En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
No hay digno de ser adorado excepto Al-lah, Muhammad es el Mensajero de Al-lah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)
Related Contents from Topics

Sacrificio financiero: Waqf-e-Yadid 2019

Califa de la Comunidad Musulmana Ahmadía

Después de recitar el Tashahud, Ta’awuz y Surah Al-Fatiha, Hazrat Jalifat-ul-Masih V (aba) declaró:

Hoy es el primer viernes de 2019. En primer lugar, deseo felicitar a los áhmadis de todo el mundo por el nuevo año. ¡Que Al-lah el Todopoderoso nos bendiga este año y nos traiga innumerables éxitos!

Sin embargo, también debemos recordar que las felicitaciones habituales no sirven de nada ni ayudan a lograr el agrado de Al-lah el Todopoderoso. La verdadera felicitación para el nuevo año consiste en que hagamos todo lo posible para eliminar nuestras debilidades y la oscuridad en nuestro interior, después de que Al-lah el Todopoderoso nos haya mostrado el sol de un nuevo año y permitido entrar en él. Debemos prometer eliminar los defectos y las deficiencias del año anterior y tratar de lograr un cambio puro aún mayor, tal como nos hemos  comprometido a través de nuestro Bai´at con el Mesías Prometido (as).

El Mesías Prometido (as) declara en una ocasión cómo debería ser un áhmadi.

Declara:

“Después de haber prometido lealtad, uno no debe simplemente creer que esta Comunidad es verdadera y que recibe las bendiciones simplemente creyendo esto. Después de haber entrado en esta Comunidad, uno ha de esforzarse por llegar a ser virtuoso y justo. Ha de salvaguardarse contra todo mal. Pasar cada día y noche en humildad. Controlar la lengua. Hacer del Istighfar [la búsqueda del perdón] un hábito. Ofrecer súplicas durante las oraciones diarias”.

Sólo podremos ofrecer súplicas durante las oraciones cuando cumplimos con el derecho de las oraciones y las ofrecemos asiduamente.

El Mesías Prometido (as) afirma, además:

“La mera creencia no beneficia a una persona. Al-lah el Todopoderoso no se alegra únicamente con las meras palabras. En el Sagrado Corán, Al-lah el Todopoderoso ha prescrito obras buenas junto con la fe. Una acción se considera Saalih o justa siempre que no contenga ni la más mínima mancha”. (Malfuzat, Vol. 4, pp. 274-275, UK. 1985)

Por lo tanto, este es el estándar, y este es nuestro objetivo. Si lo seguimos durante este año, si ponemos todo de nuestra parte para lograr este objetivo, este año sin duda seremos recompensados y nos traerá muchas más bendiciones. Sin embargo, si este no es el caso, entonces, como dije anteriormente, nuestras felicitaciones de nuevo año serán simplemente una tradición. Ofrecer Tahayyud en la víspera del nuevo año y luego ofrecer Fayar en congregación, no son sustitutos de las buenas obras del año. La verdadera piedad radica en continuar este esfuerzo durante todo el año en la medida de lo posible. ¡Que Al-lah el Todopoderoso nos permita hacerlo! ¡Que este año realmente traiga innumerables bendiciones en nuestras vidas personales y que también podamos ver éxitos excepcionales para la Comunidad!

Después de esto, pasaré al otro tema de hoy. Como todos sabemos, el año de Waqf-e-Yadid comienza en enero. El nuevo año de Waqf-e-Yadid generalmente se anuncia el primer o segundo viernes de enero. Por la Gracia de Al-lah el Todopoderoso, el sacrificio financiero es un rasgo distintivo de la Comunidad del Mesías Prometido (as). ¿Y por qué no ser así? En esta época, el Mesías Prometido (as), a la luz de los mandamientos del Sagrado Corán y los dichos del Santo Profeta (sa), nos ha hecho ver la verdadera importancia de este sacrificio financiero. Al-lah el Todopoderoso ha llamado nuestra atención sobre los gastos por la causa de Al-lah en numerosas partes del Sagrado Corán. Esto no es así porque Al-lah el Todopoderoso necesite de nuestra riqueza, sino porque nos beneficia y, dado que así se mide el progreso de la Comunidad, también la Comunidad se beneficia colectivamente.

Al-lah el Todopoderoso declara en el Sagrado Corán:

[árabe]

“Temed, pues, a Al-lah, lo mejor que podáis, escuchad, obedeced y gastad en Su causa; esto será bueno para vosotros. Mas quien se salve de su propia avaricia que sepa que éstos son los que serán bienaventurados.”(Surah al-Taghabun: V.17)

En el siguiente versículo Él ha declarado:

[árabe]

“Si ofrendáis a Al-lah un buen préstamo, Él os lo multiplicará y os perdonará; pues Al-lah es el Sumo Apreciador, Tolerante.”(Surah al-Taghabun: V.18)

Así, Al-lah el Todopoderoso devuelve la riqueza y la multiplica para quien la gasta en Su causa. Este sacrificio financiero nos beneficia individualmente y permite el progreso de la Yama’at, que a su vez sirve como medio para el progreso de los miembros de la Yama’at. De manera similar, el Santo Profeta (sa) ha declarado que debemos abstenernos de la avaricia, ya que fue la avaricia la que destruyó las naciones del pasado. (Sunan Abi Daud, Kitab Al-Zakat, Bab fi Al-Shuhh, Hadith 1698) El Santo Profeta (sa) también declaró en una ocasión que debemos protegernos del fuego, aunque sea sacrificando medio dátil. Incluso hacer pequeños sacrificios por la causa de Al-lah el Todopoderoso para obtener el placer de Al-lah el Todopoderoso le protege a uno del fuego. Por lo tanto, los sacrificios financieros están ahí para beneficiarnos. (Sahih al-Bukhari, Kitab Al-Zakat, Bab Ittaqun naara walaw bishiqqi tamratin…, Hadith 1417)

Llamando nuestra atención acerca de los sacrificios financieros, el Mesías Prometido (as) afirma:

“No es posible amar la riqueza y amar a Al-lah el Todopoderoso. Solo se puede amar a uno”.

