Julafa-e-Rashidin: Los Jalifas rectamente guiados
En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
No hay digno de ser adorado excepto Al'lah, Muhammad es el Mensajero de Al'lah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)

Julafa-e-Rashidin: Los Jalifas rectamente guiados

Majeed A. Mian, Al-Nahl, Spring 1995.

Los cuatro Jalifas del Santo Profeta, la paz y las bendiciones de Dios sean con él, son conocidos como los Julafa-e-Rashidin, o los “sucesores correctamente guiados”. El siguiente artículo es un breve relato de las vidas y logros de esos Jalifas, que Dios esté complacido con ellos.

Hazrat Abu Bakr Siddiq (ra)

El nombre personal de Hazrat Abu Bakr, que Dios esté contento con él, era Abdul’lah, pero respecto a su paternidad era conocido como Abu Bakr. Su padre era conocido como Abu Qahafah y su madre como Ummul-Jair Salma. Su linaje se remonta al Santo Profeta (sa), a la sexta generación antes de él.

Nació en La Meca, una sub tribu de los Quraish, en el 572 d.C. y se crió allí. Cuando alcanzó la mayoría de edad, se convirtió en un comerciante de tejidos. Era un amigo cercano del Santo Profeta (sa), y fue el primero entre los hombres en confirmar la verdad de la afirmación del Santo Profeta (sa); y así se ganó el título de Siddiq (el Veraz). A lo largo de su vida, permaneció totalmente dedicado al servicio del Islam. Se aferró a la compañía del Santo Profeta (sa), y permaneció a su lado tanto en tiempos de paz como de guerra. El Santo Profeta (sa), buscaba su sabio consejo en casi todos los asuntos, cuando el consejo era necesario. Acompañó al Santo Profeta (sa), durante su viaje migratorio (Hégira) de La Meca a Medina. Fue el único Compañero del Santo Profeta, la paz y bendiciones de Dios sean con él, en la cueva de Tahur, donde ambos se refugiaron durante este viaje. El Sagrado Corán lo menciona en el capítulo 9, versículo 40 (Al-Tauba).

Siempre trató de superar a los demás en los sacrificios financieros. Una vez, para la batalla de Mauta, el Santo Profeta (sa), necesitaba urgentemente una contribución financiera. Hazrat ‘Umar, que Dios esté complacido con él, presentó la mitad de sus pertenencias, mientras que Hazrat Abu Bakr, que Dios esté complacido con él, trajo todo lo que tenía en su casa al Santo Profeta, que (sa).

El Santo Profeta (sa) se casó con la hija de Abu Bakr, Hazrat ‘Aisha, que Dios esté complacido con ella. También, después del Hayaatul-Wida (la última peregrinación), cuando el Santo Profeta, la paz y bendiciones de Dios sean sobre él, cayó gravemente enfermo, instruyó a Hazrat Abu Bakr, que Dios esté complacido con él, para dirigir las oraciones diarias. Era uno de los diez Compañeros benditos a los que el Santo Profeta (sa) había dado la buena nueva de que habían sido recompensados con el Paraíso.

Después de la triste desaparición del Santo Profeta (sa) Hazrat Abu Bakr, que Dios esté complacido con él, fue elegido como el primer Jalifa. Tuvo que lidiar con una situación extremadamente difícil, desarrollada debido a la repentina desaparición del Santo Profeta, la paz y las bendiciones de Dios sean con él. En este sentido, el primer problema fue que algunas de las tribus renunciaron al Islam, simplemente porque sus jefes tribales no consideraron necesario permanecer leales al sucesor del Santo Profeta, la paz y las bendiciones de Dios sean con él. No sólo eso, sino que empezaron a prepararse para atacar Medina, para acabar con la recién establecida institución del Jalifato. Hazrat Abu Bakr, que Dios esté complacido con él, después de conocer sus intenciones, envió tropas y logró suprimir su rebelión.

