En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
No hay digno de ser adorado excepto Al-lah, Muhammad es el Mensajero de Al-lah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)
Related Contents from Topics

El segundo movimiento es el que ahora se está experimentando en Rusia. Los puntos cardinales de este movimiento son los siguientes: que el esfuerzo individual debe ser reemplazado por el esfuerzo colectivo; que los trabajadores manuales deben ser protegidos de la necesidad y la privación; que los trabajadores puramente intelectuales no deben reclamar nada al Estado; que todo excedente de riqueza debe pertenecer y estar a disposición del Estado; que el Estado debe tener pleno control y dirección sobre los medios y las fuentes de producción; que la educación y la formación de los niños deben estar en manos del Estado y no de los padres; y que el movimiento debe buscar la aceptación universal. Estas personas creen en el gobierno de las masas, pero no están dispuestas a confiarles el poder político durante un tiempo considerable. Este movimiento se conoce como bolchevismo en Rusia y como comunismo en otros países.

Sufre de los siguientes defectos: su defecto más grave es que prohíbe el esfuerzo individual. Quizás no se den cuenta completamente ahora de esto, pero sus desventajas se sentirán cada vez más con el paso del tiempo. La naturaleza del hombre hace que preste atención de forma manifiesta a todo aquello que beneficia a sus propios intereses, o al de los demás a través suyo, pero no siente el mismo interés en algo cuyo beneficio no visualiza de forma directa, sino que le parece remoto. Nuestro interés en el propio trabajo u ocupación es motivado por el conocimiento de los resultados que obtenemos. En los sistemas ordinarios, el interés del estudiante en los estudios es estimulado constantemente por la urgencia en logar el objetivo que se ha fijado. Uno puede estar esforzándose para asegurarse un empleo respetable al servicio del Estado; otro puede desear esforzarse para conseguir el puesto de capataz industrial; un tercero puede desear convertirse en un magnate comercial. En cada caso, el motivo suele ser asegurar un cierto confort para él y para los que dependen de él, y para ejercer el poder en una determinada esfera. Cuando se elimina este incentivo y el Estado determina que cada persona recibirá la misma recompensa, independientemente de su educación, formación o capacidad intelectual, el esfuerzo intelectual está destinado a decaer y reducirse. Un estudiante promedio dejará de aplicar su máximo esfuerzo, y será menos diligente. Habrá muy pocos que busquen alcanzar el conocimiento por el bien del conocimiento; la mayoría se sentirá comparativamente indiferente. Esta actitud se extenderá a todas las ocupaciones, profesiones, artes y ciencias. El resultado será una disminución gradual de las cualidades intelectuales.

La experiencia muestra que las cualidades y logros intelectuales se transmiten a través de la herencia. Es por eso que se sabe que la excelenciaenmuchasartesycienciasesinherenteaciertasfamilias, tribus, razas o naciones. Por ejemplo, los italianos siempre han sobresalido como pintores, escultores y músicos. Los cachemires son adeptos del arte culinario y la caligrafía. Otras naciones han alcanzado eminencia en otros campos. Incluso entre los individuos, se observa generalmente que las cualidades del padre se repiten en el hijo, e incluso en descendientes más remotos. El hecho de que las cualidades morales e intelectuales se transmiten a través de la herencia ya no admite ninguna duda. Es cierto que el ambiente ejerce una influencia muy potente sobre el desarrollo de un individuo, pero no es menos cierto que un individuo hereda muchas de las cualidades morales e intelectuales. Bajo la influencia del sistema bolchevique, los incentivos para lograr un alto esfuerzo intelectual se han debilitado considerablemente, y esto dará lugar inevitablemente al progresivo deterioro de las capacidades intelectuales.

