Un boceto de la vida del Mesías Prometido (as)
En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
No hay digno de ser adorado excepto Al'lah, Muhammad es el Mensajero de Al'lah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)

Un boceto de la vida del Mesías Prometido (as)

Amatul Hadi – Inglaterra

The Review of Religions, diciembre 1996

Los profetas logran una cercanía a Dios y una alta estación espiritual, pero es a través de su relación con la humanidad que son reconocidos. De hecho, es su ejemplo el que lleva a otros a Dios. Este mes, mientras celebramos el conocimiento y la sabiduría de su discurso pronunciado en la Gran Conferencia de las Religiones, no debemos olvidar los detalles más pequeños y sencillos de la vida cotidiana de Hazrat Mirza Ghulam Ahmad (as), incidentes que pueden parecer pequeños a primera vista, pero que sin embargo reflejan las profundidades en las que su carácter estaba inmerso en el amor del Sagrado Corán y de su maestro, el Santo Profeta (sa) del islam.

Contamos algunos breves incidentes reportados sobre la vida del fundador de la Comunidad Ahmadía relatados por algunos compañeros que pudieron observarlo de cerca. A veces encontramos enemigos acérrimos transformados en discípulos devotos, otras veces encontramos incidentes relatados que pueden parecer insignificantes para algunos hoy en día, pero que dejaron profundas impresiones en los corazones de sus seguidores y les permitieron reformar su comportamiento de acuerdo con la aprobación de su maestro. Muchos dejaron sus casas y sus pertenencias, que a veces eran bastante ricas, para ir a vivir a la pequeña y desconocida aldea de Qadian en la India, que para ellos parecía estar en el desierto, separada de cualquier ciudad principal o de las provisiones de transporte para un día de viaje. Algunos dieron literalmente sus vidas por su causa.

Con su belleza de espíritu, Hazrat Mirza Ghulam Ahmad (as) de Qadian capturó los corazones y las mentes de muchos, dejándolos indefensos en su amor por él. Es el testimonio de estos devotos compañeros lo que hace posible presentar un esbozo de su vida a través de las diversas anécdotas, observaciones, declaraciones y detalles relacionados por ellos.

Éstos, a su vez, ofrecen una comprensión de las razones de su profunda y ardiente devoción hacia Hazrat Mirza Ghulam Ahmad (as).

¿Cómo es posible que una persona nacida en una pequeña y desconocida aldea de la India, que vive en completo anonimato, se rodeó de devotos seguidores que dejaron atrás todas las cosas mundanas para estar con él, reconociéndolo como su guía y amado maestro?

Hazrat Mirza Ghulam Ahmad (as) nació en 1835 en Qadian, un pequeño pueblo situado en el distrito de Punyab en la India. Nació en una familia noble y terrateniente de Qadian. Recibió su educación de varios tutores que “no eran hombres de gran erudición y la competencia que alcanzó consistió simplemente en la lectura del persa y el árabe y en la capacidad de expresarse con fluidez en el primero y en cierta medida en el segundo”. Su educación no fue más allá”.[i]Sin embargo, también había estudiado algunos libros de medicina bajo la dirección de su padre, que era un médico experto. Junto con su amor por el estudio, Hazrat Mirza Ghulam Ahmad (as) era un devoto adorador y deseaba dedicar gran parte de su tiempo a la oración y la súplica.

Desde una temprana edad recibió revelaciones de Dios, así como visiones y sueños verdaderos. Fue en un estado de relativo aislamiento y anonimato que en 1868/69 recibió la revelación:

“Tu Dios está muy contento con lo que has hecho. Te bendecirá mucho, tanto que los reyes buscarán bendiciones en tus vestimentas.”[ii]

Esto siguió a la ocasión en que los residentes de Batala insistieron en que discutiera cierto punto con Maulvi Muhammad Hussain de Batala, pero, aunque viajó para el debate, declinó argumentar el punto encontrando nada objetable en las declaraciones de Maulvi Hussain. Fue despreciado por su negativa, pero prefirió mantener la verdad por encima de la admiración de otras personas. Esto parecía una extraña revelación en ese momento. ¿Por qué deberían los reyes buscar bendiciones en las vestiduras de alguien apenas conocido fuera de su localidad inmediata?

El flujo de revelaciones y visiones continuó, cobrando impulso, hasta que en 1882 recibió la revelación que puso de manifiesto el designio de Dios de que él, Mirza Ghulam Ahmad (as), sería el designado, el comisionado por Dios para servir a Su causa. Parte de la revelación recibida en 1882 fue la siguiente:

Dios ha puesto la bendición en ti, oh Ahmad…

Di: He sido elegido para guiar al mundo hacia el camino de la rectitud y soy el primero de los creyentes…

Te llegará ayuda de aquellos cuyos corazones Al-lah mismo ha preparado por medio de revelación.[iii]

No pasó mucho tiempo antes de que esta profecía se cumpliera. Hazrat Mirza Ghulam Ahmad (as) había escrito la primera parte de su libro Brahin-e-Ahmadía en 1880. La segunda parte, publicada en 1882, incluía la mencionada revelación relativa a su nombramiento como el Reformador Prometido de la época. Brahin-e-Ahmadía causó un gran revuelo en los círculos académicos y la gente empezó a venir a verlo tanto de cerca como de lejos. Llegaron a Qadian, un pequeño pueblo desconocido, un lugar de difícil acceso.

Hazrat Bhai Abdur Rahman (ra), que se convirtió en un compañero muy cercano del Mesías Prometido (as), describe la prueba de llegar a Qadian desde su propia experiencia cuando deseaba visitar Qadian por primera vez, alrededor de 1895.

La primera dificultad que enfrentó se debió al relativo anonimato de la pequeña aldea (de Qadian) y, habiendo localizado su paradero, la segunda gran dificultad fue la cuestión de llegar realmente allí. La ausencia de un conducto de transporte adecuado era tal que incluso encontrar un medio de transporte era una tarea difícil.

