En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
No hay digno de ser adorado excepto Al-lah, Muhammad es el Mensajero de Al-lah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)
Related Contents from Topics

Waqf-e-Yadid 2017

Califa de la Comunidad Musulmana Ahmadía

Tras recitar el Tashahhud, Ta’uz, Tasmia y Sura Fatiha Hazrat Amir-ul-Mu’mineen (aba) dijo:

La gente en este mundo gasta dinero con el deseo de mejorar su propia comodidad e intereses personales, y a veces, en el camino de la caridad y la limosna. Sin embargo, hoy no hay otro grupo de personas o una comunidad cuyos miembros o individuos, a pesar de que provengan de diferentes ciudades y países, estén unidos bajo un solo líder y ofrezcan su riqueza con el propósito de lograr un objetivo. Y este objetivo es la propagación de la religión y el servicio a la humanidad. De hecho, sólo hay una comunidad que está haciendo esto y esa comunidad es la que ha sido establecida por Dios el Todopoderoso para el cumplimiento de este objetivo. Es la comunidad que pertenece al verdadero siervo del Santo Profeta (sa), es la comunidad que pertenece al Mesías Prometido y Mahdi y ha sido elegida por Dios para responsabilizarse de establecer el islam en todo el mundo. Durante los últimos 128 años, esta Comunidad ha estado sacrificando sus riquezas con el propósito de servir al islam y a la humanidad. Esto se debe a que el Mesías Prometido (as) ha concedido a esta Comunidad la verdadera comprensión de cómo gastar y sacrificar la propia riqueza a la luz de las enseñanzas coránicas.

El Mesías Prometido (as) dice:

“Les exhorto una y otra vez a gastar en el camino de Al-lah, ya que este es un mandato de Al-lah el Todopoderoso. El islam está pasando en estos momentos por un estado de declive. Tras presenciar su estado de debilidades internas y externas, uno se vuelve ansioso e inquieto. Y el islam está cayendo presa de otras religiones que se le oponen.”

Además, el Mesías Prometido (as) afirmó:

“Cuando este es el estado actual del islam, entonces, ¿no deberíamos hacer un esfuerzo por su progreso? Es por esta razón por la que Dios el Todopoderoso ha establecido esta Comunidad. Por tanto, de acuerdo con el mandamiento y la voluntad de Dios el Todopoderoso debemos esforzarnos para conseguir su progreso .

El Mesías Prometido (as) entonces dice:

“Estas buenas nuevas también provienen del Dios el Todopoderoso, quien dice que, si uno gasta en el camino del Dios el Todopoderoso, entonces, a cambio, Él concederá una multitud de bendiciones. Uno recibirá las recompensas en este mundo y también experimentará tras su muerte las comodidades en las recompensas del Más Allá. De esta forma, en este momento, llamo la atención de todos a gastar su riqueza para el progreso del islam.” (Malfuzat V.8,P.393-394)

Los compañeros del Mesías Prometido (as) lo entendieron y ofrecieron sus riquezas en el camino de la fe. El Mesías Prometido (as) ha mencionado en muchas ocasiones cómo sus seguidores destacarían cada vez más por sus sacrificios financieros. A modo de ejemplo, cuando el Mesías Prometido (as) anunció la construcción del Minarat-ul-Massih (el minarete del Mesías) [entre otros proyectos que anunciaba, como la recaudación de fondos para la publicación de literatura y otros proyectos] hablando del sacrificio hecho por Munshi Abdul Aziz Sahib Patwari declaró:

“En estos días, dos miembros sinceros de mi comunidad, (mencionó a dos individuos, Abdul Aziz Sahib y Shadi Khan Sahib) dieron donaciones para este proyecto dignas de ser envidiadas por todos los demás miembros. Uno de ellos es Munshi Abdul Aziz, que trabaja como un registrador de la aldea en el distrito de Gurdaspur. A pesar de sus ingresos reducidos ha contribuido cien rupias hacia este proyecto. En mi opinión, estas cien rupias son probablemente sus ahorros de muchos años. Esto también es digno de elogio porque ya ha contribuido cien rupias para otro proyecto.”

El Mesías Prometido (as) continúa diciendo:

“El otro individuo que ha mostrado gran valor es Mia Shadi Khan Lakri Frosh de Sialkot. Recientemente ha contribuido con ciento cincuenta rupias en otro proyecto y ahora ha donado doscientas rupias. Él es una persona cuya confianza en Al-lah el Todopoderoso es tan fuerte que, si uno valorara sus artículos domésticos totales, tal vez no ascenderían a más de cincuenta rupias. Él ha escrito que “puesto que estamos pasando por un período de hambre y el negocio del comercio parece estar dirigiéndose hacia la ruina es, por tanto, mejor participar en el comercio espiritual y, por ello he enviado todo lo que tenía”. (Majuz Az Mallmuah Ishtihar V.3 P.314-315)

Del mismo modo, el Mesías Prometido(as) ha citado el ejemplo de muchos otros individuos en sus libros y dichos, que mostraron la menor preocupación por sus propias necesidades y dieron preferencia a avanzar en su sacrificio por causas religiosas. El espíritu de sacrificio ha sido tan profundamente inculcado en los miembros del Mesías Prometido (as) que una generación tras otra continúa ofreciendo sacrificios. De hecho, incluso aquellos que viven en tierras lejanas y se han incorporado recientemente a la Comunidad, cuando oyen hablar de los relatos de los sacrificios de estos ancianos, o cuando se les informa de que se requiere un sacrificio para un proyecto en particular, comprenden el verdadero espíritu de sacrificio después de escuchar las palabras de Al-lah el Todopoderoso y producen tales ejemplos de sacrificio que uno se queda asombrado. Generalmente, son los menos pudientes los que ofrecen un mayor número de sacrificios que los más adinerados y muestran ejemplos maravillosos. Nunca se entretienen con la idea de que diferencia harán nuestros pequeños sacrificios, de hecho, realmente entienden la palabra de Al-lah el Todopoderoso cuando dice:

