Sacrificio financiero: Nuevo año de Tehrik Yadid 2020
En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
No hay digno de ser adorado excepto Al'lah, Muhammad es el Mensajero de Al'lah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)

Sacrificio financiero: Nuevo año de Tehrik Yadid 2020

Califa de la Comunidad Musulmana Ahmadía

Después de recitar el Tashahhud, elTa’awwuz y elSurah al-Fatihah, Hazrat Jalifatul Masih V (aba) recitó el versículo 275 del capítulo 2 del Sagrado Corán.

[ÁRABE]

Los que emplean caritativamente sus bienes de noche y de día, tanto secreta como abiertamente, tienen su recompensa junto a Su Señor; y sobre ellos no caerá el temor ni se sentirán afligidos”, (2:275).

Hay muchos casos en el Santo Corán en los que Dios Altísimo llama la atención de los creyentes para que ofrezcan sacrificios económicos. En este versículo, también se menciona uno de los rasgos clave de los creyentes: a saber, que los creyentes gastan en el camino de Dios Altísimo de noche y de día, tanto secreta como abiertamente.  Ambas formas de gastar en el camino de Al’lah, secreta y abiertamente, son aceptadas por Dios Altísimo, como se menciona en otras partes del Noble Corán; y cuando los creyentes gastan en el camino de Al’lah, su única intención es alcanzar el placer de Dios Altísimo. Al’lah dice:

[ÁRABE]

“…Solo gastáis para buscar el favor de Al’lah”, (2:273).

Lo que significa que su único propósito es buscar el contento de Dios Altísimo. Por lo tanto, las señales de un verdadero creyente son que hacen buenas obras, gastan en el camino de Al’lah de su riqueza pura y se preocupan continuamente por hacer obras virtuosas, tanto de día como de noche. A veces hacen buenas obras abiertamente y otras veces las hacen en secreto; a veces sacrifican su riqueza abiertamente y otras veces lo hacen en secreto. Dios Altísimo acepta tales sacrificios, con la condición de que la única intención de estos sea obtener el placer de Al’lah. Si estos sacrificios son meramente para hacerse notar, entonces Dios Altísimo no los acepta. Los sacrificios de quienes lo hacen meramente para presumir son rechazados y arrojados de vuelta a sus caras. Por tanto, este es el espíritu con el que un creyente debe ofrecer sacrificios y este es el espíritu con el que los miembros de la Comunidad ofrecen sacrificios económicos por la gracia de Dios Altísimo. Si este espíritu no está presente, nuestros sacrificios no sirven para nada y se hacen en vano. Si se hacen sacrificios pensando en ofrecer más que tal o cual persona, o si se  está más preocupado de que otra parte de la Comunidad pueda dar más en este sentido, o del qué dirán, entonces tales sacrificios son inútiles. Por supuesto, el espíritu de competir entre sí es bueno, pero, sin embargo, no debería deberse al miedo a lo que otras personas dirán. En cambio, deberíamos preocuparnos de si nuestros sacrificios tienen más consideración que otros a los ojos de Dios Altísimo; este debe ser el verdadero espíritu de rivalidad entre nosotros. Si las personas ofrecen contribuciones económicas para que puedan decir con orgullo a otros la cantidad que han dado, o para que, en caso de disputa, comuniquen a los administradores la cantidad que han aportado y así se sientan con derecho a que se tome una decisión a su favor concediéndoles indulgencias; o si uno piensa que sacrificando una cierta cantidad de riqueza será reconocido y apreciado por el Jalifa de la época o por los funcionarios, entonces todos estos pensamientos son erróneos, inútiles y vanos; y contradicen completamente el verdadero espíritu de sacrificio. De hecho, estos pensamientos se convierten en un medio para causar daño.

Dios Altísimo afirma que todas estas son malas intenciones, pues dice que si realmente se desea gastar en Su camino, que sea con el solo propósito de lograr Su placer. Por supuesto, los que alcanzan el placer de Dios Altísimo también reciben honor por parte de Él, pero este honor debería servir para aumentar su humildad y mansedumbre. De hecho, esas personas sienten vergüenza al ser felicitados por otros  y si desean ser reconocidos por el Jalifa de la época, lo es sólo para obtener sus oraciones y establecer una conexión firme con él. Es natural que uno busque las oraciones de una persona a quien le ha jurado lealtad. Si uno cree firmemente en el verdadero Jalifato, entonces no hay nada de malo en tener este deseo. Sin embargo, la intención no debe ser la ostentación, sino más bien obtener el placer de Dios Altísimo y que el Jalifa ore porque tenga una mayor cercanía a Dios y Su complacencia a causa del sacrificio que  he realizado. De hecho, las oraciones de los creyentes entre sí se convierten en el medio del progreso espiritual. Por consiguiente, esta forma de pensar está en consonancia con las enseñanzas de Dios Altísimo. Al’lah promete que si uno es sincero en su deseo de recibir Su atención y Su placer, y gasta su riqueza solo para lograr Su agrado, Él eliminará sus temores y tristezas; y además establecerá medios para tranquilizar su corazón, lo consolará y lo acogerá en su regazo. Por la gracia de Dios Altísimo, esa es la mentalidad de aquellos que han aceptado al Imam de la época, el Mesías Prometido y Mahdi (as), quien es el verdadero siervo del Santo Profeta (sa),  ya que presentan sacrificios por el bien de la religión de Dios Altísimo, y al mismo tiempo, Dios Altísimo no deja ese sacrificio sin recompensa. Gastan en el camino de Dios Altísimo solo para obtener Su complacencia y algunas veces Dios Altísimo los recompensa de inmediato, ya sea en forma de riqueza u otro tipo beneficiencia. Hoy día encontramos ejemplos de ello en nuestra Comunidad; y no hay diez, veinte o cientos de ejemplos, sino miles. De hecho, incluso diría que estos ejemplos se dan en cientos de miles de personas que han alcanzado el placer de Dios y experimentan tales cosas, como resultado de lo cual su fe se fortalece y aumenta. Aquellos que ofrecen sacrificios económicos también deben recordar que también tienen responsabilidades con sus familias y es obligatorio que los creyentes cumplan con esas responsabilidades, ya que es un pecado descuidar los derechos y las necesidades de la propia familia. Debe tenerse en cuenta que, al mismo tiempo que se adopta la sencillez y se da importancia a la simplicidad para la propia familia, se debe prestar la debida atención a la realización de sacrificios económicos. Es por la gracia de Dios que los descendientes de estas personas cosechan tal cantidad de recompensas de Dios Altísimo que uno queda  asombrado. Ahora presentaré algunos relatos de personas que han ofrecido sacrificios económicos y las recompensas que han recibido como resultado; y también sobre quienes fueron inspirados por Dios Altísimo para gastar en Su camino y luego la manera en que Dios Altísimo los recompensó. Es algo beneficioso presentar estos relatos de vez en cuando, porque sirven de inspiración para otros. Algunas personas me escriben que estos incidentes les impactaron y les inspiraron a ofrecer sacrificios económicos, como resultado de lo cual también fueron testigos de las bondades de Al’lah. El Mesías Prometido (as) declara sobre ello:

“El Sagrado Corán indica que no debéis ocultar todas vuestras acciones [virtuosas] de los demás. De hecho, según lo estiméis oportuno, debéis mantener ocultas algunas buenas acciones cuando sintáis que es mejor para vosotros mantenerlas ocultas; y ciertas acciones virtuosas pueden realizarse abiertamente, cuando se vea que hacerlas abiertamente beneficiará a otros. De esta forma, recibiréis el doble de recompensa y los débiles podrán seguir vuestro ejemplo y hacer buenas obras”. El Mesías Prometido (as) dice además: “No solo debéis enseñar a otros con vuestras palabras, sino que tenéis que inspirarlos con vuestras acciones. Las palabras no siempre son tan influyentes, mientras que en la mayoría de los casos, son los ejemplos prácticos los que dejan un mayor impacto”.

En cuanto a los relatos que presentaré hoy, la gente no me escribe pidiéndome que los presente, sino que yo mismo los elijo, de tal manera que estos ejemplos tengan un impacto positivo en los demás. De hecho, algunas personas me escriben diciéndome que si voy a presentar su ejemplo, que sus nombres no sean mencionados. Ahora, presentaré algunos ejemplos y que Dios Altísimo haga de estos relatos una fuente de recompensa doble para quienes los experimentaron; ya que una fuente de recompensa es que hicieron sacrificios en el camino de Dios Altísimo y la otra es que sus ejemplos y relatos son, o pueden convertirse en, una inspiración para que otros también ofrezcan sacrificios financieros y además entiendan la importancia de dichos sacrificios.

