Criar a los hijos áhmadis en Occidente
En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
No hay digno de ser adorado excepto Al'lah, Muhammad es el Mensajero de Al'lah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)

Criar a los hijos áhmadis en Occidente

Nasir Mahmood Malik, Secretario Nacional de Tarbiyyat, Estados Unidos

Señor nues­tro, concédenos de nuestras esposas e hijos el consuelo de nuestros ojos, y haz de cada uno de nosotros un líder para los justos”. (25:75)

1.0 Introducción

La crianza de los hijos es esencialmente un proceso de toda la vida que requiere la participación activa de ambos padres. Comienza con el sistema de creencias y valores de los padres -lo que defienden y lo que representan- y continúa de diversas maneras mientras tengan hijos. Es un proceso asombroso para adquirir una conciencia humilde de los propios defectos y una profunda oportunidad de superación para los padres.

Al tratar este tema hoy, soy consciente de que es más fácil hablar de ello que practicarlo. Sin embargo, todos debemos entender algunos de los principios islámicos básicos sobre la crianza de los hijos y nuestro éxito estará determinado por la medida en que podamos poner en práctica estos principios.

2.0 Objetivo/Propósito

Se dice que para tener éxito en cualquier cosa hay que empezar con la meta en mente, planificar y prepararse para ello. Por lo tanto, si deseamos criar niños áhmadis, primero debemos conocer el resultado final que deseamos. Nuestro objetivo es criar niños que sean capaces de cumplir plenamente con sus obligaciones para con Dios (Huququllah), así como con sus semejantes (Huququl Ibad). Brevemente:

Huququllah incluye la adoración y el recuerdo de Dios, el ayuno, el zakat, el hall, etc.

Huququl Ibad implica ser un buen hijo/hija, esposo/esposa, padre/madre, pariente, vecino, amigo y un ciudadano responsable y respetuoso de la ley.

Criar a los niños áhmadis también implica criarlos según el estándar islámico, no según el estándar de Occidente u Oriente. Esto se debe a que creemos que el islam es la religión más completa para la humanidad, el Sagrado Corán es la guía perfecta y el Santo Profeta (sa) es el mejor modelo a seguir.

Según el Sagrado Corán, la norma islámica de la existencia es la adoración de Dios, como leemos: “No he creado a los genios y a los hombres sino para que me adoren”. (51.57) Por lo tanto, cuando decimos Huququllah y Huququl Ibad, nos referimos a emular los atributos de Dios y obedecer todos Sus mandamientos en la medida de nuestras posibilidades.  En otras palabras, el propósito de todos nuestros esfuerzos e interacciones debe ser el placer de Dios. Por lo tanto, la prueba de fuego para la corrección de nuestras prioridades, preferencias y procesos de pensamiento debe ser su alineación con el placer de Dios, no el placer de nuestros compañeros o de la sociedad que nos rodea.

Encontramos una maravillosa oración en el Sagrado Corán:

Señor mío, concédeme el poder para ser agradecido por el favor que me has concedido a mí y a mis padres y para que practique el bien para complacerte. Haz que mi descendencia sea justa.” (46:16)

Esta oración constituye un ciclo perpetuo de conducta y aspiraciones tanto para los padres como para los hijos, una transición sin fisuras entre generaciones. Así, como padres debemos vivir según la voluntad de Dios y formar a nuestros hijos para que hagan lo mismo.

3.0 Metodología (modelo a seguir): 

Teniendo en cuenta este elevado objetivo, analicemos la metodología de crianza adecuada.

