Palabras de esperanza: Dia15 #clemencia | Comunidad Musulmana Ahmadía
En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
No hay digno de ser adorado excepto Al'lah, Muhammad es el Mensajero de Al'lah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)

Palabras de esperanza: Dia15 #clemencia

Misionero de la Comunidad Musulmana Ahmadía en Argentina

Se ha decretado en varios países la cuarentena total y desde el 20.03.2020 empezó la cuarentena total también en Argentina. Seguramente muchas personas van a buscar ahora el refugio en las redes sociales y otras plataformas para no aburrirse y para que pase el tiempo. Hay también personas que están preocupadas y ansiosas por esta situación desafiante. Nosotros en estos momentos difíciles queremos ofrecer nuestra solidaridad y colaborar con la sociedad. Por lo tanto, vamos a compartir cada día durante la cuarentena total un mensaje de esperanza y de fe. Esperamos que les guste y que les resulte útil.

Transcripción:

“(Al-lah es) el Clemente, el Misericordioso.” (1:3)

Según Islam el nombre personal de Dios es Al-lah. Aparte del nombre personal de Dios el Sagrado Coran también menciona sus 99 atributos. Hay dos atributos de Al-lah que sirven como pilar de todos sus atributos: Al-Rahmán (el Clemente)  y Al-Rahím (el Misericordioso).

Al-Rahmán es la primera forma de la misericordia de Al-lah e incluye a toda su creación y no hace ninguna diferencia entre un creyente y un no creyente. Por ejemplo, el aire da la vida y el oxígeno sin ninguna diferencia si la persona cree en Dios o niega a Dios – sino que ambos en la forma igual benefician de esa misericordia de Al-lah. Otra característica de ese atributo como Al Rahmán es que ningún humano reza o ha rezado anteriormente por esa misericordia. Por ejemplo, ningún humano antes de su nacimiento rezo por las diferentes partes u órganos de su cuerpo.

La segunda forma de la misericordia de Al-lah manifestado en su atributo Al-Rahím es limitado a los creyentes que expresan sus rezos y súplicas frente de Dios. Por ejemplo, la tranquilidad, la paz interna, la felicidad en la vida, el amor de Dios, percibir la presencia de Al-lah en su vida cotidiana etc son bendiciones que no recibe toda la humanidad – sino solo las personas que se las pidan a Al-lah. En síntesis, se puede resumir todas las bendiciones de Al-lah en dos grupos:

Las bendiciones sin pedírselas y las bendiciones después de pedírselas.

Sin embargo, el Santo Profeta Mohammad (la paz sea con el) dijo:

Dios es un tesoro escondido – y el propósito de nuestra vida es buscar, descubrir y encontrar ese tesoro.

Share via