CAPÍTULO 14 UNA IMPORTANTE PROFECÍA
En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
No hay digno de ser adorado excepto Al'lah, Muhammad es el Mensajero de Al'lah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)
Contenidos relacionados por temas

CAPÍTULO 14 UNA IMPORTANTE PROFECÍA

El Santo Profeta Muhammadsaw profetizó que el Mesías aparecería entre los musulmanes en un lugar al Este de Damasco, es decir, la India; y que, en verdad, rompería la Cruz, es decir, demostraría la falsedad de la doctrina cristiana respecto a la muerte de Jesús en la Cruz, piedra angular de la fe cristiana ortodoxa actual. Como los lectores cristianos posiblemente no perciban inmediatamente la importancia de esta profecía,

desearía comentar este punto para ellos.

Antes de la venida del Santo Profeta Muhammadsaw tanto los judíos como los cristianos creían que Jesús murió en la Cruz. Los judíos para demostrar que era un falso profeta maldecido por Dios, y los cristianos para demostrar que era una persona a quien Dios sacrificó por culpa de los pecados de la humanidad, alegando que resucitó de entre los muertos al tercer día, y después, tras vivir 40 días en la tierra, subió al cielo. En oposición a esta creencia, Dios declaró en el Santo Corán que Jesús no murió en la Cruz, y el Santo Profetasaw dijo explícitamente que “Jesús murió a la edad de ciento veinte años”249. Además, a la muerte del Santo Profetasaw todos los musulmanes confirmaron que todos los profetas que le precedieron habían muerto. Cuando un compañero del Santo Profetasaw mostró sus dudas, y otros declararon que “si

  • Isabah fishur-his-Sahabad, 5, p. 54, y Kanzul Ummal, Vol. 7. Según Ibn Omarra y Tabarani, Relatos de Hazrat Fátimara.

Muhammadsaw hubiera sido un profeta de Dios, no hubiera muerto”, Hazrat Abu Bakr pronunció unas palabras en las que recitó el versículo del Santo Corán:

“Muhammadsaw no es más que un Mensajero; todos los mensajeros anteriores a él murieron; por lo que si muere o es matado

¿renunciaréis a vuestra fe?”250

Al escuchar estos versículos desaparecieron de sus corazones todas las dudas relativas a la muerte del Santo Profetasaw y creyeron sinceramente que, al igual que todos los profetas anteriores, él también murió.

También leemos en la famosa historia de profetas y reyes de Abu Jafar Muhammad Ibn Jarir-al-Tabari que a la muerte del Santo Profetasaw los musulmanes de Bahrain dudaron de la verdad del Santo Profetasaw y volvieron a su antigua fe diciendo: “Si Muhammadsaw hubiera sido un profeta, no hubiera muerto”. Jarud, hijo de Mualla, perteneciente a la tribu de Abdul-Qais, que había adquirido un adecuado conocimiento religioso durante su estancia en Medina, formuló la siguiente pregunta a sus hombres: “¿Sabéis que existieron profetas divinos en el pasado?”. Contestaron afirmativamente. Después dijo: “¿Solo lo suponéis, o lo sabéis?”. Contestaron: “Lo sabemos con certeza”. Prosiguió: “¿Podéis decirme entonces lo que sucedió? Contestaron: “Murieron”. Dijo: “Muhammadsaw también murió como ellos, y dio testimonio de que nadie es digno de ser adorado sino Al- lah y que Muhammadsaw es Su Mensajero”. Siguiendo su ejemplo, dijeron lo mismo y aclamaron a Jarud, su jefe”251.

  • Bukhari, Vol. 3, 63. Osamaniyya Misriyya press, 1932.
  • Tahrik-ur-Rusul wal muluk, Abu Djafar Muhammad, Ibn Jarir at-

Así se les convenció y se convirtieron firmemente al Islam. Podemos observar, por tanto, que a la muerte del Santo Profetasaw los musulmanes comprendieron que no había nada extraordinario en su muerte, pues otros profetas anteriores a él también fallecieron. De esta forma, la muerte de Jesucristo fue un hecho indiscutible aceptado por todos los compañeros del Santo Profeta Muhammadsaw.

Pero, según transcurrió el tiempo, miles y miles de cristianos de diversos países entraron en las filas del Islam. Por desgracia, al no tener un conocimiento adecuado del Santo Corán y de la enseñanza islámica, muchos de estos conversos se aferraron a sus antiguas tradiciones y conceptos cristianos respecto a Jesucristo que a su vez propagaron entre los musulmanes. Estos últimos, confiando en sus correligionarios, consideraron ciertas sus informaciones, y comenzaron a explicar los versículos coránicos según estas leyendas. En consecuencia, la muerte natural de Jesús, que aceptaron todos los compañeros del Santo Profetasaw, acabó siendo rechazada por los musulmanes, y la creencia de que Jesús ascendió al cielo con su cuerpo físico y que descenderá del cielo en los últimos días, se extendió de tal forma en el mundo musulmán, que hablar en contra de ello se consideró una herejía.

