Refutación de las objeciones contra las mujeres musulmanas
En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
No hay digno de ser adorado excepto Al'lah, Muhammad es el Mensajero de Al'lah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)

Refutación de las objeciones contra las mujeres musulmanas

Por Reem Shraiky, Reino Unido

“Aquel que observa el ayuno durante el mes de Ramadán con Fe mientras busca su recompensa de Al´lah, tendrá sus pecados pasados perdonados”. [Bujari y Muslim].

Todas las mañanas, después de dejar a sus hijos en la escuela, camina con confianza a su trabajo, universidad o incluso de regreso a casa. Como ama de casa, sigues siendo la reina y el motor de la casa.

Puede pasar a tu alrededor que durante este viaje hay personas que no notan tu paso en absoluto, y puedes caminar junto a alguien que piensa que irradias modestia y decencia, y hay quienes se dirán a sí mismos: “Mira a esta mujer oprimida y atrasada que no entiende nada más que tener hijos y cocinar la comida”.Puede haber una ex musulmana que pasa por ti que se considera la erudita que expuso todos los errores y atrocidades del islam, o podría ser una ex mujer musulmana que tomó el feminismo como un enfoque, por lo que te mira con lástima y se dice a sí misma:

“Oh, esta pobre mujer está encarcelada dentro del velo y oprimida dentro de una sociedad puramente patriarcal, heredando la mitad de la parte de su hermano, acusada de ser un presagio en este mundo, y en el más allá termina en el fuego del infierno. ¡No solo esto, sino que incluso su Dios es masculino como todos Sus profetas y califas! Ni siquiera puede ser una imam en la mezquita”.

Ahora, ya que hay quienes pueden presentar estas acusaciones en el lugar de trabajo, la escuela, la universidad o en cualquier otro lugar, me gustaría refutarlas y probar su falsedad.

¡Comenzaré con la alegación que dice que Dios es “Él”!

Los libros divinos de las tres principales religiones del mundo: el judaísmo, el cristianismo y el islam fueron revelados originalmente a los profetas relevantes (la paz sea con ellos) en lenguas semíticas que comparten varias características gramaticales, una de las cuales es que utilizan un sistema de género masculino-femenino.

Asignan género a sustantivos, adjetivos, pronombres y verbos. Esto significa que un hablante de la lengua árabe, por ejemplo, tendrá que usar una forma diferente de verbo dependiendo de si él o ella está hablando con un hombre o una mujer. Del mismo modo, usarán masculino o femenino para objetos, partes del cuerpo, plantas y todo lo demás, ya sean sustantivos animados o inanimados, e incluso para palabras abstractas como justicia, libertad, opresión, etc. Mientras tanto, el género neutro se utiliza en la mayoría de los idiomas europeos y de otro tipo.

En árabe, Al´lah siempre se menciona en una forma masculina, esto, sin embargo, no significa que Él sea un hombre. Él no es ni hombre, ni mujer, sino que está muy por encima de la percepción y comprensión humana.

Por lo tanto, Dios Todopoderoso no tiene género. Mientras que Él creó seres vivos como hombres y mujeres por el bien de la reproducción, Al´lah el Todopoderoso enfatiza en el Sagrado Corán el hecho de que la existencia de parejas (hombre y mujer) es específica de Su creación solamente:

Él es el Creador Perfecto de los cielos y la tierra. Ha creado parejas de entre vosotros y también parejas de entre el ganado para vuestro beneficio. Con ello os multiplica. No hay nada que se parezca a Él; Él es Quien todo lo oye, Quien todo lo ve.”. (42:12)

El género femenino en el idioma árabe es solo para mujeres. Por ejemplo, si usas un verbo en forma femenina, esto significa que solo te estás dirigiendo a las mujeres y que los hombres no están incluidos en este discurso en absoluto. Esto también se aplica a los sustantivos y todas las demás categorías gramaticales.

En cuanto al género masculino en el idioma árabe, se puede usar en un sentido general, que puede ser específico solo para hombres o puede significar tanto hombres como mujeres. Entonces, cuando decimos, por ejemplo, صحابيات رسول الله صلى الله عليه وسلم significa que estamos hablando de las compañeras del Santo Profeta (sa), mientras que cuando decimos صحابة رسول الله صلى الله عليه وسلم , entonces esto podría significar solo los compañeros masculino o tanto el los compañeros masculino como el femenino.

Además, en el idioma árabe, si la conversación es sobre algo que no se puede describir como masculino o femenino, entonces se informa como masculino.