Con respecto al celo de un nuevo converso por gastar dinero con el fin de lograr el placer de Al’lah, un misionero de Albania, Samad Sahib, escribe que un albanés, llamado Yafar Kuchi Sahib, escuchaba el discurso final que pronuncié en la Convención Anual de 2020 sobre las bendiciones de Dios Altísimo. En ese discurso relaté la historia de su aceptación del Ahmadiat. Pues bien, este misionero escribe que hasta agosto Yafar Kuchi no tenía ningún medio de ingresos. Un día, después de la oración del viernes, pidió saber más sobre las contribuciones financieras que vio que otros jóvenes hacían.  Así, se le reintrodujo en el sistema de contribuciones financieras, como también se le había explicado anteriormente. Luego, dijo que ese mismo mes, su piso fue alquilado y comenzó a recibir pagos por el alquiler. Sacó una parte del primer pago que recibió, que estaba muy por encima de la tasa prescrita para las contribuciones financieras, y dijo que una vez que se hubiera pagado la tasa prescrita por el Mesías Prometido (as), la cantidad restante la asignaría para Tehrik-e-Yadid y Waqf-e-Yadid. El misionero dice que le informó sobre la promesa de Dios Altísimo en el Sagrado Corán en relación a que Al’lah aumenta la riqueza de aquellos que ofrecen sacrificios económicos. Él respondió diciendo que no había ofrecido contribuciones financieras con esta idea en mente, sino que lo había hecho con la intención de obtener el placer de Dios Altísimo. Además, lo hizo con la intención de cumplir las instrucciones del Mesías Prometido (as) de hacer sacrificios financieros por el bien de la fe y porque hacerlo es un mandamiento del Islam.  Ahora ofrece regularmente contribuciones financieras cada mes. Así es como surge repentinamente una revolución en la mentalidad de quienes alguna vez fueron gente mundana.

Sarwar Sahib, misionero de Argentina, escribe que debido al coronavirus y la inflación general en Argentina, las personas se enfrentan a dificultades económicas extremas. A pesar de esto, sin embargo, algunos nuevos conversos fueron informados de que uno de los pilares del Islam es gastar en el camino de Al’lah y que  para cumplir con este mandamiento Divino, existe un proyecto en la Comunidad Musulmana Ahmadía conocido como Tehrik-e-Yadid. Los nuevos conversos han participado con gran entusiasmo y han ofrecido sacrificios de acuerdo con sus medios. Entre ellos esta Fátima Verónica Sahiba, quien ha hecho extraordinarios sacrificios, pues  es una viuda con escasos recursos. Cuando a todos los nuevos conversos se les informó que solo quedaban unos pocos días antes del final del año de Tehrik-e-Yadid], ella envió un mensaje al misionero diciéndole que en ese momento no tenía los medios para contribuir, pero que intentaría aportar alguna cantidad en los próximos días.

Así que, pocos días después, hizo un aporte de cinco mil pesos argentinos. El misionero escribe que, de acuerdo a sus circunstancias y considerando el estado económico general de Argentina, esta fue una cantidad extraordinaria. El misionero dice que al ver su entusiasmo, le dijo que estaba extremadamente agradecido con ella. Ante esto, ella respondió: “No hay necesidad de expresar gratitud. He aceptado el Islam de corazón y lo he hecho después de haberlo entendido. Uno de sus mandamientos es hacer sacrificios por la religión. De hecho, me avergüenza que debido al compromiso con mi trabajo, no pueda sacrificar mi tiempo por la religión, como debería hacerlo un musulmán áhmadi. Esta es la transformación creada por Dios Altísimo dentro de aquellos que se unen a la Comunidad del Mesías Prometido (as) con la máxima devoción, en lo que respecta a cómo obtener el agrado de Dios Altísimo, los esfuerzos que deben hacer para esto y cómo avanzar en la misión del Mesías Prometido (as).

Respecto a Indonesia, que está en otra parte del mundo en forma de islas,  el Sr Amir escribe que una señora de nombre Marceila, que vive en la ciudad de Tangerang, dijo que su esposo perdió su trabajo debido al coronavirus, pero que comenzó un nuevo negocio, aunque no fue rentable. Después de esto, comenzó a trabajar para una compañía de moto-taxi online. Allí también se enfrentaron a las mismas dificultades, tanto que empezaron a preguntarse si tendrían o no algo para comer al día siguiente. Ella dice que querían cumplir su promesa para Tehrik-e-Yadid durante el mes de Ramadán y que su esposo solo le dijo que orase para que pudieran cumplir su promesa. Dice que durante el mes de Ramadán, vio en un sueño que una persona le preguntaba si había hecho alguna promesa. Ella dice que respondió afirmativamente. Ante esto, la persona le dijo que cumpliera esa promesa. Cuando se despertó, llegó el momento de la oración de tahayyud [oración voluntaria antes del amanecer] y después de la oración de tahayyud, le mencionó este sueño a su esposo durante sehri [comida antes del amanecer y después de la cual comienza el ayuno]. Solo unos días después, su esposo regresó a casa y con alegría le dio una gran cantidad de dinero, y le dijo que cumpliera la promesa de Tehrik-e-Yadid lo antes posible. Ella dice que cuando su esposo fue al banco para cobrar las ganancias del negocio de moto-taxis online, que eran cincuenta mil rupias indonesias, vio que en su cuenta había una cantidad veinte veces mayor. Ella asegura que no saben de dónde salió este dinero. Sin embargo, afirma que su marido estaba seguro de que esto no era más que la ayuda de Dios Altísimo, con la que los bendijo, habiendo visto sus intenciones. Esta es la manera en que Dios Altísimo aleja a las personas de sus preocupaciones y problemas.

El Sr Amir de Indonesia dice además que hay una mujer áhmadi, Nur Sahiba, que vive en un pueblo de Lampung. Todos los días ella y su esposo van a una tienda en una escuela primaria y venden artículos. Ella dice que aunque esto no es extremadamente rentable, es suficiente para las necesidades diarias y para pagar sus contribuciones económicas [chanda]. No obstante, ella entrega apasionadamente chanda todos los meses. Dijo que debido al coronavirus, las escuelas habían estado cerradas durante dos meses y no habían tenido ingresos. Por eso se preocupó mucho de cómo pagarían su chanda. Entonces le vino a la mente la idea de que ella y su hijo tenían una hucha y habían empezado a guardar dinero en ella, por lo que pensó en romperla y contribuir con el dinero que contenía para Tehrik-e-Yadid y Waqf-e-Yadid, ya que habían estado recolectando y ahorrando dinero en ella. A continuación, explicaron a sus hijos la importancia de hacer sacrificios económicos y contribuyeron con esta cantidad de sus hijos hacia el chanda. Ella relata que antes de que comenzara el Ramadán, solo les quedaba una taza de arroz, que no era suficiente ni siquiera para dos niños. Un día preparó el desayuno para los niños y desayunaron arroz y agua. Los niños preguntaron por qué no comían arroz con ellos; pero lo cierto es que el arroz era insuficiente y los padres hicieron un sacrificio. Por lo que no tuvieron respuesta alguna y simplemente sonrieron. Por la tarde, los hijos tenían hambre de nuevo y había quedado un poco de arroz, suficiente para un solo niño que se lo comió y el otro niño todavía tenía hambre, y empezó a llorar. Ella dice que en ese momento, no podían hacer nada más que rezar. Ofrecieron sus oraciones y suplicaron profusamente. Poco tiempo después, llegó la ayuda de Dios Altísimo,  pues vino una persona que necesitaba un trabajador en su campo de maíz. Por lo tanto, a su esposo se le dio el trabajo y sus necesidades fueron satisfechas.

Hafiz ‘Ata-ul-Halim Sahib es un misionero en Mali y escribe que un áhmadi de setenta años, Yatara Targore Sahib, paga regularmente el chanda todos los meses y también es parte de Nizam-e-Wasiyyat. Normalmente viaja siete kilómetros en bicicleta, por un camino sin asfaltar, para pagar su chanda. Hace poco, el jefe de la aldea vecina, se apoderó de sus tierras, por lo que quedó muy afligido. Además me escribió solicitándome oraciones y comenzó a hacer contribuciones adicionales para el chanda. Dios Altísimo lo bendijo y el mismo juez, que con anterioridad había emitido un veredicto en su contra, ahora emitió un veredicto a su favor y el terreno le fue devuelto, lo cual fue algo completamente inesperado. La razón de esto es que el jefe de la aldea era un hombre poderoso y tenía mucha influencia, y nadie podía siquiera imaginar que el juez emitiría un veredicto contra el jefe. Esta persona no solo contó este relato de la ayuda de Dios a la gente de su propia aldea, sino que el viernes siguiente fue a la mezquita regional y lo narró ante toda la gente, como resultado de lo cual otras personas también se sintieron extremadamente inspiradas. A través de este incidente, vemos cómo Al’lah transforma un estado de miedo en paz.

