En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
There is none worthy of worship except Allah, Muhammad is the Messenger of Allah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)
Date: 2018-10-19

Inauguración de la mezquita de Filadelfia

Hazrat Mirza Masrur Ahmad

Hazrat Mirza Masrur Ahmad

Jalifatul Masih V

Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad (Mir‐za Mas‐ rur Ah‐mad), es el quinto Jalifa (Califa) de la Comunidad Musulmana Ahmadía. Elegido para esta posición vitalicia el 22 de abril de 2003, desempeña su cargo como jefe espiritual y administrativo mundial de una organización religiosa internacional con decenas de millones de miembros repartidos en 200 países.

Ver más sobre el autor

Después de recitar el Tashahhud, Ta’awwuz y Surah Al-Fatihah, Hazrat Jalifatul Masih V (aba) recitó el versículo 18 de Surah al-Taubah y luego declaró:

La traducción de este versículo es la siguiente:

“En verdad que sólo es digno de conservar las Mezquitas de Al-lah aquel que cree en Al-lah y en el Último Día, cumple la Oración, paga el Zakat y no teme a nadie salvo a Al-lah; son éstos los que tienen la mayor posibilidad de contarse entre los guiados”. (Sura At-Taubah, 18)

Alhamdu-lil-lah [Alabado sea Al-lah] que Al-lah el Exaltado nos ha permitido construir la primera mezquita en esta ciudad y hoy se inaugura oficialmente. Durante las ceremonias inaugurales de edificios seculares o edificios que se construyen para beneficios mundanos, de acuerdo con las tradiciones mundanas, particularmente en los países occidentales y en general en todo el mundo, hay mucho júbilo y se afirma que obtendrán tal y cual beneficio mundano de este edificio. Sin embargo, cuando inauguramos o construimos una mezquita, lo hacemos con la intención de obtener el agrado de Al-lah el Exaltado. Nuestro único propósito y objetivo [que debemos continuar manteniendo] debe ser sólo alcanzar el agrado de Al-lah el Exaltado. Para alcanzar el placer de Al-lah el Exaltado, corresponde cumplir con los mandamientos de Al-lah. El primero y más importante entre ellos es el cumplimiento del derecho de adoración a Al-lah y debemos hacerlo de la manera prescrita por Él.

En el versículo que recité, y cuya traducción ha sido leída, Al-lah el Exaltado nos ha dicho cuál debería ser el objetivo de aquellos que construyen una mezquita y quienes son los que cumplen los derechos de construir una mezquita. Son aquellas personas que están preocupadas por poblarla y están preocupadas por mantenerla en buenas condiciones. Son aquellos que creen en Al-lah el Exaltado y el Día del Juicio. Todos afirman creer en Al-lah el Exaltado y el Día del Juicio, pero Al-lah el Exaltado dice que es necesario demostrar esto a través de un ejemplo práctico. Esto solo puede ocurrir cuando mostramos un ejemplo práctico de “aqamus salaat” [ofrecimiento de la oración]. ¿Qué es “aqamus salaat”? ¿Cómo se expresa o cómo podemos manifestarlo físicamente? En primer lugar, su expresión práctica reside en el ofrecimiento de las oraciones congregacionales. En segundo lugar, radica en mostrar la debida diligencia hacia Al-lah el Todopoderoso. Esto es lo que encontramos en los dichos y la exégesis del Mesías Prometido (as). Por lo tanto, solo aquellas personas realmente observan las oraciones que son regulares en la observancia de las oraciones congregacionales; quienes ofrecen las oraciones mientras se enfocan puramente en Al-lah el Exaltado; que observan las oraciones con súplicas; pidiendo istighfar [buscando el perdón] y poniendo la máxima atención. Si su atención se desvía a otra parte, se enfocan nuevamente en Al-lah el Todopoderoso. Cada uno de nosotros puede analizarse a sí mismo en qué medida está tratando de alcanzar este estándar de “aqamus salaat”.

