El propósito del advenimiento del Mesías Prometido (as)
En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
No hay digno de ser adorado excepto Al'lah, Muhammad es el Mensajero de Al'lah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)

El propósito del advenimiento del Mesías Prometido (as)

Califa de la Comunidad Musulmana Ahmadía

Después de recitar el Tashahud, el Ta’awuz y el Surah Al-Fatiha, Hazrat Jalifatul Masih V (aba) dijo:

En el día de hoy ya hemos ofrecido la oración de Eid y además es viernes. En relación a la coincidencia de Eid y la oración del viernes o yumu’ah en  el mismo día, una instrucción del Santo Profeta (sa) indica que cualquiera que desee ofrecer la oración de zohar en lugar de la oración de yumu’ah, puede hacerlo. Sin embargo, también sabemos que en una ocasión el Santo Profeta (sa) declaró que ofrecería la oración del viernes. El mismo Santo Profeta (sa) ofreció la oración de yumu’ah y por esta razón indiqué al Amir Sahib [presidente nacional del Reino Unido] que cualquiera que quisiera ofrecer la oración de zohar en congregación en lugar de la oración de yumu’ah, podía hacerlo y no tenían que ofrecer la oración de yumu’ah. Debido a las circunstancias actuales, no está permitido reunir un gran número de personas en la mezquita. Como norma general las personas están en casa y, si están libres, pueden ofrecer la oración de yumu’ah como de costumbre. Las personas que están ocupadas con el trabajo  pueden ofrecer la oración de zohar. No obstante, siguiendo lo que hizo del Santo Profeta (sa), estamos ofreciendo la oración de yumu’ah.

De forma similar, en la época de Hazrat Musleh Maud y segundo Jalifa (ra) algunas veces también coincidieron Eid-ul-Azia y la oración del viernes.  Ciertas personas comenzaron a alegar razones sobre por qué  debía ofrecerse la oración de zohar y no la oración de yumu’ah. Él respondió de forma maravillosa a aquellos que insistían en ofrecer la oración de zohar, diciendo: “Qué generoso es nuestro Señor porque nos ha concedido dos Eids. Si uno recibiera dos chapatis [pan plano sin levadura] cubiertos de mantequilla clarificada (es decir, si recibe dos trozos de pan), ¿por qué rechazaría uno de ellos? Naturalmente aceptaría ambos, a menos que hubiera una razón concreta. Así que el Santo Profeta (sa) ha permitido ofrecer la oración de zohar a quienes no pueden atender la oración de yumu’ah y nadie tiene derecho a reprocharles nada. Asimismo, para aquellos que tienen la oportunidad de ofrecer ambas oraciones, es decir, la oración de Eid y la oración de yumu’ah, nadie tiene el derecho a criticarlos o decir que no aprovecharon la flexibilidad que se les otorgaba. De hecho, hay cierta flexibilidad, pero encontramos que el ejemplo práctico del Santo Profeta (sa) fue que ofreció la oración de yumu’ah.

Por lo tanto, como mencioné anteriormente, hoy estamos ofreciendo la oración de yumu’ah, pero el sermón será breve y para ello he seleccionado algunos escritos del Mesías Prometido (as), en los que explica el propósito de su advenimiento. También ha dado unas claras directrices a su comunidad con respecto a la aceptación del Santo Profeta (sa) como Jatamun-Nabiyyin [Sello de los Profetas] y profeta vivo, y también ha explicado su alto rango y la posición del Santo Profeta (sa).

Nuestros oponentes alegan que -Dios nos perdone- nosotros rebajamos el rango del Santo Profeta (sa) al aceptar al Mesías Prometido (as). Nuestros oponentes muestran gran orgullo por haber aprobado resoluciones en las Asambleas de Pakistán, por las que obligan a pronunciar las palabras Jatamun-Nabiyyin [Sello de los Profetas] después del bendito nombre del Santo Profeta (sa). De esta manera ellos reivindican que esta es una increíble expresión de amor que tienen por el Santo Profeta (sa) y su posición. Si sus corazones realmente dan testimonio de esto y actúan siguiendo el noble ejemplo del Santo Profeta (sa), entonces esto sería sin duda un buen acto. Sin embargo, sus acciones los han llevado extremadamente lejos de las enseñanzas impartidas por el Santo Profeta (sa).

