Cómo alcanzar el verdadero espíritu de sacrificio de Abraham (as)
En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
No hay digno de ser adorado excepto Al'lah, Muhammad es el Mensajero de Al'lah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)
Contenidos relacionados por temas

Cómo alcanzar el verdadero espíritu de sacrificio de Abraham (as)

Jalifa de la Comunidad Musulmana Ahmadía

Resumen del sermón de Eid al-Adha del 10 de julio de 2022:

El sacrificio de Abraham (as) y el signo de la promesa de Dios Todopoderoso

Después de recitar el Tashahhud, el Ta’awwuz y la Surah al-Fatihah, Su Santidad Hazrat Mirza Masrur Ahmad (aba) dijo:

Por la gracia de Al’lah estamos celebrando el día del Eid al-Adha, que es la fiesta del sacrificio. Durante esta celebración conmemoramos el sacrificio de un padre, de una madre y un hijo, que tuvo lugar hace más de mil años. Se trata del sacrificio de Abraham (as), que dejó a su mujer y a su hijo en un desierto estéril, únicamente porque así se lo había ordenado Dios Altísimo. El nivel de fe mostrado por su esposa cuando supo que esto provenía de su Señor fue inquebrantable, ya que estaba segura de que Él cuidaría de ellos. De hecho, Dios Altísimo les proporcionó todo lo que necesitaban, y esto se convirtió en el comienzo de una nueva población.

Su Santidad (aba) dijo que ahora cada año millones de personas viajan a ese lugar que antes era estéril, pero que ahora es un signo de la promesa cumplida de Dios Altísimo. Además, de su progenie vino el más grande de todos los profetas, el Profeta Muhammad (sa), que fue enviado como un amonestador y portador de buenas noticias para todo el mundo. Él mostró al mundo la manera en que se debe conmemorar el gran sacrificio de Abraham (as) y su familia, y por eso los musulmanes de todo el mundo muestran su amor por Dios Altísimo y se sacrifican por él.

Mantenerse unidos junto al ardiente devoto del Santo Profeta (sa): el Mesías Prometido (as)

Su Santidad (aba) dijo que, aparte del islam, no hay otra religión en el mundo cuyos seguidores actúen verdaderamente según las enseñanzas traídas por su fundador o profeta. No hay ningún libro revelado que permanezca en su forma prístina, aparte del Sagrado Corán. Su Santidad (aba) dijo que: aunque muchos seguidores del islam no actúen según las verdaderas enseñanzas del Corán, Dios Altísimo siempre suscitará personas que lo sigan como es debido. Así, de acuerdo con Su promesa, Dios Altísimo envió al ardiente devoto del Santo Profeta (sa): el Mesías Prometido (as) para completar la propagación de su religión. Vino y desafió a todo el mundo a presentar cualquier enseñanza que pudiera compararse con el Sagrado Corán, pero nadie fue capaz de hacerlo con éxito.

Su Santidad (aba) explicó que el Mesías Prometido (as) vino a mostrar al mundo una vez más las verdaderas enseñanzas del islam, y a salvar a la gente de sus costumbres e innovaciones auto concebidas que les estaban alejando del verdadero espíritu del islam. Sin embargo, en lugar de mostrar gratitud a Dios Altísimo por esta inmensa bendición, es lamentable ver que el mundo musulmán se volvió firme en su oposición a este designado de Al’lah. En lugar de unirse bajo este líder, los musulmanes están luchando entre ellos, emitiendo edictos unos contra otros y saqueándose mutuamente. Su Santidad (aba) dijo que este islam que están presentando no es el verdadero islam. El verdadero islam es el de la paz, el amor y la armonía.

Celebrar el verdadero Eid con la difusión el mensaje de paz y aceptando al Mesías Prometido (as)

Su Santidad (aba) dijo que Abraham (as) rogó a Dios que la tierra se convirtiera en un lugar de paz y seguridad, por lo tanto, los musulmanes deben darse cuenta de que si se asocian a este lugar sagrado, y desean que esta promesa se cumpla, entonces deben tener amor, paz y armonía en sus corazones en lugar de luchar entre ellos. En lugar de oponerse al Mesías Prometido (as), que apareció de acuerdo con las profecías del Santo Profeta (sa), y de cometer injusticias contra su Comunidad, el mundo musulmán debe celebrar el verdadero Eid difundiendo el mensaje de paz y uniéndose a su Comunidad. Si no lo hacen, pueden celebrar miles de Eids y realizar todas las peregrinaciones que quieran, pero sus Eids y peregrinaciones serán las de aquellos que se oponen a las enseñanzas de Dios Altísimo.

La forma correcta de conmemorar el sacrificio

Su Santidad (aba) declaró que debemos reflexionar sobre si los sacrificios de los musulmanes pueden obtener alguna aceptación por parte de Al’lah si siguen cometiendo graves injusticias y perpetrando tales persecuciones. Es más, en ciertas zonas de Pakistán se ha anunciado que no se permite a ningún áhmadi realizar ningún sacrificio durante los tres días del Eid, sea por la razón que sea. Su Santidad (aba) dijo que cuando las circunstancias llegan a tal punto, entonces Dios Altísimo también manifiesta su castigo. Los musulmanes áhmadis son en realidad los que entienden el verdadero espíritu de sacrificio, y se han comprometido a sacrificar sus vidas, su riqueza, su tiempo y su honor. Su Santidad (aba) también se dirigió a los áhmadis para que sigan siendo pacientes y que un día su paciencia daría frutos, si Dios quiere, al igual que la paciencia y los sacrificios de Abraham (as), Agar (as) e Ismael (as) dieron sus frutos. Nunca abandonaron la oración y la paciencia, y así las mayores bendiciones se manifestaron en la persona del Santo Profeta (sa) y sus Compañeros, que eran de la progenie de Ismael (as). Así que incluso hoy, Dios Altísimo no abandonará a nadie que sea paciente y haga sacrificios, y ciertamente vendrá en su ayuda. Por lo tanto, es nuestro deber someternos a Al’lah aún más y aumentar nuestro nivel de rectitud. Debemos esforzarnos por alcanzar ese espíritu de sacrificio, si deseamos recibir la complacencia de Dios y enfrentarnos a nuestra oposición.

