La violencia machista: una norma cultural
En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
No hay digno de ser adorado excepto Al'lah, Muhammad es el Mensajero de Al'lah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)

La violencia machista: una norma cultural

¿Cómo romper el ciclo de violencia contra las mujeres en América Latina?

La violencia contra las mujeres y las niñas es una de las violaciones de los derechos humanos más frecuentes y graves del mundo actual. El feminicidio es una palabra que se ha utilizado ampliamente en América Latina, especialmente en los últimos años. La ONU la reconoce internamente como la forma más extrema de violencia contra las mujeres y las niñas. También se la conoce como asesinato de mujeres o violencia de género.

Según un reciente informe de Oxfam, publicado en julio de 2018 y titulado “Rompiendo el molde: cambiando los sistemas de creencias y las normas de género para eliminar la violencia contra las mujeres”, 14 de los 25 países del mundo con las tasas más altas de feminicidio se encuentran en América Latina y el Caribe. De hecho, en 2018, al menos 3.529 mujeres fueron víctimas de esta violencia de género en estos lugares. [i]

Nivel de tentativas de homicidio (por cada 100.000 habitantes)

Figura 1 El gráfico de líneas muestra que, en los últimos años, la tasa de homicidios por cada 100.000 habitantes en América Latina ha aumentado rápidamente en comparación con los EE.UU.

Según las Naciones Unidas, una de cada tres mujeres en América Latina ha sufrido violencia sexual o física, pero en dicha región, el 98% de los asesinatos relacionados con violencia de género no son procesados.  [ii]

Además, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe encontró que en toda la región hay un promedio de 12 mujeres asesinadas al día.[iii] Esta aceptación y normalización de la violencia hacia las mujeres está profundamente arraigada en el machismo. Pero,  ¿qué es el machismo? Es el concepto y suposición de que los hombres son superiores a las mujeres. Esencialmente, es una forma exagerada de masculinidad y por lo tanto está enraizado en la desigualdad de género. Es algo que se refleja en telenovelas, películas, música, entornos de trabajo, familias y relaciones románticas y, en última instancia, está incrustado en la cultura latinoamericana.

Además, se basa en una clara brecha cultural y social entre lo que se considera femenino y masculino. Oxfam entrevistó a 4.731 hombres y mujeres de entre 15 a 25 años de edad en ocho países de América Latina y el Caribe, entre ellos Bolivia, Cuba, Colombia, El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua. Este estudio reveló que la violencia masculina contra las mujeres sigue siendo una parte de la realidad de la vida de los jóvenes latinoamericanos, que todavía la consideran “normal”. [iv] El informe ilustra que la violencia machista es un tema muy pertinente para discutir, ya que afecta ampliamente a las mujeres de toda América Latina y especialmente a los jóvenes de hoy en día.

El informe anterior ilustra algunas estadísticas muy preocupantes que relataré a continuación. El 56% de las mujeres y el 48% de los hombres de 20 a 25 años de edad conocen a una mujer de su círculo inmediato que ha sufrido violencia física o sexual en el último año. Asimismo, el 67% de los hombres jóvenes de América Latina y el Caribe creen que la forma de vestir de una mujer influye en el hecho de que sufra violencia sexual. El 40% de ellos piensa que si una mujer ha estado bebiendo alcohol, ella tiene la culpa si un hombre la viola, incluso si está inconsciente.[v]

Estas pocas estadísticas muestran que incluso entre los jóvenes está muy extendida una profunda falta de respeto y desprecio por las mujeres.  Los datos también muestran que menos de una de cada cuatro mujeres en América Latina, en general, dicen que las mujeres en sus países son tratadas con respeto y dignidad.  [vi]

