Califas guiados – Hazrat Usman (ra)
En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
No hay digno de ser adorado excepto Al'lah, Muhammad es el Mensajero de Al'lah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)
Contenidos relacionados por temas

Califas guiados – Hazrat Usman (ra)

Califa de la Comunidad Musulmana Ahmadía

Sermón del viernes,

Después de recitar el Tashahud, el Ta’awwuz y el Surah Al-Fatihah, Hazrat Jalifatul Masih V (aba) dijo:

Hoy empezaré a narrar los relatos de Hazrat ‘Uzmán (ra), que continuarán durante varias semanas. Lo primero que hay que recordar en relación con Hazrat ‘Uzmán (ra) es que él no participó personalmente en la batalla de Badr. Sin embargo, fue uno de los ocho Compañeros afortunados, a quienes el Santo Profeta (sa) les dio una parte del botín de guerra y, por ello, se considera que han participado en la batalla. Su nombre era ‘Uzmán bin Affan bin Ab-il-Aas bin Umayyah bin ‘Abd Shams bin ‘Abd Manaf bin Qusayy bin Kilab (ra). Como tal, su ascendencia se conecta a la del Santo Profeta (sa) en la quinta generación a través de ‘Abd Manaf.

El nombre de la madre de Hazrat ‘Uzmán (ra) era Arwa bint Qurayz. El nombre de la abuela materna de Hazrat ‘Uzmán (ra) era Umm Hakim Bayda bint ‘Abdil Muttalib, que era hermana de Hazrat ‘Abdul’lah, el padre del Santo Profeta (sa). Según una narración, el padre del Santo Profeta (sa), Hazrat ‘Abdul’lah, y la abuela materna de Hazrat ‘Uzmán, Umm Hakim Bayda bint Abdil Muttalib, eran gemelos. La madre de Hazrat ‘Uzmán, Arwa bint Qurayz aceptó el Islam siguiendo el Tratado de Hudaybiyyah. Luego emigró de La Meca a Medina y permaneció allí hasta que falleció durante el jalifato de su hijo, Hazrat ‘Uzmán.

El padre de Hazrat ‘Uzmán falleció durante la yahiliyah [época de ignorancia antes del advenimiento del Islam]. Con respecto al título de Hazrat ‘Uzmán, se dice que durante la era de la ignorancia, su título era Abu Amr. Después de que su hijo, ‘Abdul’lah, naciera a través de Hazrat Ruqayah, la hija del Santo Profeta (sa), comenzó a ser conocido con el título de Abu ‘Abdil’lah entre los musulmanes. Según Ibn Ishaq, el Santo Profeta (sa) dio a su hija Hazrat Ruqayah en matrimonio a Hazrat ‘Uzmán. Hazrat Ruqayah falleció durante los días de la batalla de Badr. Después de esto, el Santo Profeta (sa) dio a su otra hija, Hazrat Umm Kulzum, la hermana de Hazrat Ruqayah, en matrimonio a Hazrat ‘Uzmán (ra). Por ello, fue conocido como Dhun Nurain [poseedor de dos luces]. También se ha dicho en otra narración que se llamaba Dhun Nurain, debido al hecho de que todas las noches recitaba una gran parte del Sagrado Corán durante la oración de Tahayud (oración voluntaria anterior al amanecer). Como el Santo Corán es una luz y lo es despertarse por la noche para ofrecer oraciones, se le conoció como Dhun Nurain, o el poseedor de dos luces. Esto aparece en una narración.

Según otra narración auténtica, en relación al nacimiento de Hazrat ‘Uzmán, se menciona que nació en La Meca, seis años después del Año del Elefante. También se ha dicho que nació en Taif. Era aproximadamente cinco años más joven que el Santo Profeta (sa). Con respecto a su aceptación del Islam, Yazid bin Rauman relata: “Una vez, tanto Hazrat ‘Uzmán bin Affan como Hazrat Talha bin Ubaidil’lah siguieron a Hazrat Zubair bin Awam y fueron al Santo Profeta (sa). Este les presentó el mensaje del Islam a ambos, recitó una porción del Sagrado Corán, les informó de las responsabilidades que les imponía el Islam y les informó del honor y respeto que Dios Altísimo les otorgaría. Sobre esto, tanto Hazrat ‘Uzmán (ra) como Hazrat Talha (ra) aceptaron el Islam y fueron testigos de la veracidad del Santo Profeta (sa). Después de ello, Hazrat ‘Uzmán dijo: “¡Oh Mensajero de Al’lah! Acabo de regresar de Siria. Cuando instalamos nuestro campamento entre Ma’an y Zarqa…”

Ma’an es una ciudad en el sur de Jordania, cerca de la frontera del Hiyaz, y Zarqa está situada cerca de Ma’an.