“Y los que emplean sus riquezas para buscar el placer de Al-lah y fortalecer sus almas son semejantes a un jardín sobre un terreno elevado. Basta que la lluvia abundante caiga sobre él para que se dupliquen sus frutos. Y si no cae sobre él un fuerte aguacero, le basta con una lluvia ligera. Y Al-lah ve lo que hacéis.” [2: 266]

Por lo tanto, los sacrificios realizados por aquellos que son menos ricos se pueden comparar con la lluvia ligera o el rocío de la mañana. La pequeña humedad como resultado de su pequeño sacrificio que llega al jardín de la fe produce frutos innumerables por la gracia de Al-lah el Todopoderoso. Podemos ser testigos de que, a pesar de ser una Comunidad con recursos tan limitados, estamos difundiendo el mensaje del islam a todas las partes del mundo y sirviendo a la humanidad y, a través de Su gracia, Al-lah el Todopoderoso bendice tanto nuestro trabajo que el mundo se asombra de cómo podemos lograr tanto con tan pocos medios. La razón de esto es porque los que ofrecen estos sacrificios se esfuerzan por ser contados entre aquellos sobre quienes Al-lah el Todopoderoso dice:

“Aquellos que gastan sus riquezas para buscar el placer de Al-lah”

Cuando el objetivo de uno es buscar el agrado de Al-lah el Todopoderoso entonces es capaz de producir muchos frutos y contiene innumerables bendiciones. Como he mencionado, incluso en la actualidad hay innumerables ejemplos de esto y voy a presentar algunos de ellos.

Cuando una chica joven que vive a miles de kilómetros de Qadián abrazó el Ahmadíat, el verdadero islam, surgió una transformación en su manera de pensar y fue capaz de desarrollar una comprensión profunda del significado de sacrificio. La siguiente anécdota que explica ella con sus propias palabras nos permite apreciar este cambio. Esta chica joven que vive en Uganda no es iletrada, de hecho, estudia en la universidad y dice:

El pasado julio, antes de matricularme en la universidad, necesitaba adquirir material, pero no disponía de medios suficientes. También tenía pendiente el pago de cierta chanda (contribución monetaria) que debía pagarse, por lo que entregué el dinero para chanda.  Estaba plenamente convencida de que Dios el Todopoderoso me ayudaría y tenía la satisfacción de haber pagado mi chanda. Un mes después, cuando solamente quedaban tres días para que se abriera la universidad, mi tía llamó a mi madre y le preguntó cuándo iba a comenzar la universidad y también me invitó a mí a su casa. Cuando llegué a su casa por la noche me entregó una suma de dinero que era muy superior a la que necesitaba para adquirir el material universitario. Era diez veces la cantidad que había entregado para chanda.  De esta forma Al-lah el Todopoderoso escuchó mis plegarias y me proporcionó ayuda de donde no esperaba.

Por otro lado, el Inspector Qamar-ul-Din Sahib de la India escribe sobre uno de los miembros:

“Uno de los miembros pertenece a la Yamaat de Manjeri, Kerala, y dirige un negocio de vacunas. Acudí a su comercio para recoger su contribución de Waqf-e-Yadid, pero dijo que una gran suma de su dinero se hallaba retenida por lo que le estaba resultando bastante difícil contribuir. Sin embargo, entregó un cheque con una suma considerable. Al entregarlo, dijo “que en aquel momento no disponía de suficiente dinero en su cuenta pero que rogara que le pudiera pagarlo lo antes posible.”

Después dijo:

“Al día siguiente recibí una llamada suya. Dijo que, gracias a Dios Todopoderoso, después de entregar el cheque recibió una cantidad importante de dinero en su cuenta, por lo que se podía cobrar el cheque. También dijo que esto se debía solamente gracias a las bendiciones de Dios Todopoderoso, Quien le había proporcionado los medios.”

Otro ejemplo es el de una viuda de Tanzania de África Oriental. El Amir (Jefe Nacional) de la Comunidad escribe que el Mualim [predicador local] visitó a una viuda, Amina Sahiba, en la ciudad de Iringa para recoger su contribución de Waqf-e-Yadid. Sin embargo, dijo decepcionada que en aquel momento no tenía nada para entregar, pero en cuanto le fuera posible, acudiría personalmente para pagar su contribución. Apenas había regresado a su vivienda el Mualim, cuando la mujer se le acercó con diez mil chelines, diciendo que había recibido esta cantidad inesperadamente y lo primero que había decidido era pagar su chanda y después cubrir las demás necesidades. También dijo que su promesa (de Waqf-e-Yadid) era de veinticinco mil chelines y que en cuanto recibiera los quince mil restantes acudiría a pagarlos. Pasados diez minutos, regresó de nuevo con la cantidad exacta, diciendo:

“Comprueba cómo Al-lah trata a una persona”. He empleado diez mil chelines por Su causa y antes de llegar a mi hogar Al-lah el Todopoderoso me ha enviado cuarenta y cinco mil chelines, y después de pagar los restantes quince mil chelines aún dispongo de veinte mil chelines. Esto es solamente gracias a Dios Todopoderoso y a las bendiciones del chanda”.

Como resultado de lo ocurrido, su fe aumentó considerablemente.

Presentaré a continuación otro ejemplo del Congo, en África Central, que demuestra el grado del espíritu de sacrificio que ha sido inculcado en aquella gente y que aún se mantiene. Uno de los misioneros, Ramiz Sahib, escribe:

“Saeedi Sahib, uno de los predicadores locales de la comunidad de Kalun Bhai, predica en las cinco comunidades vecinas. La situación actual del país es bastante precaria, más a pesar de los problemas de seguridad, visitó a todas sus comunidades. Para obtener una mayor recompensa, pagó todos los gastos de su viaje de su propio bolsillo a pesar de sus circunstancias difíciles. Recaudó en su gira cincuenta y tres mil para Waqf-e-Yadid. Dijo: “Soy un áhmadi antiguo, por lo que debo ser un modelo para los jóvenes”.

