Nuestro Dios posee grandes y maravillosos poderes

El Señor es un Dios fiel y a Sus siervos fieles les hace ver señales extraordinarias. El mundo quisiera sepultarlos y sus enemigos se enardecerán contra ellos. Pero Él, que es su Amigo, les salva de todos los peligros y les hace triunfar en todos los campos. Dichoso aquel que está estrechamente unido a Él. ¡Yo he creído en Él y le he conocido!

Este Dios, el Dios de todo el universo, es El que me ha revelado Su Palabra, El que por mí ha mostrado señales poderosas y El que me ha enviado como Mesías Prometido de esta época. Aparte de Él, no existe más Dios, ni en los cielos ni en la tierra. El que no cree en Él, desconoce la felicidad y el socorro divinos. Yo he recibido una revelación más brillante que el sol. He visto que Él es el único Dios del universo, que no existe otro aparte de Él. ¡Qué grande y majestuoso es el Dios que he conocido! ¡Qué incomparables Sus atributos! En verdad, nada es imposible para Él, excepto lo que atenta contra Su Libro y Su Palabra.

Así pues, cuando os dispongáis a rezar, no imitéis a los ignorantes naturalistas que han elaborado sus propias leyes, en las que no figura el sello divino, porque están proscritos y sus ruegos jamás serán aceptados. Son ciegos y no videntes; muertos y no vivos. Atribuyen a Dios, leyes que ellos mismos han inventado y limitan Sus poderes infinitos. Por eso, serán juzgados en la misma medida.

Pero cuanto tú te yergues para rezar, debes estar seguro de que tu Dios tiene poder sobre todas las cosas. Entonces serán aceptadas tus oraciones y podrás contemplar, como yo, los milagros del poder de Dios. Y recuerda que mi testimonio es real, no ficticio. ¿Cómo podrán ser aceptados los ruegos del que desconfía del poder de Dios? ¿Cómo osará esta persona pedirle a Dios ayuda en las dificultades si tal ayuda implicara una infracción de las leyes de la naturaleza? Pero tú, hombre piadoso, no pienses así. Tu Dios es el que ha suspendido en el espacio innumerables estrellas sin pilares y El que ha creado los cielos y la tierra de la nada. ¿Dudas que pueda ayudarte en las dificultades? Lo cierto es que tu desconfianza será lo único que te impida ser escuchado. Las maravillas de Dios son innumerables, pero Él sólo las descubre a sus siervos fieles y sinceros, siendo ajenos a ellas los que dudan de Su omnipotencia y no observan una conducta honesta.

¡Qué desgraciado es el que aún ignora que existe un Dios con poder infinito! Nuestro paraíso es nuestro Dios; nuestra suprema felicidad descansa en Él. Yo le he visto y hallado en Él la máxima expresión de la belleza. Es un tesoro que merece ser adquirido aún a costa de vuestra vida; una joya digna de ser comprada, aunque nuestra vida se extinguiera para obtenerla. Apresuraos hacia este manantial, vosotros los desposeídos, para que colme vuestra sed. Es la fuente de la vida que os salvará de la perdición. ¿Qué puedo hacer para implantar esta buena nueva en los corazones? ¿Con qué clarín he de anunciar por las calles, que éste es vuestro Dios? ¿Qué remedio aplicaré para que vuestros oídos se presten a mi voz?

Send this to a friend