Cuando se disponía de algún transporte, éste consistía en un carro tirado por bueyes o similar, o un carro impulsado por caballos, para el cual un nombre más apropiado habría sido “¡las ruedas de la tortura!” Montar en él hacía que a uno le dolieran las costillas, le daba dolores de estómago y todo el cuerpo se sentía como si hubiera sido golpeado.

No era raro ver el caballo y el carruaje volteados en el camino trillado… ¡junto con sus pasajeros! Sin embargo, habiendo logrado el primer objetivo de encontrar un carruaje, la segunda dificultad era la desaparición del conductor que se bajaba en busca de otros pasajeros antes de estar listo para llevar a uno a Qadian. El estado de los caminos era tal que no importaba cuán sano y fuerte estuviera un animal antes de que se le encomendara la tarea de tirar de un carruaje por esta ruta, pronto se debilitaba y se ponía enfermo. La vista de estos animales a veces era tan patética que algunos pasajeros se apiadaban de ellos y preferían caminar. La temporada de lluvias hizo que las pruebas de este viaje fueran aún más horribles.[iv]

Dentro del propio Qadian la situación no era mucho mejor. En palabras de Hazrat Bhai Abdur Rahman (ra), dondequiera que se mirara había viejas ruinas, la ciudad estaba casi desierta con un aire de tristeza a su alrededor, como si estuviera en estado de luto. Había dos mercados, pero sólo de nombre, con sólo un puñado de tiendas que vendían unos pocos productos de mala calidad. La mayoría de los requisitos tenían que ser obtenidos en las dos ciudades más cercanas, Batala y Amritsar. Este era el Qadian sobre el que Dios había prometido que los hombres que había preparado a través de la revelación, vendrían en gran número, de cerca y de lejos.

El primero de estos visitantes fue Pir Sirayudin Haq Nomani (ra) quien era un líder espiritual muy conocido con muchos seguidores. Hizo una visita al Mesías Prometido en 1882 después de leer su libro Brahin-e-Ahmadía. Tan pronto como Pir Sirayudin Sahib conoció al escritor de esta obra, se llenó de alegría al encontrar en él al verdadero guía y salvador del islam. Después de esto, hizo numerosas visitas a Qadian y finalmente se instaló allí para poder estar cerca de su bendito Maestro.

Su visita a Qadian fue pronto seguida por otros que también vinieron después de leer la obra que hizo época, Brahin-e-Ahmadía. Munshi Abdullah (ra) Sahib vino de Sanur en Patiala, India, seguido por Chaudhri Rustum Ali Khan (ra) de Madar en Yulunhar, Sayyed Nasir Shah Sahib de Lahore, y muchos otros.

Tres caballeros de Kapurthala visitaron a Hazrat Mirza Ghulam Ahmad (as) en el año 1886, todos habiendo leído su trabajo académico. Uno de ellos, Munshi Zafar Ahmad (ra), secretario del Tribunal Superior de Kapurthala, cuando se hizo con un ejemplar de Barahin-e-Ahmadía lo estudió y lo leyó en voz alta a sus amigos y pronto se convirtió en un ferviente admirador del escritor de este libro. Junto con dos de sus amigos, Munshi Rure Khan y Munshi Muhammad Khan, buscaron con entusiasmo la primera oportunidad de visitar al escritor. Al conocerse, los tres amigos estaban tan fascinados con Hazrat Ahmad (as) que solicitaron que les permitiera ser sus discípulos, pero él se negó cortésmente a ello, afirmando que Dios no le había ordenado tal (eso vendría más tarde en 1889).

El gran Maulana Maulvi Nurudin (ra) de Bhera, Médico Real del Maharajá de Yammu y Cachemira, uno de los más eminentes eruditos de la India, llegó a Qadian en 1885 para ver a Hazrat Mirza Ghulam Ahmad (as), habiendo leído el libro Brahin-e-Ahmadía. Inmediatamente reconoció a Hazrat Mirza Sahib como el reformador prometido de la época y se convirtió en un ferviente admirador y un ferviente defensor. Cuando su primer encuentro llegó a su fin, Hazrat Mirza Sahib comentó: “Espero que vuelvas pronto”. Maulvi Nurudin Sahib respondió que lo haría.

En 1889 Hazrat Mirza Ghulam Ahmad (as) recibió la revelación divina:

“Entonces cuando llegue el momento pon tu confianza en Dios y construye el arca bajo Nuestra supervisión tal y como ha sido revelado. En verdad, aquellos que entran en un pacto contigo entran en un pacto con Dios; la mano de Dios está por encima de sus manos…”[v]

De acuerdo con esta revelación, Hazrat Mirza Ghulam Ahmad (as) escribió un aviso que fue ampliamente publicitado. Comenzó así: “He sido ordenado para anunciar que aquellos que buscan la verdad deben jurarme lealtad para que puedan encontrar el camino hacia la verdadera fe, la verdadera pureza y el amor de Dios. La llamada Divina a la iniciación fue respondida inmediatamente por aquellos que ya habían reconocido en Hazrat Mirza Ghulam Ahmad (as) la luz divina y se reunieron a su alrededor para ser iniciados en su mano. La primera ceremonia de iniciación tuvo lugar en Ludhiana el 23 de marzo de 1889. Hazrat Nurudin (ra), como era su deseo, se convirtió en la primera persona en ser iniciada en su mano. Vino a Qadian de nuevo en 1894 y se quedó allí permanentemente, sin volver nunca a su ciudad natal de Bhera.

La pregunta que surge naturalmente aquí es “¿Por qué? ¿Qué tenía el carácter y la personalidad del Mesías Prometido (as) que inspiró sentimientos tan profundos de amor, respeto y devoción en aquellos que se convirtieron en sus discípulos y sus seguidores que estaban preparados para dejarlo todo y venir a establecerse en Qadian para poder estar cerca de su venerado guía?

Uno de sus compañeros, Munshi Rure Khan (ra) de Kapurthala, recibió una pregunta similar del Sr. H. A. Waiter, que era secretario de la Asociación Cristiana de Jóvenes. Hizo las siguientes preguntas:

“¿Cuánto tiempo estuvo en contacto con Mirza Sahib? ¿Qué prueba de su verdad le atrajo más y qué rasgo de su carácter le impresionó más que el resto?