¿Cuánto tiempo llevan establecidos los áhmadis en este país? ¿Quince años? Como máximo, veinte años. Él personalmente tiene más de 60 años y no solamente se dedica a realizar el trabajo de tabligh (predicación) con devoción, sino que intenta dirigir la atención de la gente hacia la chanda.

Este es el espíritu que posee la gente después de aceptar al Mesías Prometido (as). Esta gente vive en áreas remotas con escasas carreteras, de hecho, no existen carreteras, pues al estar rodeados de agua, su principal medio de transporte son los barcos, con los que cubren largas distancias.

Después hay que destacar el ejemplo de un áhmadi del país de Benin, en África Occidental. Apenas es áhmadi desde hace un año, pero su grado de entendimiento del espíritu de sacrificio es tan elevado que constituye un ejemplo para los áhmadis más veteranos. El misionero Muzaffar Sahib escribe: “Este año, se ha establecido una nueva Yamaat en un pueblo llamado Dekambeh, en la región de Kartoni. Los ingresos de la población local provienen de la pesca, es decir, son pescadores y ese es su sustento. El misionero local instó a los miembros de la aldea a que pagaran el Chanda [donativo obligatorio]. Inmediatamente, uno de los áhmadis que era financieramente débil, respondió a la llamada y dio mil francos. Dijo que, a pesar de que mi situación económica no es estable, no deseo quedarme atrás en ningún de los programas que haya iniciado la Comunidad a la que pertenezco.

A continuación, hay un ejemplo del impacto con el Jalifato y sus discursos que tiene en las vidas de las personas y es capaz de atraer a la gente a ofrecer sacrificios. Esto puede verse en el ejemplo de los jóvenes de otro de país de África occidental -Burkina Faso. No han sido áhmadis durante mucho tiempo, pero observad el nivel de sus sacrificios. Ameen Balouch Sahib, misionero en Burkina Faso ha escrito lo siguiente: “El último sermón del año pasado que tuvo lugar el 30 de diciembre de 2016 y que versaba sobre el comienzo del nuevo año fue difundido a los residentes de la región de Bafoura. Los jóvenes, algunos de los cuales eran nuevos conversos, y otros más antiguos fueron a sus casas y trajeron de vuelta todo lo que habían reservado para la celebración del nuevo año y lo donaron para el programa de Waqf-e-Yadid. Dijeron,

“Como el Jalifa nos ha enseñado como debemos celebrar el Año Nuevo, ofrecemos esta cantidad para este programa. De igual manera, comenzaremos el Año Nuevo ofreciendo la oración de Tahayyud [oración voluntaria antes del amanecer].”

Ese día ofrecieron una donación de 76.000 francos.

A continuación, observad el sacrificio de una Yamaat [Comunidad] recién establecida en un pequeño pueblo en el país de Costa de Marfil, en África occidental. El Mu’alim [misionero y predicador local] escribe:

“Un caballero llamado Mahmadu Sahib, que reside en una aldea llamada Nuawugokah en la región de Buwakeh, aceptó el Ahmadíat recientemente. Tan solo ha transcurrido un año desde este acontecimiento. Informé a este nuevo converso acerca de la importancia del Waqf-e-Yadid y la participación en el Yalsa Salana. También le dije que era el deseo del Jalifa que cada áhmadi debería participar en los programas de Tehrik-e-Yadid y Waqf-e-Yadid. Inicialmente pensé que quizá sería capaz de recolectar una pequeña cantidad de donativo, puesto que la mayoría de las personas eran desfavorecidas, sin embargo, sucedió justo lo contrario. En esta aldea casi todos los áhmadis participaron en el programa de Waqf-e-Yadid y pagaron sus contribuciones, de hecho, un individuo no sólo cumplió con su promesa de Waqf-e-Yadid, sino que además viajó seiscientos kilómetros para participar en el Yalsa Salana [convención anual].”

Un misionero de Tanzania, Yusuf Usman Sahib escribió un incidente respecto al sacrificio y el trato recibido por Dios el Todopoderoso de la siguiente manera: “Un hermano áhmadi está físicamente discapacitado en el pie y no puede andar, debido a esto no puede trabajar. En Tanzania la electricidad no está disponible en todas las localidades, en consecuencia, mucha gente utiliza pequeños paneles solares para encender bombillas en casa. Nuestro hermano áhmadi también usa pequeños paneles solares para cargar los móviles de la gente y se gana su sustento de esta manera. Regularmente ofrece su Chanda [Contribución obligatoria] en base al sueldo que gana”. Un día, el Mu’alim le aconsejó dar contribuciones regulares; él dijo que en los días recientes ganó dos mil “shillings” y que él los daría por el camino de Al-lah. El Mu’alim dijo:

“Si das toda la cantidad, ¿entonces con que darás de comer a tus hijos?”. El respondió: “Dios Todopoderoso es el Sustentador, Él mismo dispondrá de esto”. El Mu’alim escribe que acababa de cortar el recibo, cuando de repente una muchedumbre entró a cargar sus móviles y el hermano ganó más de lo que dio como parte de su contribución de Chanda. Este hermano áhmadi se dirigió al Mu’alim y dijo: “Acabas de presenciar las bendiciones que Dios el Todopoderoso ha otorgado por pagar mi Chanda. Al instante Él me ha devuelto una cantidad incluso mayor.”

Después, un ejemplo de como Dios Todopoderoso recompensa a aquellos que se sacrifican y como incrementa su fe puede observarse de un incidente en Tanzania. El hijo de uno de los miembros en la región de Shinyanga sufría de malaria y este miembro solo tenía mil quinientos shillings para su tratamiento. El secretario de finanzas fue a su casa y le alentó a pagar sus contribuciones de Chanda; el miembro inmediatamente sacó de su bolsillo la cantidad anterior y se la dio. El secretario escribe:

“Al principio pensé sobre como conseguiría el dinero para los medicamentos de su hijo, después me di cuenta de que el dinero lo dio por la causa de Dios y El dispondrá para esto. Así, después de un tiempo, el hijo mayor, que vivía en la ciudad llamó y dijo que iba a transferir 80.000 shillings, el dinero llegó el mismo día y pudo permitirse el tratamiento, así como cuidar de otros aspectos. Incluso recuerda todo lo que Dios el Todopoderoso le ha concedido y ahora predica la importancia de dar chanda a los áhmadis locales.”

