Palabras de esperanza: Dia27 #bondad | Comunidad Musulmana Ahmadía
En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
No hay digno de ser adorado excepto Al'lah, Muhammad es el Mensajero de Al'lah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)

Palabras de esperanza: Dia27 #bondad

Misionero de la Comunidad Musulmana Ahmadía en Argentina

Se ha decretado en varios países la cuarentena total y desde el 20.03.2020 empezó la cuarentena total también en Argentina. Seguramente muchas personas van a buscar ahora el refugio en las redes sociales y otras plataformas para no aburrirse y para que pase el tiempo. Hay también personas que están preocupadas y ansiosas por esta situación desafiante. Nosotros en estos momentos difíciles queremos ofrecer nuestra solidaridad y colaborar con la sociedad. Por lo tanto, vamos a compartir cada día durante la cuarentena total un mensaje de esperanza y de fe. Esperamos que les guste y que les resulte útil.

Transcripcion: 

“Éstos recibirán su recompensa dos veces, por haber sido perseve­rantes y haber combatido el mal con el bien.” (28:55)

Una de las características de los creyentes que es mencionada en el Corán es que ellos responden a la maldad siempre con la bondad. Eso es algo muy importante para mantener la paz en sí mismo pero también la mejor forma de luchar contra la maldad en su entorno. Por lo tanto, dice el Sagrado Corán:

 “Cuando se dirigen a ellos los ignorantes, res­ponden: ¡Paz!” (25:64)

El mejor ejemplo de la lucha contra la maldad con bondad son los mensajeros de Al-lah y en particular el Santo Profeta Muhammad (saw). Cuando el profeta anunció el Islam en Meca, los mequis empezaron a perseguir a los musulmanes. Durante un periodo de 13 años los musulmanes sufrieron mucha persecución y violencia física, incluso durante ese periodo el profeta perdió a algunos de sus cercanos y a su esposa. Después debido a esa persecución los musulmanes y el profeta tenían que migrarse, e incluso después de la migración los mequis seguían con la persecución. Por eso huvo varias guerras entre los mequis y los musulmanes hasta que al final los musulmanes después de 8 años regresaron y conquistaron Meca. Los mequis tenían miedo que el profeta los matara por sus delitos anteriores, pero el profeta perdono a todos por sus delitos anteriores y no mato a nadie. En ese momento una persona, Ikrama, que era el hijo de la persona que era más responsable por la persecución y la violencia contra los musulmanes se escapó de Meca. Pero su esposa se quedó en Meca y aceptó luego también el Islam. Un día le preguntó al profeta si su marido regresa a Meca, el profeta también lo perdonaría a el? El profeta le contestó que si. Entonces regresó su marido a Meca pero todavía tenía dudas y por eso se acercó personalmente al profeta y le pregunto: ¿Perdonas también a mi por nuestros delitos?” El profeta dijo que si. Ikrama le pregunto que incluso si el sigue con su religión y no acepta el Islam. El profeta dijo que si porque no hay coacción en la religión. Ikrama inmediatamente respondió: Yo soy musulmán y testifico que Muhammad es el mensajero de Al-lah. El profeta le pregunto porqué cambiaste de golpe tu opinion? El dijo: Responder a tantas crueldades y maldades con bondad, no puede demostrar un profeta falsa.”

Share via