Palabras de esperanza: Dia13 #diversidad | Comunidad Musulmana Ahmadía
En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
No hay digno de ser adorado excepto Al'lah, Muhammad es el Mensajero de Al'lah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)

Palabras de esperanza: Dia13 #diversidad

Misionero de la Comunidad Musulmana Ahmadía en Argentina

Se ha decretado en varios países la cuarentena total y desde el 20.03.2020 empezó la cuarentena total también en Argentina. Seguramente muchas personas van a buscar ahora el refugio en las redes sociales y otras plataformas para no aburrirse y para que pase el tiempo. Hay también personas que están preocupadas y ansiosas por esta situación desafiante. Nosotros en estos momentos difíciles queremos ofrecer nuestra solidaridad y colaborar con la sociedad. Por lo tanto, vamos a compartir cada día durante la cuarentena total un mensaje de esperanza y de fe. Esperamos que les guste y que les resulte útil.

Transcripción:

“Toda la alabanza pertenece a Al-lah, Senor de todos los mundos.” (1:2)

Al-lah ya en el primer capítulo del Sagrado Coran se manifiesta como Creador de todos los universos y Dios de toda la humanidad. Islam totalmente rechaza el concepto de una etnia o una raza eligida por Dios. Al-lah explica que ha creado la humanidad de un solo mismo ser que al principio no tenía ningún género y de ese primer ser Al-lah empezó a dividir los humanos en hombres y mujeres y luego empezó a dividir los hombres y las mujeres en diferentes tribus, etnias y razas.

Al-lah dice que solo el hecho de pertenecer a una raza o a una etnia en particular no te hace mejor ni peor que los demás – sino que son tus obras y tu piedad que te hacen mejor o peor que los demás en frente de Al-lah .

Por lo tanto dijo el Santo Profeta Muhammad (la paz sea con el) que un árabe no tiene ninguna superioridad sobre un no árabe ni un no árabe sobre un árabe; tampoco un blanco sobre un negro ni un negro sobre un blanco. Explicó que Al-Lah no mira a nuestra cara ni al color de nuestra piel si no que Al-lah mira a nuestro corazón y a nuestras obras. Significa, que la única forma de competencia entre los pueblos debería ser la competencia en la piedad y en las buenas obras.”

Share via