La bala que dio inicio a la Primera Guerra Mundial: Una señal de la existencia de Dios
En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
No hay digno de ser adorado excepto Al'lah, Muhammad es el Mensajero de Al'lah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)

La bala que dio inicio a la Primera Guerra Mundial: Una señal de la existencia de Dios

Uzair Ahmed, República Checa

“¡Oh, Europa! ¡No estás a salvo! Y, ¡oh, Asia! ¡Tampoco estáis seguros! Y, ¡oh, habitantes de las islas! Ningún “dios” artificial vendrá en vuestra ayuda. Veo ciudades que caen y habitáculos en ruinas. Ese Dios Uno y Único permaneció en silencio durante mucho tiempo. Se cometieron abominaciones ante Sus ojos y aún así permaneció en silencio. Pero ahora revelará Su semblante de manera sorprendente”. [1]

– El Mesías Prometido y Fundador de la Comunidad Musulmana Ahmadía, Hazrat Mirza Ghulam Ahmad (as)

En la pequeña ciudad bohemia de Benešov, a 40 kilómetros al sureste de Praga, se encuentra un castillo del siglo XIII llamado Konopiště. Este hermoso castillo de estilo barroco fue el hogar del heredero del trono austrohúngaro, el archiduque Francisco Fernando, cuyo asesinato en 1914 se considera el acontecimiento singular que desencadenó la Primera Guerra Mundial.

Cabe destacar la peculiaridad de que el Archiduque prefiriera este remoto castillo en tierras checas a su residencia imperial oficial en Viena. Su esposa, Sophie von Hohenberg, era una aristócrata checa. Aunque Sophie procedía de la nobleza, no descendía de una dinastía reinante en Europa, por lo que su matrimonio se consideró morganático. A menudo, Sofía sufría un trato de inferioridad debido a su falta de estatus real. En las grandes reuniones con la familia imperial, se veía obligada a situarse en la cola, separada de su marido. Por ello, la pareja decidió residir en Konopiště, donde criaron pacíficamente a sus cuatro hijos.

Caminando por este castillo, en una visita a los apartamentos privados de la familia de Francisco Fernando, uno se da cuenta de las elegantes comodidades de las que disponían a principios del siglo XX. Amplias habitaciones adornadas con lujosos muebles, que ostentan una de las mayores colecciones de trofeos de caza de Europa, con cornamentas de diversos animales que abarcan paredes enteras. Sin embargo, al contemplar los retratos de la familia que cuelgan de las silenciosas paredes, uno se siente consternado por la brusquedad con la que se abandonaron todos estos lujos. Mientras la familia se dedicaba a su vida en esta finca principesca, ignoraba felizmente que, muy lejos en la India, un hombre había recibido una revelación sobre una inminente calamidad mundial de proporciones tan singulares que todas las majestuosas comodidades que les rodeaban quedarían como obsoletas.

Una advertencia mesiánica

En 1891, Hazrat Mirza Ghulam Ahmad (as) de Qadian, India, afirmó ser el Mesías Prometido, cuyo advenimiento fue predicho por las escrituras de todas las principales religiones del mundo. El fundador del islam, el Santo Profeta (sa), profetizó que en los últimos días, cuando el mundo entero estuviera sumido en luchas, conflictos e inmoralidad, Dios enviaría al Mesías, que sería la segunda venida metafórica de Jesús (as).

En su calidad de Mesías Prometido, Hazrat Mirza Ghulam Ahmad (as) trabajó incansablemente para restablecer los verdaderos principios islámicos y los valores religiosos en el mundo. En una época en la que la religión era vista como un mero ritual y Dios era considerado una idea distante y abstracta, el Mesías Prometido (as) exclamó enfáticamente al mundo que Dios todavía habla. Dios proporciona al hombre los medios para satisfacer su anhelo natural de buscar al Creador hablándole directamente, mediante la aceptación de oraciones, sueños y visiones.

Como profeta de Dios, el Mesías Prometido (as) recibió abundantes revelaciones. Muchas de ellas se referían a acontecimientos futuros, por lo que servían como señales de su veracidad. Publicó estas profecías para advertir al mundo de los peligros de las consecuencias de sus actos. El desprecio del mundo a esta advertencia profética, marcada por la injusticia implacable y la inmoralidad perpetua, acabó convirtiendo a la humanidad en receptora de la ira de Dios.