La mayoría de la gente en este mundo materialista no presta atención a ofrecer oraciones en congregación. Además, incluso si vienen a la mezquita, no prestan atención en las oraciones [obligatorias] de Faraz, ni en las oraciones [voluntarias] de Sunnah, como es debido. Si este fuera el caso, nosotros mismos podemos evaluar personalmente nuestra situación en cuanto a si realmente estamos entre esas personas a quienes Al-lah el Exaltado ha mencionado que construyen mezquitas y que cumplen los derechos que se le deben. Luego dijo que también pagan la Zakat [limosna]. Ofrecen sacrificios financieros por el bien de su religión y también lo hacen para el mejoramiento de la humanidad y para cumplir con sus derechos. Después de esto, Al-lah el Exaltado dice que no temen a nadie, sino Al-lah el Exaltado. Siguen preocupados por si Al-lah el Exaltado se enoja con cualquiera de sus obras y no se vean privados de Su amor. Siempre permanecen atentos y actúan de acuerdo con la guía y los mandamientos, que Al-lah el Exaltado ha ordenado a un verdadero creyente que respete y que se mencione en el Sagrado Corán. Por lo tanto, las responsabilidades de los musulmanes creyentes no son pequeñas o insignificantes.

Además, después de la construcción de esta mezquita, las responsabilidades de las personas que vienen aquí o de quienes se atribuyen a esta mezquita se han multiplicado. Tendréis que cumplir con los derechos de vuestra adoración, así como los de hacia la creación de Al-lah el Exaltado. Solo entonces seréis contados entre los guiados a los ojos de Al-lah el Exaltado. Solo entonces seréis contados entre aquellos a quienes Al-lah el Exaltado derrama su afecto. En el versículo anterior al recitado, Al-lah el Exaltado mencionó que aquellos que asocian a sus compañeros con Dios no tienen derecho a construir o poblar mezquitas, ya que sus corazones están llenos del amor de otros dioses. Además, una persona cuyo corazón está lleno del amor de otros dioses no puede cumplir los derechos de Al-lah el Exaltado, ni los derechos de Su creación.

Hay varias formas de Shirk [asociar socios con Dios]. El Mesías Prometido (as) ha declarado en una ocasión que hay varias formas de Shirk. La primera forma es la forma más común y entendida correctamente en la que una persona, unas piedras, objetos sin vida, energías y dioses y diosas imaginarios son considerados dioses. El Mesías Prometido (as) afirma que a pesar de que esta forma de Shirk está presente en el mundo de hoy (y es visible), las personas han comenzado a ver esta forma de Shirk con disgusto, ya que esta es la edad de la razón y la comprensión. Aunque este Shirk está presente, el conocimiento ha permitido a las personas usar la lógica para rechazar el hecho de que estos ídolos hechos de piedra pueden hacer cualquier cosa por nosotros. El Mesías Prometido (as) afirma además que hay otra forma de Shirk, que envenena sutilmente a la gente y aumenta continuamente en esta era. Esto se refiere al hecho de que las personas ya no tienen ninguna confianza y fe en Al-lah el Exaltado. El Mesías Prometido (as) elaboró este hecho de la siguiente manera que, en comparación con Al-lah el Exaltado, las personas tienen más confianza y fe en otros objetos y medios. Están más inclinados hacia sus empleos, sus negocios y sus esfuerzos y compromisos mundanos. Esta es la razón por la que las personas no ponen atención a sus oraciones y por la que no prestan atención a la población de mezquitas. Por lo tanto, debemos orar y suplicar humildemente ante Al-lah el Exaltado que “¡Oh Señor! Haznos creyentes en el verdadero sentido “ dado que convertirse en un creyente es meramente alcanzable a través de las bendiciones de Al-lah el Exaltado y solo podemos alcanzar este rango si suplicamos por ello. No debemos alegrarnos por el simple hecho de que hemos construido una mezquita muy hermosa en la ciudad de Filadelfia. Más bien, deberíamos cumplir sus derechos y cuando nos presentemos ante Al-lah el Todopoderoso, debemos escuchar las palabras de que estas son las personas que construyeron una mezquita por Al-lah el Exaltado y también trataron de cumplir sus derechos. Por lo tanto, estas personas se cuentan entre las personas guiadas y aquellas personas con las que Al-lah está complacido y feliz.