  1. Debemos tener en cuenta el panorama general y reflexionar continuamente sobre las implicaciones a largo plazo de las acciones a corto plazo.  Una elección aparentemente inocente por nuestra parte puede afectar a nuestros hijos de forma definitiva. Por lo tanto, la forma en que decidamos vivir hoy determinará en gran medida cómo vivirán nuestros hijos mañana.
  1. Debemos saber que nuestros actos hablan más que nuestras palabras. Debemos ser modelos de conducta para nuestros hijos en todo lo bueno y darnos cuenta de que la crianza de los hijos no es un conjunto de tareas o quehaceres, sino que es una forma de vida. Y sólo una forma de vida sana y con sentido merece la pena.
  1. Debemos recordar que la mayoría de los hábitos son más fáciles de adoptar y cultivar en los primeros años; sin embargo, los malos hábitos desarrollados antes son muy difíciles de eliminar después. Como se dice que lo que se empieza es la mitad de lo que se hace, es importante cultivar el buen comportamiento en nuestros hijos desde el principio; lo que significa que los padres jóvenes deben adoptar el estilo de vida islámico cuanto antes.
  1. Debemos tener en cuenta que en sus años de formación, los niños aprenden copiando o siguiendo instrucciones. Sin embargo, a medida que crecen, debemos entrenarlos para que tomen decisiones correctas por sí mismos. Como se dice, dale a un hombre un pez y lo alimentarás durante un día, pero enséñale a pescar y lo alimentarás para toda la vida. Los niños tienen que aprender a diferenciar entre el bien y el mal y sus consecuencias para que puedan tomar las decisiones correctas por sí mismos.
  1. Debemos ser coherentes y constantes en nuestros esfuerzos de crianza. Nunca se insistirá lo suficiente en la importancia de que ambos padres estén en la misma página y trabajen hacia el mismo objetivo con un enfoque de apoyo mutuo y armonioso. Las diferencias y disputas graves entre los padres son perjudiciales para los niños, tanto emocional como psicológicamente.

En resumen, una paternidad adecuada requiere una planificación y una preparación minuciosas. Nuestros jóvenes padres o futuros padres deben planificar y prepararse para las transiciones críticas de estilo de vida; primero, de su estilo de vida de soltero, juguetón y centrado en sí mismo, a un estilo de vida de casado que merece ajustes, dar y recibir y, compartir y cuidar del cónyuge así como de la familia consanguínea y luego a un estilo de vida más maduro y responsable, centrado en la familia, una vez que hayan sido bendecidos con hijos.

A lo largo de estas transiciones, deben ser realistas en cuanto a sus ambiciones, expectativas y retos que les esperan. Para prepararse adecuadamente, deben comprender las enseñanzas del islam y buscar un buen asesoramiento de fuentes competentes.

Pueden tener problemas si sólo hablan con sus compañeros y amigos. Deben consultar a los mayores más maduros y conocedores y tomarlos como mentores.

4.0 Algunos principios islámicos: 

Veamos ahora algunos principios islámicos fundamentales para la crianza de los hijos. Nuestra sociedad occidental se enorgullece de su libertad. Pero, con la libertad viene la responsabilidad de elegir. El islam nos muestra lo que está bien y lo que está mal y nos guía por el camino de la elección correcta y responsable.

4.1 Súplicas (Dua):

Ante todo, nuestros esfuerzos de crianza deben comenzar con las súplicas a Dios. El Sagrado Corán nos enseña a rezar por una descendencia pura en las palabras de Hazrat Zachariah (as):

“Mi Señor, concédeme de Ti mismo una descendencia pura” (3:39)

Por lo tanto, la noción de criar a los niños áhmadis debería estar en nuestra mente incluso antes de que nuestros hijos nazcan. Deberíamos rezar no sólo por nuestros hijos, sino también por nuestros cónyuges y por nosotros mismos. Como he recitado al principio, deberíamos rezar:

Señor nues­tro, concédenos de nuestras esposas e hijos el consuelo de nuestros ojos, y haz de cada uno de nosotros un líder para los justos”. (25:75)

4.2 Las oraciones (Salat):

Deberíamos centrarnos en enseñar y entrenar a nuestros hijos a amar a Dios, a rezar a Dios y a confiar en Dios. Encontramos en el Sagrado Corán que Hazrat Ibrahim (as) solía rezar:  Señor mío, hazme practicar la Oración y también a mis hijos.” (14:41). Similarmente, el Sagrado Corán nos enseña:  Recomienda la Oración a tus gentes, y sé constante en ella.” (20:133).