Si uno volviera a la época del Santo Profeta (sa) y adoptara las prácticas y enseñanzas que el Santo Profeta (sa) nos impartió y que él mismo siguió, ningún musulmán jamás golpearía el cuello de otro musulmán. En cambio, se apresurarían a realizar el bai’at [juramento de lealtad] al imam de esta época y ardiente devoto (el Mesías Prometido -as-) del Santo Profeta (sa). Creen que al hacer el uso de las palabras Jataman Nabiyyin [Sello de los Profetas] como algo obligatorio [según la constitución de Pakistán], prestan así un servicio sobresaliente y crean un obstáculo para los áhmadis. Estas personas cegadas por su ignorancia no saben que un áhmadi comprende el verdadero significado y el estatus de Jataman Nabiyyin, tal como nos enseñó el Mesías Prometido (as). Estas personas ni siquiera pueden acercarse al poder y al efecto que contienen las palabras del Mesías Prometido (as). Cada acción y cada momento de la vida del Mesías Prometido (sa) mostró tal amor y admiración por Hazrat Jatamul Anbiya, Muhmmad Mustafa (sa), que estas personas ni siquiera lo pueden comprender.

Con respecto a esto, hay varios escritos y dichos del Mesías Prometido (as). Ahora presentaré dos o tres a modo de ejemplo. En relación al propósito de su advenimiento y el progreso de la Comunidad, dirigiéndose a sus oponentes, el Mesías Prometido (sa) escribe:

”Dos son los propósitos de mi advenimiento. Para los musulmanes, asegurar que se establezcan firmemente sobre la justicia y la pureza. Deben convertirse en verdaderos musulmanes como desea Dios Altísimo y seguir los mandamientos de Dios Todopoderoso con completa obediencia”. El Mesias Prometido (as) luego dice que el segundo propósito de su advenimiento -en relación a los cristianos- es la ruptura de la cruz, para que la ideología que rodea a su dios falso sea refutada. Además, para que el mundo abandone por completo a este dios falso y adore al Dios Único. El Mesías Prometido (as) dice: “Después de comprender el propósito de mi advenimiento, ¿por qué estas personas continúan oponiéndose a mí? Deben recordar que cualquier acción que lleven a cabo como resultado de ser impuros y estar contaminados por las impurezas de este mundo hará que ellos mismos se vean consumidos por su propio veneno”. Si alguien tiene algún indicio de hipocresía o impureza en su corazón, entonces no habrá bendiciones en sus acciones.  El resultado será evidente inmediatamente y [esas acciones] serán en vano, y serán destruidas.  El Mesías Prometido (as) escribe: “¿Puede un mentiroso tener éxito alguna vez?

[Árabe]

“Ciertamente, Al’lah no guía a nadie que sea transgresor y mentiroso” .

El Mesías Prometido (as) declara además: “Para que un mentiroso sea destruido, su falsedad por sí sola es suficiente para que perezca (o sea, si una persona miente, su falsedad conducirá a su ruina).   No obstante, cualquier acción que se lleve a cabo con las bendiciones de Dios, el Glorioso, y Su Mensajero, y cuya semilla sea plantada por las manos de Dios Altísimo, los ángeles descienden para salvaguardarla (pues el hombre no tiene la capacidad de llevar esto a cabo)”.  Como esta Comunidad ha sido establecida por el mismo Dios Todopoderoso, Sus ángeles descenderán para protegerla.  ¿Quién tiene el poder de detenerlo esto?  Este es un desafío: cuanto más se oponen, la Comunidad Musulmana Ahmadía progresa más rápidamente, por la gracia de Al’lah.

El Mesías Prometido (as) dice: “Recordad, si mi Comunidad se ha establecido simplemente como una empresa mundana, entonces será destruida y no quedará rastro de ella.  Pero si ha sido establecida por Dios Todopoderoso, e indudablemente este es el caso, incluso si el mundo entero se levanta en su contra, la Comunidad continuará floreciendo y extendiéndose, y los ángeles la salvaguardarán”.  El Mesías Prometido (as) afirma además: “Incluso si no hubiera una sola persona conmigo y nadie me apoyara, incluso aun así estoy seguro de que esta Comunidad florecerá”.

El Mesías Prometido (as) dice: “No me importa la oposición, (ya que esta es la costumbre) y la considero necesario para el progreso de mi Comunidad. Nunca se ha dado el caso de que Dios Altísimo haya enviado a Su elegido y vicegerente a este mundo, y la gente lo haya aceptado sin ninguna oposición.  La condición de este mundo es muy peculiar, no importa cuán virtuoso sea uno, los demás no lo dejarán solo y siempre presentarán acusaciones”.  El Mesías Prometido (as) dice también: “Debido a las bendiciones de Dios Todopoderoso, nuestra Comunidad está progresando de manera extraordinaria”.

Hoy vemos que se pueden encontrar miembros sinceros que han prometido lealtad al Mesías Prometido (as) en más de 200 países del mundo.  Cuando el Mesías Prometido (as) estaba escribiendo esto, afirmó que el número de miembros sinceros era de cientos.  Hoy, por la gracia de Dios, hay cientos de miles de bai’ats cada año.

