Mutaciones de Virus; Un gran diseño de un diseñador magistral
En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
No hay digno de ser adorado excepto Al'lah, Muhammad es el Mensajero de Al'lah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)

Mutaciones de Virus; Un gran diseño de un diseñador magistral

Por Profesora Amtul Razzaq Carmichael, Reino Unido

La extinción es la regla. La supervivencia es la excepción.

Los virus son una forma rudimentaria de vida que consiste en material genético extremadamente básico. Hay dos tipos principales de virus: Virus de ADN y ARN basados en sus componentes genéticos. Para su supervivencia, los virus encuentran una célula anfitriona y utilizan las células anfitrionas para hacer millones de copias del virus; los científicos llaman a esto replicación. Los virus no pueden dividirse por sí mismos. El estudio de los virus proporciona una excelente perspectiva de la biología evolutiva, ya que los virus tienen un tiempo de generación corto, un gran número de descendientes (copias de su composición genética) y tienen una estructura simple.

¿Qué es la mutación viral?

Los virus se adaptan continuamente a las condiciones de su huésped o de sus poblaciones anfitrionas, un proceso que se entiende generalmente como mutación. Puede describirse como los errores que ocurren durante el proceso de replicación (división del material genético viral).  La velocidad y la cantidad de mutaciones de los virus se mide por la tasa de mutación y la tasa de sustitución.1

La tasa de mutación es la velocidad a la que se cometen errores durante la división del material genético viral. Cuando los virus evolucionan y mutan, inicialmente estas mutaciones son temporales y se limitan a un pequeño porcentaje de los virus. Con el tiempo, estas mutaciones se vuelven permanentes o fijas, o están presentes en todos los individuos de la especie del virus, lo que se denomina tasa de sustitución.

Los virus de ARN tienden a tener tasas de mutación más altas, probablemente debido a su composición genética. Estos virus tienen una enzima llamada polimerasas de ARN dependientes del ARN (RdRp), que facilita que el material genético viral se divida y reproduzca (replicación). En algunos virus, esta enzima también tiene capacidad de corrección y puede corregir cualquier error que se produzca durante el proceso de replicación. Esto permite que los virus tengan una estructura genética más grande.

Los científicos han descubierto que los coronavirus tienen esta enzima correctora y, por lo tanto, mantienen bajo control la tasa de mutación. 

¿Cómo mutan los virus?

La adaptación de los virus a su huésped es para aumentar sus posibilidades de supervivencia; se sugiere que el escenario ideal es evolucionar hacia una coexistencia sin problemas entre el huésped y el virus. Los virus pretenden lograr este papel mediante una variedad de mecanismos complejos y rápidos; algunos de ellos se enumeran a continuación:

-Cambiar los marcadores mediante los cuales las defensas del huésped pueden reconocer los virus, evitando así su detección (la diversidad antigénica).

-Cambiar para ser menos dañino (una minimización de la virulencia) para que el virus pueda vivir en su huésped sin causar enfermedad. Un ejemplo es el del virus de la hepatitis G (virus GB C) que fue inicialmente aislado de pacientes con inflamación del hígado, parece persistir en muchas personas sin causar enfermedades.

-Desarrollando resistencia a los medicamentos antivirales.

-Desarrollando mecanismos para evadir los mecanismos de defensa del huésped como los anticuerpos. Por ejemplo, un virus puede cambiar la forma del marcador al que se adhieren los anticuerpos.

-Desarrollando la capacidad de migrar de un huésped a otro como vemos con el coronavirus.

-Aumentando la capacidad de sobrevivir en un huésped; un buen ejemplo de esto se ve en estos días. El Covid-19 ha mutado para mejorar su capacidad de transmitir entre huéspedes humanos con mayor eficiencia.

Esto demuestra que los virus, tienen una forma de vida primitiva sin conciencia concebible, muestran la capacidad de mutar hacia un objetivo definido. Los virus logran esto de una manera coherente al producir los cambios correctos en su estructura y comportamiento en el momento adecuado.

Así pues, la pregunta es, ¿qué permite a los virus poseer estos medios eficaces para promover su supervivencia?

¿Son la “Selección Natural” y la “Supervivencia de los más fuertes” la historia completa?

Los virus demuestran la capacidad de maximizar su tasa de crecimiento, su aptitud y  adaptabilidad.