El segundo gran problema al que se enfrentó Hazrat Abu Bakr Siddiq, que Dios esté complacido con él, es que muchas personas se negaron a pagar el Zakat, que es esencial para satisfacer las necesidades del Estado Islámico y cuidar de los pobres. Hazrat Abu Bakr, que Dios esté complacido con él, prometió recoger el Zakat de todos y tomó todas las medidas necesarias para lograr este objetivo. Pero el más peligroso de todos los problemas fue que un número de personas ambiciosas que se hacían pasar por profetas, empezaron a planear una rebelión contra el Estado Islámico. Musailma y Aswad Ansi, levantaron grandes ejércitos y capturaron parte del territorio musulmán. Hazrat Abu Bakr, que Dios esté complacido con él, se apresuró a luchar contra estos falsos profetas rebeldes. A pesar de los escasos recursos, Dios le concedió la victoria contra los malhechores.

Después de tratar con éxito los desórdenes internos, Hazrat Abu Bakr, que Dios esté complacido con él, se dirigió a los enemigos externos que amenazaban la seguridad del Estado Islámico. El ejército musulmán, bajo el mando de Jalid Bin Walid, que Dios esté complacido con él, derrotó una rebelión en Bahrein. Entonces fueron derrotados los persas, que habían apoyado a los rebeldes de Bahrein. El ejército musulmán también derrotó al ejército romano en las batallas de Ajnadan y Yarmuk, y así toda Siria cayó bajo el control del Estado Islámico.

Otro gran logro de su Jalifato fue la recopilación del Sagrado Corán en un solo volumen. Aunque la escritura y el arreglo del Sagrado Corán se hizo bajo la supervisión del mismo Santo Profeta, la paz y las bendiciones de Dios sean sobre él, sin embargo fue escrito en varias piezas de piel, hojas y pizarra. Hazrat Abu Bakr, que Dios esté complacido con él, reunió todos estos trozos de escritos en un solo Libro, y reorganizó a los Hufaz (aquellos que memorizaron el Santo Corán) de una manera sistemática para la preservación del Noble Corán.

Hazrat Abu Bakr, que Dios esté complacido con él, murió el 23 de agosto de 634 DC, tras estar enfermo durante quince días. Permaneció en el Jalifato por un periodo de poco más de dos años. Durante su Jalifato, Hazrat Abu Bakr, que Dios esté complacido con él, aseguró con éxito la integridad del Estado Islámico contra todos los desórdenes internos y los enemigos externos. Además, logró unir a los musulmanes bajo el sistema de Jalifato.

Hazrat Abu Bakr, que Dios esté complacido con él, amó al Santo Profeta (sa) tan profundamente que, incluso después de la muerte del Santo Profeta (sa) Hazrat Abu Bakr tuvo mucho cuidado de llevar a cabo sus deseos. Durante los últimos días de su vida, el Santo Profeta (sa) levantó un ejército:

“¿qué autoridad tiene el hijo de Abu Qahafa, para detener lo que fue iniciado por el Santo Profeta, la paz y las bendiciones de Dios sean con él?”.

Hazrat ‘Umar Faruq (ra)

Su nombre personal era ‘Umar, Faruq era su título, e Ibn-ul-Jatab, su apellido. Nació en el 581 d.C. en La Meca y pertenecía a una familia noble de los Quraish. Era un renombrado hombre de negocios y solía liderar delegaciones comerciales a Siria e Irak. Cuando el Santo Profeta, la paz y las bendiciones de Dios sean sobre él, anunció su afirmación de ser Profeta, se convirtió en un feroz oponente del Islam. Tanto así, que un día tomó su espada y dejó su casa con la intención de matar al Santo Profeta, la paz y las bendiciones de Dios sean con él. En su camino, alguien le dijo que primero tratara con su propia hermana y cuñado, que ya habían aceptado el Islam. Fue directo a ellos y llamó a su puerta, pudo escuchar el Sagrado Corán siendo recitado en la casa. Esto lo enfureció y comenzó a golpear a su cuñado, e hirió a su hermana que trataba de proteger a su marido. Su hermana herida dijo con una voz resuelta:

“¡’Umar! Puedes golpearnos tanto como quieras, pero no vamos a renunciar a nuestra fe”.