El versículo en que se niega la muerte de Jesús en la Cruz dice así:252

“Y lo que dijeron (es decir, los judíos): “En verdad que hemos matado al Mesías, Jesús, Hijo de María, cuando en realidad no lo mataron, sino que sino que apareció ante ellos como crucificado… en verdad, tienen dudas sobre esta cuestión… pero ciertamente ellos no lo mataron. Por el contrario, Al-lah lo exaltó hacia Él. Pues Al- lah es Poderoso, Sabio”.253

  • El Sagrado Corán, 4 v. 158
  • Djar-at-Tabari, 1058-59. Brill 1890.

En vista de esta declaración evidente de que los judíos no mataron a Jesús, ningún musulmán podría decir que Jesús muriera en la Cruz. Los musulmanes, por tanto, aceptaron, por un lado, las informaciones de sus hermanos de fe conversos de la cristiandad, de que la persona que fue colocada en la Cruz murió realmente, y, por otro, negaron que esta persona fuera Jesucristo. Dijeron que cuando Jesús fue retenido en una habitación por los judíos, Dios le envió un ángel que le ascendió al cielo a través de un tragaluz, y el guardia fue transformado a la semejanza de Jesús, y quienes le iban a crucificar cogieron a este sustituto y le crucificaron. Algunos de los comentadores musulmanes han llegado al extremo de decir que Jesús murió de muerte natural durante tres días, y después ascendió al cielo. La idea de que a otro hombre se le hiciera parecer a Cristo no se encuentra en el Santo Corán ni está respaldada por un solo Hadiz del Santo Profetasaw. Todas las leyendas al respecto están desautorizadas y no son nada fidedignas.

Además, no encontramos ningún sentido en el hecho de tener que hacer que otro hombre se asimilara a Jesús, para después entregarlo a los judíos. Si Dios hubiera elevado a Jesús al cielo ¿qué necesidad tenía de presentar al supuesto sustituto a los judíos? ¿Quería acaso Dios consolar a los judíos para que pudieran enorgullecerse de haber matado a Jesús demostrando que era maldito? Tampoco se menciona en ningún lado que el sustituto tratara de negar en algún momento que era Jesucristo. Pudo haberlo demostrado fácilmente y escapar. Al menos, alguno de sus amigos o familiares, al ver que había desaparecido, hubieran iniciado su búsqueda. Si esta historia fuera cierta, los judíos no podrían ser condenados justificadamente por considerar a Jesús un falso profeta. No lo vieron remontarse a los cielos, y el supuesto sustituto que se hizo asemejar a Jesús ni siquiera negó ser el Mesías, siendo crucificado por los judíos al considerar que

era el mismo Jesús. En este caso, por tanto, los judíos estarían disculpados ante Dios por su rechazo a Jesús, y esto está en franco desacuerdo con lo esencial del versículo en cuestión, pues dice que los judíos se encuentran bajo la maldición de Dios por decir que hicieron morir a Jesús en la Cruz.

Además de este versículo existen otros muchos versículos del Santo Corán que demuestran claramente que Jesús murió de muerte natural. Por ejemplo, leemos en el Sagrado Corán que cuando Al-lah le pregunte a Jesús: “¿Dijiste tú a la gente: “Tomadme a mí y a mi madre por dos dioses en vez de Al- lah”?”, contestará: “¡Santificado seas!, Nunca podría decir nada a lo que no tuviera derecho… No les he dicho más que lo que Tú me ordenaste: “adorad a Al-lah, mi Señor y el vuestro”. Y fui testigo entre ellos mientras permanecí con ellos; mas cuando me hiciste morir, Tú fuiste su Guardián y Tú eres Testigo de todas las cosas”254.

Es evidente por este versículo que Jesús, cuando sea interrogado por Dios el Día de la Resurrección, declarará que murió de muerte natural en una época en la que no existía el concepto de su divinidad entre los cristianos. La creencia popular de que Jesús aún permanece vivo en el cielo y que volverá a la tierra, está en contradicción directa con este versículo, pues si tuviera que volver a la tierra de nuevo se enfrentaría al hecho de que millones de cristianos le consideran Dios. De esta forma no estaría en condiciones de negar que no vio a los cristianos creer en su divinidad como indica este versículo.

