En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
No hay digno de ser adorado excepto Al-lah, Muhammad es el Mensajero de Al-lah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)
Related Contents from Topics

Sin embargo, como he indicado, este plan requiere de tiempo antes de madurar. Deben esperarse años hasta que la mayor parte del mundo haya aceptado el Movimiento Ahmadía. Nuestros ingresos actuales no son adecuados ni siquiera para el funcionamiento eficiente de la sede. Dios, por lo tanto, me inspiró la idea del Tahrik-e-Yadid como un medio para establecer un fondo central que pueda ser utilizado para la propagación más intensa del Movimiento Ahmadía. Por lo tanto, el Tahrik-e- Yadid es una ofrenda simbólica de nuestra fe en Dios, para indicar que, como aún no ha llegado el tiempo para el establecimiento universal del Nuevo Orden basado en Al-Wasiyyat, procederemos a construir un prototipo humilde por medio del Tahrik-e-Yadid, de modo que, a la espera del establecimiento del sistema basado en Al-Wasiyyat, podamos utilizar los fondos obtenidos a través del Tahrik-e- Yadid para la propagación del Movimiento Ahmadía, lo que, a su vez, debería permitirnos implementar, en una escala cada vez más amplia, los objetivos de Al-Wasiyyat.

Es obvio que a medida que se propaga el Movimiento Ahmadía, el sistema basado en Al-Wasiyyat abarcará círculos cada vez más amplios, y el fondo nacional continuará creciendo. Las cosas siempre se mueven lentamente al principio, pero pronto cobran velocidad e impulso. Es cierto que los fondos recaudados por medio de Testamentos actualmente no son muy grandes, pero como el Movimiento Ahmadía sigue propagándose cada vez más rápido, estos fondos también crecerán. Por un proceso natural se multiplicarán, de modo que se acercará cada vez más el día del establecimiento completo del Nuevo Orden.

En resumen, aunque el Tahrik-e-Yadid se había inaugurado después de Al-Wasiyyat, es, de hecho, su precursor. En otras palabras, es un Elías del Mesías del Nuevo Orden, y proclama la supremacía definitiva del mensaje y los principios del Mesías Prometidoas. Cada persona que participa en el Tahrik-e-Yadid, ayuda a fomentar el sistema de Al-Wasiyyat, y cada persona que así lo hace, contribuye al establecimiento del Nuevo Orden.

En resumen, el sistema de Al-Wasiyyat comprende en sí mismo todo el sistema social y económico del Islam. Están equivocados quienes piensan que el fondo establecido por Al-Wasiyyat solo puede ser usado para la propagación verbal del Islam. Esto no es correcto. Al-Wasiyyat contempla tanto la propagación verbal como su implementación práctica. Sin duda, incluye el esfuerzo misional, pero también incluye el desarrollo completo del sistema, según el cual, las necesidades de cada ser humano deben ser atendidas de manera digna. Cuando este sistema llegue a la madurez, no sólo posibilitará el trabajo misionero, sino que también ayudará a abolir la necesidad y la miseria, proporcionando provisiones adecuadas a las necesidades de todos los individuos. El huérfano no tendrá que mendigar, ni la viuda tendrá que pedir caridad, ni la persona necesitada tendrá que sufrir ansiedad. El sistema será una madre para los niños, un padre para la juventud, y proporcionará seguridad a las mujeres. Bajo este sistema, no por coacción o coerción, sino mediante el afecto y la buena voluntad, cada hermano estará deseoso de ayudar a su hermano. Este sacrificio tampoco será en vano. Cada donante será recompensado múltiples veces por Dios. Los ricos no sufrirán pérdidas, ni los pobres sufrirán privación. Una nación no luchará contra otra nación, ni una clase contenderá contra otra clase. El sistema hará que todos se sientan comprometidos.