El mejor de vosotros es quien mejor trata a su mujer; predica con el ejemplo
En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
No hay digno de ser adorado excepto Al'lah, Muhammad es el Mensajero de Al'lah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)

El mejor de vosotros es quien mejor trata a su mujer; predica con el ejemplo

Califa de la Comunidad Musulmana Ahmadía

La enseñanza del Islam, que fue revelada al Santo Profeta (saw), nos proporciona una orientación sobre cada asunto. Si cada uno de nosotros siguiese esta enseñanza, se podría forjar una sociedad más bella. Por otra parte, el mundo no musulmán de hoy, que no cesa de atacar al Islam y a la conducta de los musulmanes, pondría como ejemplo el modelo de los musulmanes y se sentirían atraídos hacia el Islam si se cumplieran correctamente las enseñanzas islámicas no dando pie, por tanto, a estas alegaciones. Sin embargo, es lamentable que aunque la mayoría de los musulmanes lee el mandamiento de Al-lah el Todopoderoso y lo reverencia, pero cuando se trata de actuar sobre él, simplemente lo ignoran. Hay innumerables mandamientos en el Sagrado Corán. Sin embargo, Al-lah el Todopoderoso los ha consolidado en una sola frase declarando:

´Ciertamente, tenéis en el Profeta de Al-lah un modelo excelente’.La vida del Santo Profeta (saw), extendiéndose desde los asuntos relacionados con el hogar hasta sus relaciones con el público en general, era un ejemplo práctico de todos los mandamientos del Sagrado Corán. Por lo tanto, el verdadero éxito sólo puede lograrse, si anteponemos este modelo ante nosotros en cada asunto. A veces, uno muestra ejemplos excelentes en asuntos más significativos, pero ignora cosas aparentemente menos significativas como si no tuvieran importancia alguna, mientras que, contrario a esta actitud, el Santo Profeta (saw) puso mucha atención a estas pequeñas cosas en sus dichos así como a través de su ejemplo práctico.

Por lo tanto, si deseamos hacer nuestras vidas pacíficas, si queremos recibir las bendiciones de Al-lah el Todopoderoso, entonces debemos inculcar esas cualidades morales en nuestras vidas, que nuestro Maestro y Guía, el Santo Profeta (saw) nos ilustró en cada asunto y que, en esta época, el devoto ardiente del Santo Profeta (saw) ha dilucidado claramente ante nosotros y nos ha aconsejado que las pongamos en práctica.

A este respecto, voy a decir algo acerca de las responsabilidades de los hombres en sus distintas capacidades. Un hombre tiene responsabilidades como el guardián de la casa y como un marido. Tiene responsabilidades tanto de padre como de hijo. Si cada hombre llegara a entender estas responsabilidades y tratara de cumplirlas, podría convertirse en un medio de paz en la sociedad en general y en el establecimiento del amor y la armonía. Estas cosas se convierten en un medio de [buena] crianza de los hijos y de difusión de una progenie pacífica, que defiende los derechos humanos. Y, esto también conduce a la paz y la serenidad en el hogar.

Hoy en día, llegan muchos problemas y quejas en los hogares, donde la comprensión de un hombre como guardián de la casa es que “yo soy el jefe de la casa, estoy por encima de los demás y tengo toda la autoridad”. Ni respeta a la esposa ni le da los derechos debidos. No cumple con la responsabilidad de la [buena] crianza de los hijos y la “tutela” es meramente por su nombre. Incluso tales quejas se han recibido de algunas mujeres de la India, así como de Pakistán y es que los maridos golpean a las esposas con tanta severidad que les dejan moratones y heridas y también le lastiman las caras. Incluso aún más, algunas personas, que viven en estos países [occidentales], cometen tales actos. Entonces, algunos padres tratan a sus hijos e hijas de una manera que equivale a la crueldad.

Si uno quiere seguir viviendo como una persona ignorante, incluso después de haber aceptado al Mesías Prometidos (as), o como esos “musulmanes” que no tienen absolutamente ningún conocimiento de la fe, si uno quiere seguir tratando a su esposa e hijos como lo hace la gente ignorante, entonces no hay ningún beneficio al entrar en el Bai’at [Juramento de Iniciación] del Mesías Prometido (as), cuando al mismo tiempo uno promete cambiar su propia condición.

