Sacrificio financiero y Waqf-e-Yadid 2021
En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
No hay digno de ser adorado excepto Al'lah, Muhammad es el Mensajero de Al'lah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)
Contenidos relacionados por temas

Sacrificio financiero y Waqf-e-Yadid 2021

Califa de la Comunidad Musulmana Ahmadía

Sermón del 08-01-21, pronunciado en la Mezquita Mubarak de Islamabad,

 (Tilford, Surrey), Reino Unido.

Después de recitar el Tashahud , el Taawuz y el Sura Al-Fatiha, Hazrat Jalifatul Masih V (aba) recitó el versículo 246 del segundo Surah del Sagrado Corán y dijo:

مَنۡ ذَا الَّذِیۡ یُقۡرِضُ اللّٰہَ قَرۡضًا حَسَنًا فَیُضٰعِفَہٗ لَہٗۤ اَضۡعَافًا کَثِیۡرَۃً ؕ وَ اللّٰہُ یَقۡبِضُ وَ یَبۡصُۜطُ ۪ وَ اِلَیۡہِ تُرۡجَعُوۡنَ

 ¿Quién es el que hará un préstamo magnífico a Al’lah para que Él se lo multiplique muchas veces?  Y Al’lah recibe y aumenta, y a Él seréis devueltos, [2:246].

En este versículo, se menciona dar un préstamo a Dios Altísimo. Esto no significa, Al’lah nos perdone, que Dios Todopoderoso necesita riquezas materiales y, por lo tanto, para satisfacer Sus necesidades, está pidiendo un préstamo. Un significado de “préstamo” es el uso común de la palabra que usamos para pedir prestado o prestar dinero, o tomar un préstamo. Sin embargo, en lo que respecta a su significado léxico, también se refiere a una buena o mala recompensa.  Así pues, en este contexto, significa: “¿quién gastará en el camino de Al’lah, para que Él le otorgue una excelente recompensa?”. Por eso, cuando esta palabra se usa en referencia a gastar o dar en el camino de Dios Altísimo, significa que Él otorgará una excelente recompensa a quien gaste en Su camino; es decir, que si uno está gastando en la causa de Dios Todopoderoso y solo por Él, a cambio Al’lah le otorgará una excelente recompensa. Dios Altísimo habla sobre los sacrificios en general y los sacrificios financieros en particular, en numerosos lugares del Santo Corán; y gastar en el camino de la religión de Al’lah o para el servicio de la humanidad ha sido considerado por Al’lah Todopoderoso como si uno estuviera gastando por Su causa. Además, todo lo que uno gasta por la causa de Dios Altísimo nunca se desperdicia, sino que es un préstamo que Al’lah devuelve con creces.

Por consiguiente, nadie debería pensar realmente que Al’lah necesita un préstamo. De hecho, Dios Todopoderoso es el Señor de Todos los Mundos y concede Sus provisiones a todo cuanto existe; pero Él no necesita de nadie. Cuando Dios Altísimo usa la palabra “préstamo” en relación con Él Mismo, significa que uno debe gastar en Su camino y, a cambio, Él otorgará Sus innumerables recompensas. Entonces, nos pregunta: “¿quién es el que le dará un buen préstamo?”. Al hacer esta pregunta, Al’lah ha animado a los creyentes diciendo que “quien gaste en Su camino se convertirá en el receptor de Sus innumerables recompensas y continuará recibiéndolas”. Aparte, más adelante en el versículo, Al’lah ha explicado esto al afirmar que no pide este préstamo para quedárselo Él mismo o para Su propio beneficio, sino para que pueda conceder múltiples beneficios a cambio. En otras palabras, Él proclama que está tomando esta riqueza como un préstamo, por lo que al gastar en el camino de Su religión y para el servicio de la humanidad, Él otorgará muchas cosas a cambio. Además, al referirse a esto como Qarza-e-Hasana, es decir, un buen préstamo, también significa que solo se considerará un gasto en el camino de Dios cuando se haga voluntariamente y con el corazón completamente satisfecho. Solo entonces será considerado como un buen préstamo que Dios Altísimo devolverá con creces.

En una de sus reuniones, el Mesías Prometido (as) ha hablado con relación a esto y afirma:

“Cuando Al’lah Todopoderoso pide un préstamo, esto no significa (Dios nos perdone) que Él lo necesite. Abrigar tal duda es kufr [o sea, no creer]. De hecho, lo que realmente significa es que Él lo devolverá en mayor cuantía”.

Este es un método que Dios adopta, por medio del cual otorga Sus bendiciones.

Luego, en otra ocasión, el Mesías Prometido (as) declara:

“Es necio aquel que afirma: ¿quién es el que le prestará a Dios un buen préstamo? Esto debe significar (Dios nos perdone) que Dios lo necesita”.

El Mesías Prometido (as) afirma que las personas que pronuncian tales palabras son extremadamente ignorantes.

El Mesías Prometido (as) añade:

“Estas personas insensatas no lo comprenden, porque ¿desde cuándo significa esto que Dios se siente necesitado? Si Dios Todopoderoso habla de un buen préstamo, ¿cómo puede interpretarse que Él se siente necesitado?”.

El Mesías Prometido (as) sigue diciendo:

“Aquí el significado de préstamo es aquello que uno promete devolver. El propósito de un préstamo es que uno se compromete a devolver el préstamo”.

El Mesías Prometido (as) dice:

“Ellos mismos añaden que Él está necesitado”.

En otras palabras, quienes hacen esta acusación añaden ellos mismos que Dios necesita dinero o es pobre, pero en ninguna parte se menciona que Al’lah exige que deben darle sus riquezas para que Él mismo pueda gastarlas, porque tiene hambre y necesita ayuda. De hecho, lo que Dios Todopoderoso ha dicho es que cuando Sus siervos tienen hambre y necesitan ayuda, y se gasta en Su causa, esto equivale a gastar en el camino de Dios.

El Mesías Prometido (as) afirma, además:

“Aquí, el significado de un ‘préstamo’ es: ¿quién realizará acciones justas en el camino de Dios Altísimo y a cambio de ello Dios le concederá múltiples recompensas?”.

Si uno realiza incluso una sola acción por la causa de Dios Altísimo, Él devolverá su recompensa múltiples veces. No se trata solo de riqueza y dinero.

El Mesías Prometido (as) prosigue:

“Esto está completamente en consonancia con el honor de Dios. Si reflexionamos cuidadosamente sobre la relación entre Su Divina Providencia y Su creación, entonces podemos entender esto fácilmente, porque independientemente de las buenas obras, oraciones, súplicas o distinción entre un creyente y un incrédulo, Al’lah provee y nutre a todos (y todo cuanto existe)”. Es decir, “Al’lah Todopoderoso provee para todos, independientemente de que sean incrédulos o creyentes; y concede las bendiciones de Su Divina Providencia y Misericordia a todos. Por eso, ¿cómo puede Dios Altísimo dejar que se desperdicien nuestras buenas acciones?”.

Cuando Al’lah Todopoderoso provee y nutre a todos sin ningún esfuerzo por parte de ellos, ¿cómo es posible que si realizamos una acción justa, Dios Altísimo deje que se desperdicie y no la recompense?

El Honor de Dios es tal que: “quien haya hecho el peso de un átomo de bien, Él lo verá”, [99:8]. Asimismo, el que haga el peso de un átomo de mal también lo verá. Por tanto, en el contexto de este versículo, ese es el verdadero significado de un “préstamo”. Según el léxico, dado que el significado real de qarz [o sea, préstamo] se aplica aquí, esa misma palabra se ha utilizado en el versículo: ¿quién es el que le dará a Dios un buen préstamo …? Y la explicación de este versículo es que quien haga el bien incluso del peso de un átomo verá su recompensa en este mundo”. Así pues, ofrecer sacrificios económicos para la propagación de la religión de Dios Todopoderoso y por el servicio a la humanidad es de hecho una gran obra que Dios Altísimo nunca permite que quede sin recompensa. Al’lah también ha mencionado esto en otra ocasión en el Sagrado Corán.