Por lo tanto, debemos esforzarnos por desarrollar este pensamiento dentro de nosotros. Una vez que hemos desarrollado este pensamiento y una vez nos esforzamos por actuar en consecuencia: experimentaremos las bendiciones y bondades de esta mezquita en este mundo; nuestros hijos y descendientes permanecerán unidos a su religión; estaremos entre aquellos que están difundiendo el mensaje de Al-lah el Exaltado en este área y ciudad; Estaremos entre los que establezcan la unidad de Dios en el mundo y seremos quienes ondearemos la bandera del Santo Profeta (sa) en todo el mundo. El Mesías Prometido (as) ha mencionado un propósito de la construcción de una mezquita en las siguientes palabras: debéis construir una mezquita en cualquier lugar donde deseeís difundir la verdadera enseñanza y el mensaje del islam. El Mesías Prometido (as) dice: “En la actualidad, nuestra Yamaat tiene una gran necesidad de mezquitas. Esta es una casa de Dios. En cualquier pueblo o ciudad en que se construya una mezquita nuestra, puede considerar que se han sentado las bases del progreso de la Yamaat. Si deseáis difundir el islam en una aldea o ciudad donde se pueden encontrar pocos musulmanes, o si no son musulmanes, deberíais construir una mezquita y Dios atraerá a los musulmanes allí mismo. Sin embargo, esto no se puede lograr simplemente construyendo una mezquita”.

El Mesías Prometido (as) dice que “la condición es que cuando se construye una mezquita, la intención debe ser sincera.” La mezquita debe construirse con total sinceridad y no por presunción. El Mesías Prometido (as) declara que debe hacerse simplemente por el bien de Al-lah. Los intereses personales o la maldad no deben de tener nada que ver con ello. Solo entonces Dios dará Sus Bendiciones. Por lo tanto, siempre debemos tener en cuenta el hecho de que cuando construimos mezquitas y ofrecemos sacrificios financieros para la construcción de las mezquitas, no debe haber ningún indicio de ostentación. Más bien, nuestra intención debe ser que, una vez construida la mezquita, alcancemos los bienes de la adoración y de esta manera nuestras futuras generaciones permanezcan protegidas y unidas a la religión.

Así, junto con la construcción y la convivencia en esta mezquita, sobre los hombros de sus residentes recae ahora otra gran responsabilidad, que es hacer de esta mezquita un medio para difundir el verdadero mensaje del Islam en esta ciudad. Se dice que en esta ciudad hay 47 mezquitas o centros de oración. Sin embargo, esta es la primera mezquita construida con este propósito. Por lo tanto, dado que este edificio se ha construido como mezquita, el propósito no es explicarle a la gente cuál es la forma verdadera de una mezquita. Por el contrario, hay que hacerles saber que la verdadera imagen de las hermosas y pacíficas enseñanzas del Islam se presentará al mundo a través de esta mezquita. Nosotros somos los que difundimos el verdadero mensaje del Islam en el mundo, junto con las oraciones y la adoración. Ahora, seguiremos haciéndolo en mayor medida a través de nuestro ejemplo práctico. Demostrando con un ejemplo práctico las enseñanzas del Islam en este área, tenemos que aumentar la población de musulmanes áhmadis. Sin embargo, me han dicho que, exceptuando una o dos familias, nuestra población áhmadi generalmente vive a cierta distancia de aquí. Hablando con Amir Sahib, mencionó el hecho de que el área total de la parcela de la mezquita es bastante extensa y que se puede obtener permiso para la construcción dentro del recinto. Si se pueden construir pisos o casas aquí, o si se otorga permiso a los áhmadis para hacerlo, las personas pueden vivir cerca de la mezquita. En mi opinión, esta es una buena sugerencia y se debe tener en consideración. Si se puede poner en marcha esta idea, debéis intentar que las familias áhmadis se establezcan aquí. Una vez que haya una población áhmadi y vengan aquí con la intención de poblar la mezquita, se difundirá de esta manera el hermoso mensaje del Islam. Al-lah el Exaltado bendecirá entonces esta intención y, a su vez, servirá también para aumentar la población áhmadi. Insha-al-lah.

Nuestra historia nos dice que cuando Hazrat Mufti Muhammad Sadiq Sahib vino a los Estados Unidos como misionero en 1920, llegó al puerto de Filadelfia. Sin embargo, se le negó la entrada y no se le permitió entrar en el país. Fue encarcelado en un edificio junto a otros prisioneros. Como resultado de sus esfuerzos de predicación, en dos meses, quince de los prisioneros aceptaron el Islam. Además de sus esfuerzos de predicación, su ejemplo práctico, su piedad y sus oraciones también fueron clave. Por lo tanto, estas cosas son vitales en las actividades de tabligh. Además, durante su estancia aquí, se dice que aproximadamente cinco o seis mil personas se convirtieron al Ahmadíat. Hazrat Musleh Mao’ud (ra) declaró en ese momento que si esta es la cantidad de personas que ingresan en la Comunidad [Ahmadía], en pocas décadas esa cifra podría alcanzar los cientos de miles. En cualquier caso, lo cierto es que este objetivo no se consiguió debido a algún obstáculo, circunstancia o por nuestras propias deficiencias. Pero ahora tenemos la oportunidad de hacer este esfuerzo con determinación. De hecho, el mensaje llegó aquí en la época del Mesías Prometido (as), que ya mencionó en su libro Barahin-e-Ahmadía.