En El Salvador, un pequeño país de 6 millones, la tasa de mortalidad por cada 100.000 mujeres, que es de 135, es más de seis veces superior a la de los Estados Unidos,seguida por Honduras y Guatemala. A diferencia de los asesinatos de hombres, las mujeres asesinadas allí suelen conocer a sus asesinos. En más de la mitad de los casos se trataba de una pareja, ex pareja, miembro de la familia u otro conocido, o un miembro de una banda conocido por la víctima. Según un estudio del gobierno salvadoreño sobre los feminicidios realizado en 2015, se afirma que ”mientras que a los hombres se les suele matar a tiros, a las mujeres se les mata con especial crueldad; porque se observó que algunas víctimas habían sido torturadas, se les habían cortado los dedos, habían sido violadas, atadas o quemadas”. En el informe se decía que “en muchos casos, los métodos utilizados superaban a los necesarios para causar la muerte”. [vii]

Esto también se refleja en México, donde el Observatorio Nacional Ciudadano del Feminicidio (una coalición de grupos de derechos humanos y de mujeres de México que estudia la violencia contra la mujer) informó de que las cifras anuales de homicidios de mujeres se habían duplicado con creces entre 2007 y 2015, pasando de 1086 a 2555.

Belén Sanz, la representante de las mujeres de México en la ONU, declaró:

“Hay un problema de violencia contra la mujer, que sin duda está relacionado con el ambiente de violencia en general, pero no se puede entender el feminicidio sin analizar la cantidad de abuso sexual y doméstico”.  [viii]

En los últimos años ha habido muchos movimientos y manifestaciones feministas en los que cada vez más mujeres han exigido justicia por crímenes no resueltos, para cuestionar y desafiar las actitudes patriarcales, y para conseguir que los gobiernos tomen medidas donde hay una propagación del feminicidio y violencia de género.

Estos grupos están normalmente liderados por mujeres jóvenes que están a la vanguardia.  Eréndira Cruz, investigadora especial de cuestiones de la mujer en la Comisión Nacional de Derechos Humanos de México, escribe: “Estas jóvenes están saliendo a las calles a reclamar su dignidad y nos están enseñando grandes lecciones.” [ix]

Las mujeres también han estado compartiendo sus historias de abuso y acoso en internet, por ejemplo, usando los hashtags #MiPrimerAcoso y #NoTeCalles; y al hacerlo han estado apoyando a otras mujeres para romper el silencio. ‘Ni una menos’ es equivalente al conocido movimiento “MeToo” (Yo también).

Este movimiento comenzó en Argentina pero se extendió a otros países latinoamericanos como Chile, Perú, Colombia y México.  Se originó en 2015, en respuesta a la muerte de una niña llamada Chiara Páez, que tenía sólo 14 años y que fue brutalmente asesinada por su novio Manuel Mansilla, de 16 años. Se le acusó de su asesinato y de un aborto forzado, después de que se encontraran rastros de drogas utilizadas para los abortos en el cuerpo de Páez, y se especula que mató a su novia por una discusión sobre el embarazo.

El 3 de junio de 2015, alrededor de 200.000 mujeres marcharon en su memoria y fue la mayor manifestación en generaciones. [x] Silvia Juárez, abogada de la Organización de mujeres salvadoreñas por la paz afirma que “las mujeres son despreciadas cuando crecen, convirtiéndolas en ciudadanas de segunda clase”, lo que cataloga la violencia contra las mujeres. Y añade. “los homicidios sólo se controlarán cuando enseñemos a la sociedad que la vida de las mujeres vale más”. [xi]

En Bolivia, el gobierno del presidente Evo Morales aprobó una ley en 2013, con el fin de detener la violencia en la pareja y penalizar a los abusadores, castigando el feminicidio  con 30 años de prisión. Sin embargo, según el periódico nacional de Bolivia, La Razón, sólo una quinta parte de los casos han dado lugar a penas de prisión. [xii] Por su parte, en 2012, Argentina se convirtió en uno de los otros 16 países latinoamericanos que han convertido el “feminicidio” en un crimen de odio distintivo, para los hombres que asesinan a las mujeres por motivos de género, y lo castiga con cadena perpetua. Pero a pesar de esta nueva ley y de las penas más severas, cada año el feminicidio sigue cobrándose la vida de cientos de mujeres en la Argentina y en otros países de América Latina. La legisladora de Buenos Aires, Gabriela Alegre, afirma que “las leyes por sí solas no resolverán el problema.  La situación actual muestra que la legislación y las penas de prisión no son suficientes. Tenemos que enfrentarnos al problema cambiando la cultura y educando a la gente”.