Luego hay una anécdota de un sacrificio individual de un áhmadi en el país de Mali, en África occidental. Ahmad Bilal sahib, misionero de este país escribe:

“Un caballero de la región de Sakaaso aceptó el Ahmadíat en 2013. En aquel momento estaba endeudado y tenía dificultades económicas. No sólo estaba endeudado sino que tenía también problemas domésticos. Además, su jubilación estaba próxima. Tras afiliarse a la Yamaat [Comunidad] prometió solemnemente pagar el Chanda con regularidad. Por ello, pagaba regularmente la cantidad que le correspondía según su capacidad. Dice que, a través de las bendiciones del Chanda, con la ayuda de Al-lah, no sólo quedó libre de deudas, sino que sus problemas domésticos también se solucionaron. Además, consiguió un ascenso y su jubilación se aplazó. Ahora, el caballero es también parte del plan de Wassiyyat.”

Un misionero de Sierra Leona, Munir Hussain sahib escribe: “Una mujer áhmadi de la Yamaat [Comunidad] de Wajehbo apuntó una promesa de 4,000 Leone. No tenía una fuente de ingresos estable, y tenía un pequeño huerto donde cultivaba Kasava -una planta con largas raíces similar a la batata-. Se ganaba la vida vendiéndolas. Cuando se acercó el momento de recaudar el donativo, el inspector encargado de la recaudación fue a visitarla. Sin embargo, uno de sus hijos había gastado el dinero que había recolectado para la contribución y ella estaba angustiada por ello. Observad el nivel de su fe. Su hijo trabajaba con comerciantes de vinos – él no tenía otra opción o quizá no había aceptado completamente el islam-. Le dijo que le daría el dinero como un préstamo. Pero la mujer rechazó terminantemente el préstamo diciendo que el dinero no era Halal [legal] y por tanto no ofrecería su donativo con ese dinero. (Este es el honor y respeto por su fe). No obstante, la respuesta de Dios el Todopoderoso es ciertamente excepcional. Si alguien desea ganar el placer de Dios, entonces Dios el Todopoderoso recompensa dicho gesto. Durante ese periodo una persona desconocida vino y le dio 10.000 Leone. En lugar de ofrecer un donativo de 4.000 Leone, donó los 10.000 Leone y dijo: “Dios el Todopoderoso me ha concedido este dinero sólo para que pueda pagar mi Chanda.” Además, para el año siguiente anotó una promesa de otros 10.000 Leone.

Aqeel sahib, que también es misionero en Sierra Leona escribe: “Un nuevo converso en la región de Bo estaba inmerso en una disputa sobre un terreno. La parte opositora era una persona de mucha influencia. Aparentemente, no tenía ninguna opción de poder ganar el caso. Durante este periodo escucho acerca de las bendiciones de donar al fondo de mezquitas. El caballero escribe:

“Cuando me di cuenta de las bendiciones que aportaba donar al fondo de mezquitas, decidí hacer una contribución. Tal vez (este nuevo converso se convirtió al Ahmadíat renunciando al cristianismo) con mi cooperación podría resolverse mi problema mundanal.”

Por lo tanto, contribuyó según su capacidad. En un espacio de poco tiempo, el caso se decidió en su favor, lo cual parecía ser imposible. Él dijo:

“Estoy convencido de que este hecho ha tenido lugar debido a las bendiciones del sacrificio financiero”

Shahid sahib, un misionero de Kinshasa en la R.D. del Congo escribe:

“Había una mujer que tenía un pequeño negocio. Cuando comenzó el año, debido a la situación del país, ella pensó que no sería capaz de generar beneficios. Había dado su contribución para el proyecto de Waqf-e-Yadid al principio del año y dijo que,”ningún compromiso con Dios queda desperdiciado.” La mujer afirmó que, por la gracia de Al-lah el Todopoderoso, consiguió generar beneficios y, a pesar de la situación del país, ella no incurrió en pérdidas en su negocio.”

Con respecto a cómo el sacrificio que ofrecemos los áhmadis puede llegar a producir un gran impacto en el resto de personas y es capaz de abrir las puertas para el tabligh (la predicación), el Amir de Bangladesh relata:

“Tres personas estaban siendo predicadas, sin embargo, ninguno de ellos estaba preparado para realizar el Bai’at [pacto de iniciación]. El viernes pasado, vinieron a la mezquita para ofrecer sus oraciones del viernes, y durante la alocución del sermón se alentó a los miembros para que dieran sus contribuciones de Waqf-e-Yadid. Después de las plegarias, los miembros de la congregación formaron filas para dar sus donaciones. Las tres personas, que todavía estaban siendo predicadas, viendo esta escena dijeron: “Nuestros Maulvis [clérigos religiosos] agotan todos sus esfuerzos pidiéndonos a gritos que contribuyamos, y aun así la gente no colabora en los donativos. Aquí se ha realizado un pequeño anuncio y se han formado largas colas como resultado de ello. Este es el espíritu real del islam.” De esta manera, los tres caballeros inmediatamente realizaron el Bai’at y también contribuyeron en el proyecto de Waqf-e-Yadid.