Por lo tanto, la regla básica del idioma árabe es usar la forma masculina. Este es el método lingüístico que los árabes desde la antigüedad han utilizado desde antes del islam, por lo que no hay justificación para acusar al islam de misoginia. Los árabes usan el masculino si el habla incluye ambos géneros. Un ejemplo de esto es el siguiente hadiz:

“Aquel que observa el ayuno durante el mes de Ramadán con Fe mientras busca su recompensa de Al´lah, tendrá sus pecados pasados perdonados”. [Bujari y Muslim].

Entonces, a pesar del uso de la forma masculina, este hadiz se dirige tanto a hombres como a mujeres musulmanes.

Por lo tanto, describir la palabra ‘Al´lah’ en la forma masculina no disminuye el género femenino, sino que es una necesidad lingüística.

Sin embargo, como musulmanes, sin profundizar en el lenguaje y sus reglas, nos dirigimos a Dios Todopoderoso en la forma masculina porque Él mismo ha hablado en el Sagrado Corán y en todos Sus libros divinos sobre Sí mismo en la forma masculina. Por ejemplo, Dios Todopoderoso dice:

Pues Él es quien creó los cielos y la tierra de la manera correcta; y el día que Él diga

“¡Sea!”, será. Su Palabra es la verdad, y Suyo será el Reino el día en que sea tocada la trompeta. Él es quien conoce lo invisible y lo visible. Pues Él es el Sabio, el Omnisapiente. (6:74)

Además, Dios Todopoderoso también ha negado a los ángeles el género masculino o femenino, pero Él habla de ellos en una forma masculina a lo largo del Sagrado Corán:

Y describen a los ángeles, que son siervos del Dios Clemente, como hembras. ¿Fueron acaso testigos de su creación? Entonces será registrado su testimonio y serán interrogados. (43:20)

¿Por qué nadie se opone a su masculinidad?

Por lo tanto, es necesario entender que no existe una tendencia lingüística masculina utilizada conscientemente contra las mujeres, si este fuera el caso, encontraríamos que todas las palabras que expresan el mal son femeninas.

Sin embargo, en realidad, muchas expresiones positivas son femeninas en el idioma árabe como “paraíso”, “guía”, “misericordia”, “integridad” y “sabiduría”. Por otro lado, muchas palabras negativas como “desviación”, “mentira”, “falsificación”, “engaño”, “falsedad” y “corrupción”, y sobre todo “Satanás” e “Iblis”, son masculinas y han sido abordadas en el Sagrado Corán y otros libros divinos en forma masculina, entonces, ¿por qué nadie se opone a su masculinidad?

Entonces, si el islam no es misógino, ¿por qué una mujer no puede ser enviada como Profeta, elegida como Califa o incluso nombrada como Imam?

La igualdad de género es lo que el islam presentó hace 1400 años; el Sagrado Corán enfatiza repetidamente la igualdad espiritual de hombres y mujeres. Las mujeres pueden alcanzar todas las alturas espirituales que los hombres pueden alcanzar. A lo largo del Sagrado Corán, los hombres y mujeres creyentes han sido abordados por igual. Los mandamientos son iguales para ambos, y las recompensas para ambos también son iguales:

Pero quien hace buenas obras, sea hombre o mujer, y es creyente, entrará en el Cielo y no será perjudicado ni tan siquiera en lo que ocupa el pequeño hueco que hay detrás de un hueso de dátil.” (4:125)

Los mandamientos espirituales se aplican por igual a hombres y mujeres y la manera de sobresalir en la espiritualidad es la misma para hombres y mujeres.

Las mujeres también tienen los mismos derechos políticos y sociales que los hombres. Por ejemplo, tanto los hombres como las mujeres tienen derecho a una herencia adecuada de sus padres y parientes cercanos.

El islam es un defensor de la igualdad para las mujeres. Al´lah dice en el Sagrado Corán que el hombre y la mujer fueron creados a partir de una sola alma. El islam da los mismos derechos a las mujeres que a los hombres.

Sin embargo, el islam distingue entre las diferentes responsabilidades de los hombres y de las mujeres, y esto es de acuerdo con las leyes de la naturaleza.

En cuanto a los derechos de las mujeres, el islam de hecho otorgó a las mujeres muchos derechos valiosos hace 1400 años que las mujeres en Occidente no obtuvieron hasta hace poco más de un siglo. Estos incluyen el derecho al divorcio, la herencia y la educación, así como los derechos a votar, gobernar y predicar su religión.

Además, al cumplir con sus deberes domésticos, esto es suficiente para que la mujer musulmana obtenga ese paraíso que ha sido descrito como puesto bajo sus pies como madre. No necesita trabajar o ser drenada en el mercado laboral para contribuir a los gastos de la vida.