Dice: “Habíamos establecido el campamento y estábamos dormidos, cuando un individuo gritó: despertad los que estáis dormidos, ya que ciertamente Ahmad ha aparecido en La Meca’. Cuando regresamos, oímos hablar de ti”.

Hazrat ‘Uzmán (ra) fue uno de los musulmanes pioneros que se convirtieron antes de que el Santo Profeta (sa) entrara en Dar Arqam. Tras aceptar el Islam, también sufrió persecución. Musa bin Muhammad narra bajo la autoridad de su padre que, después de que Hazrat ‘Uzmán bin Affan (ra) aceptase el Islam, su tío Hakam bin Abil Aas bin Umayah lo agarró y lo ató con una cuerda. Le dijo: “¿abandonas la religión de tus antepasados para aceptar esta nueva fe? Por Dios, no te desataré hasta que renuncies a tu nueva religión”. Ante esto, Hazrat ‘Uzmán (ra) respondió: “juro por Dios que nunca abandonaré ni renunciaré a mi fe”. Hakam se vio obligado a liberarlo al presenciar la inquebrantable fe de Hazrat ‘Uzmán (ra).

Lo siguiente es el trasfondo del matrimonio de Hazrat ‘Uzmán (ra) con Hazrat Ruqaya (ra). Antes de la afirmación de profetazgo del Santo Profeta (ra), Hazrat Ruqaya (ra) estaba comprometida con el hijo de Abu Lahab, Utbah, mientras que su hermana Hazrat Umm Kulzum (ra) iba a casarse con el hermano de Utbah, Utaibah. Después de que se revelara Surah Al Masad o Surah Al Lahab, su padre, Abu Lahab, dijo a sus hijos que dejaría de tener cualquier conexión con ellos si no rompían sus relaciones con las hijas de Muhammad [sa]. Por lo tanto, antes de que tuviera lugar la ceremonia de matrimonio, se separaron de ambas hermanas. Entonces, en La Meca, Hazrat ‘Uzmán (ra) se casó con Hazrat Ruqaya (ra) y emigró con ella a Abisinia. Hazrat ‘Uzmán (ra) y Hazrat Ruqiyya (ra) fueron paradigmas de belleza. Se decía que [Árabe] que la pareja más hermosa que jamás se había visto era Hazrat Ruqaya (ra) y su esposo, Hazrat ‘Uzmán (ra).

‘Abdur Rahman bin ‘Uzmán Qurashi narra que el Santo Profeta (ra) visitó la casa de su hija cuando ella estaba lavando la cabeza de Hazrat ‘Uzmán (ra). El Santo Profeta (sa) le dijo: “Mi querida hija, cuida bien de Abu ‘Abdil’lah [es decir, Hazrat ‘Uzmán] porque de hecho, entre mis Compañeros, él tiene el mayor parecido conmigo en moral”.

Ibn Ishaq afirma con respecto a la migración, que el Santo Profeta (sa) fue testigo de las pruebas y tribulaciones que sus Compañeros se vieron obligados a sufrir, mientras él se encontraba en relativa seguridad debido a su rango a los ojos de Dios y a su tío, Abu Talib. Se dio cuenta de que no poseía ningún poder o influencia para aliviar las dificultades a las que se estaban enfrentando. Mientras mantenía una relativa seguridad, no pudo evitar las injusticias que estaban infligiendo a los Compañeros. Aunque estaba a salvo hasta cierto punto de las injusticias, no tenía el poder para detener las atrocidades que se cometían contra sus Compañeros. El Santo Profeta (sa) les dijo a sus Compañeros que debían dirigirse a Abisinia, una tierra de paz y seguridad, donde encontrarían un Rey que no cometía injusticias contra las personas, y que debían permanecer allí hasta que Dios Todopoderoso los aliviara de su difícil situación en ese momento.

Ansiosos por los problemas a los que se enfrentaban debido a su fe, se vieron obligados a huir por la causa de Dios y partieron hacia Abisinia. Esta fue la primera migración en el Islam. Los Compañeros que emigraron a Abisinia incluían a Hazrat ‘Uzmán (ra) que viajó con su esposa, Hazrat Ruqayah, hija del Santo Profeta (sa).

