¡5 cosas que no sabías sobre Alá!

¿Qué es Allahu akbar? ¿Alá es un Dios sanguinario? ¿Si no eres musulmán, irás al infierno o también te salvarás? ¿Por qué no podemos ver a Dios? ¿Por qué sufrimos? ¿Para qué nos ha creado Dios? ¡Aquí podrás encontrar la respuesta a estas y muchas otras preguntas controvertidas!

También te puede interesar (abre en una nueva pestaña):

Transcripción:

¿Existe realmente Dios? ¿Por qué el Dios de los musulmanes se llama Alá? ¿Qué diferencia hay entre Alá y Dios? Hola a todos, soy Tarik y estás viendo “5 cosas que no sabías sobre Alá (A-lah)”

Existe mucha confusión sobre la figura de “Alá” o “Al-lah”, y hay mucha gente que no sabe lo que significa. Hay algunas personas que incluso les inquieta escuchar palabras como “Allahuakbar” que significa, Dios es grande, a veces por culpa de algunos locos que se inmolan supuestamente en nombre de Al-lah. Pero no os preocupéis, os aseguro que la idea de un Dios sanguinario es más falsa que un terrorista vaya al Cielo.

¿Qué significa Al-lah?

La palabra “Allah” es el nombre propio de Dios. Es decir, no solo significa “Dios”, sino que se refiere al nombre del Creador.

Por ejemplo, en el Corán se dice: “Allah es el Dios Único.” (4:172) Es decir, que Al-lah es Dios, y no hay ningún otro ser igual a Él.

El Corán insiste sobre la unicidad de Dios y condena cualquier o idea o concepto que asocie a Dios con cualquier otra cosa o ser como compañero o igual.

Di; Él es Allah, el Único.
Allah, el Independiente e Implorado por todos.
No engendra ni es engendrado;
Y no hay nadie que sea igual a Él. (112:2-5)

Según el Corán, Dios es Eterno, Omnisciente, quien todo lo oye, Creador de todo cuya autoridad se extiende sobre todas las cosas.

Dios no es solamente el origen de todo, Él es el Creador, Él que todo lo hizo quien da a cada cosa su forma y ejerce control sobre el universo en todo momento.

Todas las religiones tienen origen divino

Según el islam, todas religiones proceden del mismo Dios, es decir, Él es el Creador y Sustentador de todo el Universo y que, como Él es el Creador, todos los hombres son iguales y ninguna nación puede proclamar alguna relación especial con Dios.

“No existe ningún pueblo al que no se haya enviado un Amonestador” (Al-Fatir, v. 25).

Si todas las religiones tienen origen Divino, ¿Por qué no debemos aceptar a todas como verdaderas y creer que todas ellas nos conducen a Dios? Esta cuestión ha sido respondida por el Santo Corán en los siguientes versículos:

“Por Al-lah, enviamos Mensajeros a los pueblos antes de ti; pero Satanás hizo que sus obras les aparecieran bellas a sus ojos. Así pues, él es su patrón en este día, y sufrirán un doloroso castigo. Pues solamente te hemos revelado el Libro para que les expliques lo relativo a sus discordias, y como guía, y como misericordia para un pueblo que cree”. (16:64-65)

Estos versículos indican que, en la actualidad, la integridad de todos los libros y enseñanzas precedentes se ha vuelto dudosa y que, debido al paso del tiempo, se han generado dudas y errores antes del advenimiento del Santo Profeta (la paz y bendiciones de Dios sean con él), de tal forma que, a pesar de su origen Divino, se han vuelto inapropiados en la práctica y no pueden ofrecer ya la garantía de que, actuando conforme a ellos, el hombre pueda llegar a Dios.

¿Por qué no podemos ver a Dios si El existe?