El Mesías Prometido (as) afirma: “La razón principal del establecimiento de esta Comunidad es para que la gente se desprenda de las impurezas de este mundo y viva como los ángeles, adoptando la verdadera pureza”.  Por lo tanto, es nuestro deber actuar de acuerdo con esta guía del Mesías Prometido (as) y asegurar que nuestra condición esté en línea con las verdaderas enseñanzas del islam.  Esta es la verdadera manera en que podemos derrotar a nuestros enemigos y obtener la victoria sobre ellos.

Luego, profesando su propia creencia, y la de su Comunidad, y la verdadera obediencia al Santo Profeta (sa), el Mesías Prometido (as) declara: “Os digo verdaderamente y juro por Dios Altísimo, que mi Comunidad y yo somos musulmanes, y que profesamos creer en el Santo Profeta (sa) y el Sagrado, Corán de la manera en que un verdadero musulmán debería hacerlo. Considero que la desviación del islam, incluso por un ápice, es similar a la destrucción de si mismo.  Creo que todas las bendiciones y la generosidad que se puede obtener, y la cercanía a Dios, solo pueden lograrse mediante la verdadera obediencia y el amor perfecto por el Santo Profeta (sa), y no de otra manera.  No hay camino hacia la piedad, excepto el adoptado por el Santo Profeta (sa).  De hecho, también es cierto que no creo que el Mesías (as) ascendiera corporalmente a los cielos y aún esté vivo hoy en día.  La razón de esto es que tal creencia es similar a la deshonra y la falta de respeto hacia el Santo Profeta (sa). No puedo aceptar tal insulto ni por un momento.  Todos saben que el Santo Profeta (sa) vivió hasta la edad de 63 años y luego falleció, y que su tumba está situada en Medina.  Cada año, cientos de miles de peregrinos también van allí. Si es irrespetuoso considerar que el Mesías (as) falleció, entonces pregunto, ¿cuál es la razón para aceptar tal falta de respeto e insulto al Santo Profeta (sa)?” ¿Por qué entonces se acepta que el Santo Profeta (sa) falleció y está enterrado [en Medina]?  El Mesías Prometido (como) escribe además: “Sin embargo, aceptáis felizmente que él haya fallecido. Los oradores que narran relatos sobre la vida del Santo Profeta (sa) hablan sobre su fallecimiento de una manera elocuente y, a pesar de enfrentaros a la oposición, aceptáis fácilmente que el Santo Profeta (sa) falleció”.  El Mesías Prometido (as) luego añade: “Por lo tanto, no entiendo por qué hay tanto clamor ante la mención de la muerte del Profeta Jesús (as) y por qué contemplan esto con rabia”.  Incluso hoy, hay ciertos individuos, eruditos y sectas que crean una conmoción similar ante esta creencia.  Algunos han rechazado esta noción por completo y dicen que Jesús (as) no volverá, mientras que otros creen que descenderá, pero no puede ser el Mesías Prometido (as) [i.e. Hazrat Mirza Ghulam Ahmad (as)] ya que Jesús todavía está vivo.

El Mesías Prometido (as) dice: “Tampoco tendríamos ninguna queja si también expresan una emoción similar al escuchar la mención del fallecimiento del Santo Profeta (sa). Desgraciadamente, aceptan felizmente el fallecimiento del Sello de los Profeta (sa), que es el líder de este mundo y del siguiente, y sin embargo, consideran que aquel que ni siquiera es digno de desatar los cordones de los zapatos del Santo Profeta (sa), está vivo y se enfurecen con la mera mención de su fallecimiento. Si el Santo Profeta (sa) estuviera todavía vivo, no sería un problema ya que trajo una extraordinaria guía que no tiene paralelo hasta el día de hoy y demostró un ejemplo tan perfecto como nunca se ha visto desde los tiempos de Adán hasta ahora”.

El Mesías Prometido (as) sigue diciendo:

“Os digo sinceramente que la necesidad de la llegada del Santo Profeta (sa) a este mundo fue mucho más significativa que la de Jesús (as). Además, el Santo Profeta (sa) era la encarnación de tantas bendiciones, que a su muerte los Compañeros se vieron abrumados por la intensa emoción, hasta el punto de que Hazrat ‘Umar (ra) sacó su espada de su vaina y declaró que quien dijera que el Santo Profeta (sa) había muerto, le cortaría la cabeza. Fue durante este momento de intensa pasión que Dios Altísimo concedió a Hazrat Abu Bakr (ra) una particular luz espiritual y sabiduría. Reunió a todos y pronunció un discurso, y citó el siguiente verso:

[Árabe]

“Y Muhammad no es más que un Mensajero. Ciertamente, antes que él han fallecido todos los Mensajeros”.