Su Santidad (aba) luego dijo que el Mesías Prometido (as) explicó la manera en que uno puede alcanzar este nivel de sacrificio cuando afirmó que Dios Altísimo ha dado ejemplos para los mandamientos que se nos han dado. Se nos ordena sacrificarse por completo, y la manifestación de ese sacrificio son los animales que sacrificamos. Sin embargo, no es la sangre ni la carne lo que llega a Al’lah, sino la rectitud en nosotros. Por lo tanto, al igual que sacrificamos un animal físicamente, debemos estar preparados para ser sacrificados por completo por el bien de Al’lah. Sólo entonces las oraciones y los sacrificios serán aceptados y sólo entonces Él permanecerá con nosotros.

Alcanzar la cercanía de Dios Altísimo y analizar nuestras normas de sacrificio

Al explicar cómo alcanzar la cercanía de Dios Altísimo, el Mesías Prometido (as) explicó que no se debe asociar a ningún coparticipe con Dios. Pero esto no sólo se refiere a las estatuas físicas y a los falsos dioses. Se refiere a cualquier cosa que se interponga en el camino de acercarse a Dios y tenga prioridad. Y así el hombre tiene muchas deidades de las que no es consciente, que le impiden acercarse a Dios. De ahí que uno deba analizar su estado para rectificarlo lo antes posible. Abraham (as) alcanzó el alto estatus al estar dispuesto a realizar una tarea que le resultaba dolorosa, es decir, sacrificar a su amado hijo. Y cuando uno está dispuesto a realizar tal sacrificio, Dios Altísimo lo libra de todo daño.

Por lo tanto, Su Santidad (aba) dijo, durante este Eid debemos analizar nuestro nivel de sacrificio, lealtad, veracidad y rectitud. Cuanto más nos analicemos como comunidad, más rápido llegará el apoyo y la ayuda de Dios Altísimo. Por lo tanto, debemos rezar para que Dios Altísimo aumente nuestra lealtad y fidelidad, y para que todos y cada uno de los hombres, mujeres y niños alcancen el nivel de sacrificio que mostraron Abraham (as), Agar (as) e Ismael (as).

Encarnar el mismo espíritu de sacrificio y dedicación en esta época

Su Santidad (aba) dijo que deseaba responder a una pregunta que se plantea a menudo en las diversas reuniones que se celebran, que es en relación con la educación de los niños Waqf-e-Nau. Se han pronunciado muchos sermones al respecto, pero Su Santidad (aba) explicó que es una gran bendición que los padres hayan podido presentar a sus hijos y dedicarlos desde que Hazrat Jalifatul Masih IV (rh) -es decir, el Cuarto Jalifa- estableció el esquema Waqf-e-Nau. Dijo que mientras la Comunidad siga teniendo lealtad y devoción, y mientras el sistema de Jalifato permanezca dentro de la Comunidad, esta manifestación de ese sacrificio seguirá viva. Pero al mismo tiempo, los padres que dedican a sus hijos deben recordar que esta dedicación requiere un sacrificio, como el que presentaron Abraham (as) y su hijo Ismael (as). Cuando Abraham (as) le dijo a su hijo lo que pensaba sobre este sacrificio que se le había ordenado a su padre, este hijo justo respondió inmediatamente que debía cumplir con lo que se le pedía y que sería paciente. Por lo tanto, al consagrar a sus hijos, los padres deben hacerlo de la misma manera, y no sólo debido a emociones temporales. Deben educarlos para que tengan la misma rectitud y comprensión que poseía Ismael (as), de lo contrario, crecerán y dirán que no pueden vivir con un sueldo mínimo si sirven a la Comunidad, y en consecuencia abandonarán su dedicación. Por lo tanto, el estado físico y espiritual de los padres debe permanecer elevado desde el principio hasta el final si desean que sus hijos sigan dispuestos a continuar su consagración. Además, los que forman parte de este bendito plan deben reflexionar siempre sobre cómo aumentar sus sacrificios, su dedicación y su rectitud para que Dios Altísimo siga ocupándose de sus necesidades.

Su Santidad (aba) rezó para que los padres sean capaces de cumplir su función y para que sus hijos sean capaces de hacer sacrificios por el bien de su fe. Que, en lugar de ahogarse en la mundanidad, sean aquellos que, con plena lealtad y sinceridad, presten sus servicios.

Petición de oración

Su Santidad (aba) dijo que debemos rezar por los encarcelados en el camino de Al’lah, para que sean liberados lo antes posible, para que sus familias permanezcan protegidas y se les conceda paciencia y tolerancia. Debemos rezar por los hijos de los mártires, por todos los consagrados, y para que Al’lah conceda la mejor recompensa a los que prestan sus servicios. Debemos rezar para que todos aumentemos nuestro nivel de rectitud, devoción y sacrificio.

Antes de dirigir la oración silenciosa, Su Santidad (aba) transmitió sus buenos deseos de Eid Mubarak a todos y rezó para que todos seamos receptores de la gracia de Dios Altísimo y que nuestros sacrificios sean aceptados.

Suscríbete y recibe contenido exclusivo

Recibirás cada semana las últimas novedades de la Comunidad Musulmana Ahmadía directamente en tu mail. ¡Prometo no spamearte!

Share via