Hazrat Anas (ra) relata que cuando Hazrat ‘Uzmán (ra) partió hacia Abisinia, estaba acompañado por Hazrat Ruqayah (ra), hija del Santo Profeta (sa). Hubo una demora en las noticias que el Santo Profeta (sa) recibía con respecto a ellos, es decir, no sabía si habían emigrado, a dónde habían llegado y cómo estaban. Así que salió y siguió esperando noticias sobre ellos. Luego vino una mujer y le dio al Santo Profeta (sa) noticias con respecto a ellos. Entonces, el Santo Profeta (sa) declaró que después de Lot (sa), Hazrat ‘Uzmán (ra) era la primera persona que había emigrado junto a su familia en el camino de Al’lah.

Hazrat Sa’d (ra) relata que cuando Hazrat ‘Uzmán bin Affan (ra) decidió emigrar a Abisinia, el Santo Profeta (sa) le dijo: “Lleva a Ruqayah (ra) contigo, porque siento que cada uno de vosotros tranquilizará al otro continuamente”. (Es decir, si ambos permanecían juntos, continuarían apoyándose mutuamente). El Santo Profeta (sa) le dijo entonces a Hazrat Asma (ra), hija de Hazrat Abu Bakr (ra): “Ve y averigua si se han partido o no, a dónde han llegado y cuál es la situación allí”. Cuando regresó, Hazrat Abu Bakr (ra) también estaba con el Santo Profeta (sa). Ella dijo que Hazrat ‘Uzmán (ra) partió hacia el mar después de haber sentado a Hazrat Ruqayah (ra) en la silla de la mula. Sobre esto, el Santo Profeta (sa) declaró: “¡Oh Abu Bakr (ra), después del Profeta Abraham (as) y el Profeta Lot (as), estos dos son los primeros en emigrar”.

También se menciona su regreso de Abisinia. Ibn Ishaq afirma que los Compañeros del Santo Profeta (sa) que emigraron a Abisinia escucharon que la gente de La Meca había aceptado el Islam. Acto seguido, estos emigrantes regresaron de Abisinia a La Meca. Cuando llegaron cerca de La Meca, se dieron cuenta de que se trataba de un rumor falso y, entonces, entraron en La Meca de forma encubierta o bajo la protección de otro. Algunos de ellos emigraron a Medina y participaron en las batallas de Badr y Uhud junto al Santo Profeta (sa); mientras que otros, entre ellos, son los que fueron detenidos en La Meca por los idólatras y, por lo tanto, no pudieron participar en la batalla de Badr y otras batallas. Entre los que emigraron a Medina tras regresar de Abisinia estaban Hazrat ‘Uzmán (ra) y su esposa Hazrat Ruqayah (ra), hija del Santo Profeta (sa). En un libro se menciona que Hazrat ‘Uzmán (ra) permaneció en Abisinia durante algunos años. Después, fue uno de los Compañeros que regresaron a su tierra natal, tras escuchar el falso rumor de que los quraish habían aceptado el Islam. Tras llegar allí, se dieron cuenta de que no se trataba más que de un falso rumor y luego algunos de ellos regresaron a Abisinia; no obstante, Hazrat ‘Uzmán (ra) permaneció en La Meca hasta que tuvo los medios para emigrar a Medina. Cuando el Santo Profeta (sa) instruyó a todos sus Compañeros a emigrar a Medina, Hazrat ‘Uzmán (ra) también emprendió la migración junto con su familia.

En una narración se afirma que Hazrat ‘Uzmán (ra) emigró una vez más a Abisinia, pero en la mayoría de los libros de historia no se menciona que Hazrat ‘Uzmán (ra) emigrara a Abisinia por segunda vez. Sea como fuere, con respecto a los antecedentes y detalles de la segunda migración a Abisinia que se mencionan los libros de historia y Hadiz, los historiadores cuidadosos y meticulosos no los aceptan completamente como son, porque puestos en contexto parece imposible.

