Date: 2018-01-05

El sacrificio financiero y Waqfe Yadid 2018

Hazrat Mirza Masrur Ahmad

Hazrat Mirza Masrur Ahmad

Jalifatul Masih V

Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad (Mir‐za Mas‐ rur Ah‐mad), es el quinto Jalifa (Califa) de la Comunidad Musulmana Ahmadía. Elegido para esta posición vitalicia el 22 de abril de 2003, desempeña su cargo como jefe espiritual y administrativo mundial de una organización religiosa internacional con decenas de millones de miembros repartidos en 200 países.

Ver más sobre el autor

Después de recitar el Tashahhud, Ta’wwuz y Surah Al-Fatihah, Jalifatul Masih V (aba) declaró:

En el Sagrado Corán, encontramos que en numerosos sitios se llama la atención de un creyente sobre la necesidad del sacrificio financiero. En un lugar, Al-lah el Todopoderoso declara: [árabe], es decir:

“Y cualquier riqueza que empleéis es para vosotros mismos.” [2: 273]

Junto a ésto, también se ha mencionado un rasgo de los creyentes: que solo gastan para alcanzar el placer de Al-lah. [El Sagrado Corán] afirma que: [árabe], es decir

“…mientras la gastéis únicamente con el fin de conseguir el contento de Al-lah.”

Por lo tanto, qué afortunados son aquellos que, con esta mentalidad gastan su riqueza en el camino de Al-lah el Todopoderoso. Y hoy, por la Gracia de Al-lah el Todopoderoso, no hay nadie en el mundo entero, excepto los áhmadis quienes tienen la mentalidad de ofrecer sacrificios financieros para alcanzar el agrado de Al-lah el Todopoderoso. Puede haber otras personas en el mundo que gastan para alcanzar el agrado de Al-lah el Todopoderoso o gastar de acuerdo con su capacidad [económica] personal. Sin embargo, como comunidad organizada, solo la Comunidad Ahmadía, además de gastar en la ayuda a los pobres y necesitados, también gasta para la propagación de la religión y para mostrar al mundo la verdadera imagen del islam, incluso aunque tengan que sobrellevar dificultades durante el proceso, puramente para alcanzar el agrado de Al-lah el Todopoderoso. De hecho, todo ese gasto, ya sea en ayudar a alguien o por el bien de la religión, es para conseguir el agrado de Al-lah el Todopoderoso.

Al-lah el Todopoderoso no requiere ninguna riqueza para Sí mismo. El significado de gastar por Su causa es gastar para el progreso de Su creación y para la superioridad de Su religión. Al referirse a Al-lah el Todopoderoso, el Santo Profeta (sa) dijo (es un hadiz qudsi – palabras que atribuía a Al-lah pero que nos las definía como Revelación):

“¡Oh hijo de Adán! Al depositar tu riqueza conmigo descansa en paz porque no corres peligro de que se queme en el fuego, ni de que se sumerja en el agua, ni de que sea robada por un ladrón. Devolveré en su totalidad el tesoro que me depositas el día en que más lo necesites.”

Por lo tanto, lo que aparentemente consideramos un gasto, cuando lo hacemos por el contento de Al-lah, Al-lah el Todopoderoso dice que en realidad no es un gasto. Lo que uno gasta para Su agrado [el agrado de Al-lah] y para los objetivos que Él ha establecido, en realidad no es un gasto. Por el contrario, ha sido depositado en nuestra cuenta. Y cuando lo necesitemos, Al-lah el Todopoderoso lo devolverá.

Asimismo, se menciona en una narración que el Santo Profeta (sa) dijo que  ‘En el Día de la Resurrección, aquellos que gastan en el camino de Al-lah podrán cobijarse en la sombra de la riqueza que habían gastado en el camino de Al-lah hasta que el día del juicio llegue a su fin.’

Sin embargo, junto con esto, en una ocasión, el Santo Profeta (sa) también ha estipulado que a Al-lah el Todopoderoso no le gusta la riqueza impura. No le gusta la riqueza que se ha ganado a través de medios inadecuados. Por el contrario, cuando la riqueza pura que se ha ganado a través del trabajo duro se gasta en su camino, será aceptada. Por lo tanto, siempre debemos tener en cuenta que nuestra riqueza siempre debe permanecer pura.