¿Están los hombres cumpliendo su responsabilidad con respecto a los derechos de Dios y su responsabilidad con respecto a la elevación de los estándares de las acciones? Si lo están haciendo, entonces es imposible que cometan cualquier clase de crueldad en sus hogares. El Santo Profeta (saw), como guardián de su familia, principalmente hizo hincapié en establecer el Tauhid [Unidad de Dios] en su casa y se aseguró de que su familia cumpliera con el Tauhid. Sin embargo, lo hizo con amor y afecto, no por la fuerza. El Santo Profeta (saw), a pesar de ser el guardián de su familia y a pesar de sus compromisos para reformar el mundo entero y establecer la Shariah, cumplió con sus responsabilidades hacia su familia y lo hizo con amor, compasión y afecto. Cumplió con su responsabilidad de ser el guardián de su hogar haciendo primero que se dieran cuenta de que era responsabilidad de cada uno establecer Tauhid y adorar a Dios. Así, Hadhrat Aisha ra relata que el Santo Profeta (saw) se despertaba durante la noche para ofrecer oraciones nafl [voluntarias] y antes de que fuera hora de la oración de la mañana, nos despertaba con unas gotas de agua, para que pudiéramos ofrecer nawafil, realizar la adoración y cumplir con las responsabilidades que se deben a Al-lah el Todopoderoso. Luego, ¿cómo cumplió sus responsabilidades hacia los miembros de su hogar? Ayudaba en las tareas, que eran parte de los deberes de las esposas. Así, Hadhrat Aisha ra también narra que durante todo el tiempo que pasó en su casa, estaba ocupado en ayudar y asistir a los miembros de su familia hasta que era llamado para la oración obligatoria. Luego dejaba la casa para irse a la mezquita.

Por lo tanto, este es el ejemplo que debemos seguir y no tratar a las esposas con crueldad. Hadhrat Aisha (Dios esté contento con ella) comentaba que el Santo Profeta (saw) además de hacer las tareas del hogar, también cosía su propia ropa, reparaba sus zapatos y arreglaba los objetos de la casa, como el cubo de agua etc…

De este modo, muchos maridos, teniendo estos ejemplos en mente, tendrán que cambiar y prestar atención a su conducta o al trato que tienen en sus hogares. En una ocasión, el Santo Profeta (saw) habló a sus compañeros acerca de las obligaciones y el estándar de un marido, tal como narra H. Abu Hurairah (Dios este contento con él), y dijo: “los creyentes que son completos en su fe son los que poseen altas cualidades morales. Y de entre vosotros el más elevado en cualidades morales y en modales es aquel que mejor trate a sus mujeres”.

Por lo tanto, aquellos que no tratan bien a sus esposas, debe hacerse un replanteamiento, porque la buena moral y el buen trato a las esposas no sólo se perciben generalmente como un buen acto moral, si no, según el Santo Profeta (saw), como el signo de la grandeza de su estándar en la fe.

En cuanto a las responsabilidades de un esposo y el buen trato hacia las esposas, el Mesías Prometido (la paz sea con él) dijo:

 “A excepción de la indecencia, todas las debilidades y comportamientos quisquillosos de las mujeres deben ser tolerados. Me parece absolutamente vergonzoso que un hombre pelee contra una mujer. Dios nos ha hecho hombres, que es la consumación de Su Gracia sobre nosotros, y debemos expresar nuestra gratitud por esta gran recompensa tratando a las mujeres con bondad y compasión”.

En una ocasión, se mencionó al Mesías Prometido (as) el severo carácter y lenguaje abusivo de un amigo y que era muy duro con su esposa. El Mesías Prometido (as) al escuchar esto se entristeció y afligió. Dijo que los miembros de la Comunidad no deberían ser así. La persona que relata este hecho escribe que el Mesías Prometido (as) habló sobre el trato hacia las mujeres durante mucho tiempo y al final dijo:

“Mi propio estado es tal que una vez levanté mi voz contra mi esposa y sentí que esta voz fuerte se mezclaba con la indignación de mi corazón.” Levantó la voz y pensó que tal vez sentía alguna indignación en su corazón.

“Y yo inmediatamente me abstuve de pronunciar cualquier palabra dolorosa y dura.”

Aunque no pronunció ninguna palabra dura, a pesar de esto el Mesías Prometido (as) dice:

“Recité mucho Istighfar [buscar el perdón] y ofrecí oraciones voluntarias con gran fervor y también di un poco de limosna porque levantar la voz contra la esposa es convertirse inadvertidamente en desobediente a Dios”.