El Sr Amir de Francia escribe que uno de los miembros de su yama’at le dijo que, en comparación con el año pasado, había duplicado su promesa de este año para Tehrik-e-Yadid hasta los mil euros. No obstante, sucedió que debido al confinamiento, sus ingresos disminuyeron sustancialmente y sintió que no podría cumplir su promesa. Además, había tomado un préstamo que también necesitaba ser saldado y también necesitaba cumplir la promesa de mil euros, y todo esto parecía muy difícil. Así pues, la plegaria era la única opción que tenía, por lo que en su corazón tomó la determinación de que, independientemente de cuánto fueran sus ingresos y si tenía o no algo para comer, sin importar lo que sucediera, iba a cumplir su promesa bajo cualquier circunstancia. Dice que, por la pura gracia y el favor de Dios Altísimo, esa misma semana, recibió una bonificación de mil euros de su empresa, por trabajar durante el confinamiento debido al virus, que era la cantidad exacta que había prometido. Dice que esto le fue dado por Dios Altísimo debido a la promesa que le había hecho, de lo contrario, ni siquiera tenía la más mínima esperanza de que su patrón le diera una bonificación tan grande en tiempos tan difíciles.

El confinamiento se mencionó en sermones anteriores y me gustaría agregar que, a partir de hoy, un nuevo confinamiento ha comenzado aquí en el Reino Unido, por un período de cuatro semanas. Como tal, de momento, no hay adoradores sentados frente a mí en la mezquita durante el sermón. Esto se debe a que se me permite pronunciar el sermón, pero nadie más debe estar presente excepto el muazzin [el que llama al azán].

Un áhmadi sirio de Canadá me escribió y me dijo que si su relato era  mencionado, entonces no dijera su nombre. Dice: “Tras el establecimiento de la nueva sede en Islamabad, hice la promesa de contribuir con cinco mil dólares canadienses para Tehrik-e-Yadid, como una forma de expresar mi enhorabuena y felicidad”.

Y sigue escribiendo: “Hice la promesa el año anterior. En esa época, mi salario era de 4.000 dólares canadienses al mes y estaba pasando por un período de prosperidad. Compré un auto nuevo en unos meses y cambié de trabajo, lo que resultó en un aumento de mis ingresos. Sin embargo, a pesar de las buenas circunstancias, seguía teniendo dificultades para juntar los 5.000 dólares, porque estaba enviando una parte de mis ingresos a mi familia en Siria y rezaba a diario a Dios Altísimo para que me concediera los medios para pagar mi chanda. Luego, en enero de 2020, tuve un accidente y no pude trabajar durante un mes. En consecuencia, tuve que pedir préstamos para cubrir los gastos mensuales”. Dice que su situación financiera se volvió aún más difícil debido al coronavirus, hasta el punto de que en febrero/marzo, él y su esposa no tuvieron más remedio que contentarse con comida barata. Habría sido necesario un esfuerzo inmenso para cumplir la promesa antes de fin de año y estaba rezando para poder cumplirla al menos en Ramadán, y no al final del año,  pero esto parecía no ser más que un sueño”. Él sigue diciendo: “Luego dejé el negocio de los taxis y comencé a trabajar en el transporte de alimentos. Por la gracia de Dios, mi situación comenzó a mejorar, por lo que nos comprometimos una vez más a cumplir la promesa antes de que finalizara el mes de Ramadán, para que también pudiéramos convertirnos en los destinatarios de las oraciones del Jalifa. Luego aumenté mis horas de trabajo a 11 ó 12 horas. A partir de entonces, comenzamos a recibir ingresos de forma que ni nos lo podíamos imaginar y mis ingresos aumentaron a casi 9.000 dólares al mes; y de esta manera, por la gracia de Dios, pudimos cumplir la promesa diez días antes del Ramadán”. Además, escribe que si la promesa hubiera sido el triple de la cantidad, tenía la firme creencia de que seguramente la habrían cumplido antes de fin de año y seguirían ayudando a su familia pobre en Siria.

El Sr Amir de Sierra Leona escribe que Usman Sahib, el imam de una comunidad de Freetown, afirma: “Normalmente participamos en Tehrik-e-Yadid todos los años, pero este pensé que la cantidad que normalmente donamos es inadecuada porque no tengo trabajo. Todo lo que tengo es una pequeña tienda que administramos mi esposa y yo, que no genera muchos ingresos, solo lo suficiente para cubrir los gastos de la casa. Escuchábamos anuncios de forma frecuente sobre donaciones para Tehrik-e-Yadid, por lo que mi esposa dijo que tomásemos una hucha en la que colocaríamos algo de dinero todos los días. Entonces, en octubre, donaremos a Tehrik-e-Yadid lo que hayamos ahorrado. Nunca habíamos donado más de 20.000 leones en años anteriores, pero por la gracia de Al’lah, este año, de esta manera pudimos donar más de 200.000 leones. Mis hermanos también comenzaron a adoptar este método y pudieron donar 130.000 leones. Mi esposa, en particular, estaba muy contenta que hicimos esto, por lo que Dios Altísimo nos permitió este año hacer un buen sacrificio financiero y que nuestro nivel de sacrificio aumentara al hacerlo de esta manera. Además, por la gracia de Dios, nuestros ingresos también aumentaron y seguiremos usando este método que Dios Altísimo nos ha enseñado”.

Las Islas Marshall son un lugar lejano, incluso a cierta distancia de los EE.UU. Sayid Iqbal Sahib, el misionero de allí escribe: “En las Islas Marshall hay un nasir llamado Ciushi Rakin Sahib. Cuando a lo largo del año se alentaba a la Yama’at a participar en Tehrik-e-Yadid, Ciushi Sahib dijo que no tenía trabajo ni un lugar donde quedarse. También dependía del langar (cocina) de la Yama’at para la comida y la bebida. Después, le permitimos quedarse un tiempo en la mezquita y le dijimos que debía hacer una promesa, aunque fuera por una pequeña cantidad, y que debía rezar para que Dios Altísimo le ayudara. Al escuchar esto hizo una promesa de 2 dólares americanos. Unos meses después vino a la casa de la misión y dio 50 dólares para Tehrik-e-Yadid, y dijo que Dios Altísimo había respondido a sus plegarias, por lo que encontró un trabajo y un apartamento para vivir. Ahora es capaz de proveerse de comida y bebida por sí mismo”. Para fortalecer la fe, sólo hay que observar cómo Dios Altísimo concede su apoyo, de una manera que a veces incluso deja a nuestros misioneros sin palabras.

El Amir de Gambia escribe que se organizó un programa sobre Tehrik-e-Yadid en Basse, donde animamos a los miembros a cumplir sus promesas. Musa Sahib fue uno de los participantes en este programa, pero  no tenía nada que dar en chanda. Se volvió inquieto, así que se despertaba para las oraciones del tahayyud [antes del amanecer] y se postraba ante Dios, buscando Su gracia, para poder estar entre los que gastan en el camino de Al’lah. Dios Altísimo aceptó entonces su deseo de corazón,  ya que después de unos días, la empresa para la que trabajaba por contrato le dijo que iban a tener un programa de 2 días en Basse, en el que querían que participara y que  a cambio le darían 4.000 dalasis. Se volvió tan feliz que, después de asistir al evento de 2 días, aumentó su promesa y donó 2.000 dalasis. Dios Altísimo le concedió más medios en sus ingresos para que pudiera dar chanda [donativos]; y ahora también anima a otros hermanos con respecto a la importancia de Tehrik-e-Yadid y el sacrificio financiero.

Talha Ali Sahib, el presidente local y misionero de la Yama’at de Filipinas, dice que uno de las primeras Yama’ats de ese país es la Yama’at de Simunil, en la que la mayoría de las personas trabajan en el ámbito de la docencia. Tras recibir más que el objetivo fijado, el presidente de la Yama’at me envió un mensaje para que rezara especialmente por tres maestros, ya que no habían recibido ningún ingreso desde marzo, porque a pesar de ello los tres participaron plenamente en la donación para Tehrik-e-Yadid. Observen cómo la gente de lugares lejanos hace sacrificios para alcanzar el agrado de Dios Altísimo y la manera en que lo hacen.