Para participar en cualquier apelación financiera del Santo Profeta (sa), en algún donativo o para donar en caridad, ¿cómo solían los compañeros del Santo Profeta (sa) esforzarse y sacrificarse solo para alcanzar el agrado de Al-lah el Todopoderoso? Se narra en las siguientes palabras que Hazrat Abu Mansur Ansari dijo que cada vez que el Santo Profeta (sa) hacía un llamamiento a la caridad y a los sacrificios financieros, algunos de nosotros íbamos al mercado a trabajar esforzadamente como peones. Si una persona recibía  una Mud [unidad de medida] por su esfuerzo, la donaba para esa apelación. Mud es una unidad de medida con la que se mide el grano, que es quizás equivalente o inferior a un kilogramo. Sin embargo, ese compañero dice que aquellas personas que pasaron por esas circunstancias, iban a los mercados y trabajaban para contribuir [aunque fuese con algo pequeño] para participar en este sacrificio. Al-lah el Todopoderoso les otorgó con posterioridad en este mismo mundo de medios materiales que algunos de ellos ahora están en posesión de cientos de miles de Dirhams o Dinares. Hay una narración con respecto a Hazrat Abu Bakr Siddiq (ra) que dice que cuando él aceptó el islam, había acumulado cuarenta mil Ashrafis [unidad monetaria] además de sus negocios y propiedades. Deseó gastar todo este monto en el camino de la religión. De hecho, actuó en consecuencia y en el momento de la migración, solo le quedaban quinientos Ashrafis de esta cantidad. Si comparamos el Ashrafi dorado de ese momento con su valor actual, es quizás equivalente a once o doce millones de libras. Esta cantidad es incluso mayor que nuestro presupuesto mundial para Waqf-e-Yadid. Por lo tanto, este era el estado de los compañeros que incluso aquellos que no poseían nada, hicieron un esfuerzo e intentaron contribuir incluso con algunos centavos, peniques o rupias. Además, a los que eran ricos les importaba lo más mínimo empobrecerse y gastaban en la causa de Dios sin ninguna vacilación.

Además, también observamos esto entre los compañeros del Mesías Prometido (as). Hay anécdotas de los sacrificios de Hazrat Jalifat-ul-Masih I (ra), que hizo innumerables sacrificios cada vez que el Mesías Prometido (as) hizo una apelación. Similar es el caso del doctor Hazrat Dr. Jalifa Rashid-ud-Din Sahib, que fue el padre de Hazrat Umm-e-Nasir. Cuando escuchó la declaración del Mesías Prometido (as), inmediatamente dijo que una persona que hace una demanda tan grande no puede ser un mentiroso e hizo el Bai’at [pacto de lealtad] de inmediato. Después de esto, también se mantuvo a la vanguardia en hacer sacrificios financieros. Era médico de profesión y un funcionario público. Era bastante rico y ganaba mucho dinero. El Mesías Prometido (as) lo ha incluido entre sus doce discípulos. Hazrat Musleh-e-Mau’ud ra dice que sus sacrificios fueron tan sobresalientes que el Mesías Prometido (as) le honró [diciendo] que había ofrecido sacrificios tan inmensos por el bien de esta Yama’at que ya no era necesario que haga más sacrificios.

En cualquier caso, estas fueron las personas que solían ofrecer sacrificios. Sin embargo, a pesar de recibir este honor, no se abstuvo de ofrecer sacrificios. Al contrario, continuó haciéndolo. Cuando el Mesías Prometido (as) estaba involucrado en la demanda en Gurdaspur, hizo una apelación [por sacrificios financieros] a sus amigos a medida que los gastos iban en aumento. Habían costes relacionados con la demanda y, en particular, habían aumentado los gastos de la langar jana [cocina]. La razón de esto fue que debido a [la estancia de] el Mesías Prometido (as) [en Gurdaspur], la [cocina] langar jana estaba establecida tanto en Gurdaspur como en Qadian. Por lo tanto, cuando el Mesías Prometido (as) hizo una apelación para recaudar fondos en relación con esto, Jalifa Rashid-ud-Din Sahib, que casualmente recibió su salario el mismo día que se enteró de esta apelación, envió todo su salario al Mesías Prometido (as), que era de cuatrocientos cincuenta rupias en ese momento y una gran cantidad, equivalente a cientos de miles en la actualidad. Su amigo le dijo que debería haber guardado algo para las necesidades de su hogar y su familia. Ante esto, él respondió que si el Mesías de Dios dice que esto es necesario por el bien de la religión, entonces, ¿con qué propósito debería haber guardado algo? Por lo tanto, si esto es necesario para la religión, entonces todo irá hacia la religión.

De manera similar, el Mesías Prometido (as) también ha mencionado los sacrificios de algunos de los áhmadis menos pudientes de la manera más afectuosa. El Mesías Prometido (as) declara:

“Me asombro por el afecto y la sinceridad de mi Yama’at, puesto que los más empobrecidos, como Mian Yalal-ud-Din, Jair-ud-Din e Imam-ud-Din de Cachemira, que vive cerca de mi aldea; estos son tres hermanos empobrecidos, que tal vez ganan tres O cuatro annas [unidad monetaria] a diario, sin embargo, contribuyen activamente en los Chanda [sacrificios financieros] mensuales.”

En otras palabras, contribuyen regularmente al Chanda [sacrificios financieros]. El Mesías Prometido (as) declaró, además:

“También estoy asombrado en relación con la sinceridad de su amigo, Mian ‘Abdul’ Aziz, que es un recaudador de ingresos. A pesar de ser pobre, un día ofreció cien rupias [y dijo] que deseo que esto se gaste en el camino de Dios.”

El Mesías Prometido (as) dice:

“Puede que este pobre hombre haya acumulado estas cien rupias a lo largo de varios años, sin embargo, su amor por Dios infundió en él una pasión por adquirir Su agrado.”