El Mesías Prometido (as) afirma, además:

“Afortunado es el que ama a Dios. Si uno de vosotros ama a Dios y gasta en Su causa, estoy seguro de que su riqueza será bendecida más que la de otros. La razón de esto es que la riqueza no se adquiere por sí misma. Más bien, se adquiere a través de la voluntad de Dios. Por lo tanto, quien deja una parte de su riqueza por amor a Dios, ciertamente le será devuelta. Sin embargo, el que ama la riqueza y no presta su servicio en la causa de Dios como debe hacerlo, ciertamente perderá (y desperdiciará) esa riqueza”.

El Mesías Prometido (as) afirma además:

“No creáis que la riqueza se adquiere a través de vuestros esfuerzos. Por el contrario, viene de Al-lah el Todopoderoso. Y no creáis que se otorga un favor a Al-lah el Todopoderoso y a Su Elegido gastando una parte de vuestra riqueza o prestando otra forma de servicio. Más bien, es un favor de Dios que os llama para este servicio.”

El Mesías Prometido (as) dice:

“Ciertamente, debéis considerar esto como una tarea [que fue decretada] desde el Cielo y vuestro servicio es meramente para vuestro propio beneficio”.(Majmu’a Ishtiharat, Vol. 3, pp. 497-498)

Por la Gracia de Al-lah el Todopoderoso, aquellos que han prometido lealtad al Mesías Prometido (as) han comprendido el espíritu de los sacrificios y los servicios de manera excelente, y prestan gran atención a los sacrificios. Esto no se limita a aquellos que han aceptado el Ahmadíat hace mucho tiempo. Más bien, aquellos que se han unido recientemente también entienden el espíritu y la verdad de estos sacrificios financieros después de prometer la iniciación. También están aquellos que viven en circunstancias extremadamente pobres. Sin embargo, no desean ser abandonados en términos de sus sacrificios financieros. Hacen sacrificios similares a los de los Compañeros del Mesías Prometido (as) en su época. Esos ejemplos se encuentran incluso hoy.

En relación con esos Compañeros, el Mesías Prometido (as) declaró en su momento que:

“Me impresiona el amor y la sinceridad de mi Yama’at, ya que hay personas con muy pocos medios de subsistencia”.

El Mesías Prometido (as) luego continúa dando un ejemplo al afirmar que:

“Como Mian Yamal-ud-Din, Jair-ud-Din y Imam-ud-Din Kashmiri”.

El Mesías Prometido (as) afirma que:

“Viven cerca de mi aldea. Estos tres hermanos quizás ganan solo tres o cuatro ‘anas’ [moneda] al día, y sin embargo, contribuyen con todo su empeño al Chandah [contribución financiera] mensual.”(Zameema az Risala Anjaam-e-Atham, Ruhani Khaza’in, Vol. 11, p. 313, footnote)

Es tal el resultado de los sacrificios que estos ancianos hicieron en ese momento para la propagación de la religión, que hoy en día sus progenies viven en circunstancias cómodas y ricas. Como mencioné, de hecho, hoy vemos también este mismo espíritu en muchos lugares. Lo podemos observar entre las personas pobres que viven en áreas distantes, que nacieron o se convirtieron en áhmadis cien años después de la época del Mesías Prometido (as) y nunca conocieron al Jalifa actual en persona. Sin embargo, su amor por la religión, la obediencia al Jalifato, su juramento de devoción, su promesa de iniciación con el Mesías Prometido (as) y su celo por ofrecer sacrificios por el bien de la religión se encuentran en un nivel tan extraordinariamente alto, que llega a sorprender. Si solo nos fijamos en este aspecto, sirve como evidencia de la veracidad del Mesías Prometido (as). Nadie aparte de Al-lah el Todopoderoso puede lograr esta pasión dentro de los corazones. Presentaré algunos de los incidentes en relación con los sacrificios de algunos individuos y el trato que Al-lah el Todopoderoso les ha dado.

Un miembro áhmadi en Ghana, Rempong Sahib. Dice:

“Hace unos años, tuve que pagar una cuota de cinco mil libras por mis estudios. A pesar de que estaba trabajando en ese momento, mis ingresos no eran suficientes. De hecho, incluso si hubiera cobrado mi salario de doce meses, no habría podido acumular esta cantidad. Sin embargo, recibí un préstamo de tres mil libras del banco y el cuarenta por ciento de mi salario se usó para pagar el préstamo cada mes. A pesar de esto, pagué mi Chandah en función de mi ingreso neto”. A él no le importó que le quitaran el cuarenta por ciento.

Dice: “Un día, fui a la Casa de la Misión en Kumasi (una ciudad en Ghana). Allí, el misionero del circuito me recordó mi promesa para Waqf-e-Yadid. Metí entonces mis manos en el bolsillo y encontré una cantidad suficiente para mi promesa. Sin embargo, pensé que si contribuía con esta cantidad para el Chandah, no tendría suficiente dinero para el transporte a mi trabajo durante los siguientes días”. Dice: “Sin embargo, contribuí inmediatamente con esta cantidad al Chandah. Cuando iba de camino a casa desde la Casa de la Misión, recibí un mensaje en mi teléfono que decía que una cantidad había sido transferida a mi cuenta bancaria, y era cinco veces mayor que la cantidad que había contribuido para el Chandah”.

Así como el Mesías Prometido (as) había declarado que Al-lah el Todopoderoso lo devuelve y lo devuelve múltiples veces. Dice:

“Pensé que esta cantidad había sido transferida erróneamente por el banco y que se retiraría más tarde, puesto que mi salario ya había sido transferido a mi cuenta. Sin embargo, cuando fui a trabajar al día siguiente, descubrí que era una un pago del gobierno y que se me debía de meses anteriores. Sobre esto, expresé mi gratitud hacia Al-lah el Todopoderoso ya que Él me permitió contribuir con la cantidad para el Chandah, a pesar de mis temores. Desde ese día, dedico gran atención a mis promesas y a la contribución al Chandah.”

Este caballero es de África y vive en un país muy lejano.