Munshi Sahib respondió simplemente:

“Conocí a Mirza Sahib incluso antes de que afirmase ser el Mesías. Nunca he visto un rostro tan santo y luminoso. Para mí, su apariencia luminosa y su personalidad magnética constituían la mayor prueba de su verdad. Siempre estuvimos ansiosos por ver su radiante rostro”. Entonces, recordando aquellos días, comenzó a sollozar, abrumado por la emoción.

El Sr. Waiter quedó tan impresionado por este simple incidente que lo mencionó en su libro y comentó:

“Podemos llamar iluso a Mirza Sahib, pero nunca podremos llamar impostor a alguien que ha causado una impresión tan profunda en sus discípulos”.[vi]

Hazrat Maulvi Abdul Karim (ra) de Sialkot, que era un erudito ilustrado y un orador brillante, vino a declarar el juramento de lealtad en 1889 y pronto dejó todo atrás y se fue a vivir a Qadian, en cercana compañía del Mesías Prometido (as).

Hazrat Maulvi Abdul Karim (ra) en más de una ocasión rechazó ofertas de empleo con salarios atractivos, ya que estos le habrían alejado de su amado Maestro. Se convirtió en uno de los más constantes y devotos compañeros del Mesías Prometido (as).

Cuando llegó a Qadian, el Mesías Prometido (as) le dio estancia en su propia casa en el tercer piso, mientras que el propio Mesías Prometido (as) ocupaba el segundo piso. Esta disposición de la vivienda permitió a Hazrat Maulvi Abdul Karim (ra) observar al Mesías Prometido (as) desde muy cerca y le permitió así presentar, con tanto éxito, un retrato del Mesías Prometido (as) en el que se detallaban muchos aspectos de su carácter y personalidad.

En uno de estos bocetos, escribe que el Mesías Prometido (as) poseía tal humildad y mansedumbre que es imposible poseerlas en mayor grado y pasa a relatar un incidente para ilustrar este punto.

“Hace unos años en Ludhiana, fui a dormir en un sofá en una de las habitaciones recién construidas en la casa del Hazrat Mirza Sahib. Mientras yo dormía, él estaba paseando por la habitación pero cuando me desperté, lo vi acostado en el suelo cerca de mi sofá. Al ver esto, me senté rápidamente. Entonces me preguntó muy amablemente por qué me había sentado. Le dije:

“¿Cómo puedo seguir durmiendo en un sofá cuando Su Santidad está acostado en el suelo?”

Él sonrió y dijo: “Estaba vigilando por ti. Los niños hacían ruido y yo trataba de prevenirlos, para que no te molestaran mientras dormías”.[vii]

En la mezquita el Mesías Prometido (as) no ocupaba ningún lugar de distinción y un recién llegado no podía distinguirlo de los demás por ninguna marca exterior. Siempre se sentaba a un lado de la mezquita mientras que Hazrat Maulvi Abdul Karim Sahib, que dirigía las oraciones, ocupaba el nicho central (Mihrab).

A menudo sucedía que un recién llegado, deseoso de conocer al Mesías Prometido (as) se dirigía primero hacia Hazrat Maulvi Abdul Karim (ra). Sin embargo, tales errores eran corregidos rápidamente ya sea por la propia persona o por otras personas que apuntaban en la dirección al Mesías Prometido (as).

Hazrat Maulvi Abdul Karim (ra) relata:

“Cada discípulo del Mesías Prometido (as) piensa que es particularmente amado por él y le dice lo que piensa libremente. Un hombre puede seguir contándole su historia durante horas; continúa escuchándolo con toda atención, sin importar lo tedioso que sea. A menudo sucede que otros miembros de la compañía se cansan completamente de la historia, pero ningún gesto del Mesías Prometido (as) traiciona ningún sentimiento de molestia y vejación.[viii]

El sentimiento de respeto del Mesías Prometido hacia los demás y especialmente hacia sus compañeros queda bien ilustrado por la siguiente observación de Hazrat Maulvi Abdul Karim (ra) Sahib. Él relata:

“El Mesías Prometido (as) siempre usa una forma respetuosa de dirigirse a sus seguidores cuando los llama por su nombre o cuando se dirige a ellos, los nombra respetuosamente incluso cuando están ausentes. A menudo he escuchado cuando habla con su honorable esposa que siempre menciona el nombre de una persona respetuosamente, al igual que cuando ésta está presente. Es habitual que utilice la forma “Mi hermano Hazrat Maulvi Sahib” o “Mi hermano y amigo en Dios, Maulvi Sahib”[1]. Del mismo modo, en su conversación siempre utiliza una forma como “Hazrat Maulvi Sahib dice tal y tal”.[ix]

Otro de sus compañeros profundamente devotos, Munshi Zafar Ahmad (ra) de Kapurthala ha descrito el siguiente incidente, que revela maravillosamente el alcance de la sensibilidad del Mesías Prometido por los sentimientos de los demás. Él lo relata:

“Una vez el Mesías Prometido (as) estaba sentado en el techo de la mezquita Mubarak, Qadian, esperando la llegada de algunos invitados con los que iba a comer. Un muy pobre amigo áhmadi, Mian Nizam Din Sahib de Ludhaiana, con ropas andrajosas, también estaba sentado allí a corta distancia.