Por lo tanto, este es el ejemplo del Mesías Prometido (as). Además, con respecto a la conducta severa de un amigo, mostró gran preocupación y aflicción y también advirtió que esas personas, que argumentan, pelean y alzan sus manos sobre sus esposas por asuntos insignificantes, deben entrar en razón. Y mucho menos levantar sus manos contra ellas, ya que, como he mencionado antes, incluso les causan lesiones y esto es un motivo de gran preocupación para ellos. Según el Santo Profeta (saw) la fe de estas personas es incompleta. Deben preocuparse por su fe. Además, teniendo en cuenta estas palabras del Santo Profeta (saw), el Mesías Prometido(as) también se preocupó de sí mismo, ya que la persona que no está en el más alto nivel de fe, puede tropezar en cualquier momento. Por lo tanto, como he mencionado, estos asuntos aparentemente parecen ser triviales. Pero no lo son. En estos países, estas cuestiones se presentan a la policía y posteriormente, la Yama’at recibe una mala reputación. Además, estas personas incurren en castigos mundanos, así como en el descontento de Al-lah el Todopoderoso. Algunos hombres dicen que su esposa posee tal y tal defecto, debido a lo cual tenemos que ser duros. Desde esta perspectiva, son los hombres quienes primero deben evaluarse y ver si cumplen con los estándares de su religión. Advirtiendo a tales hombres, el Mesías Prometido(as) dice:

“Si un hombre no es piadoso, ¿cómo puede la mujer ser piadosa?”  La primera condición es que el hombre debe ser piadoso y sólo entonces su esposa también se volverá piadosa. El Mesías Prometido(as) también dijo:  “En verdad, si un hombre se vuelve piadoso, la esposa también puede ser piadosa.”  Dijo: “No se debe aconsejar a las esposas a través de palabras, sino que la manera eficaz es aconsejarla por medio de las propias acciones”.  No aconsejéis simplemente a través de las palabras. No os limitéis a regañar. Más bien, demostrad a través de vuestras acciones que sois piadosos y que cada uno de vuestros pasos está de acuerdo con los mandamientos de Al-lah el Todopoderoso. Por lo tanto, según el Mesías Prometido (as) el consejo eficaz es el que se demuestra a través de la propia conducta. Dice: “Aparte de la esposa, ¿hay quien crea en la otra persona simplemente por medio de palabras?”. Nadie lo hace sin evaluar sus actos.  “Si un hombre posee alguna torpeza o defecto, la esposa siempre será un testigo de ello”.  Dice: “Si una persona no teme al mismo Dios, ¿cómo puede su esposa temerLe? Ni el consejo de estos Maulvis [religiosos clérigos] tiene ningún efecto, ni tampoco el de un marido. En todas las circunstancias, es el ejemplo práctico el que tiene efecto”.  A continuación dice: “Cuando un esposo se despierta por la noche y suplica y llora, la esposa observará esto durante un día o dos y finalmente se dará cuenta de esta responsabilidad y seguramente se verá influenciada”.  Continúa diciendo: “La capacidad que tienen las mujeres para ser influenciadas es grande. Incluso una escuela no podría bastar para su reforma en comparación con la suficiencia del ejemplo práctico del marido”.  “No hay necesidad de ninguna escuela o instituto para la reforma de las mujeres. Si desean reformarse, los maridos deben reformarse, demostrar sus ejemplos prácticos y posteriormente, ellas [las esposas] serán reformadas. El Mesías Prometido(as) dice:

“Dios ha declarado el marido y la mujer como un solo ser. Es una injusticia del esposo darle a la esposa la oportunidad de señalar su defecto. Ellos no deben dar ninguna oportunidad a sus esposas para que estas puedan decir que él está cometiendo algún error.”

Los hombres nunca deben dar ninguna oportunidad a que sus mujeres digan que poseen algún vicio y que cometen alguna indecencia. En lugar de ello, el Mesías Prometido(as) dice,

“Una persona debe ser tan pura que la esposa se canse de buscar aquí y allá, y aún sea incapaz de encontrar ningún tipo de defecto. En ese momento, ella se dará cuenta de la espiritualidad y entenderá la religión.”

Cuando el marido muestra una condición tan pura que, a pesar buscar, la mujer no es capaz de encontrar ni un defecto en él, en ese momento, si la esposa no es religiosa, desarrollará una inclinación hacia religión.

