La difusión del Islam a través del amor, no por la fuerza ni por la coacción

<strong>Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad pronuncia el discurso principal en una recepción especial con motivo de la inauguración de la mezquita Baitul Ahad en Nagoya, Japón

2015-11-21-JP-Nagoya-Reception-001

El 21 de noviembre de 2015, el líder mundial de la Comunidad Musulmana Ahmadía, el Quinto Jalifa, Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad pronunció el discurso principal en una recepción especial con motivo de la inauguración de la mezquita Baitul Ahad (mezquita del Dios Único) en Nagoya, Japón. Más de 100 invitados y dignatarios no-áhmadis asistieron al evento.

La mezquita es la primera que la Comunidad Musulmana Ahmadía construye en Japón, y fue inaugurada el día anterior cuando Su Santidad pronunció su sermón del viernes.

2015-11-21-JP-Nagoya-Reception-002

Durante su discurso principal, Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad explicó el verdadero concepto de la adoración islámica y dijo que los objetivos de las mezquitas áhmadis reflejan los objetivos con los que se edificó la Sagrada Kaabah en la Meca.

Su Santidad comenzó declarando que todas las formas de terrorismo y extremismo son totalmente opuestas a las enseñanzas del Islam.

Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“Permítanme dejar absolutamente claro que las enseñanzas del Islam y el propósito de las verdaderas mezquitas son totalmente pacíficas y además son un medio para unir a la sociedad. En verdad, el propósito básico subyacente de las mezquitas es servir de lugares en los que la gente se reúna para adorar a Dios y promueva el amor, la compasión y la buena voluntad en la sociedad.”

2015-11-21-JP-Nagoya-Reception-003

En relación a la naturaleza de la adoración en el Islam, Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“En el léxico árabe, la adoración y las oraciones que se ofrecen en una mezquita se conocen como ´As-Salat´. En esencia, este término significa compasión, benevolencia, prosperidad y bendiciones.”

Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad continuó diciendo:

“Por tanto, aquellas personas que realizan la adoración según las verdaderas enseñanzas del Islam nunca serán crueles ni despiadadas, sino que serán compasivos, afectuosos y de los que desean lo mejor para los demás y demuestran ser una fuente interminable de bendiciones para la humanidad.”

2015-11-21-JP-Nagoya-Reception-004

El Jalifa destacó los objetivos con los cuales Al-lah envió al Fundador de la Comunidad Musulmana Ahmadía como el Mesías Prometido e Imam Mahdi.

Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“El Mesías Prometido (la paz sea con él) exhortó a la humanidad a reconocer a su Creador y someterse a Él. Pidió a la humanidad que cesara todas las crueldades e injusticias, viviera en armonía y cumpliera con los derechos de los unos con los otros. Afirmó que el Santo Profeta Muhammad (la paz sea con él) fue una fuente de misericordia para toda la humanidad. Y declaró que según el Corán no debe existir la compulsión en materia de fe.”

 

2015-11-21-JP-Nagoya-Reception-005

En relación con los esfuerzos de la Comunidad Musulmana Ahmadía para propagar el Islam, Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“Tratamos de promover el Islam no por fuerza ni coacción sino a través del amor y la compasión. Nuestra Comunidad y nuestras mezquitas cumplen los mismos propósitos con los que se edificó la Sagrada Kaabah –  promover la paz en el mundo. Nuestras mezquitas son fuentes de luz que iluminan sus alrededores.”

El líder religioso también habló acerca de varias iniciativas humanitarias que la Comunidad Musulmana Ahmadía está llevando a cabo.

Por ejemplo, la Comunidad Musulmana Ahmadía ha establecido colegios y hospitales que están dotando de educación y servicios sanitarios a los más necesitados en las partes más remotas del mundo, independientemente de su religión o antecedentes.

Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“Los musulmanes áhmadis tratan de eliminar las lágrimas de aquellos que sufren. Tratamos de eliminar su angustia, desesperación y pena. Tratamos de satisfacer sus necesidades y ayudarles a valerse por sí mismos.”

2015-11-21-JP-Nagoya-Reception-006

Abordando el concepto de la Yihad, Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“Creemos que en esta era, la verdadera Yihad no es la Yihad de la espada sino la Yihad del esfuerzo personal hacia la mejora. Se trata de la Yihad del desarrollo interno hacia la virtud. Y se trata de la Yihad de promover las enseñanzas pacíficas y verdaderas del Islam a los rincones del mundo. También es nuestro propósito aquí en Japón informar a la gente de esta preciada nación acerca de las verdaderas enseñanzas del Islam.”

Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad continuó diciendo:

“Es nuestro deber informar al pueblo japonés que el Islam es aquella religión que nos pide reconocer a nuestro Creador, unirnos a Él y servir a la humanidad. Y por tanto, Dios mediante, esta mezquita – nuestra primera mezquita en Japón- promoverá para siempre este mensaje, tanto en esta ciudad como por toda la nación.”

2015-11-21-JP-Nagoya-Reception-007

Para finalizar, Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“Los minaretes de esta mezquita proclamarán que el Islam es una religión de paz, seguridad y amor y una religión que cumple con los derechos de Dios y de la humanidad.”

Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad continuó diciendo:

“La realidad es, y siempre será, que el Islam es aquella religión cuyas enseñanzas de paz no encuentran comparación en toda la historia del mundo.”

Anteriormente, varios líderes religiosos y dignatarios también se dirigieron al público. Felicitaron a la Comunidad Musulmana Ahmadía por la inauguración de la mezquita de Japón y dieron la bienvenida a Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad al país.

2015-11-21-JP-Nagoya-Reception-008

También reiteraron su aprecio por los servicios humanitarios y ayuda ofrecida por la Comunidad Musulmana Ahmadía tras el terremoto y tsunami de 2011 en Japón.

2015-11-21-JP-Nagoya-Reception-009

El evento concluyó con una oración silenciosa dirigida por Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad y más adelante, Su Santidad se entrevistó personalmente con los invitados no-áhmadis individualmente.