En este sentido, ¿quién puede comprender la verdadera esencia de los sacrificios financieros mejor que los miembros de la Comunidad Musulmana Ahmadía? Cada áhmadi tiene una experiencia personal a la hora de hacer sacrificios financieros por la causa de Dios Todopoderoso y para lograr Su complacencia, lo que les produce una gran tranquilidad en sus corazones; además, desde un punto de vista mundano, miles de personas han experimentado cómo Dios ha devuelto milagrosamente la riqueza que habían gastado para buscar Su placer. Hay muchos áhmadis que hacen sacrificios económicos simplemente por ofrecer un sacrificio y su único deseo es complacer a Dios Altísimo;  ni siquiera piensan en obtener riqueza mundanal a cambio. No obstante, Dios Todopoderoso, Quien ha declarado que lo devolverá de una manera excelente, ciertamente lo hace.

Hay algunas personas que, a pesar de enfrentarse a circunstancias difíciles, ofrecen sacrificios y tienen fe en que Al’lah, de una forma u otra, cubrirá Él mismo sus necesidades; y Dios Altísimo ciertamente lo hace, dejándoles asombrados al ver lo que Al’lah les proporciona. Sin embargo, la condición es que uno debe ofrecer el sacrificio con una intención piadosa y con el fin de buscar la complacencia de Dios Todopoderoso; y también cumplir con Sus mandamientos y realizar obras justas. No debe darse el caso de que simplemente donemos dinero y luego asumamos que hemos ofrecido un gran sacrificio, ya que es importante cumplir con los otros mandamientos y realizar otras buenas obras junto a ello. No debe hacerse como una mera transacción comercial, con la intención de que, si se da en el camino de Dios Altísimo, se beneficiarán de ello.

A continuación, ahora presentaré varios relatos de aquellos que se convirtieron en receptores de las bendiciones de Dios Todopoderoso de acuerdo con esta promesa Suya. En muchos de estos relatos mostraré cómo la gente ha ofrecido sacrificios por la causa de Dios Altísimo con la mayor sinceridad y no solo Al’lah los devolvió milagrosamente, sino que los incrementó de manera considerable. Hay muchos que hicieron sacrificios y ni siquiera estaban seguros de cómo serían capaces de proporcionar alimentos para si mismos y sus hijos, pero en cuestión de minutos, Dios Todopoderoso les proporcionó medios mucho mayores para sus provisiones y para aliviar su hambre. O sea, a cambio, recibieron mucho más de lo que tenían originalmente y esto se convirtió en un medio para fortalecer aún más su fe. Por tanto, estas son las personas que logran el agrado de Dios Altísimo y hoy encontramos innumerables ejemplos de ellos entre los miembros de la Comunidad Musulmana Ahmadía.

El presidente y misionero jefe de Guinea Conakry ha escrito un relato. Afirma que leyó mi sermón sobre Waqf-e-Yadid del año anterior en su mezquita, en el que mencioné la importancia de los sacrificios financieros y además presenté varios extractos de los escritos del Mesías Prometido (as). En uno de esos extractos, el Mesías Prometido (as) mencionó que, entre los cinco medios para alcanzar la cercanía de Dios Todopoderoso, uno de ellos era esforzarse en Su causa a través del sacrificio de la riqueza. Aparte, el Mesías Prometido (as) declaró que uno no puede amar las riquezas del mundo y a Dios Altísimo al mismo tiempo; el amor por ambos no puede existir al mismo tiempo en nuestro corazón. De manera similar, también leyó los diversos relatos inspiradores sobre el sacrificio financiero que yo había narrado y afirma: después de las oraciones del viernes, un áhmadi pobre y muy devoto, Musa Quba Sahib, sacó todo el dinero que tenía en el bolsillo y con gran sinceridad lo donó para Waqf-e-Yadid, aunque ya había pagado su chanda (contribución). Al preguntarle la cantidad que había donado, respondió: “simplemente he dado lo que tenía en el bolsillo y puede contarlo usted mismo”. He ofrecido esto para obtener el amor de Al’lah y, en consecuencia, no lo he contado”. Cuando se contó, ascendía a 85.000 francos guineanos. Le aconsejamos que, dado que había sacado todo el dinero de su bolsillo para donarlo, se llevara algo de vuelta, ya que necesitaba cubrir los gastos de viaje. A esto respondió: “¿no has escuchado que el Mesías Prometido (as) declaró que el corazón de uno no puede albergar dos amores? Así pues, permíteme hoy albergar solo el amor de Dios y depositar mi confianza en Él”; y después de eso, caminó alegremente a casa”.

Estos son los incidentes que, cuando los presenciamos -y el misionero lo ha escrito-, nuestro corazón se llena de gratitud hacia Dios Todopoderoso, por otorgar personas tan leales a la Comunidad del Mesías Prometido (as). La gente escucha los sermones y dice que realmente los han escuchado, pero esta persona escuchó el sermón con tanta atención, que recordaba que el Mesías Prometido (as) ha dicho que uno no puede albergar dos amores en su corazón y, por lo tanto, no estaba dispuesto a quedarse el dinero que tenía en el bolsillo; tampoco quería contarlo vaya que le surgiera amor por el mismo. Por eso, en su lugar, actuó de inmediato según las instrucciones. La gente suele decir que no entiende ciertos asuntos. Este es un ejemplo de alguien que escucha con total atención y luego actúa sobre lo que escucha. ¡Qué extraordinarios son estos sacrificios! Esto está en consonancia con las condiciones del bai’at (juramento de iniciación), de que siempre nos esforzaremos por cumplir el juramento que hemos hecho a Dios Altísimo y no albergaremos ningún agravio; además, nos agrada cuando tenemos la oportunidad de ofrecer sacrificios y estamos dispuestos a presentar estos sacrificios con total sinceridad. Nuestros oponentes dicen que borrarán el nombre del Ahmadiat de la tierra. ¿Quién tiene la fuerza para acabar con miembros tan sinceros y amables? Al’lah nutre a esas personas y los enemigos son destruidos sin dejar rastro.

Denawah Sahiba, miembro de Comunidad Musulmana Ahmadía de Francia, prometió lealtad hace poco y se enfrenta a la oposición de su familia. Ella dice: “siempre he tratado de participar en todas las iniciativas financieras, ya sean fondos de Waqf-e-Yadid, Tahrik-e-Yadid o los fondos para la mezquita. He sido testigo de las bendiciones de los sacrificios económicos con mis propios ojos”. Ella dice además: “mi situación con respecto al pago de mi donativo de Waqf-e-Yadid era tal que había estado buscando empleo durante mucho tiempo, pero no había logrado conseguir un trabajo. El día que pagué mi donativo de Waqf-e-Yadid, diez minutos después de haber pagado la cantidad, recibí una llamada telefónica diciendo que me habían ofrecido un trabajo en una empresa muy grande. Conseguir un trabajo después de pagar estos donativos, en particular inmediatamente después de pagar Waqf-e-Yadid, para mí es sin duda una señal de Dios Altísimo”.