Mientras tanto, llegaron algunos huéspedes acomodados y respetados que vinieron y se sentaron cerca del Mesías Prometido (as). Para hacer espacio para cada uno de ellos Mian Nizam Din Sahib tuvo que retroceder más y lo hizo hasta llegar al lugar donde se guardaban los zapatos. Cuando la comida fue traída, el Mesías Prometido (as) que había observado toda la escena, tomó un plato de comida y dirigiéndose a él dijo, “Ven, Mian Nizam Din tú y yo comeremos juntos dentro”, es decir, su habitación junto a la mezquita. En ese momento la alegría de Mian Nizam Din Sahib no tenía límites, y aquellos que se habían sentado cerca del Mesías Prometido, empujando a Mian Nizam Din Sahib más lejos, estaban debidamente mortificados.[x]

Hazrat Maulvi Abdul Karim (ra) describe un incidente que ilustra este compromiso con las necesidades de los pobres. Cuenta que una vez un gran número de mujeres del campo vinieron con sus hijos enfermos para pedir al Mesías Prometido (as) que les prescribiera medicinas. Otras mujeres también se unieron, recipiente en mano, queriendo jarabes y medicinas para ellas o sus hijos. El Mesías Prometido (as) tenía ese día para escribir un artículo importante y urgente. Yo también fui allí y me encontré con que estaba allí, activo como un europeo en su puesto, listo para servir a estas personas. Cinco o seis cajas estaban abiertas delante de él y estaba dispensando diferentes medicinas a diferentes pacientes. Esta dispensación duró unas tres horas. Cuando terminó, le dije:

“Mi Señor, este es un asunto muy problemático y de esta manera se pierde mucho tiempo de Su Santidad”.

Y él me respondió muy alegremente y con calma, diciendo:

“Este también es un trabajo sagrado. Esta es gente pobre y no hay ningún dispensario aquí. He proporcionado algunas medicinas inglesas y griegas que doy a esta gente cuando las necesitan. Este es un trabajo muy meritorio y un musulmán no debe ser negligente o indiferente en este asunto.[xi]

Los sentimientos naturales de bondad del Mesías Prometido hacia la humanidad no excluyeron ni siquiera a sus oponentes. Sheikh Yaqub All Irfani (ra) relata que una vez Lala Sharampat, que pertenecía a la Comunidad Arya (hindú) y era muy hostil al Mesías Prometido (as), cayó gravemente enfermo con un absceso maligno en su estómago, lo que le preocupó mucho, causándole la desesperación de la vida. Cuando el Mesías Prometido (as) se enteró de su enfermedad, solía ir a su humilde morada para preguntar por su salud. Lala Sharampat estaba tan cargado de ansiedad que cuando el Mesías Prometido (as) lo visitaba, solicitaba humildemente sus oraciones, a pesar de su hostilidad hacia el islam. El Mesías Prometido (as) siempre buscaba consolarlo y rezaba por él. Continuó visitándolo y rezando por él hasta que se recuperó completamente.[xii]

El mismo trato afectuoso fue otorgado a otro arya de Qadian, a saber, Lala Malawa Mal, quien en su juventud solía visitar al Mesías Prometido (as), aunque tenía prejuicios religiosos y comunitarios extremos. Varias veces el Mesías Prometido (as) le pidió que diera testimonio públicamente de los signos divinos de los que era testigo ocular, pero él siempre evadió hacerlo.

Sucedió que en 1881 Malawa Mal comenzó a sufrir de tuberculosis y su condición se volvió desesperada. En esa condición vino al Mesías Prometido (as), Malawa Mal describió su miserable situación, lloró amargamente y le suplicó humildemente que rezara por su recuperación. Esto sólo ilustra lo profundamente que Lala Malawa Mal había quedado impresionado con la piedad del Mesías Prometido (as).

El Mesías Prometido (as) se apiadó de él y rezó fervientemente por su recuperación. Sus oraciones fueron respondidas y fue informado de antemano por Dios de la recuperación de Malawa Mal. Poco después de esto se recuperó de su aflicción, que era considerada fatal en aquellos días.[xiii]

La gentileza y bondad del Mesías Prometido (as) era como un cálido rayo de sol que iluminaba todo lo que tocaba. Su trato con los niños, su actitud con los sirvientes de la casa, con los mendigos que pedían limosna, su trato con los humildes y los sencillos, en resumen, cada aspecto de su relación con los demás llevaba la marca de una persona muy consciente de la presencia divina.

Comentando la notable magnanimidad y tolerancia del Mesías Prometido (as), Hazrat Maulvi Abdul Karim (ra) cita el siguiente ejemplo. Él escribe:

“He visto cientos de veces que mientras está sentado en su habitación en el segundo piso, con las puertas cerradas como es su costumbre, ocupado en escribir un libro o absorto en la meditación, uno de sus hijos golpea fuertemente la puerta diciendo:

“Abba (padre), abre la puerta”.

Inmediatamente se levanta y abre la puerta. El niño entra en la habitación, mira a su alrededor por un rato y luego se va. El Mesías Prometido (as) vuelve a cerrar la puerta como de costumbre, pero antes de que pasen dos minutos el niño vuelve a estar en la puerta empujándola con todas sus fuerzas y gritando como antes:

“Abba, abre la puerta”.

De nuevo el Mesías Prometido (as) se levanta silenciosamente y abre la puerta. Esta vez, de nuevo, el niño se retira después de haber mirado una o dos veces en la habitación. De nuevo, el Mesías prometido (as) se pone de pie, sin una sola arruga en su rostro, cierra la puerta y vuelve a reanudar su trabajo. Pero antes de que pasen cinco minutos el niño está de nuevo en la puerta, gritando a toda voz:

“Abba, abre la puerta”.

De nuevo el Mesías prometido se levanta silenciosamente y abre la puerta. No dice una palabra sobre por qué viene, o qué quiere y qué propósito tiene al venir tan a menudo y por qué le molesta de esta manera e interfiere con su trabajo. Una vez, sentado en mi propia habitación en el piso de arriba, conté que este proceso se repetía veinte veces, pero ni una sola vez el Mesías Prometido (as) pronunció una palabra de reprimenda”.

Hazrat Maulvi Abdul Karim (ra) declara:

“He visto al Mesías Prometido (as) dedicado a escribir sobre temas difíciles e incluso a componer obras árabes de una elegancia lingüística sin igual en medio de un gran tumulto y alboroto. Niños imprudentes y sirvientas de mente sencilla se pelean a su alrededor, chillando y gritando. Pero todo esto no le molesta en absoluto y sigue escribiendo como si estuviera sentado en un lugar de soledad.