Shams-ud-Din Sahib, misionero de Kababir, escribe que Al-Jalil es una nueva Yama’at en Palestina, donde la mayoría de sus miembros se enfrentan a muchas dificultades financieras. Sin embargo, por la gracia de Dios, todos y cada uno de ellos participaron en Tehrik-e-Yadid. Ibrahim Sahib es un nuevo áhmadi en Al-Jalil y, después de hacer el juramento de lealtad, ha estado haciendo grandes sacrificios financieros. En esta ocasión donó una gran cantidad para Tehrik-e-Yadid y dice: “Un amigo mío estaba en deuda conmigo, pero no pudo pagarla a su debido momento por ciertas razones. Esperé mucho tiempo, aunque como ahora tenía que donar para Tehrik-e-Yadid y debido a las tensiones financieras, tenía pocas esperanzas de recibir la cantidad. Cuando me encontré al Amir Sahib, hice algunos arreglos y doné para Tehrik-e-Yadid. Tras conocer mi situación, el Amir Sahib dijo que ahora que había participado en Tehrik-e-Yadid y hecho sacrificios en el camino de Al’lah, Dios Altísimo ciertamente derramaría Sus bendiciones. Así, sólo unas horas después de marcharse el Amir Sahib, aquella persona me devolvió mi dinero y mis preocupaciones financieras fueron eliminadas”.

Un miembro de Wiesbaden, Alemania, fue a la oficina de Tehrik-e-Yadid y les dijo que su caso de asilo estaba con un juez que seguro no iba a aprobarlo, pero que él había escuchado algunos incidentes inspirados en la fe con respecto a Tehrik-e-Yadid. Y dice: “Habiendo escuchado esto, decidí donar 1.000 euros para Tehrik-e-Yadid. Dios Altísimo hizo así que mi caso fuera pasado a otro juez y, por la gracia de Dios, mi caso fue aceptado. Y ahora he venido a cumplir la promesa que hice con Dios Altísimo”. Por lo tanto, dio la cantidad que había prometido.

El secretario Tehrik-e-Yadid del Reino Unido dice: “Un miembro de la Yama’at de Burton estaba sin trabajo, pero al día siguiente de hacer una donación a Tehrik-e-Yadid consiguió un trabajo adecuado”.

Otro miembro de la misma Yama’at también se enfrentaba a dificultades financieras, pero aún así hizo su donación para Tehrik-e-Yadid. Tras un tiempo, recibió una carta del Departamento de Impuestos del gobierno diciendo que había pagado demasiado en el año anterior. Por lo tanto, esta cantidad era mucho mayor que la suma que donó en chanda.

Otro miembro, que es un profesional, tenía preocupaciones con respecto a su trabajo, ya que alguien había hecho una queja infundada contra él. Tras participar en Tehrik-e-Yadid, el que hizo la denuncia fue despedido; es decir, ocurrió lo contrario, ya que el despedido fue el que hizo la denuncia.

Respecto a otro miembro, su coche se cayó en un foso. Pensó para sí mismo que si lo sacaba de allí sin problema alguno, haría otra donación a Tehrik-e-Yadid. Así, el coche fue sacado sin ningún daño y donó una semana de sus ingresos a Tehrik-e-Yadid.

También, un niño donó a Tehrik-e-Yadid la cantidad que había ahorrado durante 6 meses. Así, los niños también se esfuerzan por aumentar sus sacrificios.

Un “jadim” (jóven) había ahorrado algo de dinero para ir de vacaciones, pero lo donó todo a Tehrik-e-Yadid.

El presidente de la Yama’at de Barking & Dagenham (área de Londres) dice que realmente quería alcanzar el objetivo esta vez para Tehrik-e-Yadid, incluso si tenía que dar extra de su propio bolsillo. Por lo tanto, dio lo que faltaba para cumplir el objetivo. A partir de entonces, se le notificó por su trabajo de este año que recibiría un aumento del 70% en la bonificación, en comparación con el año pasado y esta bonificación era una suma mucho mayor que la cantidad extra que donó en chanda.

Linar Abdur Rahman Auf de Kazajstán dice: “Participo regularmente en los diferentes chandas como el chanda Aam, Yalsa Salana, Tehrik-e-Yadid y Waqf-e-Jadid”. Estas son personas de diferentes partes del mundo. Y dice: “La bendición de estos chandas es tal que mi esposa pudo completar su educación en la universidad de medicina y recibió un trabajo de un programa del gobierno.  Además de eso, el gobierno proporcionó un préstamo para el alojamiento de los niños, que están en edad de guardería. Ahora nuestra situación financiera es mucho mejor que antes e incluso tengo dos coches, y quiero construir mi propia casa. Todo esto fue debido a la gracia de Al’lah y como resultado de dar chanda. Antes vivíamos en una casa alquilada y teníamos problemas financieros, pero aún así pagamos el chanda y, como resultado, Dios Altísimo derramó infinitas bendiciones sobre nosotros”.

Muhammad Ahsan Sahib, el misionero de Guinea Bissau, escribe que cuando hizo el anuncio sobre Tehrik-e-Yadid el año pasado, un miembro, Muhammad Ibrahim Sahib, anunció su promesa ese mismo día. Habiendo escuchado el sermón, decidió que ahora haría una contribución cada mes. Por lo tanto, continuó haciéndolo, pero en los días del coronavirus ya no recibía ningún ingreso. Estaba preocupado y cuando el año financiero de Tehrik-e-Yadid estaba llegando a su fin, se preocupó aún más, por lo que empezó a rezar con más intensidad.

Nos dice: “Una mañana recibí una llamada de alguien que me preguntó si podía hacer bloques de construcción. Acepté inmediatamente y de esta manera me arreglé para encontrar trabajo mientras estaba en casa. A través de esto, Dios Altísimo me permitió cumplir mi promesa y también eliminó mis dificultades financieras debido al confinamiento”.

Ibrahim Sahib afirma que todo esto se debió a las bendiciones de responder a la llamada del Jalifa de la época.

El Amir Sahib de Tanzania afirma que el misionero que sirve en Zanzíbar escribe: “Hamnah Bibi Sahiba, una anciana áhmadi, es la primera en pagar todo su chanda a pesar de tener bajos ingresos. Este año, en el bendito mes de Ramadán, cuando aconsejamos a los miembros que ofrecieran sacrificios financieros, ella hizo todo lo posible por pagar sus chandas en el mismo mes. Sin embargo, debido a algunas limitaciones financieras, no tenía dinero para hacerlo. Pero nos dijo que un día estaba tan perturbada por no poder pagar el dinero, que se despertó en medio de la noche y lloró profusamente ante Dios Altísimo, afirmando que era el momento de responder a la apelación del Jalifa, pero no podía hacerlo. A la mañana siguiente, un familiar, con quien no contactaba desde hacía mucho tiempo, la llamó.  Este familiar le regaló dinero y así pudo pagar su promesa. Declara que por pagar el donativo, Dios Altísimo siempre manifiesta Su amor por ella y nunca la abandona.

El Wakil-ul-Maal Sahib de Qadián escribe: “Un miembro de Kerali, de la comunidad de Kerala, tenía una promesa de 500.000 rupias indias. Había reservado algo de dinero para comprar material para su negocio de muebles, porque si no pagaba a tiempo ese dinero por los muebles, tendría que dejar de trabajar temporalmente. No obstante, el momento para pagar el Tahrik-e-Yadid también se acercaba, pero entendiendo la importancia que tenía pagar el donativo, entregó la cantidad que había ahorrado para Tehrik-e-Yadid. Al’lah bendijo de tal manera su intención pura que, al poco tiempo, una suma significativamente mayor que la cantidad entregada para el donativo fue depositada en su cuenta. Más adelante pudo comprar los muebles que necesitaba para su empresa y después le ofrecieron un proyecto valorado en millones de rupias. Como resultado, ofreció una gran cantidad para Tehrik-e-Yadid adicional a su promesa original, que ascendía a aproximadamente a 1,2 millones de rupias.