El misionero de Kazajstán escribe que la esposa de Dislaan Sahib, que es un misionero local, juró lealtad hace unos años. Este año, en su cumpleaños, dio 7.000 tenge (la moneda local), divididos entre Tahrik-e-Yadid y Waqf-e-Yadid. Ella dice: “una semana después de pagar esta cantidad, recibí inesperadamente 70.000 tenge”. Habiendo hecho un sacrificio en el camino de Dios Todopoderoso, se le devolvió diez veces la cantidad. Algunas personas dicen por qué no les pasa esto o por qué no tienen tales experiencias. Deben recitar Istighfar [buscar el perdón de Al’lah] y evaluar lo que hay en sus corazones, y si ofrecieron su sacrificio únicamente por la causa de Al’lah. Si este fuera el caso, entonces esas personas nunca podrán tener quejas y uno debe alegrarse de que Dios Altísimo les haya dado la oportunidad de ofrecer sacrificios. Al’lah ha prometido otorgar Su recompensa a esas personas; ahora bien, cómo la otorgará, depende de Él; y si no la otorga hoy, lo hará mañana. No obstante, quienquiera que tenga la intención de hacerlo solo por eso, albergará quejas. Pocas personas son así y esas personas incluso consideran que las oraciones son una carga.

Un miembro de Moscú, ‘Abdur Rahim Sahib dice: “en lo que respecta a mi trabajo, siempre he sido desafortunado. Dondequiera que obtenía un trabajo, mis ingresos eran tan bajos que resultaba difícil para mí y mi familia sobrevivir. En una ocasión, ni siquiera recibí mi salario de un mes. Pero entonces Dios Todopoderoso me bendijo de tal manera que mi salario comenzó a aumentar. Me di cuenta de que quizás esto era una señal de Al’lah, de que debería pagar mi donativo con regularidad. Por tanto, comencé a pagar todos los donativos regularmente. Debido a que empecé a pagar de forma constante, Al’lah me bendijo enormemente al recibir una oferta para un trabajo que había estado esperando durante dos años. Por la gracia de Dios, también he tenido la oportunidad de pagar el Waqf-e-Yadid; y he entendido especialmente de todo esto, que Dios continúa aumentando la riqueza de quien paga los donativos regularmente y les asegura que constantemente reciban un ingreso. Estoy muy agradecido de que Dios Altísimo me haya brindado la oportunidad de contribuir regularmente a los donativos de la Comunidad”.

Iftijar Sahib, un misionero que sirve en la región de Waterloo de Sierra Leona, dice: “visité varias comunidades para informarles sobre Waqf-e-Yadid y que había habido una deficiencia de su parte con respecto a explicarles la importancia de dar donativos”. Yo mismo, durante el anuncio del Tahrik-e-Yadid, mencioné que Sierra Leona tiene mucho potencial y con un poco de esfuerzo podrían aumentar su donativo. Así, llevó este mensaje a varias comunidades y afirmó que Jalifat-ul-Masih ha enviado un mensaje de que la comunidad de Sierra Leona es muy grande y está establecida desde hace mucho tiempo, y además que los miembros de la comunidad están siempre dispuestos a ofrecer sacrificios. Si hay una deficiencia, es de parte de los ostentan cargos. Y añade: “al escuchar este mensaje, los miembros se sintieron muy conmovidos e inspirados. No solo pagaron el Waqf-e-Yadid, sino que también dieron más respecto a otros donativos.

Hay un lugar llamado Newton (en Sierra Leona) y después de contactar 18 hogares de allí, se recolectaron 1.3 millones de leones (moneda local), en solo un día. Por su parte, dos estudiantes de escuelas áhmadis dieron 300.000 leones para Waqf-e-Yadid y otros 200.000 más tarde. Aparte, una niña de Newton, Muslima Ghaufona, dio 50.000 leones y dijo que pidiera a Jalifat-ul-Masih que orase por ella. Dice además: cinco estudiantes me informaron que de los ingresos que recibían por su trabajo laboral, dieron 50.000 leones para Waqf-e-Yadid. Así, estas son las personas que responden a la llamada del Jalifa; nunca me han conocido, ni me han visto en persona, pero sus corazones están llenos de amor y respeto por el Jalifa, y están dispuestos a ofrecer todos los sacrificios necesarios por Dios Todopoderoso.

Observad otro incidente de su amor de otro miembro de la Comunidad de Newton. Dice además: fui a la casa de Esba y le informé sobre dar chanda. Leí el pasaje en el que se menciona, por Hazrat Jalifat-ul-Masih, que el pueblo de Sierra Leona está dispuesto a ofrecer sacrificios. Su esposa se emocionó mucho y dijo: ‘lo que ha dicho Jalifat-ul-Masih es absolutamente cierto’. Luego añadió: ‘el único problema es que hoy no tengo nada conmigo en casa para dar’. Él sigue diciendo: todavía estaba sentada allí, cuando de repente recibió un dinero que no esperaba. Inmediatamente le entregó toda esa cantidad a la secretaria de finanzas (que también estaba presente) y le dijo que le diera el recibo por el donativo. Cuando conté el dinero, ascendía a 200.000 leones, todos los cuales ella dio como parte del chanda o donativo. Ella estaba muy contenta y complacida después de dar esta cantidad. No hubo ninguna queja ni por la fecha en que recibió el dinero ni que lo cogiera para el donativo, a pesar de que ella lo necesitaba. Le dije que guardara una cantidad en casa para la comida y provisiones, etc., pero ella respondió que no se quedaría con nada. Todo lo que había recibido lo dio como donativo sin preocuparse y Dios Todopoderoso nunca está en deuda con nadie. Continúa diciendo: poco tiempo después, ella recibió una cantidad sustancial de dinero de otro lugar, que era suficiente para sus provisiones, etc.

Un misionero de Kirguistán escribe: un devoto kirguís áhmadi, Qobat Sahib, que reside en Bishkek [capital de Kirguistán], me informó que había prometido entregar 1.000 soms para Waqf-e-Jadid, (som es la moneda de Kirguistán). Un mes antes de que terminara el año financiero de Waqf-e-Jadid, el presidente de nuestra comunidad pronunció un sermón arrojando luz sobre la importancia de este donativo. En dicho sermón, leyó anécdotas de un sermón anterior de Jalifatul Masih. Hasta ese momento, solo había entregado 200 soms, pero el mismo día entregué la cantidad restante de mi promesa de 1.000 soms, que no había podido donar hasta entonces. Tengo una hermana que está enferma y el gobierno le da 4.000 soms al mes. El mismo día, después de las oraciones del viernes, al meter la tarjeta en el cajero para cobrar la pensión de mi hermana, había 10,000 soms en su cuenta. Una semana antes, mi madre había escrito a las autoridades diciendo que era difícil arreglárselas dentro de la prestación que daban y que debían aumentarla. Pensé que esta cantidad procedía del gobierno. Pero hoy, 29 de diciembre, recibí una llamada telefónica de las autoridades diciendo que, de acuerdo con su promesa, aumentarían la prestación a 5.000 soms”. Además de esto, recibió 5.000 soms adicionales. Dice que ofreció el donativo de esta cantidad, ya que habían gastado dinero con anterioridad, o quizás lo sacaron de esa cantidad. De todas formas, relata que instantáneamente recibió las bendiciones de entregar el donativo y fue incapaz de saber de dónde procedía el dinero extra. Desde que entró en su cuenta, el banco dijo que el dinero era suyo y que ellos no tenían nada que ver con ese dinero. Por tanto, estos sacrificios se convierten en un medio para incrementar la fe.