Ahora bien, hay una estrecha ventana de años de formación para lograr esto. Y, sucederá naturalmente si los niños ven a sus padres y a los mayores hacerlo. Al principio, los niños adquieren el hábito de rezar jugando, simplemente copiando a sus padres. El Santo Profeta (sa) dijo que a la edad de 7 años los padres deben inspirar formalmente a sus hijos a unirse a las oraciones. A los 10 años, cuando están expuestos a otros intereses y pueden distraerse, los padres deben recomendarles que sean regulares en las oraciones diarias. Sin embargo, después de los 12 años, los padres sólo deben recordárselo. Si los padres hacen caso de este consejo, no tendrán que angustiarse más adelante.

Hazrat Jalifatul Masih IV (ra) solía decir que aprendió a ser regular en las oraciones diarias porque su madre insistía en observar las oraciones diarias, a tiempo, en congregación, en la mezquita. En su primera infancia, le hacía levantar de la cama y ponerle bajo el agua si no se despertaba para la oración del Fayar (primera oración que se realiza al rayar del alba). El cumplimiento estricto de las cinco oraciones diarias fomenta la disciplina, la responsabilidad y la pureza en los niños.

Al principio, es importante asegurar la realización puntual de las oraciones diarias. Más tarde, por la gracia de Dios, la calidad de sus oraciones mejorará y su amor y confianza en Dios seguirán naturalmente. Y finalmente, según el Sagrado Corán, sus oraciones les protegerán contra la indecencia y el mal. (Al-Ankabut, 29:46)

4.3 Compañía de los Veraces: 

Debemos vigilar la compañía de nuestros hijos. El Sagrado Corán nos enseña:  ¡Oh vosotros, los que creéis! temed a Al-lah y permaneced entre los veraces.” (9:119). También en este caso, si nosotros, como padres, somos veraces y nos acompañamos de los veraces, nuestros hijos nos seguirán naturalmente. Se dice que un hombre es conocido por la compañía que tiene. En el pasado se refería a la compañía física. Hoy, sin embargo, también se trata de la compañía virtual que mantenemos.

Con la llegada de los omnipresentes aparatos electrónicos, la tentación es pasar más tiempo sin sentido en la compañía virtual que en la compañía física con propósito. Podemos malgastar nuestro tiempo libre en la televisión, los “smartphones”, Facebook, Instagram, YouTube y las aplicaciones de chat; o invertir nuestro valioso tiempo en el recuerdo de Dios, en la mezquita, en las lecturas, en las discusiones, en ver MTA y en conocer la verdad.

Por desgracia, tenemos la tendencia a tomar el camino más fácil. La mayoría de nosotros tiene un acceso relativamente fácil a este irresistible mundo virtual. Pero es una locura y una pendiente resbaladiza. Por otro lado, la compañía de la verdad y la búsqueda de algún objetivo más grande que la vida parecen difíciles y aburridas.  Es una lucha y requiere una gran determinación y una seria previsión.

Aunque la tecnología moderna es maravillosa e inevitable, lo esencial es el fin para el que la empleamos. Puede proporcionar un acceso fácil y asequible a la compañía de la verdad. Así que, para empezar, la palabra clave es equilibrio. Hasta que podamos abrazar instintivamente la compañía de los veraces, lo mínimo que debemos hacer es ser muy selectivos y lograr un equilibrio entre lo mundano y lo sublime.

Para motivarnos para esta difícil elección, tenemos que analizar detenidamente las consecuencias a largo plazo de nuestras preferencias y prioridades. ¿Nuestras elecciones darían lugar a fantasías, frustraciones y desesperación o darían lugar a ambición, exuberancia y satisfacción? ¿Qué comportamiento impulsaría nuestra elección en nosotros y en nuestros hijos? Otra forma de tomar la decisión correcta es preguntarse: ¿haría esto si mis padres u otras personas estuvieran mirando?

Si nos hacemos veraces, estamos en compañía de los veraces y compramos lo que necesitamos en lugar de lo que está disponible o es asequible, podremos influir en nuestros hijos para que sean veraces, estén en compañía de los veraces y hagan un uso adecuado de la tecnología moderna. Como padres, debemos ser la primera y principal compañía de nuestros hijos. Si desarrollamos un vínculo de comprensión mutua, respeto, compasión, confianza y seguridad con nuestros hijos, no necesitarán buscar compañía en otra parte.