Un misionero de Bobo Dioulasso en Burkina Faso, que es un país de habla francesa, escribe:

“Zuwdi Sahib, un Jadim [jóven áhmadi] nuevo converso, estaba muy estresado debido a una enfermedad mental y tomaba pastillas para dormir. Estaba deprimido y su condición había empeorado mucho. Un día vino a nuestra Casa de la Misión y preguntó cuánto debía pagar por las donaciones de Waqf-e-Yadid y Tehrik-e-Yadid. Nuestro misionero le informó que se pagaba según lo que cada uno pudiera. Zuwdi Sahib le preguntó: ¿Cuál es un estándar de pago aceptable para este Chandah? El misionero le informó de la cantidad, felizmente hizo el pago y luego se fue. Después de unos días, regresó a la Casa de la Misión y dijo: “Antes no me sentía nada bien, y sin embargo ahora me siento mucho mejor debido a las bendiciones del Chandah. Dejé de tomar las pastillas para dormir y ahora siento satisfacción en mi corazón”.

Así, hizo el Bai’at, se inclinó hacia Al-lah el Todopoderoso, ofreció un sacrificio económico, su atención se dirigió hacia la adoración de Al-lah el Todopoderoso y, a cambio, Dios lo bendijo. Y teniendo en cuenta que su situación anterior era que quería quitarse la vida.

Un miembro de la Yama’at del Reino Unido escribe:

“Hace poco se me recordó por teléfono que pagase el Chandah Tehrik-e-Yadid y se me informó también sobre la cantidad total que había pagado el año anterior. Me comprometí entonces a pagar una cantidad mayor que el año previo. Pero en ese momento no tenía dinero, así que comencé a orar para que el mismo Al-lah el Todopoderoso me proveyera esta cantidad.”

Afirma:

“Al cabo de unas semanas, recibí una carta del Departamento de Impuestos informándome que había pagado en exceso mi impuesto durante el año y me lo devolvían. Yo mismo soy contable y conozco los detalles relacionados con mis impuestos. Sin embargo, Al-lah el Todopoderoso dispuso esta cantidad de una manera milagrosa porque, en mi opinión, había pagado la cantidad correcta de mis impuestos”. Afirma: “Después de unos meses, Sadar Sahib me llamó nuevamente para recordarme sobre el Chandah Waqf-e-Yadid. Me informó de la cantidad total que había pagado el año anterior. Así que prometí una cantidad mayor. Casualmente esta vez tampoco tenía dinero. Recordé cómo Al-lah el Todopoderoso había dispuesto del dinero de mis impuestos, pero sin embargo, eso ya no parecía ser una posibilidad. Entonces comencé a orar. Una semana después, cuando revisaba mis documentos, vi una factura con una oferta adjunta. Llamé a la compañía correspondiente y me enviaron una tarjeta prepago con más dinero del que había prometido para Waqf-e-Yadid. Así es como Al-lah el Todopoderoso organizó mi Chandah Waqf-e-Yadid”.

Dichas anécdotas no solo se pueden presenciar en África, sino que se aprecian en muchos lugares y por todo aquel que desee ofrecer sacrificios financieros con un corazón sincero.

Basharat Ali Sahib, un misionero de Burkina Faso, afirma:

“Se alentó el pasado año a Konay Adam Sahib, un nuevo converso de la región de Boromo, a participar en Waqf-e-Yadid. Y así, comenzó a contribuir a ello con el dinero que originalmente le daría al Maulavi [clérigo musulmán] de la aldea cada año. Era un musulmán [no áhmadi] y le daría esa cantidad a los Maulavis. Sin embargo, después de haber hecho el Bai’at, comenzó a donar esa misma cantidad al Chandah. Su padre se enfadó cuando se enteró de esto, así que le dio una parte de la tierra y cortó todos los lazos con él. Dice que ese año recogió su cosecha y por la Gracia de Al-lah el Todopoderoso la recolección fue excelente. Llovió mucho en algunas zonas y las cosechas se arruinaron. Sin embargo, no se produjo ningún daño en el trozo de tierra que poseía, a pesar de estar anegada de agua, mientras que los terrenos de su padre y otros familiares se echaron a perder. Y no solo ayudó a su padre otra vez a plantar la cosecha, sino que también compartió una parte de la mejor cosecha de su tierra. Su padre comentó esto y dijo: “Ciertamente, Al-lah el Todopoderoso nos ha bendecido debido a tu contribución financiera para la Yama’at.” Su padre se rindió ante esto y también afirmó: “Tu comunidad está en el camino correcto. Siempre debes de ser leal a ella. No puedo dejar a los maulavi debido a propios impedimentos” (algunas personas están restringidas debido a las antiguas costumbres y a la tradición). Además, para este año prometió una cantidad doble a la del año anterior.

Algunos oponentes trataron de alejar del Ahmadíat a varios miembros de la Yama’at en una aldea de Gambia del distrito de Kiang. Proclamaron habían conseguido que todos los miembros de la comunidad rechazaran el Ahmadíat. Yalu Sahib, que es un miembro áhmadi de la comunidad, le dijo al Mu’al-lim Sahib: “Esta oposición fue un fertilizante porque yo no era un áhmadi activo antes de la hostilidad. Sin embargo, no solo estoy ahora ofreciendo mis contribuciones de Waqf-e-Yadid y Tehrik-e-Yadid, sino que también me he inscrito en el bendito esquema de Al-Wasiyyat.”

Los oponentes trataron de eliminar a la Yama’at, y sin embargo, esta oposición hizo que los áhmadis se aferraran más si cabe a su fe.