El señor amir de Tanzania escribe que cuando se le recordó a Jair Rashidi Sahib, de la Comunidad de Zanzibar, acerca de su contribución para Waqf-e-Jadid hacia finales de año… De hecho él mismo escribe diciendo: “cuando me acordé de contribuir para Waqf-e-Jadid, no tenía trabajo, ni dinero para pagarlo, pero le pedí al misionero que incluyera mi nombre en la lista de los que habían pagado sus promesas y le dije que Dios Todopoderoso me proporcionaría los medios para pagarlo”. Además narra: “solo habían pasado dos días desde este incidente, cuando conseguí un trabajo como conductor. De mi primer ingreso pude pagar mi Waqf-e-Jadid y también el de mis hijos. Por consiguiente, mi intención de pagar el chanda hizo que obtuviera un trabajo”. También dice que esto se convirtió en un medio para fortalecer aún más su fe.

El Amir Sahib Tanzania escribe que Taha Sahib, de la región de Iringa, mencionó que este año presenció sucesos extraordinarios relacionados con Waqf-e-Jadid. Menciona que su promesa era de 600.000 chelines. Debido a sus dificultades financieras, en noviembre, escribió a Jalifatul Masih diciendo que, en general, la situación financiera y comercial en todo el país era terrible. Por consiguiente, hizo oraciones a Dios Altísimo para que le diera la oportunidad de cumplir con su promesa de Waqf-e-Jadid. Las personas que me escriben cartas, no lo hacen solo por motivos personales, también escriben expresando su preocupación por no poder pagar sus donativos y piden plegarias para ello. Algunos incidentes se mencionarán más tarde en los cuales las personas ofrecen plegarias y oraciones de tahayud para que se les otorgue la oportunidad de pagar su donativo, en lugar de satisfacer sus necesidades personales. Él escribe: “tan pronto como escribí la carta, me sentí complacido de que Al’lah proporcionaría los medios para pagarlo, Dios mediante; y tan solo habían transcurrido 24 horas desde que escribí la carta, que una persona vino a verme, por medio de una recomendación para hacerme una consulta y una propuesta de negocios. Al conocerlo, me di cuenta de que hacía quince años éramos compañeros de clase. Hablamos del trabajo y después, a través de él, conseguí un contrato por valor de 6 millones de chelines”. Luego escribe: “Al’lah me devolvió diez veces la cantidad que yo había entregado en donativo. A cambio de 600.000, Él me dio 6 millones. Del dinero que recibí como anticipo, lo primero que hice fue pagar mi promesa de Waqf-e-Jadid”.

Jumuah Sahib, un nuevo converso de Zanzíbar (Tanzania), que trabajaba en un mercado de alimentación, escribe: “cuando nos recordaron que debíamos contribuir para Waqf-e-Jadid, en esos días, la demanda de suministros se detuvo, (trabajaba en carga y desgarga de vehículos). Mi situación financiera era muy difícil. Recé unos días tahayud”. Como mencioné con anterioridad, a pesar de ser un trabajador pobre, no rezaba por sus necesidades personales o para que le diesen dinero para comprar provisiones para la comida. Él declara: “durante unos días, en mis oraciones de tahayud (oración voluntaria nocturna), supliqué especialmente para poder pagar mi donativo”. Cuando se despertó para las oraciones de tahayud, solo suplicaba a Dios Todopoderoso que no le dejara atrás a la hora de ofrecer sacrificios económicos. De este modo, apenas tres días antes del final del año de Waqf-e-Yadid, su trabajo se reanudó y ganó 300.000 chelines, a través de los cuales pudo pagar su donativo, así como en nombre de sus hijos.

No dice que recibieron dinero suficiente para sus necesidades, sino que pudo pagar su donativo y el de sus hijos. Él comenta: “desde que realicé el bai’at (juramento de lealtad), Al’lah ha bendecido mi riqueza de forma significativa como resultado de mi contribución del chanda o donativo”. Estas son las personas que solo se preocupan por realizar contribuciones para los donativos y, como ya indiqué, oran fervientemente y suplican especialmente para ello durante la oración tahayud para que Dios Todopoderoso les permita pagar sus donativo. Una persona mundana puede escuchar estas palabras y decir que son absurdas. Sin embargo, son las mismas personas “insensatas” -a la vista de la gente mundanal- a quienes Dios Altísimo ama y sus cuyas necesidades Él mismo satisface. Hay incidentes extraordinarios mencionados en los informes.

El Señor Amir de Gambia escribe: “el dueño de una tienda en una aldea de la región de North Bank, Ibrahim Sahib, era un hombre de negocios muy exitoso y la gente le confiaba sus pertenencias, etc. Él no era áhmadi en ese momento. De repente, se declaró en quiebra por varias razones y, para salvar su negocio, usó los artículos que la gente le había confiado. Cuando temió no poder devolver los artículos confiados, regresó a su país natal, Guinea Conakry. Huyó del país y permaneció allí durante tres años. Más tarde, pensó que debía volver, pues tenía un corazón puro y decidió regresar, hacer frente a las circunstancias y de alguna manera retribuir sus deudas con la gente. Así pues, llamó al jefe y al dirigente del distrito de la aldea y les suplicó que le permitieran regresar. Pidió que no lo arrestaran y que intentaría saldar todas sus deudas, por lo que el jefe le permitió regresar, con la condición de que trabajara con diligencia y devolviera las riquezas del pueblo; y si no podía hacerlo, le enviarían a prisión”. Y continúa diciendo: “solo habían pasado cuatro meses desde que regresó, cuando recibió el mensaje del Mesías Prometido (as). Escuchó el mensaje, aceptó el Ahmadiat y empezó a contribuir con donativos regularmente. También comenzó a participar en las iniciativas financieras de la Comunidad, contribuyendo con una parte de lo que ganaba. Con la gracia de Dios Altísimo y por pagar sus donativos, su trabajo fue tan bendecido de tal manera, que no solo terminó de pagar su deuda en dos años, que ascendía a 200.000 dalasis, sino que construyó su casa y además re-estableció su tienda. Su negocio ahora florece aún más que antes y personalmente dice que todo esto es el resultado de las bendiciones de los donativos”.

Un miembro de Lallna (mujeres ) de la Comunidad de Australia dice: “cuando nos mudamos a una nueva casa, nuestras circunstancias financieras no eran buenas. Además, el alquiler de la casa era muy elevado. No tenía suficiente dinero para comprar artículos de primera necesidad y, por otro lado, el año financiero de Waqf-e-Yadid estaba llegando a su fin. Confié en Al’lah y pagué el donativo. (Esta es una mujer que vive en un país materialista y no en un país empobrecido). Ella rezó: “¡oh Al’lah! No me hagas dependiente de otra persona y cubre mis necesidades Tú mismo”. Continúa diciendo: “esa misma tarde, mi marido volvió a casa, me dio algo de dinero y dijo: ‘hoy recibí esto como un bono de mi supervisor. De entre todos los empleados, sólo lo he recibido yo”. Ella dice: “era el doble de mi donativo. Esto es una bendición y un favor de Al’lah, que me dejó completamente asombrada y me sentí con certeza que Dios Todopoderoso nunca abandona a una persona que se sacrifica por Su causa”.

Por su parte, el Sr. Qamar-ud-Din, de la India, escribe: “al final del año financiero de Waqf-e-Yadid, el inspector, junto con el nazim de Waqf-e-Yadid, visitó a la Comunidad en Calicut. Durante este viaje, también visitaron la casa de un áhmadi, el Sr. Hanif, quien hizo bai’at (el juramento de iniciación) hace ocho años y tiene un modesto trabajo con el que se gana la vida. Cuando llegaron a su casa, su hijo de diez años, Madlal ‘Ali, trajo su ucha y, mientras hacía su contribución a Waqf-e-Yadid, dijo que había estado ahorrando para donar al Waqf-e-Yadid durante todo el año. Cuando abrió la ucha, contenía una gran cantidad de dinero. El nazim le preguntó al niño: los niños suelen ahorrar dinero para comprar algo que les guste. ¿Por qué lo estás aportando a Waqf-e-Yadid? El niño respondió dando a entender que Dios Altísimo, el Santo Profeta (sa) y los honorables Jalifas han instruido a que gastemos en el camino de Dios y por ello, había decidido contribuir a Waqf-e-Yadid”.