Esto lo hizo calmarse y les pidió que recitaran una porción del Santo Corán para él. Estaba tan conmovido por los versos coránicos que sus ojos se llenaron de lágrimas. Fue directo al Santo Profeta (sa) y aceptó el Islam en sus manos. Como era un hombre fuerte, intrépido e influyente de La Meca, demostró ser una fuente de fuerza para los musulmanes. Este cambio milagroso en Hazrat ‘Umar, que Dios esté complacido con él, fue de hecho el resultado de las oraciones del Santo Profeta (sa) por él.

Hazrat ‘Umar, que Dios esté complacido con él, sacrificó su riqueza y dedicó su vida por la causa del Islam. Era una persona inteligente y temerosa de Dios. Participó en casi todas las batallas junto con el Santo Profeta (sa) que solía consultarle en muchos asuntos importantes. También fue uno de los diez Compañeros benditos a los que el Santo Profeta (sa) había dado la buena nueva de que habían sido recompensados con el Paraíso.

Hazrat ‘Umar Bin Jatab fue el segundo sucesor del Santo Profeta, la paz y las bendiciones de Dios sean con él. Durante los diez años de su Jalifato, el Estado Islámico se expandió y progresó ampliamente. La paz y la prosperidad prevalecieron en todo el territorio del Estado. Durante el período de su Jalifato, los musulmanes tuvieron que luchar en varias batallas contra Irán, Irak, Siria y Egipto. Como resultado de esto, vastas áreas de estos países quedaron bajo el dominio musulmán. Cuando la ciudad de Jerusalén, en Palestina, fue conquistada por los musulmanes en el 17 después de la Hégira, el propio Hazrat ‘Umar visitó la ciudad a petición de los romanos, y firmó un tratado entre los musulmanes y el pueblo de Jerusalén.

Aparte de la conquista de vastas áreas, Hazrat ‘Umar, que Dios esté complacido con él, prestó plena atención al bienestar de su pueblo. Fue capaz de establecer un espléndido sistema de administración para el Estado Islámico y su Jalifato marcó un período de oro en la historia del Islam. Algunos de sus principales logros en este campo son:

  1. Establecimiento del Majlis Shura, un comité de asesoramiento del Jalifa.
  2. División de todo el Estado Islámico en provincias, para facilitar la administración.
  3. Establecimiento de un departamento de finanzas, construcción de escuelas y mezquitas en diferentes partes del Estado.
  4. Introducción del Calendario Islámico de la Hégira

Hazrat ‘Umar, que Dios esté complacido con él, era un hombre piadoso, amable y perspicaz. Poseía las finas cualidades de valentía, honestidad y simplicidad. Estaba tan preocupado por el bienestar de su gente que solía ir de incógnito por la ciudad de Medina por la noche, para ver por sí mismo si alguien necesitaba ayuda. Una vez, durante su patrulla nocturna, observó a una mujer cocinando algo en una olla mientras sus hijos lloraban a su alrededor. Se enteró por la mujer que sus hijos tuvieron hambre durante dos días y la olla se incendió sólo para consolarlos, puesto que no contenía comida. Hazrat ‘Umar, que Dios esté complacido con él, fue inmediatamente a la Tesorería del Estado y él mismo trajo todos los alimentos necesarios para la mujer. En su camino, uno de sus sirvientes se ofreció a llevar la carga, pero lo detuvo diciendo: “el Día del Juicio Final no llevarás mi carga”. La mujer, que no había visto antes a Hazrat ‘Umar, estaba tan contenta que rezó en voz alta por él diciendo: “que Al’lah te haga el Jalifa en lugar de ‘Umar”. Al oír esto, Hazrat ‘Umar, que Dios esté complacido con él, comenzó a llorar y sin decir una palabra dejó el lugar.

En el año 644 d.C., Hazrat ‘Umar, que Dios esté complacido con él, fue apuñalado por un esclavo persa, mientras ofrecía sus oraciones en la mezquita. Esto resultó fatal y murió a la edad de sesenta y tres años. Fue verdaderamente un gran Jalifa, cuyo periodo de Jalifato fue sin duda un periodo dorado en la historia del Islam.

