Prefacio
En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
No hay digno de ser adorado excepto Al'lah, Muhammad es el Mensajero de Al'lah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)
Contenidos relacionados por temas

El 12 de marzo de 1990, Hazrat Mirza Tahir Ahmad, invitado por el Departamento de Estudios Islámicos de la Universidad de Sevilla en España, pronunció un discurso titulado “El Islam, un discurso sobre sus enseñanzas elementales y fundamentales”. El Jefe del Departamento le pidió que hiciera una introducción del Islam a nivel elemental, teniendo en cuenta que la mayoría de la audiencia, procedente de otros departamentos así como del público en general, no tendría muchas nociones sobre el Islam.

Este tratado se ha desarrollado a partir de ese discurso. El autor se ha extendido en varios temas que no pudo exponer en la conferencia original por escasez de tiempo. Además, al convertir la palabra hablada a escrita, el mismo orador tuvo que introducir ciertos cambios y modificaciones.

El nombre de Muhammad, el Santo Profeta del Islam, va seguido del símbolo sa que es una abreviación del saludo “la paz y bendiciones de Dios sean con él”. Los nombres de otros profetas y mensajeros van seguidos del símboloas, una abreviación de “la paz sea con él”. Los saludos reales no figuran en general en su totalidad, pero debe asumirse que se repiten en su totalidad en cada caso.

Un Estudio Elemental del Islam

Tras la recitación tradicional y del Sura Al Fateha1 (capítulo inicial del Sagrado Corán), el Jefe Supremo de la Comunidad Ahmadía inició su disertación:

Considero un gran honor que el Departamento de Estudios Islámicos de la Universidad de Sevilla haya tenido la consideración de invitarme aquí esta noche para hablar de las enseñanzas fundamentales del Islam. Previamente a mi llegada, se me aconsejó que hablara sobre los conceptos básicos del Islam, de modo que los estudiantes que no estuvieran bien versados en el tema y que sólo tuvieran una noción elemental al respecto pudieran entenderlo.

* Doy testimonio de que nadie es digno de ser adorado excepto Al-lah, el Único, y doy testimonio de que Muhammadsa es Su siervo y mensajero. Busco refugio en Al-lah frente a Satanás el condenado. En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso. Toda alabanza pertenece a Al-lah sólo, Señor de todos los mundos, el Clemente, el Misericordioso, dueño del Día del Juicio. A Ti sólo te adoramos y a Ti sólo imploramos ayuda. Dirígenos por el camino recto, el camino de aquellos a quienes Tú has concedido Tus bendiciones, de los que no han incurrido en el enojo y de los que no se han extraviado.

Esto me sorprendió realmente. Me sorprendió, en primer lugar, porque esperaba algo más de los estudiantes universitarios. En segundo lugar, me sorprendió porque España tiene una larga historia de contacto con el Islam. Sin embargo, el hecho de que hayan perdido tal contacto hasta el punto de haber borrado incluso la menor impresión es realmente asombroso. Hoy estoy aquí para presentarles las enseñanzas básicas del Islam.

Al visitar España en 1982 para inaugurar una mezquita construida por la Comunidad Ahmadía que, por cierto, era la primeramezquitaqueseconstruíaaquítrasunlapsodequinientos años, muchos se sorprendieron. Durante la conferencia de prensa se me formulaba repetidas veces la misma pregunta: ¿Por qué habíamos venido a España? ¿Cuál era el propósito? ¿Existía algún motivo siniestro detrás de esta acción? ¿Acaso no hemos tenido suficiente Islam? Mi respuesta a todas estas preguntas era: “Efectivamente, hemos venido a invadir España, pero no con la intención de conquistar territorios mediante la espada, sino para conquistar los corazones a través de un mensaje de amor y persuasión”.

La respuesta aún sigue siendo válida. Nosotros, como comunidad islámica, no tenemos nada que ver con la imagen comúnmente percibida del Islam que reflejan los llamados fundamentalistas. Hoy, por tanto, haré lo posible por presentarles el Islam, pero en lugar de hacer referencia a la conducta de los musulmanes de distintos países, me referiré solamente a las enseñanzas básicas del Islam que se hallan en el libro divino del Santo Corán y a la conducta y las tradiciones del Santo Fundador del Islam.

El Islam significa “paz”. Ahí radica el alma y el espíritu del Islam. Es irónico que en la actualidad esta religión de paz se califique en Occidente como una religión de guerra, terrorismo,

caos y desorden, cuando en realidad el Islam no significa solamente paz por su nombre, sino que la paz impregna todas sus enseñanzas y desempeña un papel clave en su comprensión. Si se traduce de forma literal, el segundo significado de la palabra Islam es “sumisión”. Por lo tanto, las palabras “paz” y “sumisión” componen el cuadro completo del Islam. Mientras que la palabra paz está relacionada con la actitud del musulmán hacia sus semejantes así como con el contenido profundo que encuentra en el Islam, la palabra sumisión describe la actitud de un musulmán hacia Dios. Así pues, toda la filosofía de esta religión se resume en una sola palabra. Es interesante observar cómo, según el Islam, toda religión verdadera debe poseer estas dos características esenciales, que indican su origen divino. Según el Islam, el objeto de todas las religiones ha sido, por un lado, atraer al hombre de nuevo hacia su Creador y, por otro, establecer una relación ideal con sus semejantes.

El Islam posee cinco artículos fundamentales de fe, que deben profesar todos los que desean ser musulmanes. Aunque el Islam esté dividido en numerosas sectas, como el resto de las religiones, en este tema no hay dos opiniones. Sea cual fuere el título por el que se reconozca a las sectas, ya sean sunitas o chiitas, todas creen en estos cinco artículos fundamentales.

  • El primero de ellos es creer firmemente en la Unidad absoluta de Es una Unidad inseparable e indivisible y no puede multiplicarse o comprometerse en modo alguno.
  • El segundo artículo está relacionado con la creencia en los ángeles. Aunque existen diversas opiniones sobre el concepto de estos seres entre los musulmanes, todos ellos creen en la existencia de los ángeles.

 

  • El tercer artículo está relacionado con la creencia en los Los Libros, en términos religiosos, se refieren a las escrituras divinas que contienen enseñanzas nuevas y brindan una nueva ley religiosa. Se mencionan después de los ángeles, pues la revelación, en su mayoría, se transmite al hombre a través de la intervención de los ángeles, que juegan un papel fundamental en la transmisión del mensaje divino a los mensajeros. Los ángeles tienen otras muchas tareas asignadas, pero trataremos del tema más adelante.
  • El cuarto artículo se refiere a los mensajeros o profetas, que algunas veces aportan un nuevo código de vida y una nueva ley para un determinado pueblo en una época específica, y otras veces son enviados solamente con el objeto de reformar.
  • El quinto y último artículo de fe está relacionado con el Día del Juicio. También implica que cada ser humano será resucitado de alguna forma después de la muerte y tendrá que responder ante Dios con respecto a la vida que había llevado aquí en la tierr

Estos son los cinco principios fundamentales del Islam. Sin embargo, algunas personas creen que existe un sexto componente en la creencia musulmana que se halla incluido en los principios del Santo Fundador del Islam, que es la creencia en el Designio divino. Pasemos ahora a un estudio más detallado de estosartículos por separado.

Suscríbete y recibe contenido exclusivo

Recibirás cada semana las últimas novedades de la Comunidad Musulmana Ahmadía directamente en tu mail. ¡Prometo no spamearte!

Share via