Hay un país llamado Guinea Conakry. Un miembro de la Yama’at, Akobi Sahib, dice:

“Cuando el misionero encargado presentó el sermón de Hazur-e-Anwar del último año con respecto a Waqf-e-Yadid en donde varias historias de sacrificios financieros fueron presentadas; me impactó profundamente. Al día siguiente me preparaba para emprender un viaje de negocios a Sierra Leona y me di cuenta de que solo tenía trescientos dólares para el viaje y que necesitaba más. A pesar de esto, separé cien dólares de los trescientos y los envolví en un sobre con la intención de donarlo a Waqf-e-Yadid. Poco después, me entretuve con algunos otros asuntos y olvidé enviar el sobre. Apenas habían pasado dos horas cuando un individuo entró en mi oficina y me entregó un sobre diciendo que un amigo mío me lo había enviado. Al abrir el sobre, encontré trescientos dólares con una nota escrita diciendo: “Como vas a viajar, te he enviado esto para tus gastos.” De repente recordé que ni siquiera había enviado el dinero para la donación y, sin embargo, Al-lah el Todopoderoso me recompensaba multiples veces con la cantidad que iba a donar. Dice que su corazón se llenó instantáneamente con la alabanza de Al-lah el Todopoderoso por habernos permitido ser parte de esta amada comunidad del Mesías Prometido (as).

Así es como Al-lah el Todopoderoso continúa aumentando la fe de las personas. Estas personas se dan cuenta de lo que el Mesías Prometido (as) nos ha explicado, es decir, que la riqueza sólo proviene de Al-lah el Todopoderoso.

Un misionero de la región de Boiko de Benin escribe que en esta región, un presidente local de la comunidad de Abume, el Sr. Ahongaan Jeysik Sahib, tenía dificultades para pagar una gran suma de una deuda. Mientras tanto, el Mu’al-lim local vino y le recordó que el año financiero para Waqf-e-Yadid estaba llegando a su fin, y que quien todavía no hubiese cumplido su promesa, debía hacerlo.

El presidente local afirma:

“En ese momento no tenía mucho dinero y ahora la preocupación de pagar el Waqf-e-Yadid comenzaba también a ser una carga mental. Por lo tanto, saqué los quinientos francos que tenía en mi bolsillo, los doné como Chandah y luego me dirigí a casa orando y preguntándome de qué manera pagaría la deuda.”

Dice:

“Al día siguiente recibí un empleo temporal para unos pocos días y el salario total cuya cantidad era un poco más de la cantidad que debía. Acepté el trabajo y lo acabé en varios días. Por lo tanto, saldé toda mi deuda y pude reunir suficiente excedente para los gastos habituales de la casa.”

Dice:” Ahora me he dado cuenta de que todo esto fue únicamente gracias a las bendiciones del Chandah.”

Estas personas no creen que tales incidentes sean simplemente coincidencias aleatorias, sino que es Al-lah el Todopoderoso Quién les ayuda.

Un misionero de la región de Sakaso, en Malí, afirma que un nuevo converso con el nombre de Abu Bakr dice que desde que aceptó el Ahmadíat, ha sentido personalmente las maravillosas bendiciones de pagar el Chandah. Dice:

“Todos los años en la temporada de monzón, uno de mis hijos enfermaba gravemente y gastábamos gran cantidad de dinero tratando de curarle; además, el coste del estrés y la ausencia del trabajo era un problema añadido. Sin embargo, desde que comencé a contribuir en los diversos Chandahs, mi hijo ya no enferma. No hay ni la más mínima duda de que esto es el resultado de las bendiciones de gastar en el camino de Al-lah el Todopoderoso.”

Un misionero de la región de San Pedro en Costa de Marfil escribe que varias personas de la aldea de Kai Lifa fueron bendecidas con la aceptación del Ahmadíat. En noviembre de 2018, hizo un recorrido por el pueblo , durmiendo allí, y realizando una sesión de divulgación que duró hasta la noche, y en la que un buen número de personas no áhmadis también se unieron a la reunión. Después de esto, ofrecieron Fallr en la casa de un miembro áhmadi, y donde muchos de los miembros asistieron y participaron en un Dars [clase] que se dió después de Fallr. Después de esto, dijeron a los miembros que el mes siguiente era el último mes financiero para el programa de Waqf-e-Yadid; y que todos ellos debían esforzarse por participar en este programa. Después de haber escuchado esto, la gente regresó a sus hogares.”

El misionero dice:

“Cuando vi el pueblo donde vívía, me di cuenta de que era pobre, y que esperaba que la región quizás aportaría cinco mil francos CFA, una cantidad amplia teniendo en cuenta sus condiciones”.

Pero, a continuación, dice:

“Mi sorpresa fue enorme cuando volvieron disculpándose humildemente, afirmando que, debido al poco rendimiento del cultivo y las dificultades, solo podían contribuir con diecisiete mil francos CFA. Además, pidieron oraciones para que Al-lah les bendijera en sus negocios y cultivos para que pudieran ser capaces de aportar cantidades mayores en Su camino.”

El secretario de Finanzas de la India, Iqbal Sahib, escribe:

“Animamos a los miembros de la comunidad de Kamoradi a hacer una contribución para el programa de Waqf-e-Yadid, tras lo cual un joven se levantó de inmediato ofreciendo su donación completa para el Chandah. Poco después, ese mismo día, recibió una importante cantidad de dinero que había estado esperando durante casi ocho años; de hecho, casi había perdido la esperanza de percibirlo algún día. Y no solo recibió esta cantidad de dinero, sino que además, le hicieron fijo en su trabajo temporal. Por ello se puso muy contento y dijo que esto era únicamente el resultado de haber gastado en el camino de Al-lah el Todopoderoso. También dijo que, de ahora en adelante, contribuiría con el sueldo de quince días como Chandah del Waqf-e-Yadid

El misionero de Rumania, que está en Europa del este, escribe sobre un áhmadi local allí llamado Fahim Sahib que trabaja en el sector de la confección y contribuye regularmente en los Chandahs con total sinceridad y felicidad. Nunca ha habido la necesidad de recordarle que contribuya a ningún Chandah, ya que siempre lo paga a tiempo. Además, muestra un enorme grado de civismo al presentar la cantidad dentro de un sencillo sobre o un sobre blanco en el que escribe claramente las palabras “sacrificio financiero”.

