¿Puede ser adictivo el uso compulsivo de internet? – Una entrevista con la Dra. Daria Kuss
En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
No hay digno de ser adorado excepto Al'lah, Muhammad es el Mensajero de Al'lah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)
Contenidos relacionados por temas

¿Puede ser adictivo el uso compulsivo de internet? – Una entrevista con la Dra. Daria Kuss

Por Musa Sattar, Londres, Reino Unido

Como todos sabemos, internet ha cambiado nuestras vidas. Este cambio solo se ha acelerado en la era COVID-19, cuando lo usamos para hacer todo: aprender, trabajar y socializar. Según el director del Servicio de Consulta sobre Adicciones, el Dr. Howard Forman, del Centro Médico Montefiore en Nueva York, “Se observa una creciente tendencia en la cantidad de personas que desarrollan adicción a internet durante COVID-19”. [1]

Pues la pandemia solo ha exacerbado el problema de la adicción a internet. Y como todo, tiene sus pros y sus contras. Si bien los beneficios de internet se han promocionado durante las últimas décadas, y con razón, también es hora de que comencemos a pensar en cómo evitar sus daños.

Cuando pensamos en la adicción, generalmente pensamos en el alcohol o las drogas. No solemos pensar en algo tan ordinario y cotidiano como internet. Pero eso lo hace silenciosamente peligroso. De hecho, si bien la adicción a internet es un problema creciente, sus factores de riesgo aún no se comprenden bien.

En los últimos años, con la disponibilidad y movilidad de los nuevos medios, la adicción a internet se ha asociado potencialmente con problemas de salud pública. [2] Los investigadores han identificado una serie de comportamientos obsesivos en línea que pueden provocar síntomas similares a las adicciones relacionadas con sustancias. [3] Estos síntomas pueden eventualmente causar adicción a internet, también conocida como uso compulsivo [4] o problemático de internet. [5] Según informes recientes, los niños de hasta diez años pueden mostrar un comportamiento problemático hacia los dispositivos digitales. [6] Cada vez es más evidente que los adolescentes son más propensos a la adicción a las redes sociales. [7], [8] Varios estudios han relacionado el creciente problema de la adicción a internet con la depresión, [9] [10] [11] el trastorno bipolar, [12] el trastorno de ansiedad [13] y el trastorno obsesivo compulsivo (TOC), [14] ] junto con agresión [15], baja autoestima, soledad [16], ansiedad social y habilidades sociales deficientes. [17], [18], [19] Según una investigación realizada por el Instituto de Psiquiatría, Psicología y Neurociencia del Colegio King’s de Londres, un promedio del 23 % o uno de cada cuatro jóvenes muestran síntomas ‘problemáticos’, ‘disfuncionales’ o ‘comportamiento adictivo’ hacia el uso de teléfonos inteligentes. [20]

Para comprender la causa raíz de estos patrones de comportamiento, debemos comprender la naturaleza de la adicción. Un hallazgo interesante es que no existe una “personalidad adictiva simple”. [21]

La cuestión de dónde trazar la línea entre el comportamiento anormal y el normal todavía está en debate, pero mientras tanto, las personas continúan exhibiendo comportamientos problemáticos. Síntomas como ansias, deterioro del control sobre el comportamiento, tolerancia, apartamiento y altas tasas de recaída pueden observarse en las adicciones sin sustancias al igual que en las adicciones a sustancias. La investigación clínica sugiere que las farmacoterapias utilizadas para el tratamiento de la adicción a las drogas también pueden tener éxito en el tratamiento de las adicciones no relacionadas con las drogas. [22] En resumen, no es tanto la sustancia lo que importa como el patrón de comportamiento que contribuye a la adicción.

Hasta ahora, los científicos no han podido encontrar una cura real para este tipo de trastornos adictivos, además de limitar el uso de la cosa adicta. Como dice el Dr. Nicola Kalk del Instituto de Psiquiatría, Psicología y Neurociencia del Colegio King’s de Londres: “Sin embargo, existe la necesidad de concienciar al público sobre el uso de teléfonos inteligentes en niños y jóvenes; y los padres deben ser conscientes de cuánto tiempo pasan sus niños en sus teléfonos’ [23].

