Los médicos áhmadis y la necesidad del sacrificio verdadero
En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
No hay digno de ser adorado excepto Al'lah, Muhammad es el Mensajero de Al'lah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)

Los médicos áhmadis y la necesidad del sacrificio verdadero

Hazrat Mirza Masrur Ahmad, Jalifatul Masih V (aba) pronunció un discurso en la sesión de clausura de la Conferencia Anual 2019 de la Asociación Médica Musulmana Ahmadía del Reino Unido, que tuvo lugar en el Masrur Hall de Islamabad, Tilford, Reino Unido, el sábado 30 de noviembre de 2019. A continuación, se presenta la transcripción oficial del discurso pronunciado por Hazrat Jalifatul Masih V (aba) en esta ocasión.

Después de recitar Tashahud, Ta’awuz y Bismil’lah, Hazrat Jalifatul Masih V (aba) dijo:

Con la gracia de Al’lah, la Asociación Médica Musulmana Ahmadía del Reino Unido celebra una vez más su Conferencia Anual y es evidente que durante el  pasado año  se han llevado a cabo varios  proyectos y esfuerzos beneficiosos.

Tal como se describe en su informe,  se ha  proporcionado  formación a los  médicos que prestan servicio en el departamento de ginecología en Rabwah y en el Tahir Heart Institute.

También se ha  proporcionado equipo médico para el quirófano del hospital de Fazl-e-Umar así como una máquina de litotricia para la eliminación de cálculos renales.

De manera similar, bien a través de la Asociación Médica como  de Humanity First, 36 médicos áhmadis del Reino Unido han viajado al extranjero para Waqf-e-Arzi y han prestado servicios en países como Pakistán, Malasia, Guatemala, Ghana y Gambia.

Hace algunos años, la Asociación Médica también inició un proyecto para construir un hospital en la Costa de Marfil, pero los costos involucrados estaban más allá de su alcance y por eso Humanity First se ha hecho cargo de este proyecto.

No es que la Asociación Médica haya entregado este proyecto a Humanity First, sino que estaba más allá de su capacidad. Por lo que ha sido tomado de la Asociación Médica y dado a Humanity First.

Sin embargo, aunque el hospital ya no está siendo construido por la Asociación Médica, ustedes deben continuar  con su responsabilidad de  contribuir tanto como sea posible en este proyecto.

Además, en su última conferencia, les di instrucciones para que se pusieran en contacto con el Departamento de Waqf-e-Nau con el objeto de  elaborar un plan para motivar a los Waqifin-e-Nau a entrar en la medicina, y para orientar y ayudar a los médicos o estudiantes de medicina dentro del esquema de Waqf-e-Nau.

Les he dado instrucciones para que les proporcionen orientación profesional y  aconsejen sobre las especialidades que deben realizar de acuerdo con las necesidades de las Yama’ats.

También instruí que  inculcaran la gran  importancia de cumplir la sagrada promesa que habían hecho de consagrar sus vidas al servicio de la Yama’at, tan pronto como tuvieran el entrenamiento y la experiencia necesaria.

Tristemente, se ha hecho muy poco progreso en este sentido y como resultado, nos enfrentamos a  una escasez de médicos en nuestros hospitales.

Por ejemplo, en el Hospital Fazl-e-Umar de Rabwah, la falta de pediatras ha hecho que a menudo no tengamos más remedio que remitir los casos a otros hospitales.

Del mismo modo, nos enfrentamos a una escasez de ginecólogos.

Por ello, es muy importante que los pediatras y ginecólogos del Reino Unido, así como otros especialistas, ofrezcan sus servicios durante períodos de tiempo significativos para que puedan ayudar a paliar el déficit.

No basta con que nuestros médicos viajen durante unos días o un par de semanas al año, sino que se requiere un sincero espíritu de sacrificio y una auténtica voluntad de dedicar tiempo de sus vidas a servir a la humanidad.

Estoy seguro de que todos ustedes están dispuestos a hacer ese trabajo, que puede hacerse a distancia o sin interferir con sus horarios diarios, pero necesitamos que nuestros médicos viajen por períodos largos con el objetivo de prestar servicio en nuestros hospitales en África,  y especialmente en Pakistán.

Alhamdulil’lah, algunos médicos áhmadis  están trabajando con el espíritu de sacrificio que se requiere.