Un misionero de Benin, Abdullah Sahib escribe:

“He visitado una comunidad de nuevos conversos en Papaza para recolectar chanda de ellos. Un nuevo converso de nombre Haji Abu Bakr le preguntó de dónde procedía el dinero y cómo iba a ser empleado, pues no era consciente del sistema financiero. Cuando le explicamos cómo la Comunidad Ahmadía utilizaba el dinero: en la construcción de mezquitas, traducciones del Sagrado Corán, publicaciones de libros religiosos, así como la construcción de hospitales, escuelas, orfanatos. En definitiva, [le explicamos] que el dinero sólo se utilizaba para financiar programas religiosos y de bienestar social. Cuando Abu Bakr Sahib escuchó todo esto, dijo “Los Maulvis recolectaban el Zakat y varias otras contribuciones de mí, pero nunca explicaban donde utilizaban el dinero.” Por tanto, inmediatamente hizo su donación y dijo que en el futuro participaría en todos los proyectos financieros de la Yamaat.”

En resumen, podemos observar que Dios el Todopoderoso ha concedido en esta época al Mesías Prometido (as) seguidores que están siempre dispuestos a crecer en sacrificios monetarios. Cuando aceptan el Ahmadíat surge en ellos un deseo ardiente de sacrificarse por la fe de Dios el Todopoderoso. Sin embargo, este es un punto que deben recordar quienes viven en mejores condiciones. Es un tema de preocupación para aquellos a los que Dios el Todopoderoso ha otorgado riqueza y viven en países del primer mundo y, sin embargo, sus sacrificios son nominales. Sin embargo, incluso aquí hay quienes ofrecen sacrificios extraordinarios, pero hay mucha gente en todas las partes del mundo donde no tienen problemas económicos, pero prestan poca atención a este tema. Es importante reflexionar sobre este asunto.

Como es costumbre el primer viernes del mes de enero, voy a anunciar el comienzo del nuevo año del Waqf-e-Yadid. He mencionado algunos ejemplos, y aunque había muchos más, solamente he seleccionado algunos para explicar la importancia de pagar el Chanda. Ahora voy a anunciar el inicio del año 60 de Waqf-e-Yadid. Voy a mencionar las bendiciones de Dios en lo referente al año pasado. El año de Waqf-e-Yadid termina el 31 de diciembre. El año 59 de Waqf-e-Yadid terminó el 31 de diciembre de 2016.  Según los informes que se han recibido hasta el momento, por la gracia de Al-lah el Todopoderoso, las Yamaats de todo el mundo han presentado un sacrificio total de 8,02 millones de libras. El Waqf-e-Yadid de este año es 1,129 millones de libras más que el año pasado. Y una vez más este año Pakistán se sitúa en la primera posición de la lista y lidera a todas las Yamaats del mundo en términos de contribución general.

En comparación con el año pasado, Ghana está en la primera posición de la lista en términos de aumento en la cantidad según la moneda local. En primer puesto se sitúa Ghana, un país de África occidental, a continuación, Alemania, después Pakistán y a continuación Canadá. Entre los países de África, los países más notables en cuanto a sus contribuciones son Malí, Burkina Faso, Liberia, Sudáfrica, Sierra Leona y Benín.

En lo que respecta a la recaudación en general, exceptuando a Pakistán, las primeras diez Yamaats entre los países occidentales son: en primer lugar, el Reino Unido, en segundo lugar, Alemania; Estados Unidos está en tercer lugar, Canadá es el cuarto, el quinto es la India, el sexto es Australia; una Yamaat de Oriente Medio es el séptimo, Indonesia es el octavo, un país de Oriente Medio el noveno, Ghana el décimo. Bélgica y Suiza vienen a continuación.

En términos de aportación individual, Estados Unidos se encuentra en primer lugar, después vienen Suiza, Finlandia, Australia, Singapur, Francia, Alemania, Trinidad, Bélgica, y luego Canadá. Reino Unido se ha quedado muy atrás a pesar de que ha sido el primero en términos de recaudación global entre los países occidentales. Por la Gracia de Al-lah el Todopoderoso, este año participaron un millón ciento treinta y cuatro mil miembros, lo que supone ciento cinco mil más que el año pasado.

En cuanto al aumento del número de participantes, exceptuando a Canadá, la India y el Reino Unido, los siguientes países de África han hecho un esfuerzo notable: Guinea Konakry, Camerún, Gambia, Senegal, Benin, Níger, Congo Kinshasa, Burkina Faso y Tanzania. Nigeria no ha prestado suficiente atención a este tema, porque su número de participantes ha disminuido significativamente. Si su número hubiera sido el mismo que el del año pasado, al igual que en algunos otros países, o incluso si sólo el número de Nigeria hubiera permanecido igual, entonces el número de participantes habría ascendido a un millón cuatrocientos mil, en lugar de un millón ciento treinta y cuatro mil. Esto significa que, o bien se ha mostrado mucha indolencia, o el informe no se compiló correctamente, o no se recogieron los datos. No hay merma en lo que se refiere a la sinceridad de los miembros de la Yamaat en cuanto a África o a cualquier otro país. No se ha hecho un contacto adecuado con los fieles. Y en general es una negligencia de los secretarios correspondientes. Una persona de Rabwah me escribió diciendo que el sadr (presidente) de una Yamaat en particular vino a él y le dijo que no había hecho ninguna promesa para Waqf-e-Yadid ni tampoco ningún pago. Él contestó que cómo era posible cuando había estado pagando regularmente. Respondió que esto sucedía porque el secretario de Waqf-e-Yadid de este año era tan perezoso que no recogió las promesas de ninguna persona de su barrio, ni tampoco se recibieron las colectas de manera adecuada. Es evidente a partir de esto que la gente queda marginada en ocasiones debido a la negligencia de los secretarios [de Waqf-e-Yadid]. Y creo que esto es lo que sucedió en Nigeria. Además, ha habido una disminución en el número de participantes en Estados Unidos. Y no puede haber excusa para esta disminución del número de personas. Tampoco hay razón para que Nigeria tenga un número reducido de participantes. El número tiene que aumentar. Sin embargo, como he dicho, Estados Unidos ha crecido notablemente en relación con la colecta por persona Mashallah. Es el primer país en ese aspecto. Del mismo modo, todos los países que tienen un menor número de participantes este año, en comparación con el año anterior, deben centrarse en incrementar el número de participantes. Y deben evaluar sus debilidades. La gente no tiene debilidades, más bien existe una debilidad en los que están trabajando.