Esta es la educación moral de los niños áhmadis. ¿Cómo pueden los oponentes de Ahmadiat dañar a la Comunidad, cuyos hijos son educados de esta manera? Los oponentes pueden hacer lo que quieran, no obstante, Al’lah ha establecido esta Comunidad con el fin de difundir Su religión en todo el mundo y como tal, la apoya personalmente y presta Su ayuda en todas las ocasiones. Además, crea un amor por la Comunidad y un celo por cumplir con Su propósito de generación en generación.

El Amir Sahib de Tanzania escribe que el Mu’al-lim [maestro religioso] de la comunidad de Mangochi, en el país vecino de Malawi, escribe: “un amigo, el Sr. Ibrahim, procesa y vende carne. Este año, prometió contribuir con 5.800 kwacha de Malawi, para el donativo de Waqf-e-Yadid. Hizo pequeñas contribuciones a lo largo del año, pero en diciembre, una parte de su promesa seguía pendiente; no obstante, debido a las circunstancias del país, su negocio se había suspendido. Debido a ello, pidió un préstamo y cumplió con su promesa. Para poder continuar con su negocio, compró una cabra después de una semana para poder vender su carne. Sólo unos días después fue bendecido hasta tal punto que su deuda quedó saldada”. Por tanto, a esos individuos más pobres, que pagan el donativo poniendo su confianza en Dios y con un espíritu de sacrificio, Al’lah Todopoderoso los bendice a cambio. Las condiciones del país eran evidentemente malas y siguen siendo las mismas, pero aún así, Dios Altísimo provocó un cambio en sus circunstancias.

Los mu’al-lim de la comunidad Mawala en Malawi dicen que la señora Matinba, una viuda de nuestra Comunidad, da limosna cada año según su capacidad. Este año prometió una cierta cantidad y cumplió su promesa durante el año, antes que las otras mujeres. La noche después de cumplir su promesa, escuchó en un sueño: “hoy Dios Todopoderoso te ayudará en tus obras”. Al día siguiente fue al mu’al-lim e hizo una donación adicional al Waqf-e-Yadid. Ella dijo: “debido a las bendiciones de esta limosna, Dios Altísimo aumenta enormemente el rendimiento de mis cosechas y esta vez el mismo Al’lah me dijo que me ayudaría”. Observad cómo Dios Todopoderoso a veces crea los medios para aumentar la fe de inmediato.

El misionero de Albania escribe: “en cuanto a los nuevos conversos, está el Sr. Michalis Beya, que prometió su lealtad hace tres años y además es el Secretario de Tabligh (predicación) y un jádim (jóven áhmadi) muy activo. Un día trajo una caja que estaba llena de dinero. Nos dijo que todo lo que ahorraba durante el mes lo guardaba en esta caja en su coche, con la intención de darlo como limosna para la Comunidad. Así que la primera vez que trajo la caja llena de dinero, donó una parte de ella en nombre de su hijo de cuatro meses, Beveran Beya, hacia Tahrik-e-Yadid y Waqf-e-Yadid, y el resto lo donó él mismo a Tahrik-e-Yadid, Waqf-e-Yadid y el donativo obligatorio. A partir de entonces, continuaba trayendo su caja llena de dinero cada mes, e incluso en el último mes de Waqf-e-Yadid en diciembre, hizo un gran sacrificio financiero de acuerdo a su capacidad”. Por tanto, uno desarrolla una pasión por hacer sacrificios después de convertirse en áhmadi, ya que han sido testigos de las manifestaciones de las bendiciones de Dios Altísimo.

El Sadr de la comunidad de Cheam, en el Reino Unido, dice: “todavía estábamos muy atrasados respecto a alcanzar nuestro objetivo, así que me despertaba y suplicaba en las oraciones del tahayud (oración voluntaria nocturna) en relación a este asunto. Un día, mi esposa me dijo que si visitaba a cierta persona de tal y tal familia, seguramente harían más donaciones. Por eso, me puse en contacto con ellos y la familia dijo que no deseaban que su nombre fuera revelado y entonces donaron 1.000 libras y otras 1.000 libras en nombre de sus hijos. Además, dijeron que si necesitábamos más, se lo pidiéramos”.

La secretaria de Waqf-e-Yadid de Lallna Imail’lah (asociación de mujeres) en Islamabad, Reino Unido, dice: “después de mi graduación en la universidad, estuve ocupada con la crianza de mis hijos. Ahora tienen 5 y 8 años, y todas nuestras limosnas procedían de los ingresos de mi marido y yo sólo recibiría el subsidio familiar en mi cuenta. Pensaba que, por mucho que gastara en el camino de Al’lah, no podía considerarlo como un verdadero sacrificio financiero. Por ello, en septiembre de este año, establecí una orden de débito permanente en mi cuenta personal para dar limosna a Wasiyat, Tahrik-e-Yadid y Waqf-e-Yadid. Aparte de eso, también empecé a dar limosnas en nombre de mi abuela y mi tío. Fijé las cuotas mensuales de cantidades que realmente eran a veces un sacrificio financiero a la luz de mis ingresos. Este mes, solicité adquirir más experiencia como maestra en la escuela de mis hijos, pero no había esperanza de lograrlo. Al día siguiente de que la primera donación de limosnas se realizara desde mi cuenta, recibí una llamada de la escuela para tener a una entrevista de trabajo. Después del segundo pago de mi cuenta, en lugar de nombrarme profesora asistente, la escuela me dio otro papel importante, a través del cual mis ingresos se multiplicaron por diez. Estaba convencida de que todo esto era el resultado de hacer sacrificios financieros en el camino de Al’lah”.

El Señor Farhad, un misionero de Alemania, dice: “un jádim (jóven áhmadi) de nuestra comunidad local de Wiesbaden me dijo que ya había dado lo que prometió a Tahrik-e-Yadid y, además, donó otra cantidad que había planeado donar a Waqf-e-Yadid. Este mes recibió una carta del Departamento de Impuestos que decía que tenía que pagar 800 euros, pero a pesar de ello dijo que estaba decidido a seguir haciendo la donación a Waqf-e-Yadid y tomaría un préstamo para pagar el impuesto. Unas semanas más tarde recibió otra carta del Departamento de Impuestos en la que le escribían que habían revisado su documentación y que no tenía que pagar nada, sino que de hecho tenían que devolverle 4.400 euros. Aparte de eso, dice que unos días después tuvo un accidente de tráfico en el que alguien dañó su coche y, por consiguiente, recibió 4.700 euros por ello”. De esta manera, después de mostrar un poco de determinación para hacer una donación extra en limosnas, Dios Todopoderoso trajo los medios para permitirle hacerlo. Uno puede considerar esto como una mera coincidencia, pero un creyente reconoce que todo esto es el resultado de los favores especiales de Dios Altísimo.