Sin embargo, si ella elige trabajar, entonces este es un derecho legítimo para ella también, y su esposo no tiene derecho a tomar nada de su dinero. No solo esto, sino que debe proveer para ella y para sus hijos. Por lo tanto, lo que una mujer decide hacer con su dinero queda para que ella decida, ya sea lo que ganó del trabajo, obtenido como regalo o como herencia. Si ella contribuye voluntariamente a los gastos del hogar, entonces es un mero favor de ella.

Sin embargo, cuando el advenimiento del libertador de las mujeres, Muhammad (que la paz y las bendiciones de Al´lah sean con él) trajo a las mujeres musulmanas numerosos derechos, que no se sentaron pasivamente. Más bien, progresaron en todos los campos de la ciencia, la medicina, la enfermería y la religión, entre otros dominios.

De hecho, la historia islámica está llena de relatos de mujeres ilustres que mostraron una sabiduría y coraje excepcionales en momentos de dificultad, además de mujeres que fueron consideradas eminentes eruditos.

Uno de los mejores ejemplos del islam primitivo es la esposa del Santo Profeta, Hadhrat Aisha (ra), quien solía enseñar asuntos de fe a hombres y mujeres. Ella era una erudita, intérprete del Sagrado Corán y narradora de los dichos del Profeta (sa) que él mismo dijo:

Aprende la mitad de tu fe de Aisha”.

Aisha(ra) también era jurista y tenía experiencia en medicina, poesía e historia.

Hay muchos otros ejemplos de la excelencia de las mujeres musulmanas en diversos campos. Mariam al-Asturlabi fue una brillante científica y astrónoma del siglo X. También fue una reconocida fabricante de astrolabios y ayudó a promover las técnicas de navegación y cronometraje.

También tenemos a Fatima al-Fihri: fue una académica que fundó la institución educativa más antigua existente, en funcionamiento continuo y que otorga el primer título en el mundo, la Universidad de Al-Quaraouiyine en Fez, Marruecos.

A esta universidad se le atribuye la producción de muchos pensadores y científicos distinguidos, tanto musulmanes como no musulmanes. Permanece abierto hasta el día de hoy, produciendo graduados en ramas religiosas y científicas del conocimiento.

También me gustaría mencionar a la compañera del Santo Profeta (sa), Ash-Shifaa’ Al-‘Adawiyyah, quien enseñó a las mujeres a leer, escribir y caligrafía.

Practicó la medicina tan hábilmente que fue llamada Ash-Shifaa’ que significa ‘el sanador’. El segundo califa del islam, Hadrat Umar (ra)  la nombró inspectora de bazar en Medina, el equivalente a un secretario de Comercio hoy en día.

Estas mujeres de la historia islámica que he mencionado son solo la punta del iceberg.

Entonces, ¿necesita una mujer musulmana demostrar su igualdad con un hombre guiándolo en oración?,¿o ser profeta o jalifa?, algo que no tiene nada que ver con las enseñanzas islámicas. Sin embargo, en el islam, la mezquita es un espacio tanto para hombres como para mujeres, y juega un papel importante en la vida espiritual y social de ambos.

Los hombres y las mujeres deben orar en salones separados, y donde esto no es posible, las mujeres deben orar detrás de los hombres. Durante la adoración, uno debe enfocarse en Al´lah y no debe distraerse con nada más, y las posturas durante la oración en el islam hacen que sea sensato que hombres y mujeres oren por separado para que todos puedan mantenerse enfocados solo en Al´lah. Y este es el propósito de la oración.

En cuanto a ser profetas o jalifast, las mujeres son las madres de los Profetas y Jalifas, que los criaron como modelos a seguir, y si uno mira las historias de vida de los profetas, y jalifas está claro que las responsabilidades de entregar el mensaje, guiar a los creyentes en pruebas y tribulaciones, y manejar otros asuntos habrían sido difíciles para las mujeres, especialmente cuando tienen la responsabilidad de criar a las familias.

Además, las mujeres en el islam no pueden orar todos los días como los hombres, por lo que el Profeta, Jalifa e Imam deben ser los que estén disponibles todo el tiempo para cumplir con los deberes religiosos y tener la fuerza para asumir esta enorme responsabilidad. Pero no debemos olvidar que el conocimiento dado al Santo Profeta (sa) fue transmitido principalmente a través de sus esposas porque eran las observadoras más cercanas de su carácter y vida.