Fabiana Túnez, directora de la Organización argentina de derechos de la mujer, ‘La Casa del Encuentro’, dijo: “El gobierno llega demasiado tarde para detenerlo. En Argentina sigue muriendo una mujer cada 31 horas”. Fabiana cree que los crímenes reflejan “una sociedad enferma de actitudes machistas, donde la mujer sigue siendo vista como una cosa a ser dominada”.[xiii]

El punto de vista islámico

 

La violencia hacia las mujeres es, por supuesto, un problema mundial y no se limita sólo a América Latina. No obstante, es sorprendente descubrir el hecho de que hace 1.400 años a las mujeres musulmanas se les dieron derechos que las mujeres occidentales sólo recibieron en el último siglo. Por ejemplo: el derecho al divorcio, a heredar propiedades y el derecho a la educación. El islam ofrece la guía perfecta para una sociedad modelo y establece la infraestructura para el empoderamiento de la mujer. A pesar de que algunos países musulmanes niegan a las mujeres el derecho que les corresponde, según el islam, es esencial destacar que la cultura y la religión son dos cosas muy distintas.

Si uno estudia realmente cuáles son exactamente los derechos de la mujer en el islam, se sorprenderá de ver cuán evidente es la diferencia con lo que realmente se practica en ciertos países musulmanes. Sin embargo, ninguna religión salvaguarda los derechos de las mujeres tan poderosamente como lo hace el islam.

Ahora explicaré algunos principios del islam que se relacionan con los hombres y las mujeres, que si fueran realmente adoptados por la sociedad, muchas de las injusticias a las que las mujeres se enfrentan a día de hoy dejarían de existir.

Los hombres y mujeres musulmanes son espiritualmente iguales

 

El machismo se basa en la desigualdad de género, pero el islam deja muy claro que hombres y mujeres son iguales. Esto se muestra a través del versículo 36, capítulo 33, del Sagrado Corán, donde Dios afirma que no hay ninguna distinción entre hombres y mujeres, excepto en su rectitud individual y piedad personal[xiv]; y también ilustra que las mujeres pueden alcanzar el mismo estatus espiritual que un hombre, o incluso superarlo.

Se dice en el Sagrado Corán:  “Pero quien hace buenas obras, sea hombre o mujer, y es creyente, entrará en el Cielo y no será perjudicado ni tan siquiera en lo que ocupa el pequeño hueco que hay detrás de un hueso de dátil”, [xv](4:125). En definitiva, el Sagrado Corán contiene cientos de enseñanzas que se aplican a hombres y mujeres por igual.

Por su parte, fue sólo en el siglo pasado, que los hombres occidentales decían a las mujeres que no debían usar anestesia en el parto, porque “Dios había decretado que el dolor era el castigo de Eva por su pecado”. [xvi]También, de acuerdo con la tradición bíblica, la primera mujer fue creada de la costilla del hombre.[xvii] Ninguna de estas enseñanzas existe en el islam. De hecho, el islam no hace diferencias entre hombres y mujeres, ya que el Sagrado Corán afirma que ambos son creados de una “sola alma”, (4:2). [xviii]

 

Protección de la mujer 

 

El Sagrado Corán, en el capítulo 24, versículos 31 y 32, muestra el mejor método para evitar el acoso femenino y se dirige tanto a hombres como a mujeres[xix]. El Libro Sagrado enseña a las mujeres que uno de los mejores métodos para protegerse es no mostrar su belleza exterior y vestirse modestamente, pero mucha gente ve el hiyab (velo), como una forma de opresión y una violación de los derechos de la mujer.