Me escribió [a mí, dice Hazur] esta carta y el misionero hace referencia a esa misma carta. En ella, había escrito:

“Con la Gracia de Al-lah, pago mis aportaciones financieras. Desde que he empezado a pagar estas contribuciones, he observado que además de hacerlo por el agrado de Al-lah, mis clientes también han aumentado. Hay una bendición especial en mis ingresos. Por un lado, vacío mis bolsillos en el camino de Al-lah, y por el otro, Al-lah el Todopoderoso me devuelve esa misma cantidad, e incluso más, porque aumentan mis clientes.”

Por lo tanto, a pesar de vivir en Occidente y pasar la vida en medio del materialismo, hay gente a la que, después de ser guiados hacia el Ahmadíat, Al-lah el Todopoderoso, con Su Gracia, les otorga firmeza y fuerza.

El secretario de finanzas de India, Salim Sahib escribe:

“Un maestro de un colegio privado de Yaipur, fue alentado a contribuir en el proyecto Waqf-e- Yadid y le dijeron que, debido a sus ingresos, su promesa debía ser de 5,000 rupias. Respondió: ‘solo soy un profesor en una escuela privada, ¿cómo podré contribuir con esa enorme cantidad de dinero?’ Le dijeron que Al-lah el Todopoderoso le ayudaría a hacerlo. Al año siguiente, cuando Salim Sahib fue a visitarle de nuevo, le encontró sentado en la silla del director en la misma escuela. El hombre [que ahora es el director] le explicó que Al-lah le había bendecido tanto por sus aportaciones financieras que había comprado todo el colegio”.

A la luz de esto, le animaron a aumentar su promesa para que Al-lah el Todopoderoso le permitiera comprar aún más colegios. El director desveló que estaban negociando comprar otra escuela, y que el antiguo director le había llamado y le había dicho que se llevara las llaves de esa escuela también”.

El secretario de finanzas continúa escribiendo:

“Ahora el hombre posee cuatro escuelas. Solía vivir en una pequeña casa con un tejado de hojalata que era más un refugio que una casa. Ahora, con la Gracia de Al-lah, posee una casa de tres plantas, una de las cuales ha habilitado para realizar las oraciones del viernes.”

Esta bendición ha sido solamente por haber gastado en el camino de Al-lah el Todopoderoso, y en virtud de ello también ha aumentado su fe.

El Amir de Liberia escribe:

“En diciembre, nuestro equipo de Tabligh llegó a un pueblo llamado Suker, no lejos de la ciudad de Monrovia, totalmente desprovisto de instalaciones modernas, y al que era muy difícil llegar. Para hacerlo, uno tiene que atravesar tres Monkey Bridges (puentes temporales hechos de ramas y cuerdas). Después de las oraciones, comenzamos a predicar. Entregamos el mensaje del Mesías Prometido (as) y les dijimos el propósito y objetivo de la Comunidad Ahmadía. Un hombre mayor de la aldea, Usmaan Kumara, se levantó y relató un sueño que tuvo. Dijo:

 

“Hace unos días ví que los cielos se habían caído y que había caos por todas partes. En medio de toda esta conmoción, un coche con gente blanca dentro paró, la gente de su interior me dijo que me fuera con ellos, por mi propia seguridad, y ahí el sueño terminó. Después de esto, he empezado a reflexionar sobre el sueño y su significado. Con vuestra llegada, he empezado a entender su verdadero significado. He llegado a una edad bastante avanzada, pero esta es la primera vez en mi vida que he visto gente blanca, es decir, no africanos predicando el islam a los africanos”.

Como resultado, todos los presentes decidieron unirse a la Yama´at y haced el Bai´at. Era también el final del año de Waqf-e-Yadid, por lo que también se les alentó a participar. Después de aceptar su Bai´at, al solicitarlo, también pagaron su Waqf-e-Yadid”.

Por todo ello, su fe y sinceridad es cada vez mayor.

La Presidenta Nacional de Lallna Imai’lah de Canadá [Organización auxiliar de mujeres de Canadá] escribe que mientras visitaban una Yama´at, una mujer le dijo que su hija de 12 años, había ganado un premio de $80 en su escuela. Quería comprarse algo con ese dinero, pero alentada por la secretaría de Waqf-e-Yadid, decidió gastar toda esa cantidad en Waqf-e-Yadid. La Presidenta Nacional relata que Al-lah el Todopoderoso también la bendijo a cambio. Al día siguiente la niña quedó primera en la Feria de Ciencia Abdus-Salam, y recibió un premio de $300,00, y así Al-lah Taala reforzó su fe y su creencia.

Hoy en día, los jóvenes juegan habitualmente a un juego llamado Fortnight, donde malgastan el dinero. Los padres y las organizaciones auxiliares como Juddamul Ahmadía en particular, deben impedir que lo hagan, porque un paso lleva a otro en el que finalmente se utilizarán tarjetas bancarias, gastando dinero de ellas. De hecho, hace unos días se publicó un artículo donde se hablaba de una encuesta que mostraba que se habían formado grupos para contactar con los jóvenes e incitarles a utilizar tarjetas bancarias, y a través de ellas accedían a las cuentas bancarias de sus padres. Después de un tiempo, los padres se daban cuenta del dinero de sus cuentas. El resultado es que este juego se está convirtiendo en una adicción parecida a la droga entre los jóvenes, donde no sólo malgastan su tiempo y peligrosos pensamientos invaden en sus mentes, sino que además supone un gran daño para los padres. Por lo tanto, debéis evitar esto y en cambio, inculcar en los niños el hábito de gastar en el camino de Al-lah, tal y como Él dirige nuestra atención, especialmente en proyectos como Waqf-e-Yadid.

 

El secretario de finanzas de la India escribe:

“Asistí a un curso de actualización en la provincia de Karnataka junto con el subsecretario de finanzas y el secretario de Waqf-e-Yadid. Allí el subsecretario de finanzas mencionó en la casa de un Mu’al-lim local que había habido lluvias torrenciales en Kerala causando una destrucción terrible, y que por ese motivo, había sido difícil recibir las donaciones de Waqf-e-Yadid allí. Cuando nos marchamos, el subsecretario de finanzas regaló 100 rupias a los hijos del Mu’al-lim.”