Una vez más, si el islam está tan a favor de la igualdad de las mujeres, ¿por qué le da la mitad de la parte de lo que su hermano recibe en herencia?

De hecho, debe enfatizarse que el Sagrado Corán no establece que la proporción de 2:1 se aplique a todos los casos de herencia; se aplica únicamente al caso de los niños. Entonces, en este caso, el hijo varón hereda el doble de la porción en comparación con la hembra. Sin embargo, cuando los padres (padre y madre) heredan de un hijo fallecido, cada uno de ellos recibe una parte igual que es una sexta parte.

Debido a las limitaciones de tiempo, solo mencionaré lo siguiente:

1 de cada 10 casos una mujer recibe una parte igual de la herencia a un hombre.

2- en otros 10 casos una mujer tiene una mayor parte de la herencia que un hombre.

3- en otros 10 casos una mujer recibe la herencia completa.

4- en 4 casos una mujer obtendrá la mitad de la parte.

Un ejemplo: una mujer murió dejando atrás a su esposo, hija, padre, madre y un hermano.

Su esposo obtendrá 1/4 (un cuarto) mientras que la hija obtendrá 1/2. El padre y la madre tendrán cada uno 1/6. El hermano no obtendrá nada.

Así que aquí:

-Una mujer (la madre) heredó la misma parte que un hombre (el padre)

-Una mujer (la hija) heredó el doble de la porción de un hombre (su padre / esposo del difunto)

-Una mujer heredó una parte, mientras que un varón, es decir, el hermano del difunto, no obtuvo nada.

Por lo tanto, una mujer puede recibir su herencia de su esposo, hijos o padres. Antes del matrimonio, sus gastos son asumidos por sus padres. Después de su matrimonio, su esposo y sus suegros se encargan de sus gastos. Si su esposo muere, los suegros deben cuidarla especialmente durante al menos un año adicional después de la muerte de su esposo.

Todas estas disposiciones se suman a las provisiones que ya se le están proporcionando a través del recibo de haq mehr, y su legítima parte de la herencia del patrimonio de su esposo. Todo esto es así como sus propias fuentes de ingresos a través del empleo, los negocios, etc. Además, el islam considera esta riqueza de la mujer como parte de sus bienes personales, y no es necesario que la gaste en su familia.

Entonces, ¿por qué se afirma que el Santo Profeta (sa) dijo que las mujeres son un presagio en este mundo y que en el más allá terminan en el fuego del infierno?

El hadiz que menciona una abundancia de mujeres en el infierno ha sido mal traducido por la gente. Ese hadiz no significa en absoluto que habría más mujeres en el infierno; más bien, el Santo Profeta (sa) dijo:

Me mostraron el infierno y vi que había una abundancia de tales mujeres que eran ingratas con sus maridos”.

Significa que la mayoría de las mujeres, que estaban en el infierno debido a sus fechorías, eran tales que eran ingratas con sus maridos. Por lo tanto, este hadiz en primer lugar no significa que habrá más mujeres que hombres en el infierno. En segundo lugar, la razón por la que esas mujeres estarán en el infierno se ha explicado claramente. Son tales mujeres que niegan repetidamente los favores de Dios Todopoderoso, que Él les otorgó a través de sus esposos.

En contraste con esto, las buenas nuevas del paraíso bajo los pies de mujeres piadosas y justas han sido dadas en hadiz, lo cual no se ha dado sobre ningún hombre. Además, el islam ha otorgado a hombres y mujeres ciertos derechos o les ha designado ciertos deberes de acuerdo con su carácter. Ha obligado al hombre a trabajar y satisfacer todas las necesidades del hogar y ha instruido a la mujer a salvaguardar la casa y a los niños y cuidar de su educación.

En cuanto al hadiz:

No hay mal presagio; pero si algo se ve afectado por un mal presagio es una casa, un caballo y una mujer”.

En este Hadiz, el Santo Profeta (sa) no dijo su propia posición sobre este asunto, sino la creencia de la gente de la época anterior al islam. Esta noción también está respaldada por una narración de Hazrat Aisha (ra), en la que informa que Hazrat Abu Hurayrah (ra) dice que el Santo Profeta (sa) dijo que los caballos, las mujeres y una casa son signos de un mal presagio.

Según la narración, Hazrat Aisha (ra) se enojó mucho por esto y dijo que el Santo Profeta (sa) nunca dijo tal cosa. Más bien había declarado que la gente de la época de la ignorancia solía considerar estas tres cosas como la causa de la desgracia. Según otra narración, Hazrat Aisha (ra) negó la declaración de Hazrat Abu Hurayrah (ra) y dijo que Hazrat Abu Hurayrah (ra) solo escuchó la última parte del discurso del Santo Profeta (sa) pero no la primera parte.