Por ejemplo, hay médicos áhmadis en los Estados Unidos que viajan regularmente a Pakistán por períodos prolongados para prestar servicios en el Tahir Heart Institute y, como resultado, el estándar y la escala de tratamiento está mejorando allí.

De hecho, un médico ha hecho Waqf para tres años y se ha trasladado a Pakistán desde los Estados Unidos. Realmente aprecio su espíritu de sacrificio – que Al’lah lo bendiga en todos los aspectos.

En lo que respecta a los Waqifin-e-Nau, necesitamos Waqefin a tiempo completo, en particular en el ámbito de la pediatría, la ginecología y la cirugía general.

Tan pronto como hayan terminado su formación médica, deben presentarse a la Yama’at con la firme intención de cumplir con su Waqf y   estar listos para ir a servir en nuestros hospitales de África o Pakistán.

De lo contrario, no tiene ningún sentido que formen parte del esquema de Waqf-e-Nau.

Reitero que todos sus miembros aquí en el Reino Unido, así como los médicos áhmadis en otros países, deben sacrificar su  tiempo tanto como sea posible por el Waqf-e-Arzi, mientras que los médicos del esquema de Waqf-e-Nau deben presentarse a la Yama’at para el servicio a tiempo completo tan pronto como hayan terminado su formación.

Después de estas breves palabras, quiero presentar un extracto del Mesías Prometido (as) con respecto al espíritu de servicio sincero a la humanidad que deseaba ver entre los miembros de su Yama’at.

El Mesías Prometido (as) dijo:

“La sinceridad hacia los demás y el amor por la humanidad es parte de la fe. La definición de los ‘más altos valores morales’ hace referencia a profesar una bondad y simpatía sincera hacia toda la humanidad sin esperar ninguna recompensa. Esto es lo que se conoce como verdadera humanidad”.

El Mesías Prometido (as) afirma, además:

Dios Altísimo nunca abandona a las personas que tienen en sus corazones un amor sincero por la humanidad”.

Estas preciosas palabras del Mesías Prometido (as) deben ser su luz de guía y permanecer grabadas en su corazón y mente en todo momento.

Se debe subrayar el hecho de que, sólo a través de la gracia y la misericordia de Al’lah, han sido capaces de adquirir el conocimiento y la habilidad para poder ayudar y servir a la humanidad de una manera que otros no pueden, y por lo tanto, deben utilizar estas habilidades para aliviar el sufrimiento de la humanidad.

Es decir, no debería ser que nuestros doctores áhmadis utilicen su experiencia sólo para ganar las riquezas del mundo, o para subir en la escala profesional, sino que es imperativo que todos y cada uno de ustedes sacrifiquen períodos significativos de sus vidas para el servicio de la Yama’at, utilizando su experiencia y entrenamiento para el bien de la humanidad.

Sólo entonces cumplirán con los derechos de la humanidad de acuerdo con sus capacidades y sólo entonces serán contados entre aquellas personas que han adquirido la moral más alta según la guías del Mesías Prometido (as).

Al final, aprovechando   este evento, quiero dirigirme no sólo a los miembros de la Asociación Médica del Reino Unido, sino a todos los médicos y profesionales  áhmadis de la medicina  de todo el mundo.

Recuerden siempre que deben utilizar las habilidades y conocimientos que han adquirido para satisfacer las necesidades de la humanidad.

Como he dicho, deben sacrificar su tiempo por la Yama’at, en lugar de centrarse únicamente en su beneficio mundano.

Que Dios Altísimo les permita a todos ustedes cumplir con sus deberes para con la humanidad de la mejor manera posible,  y que cumplan con las expectativas del Mesías Prometido (as) y de los Julafa de Yama’at-e-Ahmadía de la mejor manera.

Muy especialmente, rezo para que los Waqifin-e-Nau, que son médicos, cumplan la sagrada promesa hecha primero por sus padres, y que más tarde   renovaron ellos mismos, presentándose para el servicio con un espíritu de abnegación y un deseo inquebrantable de servir a la humanidad por el resto de sus vidas.

Que Dios Altísimo recompense a todos aquellos que entienden la importancia de servir a otros desinteresadamente y que se sometan a tal servicio con la pura intención de aligerar las cargas de la humanidad y buscar el agrado de Dios Altísimo.

Que Dios Altísimo bendiga sus continuos esfuerzos y les conceda el éxito en todos sus nobles esfuerzos – Amén”.

Share via