Dice:

“Más tarde regresé a esta Yama´at de gira y los hijos del Mu’al-lim donaron las 100 rupias a la organización de Waqf-e-Yadid, diciendo que debido a la inundación, la situación en Kerala no era muy buena y por tanto, deseaban que aceptaramos esta contribución de su parte. A pesar de su corta edad, habían comprendido el significado de dar Chandah.”

 

Una afiliada de Lallna de la Yama´at del Reino Unido dice:

“Tuve el honor de aceptar el Ahmadíat en el año 2010. Tras aceptar el juramento de lealtad, me expulsaron de casa y llegó un momento en que no tenía donde ir, ni tenía trabajo. Me sentía muy avergonzada cada vez que no podía pagar el Chandah (a pesar de que no es necesario para los conversos la contribución durante el primer año)”.

Dice:

“Estaba muy preocupada sobre esto e hice la promesa de que en el momento que encontrara un trabajo pagaría el Chandah desde el día que había hecho el Bai´at. Unos meses más tarde conseguí un trabajo y comencé a dar Chandah. Con la Gracia de Al-lah el Todopoderoso y por las bendiciones de dar Chandah, recibí en tres ocasiones un aumento de sueldo en mi primer año. También volví a comunicarme con mis padres, que habían dejado de hablarme, e incluso nuestra unión se ha fortalecido. También me casé, con la Gracia de Al-lah el Todopoderoso y tengo todo lo que necesito”.

El Mu’al-lim local de Cape Mount en Liberia dice:

“Hicimos un recordatorio a la Yama’at de Nagbena respecto a la contribución de Waqf-e-Yadid. Unos días después, una mujer áhmadi devota, llamada Moso Kamara Sahiba, me dijo: ‘Cuando nos habló sobre las bendiciones del sacrificio económico, y nos instó a contribuir al Waqf-e-Yadid, otros hicieron sus donaciones; pero yo no tenía nada y, por tanto, no pude aportar nada. Pero anoche tuve un sueño en el que les vi a ustedes acudir de nuevo, y en el que yo le donaba 100 dólares liberianos como Chandah. Me quedé asombrada cuando me levanté por la mañana, ya que no tenía dinero para hacer tal contribución. Pero mediante la Gracia de Al-lah, hace un momento que vino alguien y me dio 500 dólares liberianos de parte de mi hijo (del hijo de la mujer). De esta manera, doné 100 dólares liberianos en cumplimiento del sueño”.

Hay muchos sucesos de este tipo en que las mujeres dan el Chandah. De hecho, a menudo se convierten en un medio de reforma para sus esposos, ya que les llaman la atención para que den el Chandah y, a menudo, comprenden mejor de esta forma su importancia.

Abu Bakr Sahib, de Guinea Conakry, que también es el Sadar de una Yama’at y trabaja en el Departamento de Agricultura, escribe: “Después de aceptar el Ahmadíat, los misioneros y Mu’al-limin llamaron nuestra atención sobre la importancia de dar el Chandah de forma regular. Sin embargo, yo solo solía entregar una pequeña cantidad, mientras que mi esposa era muy estricta en este asunto, y donaba el Chandah con regularidad. Ella siempre me alentaba a que también hiciera contribuciones regulares, pero yo lo postergaba diciendo que solo cuando tuviéramos más dinero empezaría a entregar el Chandah regularmente. Me respondía diciendo que la única forma de que tuviéramos más dinero era que cumpliéramos con los derechos que debíamos a Al-lah el Todopoderoso. De esta manera, mi esposa hizo que comenzara a pagar el Chandah, y cuando comencé a pagarlo conforme a la cantidad prescrita, fui testigo de la lluvia de bendiciones que Al-lah el Todopoderoso hizo caer sobre nosotros. Las cosechas de aquellas personas que tenían una educación superior a la mía, licenciados en agricultura, no dieron los mismos frutos que los que Al-lah el Todopoderoso comenzó a otorgar a esta humilde persona de poco conocimiento. Ahora solo traigo la cosecha a casa después de entregar el Chandah al misionero local, y traer el recibo.”

El misionero regional de Costa de Marfil escribe: “Zablu Sahib, un amigo nuestro, tuvo el honor de aceptar el Ahmadíat a través de sus sueños. Después de prestar el juramento de lealtad, comenzó a escuchar regularmente los sermones de los viernes, y es una persona muy apasionada a la hora de llamar a la gente hacia Dios. Compra los libros de la Yama‘at de su propio bolsillo, y se los entrega a sus conocidos, que no son áhmadis.

Zablu Sahib tenía un excelente puesto de trabajo en un hotel, pero actualmente está sin trabajo, y es su esposa quien le mantiene a él y a la familia. Hace unos días, me llamó por teléfono diciendo que estaba enviando 30,000 francos CFA para el fondo de Waqf-e-Yadid. Respondí preguntándole cómo era esto posible teniendo en cuenta que no se encuentra en la mejor situación. Se lo dije porque sabía que su situación no era buena, y para que contribuyera con una cantidad menor. Le dije que esta cantidad era demasiado para él y que, además, el Yalsa anual también estaba próximo. Respondió diciendo: ‘Le dije a mi esposa que debíamos contribuir al Chandah con 20,000 francos CFA, pero mi esposa insistió en que diéramos 30,000.’ Con la Gracia de Al-lah el Todopoderoso, también pudieron asistir al Yalsa.”

Al igual que ella, hay muchas mujeres en todo el mundo que animan a que sus esposos hagan sacrificios.

El Sadar de una Yama’at de Australia, declara:

“Un amigo devoto ya había realizado su contribución al Waqf-e-Yadid. El 20 de diciembre se les recordó a los miembros de Aamila la necesidad de que pagaran lo que quedaba pendiente [de sus promesas] y fueron contactados para este fin. Al poco, este amigo donó una enorme suma de dinero. La noche siguiente recibí una llamada telefónica suya en la que me dijo, muy emocionado, que Al-lah el Todopoderoso le había devuelto en un solo día el Chandah con el que había contribuido al Waqf-e-Yadid. Dijo que hacía tres años que había abierto una tienda de comida para llevar, pero que hasta ese momento nunca habían acudido tantos clientes como lo hicieron después de que diera el Chandah en esta ocasión”.