Abdul Wayid Sahib, un inspector recaudador de Tehrik-e-Yadid de la India escribe: “La comunidad de Cochin, en Kerala, tuvo la oportunidad de celebrar un Yalsa sobre Tehrik-e-Yadid, en el que los miembros fueron informados sobre las razones y objetivos de este proyecto. Se alentó a los miembros de la comunidad a participar plenamente en el proyecto Tehrik-e-Yadid. Cuando el Yalsa o reunión terminó, fuimos a la casa del presidente local [sadr de dicha Yama’at]. Su hija de 8 años vino con su hucha y dijo: ‘Maulvi Sahib, por favor, ponga el dinero que hay aquí para Tehrik-e-Yadid’. En ese momento, la hucha tenía 864 rupias, que las ofreció para Tehrik-e-Yadid. Su padre me dijo que su hija había estado ahorrando durante algún tiempo, con la intención de donar el dinero al proyecto de Tehrik-e-Yadid. Su padre dijo que cada vez que volvía a casa de su tienda, ella le pedía monedas y las guardaba en su hucha. De esta forma, la niña logró ahorrar dinero durante unos meses y entregarlo como donativo”. Este es el espíritu de ofrecer sacrificios económicos que Dios Altísimo ha inculcado también en los niños áhmadis.

En relación a cómo la gente se apasiona por ofrecer sacrificios después de realizar el Bai’at, Samad Sahib de Albania escribe: “Dalib Yirye Sahib, que es un áhmadi local que reside en una aldea. Es un jubilado y, a pesar de sus ingresos limitados, ofrece regularmente su chanda. No tiene automóvil y, en cambio, viene a rezar la oración del viernes utilizando el transporte público. Debido a pandemia, asistió a la oración del viernes después de mucho tiempo y una vez finalizada la oración, dijo: “Sentí un gran pesar sobre mí por no haber pagado el donativo durante muchos meses”; y entonces trajo el donativo de 8 meses. Aparte del donativo de chanda Aam, trajo además dinero para los donativos de Tehrik-e-Jadid y Waqf-e-Jadid”.

Hay innumerables ejemplos como estos. Por ejemplo, Hussain Sahib,  mual’lim en Tanzania, escribe: “Saleh Motunga Sahib es un devoto áhmadi que siempre ofrece sacrificios económicos. Hace poco se puso enfermo y no tenía suficiente dinero para su tratamiento. Cuando recibió su pensión de fin de mes, lo primero que hizo fue pagar su promesa de Tehrik-e-Yadid”. Hussain Sahib dice:

“Traté de explicarle que primero debía recibir tratamiento con ese dinero y luego cumplir su promesa. Sin embargo, dijo que Dios Altísimo es quien otorga la curación, por lo tanto, primero cumpliría la promesa que hizo en el camino de Dios y que se haría el tratamiento en otra ocasión”.

¡Estos son los niveles extraordinarios de sacrificio que le dejan a uno asombrado! Hay personas que viven en zonas distantes y participan por primera vez, pero al jurar lealtad al Mesías Prometido (as), Dios Altísimo les permite lograr un gran cambio dentro de sí mismos y les otorga también el entendimiento de la importancia de ofrecer sacrificios financieros.

El Amir Sahib de Gambia escribe: “Se llevó a cabo un evento acerca de los requerimientos del proyecto Tehrik-e-Yadid, en donde se recordó a los miembros que sacrificasen sus vidas por el Islam, adoptando una vida sencilla y que nunca se avergonzaran de realizar trabajos pequeños o insignificantes. Después del evento, uno de los asistentes, Ibrahim Sahib, declaró que entregaría 1.000 Dalasi a Tehrik-e-Yadid. Dijo además que consagraría a su único hijo para ser misionero de la Comunidad y en la actualidad su hijo está en la escuela secundaria, aunque el deseo de los padres es que se convierta en un misionero de la Comunidad, si Dios quiere”.

El Sr. Adam de Ghana, secretario general de la zona de Accra, escribe: “El presidente local de mi zona me dio 50 cedis [moneda de Ghana] para mi viaje, pero yo entregué esta cantidad para Tehrik-e-Yadid. A la mañana siguiente me fui con mi encargado para hacer algunos trabajos y en el camino de regreso me preguntó cómo pensaba llegar a casa. Le dije que cogería un taxi. Ante esto, mi encargado me pidió mi teléfono y me dijo que lo mirara”. Al verlo, me di cuenta que me  había enviado 1.000 cedis a través de su teléfono. Entregué 50 cedis y recibí 1.000.

Estos son solo algunos de los incidentes que he presentado, pero hay muchos más. ¡Que Dios Altísimo bendiga enormemente la riqueza y la descendencia de todos aquellos que han ofrecido sacrificios! Ahora junto al anuncio del nuevo año de Tehrik-e-Yadid, voy a mencionar brevemente los detalles de la cantidad total que se ha entregado.

Con la gracia de Dios, el año 86 de Tehrik-e-Yadid ha llegado a su fin el 31 de octubre y ha comenzado el año 87. Con la gracia de Dios, toda la Comunidad Musulmana Ahmadía ha contribuido con 14,5 millones de libras, lo que representa un incremento de 882.000 libras en relación con el año anterior. De todas las comunidades del  mundo, este año Alemania se ha posicionado en primer lugar. Por otra parte, la situación económica y política de Pakistán es cada vez más grave. Aunque en comparación con el resto de las comunidades de todo el mundo, puede que no sea un aumento tan significativo, pero, en general, en cuanto a su moneda local y bajo las circunstancias actuales, las comunidades de Pakistán han progresado significativamente y han ofrecido una gran suma. ¡Qué Dios conceda paz y alivio a aquellos países que están sufriendo problemas económicos y políticos, y que alivie su situación, para que puedan también ofrecer más sacrificios! A pesar de todo, en conjunto, Alemania ocupó la primera posición, seguida por el Reino Unido, después los Estados Unidos; la posición de Pakistán también está en medio de estos países extranjeros [fuera de Pakistán]. Estados Unidos ocupa el tercer lugar, después Canadá, luego un país del Medio Oriente, India, Australia, Indonesia, Ghana, después, otro país del Medio Oriente. Ghana no solo compite con otros países africanos, sino que ahora está compitiendo con otras zonas del mundo, como Estados Unidos, Europa, etc.

En términos de contribución por persona, Suiza ocupa el primer lugar, seguida de EE.UU. y Singapur. Estas son las tres primeras comunidades, el resto de los detalles vendrán después.

En términos de contribución global, las principales comunidades de África son: primero Ghana, después Nigeria, Burkina Faso, Tanzania, Gambia y Sierra Leona. La comunidad de Sierra Leona es muy grande y lleva establecida desde hace mucho tiempo, por eso,  si el Sr Amir y los funcionarios pertinentes guiasen a los miembros de la comunidad de manera correcta y los animaran a ofrecer sacrificios económicos, encontrarán que estos siempre están dispuestos a ofrecer sacrificios. Así pues, deben prestar atención a esto. Después está Benin que, con la gracia de Dios, también ha hecho grandes esfuerzos. A nivel de contribuciones por persona, Niger y Benin han hecho un progreso significante. Por su parte, Benin aumentó la cantidad seis veces en su moneda local y Niger ocho veces.  A pesar de la situación actual, su número total de participantes disminuyó, aunque su recaudación general fue mayor que la de años anteriores o se mantuvo igual.

El número total de participantes, en conjunto, ha sido de 1.600.800. Las comunidades de África importantes que han aumentado el número de participantes respecto al año pasado son: Ghana en primer lugar, Burkina Faso, Mali, Senegal, Gambia, Congo Kinshasa, Tanzania, Liberia, Kenia, República Centroafricana, Santo Tomé, Congo Brazzaville y Zimbawe Las otras grandes comunidades que han tenido un aumento significativo en el número de participantes son Bangladesh, Alemania, Canadá, India, Australia y el Reino Unido.

Con la Gracia de Dios, las cuentas pertenecientes a Daftar Awwal son un total de 5,927, de los cuales 33 todavía están vivos y pagan los donativos ellos mismos: 3.129 cuentas continúan siendo pagadas por sus herederos y 2.775 por miembros sinceros de la Comunidad.

A continuación, dado que Alemania se ha posicionado la primera de entre todas las comunidades del mundo, sus datos se mencionarán primero. Las diez primeras comunidades de Alemania son: Mahdi-Abad fue la primera, seguida de Rödermark, Neuss, Nieda, Köln, Pinneberg, Osnarbruck, Flörsheim, Kiel y Freinsheim.

Las amarats locales en Alemania son: Hamburgo, Dietzenbach, Frankfurt, Gross-Gerau, Wiesbaden, Mörfelden, Mannheim, Riedstadt, Russelheim y Darmstadt.