Por lo tanto, este sistema de sacrificios, en relación con el cual he presentado uno o dos relatos de los compañeros del Santo Profeta (sa), así como uno o dos relatos de los compañeros del Mesías Prometido (as), está de acuerdo con el mandamiento de Dios el Exaltado. Además, por la Gracia de Al-lah el Todopoderoso, esto se puede observar en la Yama’at del Mesías Prometido (as) incluso hoy en día. Al-lah el Todopoderoso ha inculcado en la Yama’at del Mesías Prometido (as) tal comprensión de este [sistema de] sacrificios, que como dije, no ha sido inculcado en nadie más. Además, somos testigos de innumerables ejemplos de eso cada año.

Hoy, de acuerdo con la tradición de anunciar el comienzo del nuevo año para Waqf-e-Yadid en el primer sermón de enero, narraré algunas anécdotas emotivas en relación con los sacrificios financieros hacia Waqf-e-Yadid y veremos cómo Al-lah el Todopoderoso, como resultado de sus sacrificios, los bendice en este mundo, lo que posteriormente se convierte en un medio para fortalecer su fe.

La pasión con la que la gente ofrece sacrificios financieros y los ejemplos de cómo siguen el ejemplo de los compañeros, que mencioné [anteriormente] que iban a los mercados cuando había un llamamiento para realizar sacrificios financieros y presentaban al Santo Profeta (sa) cualquier cantidad que ganaban, por poca que fuera; tales ejemplos se encuentran entre nosotros incluso hoy en día.

Amir Sahib [el Presidente] de Burkina Faso escribe que nuestra Yama’at de Kari está situada en la región de Widgu. Cerca de allí, el gobierno está instalando cables de fibra óptica en el suelo. Por lo tanto, los Judam que vivían cerca de la Yama’at de Kari le pidieron al contratista que les asignara la tarea de cavar [la ruta de] un kilómetro. Por lo tanto, al recibir este trabajo, los Judam realizaron esta tarea de cavar juntos. Además, aportaron la cantidad de un millón de francos CFA que recibieron a cambio, lo que equivale a aproximadamente mil doscientas cincuenta libras, al Chanda de Waqf-e-Yadid. Por lo tanto, esta es la pasión que, como mencioné anteriormente, no se puede ver salvo en la Comunidad Ahmadía.

Presentaré un ejemplo de cómo Al-lah el Todopoderoso fortalece la fe de los jóvenes y niños a través de las bendiciones de Chanda [sacrificios financieros]. Hay una Yama’at en la región de Panfura en Burkina Faso. Uno de sus miembros narra una anécdota personal diciendo:

“Tenía que embarcarme en un viaje y que el año de Waqf-e-Yadid estaba llegando a su fin. Por otro lado, la cosecha también se estaba recolectando. Antes de emprender el viaje, les dije a mis hijos que aportaran una décima parte de la cosecha a Chanda [sacrificios financieros] después de que se haya cosechado por completo. Después de esto, emprendí el viaje. Más tarde, los niños trajeron la cosecha entera a casa y no contribuyeron nada a Chanda [sacrificios financieros].”

Él dice que:

“Cuando regresé e investigué sobre el tema descubrí que mis hijos habían traído todo el grano a casa. Les dije a mis hijos que sacaran todo el grano de la casa y que sacaran la porción para el Chanda. Cuando mis hijos sacaron todo el grano de la casa y lo devolvieron al mismo lugar después de haber sacado la porción para el Chanda, [fue como si] no se hubiera reducido en absoluto. Al ver esto, mis hijos quedaron asombrados de que, a pesar de haber separado la porción de Chanda, el grano sigue siendo el mismo que antes. Luego les dije que Al-lah el Todopoderoso les había mostrado todo esto para demostrar que gastar en Su camino no le quita nada a su riqueza, sino que la aumenta.”

Este es el [nivel de] fe de estas personas que están sentadas a miles de km de distancia, han aceptado al Mesías Prometido (as) y están actuando sobre las verdaderas enseñanzas del islam.

También hay una anécdota de alguien cuyas dificultades fueron aliviadas debido a las bendiciones de Chanda y de la fuerza de la fe. Un amigo áhmadi, Yakub Sahib de la comunidad Dipingo en Costa de Marfil, dice que

“He sido áhmadi durante bastante tiempo, pero no estaba contribuyendo en el Chanda. Antes, mi vida siempre estaba llena de dificultades. A veces mis hijos estaban enfermos, otras veces había preocupaciones sobre mis cultivos, etc. Sin embargo, durante los últimos tres años he estado contribuyendo en el bendito sistema de Waqf-e-Yadid y por la Gracia de Al-lah, después de contribuir regularmente hacia este sistema, Al-lah el Todopoderoso ha cambiado mi vida por completo. Ahora mis hijos están mucho más saludables y mis cultivos están creciendo mucho mejor.