Además, afirma que de manera similar, también hay personas benévolas de esta Comunidad en países de habla inglesa que expresan su lealtad a ella y le cantan alabanzas. Dicen que están totalmente de acuerdo con estas enseñanzas.

El Mesías Prometido (as) dice:

“Por lo tanto, el Dr. Baker, cuyo nombre es A. George Baker, de 404 Susquehanna Avenue, Filadelfia, Estados Unidos, que había leído mi nombre y mencionado en la revista The Review of Religions, escribió un artículo que decía: “Estoy completamente de acuerdo con los pensamientos de su Imam. Ha presentado la verdadera cara del Islam al mundo, y que ya había sido presentada por el Santo Profeta (sa).”

En uno de sus informes, Hazrat Mufti Muhammad Sadiq Sahib escribe: “En los pocos días que este humilde servidor pasó en Estados Unidos, a pesar de todas las dificultades y obstáculos de los cristianos prejuiciosos, logró mucho éxito. Todo elogio pertenece a Al-lah”. Luego escribe: “En este momento, por mis esfuerzos de predicación, 29 hombres y mujeres han entrado en esta verdadera religión, cuyos nombres se presentarán junto con sus nuevos nombres islámicos.” Presentó los detalles y luego escribió: “El número uno y el dos son el Dr. George Baker Sahib y el Sr. Ahmad Anderson Sahib que han estado en contacto conmigo a través de cartas durante un tiempo y se han convertido al islam desde hace tiempo.” Ellos son musulmanes sinceros y considero que es necesario que sus nombres estén al principio de la lista.” Además, como ya he mencionado, había otros nombres en esa lista. Recientemente la tumba del Dr. Baker se localizó aquí en Filadelfia. Falleció en 1918 y fue enterrado aquí. Así que, hace aproximadamente cien años, el Ahmadíat ya había logrado llegar hasta aquí.

Sin embargo, como he mencionado, puesto que Al-lah el Todopoderoso nos ha permitido construir una hermosa mezquita en esta ciudad, ahora la comunidad junto con el misionero local con un nuevo espíritu, debe diseñar planes de predicación para que las hermosas enseñanzas del Islam se difundan en todas las direcciones, y que esta zona se convierta en una morada de paz y belleza, que haga que las personas hagan todo lo posible por venir y vivir aquí. En términos de población, esta es la sexta ciudad más grande de Estados Unidos. Si el verdadero mensaje del Islam se transmite aquí y en áreas adyacentes, insha-al-lah [si Dios quiere], de entre estas personas nacerán aquellos que son verdaderos adoradores y llenarán las mezquitas, y serán aquellos que temerán a Al-lah el Todopoderoso y serán guiados correctamente.

Por lo tanto, cada mezquita que construimos supone un gran desafío porque supone reformar nuestras condiciones estableciendo una conexión con Al-lah el Todopoderoso, mejorando nuestras condiciones prácticas y también abriendo nuevas vías para el tabligh. No debemos contentarnos con el hecho de que hemos construido una mezquita. En en esta era hemos aceptado al Devoto Ardiente del Santo Profeta (sa), que debía revivir las enseñanzas del Islam y darle nueva vida. El Mesías Prometido (as) debía eliminar todos los conceptos erróneos que las personas tenían sobre el Islam, independientemente de si estos conceptos erróneos eran el resultado de la interferencia no musulmana o la exégesis de los llamados eruditos musulmanes. Ahora es nuestra responsabilidad que aquellos que han aceptado al Mesías Prometido (as), se esfuercen al máximo, y debemos reformar nuestras condiciones utilizando todas nuestras facultades para elevar los estándares de nuestra adoración al nivel que Al-lah el Todopoderoso deseaba que lográramos, tal como nos fue descrito reiteradamente por el Mesías Prometido (as).