Entre los miembros pagadores que son adultos, lo que a su vez constituye un departamento dentro de Waqf-e-Yadid en las Yamaats de Pakistán, Lahore está en primer lugar, después le sigue Rabwah y después Karachi. A continuación, entre las demás Yamaats están Islamabad, Gujrawalan, Gujrat, Multan, Umerkot, Heyderabad, Peshawar, Mirpurkhaas, Okara y Dera Ghazi Khan. En la lista de Yamaats relativas al departamento a de Atfal, el sacrificio ofrecido por los niños, Lahore está en primer lugar, y después Rabwah, Karachi, Sialkot, Rawalpindi, Gujrawalan, Gujrat, Hyderabad, Dera Ghazi Khan, Kotli, Azad Cachemira, Mirpurkhaas, Multan y Bhawalnagar.

Con respecto a la recaudación general en el Reino Unido, las diez Yamaats más grandes son Worcester Park, Masjid Fazal, Birmingham Sur, Putney, Raynes Park, Bradford, New Malden, Glasgow, Birmingham West, Gillingham. Respecto a la colecta general, de entre las regiones del Reino Unido, Londres B es la primera, la siguiente es Londres A, Midlands, Noreste, y luego el Sur. En cuanto a la recaudación, las cinco principales Yamaats de Alemania a la cabeza son Hamburgo, Frankfurt, Wiesbaden, Morfelden-Walldorf y Dietzenbach. En lo que respecta a la colecta general, las diez Yamaats de Alemania a la cabeza son Roedermark, Neuss, Friedberg, Nidda, Florsheim, Hanau, Colonia, Coblenza, Langenzenn y Mahdi-Abad.

Las diez primeras Yamaats (Comunidades) de Estados Unidos son: Silicon Valley, Seattle, Detroit, Silver Spring, Virginia Central, el este de Los Ángeles, Dallas, Boston, Filadelfia y Laurel.

Las siguientes son las principales Yamaats (Comunidades) en Canadá: Calgary, Peace Village, Vaughn, Vancouver y Mississauga.

Las cinco mayores Yamaats (Comunidades) por orden de recaudación son Durham, East Hamilton, Saskatoon del Sur, Saskatoon del Norte, Windsor, Lloyd Minister, Ottawa del Oeste, Ottawa del Este, Barrie y Regina.

De acuerdo al departamento de Atfal, las siguientes Yamaats están en los cinco primeros puestos en Canadá: Durham, Bradford, Saskatoon del Sur, Saskatoon del Norte y Lloyd Minister.

Las regiones que más han recaudado en Canadá son: Calgary, Peace Village, Brampton, Vaughn y Weston.

Las provincias que más han recaudado en India son: Kerala, Jammu Cachemira, Tamil Nadu, Karnataka, Telangana, Odisha (anteriormente Orrisa), Bengala occidental, Punjab, Utter Pardesh, Delhi y Maharashtra.

Las diez principales Yamaats (Comunidades) en India son: Karoli, Calicut, Hyderabad, Pathapirityam, Qadian, Kenol Town, Calcuta, Bangalore, Solur y Pangadi.

Las principales Yamaats (Comunidades) en Australia son: Castle Hill, Brisbane, Logan, Marsden Park, Perth, el Sur de Adelaide, Flempton, Camberra, Long Waren y Adelaide Occidental.

Que Al-lah el Altísimo bendiga la riqueza y a los individuos que ofrecieron sacrificios. Y pueda Él activar a los responsables relacionados en sus capacidades para que hagan su trabajo más eficientemente en el futuro y se esfuercen en superar sus debilidades. Debe haber un incremento en la participación. Aunque la cantidad total se incrementa, sin embargo, se hace necesario incluir a todo el mundo incluso si participan por medio de una contribución pequeña.

También, tras las Oraciones del Viernes, dirigiré dos oraciones fúnebres en ausencia. El primer funeral es el de Asma Tahira Sahiba, quien fue esposa de Mirza Khalil Ahmad Sahib. Falleció el 23 de diciembre de 2016 en Canadá a la edad de 79 años, sin duda “pertenecemos a Al-lah y a Él retornaremos”. Nació en Bagalpur en junio de 1936, su padre se llamaba Maulvi Abdul Baqi y su madre fue Safia Khatoon Sahiba. Su padre trabajó en la fábrica de nuestra Comunidad y fue el Presidente de la Comunidad Musulmana Ahmadía de Kunri durante mucho tiempo. Su abuelo paternal fue Hazrat Ali Ahmad Sahib. Él fue compañero del Mesías Prometido. El momento en que él tomó el juramento de lealtad fue narrado por Amatun Noor Sahiba. Ella narró que había sido informada que Hazrat Ali Ahmad Sahib llegó a Qadian cuando aún era un estudiante de 9º grado. En la estación de Amritsar, Maulvi Muhammad Hussain Batalvi intentó detener su viaje a Qadian. Él contestó a Maluvi Muhammad Hussain Batalvi que mi madre me ha enviado a Qadian para que investigara el cumplimiento del signo del eclipse solar y lunar. Esta acción tuya me ha hecho muy evidente la veracidad de Mirza Sahib. ¿Por qué debería un intelectual de tu estatus perder su tiempo para responder a la falsa aclamación del profetazgo? Toda tu lucha y pérdida de tu tiempo me muestran con claridad la veracidad de Mirza Sahib.

Asma Sahiba se casó el 6 de enero de 1964, como ya dije era la esposa de Mirza Khalil Ahmad. Mirza Khalil Ahmad fue hijo de Hazrat Musleh Mau’ud (ra) y nieto materno de Hazrat Khalifatul Masih I (ra). Su madre fue Sahibzadi Amatul Hayee Sahiba. La respetada Asma Tahira Sahiba sirvió como Secretaria General y Secretaria de Ziafat en la organización auxiliar de las mujeres. Posteriormente tuvo la oportunidad de servir como miembro del proyecto de predicación mundial.

