En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
No hay digno de ser adorado excepto Al-lah, Muhammad es el Mensajero de Al-lah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)

Puede escuchar este capítulo aquí:

Si os hacéis siervos de Dios, no dudéis que Él será vuestro. Dormiréis y Él velará por vosotros; estaréis desprevenidos y Él vigilará al enemigo y desbaratará sus planes. Aún no conocéis el poder de Dios, de lo contrario, no amanecería un día en que os sintierais tristes a causa de este mundo. El que posee tesoros inmensos ¿no deplora amargamente la pérdida de una simple moneda, hasta el extremo de desear la muerte? Pero si estuviera al corriente del incalculable tesoro que Dios le puede conceder, si supiera que Él es Su refugio en cualquier desgracia, no sentiría tanta avidez hacia los bienes de este mundo. Dios es un tesoro precioso; percataos de su valor para que os ayude en todo momento. Sin Él no sois nada y son vanos vuestros recursos y proyectos.

No imitéis a otras naciones que han depositado todas sus esperanzas en los recursos materiales, pues como las serpientes que muerden el polvo, muerden ellos el polvo del materialismo; como los perros y buitres que se lanzan sobre la carroña, desgarran ellos con sus dientes los despojos. Son los más alejados de Dios. Adoran a sus criaturas, comen cerdo y beben vino como si fuese agua. Su espíritu ha muerto por haberse volcado en cuerpo y alma en él materialismo y por haber prescindido de la ayuda de Dios, y el Espíritu Celeste les ha abandonado como una paloma que deja el nido. Sus entrañas están infectadas con la lepra de la adoración al mundo, que les ha corroído el interior. Temed, pues, esta lepra.

Yo no os impido recurrir a los medios materiales necesarios. Lo que os prohíbo es depender exclusivamente de estos medios, como las demás naciones, olvidando a Dios que es Quien os provee de ellos. Si tuvierais el sentido de la vista, veríais que sólo existe Dios, que tras Él no hay nada. No podéis extender ni plegar el brazo sin Su permiso. Esto hará reír al que está muerto de espíritu, pero ¡cuán preferible hubiera sido la muerte a su risa!

Os hago una advertencia: no envidiéis a las naciones que han obtenido grandes progresos materiales ni intentéis marchar tras sus huellas. Creedme: éstas han olvidado completamente al Dios que hacia sí los llama, porque ¿quién es su dios? Un débil ser humano. En consecuencia, están abandonados a su indiferencia. Yo no me opongo a que os ocupéis de los quehaceres del mundo, pero sí a que sigáis los pasos de aquellos que consideran este mundo como único fin de su existencia. En cualquier tarea, material o espiritual, implorad continuamente la ayuda de Dios; no con meras palabras, sino con el convencimiento firme de que toda bendición desciende del cielo. Sólo lograréis ser justos, cuando antes de emprender cualquier tarea y ante cualquier dificultad, os postréis humildemente ante Dios, implorando su misericordia para que os ayude en las dificultades, antes de recurrir a ningún recurso material. Entonces el Espíritu Santo os iluminará y por medios desconocidos hallaréis una solución.

Tened piedad de vuestras almas y no sigáis a los que, habiendo cortado toda relación con Dios, se han abismado de tal manera en el materialismo que ni siquiera pueden pronunciar las palabras Inshaallah (si Dios quiere) para buscar el auxilio de Dios. Que Dios os abra los ojos para que podáis ver que l es la base de vuestros proyectos. Si el cimiento se hundiera ¿se mantendría el techo? No sólo se desplomaría, sino que probablemente llevaría consigo la pérdida de varias vidas. Igualmente, vuestros proyectos no podrán realizarse sin la asistencia divina. Si no buscáis la ayuda de Dios, haciendo de ello la regla principal de vuestra vida, jamás prosperaréis y moriréis en medio del dolor.

No debe sorprenderos el hecho de que otras naciones hayan prosperado a pesar de ignorar completamente al Dios Todopoderoso y Perfecto, pues precisamente por abandonarle han sido sometidos a la prueba de las tentaciones del mundo. Aquél que abandona a Dios entregándose de lleno a los placeres y tentaciones mundanas, encuentra abierta todas las puertas del mundo, mientras que las puertas del cielo se cierran ante él. Al final encontrará la muerte sumido en sus pensamientos mundanales y será arrojado al Infierno duradero. Ésta es una clase de prueba divina. Otra prueba consiste en infligir a la persona, sucesivos fracasos en este mismo mundo. Pero esta última no es tan peligrosa como la anterior, ya que la primera engendra extremada soberbia. De todas formas, ambas categorías están sujetas a la ira de Dios. Siendo Dios la fuente de la felicidad ¿cómo pueden aspirar a tal felicidad los que ignoran absolutamente a este Dios Vivo y Clemente, volviéndole las espaldas? Bendito sea el que comprende este secreto; desdichado el que no lo comprende.

No sigáis a los filósofos de este mundo, ni les rindáis tanta admiración, pues sólo representan la ignorancia. La verdadera filosofía se encuentra en la Palabra de Dios. Fracasarán los que aman la filosofía de este mundo. Sólo los que buscan la auténtica sabiduría en el Libro de Dios prosperarán. No sigáis los caminos de la ignorancia. ¿Pretendéis enseñarle a Dios lo que no sabe? ¿Pretendéis que los ciegos os muestren el camino? ¡Insensatos! El ciego no puede guiar al ciego. La verdadera sabiduría, la que se os ha prometido, proviene del Espíritu Santo; a través de Él seréis conducidos a la verdadera fuente del conocimiento, que no es asequible a los extraños. Rogad a Dios sinceramente y se os concederá. Entonces comprenderéis que ésta es la única sabiduría que infunde vigor y vida a los corazones y eleva a las almas hasta las cimas de la certeza. ¿Cómo podrá ofreceros manjares exquisitos el que se alimenta de cadáveres? ¿Cómo podrá el ciego indicaros el camino? ¿Qué buscáis de la gente de este mundo si la auténtica sabiduría proviene del cielo? La sabiduría es la herencia de quien eleva su alma hasta el cielo. ¿Cómo podrá convenceros el que no la tiene? Sin embargo, antes es necesario purificar el corazón y adoptar el camino de la verdad y la sinceridad. Entonces seréis dignos de esta bendición.