Aquí he observado que las mujeres son más religiosas. Se quejan a veces de que nuestro marido no siente atracción hacia la religión. Por un lado, tenemos las expectativas del Mesías Prometido(as) con los hombres que han entrado en su Bai’at, y por otro lado, observamos que hay muchos hombres, como he mencionado, cuyas esposas presentan quejas de que estos hombres son negligentes con las oraciones, no solo con las oraciones congregacionales, sino que ni siquiera rezan en casa. El conocimiento religioso de los hombres es débil. Los hombres de varios hogares son débiles dando Chanda. Hay quejas acerca de los hombres viendo programas absurdos e inmorales en la televisión.  Hay quejas sobre la negligencia de los hombres con respecto a la crianza de niños. Además, si alguna vez tratan de ser el responsable del hogar y tratan de ser padres, no hacen otra cosa que regañar y abusar físicamente. En muchos hogares las mujeres están enseñando a los hombres en lugar de aprender de ellos, o les recuerdan de sus responsabilidades para que los niños no se extravíen. En cualquiera de los hogares donde los niños son víctimas de la negligencia en su crianza, la razón es generalmente la negligencia de los hombres o su dureza indebida hacia la esposa y los hijos. Varios niños vienen a mí a veces y se quejan de que el tratamiento de nuestro padre hacia nuestra madre o hacia nosotros no es bueno. Por lo tanto, si desean tener un hogar tranquilo, si desean atraer a las generaciones futuras y mantenerlos apegados a la religión, entonces los hombres deben prestar atención a su propia condición. Centrando la atención de los hombres [hacia sus responsabilidades], el Mesías Prometido(as) además dice,

“El hombre es el responsable de su hogar. Por lo tanto, si establece una mala influencia, lo lógico es que se extienda por doquier”.

Si una influencia negativa está emergiendo debido a sus acciones, continuará extendiéndose en la progenie también. Dice:

“Un hombre debe utilizar sus facultades en las ocasiones apropiadas y legítimas. Por ejemplo, una facultad es la de la ira. Si esta excede el límite de la moderación, conduce a la locura.”

La ira está dentro de la naturaleza del hombre. Sin embargo, cuando supera los límites, conduce a la locura o a la insensatez. El Mesías Prometido(as) dice:

“Hay poca diferencia entre esto y la locura. Una persona que pierde su temperamento se ve privada de la fuente de la sabiduría. De hecho, no debe ni siquiera hablar enojado con un oponente”.

No debe hablar con enfado con sus oponentes, y mucho menos con los miembros de la familia.

Por lo tanto, este es el estándar. No debe mostrar enfadado con la esposa y los niños en casa. Es más, si hay un oponente, entonces ni siquiera debe hablar con él de una manera furiosa y sin sentido. Incluso al contestar a un oponente, un creyente no debe utilizar nunca un lenguaje grosero ni palabras llenas de ira. Como he mencionado antes, las mujeres de la India o el Pakistán escriben sobre las injusticias de sus maridos. Por lo tanto, el Nizarat Islaah o Irshaad de Pakistán y Qadián y también las organizaciones auxiliares deben prestar especial atención hacia esto. Del mismo modo, las Yama’ats en el resto del mundo también deben prestar especial atención a esto en sus programas de Tarbiat [formación moral].

A la vez que realizáis Tabligh e incrementáis vuestro conocimiento religioso, vuestros hogares están perturbados e intranquilos. Esto hace inútil todo vuestro conocimiento y Tabligh.

En cuanto a la psicología de las mujeres y cómo las esposas observan constantemente a sus maridos, el Mesías Prometido (as) dice:

“Una esposa es testigo y observa todo lo que hace su marido, su personalidad y todos sus rasgos. Ella es capaz de evaluar todas las cualidades de piedad de su marido, tales como la generosidad, la compasión y la paciencia. Nadie más puede evaluar esto en la forma en que lo puede hacer una esposa [puesto que ella le ve todos los días en casa]. Esta es la razón por la que una mujer ha sido descrita como una persona que roba [las cualidades de su marido] en el sentido de que ella subconscientemente absorbe sus características y cualidades morales hasta el punto de que finalmente las asimila por completo.”

Se narra que había un hombre que dejó el islam para convertirse en un cristiano y su esposa le siguió en el cristianismo también. Empezó a beber, renunció al pardah, comenzó a interactuar con gente ajena a la familia y así sucesivamente. Algún tiempo después, el marido se dio cuenta de que había cometido un error al abandonar el islam y, por tanto, volvió a aceptarlo. Le dijo a su esposa que también regresara al islam, sin embargo ella dijo que estaba acostumbrada a beber y a las otras libertades que había obtenido y que ahora era demasiado difícil para ella abandonar todas esas cosas.