Sin embargo, lo que mucha gente no sabe es que el versículo que ordena a las mujeres musulmanas usar el hiyab, primero instruye a los hombres a bajar la mirada y abstenerse de mirar a las mujeres. Por eso, esencialmente se hace responsable a los hombres de comportarse modestamente y con respeto hacia las mujeres. A éstas también se les dice que se vistan modestamente como una forma de protección y para que puedan ser tratadas con dignidad, por lo que se da más importancia a su personalidad e intelecto que a su belleza exterior.  Así pues, tanto los hombres como las mujeres son amonestados por Dios para que tengan una actitud armoniosa y respetuosa hacia el sexo contrario.

El islam anima a los hombres a reformarse a sí mismos y a reformar sus propias actitudes. La reforma y la educación masculina son esenciales. De hecho lo que los movimientos feministas reclaman es la solución al machismo.

En el Sagrado Corán se dice:

“Temed a Al’lah; pues en verdad Al’lah conoce muy bien lo que hacéis”, (59:19). [xx]

El líder mundial de la Comunidad Musulmana Ahmadía, Su Santidad Mirza Masrur Ahmad (aba) ha dicho:

“Los hombres deben recordar que no se les han dado poderes para vigilar a otras personas y deben contenerse.  No les corresponde a ellos cubrir las cabezas de las mujeres desde el exterior. Se les ordena a los hombres que restrinjan sus ojos y deben cumplir con sus propias obligaciones. No existe ni un solo mandamiento en el islam que diga que haya que cubrir las cabezas de las mujeres musulmanas por la fuerza, y mucho menos de las no musulmanas. Los hombres que actúan contrario a esto simplemente tienen ideas muy rígidas”. Por lo tanto, las enseñanzas del islam son muy lógicas, ya que reconoce que los hombres y las mujeres deben observar la modestia para evitar el acoso.[xxi]

Otra cuestión bastante controvertida es la segregación. En el islam se instruye a los hombres y mujeres a no mezclarse libremente con el género opuesto. Muchos argumentan que es una práctica innecesaria, e incluso discriminatoria. Sin embargo, en ciertos países, incluido México, han introducido la segregación en los sistemas de transporte para tratar de hacer frente al acoso femenino. El motivo de los sistemas de transporte segregados es que las mujeres se sienten cómodas en su propio entorno, en el que se asignan específicamente varios vagones de metro y autobuses para mujeres y niños menores de 12 años.[xxii] Aplicada en México en 2008, la mayoría de las estaciones tienen una zona de barricadas que es vigilada por un guardia de seguridad para garantizar que sólo entren mujeres en la zona.

Según una encuesta realizada el año pasado por la Fundación FIA (que trata de las mejoras globales del transporte en las ciudades), donde no existe la segregación de género en el transporte, el 89% de los hombres y mujeres de Quito (Ecuador) y Buenos Aires (Argentina) afirman haber sufrido o presenciado acoso sexual en el transporte público. [xxiii]El  movimiento “Me Too” también se creó en respuesta a los abusos sexuales en Hollywood, lo cual fue causado por la innecesaria mezcla libre de hombres y mujeres. Así, las enseñanzas del islam se hacen eco del conocido dicho de que ‘más vale prevenir que curar’.

Además, Su Santidad Mirza Masrur Ahmad (aba) declaró en una reciente entrevista en Alemania que mi filosofía es que si las mujeres trabajan fuera de la sombra de los hombres, florecen mejor”. [xxiv] Esto se está demostrando que es cierto en la sociedad actual, en la que se están creando cada vez más grupos de potenciación de la mujer y en los que las mujeres trabajan en colaboración para lograr un gran éxito.