De manera similar, hay un relato de Indonesia, (uno se impresiona ante estos relatos en los que las personas muestran tal determinación por la fe).

Hay un converso de Indonesia que juró el Bai’at en 2016. Después de hacerlo, comenzó a sufrir una intensa oposición por parte de su familia y vecinos, hasta el punto de que, un día, los miembros de su familia lo golpearon cruelmente, obligándole a abandonar la Yama’at, y le prohibieron reunirse con el misionero local. A partir de entonces, solo se reunía con el misionero en secreto. El misionero le dijo: “Tendrás que hacer sacrificios después de unirte a la comunidad”. Respondió diciendo: “Seguiré haciendo sacrificios, incluso si la persecución aumenta”. También le explicó la importancia del Chandah y del sacrificio financiero. Pasado un mes tras jurar el Bai’at, esta persona comenzó a entregar el Chandah. Todavía no había conseguido un trabajo, pero apartaba una parte de los pocos ingresos que obtenía de trabajos ocasionales, para pagarlo. Se mantenía oculto de la gente y visitaba en secreto la misión por la noche. Antes de ir a la misión, recorría diferentes aldeas para que nadie pudiera verle ir directamente a la misión. De esta manera, mantenía un contacto regular con la misión y así es como entregaba su Chandah.

Luego hay otro incidente que demuestra cómo Al-lah el Todopoderoso inspira en ocasiones incluso a aquellos que no son áhmadis. Un misionero de la Yama’at de Mali escribe:

“El último sermón de Hazur sobre Waqf-e-Yadid se escuchó en la Radio Ahmadía de Kita. En ese momento, el jefe de una aldea, situada a 45 kilómetros de la ciudad, nos llamó y nos invitó a predicar en su aldea. Cuando fuimos allí a predicar, el Jefe nos dijo en un tono emocionado: ‘Escuchar al Jalifa narrar acontecimientos inspiradores para la fe de todo el mundo, ha supuesto un impacto extraordinario en la gente de nuestra aldea”. Escuchaban emisoras de Radio Ahmadía. “La gente del pueblo lamentaba no poder participar en este plan bendito. Por eso te hemos llamado aquí”. Se celebró un programa de Tabligh y, el mismo día, mediante la Gracia de Al-lah el Todopoderoso, cincuenta personas aceptaron el Ahmadíat. La gente del pueblo contribuyó inmediatamente con un saco de maíz y 1,000 francos al plan bendito de Waqf-e-Yadid.”

Al-lah el Todopoderoso no solo está difundiendo el mensaje del Mesías Prometido (as) por medios extraordinarios, sino que también proporciona los ayudantes [para esta causa].

Un misionero de Benin escribe: “Se alentó a la Yama’at de Lokossa a participar en el plan de Waqf-e-Yadid. Faltaban solo unos días para nuestro Yalsa [convención] regional, por lo que también se les animó a participar en esta reunión. Ghaffar Sahib, que es el Sadar del Yama’at [presidente local], se acercó a mí y me dijo que había reunido algo de dinero para poder participar en el Yalsa. Sin embargo, dado que entregar el Chandah también era importante, me preguntó qué es lo que debía hacer. Le aconsejé que participara en el Yalsa, y que Al-lah el Todopoderoso le otorgaría Su Gracia. También le dije que podría pagar el Chandah en una fecha posterior. Después de unos días, se encontró conmigo durante el Yalsa y me dijo que aceptara su Chandah. Le pedí al secretario de Maal [Secretario de Finanzas] que le diera el recibo correspondiente. A esto, el secretario de finanzas me informó que Ghaffar Sahib le había dado la misma cantidad de Chandah que había ahorrado para asistir al Yalsa. Viajó a pie 15 kilómetros junto con su familia para asistir a dicho Yalsa.”

Estas son las personas que Al-lah el Todopoderoso ha concedido al Mesías Prometido (as). Son los que escuchan las palabras de Al-lah el Todopoderoso, de Su Mensajero (sa) y del Mesías Prometido (as) y, luego, para purificarse a sí mismos están dispuestos a ofrecer cualquier sacrificio. En realidad, estas son las mismas personas que cumplen con las obligaciones de su Bai’at. Si aquellos que carecen de entendimiento y tienen sus ojos vendados reflexionaran sobre la sinceridad y lealtad de estas personas y los sacrificios que ofrecen, ¿no se darían cuenta de que estos son signos evidentes del apoyo de Al-lah el Todopoderoso al Mesías Prometido (as)? Si su juicio no estuviera mermado serían capaces de ver que esta es una prueba más que suficiente de que el Mesías Prometido (as) fue enviado por Al-lah el Todopoderoso.

El Mesías Prometido (as) fue enviado a este mundo para hacer progresar las enseñanzas del Santo Profeta (sa), y si los musulmanes entendieran y comprendieran esta verdad, entonces, a través de la Gracia de Al-lah el Todopoderoso, el islam progresaría rápidamente por el mundo, si Dios quiere. Entonces, si Dios quiere, seríamos testigos de lo contrario de lo que vemos actualmente, es decir, la ridiculización del islam por parte de los musulmanes. Sin embargo, nuestra responsabilidad es reformarnos a nosotros mismos y postrarnos ante Al-lah el Todopoderoso, centrar nuestra atención en la propagación del mensaje del islam, ofrecer sacrificios y dar a conocer la verdad del islam en el mundo.

A continuación, voy a presentar algunos datos y cifras [de Waqf-e-Yadid]. Por la Gracia de Al-lah el Todopoderoso, el año 61 de Waqf-e-Yadid ha finalizado el 31 de diciembre de 2018. Los miembros de la Yama’at han tenido la oportunidad de hacer un sacrificio total de 9,134 millones de libras. Esto supone un incremento de 271.000 libras con respecto a la recolección del año pasado. Pakistán continúa manteniendo la primera posición, y las primeras diez posiciones por país son las siguientes:

  1. Reino Unido

Alemania consiguió la primera posición de Tehrik-e-Yadid y el Amir Sahib [de Reino Unido] dijo que insha-al-lah conseguirían la primera posición en Waqf-e-Yadid y, por la Gracia de Al-lah el Todopoderoso, han logrado la primera posición con un amplio margen. ¡Que Al-lah el Todopoderoso bendiga a los miembros de la Yama’at y su riqueza, y les permita sobresalir en el futuro también!