Este es un ejemplo extremo en el cual el esposo renunció completamente al islam y abrazó el cristianismo. Sin embargo, hay muchos hombres que no renuncian al islam, pero permanecen unidos a la religión solo superficialmente y siguen llamándose musulmanes. En nombre de la libertad se entregan a numerosos hábitos inapropiados, como he mencionado antes. Las esposas imitan los hábitos de sus maridos o son alentadas por ellos a participar en ellos y, por lo tanto, las esposas también se arraigan a este ambiente. Poco a poco, el marido se da cuenta de que su esposa ha excedido en sus libertades y esto provoca disputas y peleas que estallan cuando el marido trata de controlarla. Este es el punto donde comienza la violencia física y las agresiones [por parte del marido]. Aquí también ocurren incidentes similares y como he dicho antes, la policía y las organizaciones que salvaguardan los derechos de los niños se involucran inmediatamente. Los hogares se derrumban y también se arruinan las vidas de los niños.

Por lo tanto, antes de que se destruyan los hogares y se arruinen las vidas de los niños, estos maridos deben entender las responsabilidades que la religión del islam les ha asignado en relación con sus esposas e hijos. En un lugar, con respecto a los derechos de las mujeres y la manera en que deben ser tratadas, el Mesías Prometido (as) dice:

“Ninguna otra religión ha salvaguardado los derechos de las mujeres como lo ha hecho el islam. Establece el mandato de forma muy sucinta: ‘Al igual que los hombres tienen derechos sobre las mujeres, también las mujeres tienen derechos sobre los hombres’. Se dice de algunas personas que tratan a sus esposas como zapatos y les exigen que realicen las tareas más degradantes y humillantes. Abusan de ellas, las desprecian y les imponen la orden con respecto al velo con tanta dureza, que prácticamente las entierran vivas [en otras palabras, imponen el pardah sobre las manos y el rostro de sus esposas con tanta severidad que les resulta difícil incluso respirar. Un marido nunca debe ser tan estricto].”

Sin embargo, el islam es una religión que abarca todos los aspectos. Por otra parte, las mujeres deben adoptar la moderación y no deben intentar obtener libertades excesivas con el pretexto de aligerar el pardah. Se observa que algunas mujeres han adoptado libertades más allá de lo necesario y su pardah es solo superficial- esto también es incorrecto. Las mujeres deben tener en cuenta que necesitan cubrirse la cabeza y el cuerpo de acuerdo con los requisitos de la modestia. Este es el mandato de Al-lah el Todopoderoso y, por lo tanto, deben ser conscientes de esto.

¿Cuál debe ser el estándar de relación entre el marido y la mujer? El Mesías Prometido (as), explicando esto, dice:

“La relación entre el marido y la mujer debe ser como la de dos amigos verdaderos y sinceros. Al fin y al cabo, la esposa es el testigo principal de las altas cualidades morales de un hombre y su relación con Dios el Todopoderoso. Si su relación con su esposa no es buena, ¿cómo puede estar en paz con Dios? [Si la relación doméstica del marido es pobre, entonces será difícil para él estar en paz con Dios y seguir Sus mandamientos]. El Santo Profeta (saw) ha dicho: ‘El mejor de entre vosotros es aquel que el que mejor trata a su mujer’”.

Así pues, estas son las normas que todo hombre debe adoptar. Además, los maridos necesitan entender sus responsabilidades como padres. No deben estar bajo la ilusión equivocada de que la buena educación de los hijos es solo deber de la madre. Es cierto que, hasta una cierta edad un niño pasa más tiempo con la madre y en la infancia temprana de un niño, la madre juega un papel crucial en el cuidado del niño. Sin embargo, esto no implica que un marido quede relevado de todas sus responsabilidades. El padre también debe desempeñar su papel en la formación y educación del niño. En particular, cuando los niños llegan a la edad de siete u ocho años, necesitan la atención de su padre. Si no prestan atención a este aspecto, hay una mayor probabilidad de que los niños se extravíen en este ambiente occidental. El mismo principio que se ha explicado anteriormente en relación a las mujeres se aplica aquí también. Los hombres y los padres deben presentar un buen ejemplo. A la vez que el padre debe mostrar respeto y consideración a sus hijos para que desarrollen buenos valores morales, también es esencial que se mantengan atentos y vigilantes sobre ellos para que los niños puedan ser salvados de los efectos negativos de su entorno. La buena relación de un padre con sus hijos les da una sensación de protección. Muchos padres se quejan de la actitud de sus hijos diciendo que no se abren a ellos y tampoco confían en ellos, o que han comenzado a hacer declaraciones falsas. Cuando se aconseja a los padres que deben forjar un vínculo más estrecho con sus hijos y establecer una conexión personal con ellos como amigos, entonces, en términos generales, se ve que los niños superan muchas de sus debilidades con el tiempo. Por tanto, para inculcar en los niños un sentido de seguridad frente al ambiente externo, es imprescindible que el padre pase tiempo fuera con sus hijos. Además, es deber de los padres que, a la vez que hacen esfuerzos prácticos para la buena educación y la formación de sus hijos, también deben orar por ellos. Esto es algo vital. También deben prestar atención a la formación y educación religiosa de sus hijos. Los verdaderos frutos de la formación y la educación son cosechados puramente por la gracia de Al-lah el Todopoderoso y, además, es esencial hacer esfuerzos personales también. Explicando las diferentes maneras de educar y formar y aconsejando acerca de las oraciones, el Mesías Prometido (as) dice:

