Exhortación a los eruditos del islam

Vosotros, eruditos del Islam: no os apresuréis a desmentirme, pues existen muchos secretos que el hombre no puede comprender fácilmente. No os precipitéis tanto en exponer vuestras discrepancias, que no es ése un método prudente. Si no hubierais incurrido en tantos errores ni hubierais interpretado al revés tantos ahadiz, no sería necesaria la venida de un Mesías Prometido que interviniera como juez.

Vuestra creencia respecto a la segunda venida de Jesús -que descenderá de los cielos para unirse al Mehdi con el fin de convertir a la gente al Islam por medio de la coacción- es una creencia que denigra al Islam. ¿Dónde menciona el Corán que esté permitida la violencia? Muy al contrario, dice:

«Nada de compulsión en cuanto a religión»

¿Quién ha autorizado entonces al hijo de María a utilizar la violencia? El Corán repite continuamente que no está permitida la violencia en materia de religión y es contundente en afirmar que no fue la conversión al Islam lo que impulsó a los musulmanes de la época del Profeta a emprender guerras, sino:

1. Como represalia justificada hacia aquellos que asesinaron, torturaron sin piedad y expulsaron de sus hogares a un gran número de musulmanes, como dice el Corán:

«Les está permitido combatir a quienes son atacados, porque han sido oprimidos injustamente.»

2. Para emprender guerras defensivas contra los que intentaron extirpar el Islam e impedir su propagación mediante las armas, y

3. Para defender libertades legítimas.

 El Santo Profeta, la paz sea con él, y sus Califas jamás iniciaron ninguna guerra que no se atuviera a estas tres razones. Al contrario, el Islam ha sobrellevado hasta tal punto las injusticias de otras naciones, que no es posible hallar semejante ejemplo en la historia del mundo.

Send this to a friend