El segundo defecto en este movimiento es que busca propagarse por la fuerza y la violencia en lugar de utilizar la persuasión. Si el movimiento hubiera tratado de lograr una distribución equitativa de la riqueza mediante la persuasión y la convicción, los resultados podrían haber sido totalmente beneficiosos. Busca alcanzar este fin, sin embargo, a través de la fuerza y de un solo golpe. Los sectores adinerados han sido privados de toda su riqueza y propiedad, y se han sumido en la pobreza y en la miseria de un solo golpe repentino. Esta clase de revolución violenta está destinada a conducir al desastre. Es preciso introducir un cambio beneficioso después de que se hayan creado las condiciones adecuadas. Cuando un buen jardinero decide que es necesario un trasplante, lo lleva a cabo después de una cuidadosa preparación, y bajo las condiciones más favorables. Si no lo hace, la planta está condenada a marchitarse y morir en lugar de dar frutos. El bolchevismo no ha prestado atención a este principio. El resultado ha sido que las viejas clases aristocráticas tuvieron que exiliarse y toda su influencia se ha volcado del lado anti-bolchevique. Continúan haciendo propaganda contra el bolchevismo en sus países adoptivos, e incitando contra Rusia a los gobiernos de esos países.

En tercer lugar, al oponerse a la religión, los bolcheviques se han puesto en contra del sector religioso del mundo. Los que se sienten verdaderamente apegados a la religión nunca apoyarán al bolchevismo.

En cuarto lugar, el bolchevismo ha abierto la puerta a la dictadura. Es verdad que estas personas dicen creer en el gobierno de las masas, pero afirman que la dictadura es necesaria en la etapa inicial. No se nos dice, sin embargo, cuándo la dictadura llegará a su fin. Lenin fue sucedido por Stalin, y Stalin puede ser sucedido por Molotov, y así sucesivamente. Por tanto, en la práctica, este movimiento ha resultado en el establecimiento de una rígida dictadura. En quinto lugar, este movimiento crea barreras en el camino del desarrollo intelectual. Aparte del hecho del que ya he advertido —que si todo esfuerzo intelectual, sea grande o pequeño, tiene la misma recompensa, muy pocos se sentirán impulsados a realizar un elevado esfuerzo intelectual— este movimiento impone, efectivamente, restricciones drásticas a las relaciones entre los pueblos de diferentes países, y, por lo tanto, cierra una de las principales fuentes de estímulo intelectual. La providencia ha dotado a distintas naciones con diferentes cualidades intelectuales. La mente china sobresale en una determinada materia, la japonesa en otra, los franceses en una tercera, y así sucesivamente. La historia demuestra que sólo mediante el intercambio libre e irrestricto entre naciones se puede mantener un progreso intelectual a alto nivel. Si los viajes al extranjero sólo se permiten a unos pocos, o sólo pueden ser costeados por un número limitado de habitantes de una nación, esa nación no podrá obtener un gran beneficio de los logros intelectuales de otras naciones, y como resultado se perderá el provechoso conocimiento técnico y científico. Por ejemplo, en una época anterior, los tejedores de Daca produjeron una muselina muy fina. Europa ha desarrollado desde entonces maquinaria textil altamente tecnificada que es capaz de fabricar ropa y telas de cualidades variadas, pero todavía no han alcanzado el nivel de la muselina de Daca. Del mismo modo, los egipcios poseían el secreto de embalsamar y preservar los cuerpos de sus muertos en forma de momias. Yo mismo he visto algunas de estas momias en Egipto, y están en un maravilloso estado de conservación. Tienen miles de años de antigüedad y, sin embargo, al mirarlos uno se imagina que son cuerpos de personas que pueden haber muerto momentos antes. Incluso se conserva la frescura de su tez. El mundo ha hecho grandes progresos en ciencia y tecnología desde los tiempos de los antiguos egipcios, pero ni en Europa, ni en América, ni en ninguna otra parte del mundo, nadie ha logrado descubrir el proceso empleado por los egipcios para preservar los cuerpos de sus ilustres muertos. Los métodos modernos para embalsamar a los muertos son un pobre sustituto. Asimismo, se relata que en los palacios de Mughal en Delhi había un baño de mármol que se podía calentar con la ayuda de una sola lámpara. Cuando los británicos tomaron posesión de Delhi, desarmaron el mecanismo en todas sus piezas para descubrir el secreto de este sistema de calefacción, pero habiéndolo hecho pedazos no fueron capaces de restaurarlo. Las diferentes mentes tienen diferentes inclinaciones, y la reacción de una mente frente a otra es una de las principales fuentes de estímulo intelectual que conduce al desarrollo y al progreso. Si uno está con un agricultor, incluso durante un tiempo muy corto, es capaz de adquirir información interesante, y conseguir nuevos conocimientos de agricultura; o, si uno se asocia con un carpintero, adquiere nuevos conocimientos con respecto a su oficio. Estos contactos no sólo son estimulantes sino inspiradores para la mente. Si un punjabi viaja a la UP o a Cachemira, regresará inevitablemente a su propia provincia con mayor conocimiento de muchas cosas. Es por eso por lo que en el Sagrado Corán, Dios exhorta a los musulmanes a viajar por diferentes naciones para aumentar su conocimiento y desarrollar sus mentes e intelecto. Si un musulmán de la India viajara a Arabia a través de Irán e Irak, incrementaría su conocimiento en varias facetas y su mente se ensancharía y se enriquecería. Sin embargo, si a todo el mundo se le da sólo aquello que satisface sus necesidades ordinarias, los viajes al extranjero se verían muy restringidos y, en consecuencia, esta fuente valiosa de progreso intelectual quedaría agotada. Es esencial para el progreso intelectual de una nación que una parte de ella se dedique al estudio de las actividades intelectuales de otras naciones a través de la asociación personal, y la observación de esas actividades sobre el terreno, para así enriquecer el acervo de conocimientos de su propio pueblo.

