Función explicativa de la Sunna

<p class=”texto”>El segundo medio de orientación para los musulmanes es la Sunna, es decir, el ejemplo práctico que ofreció el Santo Profeta Mohammad, la paz sea con él, con el fin de explicar los preceptos del Santo Corán. Por ejemplo, el Santo Corán no especifica el número de rakats (partes de la oración) que han de observarse en cada una de las cinco oraciones diarias, puntos que la Sunna expone con detalle. Ahora bien, no ha de confundirse la Sunna con el Hadiz. Los ahadiz o tradiciones se recopilaron siglo y medio después de la venida del Santo Profeta, mientras que la Sunna estaba presente en la época de la revelación.

Después del Corán, la Sunna es una gran merced dispensada a los musulmanes. Dios y Su Apóstol se habían impuesto una doble responsabilidad: el Todopoderoso tenía que manifestar al mundo Su voluntad a través de Su Palabra revelando el Corán y el Santo Profeta tenía que explicar al mundo esta Ley divina mediante su ejemplo práctico, es decir, traduciendo en hechos las palabras. De esta forma, resolvió todas las dudas y dificultades.

Es impropio creer que esta función correspondía al Hadiz, ya que el Islam se había extendido mucho antes de aparecer éste. ¿Acaso no se practicaba la oración, ni se ofrecía limosna, ni se efectuaba la peregrinación, ni tampoco se distinguía lo lícito de lo ilícito antes de ser recogidas las tradiciones?

Send this to a friend