Para obtener más información sobre internet y la adicción conductual, antes de COVID-19, el equipo de The Review of Religions se reunió con la profesora asociada de psicología Daria Kuss, psicóloga colegiada, científica colegiada y miembro de la Unidad de Investigación de Juegos Internacionales y el Grupo de Psicología Cibernética. Su docencia e investigación actual se centran en la ciber-psicología, la psicología del uso de Internet y tecnología, y las conductas adictivas. La Dra. Kuss es autora de varios libros (el más reciente Internet Addiction) y es una de las coeditoras de The Oxford Handbook of Cyberpsychology. Siga leyendo para conocer la conversación entre la Dra. Daria Kuss y Musa Sattar, editor adjunto de la sección de Ciencia y Religión de The Review of Religions. Esta entrevista ha sido condensada y editada por su extensión.

Preséntate brevemente y cuéntanos cómo se te ocurrió esta investigación de una combinación de psicología e internet o adicción a los juegos.

Soy la Dra. Daria Kuss de la Universidad de Nottingham Trent, soy psicóloga colegiada y científica colegiada. Llevo más de diez años trabajando en el área del uso adictivo de la tecnología. Por lo tanto, es un campo muy nuevo y en crecimiento y he dedicado mucho tiempo a investigar los impactos que el uso excesivo de diferentes tipos de tecnologías puede tener sobre las personas que hacen cosas como jugar, usar las redes sociales, así como también el uso de teléfonos inteligentes.

Hoy día y época, vemos que es muy difícil vivir sin el uso de tecnología y dispositivos que ahora se han convertido en parte de nuestras vidas. Sin embargo, investigadores como tu enfatizan el término “adicción tecnológica”, y que este puede ser un uso problemático o un uso adictivo. ¿Puedes explicar brevemente el término y cómo desarrollamos este tipo de adicción?

Bueno, cuando pensamos en el uso adictivo, usamos los tipos de criterios que normalmente se usan para las adicciones relacionadas con sustancias. Estos incluyen cosas como la tolerancia o incrementar la cantidad de tiempo que pasas usando la tecnología; ocupación previa, pensar constantemente en la próxima vez que puedas usar tecnología; soñar con el uso de tecnología, etc. Y luego tenemos un criterio muy importante que es el conflicto: pensar tanto en los conflictos interpersonales, o conflicto entre tú y tus relaciones sociales, como en el conflicto intrapersonal, que es el conflicto dentro de ti mismo. Eso está realmente relacionado con perder el control sobre tus comportamientos y no poder evitar involucrarte en esto. Y el criterio más importante que realmente distingue un trastorno mental como la adicción del uso problemático sería la experiencia de un deterioro significativo en varias áreas de tu vida.

¿Cómo se compara la adicción conductual con la adicción a sustancias? ¿Hay alguna similitud? ¿Vemos síntomas similares en diferentes tipos de personalidades adictivas?

Sí, es una pregunta muy buena. Recientemente, ha surgido más y más investigación. También es investigación neurobiológica, por ejemplo, observar las similitudes y diferencias entre diferentes tipos de adicciones; adicción conductual, como la adicción relacionada con la tecnología, así como las adicciones relacionadas con sustancias. Desde una perspectiva neurobiológica, parece que las adicciones conductuales, como la adicción a la tecnología o la adicción a los juegos, pueden funcionar en el cerebro de manera similar a las relacionadas con sustancias. Esto tiene que ver con la liberación de dopamina: una mayor liberación de dopamina en el contexto del uso de la tecnología el cual el cerebro aprende a asociar con el uso de la tecnología, por eso sigue con este tipo de conductas. Entonces aprende un tipo de patrón de comportamiento y construirá ese tipo de hábito de uso de la tecnología. Hay bastantes similitudes entre los diferentes tipos de adicciones. Sin embargo, creo que la principal diferencia entre la adicción a internet y una adicción relacionada con sustancias a nivel neurobiológico es el hecho de que no estás ingiriendo una sustancia psicoactiva con la adicción a internet. Y esa es la principal diferencia entre los dos.