Hazrat Mirza Bashir Ahmad (ra) ha presentado su investigación en relación a la migración a Abisinia. Aunque he mencionado algo de esto en el pasado con respecto a otros Compañeros, es necesario mencionarlo también aquí. La investigación de Hazrat Mirza Bashir Ahmad (ra) es la siguiente:

Cuando el sufrimiento de los musulmanes llegó a su límite y los quraish continuaron agravando la aflicción de los musulmanes, el Santo Profeta (sa) les instruyó que emigraran a Abisinia y dijo: “El rey de Abisinia es justo y equitativo. Nadie está sujeto a la opresión bajo su gobierno”. El país de “Ḥabashah”, que en inglés se conoce como Etiopía o Abisinia, está situado al noreste del continente africano. Está exactamente en frente del sur de Arabia y con la excepción del Mar Rojo, no hay ningún país en medio. Durante esa era, se estableció una fuerte soberanía cristiana en Abisinia y el rey era conocido como el Negus. De hecho, el gobernante todavía recibe el mismo nombre (esto fue cuando Hazrat Mirza Bashir Ahmad Sahib escribió este texto). Arabia tenía relaciones comerciales con Abisinia y en la era que estamos mencionando actualmente, la capital de Abisinia era Axsum, que se encuentra cerca de la actual ciudad de Adowa, y hasta ahora se considera una ciudad sagrada. En aquellos días, Axsum era el centro de una soberanía muy poderosa.

Durante ese tiempo, el nombre personal del Negus era Aṣḥamah, que era un rey justo, inteligente y poderoso. En cualquier caso, cuando el sufrimiento de los musulmanes llegó a su límite, el Santo Profeta (sa) instruyó que aquellos que pudieran permitírselo debían emigrar a Abisinia. Así pues, siguiendo las instrucciones del Santo Profeta (sa), en el mes de Rayab del 5º año Nabawi, once hombres y cuatro mujeres emigraron a Abisinia. Los nombres más conocidos entre ellos eran los siguientes: Ḥazrat ‘Uzmán bin Affan y su esposa Ruqayah (ra), la hija del Santo Profeta (sa), ‘Abdur Raḥman bin Auf (ra), Zubair bin Al ‘Awwam (ra), Abu Ḥudhaifah bin ‘Utbah (ra), ‘Uzmán bin Maẓ’un (ra), Muṣ’ab bin ‘Umair (ra), Abu Salamah bin ‘Abdil-Asad y su esposa Umm Salamah (ra)”.

Hazrat Mirza Bashir Ahmad Sahib escribe además: “Es muy extraño que la mayoría de estos inmigrantes pioneros fueran los que pertenecían a tribus poderosas de los quraish, y los más débiles eran pocos y distantes entre sí. Esto ilustra dos cosas: en primer lugar, que incluso los que pertenecían a las poderosas tribus de los quraish no estaban a salvo de las crueldades de los propios quraish. En segundo lugar, las personas débiles como los esclavos, etc., en ese momento, se encontraban en un estado de debilidad y miseria tan grave que ni siquiera podían emigrar.

Viajando hacia el sur, cuando los inmigrantes llegaron a Shaibah, que era un puerto marítimo en Arabia en ese momento, por la gracia de Al’lah, encontraron un barco comercial que estaba listo para partir hacia Abisinia y, por tanto, todos abordaron con seguridad. Cuando los quraish fueron informados de esto, se enfurecieron profundamente porque esta “presa” se les escapó de las manos. De ahí que persiguieran a estos inmigrantes, pero cuando sus hombres llegaron a la costa, el barco ya había partido, por lo que regresaron decepcionados. Al llegar a Abisinia, los musulmanes encontraron una vida de gran paz y protección de las crueldades de los quraish después de muchas dificultades y oraciones.

Sin embargo, como han mencionado algunos historiadores, no había pasado mucho tiempo desde que los inmigrantes habían emigrado a Abisinia, cuando les llegó un rumor errante de que todos los quraish habían aceptado el Islam y La Meca era ahora un lugar de paz y seguridad completa. El resultado de esta noticia fue que la mayoría de los inmigrantes regresaron de inmediato y cuando llegaron cerca de La Meca, encontraron que esta noticia era falsa. Ahora se enfrentaban a grandes dificultades. Al final, algunos regresaron, mientras que otros en secreto, o bajo la protección de un individuo influyente y poderoso, entraron en La Meca. Este incidente ocurrió en el mes de Shawwal del 5º año Nabawi. En otras palabras, la duración entre el inicio de la emigración y el regreso de los inmigrantes fue de solo dos meses y medio a tres meses.

En realidad, se trataba de un rumor completamente falso y sin fundamento, que probablemente se difundió para atraer a los inmigrantes a Abisinia de regreso y ponerlos en dificultades. De hecho, tras una investigación más detallada, este rumor y la historia del regreso de los inmigrantes, en sí mismos, parecen carecer de fundamento.