  1. Alemania
  2. EEUU
  3. Canadá

Me gustaría mencionar sobre EEUU que hay una diferencia muy pequeña entre ellos y Canadá. Debido a la falta de esfuerzo ha pasado de ser los primeros en una ocasión a ser terceros y, en el futuro, podrían quizás caer más posiciones.

  1. India
  2. Australia
  3. Indonesia
  4. Un país de oriente medio
  5. Ghana
  6. Un país de oriente medio

En términos de contribución por persona, las posiciones son las siguientes:

  1. EEUU
  2. Suiza
  3. Australia

En términos de contribución total en los países de África, las posiciones son las siguientes:

  1. Ghana
  2. Mauricio
  3. Nigeria
  4. Tanzania
  5. Burkina Faso
  6. Benin

Por la Gracia de Al-lah, 1,732.000 personas participaron en el programa de Waqf-e-Yadid este año. Esto supone un incremento de 123.000 personas. Los países que han realizado un esfuerzo notable en incrementar el número de participantes son: Niger, Sierra Leona, Nigeria, Camerún, Benin, Gambia, Congo Kinshasa, Tanzania, Liberia y Senegal.

La recaudación de Chandah para adultos y niños se registra por separado, particularmente en Pakistán y ahora también en Canadá. En términos de recaudación de los adultos, las primeras tres posiciones de las Yama’ats en Pakistán son:

  1. Lahore
  2. Rabwah
  3. Karachi

Las posiciones por orden de las provincias en Pakistán son:

  1. Sialkot
  2. Islamabad
  3. Faisalabad
  4. Rawalpindi
  5. Sargodha
  6. Gujranwala
  7. Multan
  8. Hyderabad
  9. Mirpur Khaz
  10. Dera Ghazi Khan

Las posiciones de las Yama’ats más grandes para la recaudación por parte de los Atfal son:

  1. Lahore
  2. Karachi
  3. Rabwah

Las posiciones por orden de las provincias son:

  1. Islamabad
  2. Sialkot
  3. Rawalpindi
  4. Sargodha
  5. Gujranwala
  6. Hyderabad
  7. Dera Ghazi Khan
  8. Sheikhpura
  9. UmerKot
  10. Nankana Sahib

Las primeras diez posiciones para las Yama’ats más grandes en Reino Unido son:

  1. Worcester Park
  2. Masjid Fazl
  3. Birmingham South
  4. Gillingham
  5. Birmingham West
  6. Islamabad
  7. Hayes
  8. Bradford North
  9. New Malden
  10. Glasgow

Las posiciones de las regiones son las siguientes:

  1. London B
  2. London A
  3. Midlands
  4. North East
  5. Middlesex

El Reino Unido también ha enviado un informe de la recaudación de los Atfal y las posiciones son las siguientes:

  1. Bradford South
  2. Surbiton
  3. Glasgow
  4. Roehampton
  5. Islamabad
  6. Roehampton Vale
  7. Mitcham Park
  8. Battersea
  9. Malden Manor
  10. Mosque West

Las primeras cinco regiones en Alemania son:

  1. Hamburg
  2. Frankfurt
  3. Wiesbaden
  4. Moerfelden
  5. Walldorf
  6. Dietzenbach

Las posiciones de las diez primeras Yama’ats en EEUU por orden del total contribuido es:

  1. Silicon Valley
  2. Seattle
  3. Detroit
  4. Silver Spring
  5. Central Virginia
  6. Boston
  7. Dallas
  8. Laurel
  9. Georgia
  10. Carolina
  11. York

Las posiciones de las regiones de Canadá según el total contribuido son:

  1. Vaughn
  2. Calgary
  3. Peace Village
  4. Brampton
  5. Vancouver

Las posiciones de las Yama’ats más grandes de Canadá son:

  1. Durham
  2. Windsor
  3. Bradford
  4. Edmonton West
  5. Saskatoon North
  6. Saskatoon South
  7. Montreal West
  8. Milton West
  9. Hamilton West
  10. Abbotsford

Las cinco primeras posiciones según la recaudación de los Atfal son:

  1. Durham
  2. Milton West
  3. Bradford
  4. Hamilton South
  5. Saskatoon

Las posiciones según la recaudación de la India por regiones:

  1. Kerala
  2. Yammu y Kashmir
  3. Karnatka
  4. Telengana
  5. Tawalnado.
  6. Urissa.
  7. West Bengal.
  8. Punjab
  9. Delhi
  10. Pardesh

Las posiciones de los distritos en India son:

  1. Hyderabad
  2. Qadian
  3. Pathapiriyam
  4. Calicut
  5. Kolkata
  6. Bangalore
  7. Chennai
  8. Karoli
  9. Rashi nagar
  10. Delhi

Las posiciones de las diez primeras Yama’ats en Australia son:

  1. Castle Hill
  2. Melbourne Long Warren
  3. Penrith
  4. Melbourne, Berwick
  5. Marsden Park
  6. Brisbane
  7. Adelaide South
  8. Brisbane Logan
  9. Canberra
  10. Plumpton

Las posiciones según la recaudación de los Atfal son:

  1. Adelaide South
  2. Brisbane Logan
  3. Melbourne Long Warren
  4. Melbourne, Berwick
  5. Brisbane South
  6. Marsden Park
  7. Mount Druitt
  8. Castle Hill
  9. Melbourne East

Debido a que estos nombres se han escrito en urdu, es posible que algunos de ellos no se hayan pronunciado correctamente pero, en cualquier caso, dichas Yama’ats han sido informadas debidamente. ¡Que Al-lah el Todopoderoso bendiga a aquellos que han formado parte de este programa y a su riqueza, y que les permita ofrecer sacrificios ejemplares en el futuro también!