Los tipos de síntomas que se experimentan en diferentes tipos de adicciones y adicciones conductuales relacionadas con sustancias son muy similares. Cuando echamos un vistazo al sistema de diagnóstico, por ejemplo, el DSM-5 (Manual de Diagnóstico y Estadística de los Trastornos Mentales-5) de la Asociación Estadounidense de Psiquiatría, o el ICD-11, de la Organización Mundial de la Salud, lo que vamos a encontrar es que en los diferentes tipos de adicciones los síntomas serán similares. Y creo que eso demuestra que son comportamientos muy relacionados en términos de neuro-cognición, neurobiología, así como los elementos cognitivos conductuales que forman parte de ella.

¿Qué tan confiable y validada es la investigación sobre la adicción a internet y el uso problemático de internet?

La investigación sobre la adicción a internet es relativamente nueva. Y creo que los primeros casos de adicción a Internet y a los juegos se informaron a finales de los 90. Sin embargo, solo en los últimos diez años, más o menos, comenzaron a surgir mejores investigaciones, estudios más válidos y confiables en este tipo de área. Lo que podemos ver, en particular durante los últimos años, es que la calidad de la investigación ha aumentado sustancialmente y estoy mirando hacia un futuro positivo donde la investigación puede ser replicable y donde esta puede ayudar a las personas que están experimentando problemas.

¿Cuáles son los posibles trastornos asociados con las adicciones relacionadas con internet?

Hay una serie de comorbilidades o trastornos mentales concurrentes que tienden a estar asociados, particularmente en el contexto clínico. Hay varios de ellos que se experimentan con mucha más frecuencia. Por ejemplo, se informan síntomas depresivos: en general muchos trastornos del estado de ánimo y luego trastornos relacionados con la ansiedad. Específicamente, fobia social, ansiedad social, pero también trastorno de ansiedad generalizada. Además de esto, encontrarás el Trastorno Obsesivo-Compulsivo (TOC); a veces también se menciona el trastorno de Déficit de atención e Hiperactividad (TDAH). Los trastornos del espectro autista y, en algunos casos, los trastornos del espectro esquizofrénico pueden tener comorbilidad con la adicción a los juegos. Uno de nuestros estudiantes de doctorado está trabajando actualmente en la investigación de las adicciones concurrentes y es la adicción a los juegos concurrente con las adicciones relacionadas con sustancias. Y hay algo de literatura sobre estos trastornos concurrentes.

Vemos que estas tecnologías también están fácilmente disponibles para los niños a comparación con las sustancias. ¿Hay algún trastorno relacionado con la edad por el uso de tecnología o adicción?

Los jóvenes también pueden volverse adictos al uso de la tecnología. Allí, el problema puede ser más temporal dado que todavía están progresando a través de etapas de desarrollo. El desarrollo psicosocial y la adicción a los juegos o la adicción a la tecnología pueden, de hecho, ser algo temporal, donde el problema se resuelve de forma natural o en un par de años. Un problema puede no ser persistente como lo puede ser a comparación con la población adulta.

Creo que es muy fácil para los bebés y niños pequeños centrar su atención en la tecnología, incluidos los cómicos o el uso de un teléfono inteligente o mirar videos de YouTube o algo así porque la tecnología puede brindarles una gratificación inmediata. Responderán a las necesidades de inmediato. Y esto es algo que invariablemente van a aprender. Es más fácil para ellos interactuar con la tecnología mientras responden de inmediato, en contraste con quizás sus entornos sociales donde los padres pueden estar ocupados y pueden responder en un par de minutos en lugar de hacerlo de inmediato. Hay razones por las que a los niños les gusta mucho interactuar con la tecnología. Parece hacerlos felices. Parece calmarlos. Parece que les da un poco de relajación.

¿Crees que factores como el género, las áreas geográficas y la alfabetización contribuyen a la etiología de tales adicciones?

