El líder de la Comunidad Musulmana Ahmadía inaugura una nueva mezquita en Giessen

Hazrat Mirza Masrur Ahmad

Hazrat Mirza Masrur Ahmad

Jalifatul Masih V

Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad (Mir‐za Mas‐ rur Ah‐mad), es el quinto Jalifa (Califa) de la Comunidad Musulmana Ahmadía. Elegido para esta posición vitalicia el 22 de abril de 2003, desempeña su cargo como jefe espiritual y administrativo mundial de una organización religiosa internacional con decenas de millones de miembros repartidos en 200 países.

Ver más sobre el autor

El líder de la Comunidad Musulmana Ahmadía inaugura una nueva mezquita en Giessen

Hazrat Mirza Masrur Ahmad dice que todos los inmigrantes deben ser leales a su país de residencia y hace un llamamiento a la tolerancia religiosa y el entendimiento

La Comunidad Musulmana Ahmadía se complace de anunciar que el día 21 de agosto de 2017, el jefe supremo de la Comunidad Musulmana Ahmadía, el Quinto Jalifa, Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad inauguró la mezquita Baitus Samad en Giessen, Alemania.

En su llegada, Su Santidad, oficialmente inauguró la mezquita desplegando una placa conmemorativa y ofreciendo una oración en silencio en agradecimiento a Dios el Todopoderoso. Posteriormente, Su Santidad dirigió las oraciones de Zuhr y Asr en la mezquita.

Posteriormente, tuvo lugar una recepción, atendida por 256 dignatarios e invitados, para conmemorar la inauguración de la mezquita, en el Kongresshalle Giessen.

El momento destacado del evento fue el discurso ofrecido por Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad durante el cual enfatizó la necesidad de tolerancia religiosa y también habló de la extendida inmigración a Occidente.

Al comienzo de su discurso, el líder de la Comunidad Musulmana Ahmadía hizo referencia al nombre de la nueva mezquita.

Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“Esta mezquita se llama Baitus-Samad. Al Samad es un atributo de Dios que significa Ser eterno y completamente Independiente, mientras que todo lo demás depende de Dios.”

Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad continuó diciendo:

“El capítulo 21, versículo 31 del Sagrado Corán explica que los cielos y la tierra eran una masa compacta, que fue forjada por Dios el Todopoderoso. Por tanto, siglos antes de que los científicos modernos descubrieran ‘La teoría del Big Bang’, el Sagrado Corán nos ha iluminado en relación a la creación del universo. Posteriormente, en el mismo capítulo, el Sagrado Corán, habla de una época en la que el mundo se sellará y será llevado a un final, que hace referencia a lo que los científicos hoy día definen como un ‘agujero negro’. Mientras, como Él es Eterno, el Sagrado Corán deja claro que Dios el Todopoderoso siempre ha existido y siempre existirá. Por tanto, Dios el Todopoderoso ha avisado a la humanidad de que Le adoren a Él únicamente y que busquen refugio solo en Su existencia, dado que únicamente Él es Al-Samad, el Eterno.”

Su Santidad dijo que la tolerancia religiosa y el respeto por las creencias de los demás es un principio fundamental del islam.

Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“El Islam enseña que todas las religiones mayoritarias fueron verdaderas en su forma original y que sus respectivos fundadores fueron profetas que llegaron a extender las enseñanzas de Dios el Todopoderoso, y fueron enviados a todas las partes del mundo. Dado esto, es importante que los verdaderos musulmanes mantengan en gran estima a los fundadores de todas las religiones, y similarmente respeten y cuiden de los seguidores de sus fes. Ciertamente, el Sagrado Corán y el Santo Profeta del islam (la paz sea sobre él) han repetidamente instruido a los musulmanes a cuidar y respetar los sentimientos de otras personas bajo todas las circunstancias.”

Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad continuó diciendo:

“Cuando hablamos de los judíos y decimos el nombre de Moisés, decimos ‘la paz sea con él’ debido a nuestro respeto por Moisés y sus seguidores. Cuando hablamos de Jesús, también decimos ‘la paz sea con él’ dado que creemos en él como un profeta guiado por Dios que fue enviado para extender la paz en el mundo. Por tanto, respetamos y honoramos a todos los profetas y sus enseñanzas, y esto es un medio para establecer la verdadera paz y armonía en el mundo.”

Su Santidad también instó a los inmigrantes a cumplir con las normas del territorio de sus países de acogida, y a servir a sus comunidades de la mejor manera posible.

Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“Ciertamente, todos los musulmanes áhmadis que viven en este país, ya sean nacidos o inmigrantes, deben ser ciudadanos leales y tratar de ayudar a que su país se desarrolle y progrese. Los estudiantes deben esforzarse en sobresalir para que puedan servir a la nación, mientras que los hombres o las mujeres de negocios deben siempre ser honestos en sus tratos y mostrar integridad, y deben siempre asegurarse de pagar sus impuestos y cumplir con los deberes del Estado. Nuestros miembros deben siempre recordar los favores de esta nación en la cual son capaces de practicar la fe libremente, y la aceptación que han recibido por su parte. Deben vivir aquí como verdaderos ciudadanos de esta nación”.