El Reino Unido se encuentra en el segundo lugar y  la posición de las regiones en el Reino Unido es la siguiente:

Baitul Futuh, Mezquita Fazl, Islamabad, Midlands y Baitul Ihsan.

Las diez primeras posiciones de las comunidades más grandes del Reino Unido, en términos de recaudación total, son:

Aldershot, Islamabad, Mezquita Fazl, Worcester Park, Birmingham South, Gillingham, Putney, South Cheam, Birmingham West y Cheam.

La cinco primeras posiciones de las comunidades más pequeñas del Reino Unido son:

Spen Valley, Keighley, Swansea, Norte de Gales y Northampton.

Los siguientes detalles son de EE.UU., pero antes de esto leeré los detalles de Pakistán. Las posiciones de la Yama’at en el Pakistán son las siguientes:

Lahore, Rabwah y luego Karachi. Los diez distritos con mayor contribución son: Islamabad, Sialkot, Gujrat, Gujranwala, Hyderabad, Mirpur Jas, Faisalabad, Toba Tek Singh, Umerkot y Chakwal Kotli.

No sé por qué han escrito Chakwal y Kotli juntos, pues deberían haber sido escritos por separado, a menos que ambos tuvieran la misma posición.

El orden de las Yama’ats locales, con respecto a la contribución más alta, es la siguiente:

Defensa Amarat de Lahore, Amarat Ciudad de Rawalpindi, Amarat Drigh Road Karachi, Amarat Mughalpura Lahore, Amarat Ciudad de Lahore, Amarat Azizabad Karachi, Amarat Gulshan Abad Karachi, Peshawar, Quetta y Amarat Dehli Gate Lahore

Las posiciones de las Yama’ats en los Estados Unidos son las siguientes:

Maryland, Los Ángeles, Silicon Valley, Central Virginia, Seattle, Oshkosh, Detroit, Chicago, South Virginia, Houston, Atlanta y Boston.

En cuanto a la contribución total, la posición de las amarats locales en el Canadá es la siguiente:

Vaughan, Peace Village, Calgary, Vancouver, Toronto West, Mississauga, Brampton, Brampton East, Saskatoon y Toronto.

Las posiciones de las Yama’ats más pequeñas en el Canadá son las siguientes:

Bradford, Hamilton Mountain, Edmonton West, Regina and Hamilton East.

Los diez principales Yama’ats de la India por su contribución total son: Coimbatore, Karulai, Qadian, Pathapiriyam, Hyderabad, Kinanur Town, Calcuta, Calicut, Bangalore y Mathatum.

Los diez distritos principales son los siguientes:

Kerala, Tamil Nadu, Carnatic, Jammu Kashmir, Telangana, Punjab, Odissa, Bengal, Delhi y Maharashtra.

Las diez primeras Yama’ats de Australia son los siguientes:

Melbourne, Long Warren, Castle Hill, Melbourne Berwick, Marsden Park, Adelaide South, Penrith, ACT, Canberra, Adelaide West, Mount Druitt y Parramatta.

Estas fueron las respectivas posiciones de las Yama’ats. Que Dios Altísimo les conceda innumerables bendiciones a ellos y a sus riquezas, y que acepte sus sacrificios. Con esto también quisiera anunciar el comienzo del 87º año de Tehrik-e-Yadid que comenzó oficialmente el 1 de noviembre, si Dios quiere.

Ahora, me gustaría llamar la atención sobre el ofrecimiento de oraciones especiales en estos días. Normalmente rezamos por nosotros mismos y por la Comunidad, pero también debemos rezar por todo el mundo musulmán. Hoy en día, hay ciertos líderes mundiales, de naciones no musulmanas, que albergan malicia y odio contra los musulmanes. En la actual era de la democracia, estos líderes consideran al público como su dios y hacen sus políticas y declaraciones de acuerdo a sus deseos. O, intencionalmente, los llevan por mal camino, proclamando que Dios no existe y que la gente es todo lo que realmente importa. Incluso cuando no hacen explícitamente tales comentarios, albergan prejuicios hacia el Islam y tienen reservas al respecto. Una gran parte del público en general también está en contra de los musulmanes, debido a que desconoce las verdaderas enseñanzas del Islam. Por consiguiente, a través de oraciones y un esfuerzo concertado, debemos informar al mundo de las verdaderas enseñanzas del Islam. Siempre que los líderes de Occidente hablan contra el Islam, formulan sus frases en un contexto político particular y lo hacen de una manera bastante ambigua y vaga; pero en los últimos días, el Presidente francés hizo abiertamente comentarios contra el Islam, diciendo que el Islam estaba en un estado de ‘crisis’. Si alguna religión está en crisis es la suya propia; de hecho, ya no siguen ni el cristianismo, ni ninguna otra religión. Su religión está en crisis, mientras que el Islam, por la gracia de Dios Altísimo, es una religión viva, que está creciendo y prosperando. Al’lah ha asegurado los medios para salvaguardarlo y protegerlo en todas las épocas. Incluso en estos días, a través del Mesías Prometido (as), sus enseñanzas se están extendiendo a todos los rincones de la tierra.

La realidad es que estas fuerzas e individuos anti-islámicos son capaces de actuar de esta manera o hacer tales declaraciones, porque saben que no hay unidad en el mundo musulmán. En este sentido, quisiera felicitar al Primer Ministro canadiense, que respondió muy bien a los comentarios del Presidente francés. Declaró que esto estaba mal y que debíamos respetar los sentimientos que la gente tiene por sus religiones y sus figuras religiosas. Ojalá otros líderes mundiales pudieran reflexionar sobre esta perspectiva y la declaración del Primer Ministro canadiense, y actuar en consecuencia para garantizar la paz y la seguridad del mundo. En cualquier caso, el Primer Ministro canadiense es digno de elogio por esto y debemos rezar por él, para que Dios Altísimo abra aún más su corazón a la verdad.

Es evidente que todo esto sucede porque no hay unidad entre los musulmanes. Los países musulmanes están en contra el uno del otro y su sectarismo religioso ha mostrado al mundo que ciertamente hay división entre los musulmanes.  Si estos estuvieran unidos, creyeran en un solo Dios y en Su Mensajero (sa), y estuvieran dispuestos a ofrecer sacrificios por ello, entonces el mundo no-musulmán nunca llevaría a cabo tales acciones; ni periódico alguno tendría el valor de publicar caricaturas del Santo Profeta (sa). Hace unos años, cuando se publicaron estas caricaturas en Dinamarca y Francia, los musulmanes se levantaron momentáneamente con gran enfado y anunciaron que boicotearían sus productos, pero después de unos meses se callaron y no hicieron nada más. Además, en ese momento, fue la Comunidad Musulmana Ahmadía la que respondió de manera correcta y les presentó la hermosa vida, y el carácter del Santo Profeta (sa); cosa que fue alabada y apreciada por muchos no-musulmanes, incluyendo intelectuales, diversos líderes y por el público en general. Hoy día continuamos estos esfuerzos y declaramos en nuestra respuesta, que las acciones erróneas hechas en nombre del Islam, por unas pocas personas equivocadas, no deben ser consideradas como el verdadero Islam. No corresponde a ningún líder mundial calificar las enseñanzas islámicas y al mundo musulmán como “estando en crisis”, debido a las acciones ilícitas de una persona y, por lo tanto, incitar aún más a su propio pueblo y hacer que parezca que están en guerra contra nosotros, y que continuarán esta lucha. De hecho, ellos mismos son los que provocan a estas personas para que lleven a cabo estos malos actos.

También mencioné una vez que ningún musulmán, que tenga honor y respeto por su fe, puede aceptar tales caricaturas del Santo Profeta (sa), o que sea deshonrado de alguna manera. Debido a su provocación, ciertos musulmanes se vuelven tan apasionados que se toman la justicia por su mano y cometen actos ilícitos, aunque realmente son estos no-musulmanes y sus gobiernos, y la llamada falsa libertad de expresión, los responsables de ello. Por lo tanto, es el mundo no-musulmán el que incita sus emociones y las provoca.