Sí, pues sabemos que diferentes tipos de adicciones son comunes en diferentes géneros. Por ejemplo, la adicción a los juegos parece ser más frecuente en los hombres, mientras que la adicción a las redes sociales es más frecuente en las mujeres y eso tiene que ver con las características de la personalidad y las formas en que las personas interactúan socialmente entre sí. En términos de regiones geográficas, particularmente en los países del sudeste asiático, los problemas con respecto a la adicción a internet parecen ser significativamente más pronunciados, y las razones incluyen las diferencias socioculturales entre países y cómo se percibe el uso de internet en esos países. Y cuando estamos analizando la alfabetización, entonces, por supuesto, esto tiene que ver, en algunos casos, con si internet también está disponible o no en esos países. En un país donde la tasa de penetración de internet es muy baja, las tasas de adicción van a ser muy bajas como consecuencia natural de ello.

De sus diez años de investigación sobre la adicción a la tecnología y los juegos, ¿Puede compartir algunos de los peores casos de estudios que encontró?

Bueno, hay evidencia de estudios de casos que indican que los jugadores, los jugadores excesivos, ya no son capaces de cuidarse a sí mismos, donde no están comiendo ni bebiendo; no están durmiendo, etc. Y esto puede conducir a problemas muy significativos, no solo psicológicos, sino también fisiológicos, hasta el punto de que, en algunos casos, los informes de los medios muestran que algunos jugadores no se cuidan a sí mismos y, como consecuencia, han fallecido. Ahora la pregunta, por supuesto es ¿Hasta qué punto estaba esto relacionado con su juego? puede estar más relacionado con el descuido de sí mismos. Pero algunos casos sí tienen consecuencias muy negativas como resultado del uso de la tecnología.

¿El juego o el uso problemático de la tecnología conduce a comportamientos violentos o es al revés: el adicto al juego juega por su actitud viciosa o por ser adicto a otras sustancias?

Existe una investigación sobre el llamado fenómeno de transferencia de juegos, en el que los jugadores que usan contenido relacionado con el juego también usan ese contenido en un contexto no relacionado con el juego, por lo que también se lo conoce como “efecto Tetris”. Entonces, en teoría, si los jugadores jugaran juegos muy violentos, como el juego de disparos en primera persona, por ejemplo, en una medida excesiva, hipotéticamente podría existir la posibilidad de que hicieran cosas similares fuera del juego. Y esto estaría relacionado con el fenómeno de la transferencia de juegos. Ahora no estoy al tanto de ninguna investigación que realmente sugiera eso. Pero desde una perspectiva hipotética, podría ser posible.

Utilizamos la tecnología en nuestras rutinas diarias, pero ¿Por qué algunos de nosotros nos convertimos fácilmente en presas de tales dispositivos tecnológicos hasta el punto de volvernos adictos?

Hay una serie de factores de riesgo que pueden contribuir a una mayor vulnerabilidad de desarrollar adicciones, incluida la adicción a los juegos o la adicción a las redes sociales, algunas de las cuales están relacionadas con la vulnerabilidad neurobiológica. Pues desde una perspectiva biológica, es posible que tengas una mayor susceptibilidad a desarrollar una adicción. Además de esto, pueden haber algunos elementos sociales y psicológicos que entren en juego. Por ejemplo, si estás expuesto a la tecnología específica o el entorno está usando mucho la tecnología, entonces es más probable que también participes en su uso, lo que puede ser potencialmente adictivo. Desde una perspectiva psicológica, si los juegos y la tecnología se utilizan para hacer frente a los problemas de la vida cotidiana, también aumenta la probabilidad de desarrollar una adicción. Por lo tanto, si se juntan varios de estos factores, el riesgo es mayor para las personas.

En su opinión ¿Cuáles son las medidas de seguridad que los padres o las personas pueden tomar para evitar dicha adicción?