“La guía y la formación son en realidad los actos de Al-lah el Todopoderoso. La verdadera formación se lleva a cabo a través de Al-lah el Todopoderoso. El que severamente reprende a los niños y los reprueba incesantemente y excesivamente por una sola razón y tiene el hábito de reprimirles con severidad sobre cada asunto, está en realidad diciendo que solo él es la fuente y el dueño de toda la guía y que los demás deben obedecer su voluntad. Este es un tipo de Shirk oculto y nuestra Yama’at (Comunidad) debe abstenerse de esto.”

Con respecto a sí mismo dice,

“Rezo por mis hijos y les pido que sigan un amplio conjunto de reglas de conducta (llamamos su atención hacia cuáles son nuestras enseñanzas, cuáles son sus reglas, cuáles son sus reglamentos) y nada más. Más allá de esto pongo mi plena confianza en Al-lah el Todopoderoso confiando en que la semilla de la buena materia inherente en cada uno de ellos florecerá a su debido tiempo.”

Por lo tanto, debemos recordar que cuando el Mesías Prometido (as) ha dicho que oremos, entonces los estándares de esas oraciones son muy elevados y no debemos considerar este hecho como algo ordinario. Para alcanzar estos estándares de oración necesitamos esforzarnos mucho para ello. Esto no es algo que se debe tomar a la ligera. Por lo tanto, los padres deben prestar la debida atención a esto.

Como padre, ¿cómo deben llevar a cabo la educación moral de sus hijos y cuánta atención necesitan prestar a esto? Con respecto esto el Mesías Prometido (as) ha explicado ampliamente este asunto en un lugar al afirmar que,

“Algunas personas albergan el pensamiento de que deben dejar parte de su riqueza para sus hijos. Estoy asombrado de que albergan el pensamiento de que deben dejar atrás riqueza, pero no piensan en preocuparse de que sus hijos sean virtuosos y no malvados (es decir, que no deben ser malos, sino justos y piadosos) Pero sus mentes no albergan este pensamiento”.

El Mesías Prometido (as) afirma además,

“Pero este pensamiento no les llega y tampoco lo contemplan. A veces sucede que tales personas guardan riquezas para sus hijos y no se preocupan por las facultades de sus hijos. Durante su propia vida se muestran disgustados por sus hijos y, debido a las debilidades de sus hijos se ven envueltos en tribulaciones, y esa riqueza, que Dios sabe cómo reunieron y con qué tipo de medios y planes, se gasta en última instancia en la inmoralidad y en el consumo de alcohol y los hijos de tales padres de hecho heredan maldad e inmoralidad”.

El Mesías Prometido (as) afirma además,

“Las pruebas a las que someten los hijos son muy difíciles de superar. Si nuestros hijos son virtuosos, entonces no hay nada de qué preocuparse. El mismo Dios Todopoderoso dice:

[Texto árabe]

‘Es decir, Al-lah el Todopoderoso se convierte en el protector y guardián de los justos.’

Si son malvados, entonces cualquier riqueza que se deje para ellos será desperdiciada en vicios y se convertirán en indigentes y se verán envueltos en dificultades y tribulaciones que no podrán evitar.”

El Mesías Prometido (as) afirma además,

“Una persona que se moldea de acuerdo a la voluntad del Dios el Todopoderoso, se contenta con su progenie y hace el esfuerzo para mejorar sus facultades y también ora por ellos en este sentido.”