El padre de Asma Tahira Sahiba falleció el año 1975 y después de ello su madre se fue a vivir con ella. Conozco personalmente a Asma Tahira Sahiba porque ella era mi tía materna. Sé que mantuvo un lazo de amor extremo y afecto hacia sus familias políticas, sus cuñadas y otros familiares y amigos. Fui a verla cuando estaba enferma. Ella estaba en Canadá, y cuando fui la visité. No era capaz de moverse. Era tan humilde que cuando estaba en Canadá, pidió a su familia que preparara su ropa por si acaso, refiriéndose a mí, yo le llamaba para un Mulaqat [entrevista]. Así que, en lugar de enviarme un mensaje para que fuera a verla, ella esperó a que yo le pidiera que viniera a verme. En cualquier caso, fui a verla y se sintió muy agradecida por ello. No tenía hijos así que adoptó a una sobrina suya, cuando tenía cinco años. Su hija adoptiva dice,

“me trató como a una verdadera hija, organizó todas las ceremonias de la boda y se aseguró de que recibiera una formación moral completa. Cuando me sentía estresada, me aconsejaba orar y decía que los problemas pueden resolverse con las oraciones. Tenía una fe inquebrantable en las oraciones. Tenía mucho cariño con los niños y solía prestar especial atención a su formación moral. Aconsejaba a la gente que llevara a sus hijos a la mezquita. Decía, si les mantenéis en contacto con la mezquita, no se desviarán ni arruinarán sus vidas.”

Su hija dice que también le aconsejó afiliarse a la institución del Wasiyyat [Testamento] y siempre le aconsejaba que mantuviera un vínculo de dedicación con la Yamaat (Comunidad). Solía tratar a aquellos que trabajaban para ella con el mayor respeto. Tenía una asistenta que vivía con ella y dio instrucciones a su hija adoptiva de cuidarla bien cuando se fuera y de no pedirle que buscara otro lugar donde alojarse. Que Al-lah el Exaltado le trate con misericordia y clemencia, Amin.

El segundo funeral pertenece al respetable Chaudhry Hameed Nasrullah Khan Sahib, que falleció en Lahore el 4 de enero de 2017 a la edad de ochenta y tres años – “A Al-lah pertenecemos y a Él retornaremos.” El abuelo paterno de Chaudhry Hameed Nasrullah Khan Sahib fue Hazrat Chaudhry Nasrullah Khan Sahib que fue un compañero del Mesías Prometido (as) y su abuelo materno fue Hazrat Chaudhry Fath Muhammad Sahib Sial, que también fue compañero del Mesías Prometido (as). Su padre, Chaudhry Muhammad Abdullah  Khan Sahib, sirvió como presidente de la Yamaat de Lahore durante mucho tiempo. Chaudhry Zafrullah Khan Sahib fue su tío paterno, así como su suegro. En 1964, Hameed Nasrullah Khan Sahib se casó con Amat-ul-Hay Sahiba, hija de Chaudhry Zafrullah Khan Sahib. Sus hijos son Mustafa Nasrullah Khan, Ibrahim Nasrullah Khan, que falleció a la edad de dieciséis, y una hija, Aisha Nasrullah.

Chaudhry Hameed Nasrullah estaba casado con la hija de Chaudhry Zafrullah Khan Sahib, cuyo matrimonio anterior fue con el Doctor I’jaz-ul-Haz Sahib con quien tenía dos hijos, Muhammad Fazl-ul-Haq and Ahmad Nasrullah. El 5 de febrero de 1994, Ahmad Nasrullah fue martirizado en Lahore. Por lo tanto, actualmente tenía dos hijos y una hija. Siempre acogió a los hijos del matrimonio anterior de su mujer con gran afecto y les trató como si fuesen suyos. En 1975, Hazrat Jalifatul Masih III (rh), le eligió como presidente de la Comunidad Ahmadía de Lahore. Por la gracia de Al-lah el Exaltado, sirvió como presidente de la Comunidad Ahmadía en Lahore durante cuarenta y tres años. En 2009, su salud comenzó a deteriorar. Debido a ello, tras recibir mis instrucciones de analizar su propia condición e informarme al respecto, me dijo, “Me eximo de mi trabajo. No obstante, sólo lo hago por la razón de que mi salud no me permite trabajar ya que el trabajo de presidente es muy exigente. Tras esto, Shaikh Munir Sahib fue designado como nuevo presidente, y fue martirizado en 2010. Sirvió como presidente hasta el 2008 o 2009.  Durante la dura oposición sufrida en 1974, a pesar de que no era oficialmente el presidente, Hazrat Jalifatul Masih III (rh) le dio muchas responsabilidades, las cuales cumplió de forma muy diligente. También brindó un gran servicio cuando se estableció la comisión de investigación de justicia en 1974. Durante el periodo de tribulaciones en 1984, también ofreció su servicio durante el proceso de un caso en la corte federal Shariat en Lahore. También tuvo el honor de acompañar a Hazrat Jalifatul Masih IV (rh) de Rabwah a Londres cuando emigró de Pakistán. De hecho, hasta donde sé, él condujo el coche desde Rabwah hasta Karachi. Dar-ul-Zikr en Lahore se amplió durante su presidencia y esta ampliación continúa incluso en la actualidad. Sin embargo, ya se ha avanzado mucho en este aspecto. Durante su mandato, se han construido muchas mezquitas bellas en Lahore, y de igual manera, la Comunidad Ahmadía de Lahore tuvo la oportunidad de hacer sacrificios financieros generosos durante su presidencia. También sirvió como presidente de la fundación Fazl Umar durante los últimos treinta y dos años. En 1984, como he mencionado, tuvo la oportunidad de acompañar a Hazrat Jalifatul Masih IV durante su emigración de Pakistán a Inglaterra. También se menciona su nombre en el libro de Ian Adamson.

Chaudhry Munawwar Sahib, secretario de Asuntos Generales en Lahore, escribe,

“Hameed Nasrullah Khan Sahib se preocupaba en gran medida por la gente con la que trabajaba. Incluso aunque sus necesidades fueran minúsculas. Si le pedían consejo, lo ofrecía con gran amor y afecto.”