Es en estas habitaciones tan ruidosas donde se han escrito todas sus grandes e incomparables obras en árabe, persa y urdu. Una vez le pregunté cómo era capaz de pensar y escribir con tanta calma en medio de tanto ruido. Sonrió y dijo: “No presto atención a lo que sucede a mi alrededor y, por lo tanto, no me molesta”.[xiv]

Hazrat Maulvi Abdul Karim (ra) escribe:

“Similar es su actitud hacia las sirvientas de la casa. Una mujer viene a él una y otra vez y le pide lo que quiere. Él nunca le dice:

“¡Desgraciada!, ¿por qué me molestas una y otra vez? ¿Por qué no tomas todo lo que quieres de una sola vez?”

Y añade:

“Los criados se cocinan a sí mismos la comida que les gusta; tienen la mano libre como si la casa y todo lo que hay en ella fuera de su propiedad. Si alguna vez olvidan preparar comida para el Mesías Prometido (as), nunca son amonestados. No hará ni siquiera decir en un tono suave:

“¿Por qué es así?”[xv]

Los siervos iletrados le devolvieron su amabilidad con amor, afecto y lealtad. Una vez en la calurosa estación de verano, después de las oraciones del atardecer el Mesías Prometido (as) se puso muy enfermo. La gente lo atendía por todas partes. Cuando Pira, uno de sus sirvientes, se enteró de su repentina enfermedad, vino corriendo hacia él, con los pies cubiertos de barro, y corrió directamente hacia él. Alguien intentó detenerlo pero el Mesías Prometido (as) dijo:

“No lo detengas. ¿Qué sabe él sobre dónde no pisar con los pies cubiertos de barro? Ha venido con amor… déjalo venir”.[xvi]

Otro incidente es relatado por Hazrat Munshi Zafar Ahmad (ra) de Kapurthala, ilustrando la humildad del Mesías Prometido en su trato con sus semejantes, sin importar quiénes o qué eran.

Afirma que una vez el Mesías Prometido (as) regresaba de la mezquita de Aqsa en Qadian cuando Miraan Bajsh, un hombre de mente simple y confusa que sufría de delirios, lo llamó en voz alta y ruda, diciendo:

“O, Ghulam Ahmad”.

El Mesías Prometido (as) se detuvo y respondió cortésmente, diciendo:

“¡Sí!”

Miraan a veces sufría de la ilusión de que era un rey y la gente necesitaba ajustar cuentas con él. Dirigiéndose al Mesías Prometido (as), dijo:

“Escucha, deberías decir salaam”.

El Mesías Prometido (as) dijo:

‘Assalamo Alaikum’.

Miraan entonces dijo:

‘Tienes que ajustar tu cuenta’.

El Mesías Prometido tomó una moneda de su bolsillo y se la dio, lo que complació mucho a Miraan y se fue cantando. (Está registrado que mientras Hazrat Munshi Sahib narraba este evento sollozó incontrolablemente al recordar el hermoso personaje de su Santo maestro).[xvii]

El trato del Mesías Prometido con su propia familia fue un bello ejemplo de gentileza y amabilidad. Aquellos que tuvieron la ocasión de observar de cerca sus relaciones con su familia, dan testimonio de que poseía la más excelente moral en este sentido.

A menudo se oía a las sirvientas de la casa comentar que él “accedía a los deseos de su esposa”, lo cual era una práctica que no se observaba comúnmente en otros hogares. El Mesías Prometido (as) ha comentado que:

“Me parece muy vergonzoso que siendo hombres nos peleemos con mujeres…… Deberíamos tratar a las mujeres con amabilidad y delicadeza”.

Hazrat Maulvi Abdul Karim (ra) relata, en relación con la noble esposa de Hazrat Mirza Ghulam Ahmad (as):

“Su respetada esposa ha hecho su baiat (pacto de lealtad) como los demás discípulos y cree sinceramente que es un Mensajero de Dios…. En todo, ella cree que es sincero y confiable, como la mejor de entre sus discípulos”.[xviii]

El Mesías Prometido (as) se oponía mucho a golpear y reprender a los niños. Citando de nuevo a Hazrat Maulvi Abdul Karim (ra):

‘No importa lo problemáticos y traviesos que sean y por muy apremiantes que sean sus demandas irrazonables y por mucho que insistan en tener lo que no se puede conseguir, él nunca les pega ni les regaña ni muestra ningún signo de enfado’.

Hazrat Maulvi Abdul Karim (ra) afirma además:

“A menudo he visto que nada le molesta tanto como oír que alguien ha golpeado a su hijo. Un caballero aquí un día golpeó a sus hijos, como una cuestión de costumbre. Esto conmovió mucho al Mesías Prometido (as), que mandó a buscarlo y pronunció un discurso muy conmovedor”.[xix]

Se ocupó de la crianza de sus propios hijos mediante la oración y su propio ejemplo. Una vez, en la temporada de invierno, Mian Mahmud[2], que entonces era sólo un niño, puso un trozo de piedra en el bolsillo del chaleco de Hazrat Mirza Sahib y así, cada vez que se tumbara de lado se clavaba en él. Mencionó a su sirviente que últimamente sentía un dolor en las costillas. En un intento de revisar esto, el sirviente pasó su mano sobre esa área sólo para descubrir el trozo de ladrillo y lo sacó. El Mesías Prometido (as) sonrió y dijo:

‘Ahora recuerdo, Mahmud puso esto en mi bolsillo y me pidió que no lo sacara porque jugaría con él más tarde’.

Hazrat Mirza Sahib pidió que se dejara allí para cuando Mahmud quisiera reclamarlo.