Sin embargo, el hecho de que aunque Jesús fuera colocado en la Cruz no murió en ella, sino que lo hizo de una muerte natural, permaneció oculto a los musulmanes durante siglos hasta que apareció el Mesías Prometido y desveló la verdad. En su libro Masih Hindustan Mein (Capítulo 2), el Mesías Prometido comenta el versículo que niega la muerte de Jesús en la Cruz: “Dios Todopoderoso dice: los judíos no mataron a Jesús, ni lo crucificaron255” (es decir, no le hicieron morir en la Cruz); solamente sospecharon que Jesús había muerto en la Cruz. No tenían las pruebas que los hubieran convencido y asegurado de que Jesús había muerto realmente en la Cruz. En los versículos Dios Todopoderoso dice que, aunque es verdad que colocaron a Jesús en la Cruz, y determinaron matarle, es erróneo que los judíos y cristianos supongan que Jesús hubo muerto realmente en la Cruz; al contrario, Dios creó circunstancias que le salvaron de la muerte en la Cruz. Hablando con justicia, debe afirmarse que lo que el Santo Corán declara en contra de lo que los judíos y los cristianos creían, ha resultado ser cierto. Un investigador moderno de gran renombre ha demostrado que Jesús se salvó de la muerte en la Cruz. El estudio de las inscripciones demuestra que los judíos nunca puderon responder a la pregunta: “¿Cómo es posible que Jesús muriera en el lapso de dos o tres horas si no se rompieron sus huesos?” Esto llevó a los judíos a inventar el pretexto de que habían matado a Jesús con la espada, cuando que la antigua historia de los judíos no habla de que Jesús hubiera sido muerto por la espada. Gracias a la Majestuosidad y el Poder de Dios, oscureció, tuvo lugar un terremoto, la esposa de Pilato tuvo una visión, estaba a punto de caer la noche del sábado, en la que estaba prohibido dejar que su

  • aLos comentaristas musulmanes interpretaron mal la palabra coránica Ma salabuho, es decir, que no colocaron a Jesús en la Cruz, y por lo tanto negaron el hecho de que fue colocado en la Cruz. Mientras que la palabra sulb en árabe tiene exactamente el mismo significado que la palabra inglesa “crucificar”, es decir, matar colocando las manos y los pies en una Cruz. (Twentieth Century Dictionary de Chambers). La frase Salabuhu significa que le mató de una manera bien (Léxico arábigo-inglés de Lane).

cuerpo crucificado permaneciera en la Cruz, y que el magistrado, a causa del sueño visionario de su esposa, se sintiera inclinado a liberar a Jesús. Dios originó todo esto para salvar a Jesús. A Jesús también le hizo perder el conocimiento, para que fuera considerado muerto.

Las terribles señales, el terremoto, etc. produjeron en los judíos el temor a un castigo celestial. Además, existía la aprensión de que los cuerpos permanecieran en la Cruz durante la noche del sábado. Los judíos, al ver a Jesús en un estado de desvanecimiento, pensaron que había muerto. Estaba oscuro, se estaba produciendo un terremoto y había mucha inquietud. También estaban preocupados por sus hogares, por cómo se sentirían los niños en medio de aquella oscuridad y aquel terremoto.

Sentían el terror en sus corazones, pues si este hombre era embustero y hereje ¿por qué se manifestaban signos tan terribles en el momento de su sufrimiento, signos que nunca se habían manifestado antes? También se sentían alterados, porque no se encontraban en condiciones de asegurarse si Jesús había muerto en realidad, o cuál era exactamente su condición.

Lo que ocurrió, sin embargo, fue el designio divino para salvar a Jesús. Esto se indica en el versículo Wala kin shubbiha lahum, es decir, que los judíos no mataron a Jesús, sino que Dios les hizo creer que lo habían matado. La circunstancia alienta al justo a depositar su confianza en Dios: Él puede salvar a Sus siervos como Le place.

De nuevo, el Mesías Prometido dice en el mismo libro:

“Sin embargo, yo no apruebo el método de los investigadores europeos, que desean demostrar, de una forma u otra, que los principios del budismo llegaron a Palestina en los días de Jesús. Es de lamentar que, por el hecho de que el nombre de Jesús se mencione en los libros antiguos del budismo, los investigadores adopten la

difícil postura de buscar rastros de la fe budista en Palestina. ¿Por qué no buscan las huellas benditas de Jesús en el suelo rocoso del Nepal, el Tíbet y Cachemira?