Bueno, en mi opinión la prevención es siempre la clave. Y eso realmente dependería de ser muy consciente de, por ejemplo, la cantidad de tiempo que dedicas al uso de la tecnología todos los días; hablar sobre tu uso de tecnología y asegurarte de que algún tiempo de tu vida personal se utilice sin que la tecnología esté realmente presente; crear espacios en la casa donde la tecnología no se use en absoluto y situaciones donde se use poca o ninguna tecnología. De hecho, esto puede ser muy útil en términos de prevenir que ocurran problemas en primer lugar.

Conociendo los vínculos entre los juegos adictivos, el abuso de sustancias y el comportamiento psicosocial ¿Crees que el gobierno está haciendo lo suficiente para combatir este problema?

Por el momento cuando estamos viendo al gobierno del Reino Unido, no se está haciendo mucho, pero el gobierno recientemente hizo un llamado para que se envíen pruebas a sus comités sobre el uso de la ciencia y la tecnología, donde quieren recopilar pruebas de la adicción a los juegos y las redes sociales. Y creo que este es un primer paso en la dirección correcta porque nos permite echar un vistazo a base de evidencia científica y ver cómo esto puede afectar las políticas futuras.

En junio de 2018, la OMS clasificó el trastorno del juego como una enfermedad de salud mental y se está estableciendo una primera clínica en Londres ¿Esta es solo para el tratamiento de la adicción a los juegos o también trata otras adicciones tecnológicas sociales?

El trastorno del juego se ha incluido en el ICD-11, que es un manual de diagnóstico que se ha utilizado en todo el mundo y soy parte del equipo de la Organización Mundial de la Salud que ha elaborado el diagnóstico. Creo que es un muy buen paso en la dirección correcta. Sin embargo, esta solo se centra en los juegos, y no en problemas relacionados con las redes sociales ni con los teléfonos inteligentes. Estoy colaborando con un psiquiatra en la clínica de trastornos del juego en Londres. Creo que es un desarrollo realmente bueno en la dirección correcta porque las personas que tienen problemas con su juego pueden recibir ayuda de profesionales capacitados en esa área.

Mirando el futuro junto con el avance de la tecnología ¿Qué patrón podemos predecir sobre los comportamientos adictivos?

Teóricamente, dado al importante lugar que la tecnología ha ocupado en nuestra vida cotidiana, uno supondría que la probabilidad de que aumenten las tasas de adicción es bastante alta.

Conclusión

Hay mucho más trabajo de investigación y política que debe hacerse sobre la adicción a internet y a los juegos. Es importante examinar la correlación entre el uso de internet, la salud mental y las conductas de riesgo.

Especialmente desde la pandemia, todas las facetas de nuestras vidas se han vivido en línea durante el último año. Eso hace que sea aún más vital que cultivemos la conciencia de cómo nosotros y nuestros hijos usamos la tecnología para que podamos evitar consecuencias no deseadas.

NOTAS FINALES

[1]. https://covid19.montefiore.org/stay-strong/internet-addiction-during-era-covid-19

[2]. Han-Ting Wei, Mu-Hong Chen, Po-Cheng Huang y Ya-Mei Bai. “La asociación entre los juegos en línea, la fobia social y la depresión: una encuesta en Internet”. BMC Psiquiatría 12 (1): (2012). doi:10.1186/1471-244x-12-92.

[3]. DJ Kuss, JR Antonius, WS Gillian, MD Griffiths, D. van de Mheen: “Adicción a Internet en adolescentes: prevalencia y factores de riesgo”, Computadoras en el comportamiento humano 29: (2013), 1987-1996.

[4]. J Meerkerk, R. J. J. M Van Den Eijnden, A. A. Vermulst, H. F. L. Garretsen: “La escala de uso compulsivo de Internet (CIUS): algunas propiedades psicométricas”, Ciber-psicología y Comportamiento 12 (1): (2009). doi.org/10.1089/cpb.2008.0181.

[5]. S E Caplan: “Teoría y medición del uso problemático generalizado de Internet: un enfoque de dos pasos”, Computadoras en el comportamiento humano 26 (5): (2010), 1089-1097. doi:10.1016/j.chb.2010.03.012.

