¿Por qué el Zakat es la Antítesis del Interés? Explicación de la Economía Islámica
En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
No hay digno de ser adorado excepto Al'lah, Muhammad es el Mensajero de Al'lah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)

¿Por qué el Zakat es la Antítesis del Interés? Explicación de la Economía Islámica

Ahmed Danyal Arif

En esta era de la globalización, todas las esferas de la vida social están vinculadas de manera inextricable a las finanzas y los beneficios. Cada vez que un banco comercial hace un préstamo, ese dinero se crea. El dinero prestado no es dinero que el banco ya tenía en sus cuentas. Así, las sociedades privadas llamadas bancos han recibido el privilegio de la creación de dinero. Esta creación de dinero es, por tanto, la propia herramienta de los banqueros para maximizar el endeudamiento colectivo. Lo hacen para obtener beneficios de los préstamos a través de los intereses. Cuanto más endeudada está una sociedad, más ganan los banqueros. Pero, ¿es bueno para la sociedad en general hacer lo que es bueno para los banqueros?

La respuesta es un no rotundo. Como veremos, los intereses bancarios siembran las semillas de una profunda, sistemática e insalvable desigualdad de riqueza en la sociedad. De hecho, según la teoría neoclásica de la abstinencia, la razón por la que consumimos bienes y servicios es para satisfacer nuestras necesidades humanas. Para el trabajador ordinario, abstenerse de consumir para ahorrar dinero contiene un elemento de riesgo, ya que implica potencialmente no obtener lo que realmente necesita. El caso es diferente para la clase capitalista que pone su riqueza en el ahorro. Saben que serán recompensados generosamente a través de los intereses. La clase bancaria también sabe que tiene un cuasi monopolio sobre la creación monetaria y, por lo tanto, puede obtener beneficios a través de los intereses del dinero que inventa de la nada. De este modo, la clase bancaria no asume el más mínimo riesgo para construir más capital.

La tendencia natural de un sistema así es, pues, concentrar el capital en manos de la clase bancaria. Los ricos no sólo pueden crear dinero y cobrar a los demás por utilizarlo, sino que ese interés adicional tiene que ser ganado en la economía real por la gente corriente. En palabras de Jesús (as), al que tiene mucho se le da más, y al que tiene poco, incluso eso se le quita.

En tales circunstancias, la gente necesita un faro capaz de iluminarles; un sistema económico en el que la sociedad ya no se reduzca a una carrera de ratas en la que el deseo individual de unos pocos sea capaz de compensar el bienestar de la mayoría. Este sistema económico tendrá que atacar la raíz de la hidra capitalista. Este sistema económico alternativo reconocería que su único propósito legítimo es mejorar la calidad de vida de todos los ciudadanos, haciendo coincidir el esfuerzo individual con el bienestar colectivo. Este sistema económico tendrá que satisfacer las exigencias de la humanidad, empezando por las demandas de justicia económica. Tendrá que barajar las cartas de nuestra sociedad, liberándonos de la jaula de hierro del capitalismo.

Necesitamos un sistema económico que procure la equidad, no la desigualdad

“CARA GANAMOS, CRUZ PIERDES”

Nuestras economías se basan en el trío deuda-consumo-trabajo. El trabajo ya no precede al consumo. A través de las tarjetas de crédito y los préstamos, nuestro sistema nos ha convertido en consumidores incapaces de esperar, dependiendo de los banqueros para satisfacer nuestros impulsos consumistas. El consumo es ciertamente la fuerza motriz, el pie en el pedal, pero la deuda es lo que hace funcionar el motor.

Se podría pensar que nadie sale perjudicado de este acuerdo. Sin embargo, lo único que ha hecho el sector bancario, en su ingenio, es adoptar un enfoque de inversión conservador favoreciendo a los clientes menos arriesgados. En el momento de conceder un préstamo el mundo bancario clasifica a los individuos en función de su solvencia, es decir, de su capacidad para reembolsar las deudas contraídas. Hoy en día, si alguien goza de una cómoda situación económica, tiene más posibilidades de obtener un préstamo. En cambio, cuanto más pobre sea, más dificultades tendrá para devolver una deuda. Por lo tanto, los banqueros perjudican a las personas más pobres cobrándoles tipos de interés más altos. Naturalmente, esto hace que su situación sea aún más precaria. Para los banqueros, está perfectamente justificado cobrar cuando el riesgo de impago es mayor. Esto significa que el sistema bancario está explotando fundamentalmente a los más pobres de nuestra sociedad, que están pagando tanto los préstamos originales como los tipos de interés más altos. Recordemos que, para empezar, los bancos no tienen ese dinero. No prestan dinero de las cuentas de los depositantes, sino que literalmente inventan el dinero que “prestan”. Lo que llamamos “prestar” es en realidad vender dinero al precio de los intereses.