El espíritu de sacrificio para obtener el agrado de Al-lah también está imbuido en los corazones de los nuevos conversos. Un amigo de Costa de Marfil, Zablur Sahib, no hace mucho se convirtió del cristianismo al Ahmadíat. Él es el único áhmadi en su pueblo y regularmente escucha los sermones y muchos otros programas de la comunidad. Él es muy sincero y ha desarrollado mucho su fe y sinceridad. Después de realizar el juramento de lealtad, estudió toda la literatura de la comunidad en francés y se ha convertido en un muy buen Da’i ilallah (Invitador hacia Al-lah) y predica mucho. Dejó su aldea para vivir cerca de nuestro centro comunitario con el fin de aprender más sobre el islam. En este tiempo no tenía trabajo después de dejar su aldea, por lo que tuvo dificultades para encontrar trabajo. Estaba buscando un trabajo y su esposa ganaba muy poco y estaban pagando los gastos de la casa. Cuando se les animó a dar el Chanda se encontraban en una situación muy difícil y, a pesar de ello, dieron 5000 francos CFA. Él dijo:

“Este es mi Chanda y el de mi familia, por supuesto que estamos teniendo dificultades, pero no deseo que se me prive de la bendición del Chanda.

En cuanto a cómo Al-lah el Todopoderoso otorga consuelo a aquellos que dan el Chanda, nuestro misionero en Costa de Marfil escribe que Bondoukou es conocida por ser la ciudadela del islam en Costa de Marfil y que los ulemas abundan por allí. Un amigo, Abdur Rahman Sahib, al que estaban predicando por allí, hizo el juramento de lealtad. Conoció la Comunidad a través de un folleto. Él dice:

“Hace cuatro años mi familia y yo nos convertimos del cristianismo al islam. Sin embargo, no estaba completamente satisfecho. Pero cuando conocí la Comunidad Ahmadía y tras haber visitado la casa de la misión, recibí las respuestas a todas mis preguntas e hice el juramento de lealtad. Hice este juramento durante el mes de diciembre. El misionero habló en la mezquita sobre la importancia del esquema Waqf-e-Yadid y nos animó a contribuir hacia esta causa. En ese momento tenía 2000 Francos CFA de los cuales doné en ese mismo momento 1000 para el plan de Waqf-e-Yadid. Alhamdulil-lah desde aquel día Al-lah el Todopoderoso ha cambiado mi vida por completo, ha derramado Sus bendiciones en mi trabajo, en mi lugar de trabajo todo el mundo incluyendo los jefes me respetan y con mi limitado salario tengo tantas bendiciones que vivo de manera cómoda.”

Este hombre se convirtió en un contribuyente regular del Chanda desde el primer día después de tomar el pacto de iniciación.

Hay un ejemplo de un nuevo converso de un pueblo llamado Shatamba en Tanzania. Jaini Palu Sahib afirma:

“Yo solía ser bastante mezquino a la hora de pagar el Chanda. Cada vez que me recordaban que pagara el Chanda siempre tenía alguna excusa. Solía trabajar preparando el carbón y mi situación económica no era buena. Por ello no solía dar Chanda. Sin embargo, cuando entendí el significado de gastar en la causa de Al-lah, toda mi vida cambió y este año cuando planté los cultivos, en el campo en el que solía sacar de 8 a 10 sacos, obtuve 56 sacos de arroz del mismo campo. Esto fue todo resultado de gastar en la causa de Al-lah. Desde que empecé a gastar en la causa de Al-lah mi vida ha dado un giro y mi situación financiera ha mejorado. Actualmente estoy construyendo una casa de 6 habitaciones y lo hago porque cada vez que vengan miembros de la Comunidad a nuestro pueblo, quiero que se hospeden en mi casa y tenga el honor de hospedarles.”

Por tanto, lo que ahora está gastando en construir su casa, lo ha generado al dar preferencia a complacer a Dios y a complacer a su fe. Su primera prioridad era gastar en el camino de su fe.

Un misionero en Mali escribe:

“En nuestra misión, un amigo llamado Abdur Rahman vino y dijo que deseaba hacer el pacto de iniciación. Cuando se le preguntó por qué deseaba hacerlo respondió que mi abuelo era un hombre noble y nos dijo que el Imam Mahdi había llegado y que un signo de esto es que los seguidores del Imam Mahdi le ayudarían financieramente en sus servicios para la publicación de las enseñanzas del islam. Cuando oí el anuncio en vuestro programa de radio que el Imam Mahdi había llegado y oí los siguientes sermones del Jalifa en los cuales se mencionaban las historias acerca del sacrificio financiero, tuve la certeza de que este era el Imam Mahdi acerca del cual nos informó nuestro abuelo. Por ello deseo realizar el pacto de iniciación.”

Por tanto, este hombre hizo el pacto y ha estado regularmente contribuyendo al Chanda y formando parte en los sacrificios financieros.