‘A menudo he visto a sus propios hijos y a otros niños sentados en el mismo sofá con él, obligándole a moverse gradualmente hasta el final del sofá, y recitándole en sus cuentos infantiles -cuentos de ranas y cuervos y gorriones. Los escucha con aparente deleite, como si le estuvieran recitando algunos versos de los poemas místicos de Maulana Rumi’.[xx]

Dr. Mir Muhammad Ismail Sahib (ra) relata otra ocasión en este sentido, registrada por Hazrat Mirza Bashir Ahmad (ra), uno de los hijos del Mesías Prometido (as). Él escribe, (durante su estancia en Ludhiana):

‘Cuando el Mesías Prometido (as) publicó su afirmación de ser el Mesías yo era un niño pequeño en el tercer año de escuela. Un día, cuando fui a la escuela, algunos chicos me dijeron que el Mirza Sahib de Qadian que vive en tu casa ha afirmado que Jesús (as) ha muerto y que él es el Mesías esperado.

Dr. Sahib dijo que yo hablaba en apoyo de sus argumentos, que cómo puede ser eso cuando Jesús (as) está vivo y bajará del cielo.

De todos modos, cuando llegué a casa Hazrat Sahib estaba sentado. Me dirigí a él y le dije que había oído que decías que eras el Mesías. Dr. Sahib afirma que al oír esto el Mesías Prometido (as) se levantó en silencio y fue al armario dentro de la habitación y sacó un ejemplar de su libro Fateh Islam (La victoria del islam, que era su última obra) y me lo dio y dijo:

“Lee esto”.

Dr. Sahib añadió que esto también era una prueba de la verdad del Mesías Prometido (as) en el sentido de que se tomó muy en serio una pregunta inocente de un niño pequeño cuando podría haber dicho simplemente algo para desviar su atención”.[xxi]

Eran muchos los que acudían a rodear al Mesías Prometido (as) y deseaban acercarse a él. Entre ellos estaban los humildes y los modestos, pero también los nobles, los eruditos, el príncipe y el nawab (un conde). Venían de cerca y de lejos. Es más, vinieron frente a la severa oposición de aquellos que eran incapaces de ver la luz de la verdad.

El incidente que condujo a la aceptación del Mesías Prometido (as) por parte de Hazrat Ghulam Nabi Sahib (as) es un testimonio convincente de la fuerza de aquellos que abandonaron su oposición una vez que vislumbraron la belleza de la verdad del Mesías Prometido (as). En su lugar, se convirtieron en sus ardientes admiradores, sin importarles ni un ápice los que seguían siendo sus enemigos.

Fue en 1891 en Qadian cuando Hazrat Mirza Ghulam Ahmad (as) recibió repetidas revelaciones de que Jesús (as) de Nazaret, en cuyo segundo advenimiento creían tanto los musulmanes como los cristianos, había muerto de muerte natural y que lo que significaba su segundo advenimiento era que una persona debía aparecer en el espíritu de Jesús y que él mismo era esa persona, el Mesías Prometido (as).

Cuando recibió repetidas revelaciones que le ordenaban publicar este hecho, no tuvo más remedio que hacer lo que se le había ordenado. Se dirigió a Ludhiana y allí emitió un aviso anunciando su afirmación. Apenas se hizo el anuncio, se levantó una tormenta de oposición sin precedentes”.[xxii]

Maulvi Ghulam Nabi era un erudito muy influyente y tenía un considerable número de seguidores entre los musulmanes a los que deleitaba con su erudito conocimiento del Corán y el Hadiz. Fue durante este período de la estancia del Mesías Prometido en Ludhiana que Maulvi Ghulam Nabi solía traer consigo una multitud de personas para acampar frente a la residencia del Mesías Prometido (as) donde procedían a verter veneno contra él.

La situación de la residencia del Mesías Prometido (as) en Ludhiana era tal que no había una entrada a través de la sala de recepción de los hombres desde el lado de las damas y el Mesías Prometido (as) tenía que acercarse al área de los hombres externamente. Un día sucedió que mientras el Mesías Prometido (as) se dirigía a la sala de recepción de hombres, Munshi Ghulam Nabi vislumbró su rostro y esto lo sobrecogió por completo.

Antes de este suceso, estaba ocupado pronunciando sus habituales discursos que despertaban la animosidad del público contra el Mesías Prometido (as). Habiendo visto el rostro radiante del Mesías Prometido (as), corrió hacia él y al verlo acercarse, el Mesías Prometido (as) extendió su mano, ofreciendo saludos de paz.[3] Maulvi Sahib le devolvió el saludo, le cogió de la mano y le acompañó al interior. Una vez dentro, Maulvi Sahib no sólo se sentó cerca del Mesías Prometido (as), sino que comenzó a declararle su amor y admiración.

Siendo un erudito, naturalmente planteó muchas preguntas pertinentes relacionadas con la afirmación del Mesías Prometido sobre la muerte de Jesús (as) y sobre su propia encomienda. El Mesías Prometido (as) respondió citando referencias del Sagrado Corán, a lo que Maulvi Sahib dijo:

“Ciertamente, el Sagrado Corán está contigo”.

El Mesías Prometido (as) respondió que, si el Sagrado Corán estaba de su lado, entonces ¿de qué lado estaba Maulvi Sahib?

A esto respondió inmediatamente que estaba del lado del Mesías Prometido (as), y ante esto quiso tomar el Juramento de Iniciación. A partir de ese momento, Hazrat Maulvi Ghulam Nabi Sahib se sumergió totalmente en el amor del Mesías Prometido (as), realizando frecuentes visitas a Qadian, deseando no separarse nunca de su lado.[xxiii]

En su libro, Arbain, el Mesías Prometido (as) afirma:

“Me gustaría hacer saber a todos los musulmanes, cristianos, hindúes y arios que no tengo ningún enemigo en el mundo. Amo a la humanidad tanto como una madre afectuosa ama a sus hijos, es más, incluso más. Sólo soy enemigo de las falsas creencias y doctrinas que socavan la verdad”.

La belleza de la verdad del Mesías Prometido atrajo a gente no sólo de los musulmanes, sino también de otras creencias y credos.