Mientras el sistema se mantiene, los instigadores de este sistema se aprovechan al máximo de las ganancias financieras. Pero a veces llegan las recesiones, normalmente porque los niveles de deuda privada suben tanto que nadie puede devolver nada, y nadie puede permitirse comprar nada. En esos momentos de crisis, los Estados y las instituciones financieras internacionales se ven obligados a intervenir y avivar el fuego de un sistema moribundo. Los gobiernos se ven entonces obligados a prevenir cualquier riesgo de crisis a nivel internacional introduciendo la idea de un “prestamista de última instancia”. Se trata de una institución como un banco central que puede crear dinero y pasarlo a los bancos comerciales con problemas. Su labor de rescate se hace a costa de la inflación, diluyendo el poder adquisitivo de la clase trabajadora y los pensionistas. Los Estados también pueden pedir prestado para volver a inyectar dinero en el sistema, quedando ellos mismos cada vez más endeudados.

El FMI puede desempeñar un papel similar. Su trabajo consiste en intervenir en el mercado de crédito internacional para evitar que los países quiebren y no puedan pagar sus deudas. Ese impago, naturalmente, perturbaría todo el sistema financiero internacional. Aunque esta práctica puede haber evitado el inicio de una crisis financiera desestabilizadora, a su vez aumentó la inestabilidad sistémica del capitalismo al dar a los actores financieros una sensación de impunidad. Sabían que, hicieran lo que hicieran, siempre habría alguien que los rescataría, aumentando la deuda pública. Pero una deuda pública creciente siempre se corresponde con futuras subidas de impuestos. Tras la crisis financiera de 2008 las autoridades públicas salvaron a los bancos, dejando a los contribuyentes ordinarios recogiendo los pedazos. En otras palabras, los beneficios se privatizaron y las pérdidas pasaron a ser propiedad pública. Es evidente que el mundo financiero funciona como un parásito que sigue chupando la sangre de los segmentos más pobres de la sociedad.

Ya es hora de que el Estado recupere el control sobre la creación monetaria que ha sido injustamente monopolizada por los banqueros. Poner fin a la venta de nuestro futuro común es de suma importancia. De hecho, para salir de este círculo vicioso, debería haber una ley que estipulara que nadie puede ser compensado por el coste de oportunidad de prestar dinero. Los bancos utilizan esta excusa del “coste de oportunidad” para justificar el cobro de intereses. La idea es que el dinero prestado podría haber sido utilizado por los bancos para ganar dinero mediante inversiones productivas. Cobran intereses por esta pérdida potencial de beneficios futuros.

Sin embargo, esto es fraudulento. En primer lugar, los bancos nunca tuvieron el dinero en principio- lo crean cuando hacen el préstamo. En segundo lugar, no saben si esa inversión habría sido rentable. Por último, el tiempo no es una materia prima como las demás y no puede considerarse una mercancía comercializable que los bancos puedan vender. Como el aire que se respira, el tiempo es un bien común por excelencia. No puede ser monopolizado por nadie.

Sobre la base de esta endeble excusa, se pone en marcha el sistema de intereses. Pero el interés es una forma de garantizar el beneficio. El prestatario siempre paga los intereses y, normalmente también el principal. Si no lo hace, la deuda se garantiza con una garantía y el banco se queda con su casa. De cualquier manera, los bancos siempre ganan, la desigualdad siempre se profundiza y la economía real se estanca.

Esto no puede continuar. Hay que eliminar la deuda del corazón de nuestra economía y poner el dinero a trabajar en su lugar. ¿Cómo hacerlo? Las religiones no han sido tímidas a la hora de dar respuestas. Originalmente, las religiones abrahámicas prescribían la ética en el comercio para proteger a las personas en dificultades. Así, se prohibía formalmente el cobro de intereses bancarios. Sin embargo, los hombres se fueron deshaciendo de estas restricciones hasta llegar a “emanciparse” completamente de él, en un intento de esclavizar a los demás mediante la deuda.

La lógica bancaria sólo tiene sentido para los súper ricos del club de la alta sociedad

ZAKAT VS. INTERÉS

Necesitamos un cambio de mentalidad para librarnos del ciclo de este caos. Esto requiere que los académicos y los líderes políticos despierten al peligro que tenemos delante. Debemos atrevernos a cuestionar la lógica bancaria que está erosionando el tejido de nuestra sociedad.