El Mesías Prometido (as) prosigue: “Ahora, reflexionad cuidadosamente sobre este asunto para saber por qué Hazrat Abu Bakr (ra) recitó este verso en particular con motivo de la muerte del Santo Profeta (sa); ¿cuál era su objetivo e intención? Y además, cuando todos los Compañeros estaban reunidos allí. Os digo, con la mayor convicción, que no se puede negar que los corazones de los Compañeros fueron golpeados con un dolor muy intenso por el fallecimiento del Santo Profeta (sa) y lo consideraron muy inoportuno. No podían aceptar la noticia de la muerte del Santo Profeta (sa). En tal ocasión, un Compañero tan grande y prominente como Hazrat ‘Umar (ra) no pudo contener su ira y fue sólo gracias a este verso que su ira disminuyó. Si hubiera estado convencido de que Jesús (as) seguía vivo, habría muerto allí y en ese momento. Sentía un gran amor por el Santo Profeta (sa) y no podría aceptar que, aparte de él, se le concediera a alguien más vida (en el cielo). Por consiguiente, ¿cómo podría esperar que el Santo Profeta (sa) estuviera entre los muertos y, sin embargo, que Jesús (as) estaba vivo? En otras palabras, ¿cómo pudo calmarse al escuchar el sermón de Hazrat Abu Bakr (ra)? En ese tiempo, los Compañeros caminaban por las calles de Medina recitando este verso y sentían como si este verso no hubiera sido revelado hasta ese día. Fue en esta ocasión que Hasan bin Zabit escribió el siguiente elogio:

[Árabe]

Dado que el mencionado verso había confirmado que todos los profetas anteriores al Santo Profeta (sa) habían fallecido, por lo tanto Hasan escribió que ya no se preocuparía por la muerte de nadie que muriera a partir de ahora. Que se sepa que aparte del Santo Profeta (sa), los Compañeros no podían aceptar que nadie más estuviera vivo, excepto el mismo Santo Profeta (sa). Por lo tanto, este fue el primer I’llma’a (consenso) en el mundo, después del Santo Profeta (sa) y que también da testimonio de la muerte de Jesús (as)”.

Luego elaborando más el tema sobre el estatus y rango del Santo Profeta (sa), el Mesías Prometido (as) afirma:

A través de él (es decir, el Santo Profeta), sus atributos, sus acciones y su enfático flujo de poderes espirituales y virtuosos, estableció un ejemplo completo y perfecto; por medio del conocimiento, las acciones, la veracidad y la firmeza, y así se le concedió el título de Hombre Perfecto”.

Ningún aspecto fue dejado de lado en su ejemplo y lo demostró a través de su conocimiento, sus acciones, a través de sus normas de veracidad, constancia, sabiduría y conocimiento; y así fue nombrado el Hombre Perfecto.

El Mesías Prometido (as) añade:

“Aquel hombre que superó a todos los demás en perfección, el hombre y Profeta más perfecto, que vino con las más excelentes bendiciones, y que a través de un renacimiento y resurrección espiritual manifestó el primer Juicio en el mundo y revivió el mundo (espiritualmente) muerto, (es decir, fueron bendecidos con una nueva vida espiritual); ese Profeta bendito, el Sello de los Profetas, (un mundo espiritualmente decadente fue revivido a través de él), ese Profeta bendito, el Sello de los Profetas, el líder de los justos, el Sello de los Mensajeros, el orgullo de los Profetas, fue Muhammad, el elegido, (sa).

¡Oh Amado Dios! Recompensa a este amado profeta con la misericordia y las bendiciones con las que ningún hombre desde el principio de los tiempos haya sido recompensado por Ti. Si este gran profeta no hubiera aparecido en el mundo, no habríamos sabido nada de la verdad de los profetas menores como Jonás, Job, Jesús hijo de María, Malaquías, Juan, Zacarías, etc. Cierto, fueron aceptados, se les concedió la cercanía y fueron honrados y amados por Dios. La gente se enteró de su veracidad (es decir, de estos profetas) gracias al favor del Santo Profeta (sa) sobre ellos.

¡Oh, Al’lah! Derrama Tus bendiciones, paz y prosperidad sobre él y su progenie, y todos sus Compañeros. Y la conclusión de nuestra oración es que toda la alabanza pertenece a Al’lah, Señor de todos los mundos”.

Que Dios Altísimo nos conceda la verdadera comprensión del estatus y rango del Santo Profeta (sa), y nos permita continuar rezando por él. Que nos postremos ante Dios Todopoderoso más que antes. Sólo a través de esta acción nuestra podemos demostrar nuestro amor por el Santo Profeta (sa) e inculcar este amor en nuestros corazones. A través de esto podremos refutar las alegaciones de nuestros oponentes, lo que significa que nuestro ejemplo práctico será una refutación contra las alegaciones de nuestros oponentes, que Al’lah nos permita hacerlo.

Suscríbete y recibe contenido exclusivo

Recibirás cada semana las últimas novedades de la Comunidad Musulmana Ahmadía directamente en tu mail. ¡Prometo no spamearte!

Share via