La Sadr Lallna de Canadá dice: “un miembro de Lallna (mujeres) dijo que tres años antes, su marido estaba ocupado con su educación, por lo que ella tenía que trabajar y cargar sobre sus hombros con todas las responsabilidades. Esta agotadora rutina la dejaba exhausta y permanecía enferma durante largos períodos de tiempo. Posteriormente, cuando llegó el momento de hacer promesas a Waqf-e-Yadid y Tahrik-e-Yadid, prometió el doble de la cantidad de su ingreso mensual. Poco tiempo después perdió su trabajo y se encontraba en circunstancias muy precarias. Todos sus gastos se hacían a través de una tarjeta de crédito y al final del año, cuando llegó el momento de hacer sus donaciones, no le quedó más remedio que confiar en Dios Altísimo y hacer sus donaciones con la tarjeta de crédito. Al’lah manifestó una maravillosa señal de Su poder, por la que en esos mismos días, fue informada por su banco de que tenía un seguro de protección de crédito y que podía solicitarlo si perdía su trabajo. De esta manera se cubrieron todos sus gastos y además encontró un nuevo trabajo que era mucho mejor que el anterior. Su situación financiera mejoró, aumentó voluntariamente sus promesas hacia el donativo voluntario y, al mismo tiempo, su marido completó su educación y recibió un buen trabajo. Por lo tanto, dejó su trabajo y pudo arreglárselas con los ingresos de su marido”.

Un misionero de Indonesia escribe que el Sr. Amin y su familia siempre deseaban hacer todas sus donaciones a Waqf-e-Yadid y Tahrik-e-Yadid durante el mes de Ramadán. Este año sus ingresos eran bajos y parecía imposible cumplir con la donación que había prometido. El misionero escribe: “yo mismo le ví todos los días durante el mes de Ramadán; a pesar del ayuno, viajaba 4 km junto con su familia hasta su campo de nueces para poder cumplir con la cantidad prometida. Así, durante el mes de Ramadán, cumplió su promesa de 200.000 rupeas indonesias y le habría sido imposible reunir una cantidad tan grande sin el esfuerzo minucioso que hizo”. El misionero escribe que le preguntó: “¿qué te impulsa a esforzarte tanto cada día mientras ayunas?”. Entonces respondió: “mi familia y yo sólo queremos alcanzar el placer de Dios Altísimo siguiendo las instrucciones del Jalifa de la época”.

También está Nayapa Sahib, de la Comunidad de Kaya, de Burkina Faso, que se convirtió al Ahmadiat hace más de diez años, aunque no era regular en ofrecer contribuciones financieras. Su casa estaba a menudo plagada de enfermedad y pobreza. Hace algún tiempo, comenzó a prestar especial atención a ofrecer regularmente contribuciones financieras, sobre todo respecto a Tahrik-e-Yadid y Waqf-e-Yadid. Debido a esto, por la gracia de Al’lah, no sólo su situación financiera comenzó a mejorar, sino que Dios Todopoderoso también comenzó a curar sus enfermedades y este año donó aún más a Waqf-e-Yadid. Los que antes evitaban darle trabajo, se acercaban a él y le ofrecían contratos de trabajo. Idris Sahib dice que, a través del Waqf-e-Yadid y Su gracia, Al’lah creó los medios para que su riqueza aumentara. Por consiguiente, estas son las formas en que Al’lah devuelve un préstamo con creces. Hay muchos incidentes de este tipo de los cuales he presentado sólo unos pocos. Que Dios Altísimo siempre siga tratando a los miembros de la Yama’at de esta manera; que los miembros de la Comunidad sigan ofreciendo tales sacrificios con sinceridad y lealtad, y que Dios Altísimo siga manifestando Su Gracia.

Ahora, además de anunciar el nuevo año de Waqf-e-Yadid presentaré algunos detalles de la recolección del año anterior. Por la gracia de Dios Todopoderoso, el 63º año de Waqf-e-Yadid terminó el 31 de diciembre de 2020 y el 64º año comenzó el 1 de enero. Por la gracia de Al’lah, durante el año anterior, la Comunidad pudo ofrecer un sacrificio de 10,53 millones de libras esterlinas, lo que supone 887.000 libras esterlinas más que la recaudación total del año anterior. ¡Todas las alabanzas pertenecen a Dios! Esto no puede ser el resultado de ningún esfuerzo humano, sino que se debe puramente a la gracia de Dios Altísimo. Este año, una vez más, la Comunidad de Reino Unido ocupa el primer lugar entre todas las comunidades del mundo en cuanto a su contribución general. Por la gracia de Dios, han logrado un aumento significativo. El departamento de Lallna Imail’lah del Reino Unido ha trabajado muy duro, gracias a Dios, y viendo el aumento significativo de su recaudación, parece que los hombres también se han esforzado mucho, al igual que las Lallna (mujeres). Alemania está en segundo lugar y, aunque han hecho un aumento significativo, el Reino Unido todavía está por delante de ellos por cierto margen.

Debido a la caída del valor de su moneda, Pakistán ha quedado bastante rezagado entre las comunidades, pero todavía ocupa la tercera posición. Sin embargo, en base a su moneda local, han progresado y sus miembros están ofreciendo sacrificios; los áhmadis en Pakistán están sacrificando sus vidas así como sus riquezas y también tienen que soportar constantes torturas mentales. Que Dios Todopoderoso les facilite la vida. Canadá está en cuarto lugar, luego EE.UU., India, Australia, un país del Medio Oriente, Indonesia y luego Ghana.

De entre los países africanos, Ghana está compitiendo ahora con los países más grandes y se encuentra entre los diez primeros. Según la contribución per cápita, EE.UU. es el primero, seguido por Suiza y luego el Reino Unido. En cuanto a la contribución general de los países africanos, Ghana está en primer lugar, Mauricio en segundo lugar y luego Nigeria, Burkina Faso, Tanzania, Sierra Leona, Gambia, Kenya, Malí y Benin.

El número total de participantes de Waqf-e-Yadid fue de 1.452.000, es decir, el número total de áhmadis que han participado es de 1.452 millones.

En términos de recaudación general, las diez grandes comunidades del Reino Unido son:

01)  Farnham

02) Islamabad

03) Worcester Park

04) Putney

05) Birmingham South

06) Gillingham

07) South Cheam

08) Masjid Fazl

09) Birmingham West

10) New Malden

Las cinco principales regiones en términos de recolección total son: Baitul Futuh en primer lugar, luego Masjid Fazl, Islamabad, Midlands y Baitul Ehsan

Las diez primeras comunidades con respecto a Daftar Atfal (donativos de niños) son: Farnham en primer lugar, Islamabad en segundo lugar, Roehampton Vale, Baitul Futuh, Mitcham Park, Glasgow, Cheam, Guilford, Worcester Park y Birmingham South

De entre las comunidades más pequeñas, las diez primeras en términos de colección general son: Leamington Spa, Spen Valley, Bournemouth, Burton-Upon-Trent, Peterborough, Coventry, Edimburgo, Keighley y Swansea

Las cinco principales comunidades locales (en términos de recaudación total) en Alemania son: primero Hamburgo, luego Frankfurt, Wiesbaden, Gross-Gerau y Dietzenbach.

En cuanto a la recolección de Waqf-e-Yadid de adultos, las diez primeras comunidades de Alemania son: Rödermark, Neuss, Nieda, Mahdi-Abad, Mainz, Koblenz, Hanau, Langen, Flörsheim, Bensheim y Pinneberg.

En cuanto a la recaudación de Daftar Atfal, las cinco regiones principales son: Hessen Sud-Ost, Hessen Mitte, Rheinland-Pfalz, Westfalen y Taunus.

Las tres primeras Comunidades de Pakistán, en términos de recaudación, son: 1) Lahore, 2) Rabwah y 3) Karachi. En cuanto a la recaudación de los adultos, la clasificación de los distritos son: Islamabad en primer lugar, en segundo lugar Rawalpindi, en tercer lugar Sargodha y luego Gujrat, Gujranwala, Umerkot, Hyderabad, Peshawar, Mirpur Khas y Dera Ghazi Khan.