Para impulsar la economía y estimular la velocidad de circulación del dinero, la lógica bancaria debe ser sustituida por una nueva forma de pensar. En este nuevo mundo, el acaparamiento de una cantidad excesiva de dinero sin invertirlo debe ser penalizado. Naturalmente, lo que cuenta como excesivo será lo que esté más allá de un umbral acordado que permita satisfacer las necesidades humanas ordinarias. De hecho, si se examina más de cerca, uno se da cuenta de que se trata de un principio similar al funcionamiento del interés, sólo que actuando a la inversa. Es, en cierto modo, un tipo de interés negativo. Si acumulas y no inviertes en la sociedad, te cobran. Desde economistas como Thomas Piketty hasta políticos como Elizabeth Warren, se está extendiendo la noticia de que ésta es, de hecho, la única forma de salir de nuestro actual lío. Se llama impuesto marginal sobre la riqueza.

Contra todo pronóstico y precisamente para luchar contra todas las formas de explotación, el islam propuso un impuesto marginal sobre la riqueza hace unos 1.400 años. Lleva el nombre de “zakat”. El dinero recaudado se redistribuye entre los necesitados. Este impuesto, según el islam, no debe utilizarse para gastos soberanos, cuyos fondos se recaudarían a través de otros sistemas fiscales.

El zakat es uno de los cinco pilares del islam. Históricamente se cobraba un 2,5% sobre los bienes disponibles que superaban un determinado umbral, siempre que hubieran permanecido en manos de sus propietarios durante más de un año. Se ha hablado mucho del tipo o porcentaje de este “impuesto”, pero sigue siendo flexible y debe determinarse en función del estado de la economía de un país concreto.

Si lo miramos con detenimiento, el Zakat representa un tipo de interés negativo del 2,5%, lo que disuade del acaparamiento y fomenta la inversión en la economía real. Mientras que el interés paga la ociosidad del capitalista, el Zakat funciona como un incentivo para mantener el exceso de riqueza al mínimo; para reinvertir en lugar de atesorar; para hacer girar la rueda del progreso económico en lugar de estancarse.

¿Y qué ocurre cuando observamos los efectos del Zakat en comparación con los intereses, a lo largo del tiempo? En el modelo del Zakat, cuando la riqueza de una persona crece continuamente, acaba alcanzando un determinado límite en el que se empieza a aplicar el Zakat. En este punto, el individuo rico tiene dos opciones: seguir aumentando su riqueza sin reinvertirla, o reinvertir esa riqueza de forma productiva. Si se limitan a hacer crecer su riqueza y se contentan con pagar el 2,5% de impuestos, todo va bien: la sociedad sigue recuperando parte de esa riqueza. Pero si la mayoría no quieren que ese dinero se tome automáticamente, de repente tienen un incentivo para reinvertir ese dinero productivamente en la sociedad. Así, con el Zakat la riqueza se redistribuye continuamente para que se utilice desde el desuso, al tiempo que se permite al poseedor de la riqueza disponer de suficiente dinero para vivir cómodamente.

Por el contrario, cuando observamos el interés a largo plazo, tiende sistemáticamente hacia el infinito. Dicho de otro modo, un céntimo invertido en la época de Jesús (as) al 4% de interés, en 1990 habría comprado 8.190 bolas de oro, cada una de ellas igual al tamaño de la Tierra. Es sin duda este atributo del interés el que hizo que el filósofo griego Aristóteles opinara que el interés era contrario a la propia naturaleza del hombre, pues allí donde el interés atribuye la propiedad del infinito a la creación material, ese atributo existe únicamente como prerrogativa divina.

Las nociones del interés y del Zakat son, pues, opuestas, pero están íntimamente ligadas. El interés es como el Zakat, ¡pero pagado a los ricos! En cambio, el verdadero Zakat se opone a los intereses bancarios actuales. El Corán no implica otra cosa cuando dice:

Lo que pagáis como inte­reses para que aumente la riqueza de los hombres, no la aumenta a la vista de Al‑lah; sin embargo, todo lo que dais en Zakat buscando el favor de Al‑lah, sabed que a éstos es a quienes se aumentará muchas veces su riqueza.” (30:40)

Al-lah elimina el interés y hace que aumente la caridad. Y Al-lah no ama a quien es incrédulo y pecador declarado.” (2:277)

Una libra que circula siete veces en una economía generaría siete veces más bienes y servicios que una libra que sólo circula una vez durante el mismo periodo. Otra forma de describir esto es decir que la libra que circula siete veces tiene siete veces la velocidad monetaria que la libra que circula una sola vez. Por lo tanto, está bien establecido que la riqueza material producida por un país a lo largo de un año, el producto interior bruto (PIB), es proporcional a la velocidad del dinero, siempre que la oferta monetaria sea estable. Cuanto mayor es la velocidad monetaria más fuerte es la economía de un país. Es precisamente esta velocidad la que promueve el Zakat.

De hecho, una libra extra en el bolsillo de un hogar pobre tiene una utilidad marginal mucho mayor que la de una libra extra en el bolsillo de un millonario; mientras que el millonario la amontonará sobre los millones ya acumulados en los paraísos fiscales, el pobre, por el contrario, se apresurará a gastar esta libra extra. El primero se sumará a un montón de dinero inútil acumulado, mientras que el segundo hará girar la rueda de la prosperidad económica.