Dice,

“Sirvió como Qaed [dirigente de los jóvenes] en el distrito de Lahore durante nueve años, sin embargo, nunca le vi mostrar ningún gesto de disgusto. Colaboró intensamente con los trabajos de Judamul-Ahmadía [organización auxiliar de los jóvenes de la Comunidad]. Tuve la oportunidad de organizar cinco Iytemas [encuentros de jóvenes] fuera de Lahore, y ayudó enormemente; nos aconsejaba en todos los aspectos. Chaudhry Hameed Nasrullah Khan Sahib poseía grandes dotes como organizador, y conseguía acabar todo a su debido tiempo. Visitó cada Yamaat [Comunidad] y tenía una relación personal con los presidentes de las [distintas] zonas. Consideraba a los miembros del Amla [órgano administrativo] como sus propios amigos y ayudantes.”

Hakim Tariq Sahib afirma,

“estaba imbuido con obediencia hacia el Jalifato. Trataba a los empleados y trabajadores de la Yamaat (Comunidad) con la mayor amabilidad y amor. Tenía mucha confianza en ellos y les trataba con gran respeto”.

Mientras desempeñó el cargo de presidente -cuando yo ejercía el cargo de Nazir-e-A’laa [responsable nacional de Pakistán]- su colaboración con el Markaz [sede] fue absoluta y mostró total obediencia durante su servicio. [Por tanto,] también trabajó conmigo en mi condición de Nazir-e-A’laa. Más adelante, tras [mi elección como] Jalifa, mientras permaneció como presidente de Lahore, su colaboración fue completa. Su obediencia era apasionada.

El Colonel Naeem Siddiqui Sahib, vicepresidente de la región de Lahore, escribe que, sus narraciones sobre anécdotas relacionadas con su vínculo con el Jalifato no tenían fin.

El Colonel Naeem Sahib cuenta una anécdota en la que, en una ocasión [Hameed Nasrullah Sahib] viajaba hacia Bahawalpur por un trabajo, cuando recibió un mensaje de Hazrat Jalifatul Masih III (rh) ordenándole regresar a Rabwah. Estaba a punto de llegar a Bahawalpur pero canceló sus planes en Bahawalpur e inmediatamente regresó a Rabwah durante la noche. Llegó antes de las oraciones de Fallr y, según dice, comenzó a caminar fuera [de la residencia]. Cuando vio que era la hora de Tahayyud, o entre las oraciones de Tahayyud y Fayr, envió un mensaje para informar a Hazur [Su Santidad] de su llegada.

También pagaba subvenciones de forma regular para los pobres, no sólo en nombre propio sino en nombre de su esposa, su padre y en nombre de Ch. Zafarullah Khan Sb. Cuando recibía una solicitud [requiriendo una subvención], solía apuntar sobre si el dinero [de dicha subvención] debía de salir de su cuenta, o de la cuenta de su esposa, o de otra cuenta.

En el informe [que me han enviado] también se menciona con razón que el propio Hameed Nasrullah Khan Sb. ha sido parte de la historia de la Comunidad Ahmadía de Lahore.

En cualquier caso, Al-lah el Todopoderoso le dio la habilidad de ser un líder y aprovechó esta habilidad de forma correcta.

Nasir Shams Sb., quien también es [actualmente] Secretario de la Fundación Fazle-e-Umar, escribe –y ya he mencionado – que presidió la Fundación Fazle-e-Umar durante 32 años. Después del fallecimiento de Hazrat Ch. Zafrullah Khan Sb. (ra), fue nombrado presidente de la Fundación Fazl-e-Umar en 1986 y tuvo la oportunidad de servir a la Fundación Fazle-e-Umar como presidente durante casi 32 años hasta su último suspiro.

Era un hombre comprensivo, compasivo, amable, gentil y alegre. El alcance de sus relaciones públicas era muy amplio y siempre utilizaba dichas conexiones para el beneficio de la Yamaat [Comunidad]. Era un sirviente de la Comunidad extremadamente sincero y generoso. Era un verdadero ayudante de los Julafa y tuvo un gran respeto por el Jilafat. Era un hombre leal. A pesar de su debilidad [física] y su enfermedad, solía atender las reuniones de la Fundación. Su juicio y percepción eran muy agudos. Dada esta habilidad otorgada por Dios, tenía la capacidad de obtener un conocimiento profundo de las cosas, y a continuación entregar su dictamen tras una consulta mutua.

Mirza Nadeem Sb. Relata,

“personalmente me comentó el siguiente incidente a mí, cuando fue designado Presidente de la Comunidad en 1975, fue a ver a Hazrat Khalifatul Masih III(ra) en Rabwah, dado que estaba muy preocupado. Mandó una solicitud para una audiencia con Hazrat Khalifatul Masih III (rh). Hazrat Khalifatul Masih III (rh) le llamó y preguntó cuál era el problema y qué le había llevado allí. Respondió que él no era digno de tener dicho cargo. Hazrat Khalifatul Masih III (rh) respondió que ‘primero deberías almorzar, ya que era la hora de comer’. Sin embargo, Ch. Hameed Nasrullah Khan Sb siguió expresando su preocupación. Después relata que, ‘Hazrat Khalifatul Masih III (rh) puso su mano sobre mi hombro y dijo que ‘El Jalifa de la época te ha asignado como Presidente y el Jalifa de Dios sabe lo que es mejor’

Solía decir que,

“muchas situaciones problemáticas surgieron después de eso, pero, por la Gracia de Dios, nunca me sentí preocupado y gracias a las oraciones del Jalifato, todos mis problemas se resolvieron”.

Que Al-lah el Todopoderoso le perdone, tenga misericordia de él, eleve su rango [espiritual] y permita que su progenie permanezca unida al Jalifato y a la Comunidad con lealtad. Y que les permita continuar con su legado de buenas obras.