Aquellos que están en la pobreza extrema también hacen sacrificios financieros y Al-lah el Todopoderoso les provee de medios de forma extraordinaria y fortalece su fe. El Amir de Gambia escribe:

“Una mujer llamada Fatima Yalu Sahiba que tiene 49 años vive en el pueblo de Kunda en Niamina Occidental. Cuando se le pidió que contribuyera al Waqf-e-Yadid dijo que yo no tengo dinero, pero una amiga me dio un pollo hace unos días (esto es igual al ejemplo de la mujer que vino a Qadian a dar sus huevos y su pollo a Hazrat Musleh Maud (ra)). Por tanto, si la Comunidad acepta esto entonces ella estaría dispuesta a pagar su Chanda de Waqf-e-Yadid de esta manera. Por tanto, ella contribuyó donando su pollo. Después de dar este Chanda ella dijo que estoy muy preocupada por mi tío que era la única persona que aportaba dinero a la casa, y desde hacía cuatro meses había sido sentenciado a siete años de cárcel en Senegal bajo la acusación de altercado público y ahora está en la cárcel. En cualquier caso, ella dijo que me había escrito una carta pidiendo oraciones. Posteriormente dijo que dio algo de Chanda, del cual obtuvo bendiciones. Dice que después de dos meses le informaron que el gobierno le perdonó y que sería liberado de prisión. La persona oyó estas noticias y dijo que era un milagro, que era imposible ser liberado por dicho crimen. Cuando el tío de esta mujer, Damin Yalu Sahib conoció esta historia de que su sobrina dio Chanda de esta manera, y me escribió (es decir a Hazur) para oraciones y entonces fue liberado, se sintió tan conmovido por esto que también aceptó el Ahmadíat. Ahora, por la Gracia de Al-lah, Fatima Sahiba regularmente ofrece el Chanda, predica y les dice a otros que, como resultado de las bendiciones del Chanda, su tío, por el cual ella estaba preocupada, había sido liberado de prisión.”

Esto no sucede solamente en África, por la Gracia de Al-lah los áhmadis en países desarrollados también muestran una gran fe y sinceridad. Un misionero de Australia, Sayyed Wudud Sahib escribe:

“Un joven de Melbourne que está estudiando en la universidad, contribuyó en Waqf-e-Yadid como prometió. Sin embargo, durante la oración del viernes se volvió a poner atención hacia el sacrificio financiero. Este joven después prometió 550 dólares adicionales y los pagó al siguiente día. También estaba trabajando a tiempo parcial mientras estudiaba y cada 15 días cobraba 530 dólares. Sin embargo, esa semana ganó 1232 dólares que no se esperaba en absoluto. Dijo que esto únicamente había pasado como resultado de gastar en el camino de Al-lah.”

Después el Amir de Fiyi escribe, en relación a un joven de la Comunidad de Nasarwanga que es muy sincero y está sirviendo como Secretario Financiero:

“Desde que comenzó a dar Chanda, Al-lah el Todopoderoso bendijo su negocio de forma inmensa. Su mujer, que es de familia cristiana dice que todo esto fue como resultado del servicio a la fe y al sacrificio financiero ya que, de lo contrario, nuestras deudas nunca habrían sido liquidadas.”

Luego está la comunidad bien establecida en Benin en la cual el Mual-lim (predicador local) Hamid Sahib escribe:

“Los ciudadanos locales son en su mayoría granjeros que cultivan algodón. Este año los cultivadores contaron el algodón y lo apilaron en un lugar cercano al pueblo para que pudiera ser enviado a la fábrica. Sin embargo, un día la pila prendió fuego de repente y millones de rupias de algodón ardieron hasta las cenizas. En ese momento solo el algodón de un hombre sobrevivió, el cual es un sincero miembro de la Comunidad. Los nativos dijeron que fue un milagro que Al-lah el Todopoderoso hubiera salvado su algodón. El amigo áhmadi entonces dijo que verdaderamente creo que Al-lah el Todopoderoso salvó este bien, porque soy áhmadi y cada mes pago el Chanda en el camino de Al-lah.”

Un misionero de Congo Brazzaville escribe:

“Una mujer llamada Madame Ayesha, enseña en un colegio estatal. Un día vino a la misión con su hijo y expresó su preocupación por su situación económica extremadamente difícil. Una razón por la cual tenía preocupaciones financieras era que su marido no le permitía gastar nada, pero aparte de ello su paga mensual por parte del gobierno como profesora se había visto reducida a la mitad debido a alguna deuda anterior. Había extraído un préstamo, había únicamente recibido la mitad de su sueldo, su marido no le daba nada y ella estaba muy preocupada.”

Él dice que después de oír acerca de su angustiosa situación, le dijo que me escribiera (es decir, a Hazur) pidiendo oraciones y el otro consejo que le dio fue que de todo lo que pudiera permitirse, debería utilizarlo para pagar su Chanda (contribución monetaria) de forma regular. Inmediatamente escribió pidiendo oraciones y también empezó a pagar su Chanda de forma regular, y también pagó en nombre de su familia. Pasaron solo unos días cuando el padre empezó a pagar el alquiler de la casa y las tasas escolares de su hijo. Además, por primera vez su hermana mayor que se había quedado con toda la herencia de su difunto padre les envío 100.000 francos CFA. Esta mujer áhmadi inmediatamente llamó a la misión y les informó que todas sus preocupaciones habían desaparecido debido a las bendiciones del Chanda. Después vino a la misión y dio 10.000 francos CFA adicionales de la cantidad mencionada, en calidad de Chanda.