Es fácil afirmar que Dios existe, la dificultad reside en demostrar los diferentes atributos de Dios. El Santo Corán reconoce esta responsabilidad y ofrece prueba de los distintos atributos Divinos. Por ejemplo, declara:

“Las miradas no pueden alcanzarle, pero El alcanza las miradas. Él es el Inconmensurable, el Omnisapiente.” (Al-Anam, v.104).

Fijaros en cómo, las cosas sutiles, por ejemplo, el aire, la electricidad, el éter, etc., no pueden ser vistos por los ojos del hombre, ¿Cómo puede él ver a Dios, cuando es mucho más sutil que todo lo existente y no está hecho siquiera de materia, sino que El mismo es el Creador de todas las cosas? Por el contrario, Él si puede acercarse al hombre y revelarse personalmente; es decir, Se puede manifestar a través de Su Poder y atributos capacitando de esta forma al hombre para verle con los ojos de la razón.

Por ejemplo, si consideramos el Universo completo, encontramos que cada necesidad ha sido prevista; y que han sido otorgados los más adecuados medios para el desarrollo de cada capacidad y facultad.

¿Por qué existe el dolor, las enfermedades, etc.?

El islam también ofrece explicaciones sobre tal cuestión. Por ejemplo, el Santo Corán dice (Al-Shura, v. 30-31):

“Entre Sus Signos está la creación de los cielos y la tierra y de todas las criaturas vivas que ha distribuido en ambos. Él tiene el poder de reunirlos cuando Le agrada. Cualquier infortunio que os suceda, se debe a lo que vuestras propias manos han forjado. Mas El perdona muchos de vuestros pecados.”

Dios, por tanto, no ha creado a la enfermedad como tal, sino que ha creado la ley natural, indispensable para el progreso del hombre, siendo la enfermedad el resultado de la infracción de esta ley.

En algunas ocasiones se objeta que resulta incompatible con la Misericordia Divina el que los niños sufran alteraciones y enfermedades que no han merecido de ninguna forma y han arrastrado sobre sí.

La respuesta a tal objeción es que Dios ha creado una ley que influye sobre todo lo que se encuentra en su entorno, y tal ley es completamente beneficiosa. De no ser así, el hombre no hubiera realizado progreso alguno. Bajo efectos de esta ley, los niños quedan influenciados, para bien o para mal, por sus padres. De ellos obtienen salud y contraen enfermedades. De no poder adquirir la enfermedad, tampoco estarían capacitados para heredar la capacidad y facultades de sus padres, y el hombre nacería semejante a una imagen de piedra, impenetrable a buenas y malas influencias.

¿Por qué nos ha creado Dios?

El propósito de la creación fue crear una conciencia, para, en última instancia, mejorar, ampliar y elevar la calidad de tal conciencia hacia el objetivo final de la creación.

El último propósito de la creación, era crear un ser consciente del más alto nivel, que no sólo se sometería voluntariamente a Dios, sino que también dirigiría a la humanidad hacia la última meta de su creación, o al menos, lo haría posible a aquellos que desearan seguirle, es decir, la adoración de Dios.

Adorar a Dios implica servir a Dios pero también a su Creación. Esto incluye personas, animales e incluso plantas, que ha creado para nosotros. Dios nos ha creado para que sirvamos a la humanidad, y con ello muestra su justicia y su amor.

¿No habéis visto que Al-lah ha sometido a vuestro servicio todo lo que hay en los cielos y todo lo que hay en la tierra, y os dado Sus favores, tanto exterior como interiormente? Entre los hombres, los hay que disputan en relación con Al-lah, sin conocimiento ni guía y sin la autoridad de un Libro lúcido.

(C. 31. Al-Luqman: 21)                                  

Muchos otros versículos e incluso pequeños capítulos del Santo Corán, están dedicados enteramente a este aspecto, explicando que el hombre es un micro-universo que ha recibido la influencia de todas las formas de la creación. Incluso la estrella más remota, ha contribuido a este micro-universo del hombre.

Send this to a friend