Como se mencionó anteriormente, el islam enseña que prevenir es mejor que curar. El alcohol es otro problema, que muy probablemente causa violencia de género, como ha revelado el informe anterior que mostró que el 40% de los hombres jóvenes admitieron que creen que es correcto aprovecharse de una mujer que está borracha. En este sentido, se han encontrado fuertes vínculos entre el consumo de alcohol y la aparición de violencia en la pareja en muchos países. Hay fuertes evidencias que sugieren que el uso del alcohol aumenta la ocurrencia y la severidad de la violencia doméstica.[xxv]   Como el islam prohíbe el alcohol, muchos de estos males se previenen y esto sólo muestra cómo de lógica es dicha religión.

El estatus de la mujer ha sido elevado en el islam: maternidad, hijas y esposas.

 

Debido al advenimiento del islam, el estatus de la mujer fue elevado a nuevas alturas, porque es la única religión que ha enfatizado muy claramente el alto estatus de las mujeres como madres, hijas y esposas, pero también como individuos; y subraya muy profundamente el respeto y la dignidad a la que tienen derecho.

El tratamiento de las esposas ha sido expuesto en el capítulo 4 del Sagrado Corán, que es un capítulo dedicado a las mujeres.  El Sagrado Corán dice a los musulmanes: “…Y convivid con ellas (sus esposas) con benevolencia”, [xxvi](4:20) y que encuentren en ellas cualidades que sean agradables.

El Santo Profeta (sa) enfatizó repetidamente el trato amable hacia las esposas, diciendo:

“Tratar a vuestra esposa con ternura y poner un bocado en su boca es caridad”. También dijo: “El mejor entre vosotros es el que trata mejor a su esposa, y yo soy el mejor para las mías”. [xxvii]

Alguien preguntó una vez a  Aisha (ra), esposa del Santo Profeta (sa) sobre el comportamiento de su marido en la casa. Ella respondió que el Santo Profeta (sa) ayudaba en las tareas domésticas, remendaba sus propias ropas, arreglaba sus zapatos, y era un compañero amable y cariñoso. [xxviii] Tal fue el alto nivel de conducta establecido por el Santo Profeta (sa).

El Mesías Prometido (as) afirma: “En cuanto a mí, una vez me dirigí a mi esposa en voz alta y sentí que mi tono era indicativo de disgusto, aunque no había pronunciado palabras duras. Sin embargo, después busqué el perdón de Dios durante mucho tiempo y ofrecí oraciones supererogatorias con gran humildad y también di limosna, porque sentí que mi dureza hacia mi esposa podría haber sido ocasionada por alguna debilidad inconsciente en mi obediencia a Dios Altísimo”, (Malfuzat, vol. 2, p. 2).

Esto resalta la profunda consideración que el Mesías Prometido (as) tenía por su esposa y es un modelo perfecto para mostrar cómo deben ser tratadas las esposas en el Islam.  Además, el Mesías Prometido (as) dice que la relación entre el marido y la esposa debe ser como la de dos verdaderos amigos.[xxix]

El islam no sólo protege los derechos de las esposas, sino que también otorga un estatus muy alto a las madres e hijas. En la Arabia pre-islámica, las mujeres tenían pocos o ningún derecho y en ese clima el Santo Profeta (sa)  transformó el tratamiento de las mujeres y restableció sus derechos de la mejor manera. El Santo Profeta (sa)  enseñó que las madres deben ser siempre respetadas y un dicho muy conocido del Santo Profeta (sa)  es el siguiente:

“El paraíso está bajo los pies de las madres”.

