En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
No hay digno de ser adorado excepto Al-lah, Muhammad es el Mensajero de Al-lah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)

‘Las enseñanzas Coránicas sobre los derechos de los vecinos son tan explícitas, que un verdadero musulmán, que siempre busca la ayuda de Al-lah, El Clemente y El Misericordioso, no puede apartarse de ellas, ya que cualquier ligera desviación puede provocar que se descarríe y pierda las bendiciones y el amor de Dios
(Hazrat Jalifatul Masih V)

Un discurso de Hazrat Mirza Masrur Ahmad, Líder de la Comunidad Internacional Ahmadía del Islam, pronunciado el 12 de Noviembre del 2006 ante una audiencia de 200 vecinos residentes en las inmediaciones de la Mezquita Fazl de Londres.

Bismillahir Rahmanir Rahim

Queridos vecinos, señoras y señores:

La oración que acabo de recitar, Bismillahir Rahmanir Rahim, significa, tal como ya habéis escuchado su traducción, ‘en el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso’.

Este es el primer versículo del Santo Corán. Se dice que el Santo Profeta del Islam (la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él) afirmó, mejor dicho, ordenó a los musulmanes, que recitaran esta plegaria antes de iniciar cualquier tarea, pues de lo contrario dicha tarea que daría desprovista de las bendiciones de Al-lah. Por lo tanto, con esta bella enseñanza, ¿cómo se puede esperar que un verdadero musulmán perjudique a alguien, o realice algún trabajo con malas intenciones, o dañe a alguien, o cause problemas de cualquier tipo en su entorno? Una persona que comienza cualquier actividad en el nombre del Dios, El Clemente y El Misericordioso, no puede conseguir las bendiciones y la misericordia de Al-lah a menos que muestre los atributos de clemencia y misericordia en sus propios gestos hacia sus semejantes.

A la luz de esta enseñanza, me gustaría rogarles que hagan desaparecer cualquier sentimiento de temor a ser perjudicados por parte de los Ahmadis residentes en su vecindad. Las enseñanzas Coránicas sobre los derechos de los vecinos son tan explícitas, que un verdadero musulmán, que siempre busca la ayuda de Al-lah, El Clemente y El Misericordioso, no puede apartarse de ellas, ya que cualquier ligera desviación puede provocar que se descarríe y pierda las bendiciones y el amor de Dios

Al-lah, de una manera muy bella, nos guía para cumplir nuestros deberes hacia nuestros vecinos y concederles sus debidos derechos, es decir, los derechos de todos ustedes, aqui presentes. Por esta razón, Al-lah afirma en el Sagrado Corán, como ya habéis escuchado en la recitación:

Y adorad a Al-lah y no asociéis nada a Él y mostrad bondad a los padres, a los parientes, a los huérfanos y necesitados, al vecino afín a vosotros y al extraño, al compañero que está a vuestro lado, al viajero y a los que poseéis con vuestras diestras. En verdad Al-lah no ama a los orgullosos ni a los jactanciosos. (Cap.4:37)

Solamente destacaré uno o dos puntos. Al-lah dice: mostrad bondad a los padres, a los parientes… y al vecino afín a vosotros y al extraño. Al final de este verso, Al-lah dice:

En verdad, Al-lah no ama a los orgullosos ni a los jactanciosos.

Observad pues, con que belleza ha descrito y abarcado el Corán los derechos de los vecinos. Ha equiparado el derecho del pariente más cercano con el derecho de una persona a quien únicamente conoce como vecino, o con el de alguien a quien ve rara vez. Es relativamente difícil comentar y expresar la palabra árabe empleada para el vecino que es pariente y el vecino que es un extraño. Creo que debería tratar de aclararlo ya que, de no conocer el significado correcto, no lo entenderíais bien, y no sabríais hasta qué punto se ha establecido el derecho de los vecinos en el Santo Corán. El Corán habla del vecino afín, que significa aquel que vive cerca y es amable. El vecino que es un extraño también puede significar el vecino que vive en un lugar distante y que no es amable.