Cuando surgió este tema de las caricaturas por primera vez, pronuncié una serie de sermones, explicando cual debería ser la verdadera respuesta a esto y cual debería ser nuestra conducta. Como mencioné anteriormente, esto tuvo un impacto muy positivo en las personas y estamos continuando estos esfuerzos de esta manera. Del mismo modo, cuando un político holandés habló (contra el Islam), di un sermón en Holanda en el que le advertí del castigo de Dios Altísimo. En respuesta a esto, pidió al gobierno de Holanda que me prohibiera entrar en su país y que se presentara una demanda contra mí por haberle amenazado de muerte. En cualquier caso, mientras permanezcamos dentro de los límites de la ley, nos esforzaremos por defender al Islam y el honor del Santo Profeta (saw), frente a todos los actos llevados en su contra, y seguiremos haciéndolo. Esto ha tenido un impacto positivo, sin duda, y esta es la solución que presentamos a otros también: que permaneciendo dentro de los límites de la ley, debemos dar todos los pasos que podamos. Sobre todo, debemos invocar saludos [Durud] sobre el Santo Profeta (sa) y seguir orando. Al mismo tiempo, también he llamado la atención sobre esto en muchos de mis sermones anteriores, que a pesar de la intensa oposición de los clérigos no-áhmadis contra nosotros, debemos continuar con nuestros esfuerzos para defender el Islam, a la luz de sus verdaderas enseñanzas, si Dios quiere.

Matar a unas pocas personas es un acto de pasión momentánea y equivocada, y estos actos no presentan una solución real. Si el mundo musulmán desea una solución verdadera y permanente, entonces todos los musulmanes deben unirse en una sola entidad.

Contestando al Presidente Francés, el Presidente de Turquía y otros líderes han emitido una respuesta. Sin embargo, el impacto de sus comentarios no es nada, comparado con el impacto que tendría si se diera una respuesta desde un mundo musulmán unido. Aunque se dice que en respuesta a los comentarios del Presidente turco, el Presidente francés suavizó ligeramente su postura y dijo que no era eso lo que quería decir, a pesar de ello se mantuvo firme al decir que lo que están haciendo es correcto. Si los 54 ó 55 países musulmanes se unieran y alzaran su voz al unísono,  entonces el Presidente francés no habría ofrecido justificaciones y en su lugar se habría visto obligado a pedir disculpas. En este momento, solo quiero decir brevemente que debemos rezar para que los países musulmanes se unan y, al menos contra los no-musulmanes, levanten su voz como uno solo. Entonces podrán ser testigos por sí mismos del impacto que pueden tener.

Continuaremos en nuestros esfuerzos, si Dios quiere, porque este es el deber de los seguidores del Mesías Prometido (as): propagar las bellas enseñanzas del Islam por todo el mundo y mostrar la hermosa faz del Santo Profeta (sa). No debemos descansar hasta que no hayamos reunido al mundo entero bajo la bandera del Santo Profeta (sa) y debemos informar al mundo que su salvación radica en reconocer al Único y Verdadero Dios, y poner fin a todos los actos de injusticia.

Hace unos meses, durante la pandemia, volví a escribir a ciertos líderes mundiales, entre ellos al Presidente de Francia, advirtiéndoles, con las palabras del Mesías Prometido (as), que tales calamidades y aflicciones son enviadas por Dios Altísimo al mundo, debido a las graves injusticias que se están llevando a cabo, por lo que deben prestar atención a esto. Por consiguiente, deben poner fin a todas las injusticias y tratar de establecer una verdadera justicia, y sólo se deben hacer declaraciones que estén basadas en la verdad. En este sentido, nosotros hemos cumplido con nuestra responsabilidad y seguiremos haciéndolo. Ahora depende de ellos si quieren prestar atención o no, pero no debemos olvidar al mundo musulmán en nuestras oraciones. Que Dios Altísimo también les permita aceptar al verdadero siervo del Santo Profeta (sa), es decir, al Mesías Prometido (as).

El mundo en general también necesita entender que si continúan alejándose de Dios Altísimo, ello solo acarreará su ruina; además debemos esforzarnos para que el mundo reconozca la Unidad de Dios y unificarlos bajo la bandera del Santo Profeta (sa). Este es, de hecho, el propósito de Tehrik-e-Yadid. Que Dios Altísimo nos permita cumplir con esta tarea. Finalmente, rezad también por el estado general del mundo, porque se está deteriorando rápidamente; y que no suceda que después de pasar por la calamidad de esta pandemia, sean golpeados por otra calamidad en forma de una guerra mundial. Que Dios Altísimo permita que el mundo entre en razón y reconozca al Único y Verdadero Dios, y cumpla con Sus derechos.

Resumen

Después de recitar Tashahhud, Ta’awwuz y Surah al-Fatiha, Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad (aba) recitó los siguientes versículos del Sagrado Corán:Los que emplean caritativamente sus bienes de noche y de día, secreta y abiertamente, tienen su recompensa junto a su Señor; no caerá el temor sobre ellos, ni serán afligidos. (2:275)

El verdadero propósito del sacrificio financiero

Luego, Su Santidad (aba) dijo que Dios Todopoderoso, muchas veces en el Sagrado Corán, ha dirigido la atención de los creyentes hacia gastar en Su camino. A veces esto se hace en secreto, mientras que otras veces se hace abiertamente. En cualquier caso, el único propósito de este gasto debería ser alcanzar el placer de Dios Todopoderoso. Sólo entonces puede ser aceptable a los ojos de Al’lah. De lo contrario, los sacrificios financieros hechos para mostrar y complacer a los demás nunca pueden ser aceptables a los ojos de Dios. Por lo tanto, los sacrificios financieros deben hacerse con el verdadero espíritu de buscar el placer de Dios.

Su Santidad (aba) dijo que quien gasta y sacrifica riquezas sólo por el bien de gastar más que alguien otro, o por ser halagado por otros, o por ser reconocido por el Califa, o por citar sus sacrificios financieros con el fin de ejercer influencia en la Yamat y los titulares de cargos; en esencia lo hace sólo con el mero objetivo de exhibir, y tal gasto se vuelve inútil. Su Santidad (aba) dijo que aquellos que gastan en el camino de Al’lah con sinceridad, buscando sólo el placer de Dios rehuyen ser reconocidos por los demás. Si desean ser reconocidos por el Califa, es sólo para que el Califa pueda rezar especialmente por ellos a causa de sus sacrificios.

Su Santidad (aba) dijo que los que presentan sacrificios económicos deben tener siempre presente que nunca deben descuidar las necesidades de sus familias, porque esto también forma parte de sus deberes y debe hacerse para buscar el verdadero placer de Dios. Al mismo tiempo, las familias deben inculcar la simplicidad en sus vidas tanto como puedan.

Ejemplos extraordinarios de sacrificio financiero

Su Santidad (aba) dijo que presentaría ejemplos recientes de personas que han gastado sus riquezas en el camino de Al’lah, y como consecuencia han recibido abundantes bendiciones y un mayor reconocimiento de Dios Todopoderoso.

Su Santidad (aba) presentó numerosos incidentes de sacrificios financieros de todo el mundo. Un resumen de sólo unos pocos se presenta como ejemplo:

Su Santidad (aba) presentó el ejemplo de un miembro de la Comunidad de Albania. Recientemente había aceptado el Islam Ahmadíat y Su Santidad (aba) había mencionado su aceptación en su discurso durante la ocasión de Yalsa Salana de Inglaterra 2020. Hasta ese momento, no tenía trabajo. Un día fue al misionero local preguntando por los diversos proyectos financieros de la Comunidad. El misionero le informó, y también le habló de un versículo del Sagrado Corán en el que Dios Todopoderoso afirma que aumenta la riqueza de los que gastan en Su camino. Sin embargo, este miembro albanés dijo que no deseaba gastar en el camino de Al’lah para obtener más a cambio, sino que deseaba gastar porque era un mandamiento divino y subrayado por el Mesías prometido (as). Su Santidad (aba) comentó que esta es la reforma que se produce en las mentes de las personas que antes eran mundanas.

El Presidente Nacional [de la Comunidad Musulmana Ahmadía] de Francia escribió a Su Santidad que había un miembro de la Comunidad en Francia que, a principios de año, había prometido duplicar sus donaciones que ascenderían a un total de mil euros. Sin embargo, debido al cierre por Coronavirus, se preocupó de cómo podría cumplir con esta promesa. Se prometió a sí mismo que aunque no pudiera comer, se aseguraría de pagar la promesa que había hecho. También rezó para poder cumplir esta promesa. Fue bendecido por continuar trabajando durante el cierre y, por ello, su empleador le dio una bonificación que ascendió exactamente a mil euros. Lo atribuyó a sus fervientes oraciones y súplicas para cumplir con esta promesa.