No obstante, si se toma como cierto, el incidente mencionado en varios hadices podría estar oculto debajo de la superficie”.

Si lo analizamos desde el contexto que algunas narraciones registran que Hazrat ‘Uzmán permaneció en Abisinia durante algunos años, entonces esta narración resultaría falsa si aceptamos esta otra narración. Pero si aceptamos que la narración anterior es correcta, eso significa que regresaron después de tres o cuatro meses. No obstante, según la investigación de Hazrat Mirza Bashir Ahmad Sahib, todo este incidente es falso. Escribe:

“… Si se toma como cierto el incidente mencionado en varios Hadices podría estar oculto bajo la superficie, como se menciona en Bujari, una vez que el Santo Profeta (sa) recitó versos de Surah An-Najm en el patio de la Ka‘bah. En ese momento, también estaban presentes muchos jefes de los incrédulos, junto con los musulmanes. Cuando el Santo Profeta (sa) completó el capítulo, cayó en postración y con él todos los musulmanes, incluso los incrédulos también cayeron en postración. La razón detrás de la postración de los incrédulos no se ha mencionado en los hadices, pero parece que el Santo Profeta (sa) recitó los versículos de Dios de tal manera que les llegó al fondo del corazón. Esos versículos ilustraron particularmente la unidad de Dios, Su Poder y Majestad de una manera extremadamente elocuente y perspicua, y nos recuerdan Sus favores. Luego, a los quraish se les advirtió de una manera muy majestuosa e inspiradora, que en caso de que no se abstuvieran de sus malas acciones, encontrarían el mismo fin que las naciones pasadas, porque rechazaron a los Mensajeros de Dios. Al final de estos versículos, se ordenó que vinieran y se postraran ante Al’lah. Después de la recitación de estos versículos, el Santo Profeta (sa) y todos los musulmanes cayeron en postración a la vez, y como resultado, estas palabras y este acto tuvieron un efecto tan milagroso en los quraish, que también cayeron en postración involuntariamente. Esto no debería sorprendernos, ya que en tales circunstancias, como se ha mencionado anteriormente, el corazón humano, a veces, se asombra y realiza impotentemente un acto que va en contra de sus principios y religión reales. (No es necesario que uno actúe de esta manera solo después de profesar una creencia, a veces puede hacerlo involuntariamente). Por lo tanto, a veces, hemos sido testigos de que durante una aflicción severa y repentina, incluso un ateo grita: “¡oh Al’lah! ¡Oh Dios, u oh Ram Ram! (También le pregunté a algunos ateos y estuvieron de acuerdo en que esto es absolutamente cierto. A pesar de que no creen en Dios, cuando se enfrentan al peligro, a veces pronuncian la palabra “Dios” involuntariamente).

Los quraish ni siquiera eran ateos y, de hecho, creían en el ser de Dios. Por eso, tras la recitación de esas palabras majestuosas, llenas de asombro, la comunidad de musulmanes cayó de repente en postración; y tuvieron un efecto tan milagroso, que los quraish también cayeron impotentes en postración.

Sin embargo, esta influencia suele ser temporal y el hombre vuelve rápidamente a su estado original. Como tal, lo mismo sucedió aquí, porque cuando los quraish se levantaron de la postración, siguieron siendo los mismos idólatras que eran antes. (No fue el caso que se convirtieron en monoteístas después de esto)

De cualquier forma, este acontecimiento se dio así y está corroborado por auténticos hadices. Por consiguiente, si la noticia del regreso de los inmigrantes a Abisinia es de hecho cierta, parece que los quraish (que siempre anhelaban el regreso de los inmigrantes de Abisinia) probablemente utilizaron esta acción para difundir el rumor de que los quraish de La Meca se había convertido en musulmanes, y La Meca era ahora completamente segura para los musulmanes. Cuando este rumor llegó a los inmigrantes de Abisinia, naturalmente se alegraron de escucharlo y, en el fervor de su alegría, regresaron rápidamente. Cuando estuvieron cerca de La Meca, fueron informados de la realidad del asunto en cuestión, sobre el cual algunos secretamente y otros bajo la protección de un poderoso e influyente jefe de los quraish, entraron en La Meca, mientras que otros retrocedieron nuevamente. Por lo tanto, si había algo de verdad en el rumor de que los quraish se habían hecho musulmanes, se limitó simplemente al incidente de la postración tras la recitación del capítulo An-Najam. Al’lah sabe mejor.