Uno de los significados de este hadiz es que esta falsa creencia de la era de la ignorancia ha sido refutada diciendo que si la casa de uno es tal que no le gusta vivir en ella, o la esposa de uno es tal que no le gusta su compañía, o si tiene un caballo cuyo paseo no le resulta agradable,  entonces debería separarse de estas cosas.

De hecho, al Santo Profeta (sa) le gustaron estas tres cosas y las alabó. Él (sa) vivía en una casa y usaba un caballo para diversos propósitos. Además, el Santo Profeta (sa) tenía una relación muy estrecha con las mujeres, por ejemplo, con su madre, esposas e hijas. El Santo Profeta (sa) dijo que el cielo está bajo los pies de una madre. Llamó a una esposa virtuosa el beneficio más valioso del mundo.

Afirmó que la educación justa de una hija es un medio para entrar en el cielo y para la salvación del infierno. Llamó al marido que trata bien a su esposa como el mejor entre los seres humanos y de todas las cosas del mundo, expresó su amor por las mujeres y el perfume como provisiones.

Del mismo modo, el Sagrado Corán describió a los caballos como un adorno para los seres humanos. Describía la expresión del extraordinario amor de  Salomón por los caballos como una causa de recuerdo de Dios. Además, refiriéndose a la extraordinaria importancia de los caballos, el Santo Profeta (sa) dijo que las bendiciones se han colocado en la frente de los caballos hasta el día del juicio.

Por lo tanto, el hecho de que el Sagrado Corán y el Santo Profeta (sa) hayan declarado que estas cosas son dignas de alabanza demuestra que la interpretación del dicho del Profeta Muhammad (sa) en discusión no puede tomarse de la manera que lo hace objetable.

Además, el Mesías Prometido (as) escribió en su libro árabe Noor-ul-Haq: “Todos los efectos están en la mano de Dios, el Exaltado, y que no hay influencia o efecto en todo el universo excepto por Su mandato, voluntad y deseo”. Es decir, los efectos piadosos y malos de todo en el mundo están en las manos de Dios Todopoderoso y nada puede afectar a los demás, buenos o malos, sin el mandato y la voluntad de Dios”.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que esto no debe llevar a la idea errónea de que el hombre no tiene nada que ver con los efectos buenos o malos de algo, y todo lo que sucede es únicamente por el mandato de Dios. Este aspecto ha sido profundamente elaborado en el Sagrado Corán, en los dichos del Profeta Muhammad(sa) y en las palabras del Mesías Prometido (as) en diferentes lugares que a medida que se realizan las acciones del pueblo, Dios el Todopoderoso manifiesta sus efectos en consecuencia.

El Mesías Prometido (as) escribe a este respecto:

Esta es una indicación de que cada acción humana es seguida por una acción correspondiente por parte de Dios. Por ejemplo, cuando una persona cierra todas las puertas y ventanas de su habitación, su acción es seguida por una acción Divina por la cual la habitación se oscurece. 

(Filosofía de las Enseñanzas del islam)

Por lo tanto, de acuerdo con las enseñanzas del Sagrado Corán, los dichos del Profeta Muhammad(sa)  y las palabras del Mesías Prometido (as) no se puede alegar que los caballos, las mujeres y los hogares, en sí mismos, son fuentes de desgracia.

Que quede claro que todas estas acusaciones comunes lanzadas contra las mujeres musulmanas no tienen peso. En la sociedad occidental, todos hemos experimentado el juicio de las personas por las que pasamos, en nuestros lugares de trabajo, escuelas o en otros lugares. Sin embargo, debemos confiar en nuestras creencias y estar agradecidos de que las verdaderas enseñanzas islámicas no nos oprimen, ¡sino que nos empoderan!

No estamos encarceladas en nuestros velos o por un patriarcado, ¡sino que hemos sido liberadas durante más de 1400 años! Muchas acusaciones han sacado de contexto ciertos elementos del islam, los han distorsionado o ignorado los matices de la lengua árabe para alimentar sus falsos conceptos erróneos y prejuicios. Que el mundo entero se dé cuenta de que el islam ha otorgado a las mujeres las mismas capacidades espirituales que a los hombres, una amplia gama de derechos y un nivel de respeto que no tiene parangón. Amin.

Suscríbete y recibe contenido exclusivo

Recibirás cada semana las últimas novedades de la Comunidad Musulmana Ahmadía directamente en tu mail. ¡Prometo no spamearte!

Share via