Sadr Lallna (presidente nacional de la organización auxiliar de mujeres áhmadis de Canadá) escribe:

“Una chica que estudia en la universidad mencionó que su secretaria local de Waqf-e-Yadid le aconsejó que ella debía pagar el Chanda de Waqf-e-Yadid y Al-lah el Todopoderoso le aliviaría sus dificultades. La joven dijo: ‘En ese momento solo tenía 50 dólares, que era una cantidad completamente sustancial para mí como estudiante. Sin embargo, lo doné como Chanda de Waqf-e-Yadid. Tras entregar este dinero en el camino de Al-lah el Todopoderoso, poco tiempo después recibí una beca de 800 dólares de la universidad y, por lo tanto, Al-lah el Todopoderoso me recompensó por mi sacrificio.’”

Un miembro áhmadi de Egipto, Abdul Rehman Sahib, afirma (tal vez fue en junio cuando él escribió ésto):

“El viernes pasado tenía 100 libras egipcias de las cuales di a la Yama’at 50 libras egipcias y la cantidad restante la guardé para mis viajes y necesidades personales. Yo vivo muy lejos de mi hogar original y mi ciudad natal, donde a excepción de Al-lah el Todopoderoso, no tengo a nadie. Al día siguiente, de repente me di cuenta de que recibí mis ingresos mensuales más rápido de lo normal, porque siempre llegaban tarde. Decidí recoger ese dinero de inmediato, por lo tanto, dos días más tarde fui a recogerlo y noté que el gobierno había aumentado mis ingresos en un 60%. Ahora he decidido pagar la mitad de esta cantidad en el camino de Dios el próximo viernes. Orad para que Al-lah el Todopoderoso me conceda el deleite por hacer sacrificios por Su causa.”

Uno de nuestros inspectores de la India, Salim Jan, escribe:

“Visité una Yama’at local, Sambrayala, en el distrito de Gullrat. Contacté a uno de los miembros por teléfono y le dije que íbamos a visitarlo en una hora. Después de una hora, llegamos allí y cuando estábamos hablando, de repente, entraron dos hombres, le dijeron algo a él y luego se llevaron su refrigerador. Le pregunté, ‘¿qué ha pasado?’ respondió: ‘Bueno, usted dijo que vendría a vernos, sin embargo, no teníamos dinero, así que decidimos vender el refrigerador de la casa.’ Le dije que no tenía prisa y que incluso ahora debería pedir que le devuelvan el refrigerador. Sin embargo, respondió: ‘No es posible que un representante venga de Markaz [sede] y le permitamos regresar con las manos vacías. ¿Qué importancia tiene un refrigerador? Podemos comprar otro de nuevo, insha’lah.’”

¡Que Al-lah el Todopoderoso bendiga su riqueza!  Este caballero vive en una propiedad alquilada y trabaja como carpintero, pero a pesar de sus difíciles circunstancias, no duda en gastar en el camino de Al-lah el Todopoderoso.

Del mismo modo, Munawar Sahib, es otro inspector de Waqf-e-Yadid de la India. Escribe:

“Durante mi visita a Sandan, que es una Yama’at en el distrito de UP, visité a uno de los miembros para recoger Waqf-e-Yadid, sin embargo, expresó sus dificultades y dijo que actualmente sus circunstancias no eran buenas, así que debería venir a la mañana siguiente. El día siguiente lo visité de nuevo y me dijo que no había podido lograr juntar el dinero para esto. (¡Observad el espíritu de sacrificio en los niños pequeños!) Su hija pequeña estaba de pie cerca y estaba escuchando la conversación. Ella se acercó a su padre y le dijo: ‘Me prometiste que, dado que cada vez hace más frío, me comprarías un par de zapatos nuevos, ¿Me puedes dar el dinero que has guardado aparte para esos zapatos?’ La niña insistió y consiguió el dinero de su padre y lo pagó todo en Waqf-e-Yadid y dijo: ‘los zapatos se pueden comprar más tarde, pero tomad el Chanda ahora.’”

Aunque he dicho anteriormente que debemos cuidar de esas personas e incluso si quieren hacer una contribución, no debemos tomarla, sin embargo, algunos de ellos insisten y nos obligan a aceptarla. En tales casos, la Yama’at debería cuidar de ellos después.

Otro inspector de la India, Farid Sahib, dice:

“Fui a UP durante el mes de noviembre para la colección de Waqf-e-Yadid. Supe que en Mirat había una casa áhmadi que no tenía contacto con la Yama’at desde hace muchos años. Cuando visité su casa y les llamé la atención hacia el sacrificio financiero, dijeron que no solo querían contribuir al Waqf-e-Yadid sino que querían contribuir en todos los diversos Chandas. El caballero anotó su presupuesto para el Chanda de acuerdo a la tasa prescrita y también anotó un presupuesto para Waqf-e-Yadid, Tehrik-e-Yadid y también para las organizaciones auxiliares. Dio también de inmediato 15,000 rupias para Waqf-e-Yadid. De esta manera, a través del bendito sistema de Waqf-e-Yadid, Al-lah el Todopoderoso volvió a conectar a una familia entera con la Yama’at Ahmadía.”