En cuanto a la recaudación total, las diez primeras comunidades son: Defense Lahore, Islamabad Shehar, Township Lahore, Clifton Karachi, Darul Zikr Lahore, Gulshan Abad Karachi, Samana Bagh Karachi, Azizabad Karachi, Rawalpindi Shehar y Allama Iqbal Town Lahore.

En términos de la recaudación de Daftar Atfal, las tres principales comunidades de Pakistán son: 1) Lahore, 2) Karachi y 3) Rabwah. La clasificación de los distritos de Daftar Atfal son: Islamabad, Gujranwala, Sargodha, Sheikhupura, Faisalabad, Dera Ghazi Khan, Gujrat, Umerkot, Narowal y Bahawalnagar.

La clasificación de las comunidades canadienses son: Vaughan en primera posición, luego Peace Village, Vancouver, Brampton West y Toronto West. La clasificación de las diez grandes comunidades en Canadá son: Bradford, Durham, Milton East, Edmonton West, Windsor, Milton West, Regina, Ottawa West, Airdrie y Abbotsford.

Las principales regiones en términos de recaudación de Atfal son: Vaughan en primera posición, luego Toronto West, Peace Village, Calgary y Brampton West. En términos de las comunidades para la recaudación de Atfal: Bradford primero y luego Durham, Milton West, Londres y Hamilton Mountain

En cuanto a la colección general, las primeras comunidades de los EE.UU. son: Maryland, Los Angeles, Seattle, Silicon Valley, Boston, Austin, Osh Kosh, Syracuse, Rochester y Minnesota.

Las diez primeras comunidades en términos de Daftar Atfal son: Maryland, Los Ángeles, Seattle, Orlando, Silicon Valley, Austin, Osh Kosh, Minnesota, Las Vegas y Pittsburg.

Las diez primeras provincias de la India son: Kerala en primer lugar, luego Tamil Nadu, Yammu Cachemira, Telangana, Karnataka, Odisha, Punjab, Bengala Occidental, Delhi y Uttar Pradesh.

La clasificación de las comunidades son Koyobator, Qadián, Pathapiriyam, Hyderabad, Calcuta, Bangalore, Calicut, Kenora Town, Rishi Nagar y Kerang.

Las diez primeras comunidades de Australia son: Melbourne Langwarrin, Castle Hill, Marsden Park, Melbourne Berwick, Adelaide South, Mount Druitt, Penrith, Perth, Logan East y Black Town.

Las comunidades de Australia, en cuanto a la recaudación por parte de los adultos, son: Melbourne Langwarrin, Castle Hill, Marsden Park, Melbourne Berwick, Penrith, Mount Druitt, Black Town, Adelaide South, Perth y Canberra.

Las comunidades australianas, en términos de recaudación de Atfal, son: Melbourne, Langwarrin, Adelaida, Melbourne Berwick, Mount Druitt, Logan East, Penrith, Castle Hill, Melbourne East, Perth y Adelaide West.

¡Que Dios Todopoderoso otorgue abundantes bendiciones en la riqueza y la progenie de todos los que han ofrecido sacrificios!

¡Que les permita aumentar su espiritualidad y ser los que cumplan con los derechos debidos a Dios y los derechos debidos a Su creación!

Estos días he estado haciendo un llamamiento a la oración, e insto de nuevo a rezar por los áhmadis de Pakistán, para que Dios Altísimo elimine sus dificultades y preocupaciones, y que los mantenga alejados de las garras de los oponentes. En cuanto a los oponentes que no pueden ser reformados, que Dios Todopoderoso cree los medios para que sean atrapados por Al’lah.

¡Que además cree medios para la rápida liberación de los que han sido encarcelados por Su causa, lo que también incluye a los prisioneros de Argelia! Al mismo tiempo, hay mucha oposición en Argelia; rezad por ellos también, para que Dios Todopoderoso les facilite la vida. Poned énfasis en las súplicas y en ofrecer oraciones voluntarias, y dar limosna. La situación general de Pakistán es que carece de paz; rezad por ellos también, para que Dios establezca la paz y ponga fin rápidamente a sus estratagemas de matarse unos a otros, al extremismo, la discordia y el malestar. ¡Que conceda a sus líderes y al gobierno la oportunidad de convertirse en aquellos que realmente sirven al pueblo y actúan con justicia! Del mismo modo, rezad por el estado general del mundo, que continúa deteriorándose a un ritmo rápido. ¡Que Dios Altísimo se apiade de toda la humanidad!

¡Que Al’lah bendiga inmensamente a los que han ofrecido sacrificios y su riqueza, y además les permita sobresalir espiritualmente, y que cumplan con los derechos de Dios y Su creación!

Resumen

Después de recitar Tashahhud, Ta’awwuz y Surah al-Fatiha, Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad (aba) recitó el siguiente versículo del Sagrado Corán:¿Quién es el que hará un préstamo magnífico a Al-lah para que Él se lo multiplique muchas veces? Y Al-lah recibe y aumenta, y a Él seréis devueltos.El Sagrado Corán (2:246)El significado de un buen préstamo

Su Santidad (aba) dijo que este versículo menciona el dar a Al’lah un préstamo. Sin embargo esto no significa que, Dios no lo quiera, Dios necesita nuestra riqueza mundana. Otro significado de la palabra qarz (préstamo) también significa buena o mala recompensa. Así, en este contexto, el versículo significa “¿Quién es el que gastará en el camino de Al’lah para que Él le recompense por ello?”.

Su Santidad (aba) dijo que hay muchos casos en los que se han mencionado sacrificios financieros en el Sagrado Corán. En efecto, gastar en el camino de la fe, o gastar para mejorar la situación de las criaturas de Dios es equivalente a gastar por el bien de Al’lah. Y todo lo que se gaste en el camino de Al’lah nunca se desperdicia, sino que es una especie de préstamo que Al’lah devuelve de muchas maneras. Así, Dios no necesita ninguna riqueza mundana, más bien cuando usa la palabra “préstamo” se refiere a los gastos en Su camino, para que pueda devolver y recompensar las multiples bendiciones.

Su Santidad (aba) dijo que, además, al usar las palabras “buen préstamo” Dios se refiere a lo que uno gasta y sacrifica con su propia voluntad, que luego Dios devuelve de forma múltiple. Por lo tanto, la palabra préstamo se utiliza para explicar que todo lo que uno gasta en el camino de Dios, a cambio se le dará más de lo que gastó. Es una manera de hablar, ya que los préstamos deben ser devueltos. Este concepto se explica con más detalle en otro versículo del Sagrado Corán en el que Dios Todopoderoso declara que uno cosechará la recompensa de un átomo de bien que haya hecho. Por lo tanto, las buenas acciones de uno son recompensadas por Dios, de ahí la metáfora del préstamo.Ejemplos del sacrificio financiero de los Musulmanes Ahmadíes

Su Santidad (aba) dijo que, en lo que respecta a los sacrificios financieros, no hay nadie en el mundo que tenga más experiencia que los Ahmadies. Sus sacrificios son sólo para alcanzar el placer de Dios. No presentan sus sacrificios teniendo en cuenta que Dios les concederá más riquezas mundanas, sino que lo hacen únicamente por el bien de Dios. Hay incluso quienes se enfrentan a circunstancias financieras difíciles pero, aún así, presentan sacrificios financieros, confiando en que Dios se ocupará de ellos y de sus necesidades.

Su Santidad (aba) dijo que presentaría algunos ejemplos de quienes se beneficiaron de esta promesa de Dios; que presentaron sacrificios únicamente por el bien de Dios, algunos ni siquiera considerando cómo podrían alimentarse a sí mismos y a sus hijos, sin embargo, Dios Todopoderoso tomó sus asuntos en sus propias manos y los recompensó de múltiples maneras. Estos ejemplos de quienes buscan el placer de Dios se encuentran sólo dentro de la Comunidad Musulmana Ahmadía.