Un misionero de las Islas Marshall escribió a Su Santidad (aba) que un miembro de la Comunidad pasaba por momentos muy difíciles. No tenía trabajo ni un lugar donde vivir. Por lo tanto, estuvo viviendo en la mezquita durante algún tiempo y comía del Langar [cocina del Mesías Prometido (as)]. Cuando se hacían promesas de sacrificios financieros, se le decía que no importaba qué tan pequeña fuera la cantidad, debía prometer algo. En ese momento, sólo podía prometer dos dólares. Poco después, volvió a la mezquita, presentó veinticinco dólares e informó al misionero de que había encontrado un trabajo y también podía comprar una casa. Su Santidad (aba) comentó que estos incidentes asombran en cuanto a las bendiciones que uno recibe después de sacrificar su riqueza por el bien de Al’lah.

El Presidente Nacional de Tanzania escribió a Su Santidad (aba) que había una mujer que, a pesar de encontrarse en circunstancias financieras muy difíciles, siempre se aseguraba de pagar sus promesas mensualmente. Sin embargo, en un mes, debido a estas dificultades financieras no pudo pagar su promesa a tiempo. No podía dormir por la noche debido a la tristeza de no poder cumplir con su promesa. Así que se levantó en medio de la noche y comenzó a rezar para que Dios le permitiera de alguna manera pagar su promesa. Por la mañana, recibió una llamada de un pariente con el que no había podido contactar durante bastante tiempo. Esta persona le envió una cantidad de dinero como regalo, con la que pudo pagar su promesa.

Su Santidad (aba) presentó un ejemplo de la India, donde se animaba a los miembros de la Comunidad a ofrecer sacrificios financieros. Una niña de ocho años, todos los días, pedía monedas a su padre y las recogía en su caja. Al enterarse de los sacrificios financieros, presentó su caja de dinero que tenía más de ochocientas rupias, que había reunido durante muchos meses. Su Santidad (aba) comentó que incluso los niños presentan sacrificios tan sinceros.

Su Santidad (aba) dijo que estos eran sólo unos pocos incidentes de un gran número de entre los que tenía que elegir. Su Santidad (aba) rezó por todos aquellos que habían presentado estos sacrificios.

Informe del 86º año financiero de Tehrik-e-Yadid

Su Santidad (aba) anunció que el 31 de octubre, el 86º año del proyecto de Tehrik-e-Yadid había llegado a su fin y presentó el informe de las recaudaciones de este proyecto durante el año pasado. Por la gracia de Al’lah, la Comunidad Musulmana Ahmadía mundial recaudó un total de 14.5 millones de libras esterlinas bajo el proyecto de Tehrik-e-Yadid. Su Santidad (aba) presentó las clasificaciones de varios países basadas en su recaudación total, el porcentaje de recaudaciones y el número de miembros que participaron en este bendito proyecto. A continuación, presentó las clasificaciones de las secciones regionales y locales de los países más destacados.

Su Santidad (aba) rezó por todos aquellos que presentaron sacrificios financieros, para que sus esfuerzos y sacrificios sean aceptados y se les conceda prosperidad. Luego, Su Santidad (aba) anunció el comienzo del 87º año de Tehrik-e-Yadid.

Mensaje especial a Ahmadis

Su Santidad (aba) hizo un llamamiento de oraciones especiales. Su Santidad (aba) dijo que debemos rezar por todo el mundo musulmán. Hay algunos líderes mundiales que tienen y difunden pensamientos e ideas muy negativas sobre el Islam. En estos días, en lugar de creer en Dios, estos líderes consideran al público en general como su dios y, en consecuencia, cambian sus políticas y sus declaraciones. Llevan a su gente por mal camino al proclamar que no hay Dios, mientras que consideran que la gente a la que conducen es su dios. Incluso cuando no hacen explícitamente tales comentarios, albergan negatividad hacia el Islam, y el público en general también está en contra del Islam debido a que no es consciente de sus verdaderas enseñanzas.

Su Santidad (aba) dijo que hace unos días, el Presidente francés hizo una declaración en contra el Islam, diciendo que está en “crisis”. Si algo está en crisis es su propia religión; es decir, si es que se adhiere a alguna religión. En lo que respecta al Islam, es una religión viva, creciente y próspera. Se está extendiendo por todo el mundo como resultado de los esfuerzos de la Comunidad del Mesías Prometido (as).

Su Santidad (aba) dijo que estas fuerzas anti-islámicas son capaces de atacar al Islam de esta manera porque son conscientes de que no hay unidad en el mundo islámico. Su Santidad (aba) elogió al Primer Ministro canadiense, quien refutó dichos comentarios del Presidente francés: dijo que los comentarios que explícitamente hieren los sentimientos religiosos de otros deben evitarse. Su Santidad (aba) dijo que otros líderes mundiales deberían pensar también como el Primer Ministro canadiense. Su Santidad (aba) rezó por el Primer Ministro canadiense.

Su Santidad (aba) dijo que si el mundo musulmán se hubiera unido, entonces nunca se levantarían tales fuerzas contra el Islam. Nunca un periódico publicaría descripciones atroces del Santo Profeta (sa). Su Santidad (aba) dijo que hace unos años, cuando se publicaron unas caricaturas, algunos países musulmanes levantaron un grito que tras poco tiempo desaparecieron. De hecho, fue la Comunidad Musulmana Ahmadía la que respondió de la verdadera manera islámica, la cual fue apreciada por la gente y los líderes de todo el mundo. La respuesta de nuestra Comunidad fue que las acciones de unas pocas personas equivocadas no pueden ser consideradas como el verdadero Islam. No corresponde a ningún líder mundial etiquetar las acciones de unas pocas personas como el Islam, ni tampoco declarar que el Islam está en “crisis”. De hecho, es esa gente la que incita las emociones y acciones de los demás. Su Santidad (aba) dijo que la publicación de las caricaturas seguramente hiere los sentimientos de un verdadero musulmán; y si continúan publicando dichas cosas y siguen siendo persistentes en sus acciones, entonces ellos mismos están incitando a otros a cometer actos ilegales. Sin embargo, estas son cosas que se etiquetan como libertad de pensamiento y expresión. Por lo tanto, es el mundo no musulmán el que incita a estas acciones.

Su Santidad (aba) dijo que en una serie de sermones anteriores, destacó cuál debería ser la verdadera respuesta de los verdaderos musulmanes en esas situaciones. Su Santidad (aba) dijo que permaneciendo dentro de los límites de la ley, continuaremos defendiendo el honor del Santo Profeta (sa). Sobre todo, Su Santidad (aba) dijo que debemos continuar enviando Durood [saludos] al Santo Profeta (sa). No importa cuánto nos opongan otros musulmanes, continuaremos difundiendo el verdadero mensaje del Islam. El asesinato de tres o cuatro personas es sólo una expresión de una pasión momentánea y equivocada. Tales actos, sin embargo, no representan el verdadero mensaje del Islam. Si el mundo musulmán hubiera estado unido en su respuesta, el Presidente francés no habría tenido otra opción que arrepentirse de sus palabras y acciones.

Por lo tanto, Su Santidad (aba) dijo que continuaremos en nuestra misión, ya que es responsabilidad de aquellos que han aceptado al Mesías de esta era el difundir las verdaderas enseñanzas del Islam, y reunir al mundo entero bajo la bandera de las hermosas enseñanzas del Islam. Por lo tanto, no podemos olvidar al mundo musulmán en nuestras oraciones.

Su Santidad (aba) dijo que recientemente escribió a los líderes mundiales, incluyendo al Presidente de Francia. Le advirtió que la condición actual del mundo se debe a las graves injusticias que se están perpetuando. Si él y otros líderes mundiales desean ver la paz en el mundo, entonces deben adoptar e implementar la justicia en sus verdaderas formas.

Su Santidad (aba) dijo que debemos continuar nuestros esfuerzos para que el mundo reconozca la unidad de Dios y poner al mundo bajo la bandera del Santo Profeta (sa). Su Santidad (aba) hizo un llamamiento a todos para que rezaran por la situación generales del mundo; no sea que después de pasar por la calamidad de esta pandemia, el mundo sea golpeado por otra calamidad en forma de una guerra mundial. Su Santidad (aba) rezó para que el mundo entre en un estado de conciencia y reconozca al Único y Verdadero Dios.

Resumen preparado por The Review of Religions

Suscríbete y recibe contenido exclusivo

Recibirás cada semana las últimas novedades de la Comunidad Musulmana Ahmadía directamente en tu mail. ¡Prometo no spamearte!

Share via