Por lo tanto, como he mencionado en numerosas ocasiones antes, si alguna vez hay alguna negligencia es por nuestra parte y de nuestros voluntarios ya que no mantenemos contacto con las Yama’ats, y, a veces, no se contacta con ellos durante mucho tiempo. Por lo tanto, toda la administración necesita activarse.

Estas son algunas anécdotas, que no solo revelan los sacrificios financieros realizados por la causa de la fe, sino también son una prueba de la veracidad del Mesías Prometido (as) y de la Yama’at Ahmadía, y el hecho de que ha sido establecida por Al-lah el Todopoderoso. ¡Que Al-lah el Todopoderoso permita a los miembros de la Yama’at aumentar en su fe y creencia y que ellos continúen incrementando sus sacrificios para alcanzar el placer de Al-lah el Todopoderoso!

Ahora voy a mencionar sobre los sacrificios hechos por las diversas Yama’ats el año pasado en Waqf-e-Yadid y también voy a revelar sus posiciones.

Por la Gracia de Al-lah el Todopoderoso, el año 60 de Waqf-e-Yadid ha llegado a su fin y desde el 1 de enero [2018] ha comenzado el año 61. La comunidad Ahmadía en todo el mundo ha dado un sacrificio total de 8.862 millones de libras hacia Waqf-e-Yadid. Eso es un aumento de 842,000 libras con respecto al año anterior, alhamdu-lil-lah [¡toda alabanza pertenece a Al-lah!]. Después de Pakistán, que como siempre permanece en el primer puesto, los diez primeros puestos de los países en el resto del mundo en términos de contribución total son los siguientes:

Primero es Reino Unido, el segundo es Alemania (sin embargo, para Tehrik-e-Yadid las posiciones están intercambiadas), luego el tercero es Estados Unidos, Canadá es el cuarto, el quinto es India, el sexto es Australia, el séptimo es un país de Medio Oriente, ocho es Indonesia, el noveno es un país de Medio Oriente y luego Ghana es décimo. Ghana ha progresado mucho este año.

En términos de moneda local, los países con un aumento significativo respecto al año pasado: Canadá está en los primeros en la lista, han progresado mucho. Entre los países africanos Nigeria hizo un buen progreso con un aumento del 83%, Malí logró un aumento del 55%, Sierra Leona 45%, Camerún 45%, Ghana 24%, es decir, todos estos son un aumento en las colecciones del último año.

En términos de participantes, y el punto fundamental es que los participantes deben aumentar, por la Gracia de Al-lah más de 1.6 millones de personas contribuyeron en el sistema de Waqf-e-Yadid. Ha habido un aumento de 268,000 participantes. En este sentido, Nigeria se sitúa primero, luego Sierra Leona, Níger, Benin, Malí, Camerún, Costa de Marfil, Senegal, Burkina Faso, Gambia, Guinea-Bissau, Kenia, Tanzania, Zimbabwe. Todos ellos han trabajado significativamente al respecto.

En cuanto al Chanda Balagan, en lugares como Pakistán y Canadá hay dos tipos de Chanda: Atfal [ofrendas económicas realizadas por niños menores de 16 años] y Balagan [ofrendas económicas realizadas por personas mayores de 16 años]; sin embargo, en esta ocasión también participó Australia.

En Pakistán, las tres primeras clasificaciones para Balaghaan son las siguientes: en primer lugar, Lahore, en segundo lugar, Rabwah, y en tercer lugar Karachi.

En cuanto a distritos, las clasificaciones fueron las siguientes: Islamabad quedó primero, seguido de Rawalpindi, Sargodha, Gullrat, Umarkot, Hyderabad, Mirpur Jas, Dera Ghazi Jan, Kotli Azad Kashmir y Quetta.

Las primeras diez Yama’ats en lo que se refiere a la recolecta total son las siguientes: Islamabad Township, Gulshan Iqbal Karachi, Samanabad Lahore, Rawalpindi, Azizabad Karachi, Delhi Gate Lahore, Mughalpura Lahore, Sargodha y Dera Ghazi Jan.

Las tres primeras Yama’ats [en cuanto a su clasificación] para los Atfal son las siguientes: en primer lugar, Lahore, en segundo lugar, Karachi y en tercer lugar, Rabwah.

Las clasificaciones en cuanto a distritos son las siguientes: Sargodha, Rawalpindi, Gullrat, Faisalabad, Hyderabad, Narowal, Dera Ghazi Jan, Kotli Azad Kashmir, Sheijupura, Badin.

Las primeras diez Yama’ats de entre los más grandes [en cuanto a su clasificación] en el Reino Unido son los siguientes: la primera es Worcester Park, la segunda es Masyid Fazl, la tercera es Birmingham South, la cuarta es Gillingham, la quinta es Birmingham West, la sexta es New Malden, la séptima es Glasgow, la octava es Islamabad, la novena es Putney y la décima es Hayes.