Me han informado que el gasto de esta mezquita es de 8,1 millones de dólares. Un tercio de la cantidad fue entregado por la Yama’at y algunos por la sede nacional, cuyos detalles presentaré más adelante. Estos 8.1 millones de dólares únicamente serán beneficiosos cuando cumplamos con el propósito de esta mezquita. A pesar de vivir lejos, o si por el momento no hay muchas personas viviendo cerca, quienquiera que resida en este área debe esforzarse por poblar esta mezquita cinco veces al día [por las oraciones]. En una ocasión, el Mesías Prometido (as) dijo: “La belleza real de una mezquita no radica en su apariencia externa, sino que se encuentra en aquellos creyentes que ofrecen sus oraciones con sinceridad. De lo contrario, todas las mezquitas están desiertas.”

En aquellos días estaban desiertas, pero hoy, debido a las consignas erróneas de los llamados eruditos, las mezquitas han pasado de ser una morada de paz a un lugar de agitación.

El Mesías Prometido (as) luego dice:

“La mezquita del Santo Profeta (sa) era pequeña; su techo estaba hecho de ramas de palmeras de dátiles y cuando llovía el agua se filtraba a través de ellas, pero reflexionad sobre las magníficas obras que tuvieron lugar en esa mezquita.” El Mesías Prometido (as) dice además: “El espíritu de una mezquita depende de sus fieles.” Además, agrega: “Es vital que las mezquitas sean construidas para la propagación de la piedad [taqwa].” Por lo tanto, si pobláis esta mezquita para la adoración con sinceridad y rectitud, entonces vuestra adoración será aceptada, y también seréis capaces de difundir el mensaje del islam a los no musulmanes de la manera correcta.

En una ocasión el Santo Profeta(sa) dijo:

“Quienquiera que entre en nuestras mezquitas con la intención de aprender cosas virtuosas, se contará entre esas personas que realizan la Yihad en el camino del Al-lah el Todopoderoso.”

Por lo tanto, este es el propósito de un verdadero musulmán. Hoy en día, el nombre del islam está empañado debido a que enseña la Yihad, y las acciones de algunos musulmanes contribuyen a esta calumnia. Sin embargo, es responsabilidad de un verdadero creyente aprender virtudes, actuar de acuerdo a estas virtudes y luego difundirlas. En esencia, realizará entonces la Yihad, y es nuestra responsabilidad cómo áhmadis realizar esta Yihad.

El Mesías Prometido (as) nos ha aconsejado reiteradamente que caminemos hacia actos virtuosos; actuemos de acuerdo a ellos y también progresemos en el taqwah [la piedad].

Así, en una ocasión el Mesías Prometido (as) dijo:

“Escuchad atentamente este testamento: Quienes ingresan a esta comunidad y forjan una conexión de devoción y sumisión, lo hacen para que puedan alcanzar las alturas supremas de la virtud, la piedad y la rectitud y estén libres de toda maldad, discordia e inmoralidad. Deben cumplir las cinco oraciones diarias y abstenerse de la falsedad. No deben ocasionar daño a través de sus palabras ni causar ningún tipo de angustia a nadie. No deben cometer ningún tipo de acto inmoral y no deben albergar ningún tipo de maldad, discordia o crueldad incluso en sus corazones.”

Además, dice:

“En resumen, no deben cometer ningún tipo de mal o vicio que pueda ser llevado a cabo o pronunciado (no deben cometer ningún pecado físico o verbalmente) no deben exhibir ninguna de estas prácticas inmorales y, de la misma manera, deben abstenerse de todos los deseos carnales o acciones excesivas. Ellos deben ser siervos de Dios puros, inofensivos y humildes de corazón y dentro de ellos no debe haber ningún rasgo envenenado. Su objetivo debería ser mostrar compasión por toda la humanidad y sentir temor de Dios. Deben purificar sus lenguas, manos y pensamientos de todo mal, impureza, deshonestidad y formas irreverentes. Deben observar las cinco oraciones diarias con la mayor atención y abstenerse de toda injusticia, crueldad, fraude, corrupción, incumplimiento de los debidos derechos y favoritismos.”

Mostrar exceso de favoritismo es incorrecto y usurpar los derechos de los demás también es incorrecto. Debemos ser más conscientes de este hecho y además, abstenernos de las malas compañías. Los jóvenes deben prestar especial atención a esto. En estos días hay diferentes maneras de tener malas compañías, bien mediante algunas plataformas de redes sociales o accediendo a cosas inmorales en foros. Estas son formas de malas compañías y debemos abstenernos de ellas.