Con mutaciones precisas, sofisticadas, coordinadas, organizadas y oportunas, los virus demuestran la capacidad de escapar a los mecanismos de defensa de su organismo anfitrión y superar en número a otros virus de la especie (los mismos tipos de seres vivos); los científicos lo llaman proceso de selección natural. Esto ayuda a los virus a adaptarse a su entorno y a su especie, maximizando sus posibilidades de supervivencia.

Los conceptos de “selección natural” y “supervivencia del más apto” sugerirían que cuando una población de virus se adapta al entorno de su huésped, el proceso de mutación debería terminar o ralentizarse. Sin embargo, esto no sucede.2 La ciencia demuestra claramente que los virus están en permanente evolución.3 Los virus continúan mutando y desarrollando mutaciones que son perjudiciales para ellos mismos (mutación deletérea) y, en consecuencia, los virus con menor tasa de mutación toman el control. Los biólogos evolucionistas han luchado durante mucho tiempo con la cuestión de que, dado el efecto perjudicial de la carga mutacional, por qué las tasas de mutación no evolucionan a cero. La evolución continua no se ajusta totalmente al concepto de selección natural. Si la selección natural favoreció a los más aptos para sobrevivir, entonces ¿por qué una forma perfectamente adaptada del virus continuaría mutando a una forma de vida menor? La ciencia aún no explica este hecho de la biología evolutiva.

Las complejidades de la biología evolutiva son alucinantes. Es difícil entender por qué y cómo tantas especies continúan sobreviviendo frente a condiciones de supervivencia potencialmente adversas, como dijo Carl Sagan: “La extinción es la regla”. La supervivencia es la excepción.’ Esto parece estar respaldado por la estadística de que más del 99% de todas las especies que alguna vez vivieron están ahora extintas. Sin embargo, se puede argumentar que ninguna especie se extinguió sin que sobreviviera primero.4 La verdadera excepción no es la supervivencia, sino la supervivencia continuada.

La supervivencia de un organismo simple, como un virus, que carece de los procesos de existencia independiente, es un proceso extraordinariamente complejo, estructurado y regulado. Para que este proceso funcione, se requieren numerosos factores precisos para trabajar de forma sincronizada y altamente coordinada en el momento adecuado. El Sagrado Corán dice,

“[…] y tumbados sobre su costado, y meditan en la creación de los cielos y la tierra: ‘Señor nuestro, Tú no has creado esto en vano; no ¡Santificado eres Tú! […]’ ”5 

Ser testigos del proceso vivo de la evolución continua mediante la observación de las mutaciones de covid-19, es una oportunidad para que contemplemos y nos preguntemos, ¿qué es lo que permite a los virus sufrir procesos evolutivos de mutación tan complejos, bien estructurados, racionalizados y altamente procesados?

¿Quién es responsable de asegurar la supervivencia continua?

La perspectiva islámica

El Sagrado Corán resuelve este enigma de manera elocuente. Dice,

“¿Han sido acaso creados para nada o son ellos mismos los creadores?”6 

El Sagrado Corán explica que la oportunidad y coordinación del proceso de creación y supervivencia es demasiado optimizada, demasiado definida y demasiado bien coordinada como para ser relegada al “azar” o al “lanzamiento de dados”. El Sagrado Corán cuestiona la sabiduría de asignar las capacidades de intención, diseño, planificación y supervivencia bien ejecutadas a “lo creado” en lugar de “el Creador”.

Para crear cualquier cosa, por pequeña que sea, el creador necesita tener intención, recursos, planificación, capacidades y el poder de hacer que las cosas sucedan. En el contexto de la mutación de los virus, este verso examina qué ¿puede un virus, que está constituido por el más básico de los materiales genéticos, que no posee conciencia, organiza su propia mutación y supervivencia? ¿Puede un virus tener el conocimiento de todos los procesos sofisticados, complejos y altamente precisos, requeridos para mutar para la supervivencia continua y crear nuevos virus? El Sagrado Corán afirma que la vida está diseñada y creada a propósito; para su supervivencia, el Diseñador y el Creador de la vida ha puesto en marcha sistemas para seleccionar la opción correcta en el momento adecuado.  La complejidad y sofisticación de estos sistemas biológicos, su inmensa sabiduría científica y sus conocimientos técnicos van mucho más allá de los poderes y capacidades de las formas de vida creadas. Es Dios quien, etapa tras etapa, toma decisiones para asegurar la supervivencia con propósito, diseño y dirección. 