Se puede argüir que los agentes del Estado pueden emprender tales viajes. Pero si se limitan solo a los agentes diplomáticos y consulares, no se logrará el objetivo, en la medida en que no tiene sentido que aquellos que han sido formados en la diplomacia, o en la técnica de las relaciones comerciales entre naciones, deban poseer mentes adaptadas a la adquisición del conocimiento científico, técnico y artístico. Allá donde se permite el libre comercio, un médico, un abogado, un ingeniero, un pintor, un escultor, un poeta o un líder religioso, podrán adquirir la información y el conocimiento adecuados a las actividades y a la capacidad intelectual de cada uno, y el intelecto nacional se enriquecerá proporcionalmente en todas estas direcciones. Si se pide al Estado que envíe al extranjero, a su propia costa, representantes elegidos de diferentes sectores de la vida para este fin, su respuesta sería que eso conduciría a establecer unas normas de discriminación y desigualdad que el propio movimiento se ha comprometido a abolir; también demostraría que las doctrinas del movimiento serían impracticables o inconsistentes, al menos en este aspecto.

En sexto lugar, este movimiento promueve el conflicto entre clases en lugar de poner fin al mismo, en la medida en que implica el exterminio de las clases ricas y acomodadas.

Enséptimolugar, cuandoestemovimientocomienceadecaer, su caída será repentina y conducirá al caos. Otros sistemas aseguran al menos una cierta continuidad. Bajo un sistema monárquico, un soberanosucedeaotro. Bajounsistemadegobiernoparlamentario existe una sucesión perpetua de Parlamentos. El bolchevismo

tiene como objetivo asegurar un nivel mínimo para todo, y no alienta las instituciones representativas. Tampoco acepta actividades puramente especulativas e intelectuales. El resultado será que cuando se produzca su decadencia, todo el sistema caerá con un fuerte impacto, y probablemente será reemplazado por el absolutismo, como fue el caso con la Revolución Francesa. Sólo produjo un emperador absoluto como Napoleón y no una sucesión de grandes líderes republicanos.