Califas guiados – Hazrat Umar (ra)
En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
No hay digno de ser adorado excepto Al'lah, Muhammad es el Mensajero de Al'lah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)

Califas guiados – Hazrat Umar (ra)

Califa de la Comunidad Musulmana Ahmadía

Resumen

Después de recitar el Tashahhud, el Ta’awwuz y el Surah al-Fatihah, Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad (aba) dijo que continuaría relatando incidentes de la vida de Hazrat Umar (ra) y la época de su Jilafat.

Participación de Hazrat Umar (ra) en varias expediciones

Su Santidad (aba) dijo que Hazrat Umar (ra) fue el Califa durante diez años y medio. Durante ese tiempo, conquistó varios países y regiones, como Siria, Egipto, Irán, Irak, Armenia, Azerbaiyán, etc. Durante la época de su Jilafat, Hazrat Umar (ra) acompañó al ejército musulmán en todas las expediciones, aunque no participaba en la batalla en sí, sino que proporcionaba orientación a través de los comandantes y se comunicaba con los soldados a través de cartas. Hazrat Umar (ra) decía que rezaba por las victorias del ejército musulmán durante sus oraciones.

La poderosa influencia de Hazrat Umar (ra)

Su Santidad (aba) dijo que durante una batalla con los persas, Hazrat Abu Bakr (ra) cayó enfermo. En ese momento, Hazrat Abu Bakr (ra) convocó a Hazrat Umar (ra) y le dijo que pronto iba a fallecer. Por lo tanto, dio instrucciones para que tan pronto como falleciera, Hazrat Umar (ra) anunciara a los musulmanes que debían salir a la Yihad, y que su fallecimiento no debía causar ningún retraso en el cumplimiento de sus deberes. Así, tras el fallecimiento de Hazrat Abu Bakr (ra) y su posterior conversión al ser Jalifa, Hazrat Umar (ra) pronunció un poderoso discurso animando a los musulmanes a emprender la Yihad. Se dice que un millar de personas se presentaron y dieron sus nombres para formar parte del ejército que iba a Irak. Cuando este ejército llegó a Irak, consta que el ejército había aumentado a cinco mil.

La batalla de Namariq

Su Santidad (aba) dijo que en el año 13 de la hégira tuvo lugar la Batalla de Namariq. Durante esta batalla, el comandante iraní Yaban fue capturado. Sin embargo, su captor no lo reconoció, por lo que después de que Yaban le diera una expiación, fue liberado. Más tarde, fue recapturado, sin embargo, cuando Hazrat Abu Ubaid (ra) que comandaba el ejército musulmán se enteró de que Yaban ya había sido capturado y liberado una vez, dijo que sería inapropiado que lo mantuvieran cautivo después de que hubiera pagado una expiación y hubiera sido liberado. Esto demostró la alta conducta moral del ejército musulmán.

Su Santidad (aba) dijo que después de la victoria en Namariq, Hazrat Abu Ubaid (ra) llevó su ejército a Kashgar donde se unió a un enviado existente, y allí también los musulmanes salieron victoriosos.

La batalla de Yisr

Su Santidad (aba) dijo que la Batalla de Yisr también tuvo lugar en el 13 de la Hégira , en la que los musulmanes derrotaron a los persas. Consta que el ejército musulmán contaba con diez mil personas, mientras que los persas tenían treinta mil personas y trescientos ejércitos. Hubo un río que retrasó la batalla. Posteriormente, se construyó un puente sobre el río, por lo que se conoce como la batalla de Yisr. Cuando los musulmanes estaban ganando inicialmente la batalla, el comandante persa ordenó a los elefantes que cargaran hacia delante, lo que provocó un gran caos y dispersó sus filas. Los persas continuaron su ataque y, como resultado, varios comandantes musulmanes fueron martirizados. Al enterarse de esto, Hazrat Umar (ra) reunió a la gente de Medina y dijo que la ciudad estaba expuesta y que los iraníes podían llegar a ella en cualquier momento. Hazrat Umar (ra) sugirió que debería ir a la batalla como comandante. Sin embargo, Hazart Ali (ra) lo desaconsejó. Así, Hazrat Umar (ra) envió a Hazrat Sa’d (ra) hacia Jisr con un ejército.

Su Santidad (aba) dijo que seguirá relatando la vida de Hazrat Umar (ra) en futuros sermones.

Oraciones fúnebres

Su Santidad (aba) dijo que dirigiría las oraciones fúnebres de los siguientes miembros fallecidos.