“Pero no se puede esperar que estos investigadores descubran la verdad, oculta bajo miles de capas de oscuridad. Era la obra de Dios, Quien vio desde los cielos que la adoración al hombre, que sobrepasaba todos los límites, se había extendido por el mundo, y que el culto a la Cruz y al supuesto sacrificio de un ser humano había alejado a muchos millones de personas del verdadero Dios, Quien debido a Su desvelo envió al mundo a un siervo Suyo en nombre de Jesús de Nazaret para romper el credo de la Cruz. Por lo tanto, según las antiguas promesas, apareció como el Mesías Prometido. Entonces llegó la época de la destrucción de la Cruz, es decir, la época en que el error del credo de la Cruz se iba a hacer evidente… La idea de la ascensión de Jesús al cielo, aunque equivocada, tiene, no obstante, su secreto. La realidad mesiánica se había olvidado, y había abandonado la existencia, al igual que un cadáver es devorado por la tierra de la tumba. Se creía que la realidad mesiánica existía en los cielos en la forma corporal de un ser humano. Era inevitable, pues, que esta realidad descendiera a la tierra en los últimos días. Así pues, ha descendido a la tierra en esta época en la forma de un ser vivo, y ha roto la Cruz… No penséis, pues, que he venido con una espada. Al contrario, he venido para envainar todas las espadas. El mundo ha permanecido luchando durante mucho tiempo en la oscuridad. Muchos hombres han atacado a sus verdaderos amigos, han herido los corazones de sus simpatizantes y han ofendido a sus amados, pero ya no habrá más oscuridad. La noche se ha disipado y ha amanecido el día, y bendito es el que ya no está nunca desposeído.

“De esta forma se ha cumplido lo que el Santo Profeta Muhammadsaw profetizó hace aproximadamente 1350 años, es

decir, que el Mesías Prometido rompería la Cruz y demostraría la falsedad de la creencia en la muerte de Jesús en la Cruz. También se ha cumplido lo que dijo el mismo Jesús, que en el tiempo de su segunda venida “todas las tribus de la tierra se lamentarán”256. Esto significa que los cristianos, judíos y musulmanes, que son los habitantes de la tierra (es decir, de Palestina) se lamentarán cuando se den cuenta de que sus creencias sobre Jesús han sido falsas.

“Como en el siglo tercero d. C. en tiempos de Constantino, la Cruz era considerada públicamente como símbolo de la religión cristiana, de igual forma ha sido predicho mediante las palabras del Mesías Prometido, que todas las cruces quedarán rotas cuando los cristianos se den cuenta de la falsedad de su doctrina:

“A partir de este día no pasará el tercer siglo sin que todos los que esperan el descenso de Jesús de los cielos, cristianos o musulmanes, desesperen de ello, y abandonen las falsas creencias que con tanta intensidad aman. Entonces habrá una sola religión en el mundo y un solo líder. Yo he sido enviado para sembrar la semilla, y ya la he sembrado. Ahora crecerá y traerá flores en la estación apropiada, y no habrá nadie que pueda extirparla”257 .

Antes de terminar me gustaría hacer unas plegarias con las palabras del Mesías Prometido, el Profeta de esta época, enviado por Dios para cumplir las profecías de los profetas de distintas naciones. Dice:

“Amado Al-lah nuestro, salva a los cristianos de la adoración de un hombre como a Dios, y cumple las promesas de Tus profetas para esta época. Extrae las espinas de los heridos. Purifícalos en la fuente de Tu salvación, que descansa solamente en Tu conocimiento y

256 Mateo, 24:30.

  • Ahmad, The Promised Tazkirat-ush-Shahadatain, p. 65; Qadian, 1903.

Tu amor. No existe salvación en la sangre del hombre. Oh Dios Clemente, desde hace mucho tiempo los cristianos han adorado a un hombre, pero ahora ten misericordia de ellos y abre sus ojos. Oh Todopoderoso y Misericordioso Dios, todo es posible para Ti. Libéralos, por tanto, de los falsos dogmas de la crucifixión y la sangre de Jesús. Oh Dios Todopoderoso, escúchame por el bien de ellos, e ilumina sus corazones con la luz celestial para que puedan verte. ¿Quién puede imaginar que podrían verte? ¿Acaso tienen en su mente que deben evitar la adoración a una criatura y escuchar Tu voz? Mas ¡Oh Dios! Todo es posible para Ti. No los destruyas, por tanto, como hiciste en los días de Noé. Después de todo, son Tus criaturas. Ten piedad de ellos. Abre sus corazones para que puedan aceptar la Verdad”258.

  1. D. SHAMS

Londres, 14 de marzo de 1945 Imam de London Mosque

Suscríbete y recibe contenido exclusivo

Recibirás cada semana las últimas novedades de la Comunidad Musulmana Ahmadía directamente en tu mail. ¡Prometo no spamearte!

Share via