Hazrat Abu Hurairah (ra) relata que una vez una persona se acercó al Santo Profeta (sa) y le preguntó: “Oh Mensajero de Al’lah, ¿quién es la persona más merecedora de recibir el mejor trato de mi parte?”. Él respondió: “Tu madre”. Y preguntó otra vez: “¿Y después?”. A esto, recibió la misma respuesta y cuando repitió esta pregunta por cuarta vez, el Santo Profeta (sa) le dijo: “Tu padre”. [xxx]  En otras palabras, estos dichos del Profeta Muhammad (sa)  enfatizan el deber en el islam de cuidar a la madre y de respetarla, siendo ésta una de las formas de alcanzar el paraíso.

Con respecto a las hijas, el Santo Profeta (sa) dijo:

“Quien cuide de sus hijas, las eduque y no dé preferencia a un hijo sobre ellas, él y yo estaremos así de unidos en el más allá (y unió sus dos dedos índices)”;[xxxi] lo que significa que el Santo Profeta (sa) y esa persona estarían juntos en el Paraíso.

Vale la pena recordar que hace 1.400 años, cuando la educación era incluso limitada entre los hombres, el Santo Profeta (sa)  enfatizó que es

“el deber de todo hombre y mujer musulmanes adquirir conocimiento”.[xxxii]

Los derechos de la mujer en el islam se mantienen

 

La igualdad moral, espiritual y económica de hombres y mujeres, tal como la propaga el islam, es incuestionable. Uno de los derechos más liberadores que tienen las mujeres en el islam es la independencia económica. Esto no tiene comparación con otras religiones. A pesar de que una mujer ganase más que su marido, tiene derecho a quedarse con su dinero. [xxxiii] En este sentido, el islam le dio a la mujer derechos que el mundo no-islámico le ha dado a la mujer sólo en los últimos 100 años.

Los derechos de la mujer a la educación, las finanzas, el matrimonio, el trabajo y el divorcio han sido protegidos, y han sido claramente establecidos en el Sagrado Corán, por lo que las mujeres musulmanas nunca han tenido que luchar por sus derechos.   Así de contundente el islam protege los derechos de las mujeres. Incluso en circunstancias de divorcio, el Sagrado Corán ordena que si el hombre le ha dado a su esposa “una montaña de oro” como gesto de su afecto y bondad, ella no debe devolverla en caso de separación.[xxxiv] También el marido es responsable financieramente de sus hijos hasta que alcancen la mayoría de edad y de su esposa, por un período de tres meses después del divorcio.

Conclusión

El feminicidio sólo puede resolverse enfrentándose a las ideas regresivas que alimentan el machismo y esto tiene que comenzar con la juventud. El segundo Jalifa de la Comunidad Musulmana Ahmadía declaró:

“Las naciones no pueden ser reformadas sin reformar primero a su juventud”.[xxxv] 

Esta solución también se refleja en las conclusiones del informe de Oxfam, ya que la única manera de resolver este grave problema es abordarlo desde la raíz y educar a los hombres sobre cómo tratar a las mujeres y las niñas con respeto. Sólo entonces comenzarán a cambiar las percepciones. Curiosamente esto es exactamente lo que el Sagrado Corán nos enseñó hace 1.400 años.

El islam ha dado las directrices más perfectas sobre la mejor manera de que tanto hombres como mujeres lleven sus vidas, y ha enseñado la solución a los problemas que existen en la sociedad de hoy en día. Para que haya paz y seguridad para todas las mujeres, el modelo establecido por el islam debe ser establecido incluso en los llamados países musulmanes que no cumplen con los derechos islámicos de las mujeres. Si se siguieran estas directrices, todas las formas de violencia contra la mujer dejarían de existir.

El Santo Profeta (sa) fue verdaderamente el liberador de las mujeres y un defensor de sus derechos; y  su excelente conducta hacia las mujeres es un modelo para todas las generaciones de hombres. Por su parte, el Sagrado Corán ha hecho avanzar profundamente los derechos de la mujer; por lo que sólo siguiendo las enseñanzas del islam pueden establecerse realmente los derechos de la mujer.