El poema profético del 15 de abril de 1905

Una de las mayores objeciones que plantean los ateos contra las profecías es que son demasiado vagas y pueden aplicarse retrospectivamente a cualquier acontecimiento. Aunque la revelación puede ser de diversa naturaleza, ciertas profecías reveladas a los profetas de Dios contienen elementos tan claros y específicos que su origen divino no puede ser negado por un examinador imparcial. Las palabras proféticas del Mesías Prometido (as) en 1905 contienen elementos tan poderosos que su veracidad resulta evidente para cualquier buscador sincero y racional de la verdad.

Estos detalles divinamente revelados fueron escritos en un poema profético compuesto por 12 coplas, publicado en la quinta parte de su obra magna Barahin-e-Ahmadiyya [2]:

“Dentro de unos días aparecerá una señal (hoy es 15 de abril de 1905),

que abrumará el campo, las ciudades y los prados

La gente será tomada con una revolución por la ira divina

Tan repentinamente que un desnudo no tendrá tiempo de asegurar su ropa

De repente, con una severa calamidad (zalzalah lit. terremoto), todo será sacudido-

Ya sean humanos, árboles, montañas o mares.

En un abrir y cerrar de ojos, la tierra se pondrá al revés;

Corrientes de sangre fluirán como el fluir de un canal.

Aquellos cuyas vestimentas nocturnas eran blancas como el jazmín

se despertarán por la mañana como si estuvieran vestidos de rojo, como el álamo.

Los hombres y los animales perderán la razón;

Todas las palomas y los ruiseñores olvidarán sus cantos.

Esa hora pesará sobre todos los viajeros,

y los que estén de viaje se perderán en un ataque de olvido.

Las aguas que fluyen de los arroyos de las montañas

correrán rojas, como el vino tinto, con la sangre de los muertos.

Los hombres, altos y bajos, se consumirán de miedo;

Y el propio Zar, en esa hora, estará en un estado lamentable.

Ese signo divino será una muestra de terror;

El cielo atacará con una daga desenvainada

No te apresures a negar esto -¡Oh, tonto ignorante!-

Porque mi veracidad depende enteramente del cumplimiento de este signo

Esta es una profecía basada en la revelación de Dios y seguramente se cumplirá;

Espera un poco, entonces, con rectitud y firmeza

No te imagines que todos tus malos pensamientos serán perdonados;

Es una deuda que te será devuelta en su totalidad.”

Estas coplas contienen detalles tan asombrosos que un estudio cuidadoso de cualquiera de estos puntos abre vastas ventanas de comprensión sobre la exactitud con que se cumplió esta profecía durante los acontecimientos de la Primera Guerra Mundial.

Por ejemplo, la mención específica de que la situación del zar de Rusia sería especialmente lamentable, es una afirmación que deja sin palabras:

“Y el Zar mismo, a esa hora, estará en un estado lamentable”.

En el momento de esta profecía, en 1905, Nicolás II, el zar de Rusia, era el hombre más rico en vida, con una riqueza estimada en 300.000 millones de dólares. [3] ¿Es concebible que esté dentro del poder humano predecir que el hombre más rico del mundo (y ciertamente uno de los más poderosos) caería pronto en la ruina total como resultado de una calamidad global? Tal conocimiento de lo invisible sólo puede venir de Dios mismo.

La Comunidad Musulmana Ahmadía ha publicado amplios análisis de los distintos puntos de esta profecía. [4] Sin embargo, en aras de esta discusión, sólo se mencionarán brevemente dos de ellos.

El inesperado inicio de la Primera Guerra Mundial

Un elemento claramente establecido en esta profecía es la brusquedad con la que comenzaría la calamidad:

“De repente, con una severa calamidad, todo será sacudido”

El asesinato del archiduque Francisco Fernando y su esposa, Sofía, durante su visita a Sarajevo, fue la chispa singular que encendió la Primera Guerra Mundial. Este asesinato provocó el cataclismo efecto dominó que culminó en el inicio de la guerra mundial. El Imperio Austrohúngaro declaró la guerra a Serbia, lo que fue respondido con la movilización del ejército ruso. Como resultado de la posterior cadena de acontecimientos, otras potencias mundiales se unieron al conflicto a través de sus respectivas alianzas, entre ellas Francia, Alemania y Gran Bretaña.