Refiriendose a las necesidades de “verdadera integración” acorde a las enseñanzas islámicas, Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“Justo antes de este evento, una periodista me preguntó acerca de cómo pueden los musulmanes integrarse en occidente, dado que aparentemente hay muchas diferencias entre nosotros. Le expliqué a ella que, si hay diferencias religiosas entre nosotros, como que el hombre y la mujer se sienten separados, o que la mujer musulmana observe el Hiyab, no afecta a nuestra integración en la sociedad. Por el contrario, la verdadera integración exige que todas las personas vivan pacíficamente unas con otras, manifiesten un espíritu de amor y amabilidad y, ya sean hombres o mujeres, usen todas sus facultades y capacidades para servir a su nación y ayudarla avanzar. Por tanto, nuestras mujeres musulmanas áhmadis que trabajan como doctoras, enfermeras y en muchos otros campos están contribuyendo a la sociedad en la mejor de las maneras”.

Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad continuó:

“Si las mujeres musulmanas prefieren sentarse separadas de los hombres durante sus oraciones o durante algunos eventos, entonces otras personas no deberían criticarlas por este motivo. Dichas preferencias no reducen su amor por su nación o su lealtad a ella. Las mujeres musulmanas áhmadis son ciudadanas muy legales, están educadas y completamente integradas en cualesquiera que sean los países en los que viven. Por tanto, la gente no debería objetar innecesariamente sobre las diferencias religiosas que puedan existir entre personas dado que eso alentaría la división y provocaría los sentimientos de las personas de forma innecesaria”.

Su Santidad también mencionó que, momentos antes del evento, había sido invitado por la alcaldesa de Giessen a regar un árbol que ella había regalado a la nueva mezquita. Su Santidad dijo que, a cambio, invitó a la señora alcaldesa a unirse a él mientras regaba dicho árbol.

Narrando la reacción de la señora alcaldesa, Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“La señora alcaldesa estaba felizmente sorprendida y preguntó si estaba seguro de que ella se uniese a mí, y le dije que estaría encantado dado que esto es un ejemplo de verdadera integración en la práctica, en la cual un líder religioso y la señora alcaldesa de una ciudad se unían juntos para embellecer esta ciudad y más importantemente, acoger un ambiente de amor, paz y tolerancia.”

Concluyendo, Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“Nuestro deseo, nuestra esperanza y sueño es que el mundo logre reconocer a su Creador y que toda la humanidad viva junta en un espíritu de amor mutuo, bondad y hermandad. Deseamos vivir en un mundo de compasión y misericordia, en lugar de un mundo consumido por la creciente hostilidad, desorden, tristeza y conflicto. Estos son nuestros objetivos y por estas razones construimos mezquitas por todo el mundo”.

Previamente, el Presidente Nacional de la Comunidad Musulmana Ahmadía de Alemania, Abdulla Wagishauser dio un discurso de bienvenida seguido de comentarios de ponentes invitados.

Representando al primer ministro de Hesse, Martin Rossler, vicepresidente de la división de Giessen dijo:

“Los miembros de la Comunidad Musulmana Ahmadía son un ejemplo de amor y lealtad a su país. Seguís las leyes del territorio y vivís pacíficamente, y estoy encantado de que hayáis podido construir una mezquita aquí en Giessen.”

Gerhard Merz, miembro del Parlamento Provincial dijo:

“Creemos en la verdadera libertad religiosa, donde la gente es libre de practicar su fe y creencias sin ningún miedo o preocupación, y estamos encantados de que la Comunidad Musulmana Ahmadía haya mostrado su intención de ser una parte permanente de nuestra ciudad, construyendo una Casa de Dios aquí.”

Dietlind Grabe-Bolz, alcaldesa de Giessen dijo:

“Hoy no es solo un día importante para la Comunidad Musulmana Ahmadía, sino que también es un día importante para nuestra ciudad porque Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad nos está visitando y del mismo modo le damos la bienvenida y le agradecemos que haya venido. Los musulmanes áhmadis son pacíficos y si la gente siguiera vuestros valores, entonces no hubiéramos visto atrocidades terroristas como vimos hace unos días en Barcelona.”

Siguiendo sus alocuciones, la alcaldesa solicitó a Su Santidad que firmase y dejase un mensaje en el libro dorado de Giessen.

La sesión formal concluyó con una oración en silencio dirigida por Su Santidad, seguida de la cena. Antes de la recepción, Su Santidad también fue entrevistado por varios medios de comunicación alemanes.

Send this to a friend