[6]. Tim Schulz van Endert: “Uso adictivo de dispositivos digitales en niños pequeños: Asociaciones con descuento por retraso, autocontrol y rendimiento académico”, PloS One, 16(6): (2021) e0253058. doi:10.1371/journal.pone.0253058

[7]. “El uso de teléfonos inteligentes es una adicción para una cuarta parte de los jóvenes: muestra un estudio”, 2019, Sky News, https://news.sky.com/story/smartphone-use-is-an-addiction-for-a-quarter-of -youngsters-study-shows-11873083.

[8]. J Parsons: “Los jóvenes se vuelven más adictos a sus teléfonos, advierten los investigadores”, Metro.Co.Uk, 2019, https://metro.co.uk/2019/11/29/young-people-getting-addicted-phones -researchers-warn-11237513/.

[9]. B U Stetina, OD Kothgassner, M Lehenbauer, I Kryspin-Exner: “Más allá de la fascinación de los juegos en línea: Muestras del comportamiento adictivo y la depresión en el mundo de los juegos en línea”, Computadoras en el comportamiento humano 27 (1): (2011) 473 -479.

[10]. A A Ceyhan, E Ceyha: “Soledad, depresión y autoeficacia informática como predictores del uso problemático de Internet”, Ciber-psicología y comportamiento 11, (2008) 699–701.

[11]. N A Shapira, TG Goldsmith, PE Keck, Jr. UM Khosla, S L McElroy: “Características psiquiátricas de individuos con uso problemático de Internet”, Revista de Trastornos Afectivos 57, (2000) 267–272.

[12]. N A Shapira, TG Goldsmith, MC Lessig, ST Szabo, M Lazoritz, MS Gold: “Uso problemático de Internet: clasificación propuesta y criterios de diagnóstico”, Depresión y ansiedad 17: (2003) 207–216.

[13]. R M Sheperd, R J Edelmann: “Razones para el uso de Internet y la ansiedad social”, Personalidad y Diferencias Individuales, 39: (2005), 949–958.

[14]. M L Ybarra, C Alexander, K J Mitchell: “Sintomatología depresiva, uso de Internet entre jóvenes e interacciones en línea: una encuesta nacional”, Revista de Salud Adolescente 36: (2005), 9–18.

[15]. S M Grüsser, R Thalemann, M D Griffiths, “Exceso de juegos de computadora: ¿Evidencia de adicción y agresión?” Ciber-psicología y comportamiento 10: (2007), 290–292.

[16]. H K Kim, KE Davis: “Hacia una teoría integral del uso problemático de Internet: evaluación del papel de la autoestima, la ansiedad, el flujo y la importancia autoevaluada de las actividades de Internet”, Computadoras en el Comportamiento Humano 25: (2009), 490– 500.

[17]. S E Caplan: “Relaciones entre la soledad, la ansiedad social y el uso problemático de Internet”, Ciber-psicología y Comportamiento 10: (2007), 234–242.

[18]. S E Caplan: “Una cuenta de habilidad social del uso problemático de Internet”, Revista de Comunicación 55: (2005), 721–736.

[19]. S E Caplan: “Preferencia por la interacción social en línea: una teoría del uso problemático de Internet y el bienestar psicosocial”, Investigación de Comunicación 30: (2003) 625–648.

[20]. “1 de cada 4 jóvenes es ‘adicto a sus teléfonos inteligentes’”, 2019, The Independent, https://www.independent.co.uk/life-style/smart-phone-addiction-children-gen-z-social-media-mental-health-a9225556.html.

[21]. B Owens: “Adicción”, Naturaleza 522, S45: (2015).

[22]. O M Christopher: “Recompensas naturales, neuro-plasticidad y adicciones no relacionadas con las drogas”, Neurofarmacología 61 (7): (2011) 1109-1122.

[23]. “Los jóvenes ‘entran en pánico’ cuando se les niegan los teléfonos móviles”, 2019. BBC News. https://www.bbc.co.uk/news/education-50593971.

Share via