Observad, qué bella es la enseñanza que muestra bondad hacia todo el mundo, tanto si la persona es amable contigo como si no. Así es como podéis crear la paz, el amor y la armonía en la sociedad y esto también significa que toda la gente que reside en vuestra entorno, en vuestra localidad, vuestra ciudad o incluso vuestro país es vuestro vecino. Por lo tanto, otorgadles sus debidos derechos. No debe surgir ninguna enemistad en la mente de nadie. Así es como podéis difundir la paz, el amor y la armonía en vuestro entorno.

Al final, Dios nos recuerda y nos da el mandamiento de que si no nos comportamos de esta manera y no cumplimos nuestra responsabilidad , seremos unas personas orgullosas y jactanciosas. Recordad que Al-lah no ama a la gente arrogante ni jactanciosa. Esta es la bella enseñanza que se nos da para crear la paz.

Aquí me gustaría también citar algunas Tradiciones o Dichos del Santo Profeta del Islam (que la paz y bendiciones de Al-lah sean con él) en las que veremos con qué énfasis pidió a sus seguidores que otorgaran los debidos derechos a sus vecinos.
Una Tradición dice:

‘Abu Hurera relata que el Santo Profeta (la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él) anunció: Por Al-lah, él no cree, por Al-lah él no cree, por Al-lah él no cree. Lo repitió tres veces. Se le preguntó: ¿Quién es el que no cree, Mensajero de Al-lah? Él respondió: Aquel cuyo vecino no está a salvo de sus malas intenciones.’
(Bujari y Muslim)

La versión de Muslim es: Aquél cuyo vecino no esté a salvo de sus malas intencionesno entrará en el paraíso.

Observad con qué claridad declara que una persona es no creyente si causa cualquier daño a su vecino.

A continuación otra tradición dice:

[Abu Hurera relata que el Santo Profeta (la paz y bendiciones de Al-lah sean con él) dijo]: ‘El que cree en Al-lah y en el Último Día, no debe crear inconveniencias a su vecino; el que cree en Al-lah y en el Último Día debe honrar a su huésped; y el que cree en Al-lah y en el Último Día debe hablar bien de los demás o mantener silencio.’ (Bujari y Muslim)

Estas son las enseñanzas que nos ha dado el Santo Profeta (la paz y bendiciones de Al-lah sean con él).

También me gustaría, aprovechando esta oportunidad, presentar mis disculpas por cualquier tipo de inconveniente que les haya afectado o les haya causado algún problema por nuestra parte.

Luego, otra tradición dice:

‘Ibn Umar y Ayesha relatan que el Santo Profeta (la paz y bendiciones de Al-lah sean con él) dijo: Gabriel me exhortaba tanto sobre los vecinos que imaginé que los incluiría en la categoría de herederos.’
(Bujari y Muslim)

Este es el punto culminante de los derechos del vecino: ¡con qué belleza el Santo Profeta del Islam (la paz y bendiciones de Al-lah sean con él) ha establecido los derechos del vecino!

¿Cómo puede una religión con tales enseñanzas ser considerada como extremista? Todos los actos militantes que presenciamos hoy en día por parte de algunos grupos musulmanes se deben a sus propios intereses y no tienen nada que ver con las enseñanzas del Islam. Como he dejado bastante claro, citando el versículo del Santo Corán y las Tradiciones, creo que si había alguna duda en la mente de alguien sobre la actitud militante de los musulmanes, ahora debería desaparecer.

La comunidad Ahmadía del Islam es la auténtica seguidora de estas enseñanzas y está extendiendo por el mundo el verdadero mensaje del Islam.

Espero que mis palabras sean suficientes para eliminar cualquier duda, como ya he dicho, que ustedes pudieran haber tenido en el pasado. Debido a la limitación del tiempo y a que estoy percibiendo el apetitoso olor de la comida, creo que deberíamos terminar aquí. Espero que tras haber escuchado lo que brevemente les he explicado sobre las verdaderas enseñanzas del Islam, a ustedes no les importara que algún día llame a la puerta de su casa para disfrutar y compartir mi derecho de vecindad. Por supuesto que nuestras puertas están siempre abiertas de par en par y le damos la bienvenida en cualquier momento, con los brazos abiertos.

Gracias por venir y mostrar el gesto amable de ser buenos vecinos. Gracias de nuevo.

Imagen: cortesía de stevekeiretsuLicencia Creative Commons