Muchas personas han venido aquí desde Pakistán buscando asilo o están aquí con un estatus de refugiado, y necesitan especial atención. El principal objetivo de cada áhmadi no debe ser simplemente buscar los placeres mundanos y sus atractivos, más bien deberían tener una profunda preocupación por la vida futura porque sus recompensas y frutos son eternos.

El Mesías Prometido (as) escribe:

“Al-lah el Todopoderoso prepara una especie de diario para cada persona diariamente, registrando todos sus hechos” (los hechos de uno se registran a diario). “Por lo tanto, el hombre también debe preparar un registro diario de todas sus andanzas. Debería evaluar tanto las buenas como las malas acciones que comete y también las acciones que realiza, la virtud a la que se adhirió y a las que no cumplió.”

El Mesías Prometido (as) afirma además:

“Uno no solo debe preparar este registro, sino que debe reflexionar sobre él, y solo entonces uno puede esforzarse por realizar acciones virtuosas y ser contado entre los guiados ante los ojos de Al-lah el Todopoderoso.”

El Mesías Prometido (as) declara:

“Uno debe evaluar cuánto ha progresado en las buenas acciones. El hoy y el mañana nunca deben ser iguales. Quien no progresa en las buenas acciones y su hoy es igual a su mañana, está en una gran pérdida. Sin embargo, uno que cree en Al-lah el Todopoderoso y tiene una creencia perfecta en Él nunca perecerá. Por lo tanto, hay que reflexionar mucho sobre esto. Si Al-lah el Todopoderoso nos otorga Su gracia y bendiciones, entonces nos corresponde a nosotros expresar nuestra gratitud a Él.”

Por lo tanto, aquellos que han descuidado el cumplimiento de los derechos correspondientes a Al-lah el Todopoderoso y Su adoración debido a sus esfuerzos mundanos deberían prestar mucha atención a esto. Deben evaluar en qué condiciones se encuentra su práctica en armonía con el compromiso que han hecho en su Bai’at. Aquellos que han llegado recientemente deben recordar que sumergirse en las actividades mundanas no es una señal de progreso, más bien supone la destrucción de uno mismo, y siempre deben tener en cuenta el hecho de que deben dar prioridad a la fe sobre todos los aspectos mundanos. Debéis cumplir con los debidos derechos de la mezquita y también los debidos derechos de la adoración de Al-lah el Todopoderoso.

Presentaré otro extracto de los escritos del Mesías Prometido (as), en el que declara:

“Recordad que nuestra Yama’at no se ha establecido simplemente para vivir una vida como otras personas mundanas normales. No es suficiente simplemente proclamar ser un musulmán y considerar que no hay necesidad de ninguna acción, lo que desafortunadamente es ahora la situación de los musulmanes. Si se les pregunta si son musulmanes, responden: “Shukar, Alhamdu-lil-lah” [Gracias a Dios. Toda Alabanza pertenece Al-lah] y, sin embargo, no ofrecen sus oraciones ni el respeto y honor a los santos y a las sagradas instituciones de Al-lah el Todopoderoso. Por lo tanto, no deseo de ustedes que simplemente pronuncien una proclamación desde vuestras lenguas pero prácticamente no demuestren nada. Esta es una condición inútil y Al-lah el Todopoderoso ciertamente no está satisfecho con esto, y es para la reforma de esa misma condición del mundo que Al-lah el Todopoderoso me ha enviado. Así, si a pesar de forjar un vínculo conmigo, uno no reforma su condición ni progresa en sus facultades prácticas, y en su lugar considera la expresión de su lengua como suficiente, entonces tales acciones de una persona significarán que no considera necesario mi advenimiento.”

Como se mencionó anteriormente, mejorar nuestras facultades prácticas significa cumplir con los derechos de Al-lah el Todopoderoso, de Su adoración y de Su creación. Además, es propagar el mensaje del islam al mundo.