De esta manera Dios el Todopoderoso será Su protector, él será Su guardián. Sin embargo, uno debe esforzarse para mejorar sus facultades, es decir, que deben prestar mucha atención a su educación moral. El Mesías Prometido (as) afirma:

“Hay un refrán del Profeta David; yo era un niño, me convertí en adolescente y ahora que he llegado a ser viejo, nunca he visto a una persona piadosa en tal estado que se le haya privado de sustento y tampoco he visto que sus hijos tengan que sobrevivir a base de restos de comida. Al-lah el Todopoderoso es un guardián por muchas generaciones. Por lo tanto, sed piadosos y sed un excelente ejemplo de justicia y piedad para vuestros hijos. El hecho es que para cumplir con vuestros deberes hacia vuestros hijos debéis modelar vuestro estado según lo que el islam ha enseñado. Sólo entonces la futura generación seguirá los caminos correctos y se convertirán en una fuente de deleite para los ojos de sus padres.”

El Mesías Prometido (as) afirma además:

“Sed piadosos y mostrad un excelente ejemplo de piedad y rectitud, y para que sean piadosos y religiosos, uno debe esforzarse y orar. Por mucho que os esforcéis por reunir riqueza para ellos, también debéis haber un esfuerzo en este sentido.”

El Mesías Prometido (as) afirma además:

“Emprender un trabajo que sea un ejemplo excelente y de altos valores morales para los niños y para esto es esencial que os reforméis. Si observáis los más altos estándares de piedad y os volvéis virtuosos y buscáis el agrado de Al-lah el Todopoderoso, entonces ciertamente Al-lah el Todopoderoso también tratará con bondad a vuestros hijos.”

A la vez que el islam exhorta a los padres a prestar atención al cuidado de sus hijos y también a orar por ellos, al mismo tiempo el islam también enfatiza que,

“Vosotros, [los hijos] también tenéis responsabilidades. Cuando llegáis a la adolescencia tenéis ciertas responsabilidades hacia vuestros padres que tenéis que cumplir. Los derechos correspondientes a los familiares son similares a los eslabones [de una cadena] que se unen para formar una sociedad pacífica. Cada creyente debe comprender de la importancia de cumplir con los derechos de los padres y cuán significativa es esta responsabilidad.” Cada creyente tiene que tener este grado de conocimiento.

Cuando un joven alcanza la madurez, ¿cómo debe cumplir con los derechos de sus padres? Hablando de este aspecto, el Santo Profeta (saw) explicó las responsabilidades de cada individuo cuando llegan a la edad adulta a través de una narración de Abdul-lah bin Amr en la cual él relata que un individuo pidió al Santo Profeta (saw) que deseaba ir a la Yihad. El Santo Profeta (saw) preguntó “¿están vivos tus padres?” El hombre respondió “Sí”. El Santo Profeta (saw) dijo: “debes servirles, esta es tu Yihad”.

Por lo tanto, de este Hadiz podemos darnos comprender la importancia de servir a los padres. De hecho, para difundir el amor y el afecto, el Santo Profeta (saw) incluso instó a servir a los amigos del padre. En una ocasión, el Profeta (saw) dijo:

“La mejor virtud que se puede practicar es mostrar bondad a los amigos de vuestros padres después de que vuestros padres hayan fallecido”.

Ampliando más en este tema hay un relato del Santo Profeta (saw) que Hazrat Abu Said Al-Siyaadi narra:

“Estábamos en presencia del Santo Profeta (saw) cuando un hombre de Bani Salma apareció y le preguntó ‘¡Oh Mensajero de Al-lah! ¿Hay alguna virtud que pueda realizar después de que mis padres hayan fallecido?’ El Santo Profeta (saw) dijo: “¡Ciertamente! Debes orar por ellos y pedir por su perdón. Debes cumplir con las promesas que ellos hicieron con la gente. Debes mostrar bondad y compasión a todas sus relaciones al igual que ellos habrían hecho si estuvieran vivos. También debes mostrar respeto a todos sus amigos.”

En otra ocasión el Santo Profeta (saw) dijo:

“Quien quiera vivir una larga vida y para que sus ingresos sean bendecidos, debe mostrar bondad y compasión a sus padres y también mostrar respeto a sus parientes”.

Por tanto, los niños no sólo deben hacer demandas a sus padres, sino que, cuando lleguen a la adolescencia, tienen ciertas responsabilidades y derechos que deben cumplir con sus padres. Especialmente después del matrimonio, uno debe prestar más atención a estas responsabilidades. Si un individuo utiliza su sabiduría y cumple con los derechos de su esposa, y sus padres, y también comprende la importancia de respetar a sus suegros, y a la vez también muestra respeto hacia a sus suegros, nunca habrá ningún tipo de disputa en el hogar, como a veces podemos observar.”