En el Sagrado Corán, Dios le dice a la raza humana,

“¿Sois vosotros los que la habéis creado o somos Nosotros el Creador?”

El Sagrado Corán desafía recordando que la vida, incluso en su nivel más rudimentario, necesita ser constantemente protegida. La capacidad de sobrevivir es inherente a los organismos vivos; por ejemplo, el alma es inherente al esperma. Cada ley es creada, cada proceso está diseñado para apoyar la vida de una manera u otra. El Sagrado Corán subraya este punto que nada puede ser creado sin un creador; ninguna forma de vida puede crearse a sí misma de la nada ya que la creación requiere intención, diseño, recursos y ejecución. Hay un Diseñador del gran sistema y cada acción, evento o cosa física sucede por una razón.

Una vez creado, el Sagrado Corán apoya la idea de la evolución de la vida en formas más avanzadas con facultades superiores y mayores sentidos. La demostración de la evolución continua es uno de los más grandes atributos de la sabiduría y el conocimiento de Dios, quien tiene el poder de guiar con precisión los procesos para salvaguardar la vida. Pero esto no es una evolución ciega basada en eventos accidentales, es un diseño con propósito de apoyar la vida.  Un Creador Supremo, omnisciente, gobierna todo de acuerdo con su plan divino. El Sagrado Corán dice:

“Y tu Señor crea todo lo que Le agrada y elige a quien Le place. No les corresponde a ellos elegir […].”8

La idea principal de este verso es que la tarea de selección es principalmente una prerrogativa del creador y las dos no pueden ser separadas. Dios se proclamó a sí mismo como el Creador que selecciona de su propia creación.  El Sagrado Corán nos enseña que ni la muerte es accidental, ni la vida. Van de la mano como la noche y el día para tejer el hilo de la existencia consciente.

La mutación de Covid-19 durante los últimos meses es una prueba viviente de los procesos y sistemas inherentes que Dios ha puesto en marcha para salvaguardar todas las formas de vida como parte de su gran diseño. Una mayor comprensión del proceso de mutación demostrado por esta primitiva pero letal forma de vida, da una idea del inmenso poder del Creador y de Su Proeza para inculcar procesos biológicos magistrales en los seres vivos. Inherente a estas formas de vida primitivas están los complejos procesos biológicos que responden a la amenaza y ayudan a la supervivencia. Estos procesos protectores cubren toda la extensión de la vida, ofreciendo avance y protección a lo largo del curso de la evolución. Esto se describe como una ley omnipresente que cubre todo el esquema de las cosas.9 Este es, de hecho, el gran diseño de un diseñador maestro, un sabio creador consciente que también es el selector.

Sobre la autora: La Profesora Amtul Razzaq Carmichael MD, M Ed, FRCS (Gen Surg.), MBBS, es doctora. Se graduó en 1987 con medalla de oro a la excelencia académica y realizó su formación quirúrgica en los principales hospitales docentes de Londres, Edimburgo y Filadelfia. Es autora de muchos artículos para las principales revistas científicas. Es miembro principal de la Junta Editorial de The Review of Religions y también es subdirectora.

Referencia

1  ”Complexities of Viral Mutation Rates”, https://jvi.asm.org/content/jvi/92/14/e01031-17.full.pdf.

2 ”Complexities of Viral Mutation Rates”, https://jvi.asm.org/content/jvi/92/14/e01031-17.full.pdf.

3 “Viral Evolutio”, https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7123911/pdf/978-3-642-20718-1_Chapter_12.pdf.

4 “Starving off extinction”, https://esajournals.onlinelibrary.wiley.com/doi/epdf/10.1002/fee.1440.

El Sagrado Corán (3:192)

El Sagrado Corán (52:36)

7 El Sagrado Corán (56:60)

8 El Sagrado Corán (28:69)

“Survival by Accident or Design?”, https://www.alislam.org/library/books/revelation/part_5_section_5.html, página 408.

Suscríbete y recibe contenido exclusivo

Recibirás cada semana las últimas novedades de la Comunidad Musulmana Ahmadía directamente en tu mail. ¡Prometo no spamearte!

Share via