Por lo que respecta a las regiones, las clasificaciones son las siguientes: la primera es Londres B, la segunda es Londres A, luego le siguen Midlands, Nord East, Middlesex, South London, Islamabad, East London, North West, Hertfordshire y Scotland.

Las primeras diez Yama’ats [en cuanto a su clasificación] en los Estados Unidos son las siguientes: en primer lugar, Silicon Valley, luego Seattle, Detroit, Silver Spring, Virginia Central, Boston, Los Angeles East, Dallas, Houston North y Orwell.

En términos de recolecta, las primeros cinco Imarats [comunidades] locales en Alemania son las siguientes: Hamburgo, Frankfurt, Wiesbaden, Gross-Gerau, Morfelden Walldorf.

En términos de recolecta global, las primeras diez Yama’ats [de Alemania] son ​​las siguientes: Rodermark, Neuss, Mahdiabad, Nidda, Freiburg, Koblenz, Florsheim, Weingarten, Pinneburg y Langen.

Las clasificaciones de los Imarats de Canadá con respecto a la recolecta global son las siguientes: Vaughan, Calgary, Peace Village, Brampton, Vancouver, Mississauga. Los diez Yama’ats más grandes han contribuido en el siguiente orden: Durham, Edmonton West, Saskatun South, Windsor, Bradford, Saskatun North, Montreal West, Lloydminster, Edmonton East y Abbotsford.

El ranking de recolecta de las Yama’ats más sobresalientes para el Daftar Atfal [ofrenda monetaria de menores de 16 años] es el siguiente: Durham, Bradford, Saskatun South, Saskatun North y Lloydminster.

Los cinco Imarat más destacados para Daftar Atfal son los siguientes: Peace Village, Calgary, Vaughan, Vancouver, Vesten.

En India, la clasificación por provincias es la siguiente: Kerala, Yammu Kashmir, Telangana, Karnataka, Tamil Nadu, Odisha, Bengala Occidental, Punyab, Uttar Pradesh, Maharashtra.

En lo que respecta a la recolecta global, las Yama’ats de India se clasifican de la siguiente manera: Calicut, Hyderabad, Pathapiriyam, Qadian, Calcutta, Bangalore, la ciudad de Kannur, Pangadi, Karvalai, Karunagappalli.

Los diez Yama’ats más grandes de Australia se clasifican de la siguiente forma: Castle Hill, Brisbane Logan, Marsden Park, Melbourne Long Warren, Berwick, Pezith, Plumpton, Black Town, Adelaide South y Canberra.

Las Yama’ats más destacadas en Australia para Daftar Atfal son las siguientes: Brisbane Logan, Pezith, Brisbane South, Melbourne, Berwick, Adelaide South, Melbourne Long Warren, Plumpton, Castle Hill, Marsden Park y Mount Druitt.

¡Que Al-lah el Todopoderoso, conceda gran abundancia de riqueza y bendiciones a todos aquellos que han contribuido y les bendiga enormemente! ¡Que su fe y sinceridad aumente y que cada persona busque el placer de Al-lah el Todopoderoso a través de cada una de sus acciones y palabras!

Después de las oraciones voy a dirigir una oración funeral que se haya presente hoy aquí, correspondiente a Ali Gohar Munawar, hijo de Wayyih Munawar sahib de Aldershot, Reino Unido. Él estaba viajando a Alemania con su familia el 23 de diciembre de 2017. Cuando llegaron cerca de Cologne sufrieron un accidente de tráfico debido al reventón de un neumático. Su madre estaba conduciendo. Falleció a la edad de cinco años. ¡A Al-lah pertenecemos y a Él retornaremos!

Ali Gohar formaba parte del sistema de Waqf-e-Nau. Su abuelo paterno Chaudhry Munawar Hafiz sahib es originario de Narowal [Pakistán]. Nombró a su nieto como su bisabuelo paterno, Hazrat Ali Gohar sahib, que fue el primer áhmadi en su familia, así como un compañero del Mesías Prometido (as). El abuelo materno de Ali, el Sr. Muhammad Aziz Sahib era originario de Hyderabad Deccan. La madre de Ali, Nusrat Yahan trabaja en el departamento de correspondencia en inglés de la oficina del secretario privado. Como he mencionado antes, la madre estaba conduciendo el coche cuando sucedió esta tragedia. La madre de Nusrat Yahan, es decir, la abuela materna del niño estaba sentada a su lado y ha sufrido heridas graves, y como resultado está actualmente hospitalizada.

¡Que Al-lah el Todopoderoso le conceda salud y una vida bendita y conceda a los padres del niño paciencia y perseverancia! Con la Gracia de Al-lah, los padres han soportado esta pérdida con mucha paciencia, especialmente la madre. Los niños son seres inocentes y, sin duda, Al-lah el Todopoderoso permite a los niños entrar en el paraíso inmediatamente. ¡Que Al-lah conceda a los padres paciencia y perseverancia y les conceda una recompensa excelente! Como he mencionado, dirigiré la oración funeral después de las oraciones. Como el difunto está presente, saldré para dirigir la oración, el resto de la congregación debe permanecer en la mezquita y participar en la oración funeraria [desde aquí].

Send this to a friend