Hazrat ‘Uzmán Ghani (ra)

Hazrat ‘Uzmán Ghani, que Dios esté complacido con él, fue elegido como tercer Jalifa por el consejo nombrado por Hazrat ‘Umar, que Dios esté complacido con él, poco antes de su muerte. Pertenecía a la conocida familia Banu Umayya (la tribu Umayya) de los Quraish. Su linaje se remonta al Santo Profeta, la paz y las bendiciones sean con él, a la quinta generación antes de él. Su generosidad con los pobres era tan conocida que se ganó el título de Ghani.

Hazrat ‘Uzmán, que Dios esté complacido con él, abrazó el Islam a través de la predicación de su amigo cercano, Hazrat Abu Bakr, que Dios esté complacido con él. Fue la cuarta persona que abrazó el Islam, pero se enfrentó a muchas dificultades cuando su tío empezó a perseguirlo. Emigró dos veces, primero a Abisinia y luego a Medina.

El Santo Profeta (sa) le tenía en gran estima y casó a su hija, Ruqayyah con él. Al morir ella, casó a su segunda hija, Umme Kulzum con él. Así, Hazrat ‘Uzmán fue llamado Zun-Nurain, que significa “el que tiene dos luces”.

Gastó gran parte de su riqueza en la causa del Islam. Una vez, compró un caro pozo de agua potable de buena calidad a un judío para el beneficio de los musulmanes. Para cubrir los gastos de la batalla de Tabuk, ofreció 10.000 dinares, 1.000 camellos y setenta caballos cargados con las mercancías necesarias. Era uno de los diez Compañeros benditos a los que el Santo Profeta (sa) había dado la buena nueva de que habían sido recompensados con el Paraíso.

Durante el Jalifato de Hazrat ‘Uzmán, que Dios esté complacido con él, el Imperio Islámico se expandió aún más. Una rebelión en Irán fue derrotada. En el norte, los romanos fueron una vez más derrotados por las fuerzas musulmanas lideradas por Hazrat Amir Muawi’ah. Luego los romanos llegaron por el mar para invadir Egipto, pero fueron una vez más repelidos por las fuerzas musulmanas. Como resultado de estas batallas, todo Irán, Asia Menor y Egipto quedaron bajo control musulmán. Fue durante su Jalifato que se estableció una marina y una flota islámica.

Durante los primeros seis años de su Jalifato, el Imperio Islámico no sólo se expandió, sino que su pueblo disfrutó de paz y prosperidad. Se prepararon copias estándar del Sagrado Corán a partir de las recopiladas por Hazrat Abu Bakr, que Dios esté complacido con él, y se enviaron a todas las provincias del Estado. Este fue sin duda su acto más importante. El Santo Corán, tal como lo vemos hoy, fue compilado durante su Jalifato y bajo su supervisión directa. Los últimos seis años de su Jalifato, no obstante, transcurrieron en caos y conflictos debido a las conspiraciones de ciertos grupos, incluyendo la de ‘Abdul’lah Bin Sabah, un judío que se había convertido en musulmán con la intención de debilitar el Estado Islámico.

Como resultado de esto, algunas personas de varios grupos comenzaron a presentar cargos injustificados contra Hazrat ‘Uzmán, que Dios esté complacido con él, cuyas sinceras explicaciones parecían no ser escuchadas. También, debido a su carácter extremadamente amable y gentil, estas personas rebeldes aumentaron sus travesuras. En esta peligrosa situación, Hazrat ‘Uzmán, que Dios esté complacido con él, mostró una gran tolerancia y la mayor paciencia para evitar el derramamiento de sangre de musulmanes inocentes.

Hacia el final de su Jalifato, varios grupos que querían derrocar a Hazrat ‘Uzmán, que Dios esté complacido con él, entraron en Medina. Se negó a luchar contra ellos, ya que no quería derramar la sangre de sus compañeros musulmanes. Su casa estaba rodeada por los rebeldes que exigían que se retirara, pero Hazrat ‘Uzmán, que Dios esté complacido con él, se negó a abandonar la posición dada por Dios al Jalifa por su justa y firme creencia de que un Jalifa era hecho por Dios y no por personas.

Hazrat ‘Uzmán, que Dios esté complacido con él, fue martirizado el 17 de junio de 656 d.C., a la edad de 82 años, mientras recitaba el Noble Corán. Ciertamente sacrificó su vida por la integridad del Jalifato y en el mejor interés del Islam.