Hazrat Bhai Abdur Rahman (ra), por ejemplo, se unió al rebaño de devotos seguidores del Mesías Prometido (as) cuando era un joven de unos dieciséis años. Pertenecía a una familia hindú acomodada, pero tras leer algunos de los escritos del Mesías Prometido (as), fue a verle en Qadian en 1895 y se convirtió al islam. La historia de su firmeza, lealtad y profunda devoción al Mesías Prometido (as) es una historia muy inspiradora.

Del mismo modo, Hazrat Bhai Abdur Rahim (ra) adoptó la fe del islam, abandonando las creencias sijs con las que había crecido, y prestó su juramento de fidelidad de la mano del Mesías Prometido (as) en 1894, y hubo muchos otros.

Incluso un escaso conocimiento de la historia social y comunal de la India de aquella época mostraría que tales conversiones al islam fueron actos de inmenso valor y fuerza. Era una acción parecida a una invitación a la muerte. La división étnica de la sociedad india entre hindúes, musulmanes y sijs era tan profunda que todo el ámbito social estaba teñido por ella. Por ello, cuando las personas de origen hindú o sij abandonaban sus creencias y aceptaban el islam de la mano del Mesías Prometido (as), se desataba una tormenta de reacciones contra ellos por parte de sus propias familias, que intentaban reclamar su progenie por cualquier medio, justo o sucio.

Sin embargo, la atracción de la verdad y la bondad del Mesías Prometido (as) fue tal que una vez que los conversos dieron los primeros y valientes pasos hacia el Mesías Prometido (as), ¡nunca miraron atrás!

El Profesor Raig, un renombrado astrónomo inglés de su época, vino a ver al Mesías Prometido (as) el 12 de mayo de 1908. Planteó muchas preguntas a las que el Mesías Prometido (as) dio una respuesta esclarecedora. El profesor se despidió el 18 de mayo de 1908, con el deseo de mantener más sesiones. Algunas de las conversaciones del Profesor con el Mesías Prometido (as) fueron grabadas y conservadas.[4][xxiv] Siguiendo estas reuniones con el Mesías Prometido (as), el Profesor Raig aceptó el islam y permaneció musulmán hasta el final.

También llegó a Qadian, en 1902, un noble y santo erudito del Palacio Real del Rey de Afganistán. La persona santa era Sahibzada Abdul Latif de Jost, Afganistán. Él mismo era un erudito de renombre, reconocido como el divino más eminente de Afganistán, con un gran número de seguidores propios. Se le tenía en gran estima incluso por el rey, que lo había nombrado erudito de la corte. Sahibzada Abdul Latif no carecía de riqueza material. Su patrimonio se extendía a lo largo de cien mil acres en la provincia de Jost, así como otra considerable propiedad en Bannu, en la tierra fronteriza.

En 1893 fue nombrado miembro de la Comisión Real, creada para negociar las condiciones con los británicos, y las dos partes acamparon cerca de la frontera en Parachanar. Entre el grupo de ingleses había un taquígrafo, de Peshawar, que era seguidor del Mesías Prometido (as). Era Chun Baadshah quien, viendo en Sahibzada Sahib a una persona santa y erudita, le presentó valientemente el libro del Mesías Prometido, “A’ina Kamalat-e-Islam”. Sahibzada Sahib pasó toda la noche cautivado por ese libro y por la mañana estaba convencido de que la persona profetizada por el Santo Profeta (as) del islam, como el Mesías y Mahdi era sin duda el autor de este libro.

Uno de sus discípulos más cercanos, Sayyed Abdus Sattar Sahib ha relatado que Sahibzada Sahib leyó este libro ante ellos y declaró que este es el Mahdi que iba a venir. El resto es historia. Es la historia de la percepción y el reconocimiento de la verdad, de la fuerza del amor de Sahibzada Abdul Latif (ra) Sahib por su amado maestro, el Mesías Prometido y Mahdi, un amor por el que pagó con su vida. Sin embargo, no fue el primer mártir entre los seguidores del Mesías Prometido (as).

Antes de visitar Qadian él mismo, Sahibzada Abdul Latif Sahib envió a uno de sus discípulos de confianza, Maulvi Abdur Rahman a Qadian para que observara al Mesías Prometido (as) y sus actividades y enviara de vuelta un diario con sus observaciones.

En sus viajes de regreso a Kabul, trajo para su maestro varios libros del Mesías Prometido. En 1901, en uno de esos viajes de regreso de Qadian a Afganistán, llevaba consigo algunas publicaciones del Mesías Prometido (as), incluyendo sus pronunciamientos sobre la cuestión de la Yihad. Esto fue comunicado al Rey, quien dio órdenes de arrestarlo y posteriormente fue asesinado en la cárcel al ser asfixiado con un paño. Se convirtió así en el primer mártir entre los seguidores del Mesías Prometido (as).

Sin embargo, los registros no muestran que Sahibzada Sahib fuera interrogado a raíz de este incidente y continuó enviando a otros discípulos cercanos y de confianza a Qadian con la misma misión.

Finalmente, en 1902 decidió conocer al Mesías Prometido en persona. Cuando llegó a Qadian y vio el rostro iluminado y santo del Mesías Prometido (as), fue un caso de amor a primera vista. No dudó en absoluto en aceptar a Hazrat Mirza Ghulam Ahmad (as) como el Mesías Prometido e hizo el Juramento de Lealtad de su mano. Permaneció en compañía del Mesías Prometido (as) durante varios meses y se separó de él de muy mala gana.

A su regreso a Afganistán, el Rey y el clero le pidieron que renunciara a su aceptación del Mesías Prometido (as). Se negó a rechazar las afirmaciones de Hazrat Mirza Ghulam Ahmad de ser el Mesías Prometido y el Mahdi, y como resultado el Rey de Afganistán, en connivencia con los clérigos de la Corte, ordenó su encarcelamiento, a la espera de su ejecución.

El 14 de julio de 1903, el Rey ordenó que su cuerpo, ya encadenado, fuera arrastrado por las calles de Kabul, con una cuerda atravesada por la nariz, hasta el lugar de su ejecución. La gente, en multitud, se alineó en las calles, abucheando y burlándose. En el lugar de su ejecución, fue semienterrado en la tierra y la primera piedra fue lanzada por el jefe Qadi (Magistrado), seguido por el propio rey, y luego por una lluvia de piedras (¡Oh, crueldad humana! ¿No conoces límites?).

