La Guerra Santa (Yihad)
En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
No hay digno de ser adorado excepto Al'lah, Muhammad es el Mensajero de Al'lah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)

Éste es un tema muy importante, que está relacionado con la difusión de todos los mensajes divinos, así como con el instrumento de la propagación. Se sabe que los seguidores de casi todas las religiones, a medida que se alejan de su fuente con el paso del tiempo, siempre han tendido a utilizar la coacción para mantener a la gente en el ámbito de su religión o para convertir a otros a su fe. Sin embargo, según el Santo Corán, esto no significa en modo alguno que su religión apoye la coacción. Originalmente, ninguna religión ha permitido jamás el empleo de ningún tipo de fuerza. De hecho, todas las religiones han sido objeto de coacción, y sus oponentes no han escatimado esfuerzo alguno para obstaculizar el crecimiento de las religiones en su origen y aniquilarlas por completo. Cada vez que aparecía un nuevo profeta, el enemigo intentaba por todos los medios suprimir su mensaje mediante el uso de la fuerza y de una persecución implacable. La ironía más trágica es que, entre todos los Libros, se señale al Corán como partidario del empleo de la coacción para la propagación de su mensaje. Aún mayor tragedia estriba en el hecho de que es el clero musulmán el que propugna con fuerza este punto de vista, atribuyéndolo cínicamente al Sagrado Corán.

Cabe recordar que el Sagrado Corán es el único libro divino que absuelve a todos los profetas del mundo del crimen de la coacción en relación con la difusión de su mensaje, sea cual fuere la época y el lugar donde hubieren nacido. Por lo tanto, es inconcebible que el Corán presentara a su Santo Profetasa como el precursor de una era de derramamiento de sangre en nombre de la paz, y de odio en nombre del amor de Dios. Como éste no es lugar para participar en discusiones y polémicas intrincadas, esta breve introducción debería ser suficiente. Según el Corán, la guerra santa, llamada Yihad, es en realidad una campaña sagrada que utiliza la ayuda del Corán para producir una revolución espiritual en el mundo.

Esfuérzate  contra  ellos  utilizándolo  (al  Corán)  en  un  esfuerzo denodado. Sura Al Furqan (Corán 25:53)

Estas son las palabras del Corán, que arrojan luz sobre la naturalezadela Yihad. Solamente está permitida la lucha mediante el Corán y el mensaje coránico. Una vez más, el sometimiento total a Dios de la propia naturaleza rebelde es otra forma de Yihad, que es en realidad la Yihad mayor, de acuerdo con el Santo Profeta del Islamsa. Al regresar de una batalla, se dice que declaró:

Volvemos de la Yihad menor a la Yihad mayor.

Por supuesto, se permite la guerra defensiva, mas sólo a condición de que el enemigo sea quien inicie las hostilidades y alce la espada en contra de un pueblo débil e indefenso, cuyo único delito hubiera sido declarar que Dios es su Señor. Todas las

guerras ofensivas, según el Islam, son ilícitas.

Suscríbete y recibe contenido exclusivo

Recibirás cada semana las últimas novedades de la Comunidad Musulmana Ahmadía directamente en tu mail. ¡Prometo no spamearte!

Share via