Hazrat ‘Ali Bin Abi Talib (ra)

Hazrat ‘Ali, que Dios esté complacido con él, era el hijo del tío del Santo Profeta, Abu Talib. Nació en La Meca, unos veinte años después del nacimiento del Santo Profeta, la paz y las bendiciones de Dios sean con él. Su padre, Abu Talib y su madre, Fátima, fueron dos personas que cuidaron del Santo Profeta (sa) en su temprana infancia.

Cuando nació Hazrat ‘Ali, que Dios esté complacido con él, el Santo Profeta (sa) él mismo se convirtió en su guardián, ya que la posición financiera de su padre era muy precaria. Hazrat ‘Ali se quedó en la cama del Santo Profeta, que la paz y las bendiciones de Dios sean con él, la noche en que el Santo Profeta, que la paz y las bendiciones de Dios sean con él, dejó La Meca para ir a Medina. Los líderes de La Meca habían planeado arrestar y matar al Santo Profeta, la paz y las bendiciones de Dios sean con él. A la mañana siguiente, se enfurecieron cuando encontraron a Hazrat ‘Ali, que Dios esté complacido con él, en la cama, en lugar del Santo Profeta, que la paz y las bendiciones de Dios sean con él. Los líderes de La Meca no pudieron obtener ninguna información de Hazrat ‘Ali sobre el paradero del Santo Profeta (sa) a pesar de su actitud amenazadora. Así, todos sus planes para matar al Santo Profeta (sa) se vieron frustrados.

Hazrat ‘Ali, que Dios esté complacido con él, fue un valiente y hábil guerrero. Participó en casi todas las batallas junto con el Santo Profeta, la paz y las bendiciones de Dios sean con él. Era un hombre inteligente, muy culto y un piadoso compañero del Santo Profeta, la paz y las bendiciones de Dios sean con él. El Santo Profeta, la paz y las bendiciones sean de Dios con él, dijo una vez:

“soy la ciudad del conocimiento y ‘Ali es su puerta”.

Hazrat ‘Ali, que Dios esté complacido con él, estuvo casado con Hazrat Fátima, que Dios esté complacido con ella, que fue la hija favorita del Santo Profeta, la paz y las bendiciones de Dios sean con él. Además fue uno de los diez Compañeros benditos a los que el Santo Profeta (sa) había dado la buena nueva de que habían sido recompensados con el Paraíso.

Hazrat ‘Ali, que Dios esté complacido con él, fue elegido para ser el cuarto Jalifa el 23 de junio de 656 d.C., seis días después de la muerte de Hazrat ‘Uzmán, que Dios esté complacido con él. En aquellos días, no había ley ni orden en la ciudad de Medina.Por lo tanto, Hazrat ‘Ali (ra) se trasladó a la capital desde Medina a Kufa en Irak.

Tras su elección, se enfrentó a la demanda popular de los musulmanes, incluidos los influyentes Compañeros del Santo Profeta, la paz y las bendiciones de Dios sean sobre él, como Hazrat Talha, y Hazrat Zubair, que Dios esté complacido con ambos, para castigar de inmediato a los asesinos de Hazrat ‘Uzmán, que Dios esté complacido con él. Hazrat ‘Ali, que Dios esté complacido con él, anunció que su máxima prioridad era restaurar la ley y el orden en el Estado, y sólo entonces podría llevar a los asesinos de Hazrat ‘Uzmán, que Dios esté complacido con él, a la justicia. Pero Hazrat Talha y Hazrat Zubair no estaban de acuerdo con Hazrat ‘Ali, que Dios esté complacido con él, y empezaron a formar un ejército. Hazrat ‘Aisha, que Dios esté complacido con ella, que no estaba al tanto de la situación real, también se unió a Hazrat Talha y Hazrat Zubair, en un esfuerzo por castigar a los asesinos. Los tres dirigieron un pequeño ejército hacia Basra (Irak).