La especificidad con la que se menciona este fenómeno geopolítico único y repentino en la profecía está más allá del poder humano. Esto contrasta con las formas habituales y graduales en que se acumulan las guerras a gran escala. Al igual que nadie podía prever la lamentable caída del hombre más rico de la época, el mundo consideraba literalmente imposible la perspectiva de una guerra mundial. Un libro de gran éxito publicado en 1910, The Great Illusion (La gran ilusión), sostenía que el alcance de la interdependencia económica del mundo prácticamente garantizaba que el riesgo de grandes guerras había desaparecido del mundo. Sorprendentemente, esta misma creencia se mantuvo incluso en los meses anteriores a la Primera Guerra Mundial, cuando The Economist publicó un editorial en 1913 titulado “La guerra se hace imposible en el mundo civilizado”. [5]

Por lo tanto, debería ser de especial importancia para el pueblo checo que la singular pieza de metal que manifestó las palabras de esta advertencia divina se encuentre hoy en día en tierras checas. Sin embargo, esa no es la única conexión de esta nación con este acontecimiento fundamental. Leopold Lojka, el chófer del vehículo de Francisco Fernando, y el que hizo el desafortunado giro equivocado en Sarajevo que condujo al asesinato, también era checo. Además, el asesino serbobosnio que disparó esta bala, Gavrilo Princip, fue posteriormente encarcelado en la ciudad bohemia de Terezin, donde falleció de tuberculosis en 1918.

Otro punto claramente dilucidado en la profecía es el increíble impacto que la calamidad tendría en los viajeros.

“Esa hora pesará sobre todos los viajeros, y los que estén de viaje perderán el rumbo en un ataque de olvido”.

Muchos viajeros se vieron desamparados en territorio enemigo de una forma que simplemente no podía imaginarse antes de la guerra, incluyendo las actuales tierras checas. Refiriéndose a la famosa ciudad balneario checa de Karlovy Vary, la Dra. Ekaterina Rogatchevskaia, conservadora principal de Europa del Este (estudios rusos) en la Biblioteca Británica, escribe sobre la situación totalmente imprevisible y singularmente angustiosa de los turistas en aquellos horribles días:

“En el verano de 1914, muchos extranjeros, incluidos los rusos, pasaron sus vacaciones en ciudades balnearias de Alemania y Austria, por ejemplo, en Carlsbad (actual Karlovy Vary, en la República Checa), y fueron detenidos allí tras el estallido de la guerra. Los diarios de estos detenidos reflejan realmente el estado de ánimo de las personas que tuvieron que pasar varios meses en un país enemigo, en un entorno hostil y bajo la constante vigilancia de la policía austriaca. Muchos de ellos no tenían dinero, ya que no habían planeado quedarse más tiempo de lo previsto y los que tenían medios no podían conseguir dinero en efectivo ya que sus cuentas habían sido congeladas. Aunque este tipo de detención no era un verdadero encarcelamiento, a los extranjeros no se les permitía circular libremente, y al final les resultaba difícil alquilar un alojamiento, no sólo porque no podían pagar, sino también por la creciente xenofobia. En algunos lugares, la policía prohibía a la población local alquilar habitaciones a ciudadanos de los estados enemigos, y en algunos casos, la gente se deshacía de los inquilinos extranjeros ante las advertencias de la policía. La mayoría de las personas que no podían encontrar ninguna ocupación adecuada se sentían perdidas y desmoralizadas”. [6]

El peligro inminente de la Tercera Guerra Mundial

El Mesías Prometido (as) sólo se sintió obligado a transmitir estas palabras de advertencia al mundo debido a su profunda y absoluta compasión por la humanidad. El tierno corazón de un profeta rebosa de amor por la humanidad, como si fuera su propia descendencia. Escribió:

“Si no me viera obligado a revelar todo esto por mi profunda simpatía hacia mis semejantes, no lo habría mencionado…. ¡Escucha! Os he advertido”. [7]

Por desgracia, el mundo desestimó sus advertencias y no aprovechó la oportunidad de evitar este desastre mediante la oración y las buenas acciones. El objetivo de escribir esto es no sólo destacar la verdad del fenómeno de la revelación, sino también advertir al mundo para que no cometa los mismos errores que nuestros antepasados.