Su Santidad (aba) presentó varios incidentes de todo el mundo. Uno de esos incidentes fue de Guinea-Conakry; Su Santidad (aba) dijo que después de haber dado el sermón del viernes del año anterior sobre el Waqf-e-Yadid, una persona fue al misionero y le dio todo el dinero que tenía en su bolsillo. El Misionero le dijo que al menos debía llevar consigo parte de la cantidad para su viaje de vuelta a casa. Él respondió que en el sermón del viernes, Su Santidad (aba) citó al Mesías Prometido (as) quien dijo que uno no puede tener en su corazón el amor de Dios el amor a la riqueza por igual. Y, él deseaba cosechar los beneficios del amor de Dios. Su Santidad (aba) dijo que este es el verdadero espíritu no sólo de sacrificio, sino la atención con la que uno debe escuchar el sermón del viernes, que esta persona ejemplificó.

Su Santidad (aba) presentó el ejemplo de una mujer de Francia, que dijo que había estado buscando un trabajo bueno y sostenible durante bastante tiempo. Sin embargo, ofreció su contribución para Waqf-e-Yadid. Dice que sólo diez minutos después de haber ofrecido esta cantidad, recibió una llamada de una gran empresa que le ofreció un trabajo.

Su Santidad (aba) comentó que a veces la gente se pregunta por qué no se dan tales casos de ser recompensados con ellos. Su Santidad (aba) dijo que todos deberían buscar el perdón y analizarse a sí mismos para ver si sus intenciones en el momento de ofrecer sacrificios financieros eran únicamente alcanzar el placer de Dios. Cuando se hacen sacrificios financieros con esta intención, Dios siempre recompensa de una manera u otra; y si no es inmediatamente, entonces en un momento posterior que Él considere apropiado.

Su Santidad (aba) presentó ejemplos de sacrificios realizados por jóvenes estudiantes en Sierra Leona, especialmente después de que Su Santidad (aba) animó a la Comunidad de Sierra Leona el año pasado diciendo que tenían un gran potencial. Así, Su Santidad (aba) presentó ejemplos como el de una joven que ofreció cincuenta mil leones pidiendo que se le pidiera a Su Santidad (aba) que rezara por ella, o hubo dos jóvenes que aceptaron algún trabajo, sólo para poder ofrecer la cantidad adquirida como contribución financiera. Su Santidad (aba) dijo que esto es verdadero amor y respeto por Jilafat, y estos son ejemplos de aquellos que escuchan la llamada de su Califa. Aunque nunca lo hayan conocido, están a la vanguardia para actuar de acuerdo a las palabras e instrucciones del Califa.

Su Santidad (aba) presentó un ejemplo de Tanzania de una persona a quien se recordaron las contribuciones financieras para Waqf-e-Yadid antes de terminar el año. Sin embargo, en ese momento no tenía trabajo ni dinero. Aún así, dijo que se anotara su nombre entre los que ofrecieron su promesa completa. Sólo dos días después, obtuvo un trabajo como conductor, y después del primer día de trabajo pudo pagar fácilmente su promesa completa para Waqf-e-Yadid.

Su Santidad (aba) presentó otro ejemplo de la región de Iringa, en Tanzanía, de una persona que había prometido 600.000 chelines para el Waqf-e-Yadid. Sin embargo, en ese momento se enfrentaba a circunstancias financieras difíciles, por lo que escribió una carta a Su Santidad (aba) para pedirle que rezara para poder cumplir su promesa. Su Santidad (aba) comentó que no sólo le escriben la gente por asuntos personales, sino que también le escriben para pedirle oraciones para poder ofrecer sacrificios financieros. Esta persona dijo que después de haber escrito esta carta se sintió segura de que algún tipo de medio se produciría. Sólo un día después, volvió a contactar con un viejo amigo de la escuela y hablaron de una oportunidad de empleo. Como resultado, esta persona recibió un contrato de 6 millones de chelines, con el que pudo cumplir inmediatamente su promesa. Así, Dios le concedió diez veces más de lo que había prometido.

Su Santidad (aba) presentó el ejemplo de una mujer de Australia que, después de mudarse de casa, no tenía ni siquiera suficiente dinero para amueblarla adecuadamente, ya que su situación económica no era muy buena y la alquiler que tenía que pagar por su casa era también muy alto. Sin embargo, cuando el año fiscal de Waqf-e-Yadid estaba terminando, ella ofreció la cantidad que había prometido, poniendo su completa confianza en Dios. Poco después, su jefe le dio una bonificación, que dijo que sólo la recibía ella y nadie más. Esta cantidad era el doble de lo que ella había ofrecido por Waqf-e-Yadid.

Su Santidad (aba) presentó el ejemplo de un niño de diez años de la India, que había ahorrado bastante dinero. Decidió dar esta cantidad a Waqf-e-Yadid. Se le preguntó que normalmente cuando los niños ahorran dinero, lo usan para comprar algo para ellos mismos, ¿por qué había decidido darlo a Waqf-e-Jadid? El joven respondió que lo hizo porque es lo que Dios, su Mensajero (sa), y sus Califas nos ordenan hacer. Su Santidad (aba) comentó que si esta es la mentalidad de nuestros jóvenes, entonces, ¿qué daño pueden hacernos los oponentes de Ahmadíat?

Su Santidad (aba) presentó muchos otros ejemplos de sacrificios financieros de todo el mundo, y la manera en que Dios Todopoderoso “devuelve los préstamos”. Su Santidad (aba) rezó para que esta Comunidad siempre pueda presentar tales sacrificios y ver tales bendiciones de Dios Todopoderoso.

Anuncio del nuevo Año de Waqf-e-Yadid e Informe de Waqf-e-Yadid 2020

Su Santidad (aba) anunció el comienzo del nuevo año para Waqf-e-Jadid. El 63º año de Waqf-e-Jadid llegó a su fin el 31 de diciembre de 2020 y ahora ha comenzado el 64º año. Por la gracia de Al’lah, durante el año anterior se recaudaron 10.53 millones de libras esterlinas en Waqf-e-Yadid, lo que es un aumento de 887,000 libras esterlinas con respecto al año anterior. Su Santidad (aba) señaló el aumento y los esfuerzos realizados por varios países.

El orden de los países en cuanto a la recaudación es el Reino Unido, Alemania, Pakistán, Canadá, los Estados Unidos, India, Australia, un país del Medio Oriente, Indonesia y Ghana. Su Santidad (aba) dijo que el número total de participantes que presentaron sacrificios financieros por Waqf-e-Yadid es de 1,452,000.

Su Santidad (aba) rezó por todos aquellos que presentaron sacrificios financieros.Llamamiento a las oraciones

Su Santidad (aba) hizo una vez más un llamamiento para que se rezara por todos los ahmadíes del Pakistán, que siguen enfrentando dificultades, así como por los ahmadíes de Argelia, especialmente los que han sido encarcelados injustamente. Su Santidad (aba) instó a los ahmadíes a que se centraran en ofrecer oraciones supererogatorias y dar limosna. Su Santidad (aba) también instó a rezar por el estado general de las cosas en todo el mundo que siguen deteriorándose. Su Santidad (aba) rezó para que Dios tenga misericordia de toda la humanidad.

Resumen preparado por The Review of Religions.

Suscríbete y recibe contenido exclusivo

Recibirás cada semana las últimas novedades de la Comunidad Musulmana Ahmadía directamente en tu mail. ¡Prometo no spamearte!

Share via