A veces, debido a una diferencia en la orientación religiosa, se produce una ruptura entre padres e hijos. A menudo, los nuevos conversos hacen esta misma pregunta. En tal situación un hijo siempre debe mostrar respeto a su padre y debe servirle. En un viaje a Batala, el Mesías Prometido (as) preguntó por el jeque Abdur Rahman Sahib sobre la situación de sus padres. Después de preguntar, el Mesías Prometido (as) aconsejó,

“Debes orar por ellos [puesto que no eran áhmadis y no eran musulmanes]. Debes intentar servir a tus padres con todas tus habilidades. Al mostrar que tus valores morales y conducta son mil veces mejor que antes, deberías ser capaz de convencerlos de la veracidad del islam. El milagro que se puede presenciar gracias a la conducta moral de uno es incomparable con todos los otros milagros. El estándar del verdadero islam es aquel según el cual uno es capaz de alcanzar la más alta conducta moral y transformarse en un individuo refinado. Tal vez debido a tus valores morales [elevados] Al-lah el Todopoderoso introduzca en ellos el amor por el islam. El islam no impide que nadie respete a sus padres. Uno debe obedecer completamente a sus padres en todos los asuntos mundanos que no se oponen a los mandatos religiosos. Sírveles con todo tu corazón y tu alma.”

Por tanto, incluso en la predicación, la clave es que uno siempre debe usar un tono suave y mostrar los mejores valores. En otro incidente, el Mesías Prometido (as) dio una explicación detallada. En este caso el padre era musulmán. Una persona preguntó:

“¡Su Santidad! Al-lah el Todopoderoso ha hecho obligatorio sobre el hombre el servir a sus padres y mostrar obediencia hacia ellos. Sin embargo, desde que he realizado el Bai’at (pacto de iniciación) mis padres están enfadados al respecto hasta el punto que ni siquiera desean verme la cara. Cuando tomé mi decisión de conocer a Su Santidad y realizar el Bai’at dijeron ‘no contactes con nosotros ya que nosotros no deseamos verte’. ¿Cómo puedo cumplir con esta divina responsabilidad depositada sobre mí? Al-lah el Todopoderoso ha dictado el mostrar obediencia a los padres, y aun así rechazan verme ni desean mantener contacto conmigo. ¿Cómo puedo servirles y cumplir con esta responsabilidad que recae sobre mí?”

El Mesías Prometido (as) respondió:

“En el Santo Corán, junto con servir a los padres y mostrar obediencia a ellos, Dios el Todopoderoso afirma:

[Árabe]

“Tu Señor conoce mejor lo que hay en sus mentes; si sois justos, entonces ciertamente, Él es el Más Perdonador hacia aquellos que se vuelven a Él una y otra vez.”

Los compañeros (la paz sea sobre ellos) también afrontaron problemas similares, ya que debido a sus obligaciones religiosas, se desarrolló una brecha entre ellos y sus padres. Sin embargo, debéis siempre preocuparos acerca de su bienestar. Aprovechad cualquier oportunidad que tengáis al respecto. Siempre recibiréis las bendiciones de vuestras intenciones. Si uno se separa de sus padres únicamente por Al-lah el Todopoderoso y por dar precedencia al decreto de Dios, entonces uno está obligado a hacerlo. Buscad siempre reformar y mantener vuestras intenciones puras. También debéis rezar por ellos. Esto no es un problema nuevo. El profeta Abraham (as) también afrontó el mismo problema. Sin embargo, el derecho debido a Al-lah el Todopoderoso debe tener prioridad. Por tanto, dad siempre precedencia a Al-lah el Todopoderoso y aseguraos de que hacéis todo lo posible por cumplir con sus derechos. Rezad por ellos y mantened vuestras intenciones puras. Uno siempre debe albergar buenas intenciones.”

Por tanto, hay mucha gente hoy que se ve ante la misma situación y pregunta acerca de cumplir con los derechos de los padres. Esta respuesta debería ser suficiente para ellos.

En resumen, el hombre debe cumplir con las responsabilidades que se depositan sobre él. Cread siempre un ejemplo en casa mediante el cual se cree una atmósfera de amor y afecto. Un hombre es un marido, así como un padre y un hijo. Por tanto, uno siempre debe entender sus responsabilidades acorde a sus diversas funciones. Hay muchas otras funciones pero estas tres funciones fundamentales que he mencionado son el núcleo principal para mantener la paz en la sociedad. Esto solo puede obtenerse cuando haya paz en este núcleo principal y uno lo adopte al máximo.

¡Que Dios permita a todos conseguir esto!

Suscríbete y recibe contenido exclusivo

Recibirás cada semana las últimas novedades de la Comunidad Musulmana Ahmadía directamente en tu mail. ¡Prometo no spamearte!

Share via