4.4 Sabiduría: 

Tenemos que ser padres con sabiduría. Según el Sagrado Corán:

Llama al camino de tu Señor con sabiduría y una bella exhortación, y discute con ellos de la mejor manera posible.” (16:126)

La sabiduría exige moderación. El Santo Profeta (sa) dijo: “La moderación es lo mejor en todos los asuntos”. En la crianza de los hijos debemos encontrar un equilibrio entre la negligencia y la indulgencia y la confianza y la sospecha. Del mismo modo, debemos saber la diferencia entre aconsejar y regañar, y vigilar y fisgonear. Esto es especialmente crítico cuando los hijos están en la adolescencia.

La sabiduría también exige que ‘conozcamos’ a nuestros hijos involucrándonos personalmente en sus vidas con una comunicación mutuamente respetuosa, franca y honesta. Debemos conocer a sus amigos, intereses, aspiraciones, retos, preferencias, prioridades y tendencias. Debemos entrenarles, ayudarles y apoyarles en la resolución de sus problemas.

Sin embargo, el enfoque de nuestra crianza debe ser la islah, es decir, la reforma del comportamiento. Debemos evaluar y reconsiderar nuestro enfoque de crianza si nuestras acciones o comentarios parecen provocar una reacción despectiva o rebelde en nuestros hijos. Debemos ser firmes pero educados con ellos.

Por otro lado, debemos conocer nuestras propias limitaciones y buscar a tiempo la ayuda profesional adecuada, si es necesario, para la salud física y mental de nuestros hijos. Una puntada a tiempo puede salvar nueve; cualquier dilación en este sentido puede tener graves consecuencias.

La sabiduría también requiere una gestión adecuada de la ira. A veces, la crianza de los hijos puede ser muy estresante, frustrante o, en ocasiones, enfurecedora. Algunas situaciones pueden descontrolarse fácilmente. En esos momentos, debemos tragarnos nuestro orgullo, ejercer el autocontrol y abstenernos de amenazas sin sentido y de abusos verbales o físicos.

El Mesías Prometido (as) dijo:

Una persona con autoestima y autocontrol, que también es tolerante y digna, tiene derecho a corregir a un niño hasta cierto punto o a guiarlo. Pero una persona temperamental e impulsiva que se deja provocar fácilmente no es apta para ser tutor de niños.” (Malfuzat, vol. 2, pág. 4)

En cuanto al castigo físico, el Mesías Prometido (as) dijo:

Golpear a los niños es un acto que puede calificarse como una especie de politeísmo (shirk). En realidad, significa que la persona malhumorada se hace socia de Dios a la hora de guiar y sostener a las criaturas. Me gustaría que, en lugar de castigar a los niños, los padres recurrieran a la oración y tuvieran la costumbre de suplicar fervientemente por sus hijos, ya que las súplicas de los padres por sus hijos son especialmente aceptadas por Dios.” (Malfuzat, vol. 2, p. 4)

4.5 Trato justo:

El islam nos enseña que debemos tratar a nuestros hijos con justicia y respeto. El Santo Profeta (sa) dijo: “Respeten a sus hijos y cultiven en ellos los buenos modales.” (Ibne Majah)

Cada niño tiene una naturaleza única y un conjunto distinto de puntos fuertes y desafíos. Por ello, cada niño merece un enfoque de crianza único. Lo que funciona para un niño puede no funcionar para otro. Sin embargo, ningún niño debería tener complejos por ser su hermano el favorito.

Hazrat Nu’man ibn Bashir (ra) relata que su padre lo llevó ante el Santo Profeta (sa) y le dijo: “He regalado uno de mis esclavos a este hijo mío”. El Santo Profeta (sa) preguntó: “¿Has hecho esto con todos tus hijos?”. El respondió: “No”. El Santo Profeta (sa) dijo: “Sé consciente de tu obligación con Dios y haz justicia entre tus hijos. ¿Deseas que tus hijos se comporten igualmente bien contigo?”. Él dijo: “Ciertamente”. El Santo Profeta (sa) dijo: “Entonces, ¿por qué no lo haces?”. (Bujari y Muslim, #1779/p297)

4.6 Comportamiento general:

En cuanto al comportamiento y la actitud general, el islam nos enseña que: “Rivalizad, pues, entre vosotros en las buenas obras.” (2:149). Por lo tanto, debemos inculcar a nuestros hijos una actitud competitiva y una mentalidad de dar lo mejor de sí mismos en todo lo bueno, especialmente en el aprendizaje de conocimientos religiosos y seculares.