Además de aumentar la velocidad del dinero, el Zakat disminuiría la necesidad de liquidez en la economía, es decir: el volumen de dinero que se necesita. Esto reduciría la necesidad de crear dinero sin fin, algo que puede conducir a la inflación. El proceso de asignación de capital del Zakat también favorecería la inversión productiva en la economía real, en lugar de utilizar el dinero sobrante para la especulación en la economía financiera. Esto es muy necesario, ya que el énfasis en los activos financieros puros a través de productos basados en el interés y los derivados es muy perjudicial para la economía real de una nación, produciendo burbujas financieras en varios mercados, siendo la vivienda el más infame.

Un sistema financiero basado en la justicia debe proporcionar un reparto equitativo del riesgo del negocio entre todas las partes contratantes. El sistema de intereses exime al usurero del riesgo del negocio y le permite beneficiarse sin importar el resultado de la operación. Pero esto es totalmente unilateral e incentiva la concesión de préstamos allí donde son inapropiados. Este incentivo condujo a la crisis de las hipotecas de alto riesgo, con la concesión de hipotecas a quienes nunca podrían pagarlas. La regla general ha de ser que quien quiera obtener un beneficio debe asumir también un riesgo. En el caso del Zakat, el capitalista tiene que hacer trabajar su capital mediante la inversión o pagar un impuesto sobre él, recirculándolo así a los necesitados.

Cuanto Al-lah ha entregado a Su Mensajero como botín de la gente de las ciudades es para Al-lah y para el Mensajero y para los parientes cercanos y los huérfanos, los necesitados y viajeros, para que no circule únicamente entre aquellos de vosotros que sois ricos.“ (59:8)

Por otro lado, las personas que trabajan deben esforzarse para actualizar su potencial con el fin de mejorar la sociedad. Así pues, el objetivo del Zakat no es negar las desigualdades que son, hasta cierto punto, inevitables en todas las esferas de la sociedad (atracción física, conocimiento, etc.), sino reducir aquellas desigualdades que son creadas y sostenidas artificialmente. El Zakat necesariamente promulga la solidaridad en la sociedad al gravar el capital ocioso, mientras que el sistema de intereses institucionaliza la codicia al recompensar el acaparamiento y la ociosidad.

En resumen, el islam visualiza un modelo económico liberal que permite la construcción colaborativa de la riqueza, pero también nos da un mecanismo para redistribuir los excedentes a través del Zakat. Esto reduciría el nivel actual de desigualdad y propiciaría la reconciliación y la cooperación entre el capital y el trabajo.

Una libra en el bolsillo de los pobres tiene mucho más valor que una libra perteneciente a un multimillonario

CONCLUSIÓN

Los economistas han dicho a menudo que las naciones que no se emplean en la creación de riqueza productiva están abocadas a la bancarrota si su capital permanece estancado y sin utilizar. Pero el Profeta Muhammad, la paz sea con él, había hecho esta advertencia hace unos 1.400 años en las siguientes palabras del Sagrado Corán:

Pero a quienes atesoran el oro y la plata y no lo emplean en el camino de Al-lah, dales la noticia de un doloroso castigo.” (9:34)

En esta aleya, gastar en el camino de Dios incluye gastar en todos los necesitados de la sociedad. El “doloroso castigo” que se menciona no sólo significa un castigo en el mundo venidero. Junto con ese castigo, retener la riqueza y el capital de la circulación está destinado a llevar a la nación a un desastre económico seguro.

Así pues, todos los que acaparan dinero y mantienen ociosa la riqueza nacional, son culpables de llevar a su nación a la ruina y la degradación. Al asegurarse de que los pobres se endeuden más, se aseguran de que esas deudas nunca se paguen, de que se produzcan recesiones y otras crisis económicas, trayendo consigo todo el malestar político y social que inevitablemente sigue. En este entorno, incluso los poderosos deben caer.

A medida que la deuda se vuelve insostenible para los hogares, las empresas y los Estados de todo el mundo, se avecinan nuevas crisis económicas. Con esta perspectiva a la vista, estas cuestiones nunca han sido más oportunas. Es más que cierta la idea de que quienes no aprenden de la historia están condenados a repetirla. Hay que encontrar soluciones a los problemas inherentes al capitalismo. En este sentido, la civilización islámica, que ha aportado mucho a la humanidad en términos de conocimiento científico, tiene todavía mucho que ofrecer en términos de ética económica y financiera.

Suscríbete y recibe contenido exclusivo

Recibirás cada semana las últimas novedades de la Comunidad Musulmana Ahmadía directamente en tu mail. ¡Prometo no spamearte!

Share via