Hazrat ‘Ali, que Dios esté complacido con él, hizo todo lo posible para evitar la lucha y el derramamiento de sangre, pero todos sus esfuerzos fracasaron. Desafortunadamente, tuvo lugar una batalla entre sus fuerzas y las fuerzas de Hazrat ‘Aisha, que Dios esté complacido con ella. Hazrat Talha, que Dios esté complacido con él, y Hazrat Zubair, que Dios esté complacido con él, dejaron sus fuerzas incluso antes de la batalla y fueron asesinados por los oponentes. Las fuerzas de Hazrat ‘Aisha (ra) fueron abatidas, pero Hazrat ‘Ali, que Dios esté contento con él, le dio el debido respeto y se ocupó de su seguridad. Esta batalla fue llamada la batalla de Yamal (camello), porque Hazrat ‘Aisha (ra) montó un camello durante la misma. Más tarde, Hazrat ‘Aisha, que Dios esté complacido con ella, se arrepintió durante toda su vida de haber luchado contra Hazrat ‘Ali, que Dios esté complacido con él.

Después de la batalla de Yamal, Hazrat ‘Ali, que Dios esté complacido con él, instó a Amir Muawi’ah, que aún no había tomado el bai’at (juramento de iniciación) de Hazrat ‘Ali, que Dios esté complacido con él, a someterlo por el interés del islam. Pero Amir Muawi’ah se negó a someterse con el pretexto de que la sangre de Hazrat ‘Uzmán, que Dios esté complacido con él, que también pertenecía a la familia de Umayyah, debía ser vengada primero. Amir Muawi’ah, con la ayuda de Amr Bin Aas, comenzó a formar un ejército. Hazrat ‘Ali, que Dios esté complacido con él, no tuvo otra alternativa que avanzar hacia Siria para luchar contra Amir Muawi’ah. En julio del 567 d.C., los dos ejércitos se encontraron en una batalla en Saffain.

Hubo muchas bajas en ambos lados, pero la batalla terminó con un acuerdo para que el asunto fuera decidido por un comité de conciliación. Este consistía en Abu Musa al-Ashari representando a Hazrat Ali, y Amr Bin Aas representando a Amir Muawiah. Desafortunadamente, este arbitraje terminó en un fracaso porque Amr Bin se desvió de la decisión acordada con Abu Musa al-Ashari, que Dios esté complacido con él. Un gran grupo de personas, que estaban básicamente en contra de la propuesta de conciliación, se separaron de Hazrat ‘Ali, que Dios esté complacido con él, y eligieron a un Amir independiente para ellos. Este grupo se llamó jawarij, que significa “los forasteros”. Al principio, Hazrat Ali, que Dios esté complacido con él, trató de persuadirlos de que se sometieran a él, pero fracasó. Esto condujo a una feroz batalla en la que la mayoría de los jawarij murieron.

Después de su aplastante derrota, los Khawarij planeaban asesinar a Hazrat ‘Ali, que Dios esté complacido con él, Hazrat Amir Muawi’ah, y Amr Bin Aas. Los dos últimos escaparon de los atentados contra sus vidas. Hazrat ‘Ali, que Dios esté complacido con él, fue herido mortalmente por su atacante, mientras iba a la mezquita para las oraciones del fáyar. Dos días después, este valiente y piadoso Jalifa falleció. Sin duda, Hazrat ‘Ali, que Dios esté complacido con él, sacrificó su vida por la integridad del Jalifato.

Referencias

En la elaboración del artículo anterior se utilizaron los siguientes materiales:

  1. A Book of Religious Knowledge, compiled by Sheikh ‘Abdul Hadi, and published by Ahmadiyya Muslim Jama’at, Canada.
  2. Hazrat Abu Bakr Siddiq (Urdu), Published by Lajna Imaillah, Qadián.
  3. Hazrat Umar Farooq (Urdu), Published by Lajna Imaillah, Qadián.
  4. Hazrat Uthman Ghani (Urdu), Published by Lajna Imaillah, Qadián.
  5. Hazrat Ali (Urdu), Published by Lajna Imaillah, Qadián.
  6. Encyclopaedia Britannica
Suscríbete y recibe contenido exclusivo

Recibirás cada semana las últimas novedades de la Comunidad Musulmana Ahmadía directamente en tu mail. ¡Prometo no spamearte!

Share via