Fathi Abdus Salam Mubarak Sahib

El egipcio, Fathi Abdus Salam Mubarak Sahib, falleció recientemente. Su padre era seguidor de la secta Naksh Bandi y dedicó a su hijo a estudiar la fe. Fathi Sahib fue enviado para memorizar el Sagrado Corán. Su padre también memorizó el Sagrado Corán, y más tarde pasaría a aceptar el Ahmadíat. Se graduó como ingeniero en la Universidad de El Cairo. Más tarde se trasladó a Egipto, donde conoció el Ahmadíat, que luego luego aceptó y se unió a la Comunidad. Solía tener muchas preguntas, para las que encontró respuesta a través del Ahmadíat. Pasó a servir a la Comunidad en varias funciones. Tradujo el libro ‘La vida de Muhammad’ al árabe. También participó en varios programas de la MTA, como al-Hiwar al-Mubashir. También sirvió a la Comunidad en otras funciones y más tarde se presentó como devoto de la vida y sirvió también en esta función. Amaba mucho el Jilafat y lo consideraba la fuente y la solución de todos los problemas actuales. Poseía un profundo conocimiento ya que estudiaba constantemente diversos temas y campos del saber. Tenía una gran pasión por servir a la fe. Incluso durante su enfermedad, cuando estaba en el hospital, aunque tenía algunas dificultades para respirar, predicaba el mensaje del Islam Ahmadíat a las enfermeras.

Poseía un profundo amor por Qadian y conocía con gran detalle todos los hitos históricos. Había asistido a la Convención Anual de Qadian en 2018 y cuando llegó el momento de irse, estaba extremadamente emocionado y no quería irse. Estuvo rezando fervientemente y, más tarde, le informaron de que los organizadores se habían equivocado y aún no era el momento de irse.

Su Santidad (aba) dijo que se le había revelado al Mesías Prometido (as) que habría personas sinceras de entre los árabes que rezarían por él. Su Santidad (aba) dijo que este ejemplo de Fathi Sahib muestra que realmente hay aquellos de entre los árabes que son sinceros y rezan por el Mesías Prometido (as). Su Santidad (aba) dijo que él mismo vio el profundo amor que Fathi Sahib poseía por el Jilafat. Su Santidad (aba) dijo que Fathi Sahib era extremadamente amable e indulgente, y que si alguna vez hablaba con dureza a alguien, le pedía disculpas. A pesar de ser un gran erudito, era extremadamente humilde. Tenía una voz muy potente, que todos habrían visto durante las consignas que lanzaba al final de la Convención Anual (Yalsa Salana).

Su Santidad (aba) pedía que sus hijos siguieran sus pasos y que Al’lah elevara su posición en el paraíso.

Razia Begum Sahiba

Razia Begum Sahiba, esposa de Khalil Mubashar Sahib, antiguo misionero encargado de Canadá. A pesar de un largo periodo de enfermedad, permaneció al lado de su marido y le apoyó como una persona consagrada en todo momento. Era muy piadosa. Le sobreviven su marido, un hijo y tres hijas. Su Santidad (aba) rezó para que Al’lah la trate con perdón y misericordia y eleve su posición.

Saira Sultan Sahiba

Saira Sultan Sahiba, esposa del Dr. Sultan Mubashar Sahib. Sirvió a la Comunidad en varios puestos bajo la Organización Auxiliar de Mujeres Ahmadía en Pakistán. Se ocupó de los pobres, hasta el punto de que a veces ella misma se endeudaba mientras los ayudaba. Estuvo al frente de la presentación de sacrificios financieros. Poseía muchas cualidades virtuosas. Su Santidad (aba) rezó para que Al’lah la tratara con perdón y misericordia. Su Santidad (aba) rezó por sus dos hijos y su marido, para que Al’lah les conceda paciencia y fortaleza.

Ghusoon al-Mahzawani Sahiba

Ghusoon al-Mahzawani Sahiba era originaria de Siria y actualmente residía en Turquía. Sirvió a la Comunidad como Presidenta de la Organización Auxiliar de Mujeres Ahmadía. Poseía muchas cualidades virtuosas y era querida por todos. Su Santidad (aba) rezó para que Al’lah la trate con perdón y misericordia y eleve su posición.

Resumen preparado por The Review of Religions.

Suscríbete y recibe contenido exclusivo

Recibirás cada semana las últimas novedades de la Comunidad Musulmana Ahmadía directamente en tu mail. ¡Prometo no spamearte!

Share via