hombres se hallan ofreciendo la oración en congregación y llegan otros orantes, éstos deben disponerse en hilera dejando al Imam en el centro. En casos ordinarios, cuando el número es superior a tres personas, el Imam debe colocarse delante orientado siempre hacia la Kaaba. En casos excepcionales, sin embargo, el Imam se puede situar en el centro de la primera fila junto con los demás orantes.

Según algunas escuelas de pensamiento, debe haber un mínimo de dos personas en la última fila detrás del Imam. Estas escuelas de jurisprudencia permiten incluso el desplazamiento de un orante de la última fila hacia atrás para formar una nueva fila de dos personas en lugar de una. Otras escuelas lo desaconsejan, pues no sólo perturba a la persona en cuestión sino también a los demás devotos.

Send this to a friend