Su cuerpo, enterrado bajo el montón de piedras, fue posteriormente enterrado en secreto por sus discípulos. Así terminó la santa vida de Sahibzada Abdul Latif Sahibzada, martirizado en el camino del amor, en el camino de Dios, fiel hasta el final.[xxv]

Comentando este episodio, el Mesías Prometido (as) escribió:

“Antes de esta tragedia había ocurrido también el asesinato de Mian Abdul Rahman, uno de mis seguidores, sobre el que Dios guardó silencio, pero no pasará por alto esta brutalidad y se verán las terribles consecuencias de este suceso. Se ha informado de que tras el asesinato del mártir fallecido por miles de piedras, se desató una epidemia de cólera en Kabul y perecieron un gran número de personas, incluidos hombres prominentes y dignatarios del estado y varios familiares del Emir. Pero eso no es todo. Se trató de un asesinato despiadado que no tiene parangón bajo el cielo. ¡Ay, qué pena! ¿Qué ha hecho este ignorante Emir (Rey)? Ha matado brutalmente a un hombre tan incomparable, inocente y justo, y ha asegurado su propia ruina. ¡Oh, tierra de Kabul! Eres testigo del atroz crimen cometido en tu suelo. ¡Oh, tierra miserable! A los ojos de Dios has sido condenada por ser el escenario de este crimen tan atroz”.[xxvi]

Nuestros lectores pueden calibrar por sí mismos la validez de esta afirmación profética.

La historia de amor y devoción de los compañeros del Mesías Prometido (as) es un testimonio vivo del hecho de que cuando la belleza de la verdad y la bondad de una persona atrae realmente, obliga a quien la contempla a seguir en el mismo camino de bondad. Esto, sin duda, es una declaración de reconocimiento y aceptación mucho más poderosa de lo que podría ser cualquier declaración verbal.

Es esta atracción irresistible la que hace que una Guía de inspiración divina sea la “ventana” a través de la cual el alma puede vislumbrar la belleza definitiva, la belleza de la verdad, la Belleza de Dios.

Hazrat Mirza Ghulam Ahmad de Qadian, el Mesías Prometido y Mahdi, siguiendo los pasos de su propio Maestro, el Santo Profeta (sa) del islam, permitió a muchos de los que le siguieron conocer a Dios. Hizo posible, y sigue haciendo posible, que una persona alcance el verdadero propósito de la vida, es decir, que “la ventana de su corazón se abra hacia Dios”.[xxvii]

[1] Sahib – Señor, es un forma respetuosa y formal para dirigirse a una persona.

[2] Hazrat Mirza Bashirudin Mahmud Ahmad, Jalifatul Masih II (ra)

[3] Assalamu alaikum wa rahmatullah

[4] https://www.alislam.org/malfoozat/professor-raig-meets-the-promised-messiah/

[i] Hadhrat Ahmad by Hazrat Mirza Bashirudin Mahmud Ahmad. Ed 1916.

[ii] Tadhkirah, pagina 13, 2018

[iii] Tadhkirah, pagina 312, 2018

[iv] Ashab-e-Ahmad by Malik Salahudin M.A., (Vol. 9).

[v] Tadhkirah, pagina 313, 2018

[vi] Ahmadiyya Movement by H. A. Waiter.

[vii] A Character Sketch of the Promised Messiah by Hadhrat Maulvi Abdul Karim Sahib, ed. 1924.

[viii] A Character Sketch of the Promised Messiah by Hadhrat Maulvi Abdul Karim Sahib, ed. 1924.

[ix] A Character Sketch of the Promised Messiah by Hadhrat Maulvi Abdul Karim Sahib, ed. 1924.

[x] Ashab-e-Ahmad, by Malik Salahudin M.A., (Vol. 4).

[xi] A Character Sketch of the Promised Messiah by Hadhrat Maulvi Abdul Karim Sahib, ed. 1924.

[xii] Seerat Masih-e-Maoud (Part II) by Hadhrat Yaqoub Ali Irfani.

[xiii] The Promised Messiah by Mirza Mubarak Ahmad.

[xiv] A Character Sketch of the Promised Messiah by Hadhrat Maulvi Abdul Karim Sahib, ed. 1924.

[xv] A Character Sketch of the Promised Messiah by Hadhrat Maulvi Abdul Karim Sahib, ed. 1924.

[xvi] Seerat Masih-e-Maoud (Part III) by Hadhrat Yaqoub Ali Irfani.

[xvii] Ashab-e-Ahmad (Vol. 4) by Malik Salahudin M.A.

[xviii] A Character Sketch of the Promised Messiah by Hadhrat Maulvi Abdul Karim Sahib, ed. 1924.

[xix] A Character Sketch of the Promised Messiah by Hadhrat Maulvi Abdul Karim Sahib, ed. 1924.

[xx] A Character Sketch of the Promised Messiah by Hadhrat Maulvi Abdul Karim Sahib, ed. 1924.

[xxi] Seerat Masih-e-Maoud (Part III) by Hadhrat Yaqoub Ali Irfani.

[xxii] Hadhrat Ahmad by Hadhrat Mirza Bashirudin Mahmud Ahmad, ed. 1916.

[xxiii] Report by Sheikh Abdur-Rahman Sahib (from Ansarullah magazine October 1995)

[xxiv] Malfuzat vol. 10 pp. 353-364 (See also Review of Religions June 1994)

[xxv] The Afghan Martyrs by B. A. Rafiq.

[xxvi] Tadhkiratush Shahadatain (Narrative of Two Martyrdoms), 1903.

[xxvii] Philosophy of the Teachings of Islam (p. 86), ed. 1989.

Suscríbete y recibe contenido exclusivo

Recibirás cada semana las últimas novedades de la Comunidad Musulmana Ahmadía directamente en tu mail. ¡Prometo no spamearte!

Share via