El Santo Profeta (sa) dijo: “La adquisición de conocimientos es obligatoria para todo hombre y mujer musulmán” (Baihiqi). Debemos fomentar una cultura centrada en el conocimiento y no en el dinero. Nuestros hijos no deben distraerse de sus objetivos educativos y profesionales a largo plazo por las oportunidades de ganar dinero a corto plazo.

Como humildes seguidores del Sello de los Profetas (sa) y del Mesías (as) de esta era, nosotros y nuestras próximas generaciones debemos ser los líderes morales y espirituales del mundo y, para ello debemos superar a los demás en conocimientos religiosos y seculares.

5.0 El papel de la Jama’at:

Ahora bien, ¿qué papel puede y debe desempeñar la jama’at en la educación de los niños áhmadis? Lo mejor que la jama’at puede hacer y hace, bajo la Institución Divina del Jilafat, es invitarnos a todos a ofrecer nuestro tiempo y servicios para ella. Lo que podemos ganar de la jama’at es directamente proporcional a lo que invertimos en ella. Si queremos educar a nuestros hijos adecuadamente, debemos servir desinteresadamente a la jama’at con nuestras familias.

La participación activa en la jama’at y en las actividades auxiliares proporciona una alternativa significativa a las actividades de despilfarro en un entorno social saludable. Y, con la tecnología actual, la distancia no debería ser un problema. Podemos participar a través de MTA, correos electrónicos, teleconferencias y similares.

6.0 Conclusión:

Debemos recordar que nuestros hijos no son más que una confianza sagrada de Dios y que criar a los niños es una labor muy seria, difícil y humilde. Dios nos advierte en el Sagrado Corán:

¡Oh, vosotros los que creéis! no traicionéis a Al-lah y al Mensajero, cuando a menudo traicionáis vuestros compromisos a sabiendas. Mas sabed que vuestras riquezas y vuestros hijos no son más que una prueba.” (8:28-29)

La crianza de los hijos requiere una paciencia y unas oraciones infinitas. El Sagrado Corán nos enseña:

¡Oh, vosotros, los que creéis!, buscad ayuda con paciencia y Oración.” (2:154)

A veces, cuando parece que se nos acaban las ideas y las respuestas, debemos rezar:

Señor Nuestro, perfecciónanos nuestra luz y perdónanos.” (66:9)

Soy muy consciente de la naturaleza abrumadora de esta tremenda responsabilidad. Sin embargo, debemos reconocer que, por mucho que nos esforcemos con sinceridad, al final del día es sólo la Gracia y la Misericordia de Dios la que salvará a nuestros hijos y los mantendrá en el buen camino.

Concluiré mi humilde presentación con un par de declaraciones del Mesías Prometido (as) que lo dicen todo. Hazrat Aqdus (as) dijo:

Rezo por mis hijos y les exijo que sigan un amplio conjunto de normas de comportamiento y nada más. Más allá de esto, pongo toda mi confianza en Dios Todopoderoso con la seguridad de que la semilla de la buena fortuna inherente a cada uno de ellos florecerá en su momento.” (Malfuzat, vol. 2, pág. 5)

Del mismo modo, Huzur (as) dijo:

Hay ciertas oraciones que son una rutina diaria para mí. Rezo por mí mismo para que Dios me permita hacer la clase de cosas que manifiesten su honor y su grandeza y para que me resigne plenamente a su voluntad. Luego rezo por mi esposa para que Él me conceda hijos a través de ella que resulten ser la frescura de mis ojos y que vivan sus vidas en perfecta conformidad con la voluntad de Dios. Luego rezo por mis hijos para que Dios haga de todos ellos servidores de Su religión.” (Malfuzat, vol. 2, pág. 4)

Suscríbete y recibe contenido exclusivo

Recibirás cada semana las últimas novedades de la Comunidad Musulmana Ahmadía directamente en tu mail. ¡Prometo no spamearte!

Share via