Referencias

[i] https://www.cepal.org/en/pressreleases/2018-least-3529-women-were-victims-femicide-25-latin-american-and-caribbean-countries

[ii] https://www.nytimes.com/2019/12/26/world/americas/mexico-women-domestic-violence-femicide.html

[iii] https://www.thedialogue.org/blogs/2018/10/high-rates-of-violence-against-women-in-latin-america-despite-femicide-legislation-possible-steps-forward/

[iv] https://www.oxfam.org/en/node/10775

[v] https://www.oxfam.org/en/node/10775

[vi] https://news.gallup.com/international-womens-day/228875/latin-america-fighting-machismo-murder.aspx

[vii] https://www.wsj.com/articles/it-is-better-not-to-have-a-daughter-here-latin-americas-violence-turns-against-women-11545237843

[viii] https://www.nytimes.com/2019/12/26/world/americas/mexico-women-domestic-violence-femicide.html

[ix] https://www.nytimes.com/2019/12/26/world/americas/mexico-women-domestic-violence-femicide.html

[x] https://abc7ny.com/768382/

[xi] https://www.wsj.com/articles/it-is-better-not-to-have-a-daughter-here-latin-americas-violence-turns-against-women-11545237843

[xii] https://www.theguardian.com/global-development-professionals-network/2017/feb/07/no-alcohol-no-violence-life-inside-bolivian-community-led-women-maria-auxiliadora-cochabamba

[xiii] https://abc7ny.com/768382/

[xiv] https://www.alislam.org/quran/33:36

[xv] https://www.alislam.org/articles/role-of-women-in-an-islamic-society/

[xvi] https://www.alislam.org/articles/muhammad-restorer-of-family-values/

[xvii] https://biblehub.com/genesis/2-22.htm

[xviii] https://www.alislam.org/quran/4

[xix] https://www.alislam.org/quran/24

[xx] https://www.alislam.org/articles/marriage-in-islam/

[xxi] https://www.alislam.org/friday-sermon/printer-friendly-summary-2014-09-05.html

[xxii] https://latinamericareports.com/women-only-metro-carriages-do-not-fully-solve-the-crisis-of-harassment/1393/

[xxiii] https://latinamericareports.com/women-only-metro-carriages-do-not-fully-solve-the-crisis-of-harassment/1393/

[xxiv] https://www.alhakam.org/my-philosophy-is-if-women-work-outside-the-shade-of-men-they-flourish-better-huzoor-speaks-to-german-press/

[xxv] https://documentcloud.adobe.com/link/track?uri=urn%3Aaaid%3Ascds%3AUS%3Ac9b2e429-53db-4d96-8704-03480df1bb4f

[xxvi] https://www.alislam.org/quran/4:20

[xxvii] https://www.alislam.org/book/pathway-to-paradise/islamic-viewpoint-on-contemporary-issues/

[xxviii] https://www.google.com/url?client=internal-element-cse&cx=006793621290963251402:sf3sjhx5vpi&q=https://www.alislam.org/tj/sermons/FSJ20170519-EN.pdf&sa=U&ved=2ahUKEwj4o4-02O3mAhWH4IUKHbCRCTwQFjAAegQIABAC&usg=AOvVaw3GqL1A7a4ccEH9CNlnxPsX

[xxix] https://www.reviewofreligions.org/13955/the-essence-of-islam-the-treatment-of-women-in-islam/

[xxx] https://www.alislam.org/misc/treatment-of-parents-islamic-teachings/

[xxxi] https://www.alislam.org/articles/islam-and-womens-rights/

[xxxii] https://www.alislam.org/book/pathway-to-paradise/womens-issues/

[xxxiii] https://www.alislam.org/articles/islam-and-womens-rights/

[xxxiv] https://www.reviewofreligions.org/13955/the-essence-of-islam-the-treatment-of-women-in-islam/

[xxxv] https://www.alislam.org/press-release/khuddam-uk-ijtima-2019/

Share via