Hoy en día, el Quinto Califa del Mesías Prometido (as), Su Santidad Hazrat Mirza Masrur Ahmad (aba) es el Jefe mundial de la Comunidad Musulmana Ahmadía. Desde su elección a este cargo vitalicio en 2003, ha realizado todos los esfuerzos posibles para advertir al mundo de las consecuencias de sus acciones. En sus discursos de apertura en las asambleas legislativas mundiales, como las de Estados Unidos, Canadá, Reino Unido o la UE, Su Santidad ha advertido a los líderes mundiales de que las continuas injusticias globales incitarán la ira de Dios, que se abatirá sobre la humanidad en forma de Tercera Guerra Mundial, a menos que cesen y se arrepientan.

Algunos políticos y analistas consideraron inicialmente estas preocupaciones de Su Santidad (aba) como pesimistas. Sin embargo, en los últimos años, muchos han empezado a darse cuenta de que la naturaleza de este peligro es real. El informe de la inteligencia militar checa para 2019 advierte de un aumento de las tensiones entre las superpotencias del mundo, que podría conducir a la Tercera Guerra Mundial. [8] El informe concluye, de hecho, que el mundo ya ha entrado en la primera fase de este conflicto global.

La desafortunada verdad es que muchas partes del mundo se han visto privadas de la verdadera espiritualidad durante tanto tiempo que ya ni siquiera consideran la posibilidad de que la revelación sea cierta. Quizá esto sea especialmente cierto en el caso de la República Checa, un país que a menudo se considera la nación europea más atea. Sin embargo, este era el propósito mismo del advenimiento del Mesías Prometido (as), demostrar al mundo que Dios ciertamente sigue hablando. Así, era inevitable que el impacto de sus palabras proféticas se manifestara incluso en las tierras checas, ya que el islam es una religión universal, y su Mesías fue enviado para todo el mundo. Es imperativo que sus palabras, así como las de su actual sucesor, sean cuidadosamente reflexionadas, para que nuestros corazones puedan convertirse en receptores de la luz divina que es el medio para la verdadera salvación.

Sobre el autor: Uzair Ahmed es un estudiante de medicina en la República Checa, donde también ejerce de Secretario Nacional de Divulgación de la Comunidad Musulmana Ahmadía, así como de Presidente nacional de la rama juvenil. Es miembro oficial del equipo del “Existence Project”.

Notas finales:

  1. Hazrat Mirza Ghulam Ahmad (as), Haqiqatul-Wahi, English edition, p. 328.
  2. Hazrat Mirza Ghulam Ahmad (as), Barahin-e-Ahmadiyya, part 5, English edition, pp. 217-219.
  3. “Nicholas II of Russia Net Worth,” Celebrity Net Worth, accessed January 25, 2021, http://www.celebritynetworth.com/richest-businessmen/richest-billionaires/nicholas-ii-russia-net-worth/.“
  4. Bilal Tahir “World War One – Centenary of the Fulfilment of a Great Warning,” The Review of Religions, accessed January 25, 2021
  5. Anatole, Kaletsky “World War One: First war was impossible, then inevitable,” Reuters, accessed February 3rd, 2021
  6. Ekaterina Rogatchevskaia “Witnessing and Remembering Russia’s War,” The British Library, accessed January 25, 2021, http://www.bl.uk/world-war-one/articles/witnessing-and-remembering-russias-war.
  7. Hazrat Mirza Ghulam Ahmad (as), “Ishtihar al-Indhar,” Al-Hakam, Vol. 9, No. 12, April 8, 1905, 2; The Review of Religions, April 1905, pp. 159-161.
  8. “Czech Intelligence Predicts Worldwide Military Conflict,” Prague Morning, accessed January 25, 2021, https://www.praguemorning.cz/czech-intelligence-predicts-worldwide-military-conflict/
Suscríbete y recibe contenido exclusivo

Recibirás cada semana las últimas novedades de la Comunidad Musulmana Ahmadía directamente en tu mail. ¡Prometo no spamearte!

Share via