El Mesías Prometido (as) afirma además:

“Si a través de vuestra práctica deseáis demostrar que no hay necesidad de mi advenimiento, entonces, ¿cuál es el propósito de formar un vínculo conmigo? Es por eso que si establecéis una conexión conmigo, entonces debéis cumplir con el propósito y el objetivo para el que he venido. Y eso es mostrar lealtad y fidelidad a Al-lah el Todopoderoso y actuar de acuerdo a las enseñanzas del Sagrado Corán, de la misma forma que mostraron el Santo Profeta (sa) y sus Compañeros. Debéis reflexionar sobre los principios correctos establecidos en el Sagrado Corán y actuad sobre ellos. Para Al-lah el Todopoderoso no será suficiente solamente profesar una creencia verbal y luego no seguir con buenos actos y acciones. Recordad, la Comunidad que Al-lah el Todopoderoso desea establecer no puede sobrevivir sin acciones justas.

Recordad, la Comunidad que Al-lah el Todopoderoso desea establecer no puede sobrevivir sin acciones justas.” Sin acciones, una comunidad no puede sobrevivir. “Esta es esa comunidad notable, cuyo inicio comenzó en tiempos del Profeta Adán (as). No hay un solo profeta aparecido en este mundo que fracasara por hacer mención a este mensaje. Por lo tanto, debéis apreciar este mensaje, es decir, uno solamente puede demostrar que pertenece a esta comunidad justa a través de sus acciones y con ello haréis visible que sois el grupo seguidor de la verdad.”

Por lo tanto, este no es un asunto baladí, sino que requiere una gran reflexión y contemplación. Recordad siempre que las provisiones mundanas o la riqueza nunca pueden garantizar nuestra seguridad o la seguridad de nuestra progenie. De hecho, es solo por la gracia y las bendiciones de Al-lah el Todopoderoso, forjando una conexión con él, y actuando de acuerdo a Sus mandamientos, que podemos garantizar nuestra seguridad en las dos vidas. ¡Que Al-lah el Todopoderoso nos permita a cada uno de nosotros vivir nuestras vidas de acuerdo con estas enseñanzas!

Generalmente, cuando inauguro las mezquitas, menciono algunos detalles sobre su construcción, y hoy también lo haré. Los detalles son los siguientes:

El terreno para la mezquita se compró en 2007. Aproximadamente seis años después, en 2013, se iniciaron los trabajos de construcción. Durante este tiempo hubo algunos obstáculos, ya fueran justos o no, y a pesar de ello, este año se finalizó. Como he mencionado, el coste total de esta mezquita fue de 8.1 millones de dólares [US], de los cuales la Yamaat local de Filadelfia dio poco más de 2,435,000 US [dos millones cuatro ciento treinta y cinco mil dólares]; las otras Yamaats en los Estados Unidos donaron poco más de un millón doscientos cuarenta mil dólares. La contribución de la sede nacional fue poco más de cuatro millones cuatrocientos cuarenta y siete mil dólares. La sede nacional donó aproximadamente más de la mitad de la cantidad.

Inicialmente, solo se obtuvieron dos hectáreas de tierra y, posteriormente, se obtuvo una hectárea adicional. Luego, en 2015, un no musulmán, que tal vez era cristiano, regaló a la mezquita su propiedad adyacente. Independientemente de si su intención fue mundana [o lo que fuere], él lo dio a la Yamaat como caridad. Actualmente el área total del terreno es de cuatro hectáreas. Como mencioné anteriormente, aquí pueden construirse viviendas o pisos. El área cubierta de este edificio es de 21,400 metros cuadrados. Es un edificio de tres pisos. En el sótano hay una cocina, en el nivel medio se ha construido un apartamento para un misionero, y en el piso superior hay una biblioteca y oficinas. La zona de la mezquita está dividida en dos partes. Hay un salón para hombres y para mujeres, que tiene cinco mil metros cuadrados. Se ha dividido en dos usando una partición y hay espacio para que aproximadamente 350 hombres y 350 mujeres ofrezcan sus oraciones.

En esta parte del edificio se han construido aseos separados para hombres y mujeres, así como otras necesidades. Hay una sala multiusos de seis mil metros cuadrados con capacidad para setecientas personas que además puede ser utilizado para actividades deportivas. También hay oficinas de la Yama’at allí. Hay un aparcamiento asignado para cuarenta y seis automóviles, y en total, se pueden estacionar hasta ochenta y seis automóviles.

¡Que Al-lah permita que todos los ahmadis cumplan el propósito de construir una mezquita dispuesta por Al-lah el Todopoderoso, como la que acabo de mencionar, y que esta mezquita sea un hito en la difusión del verdadero mensaje del Islam en esta zona!

Send this to a friend