En cualquier caso, si los inmigrantes de Abisinia regresaron, la mayoría de ellos se volvieron. Además, dado que los quraish continuaron progresando en la imposición de sufrimiento y sus tiranías aumentaban día a día, otros musulmanes, siguiendo las instrucciones del Santo Profeta (sa), también comenzaron los preparativos secretos para emigrar, por lo que comenzaron a irse gradualmente siempre que tuvieron la oportunidad de hacerlo. Esta cadena de emigración fue tal, que finalmente el número de inmigrantes a Abisinia llegó a 101, de los cuales 18 eran mujeres. Así pues, muy pocos musulmanes quedaron en La Meca con el Santo Profeta (sa).  Algunos historiadores han llamado a esta migración “la segunda emigración a Abisinia”.

Luego, mencionando sus propios análisis sobre el tema, Hazrat Mirza Bashir Ahmad Sahib (ra) afirma:

“Sin embargo, hay otro hecho, que hace que toda la historia de este rumor y el regreso de los inmigrantes sea totalmente inverosímil. La fecha de inicio de la emigración a Abisinia se menciona como Rajab 5 Nabawi y la fecha de ‘la postración’ se ha mencionado como Ramaḍan 5 Nabawi, y los relatos históricos afirman que como resultado de este rumor se produjo el regreso de los inmigrantes a Abisinia en Shawwal. 5 Nabawi. Así pues, la brecha en los períodos de tiempo entre la primera migración y el regreso de los inmigrantes es simplemente de dos a tres meses. Si el período de tiempo se calcula a partir de la fecha de “la postración”, el tiempo es solo un mes. Ahora bien, de acuerdo con las circunstancias de esa época, es categóricamente imposible que se hayan realizado tres viajes entre La Meca y Abisinia en tan poco tiempo. En otras palabras, primero los musulmanes viajaron de La Meca a Abisinia, después de lo cual un individuo de La Meca trajo noticias a Abisinia sobre la aceptación del Islam por parte de los quraish. Luego, los musulmanes partieron nuevamente de Abisinia y llegaron a La Meca. The

La realización de estos tres viajes (excluyendo el tiempo adicional que se consume en varios asuntos, como la preparación, por ejemplo), fue absolutamente imposible en tan poco tiempo. Además, no es posible que se hayan podido completar dos viajes entre el momento de “la postración” y el momento del presunto regreso de los inmigrantes a Abisinia. En ese momento, para viajar de La Meca a Abisinia, primero se requería ir al sur; luego, desde allí, cruzar el Mar Rojo y llegar a la costa de África en barco (que no siempre estaba presente). Después, desde la costa, había que ir hasta Axsum, la capital de Abisinia, que estaba situada a bastante distancia de la costa; y según el modo lento de viajar en esa época, un viaje de esta magnitud no podría haberse realizado en menos de un mes y medio o dos. Desde este punto de vista, todo el incidente en sí mismo resulta inventado y sin fundamento. Si hubiera hipotéticamente alguna verdad subyacente, entonces no es más que la que se ha mencionado anteriormente. Dios sabe mejor qué ocurrió”.

Pero cualquiera que fuera la razón, Hazrat ‘Uzmán (ra) regresó de Abisinia poco tiempo después. La alusión de su migración a Medina y la formación de su vínculo de hermandad es tal que Muhammad bin Ja’far bin Zubair relata que cuando Hazrat ‘Uzmán (ra) emigró de La Meca a Medina, vivió en la casa de Hazrat Aus bin Zabit ( ra), hermano de Hazrat Hassan bin Zabit (ra), perteneciente a la tribu Banu Nayar. Musa bin Muhammad relata de su padre que el Santo Profeta (sa) estableció el vínculo de hermandad entre Hazrat ‘Uzmán (ra) y Hazrat ‘Abdur Rahman bin Auf (ra). Según otro relato, el vínculo de hermandad se estableció entre el padre de Hazrat Shaddad bin Aus, Hazrat Aus bin Zabit (ra) y Hazrat ‘Uzmán (ra). También se afirma que se estableció el vínculo de hermandad entre Hazrat Abu Ubadah Sa’d bin ‘Uzmán Zuraqi (ra) y Hazrat ‘Uzmán (ra).

Según otra narración, el Santo Profeta (sa) estableció un vínculo de hermandad entre él y Hazrat ‘Uzmán (ra). Hay un relato de Ibn Labibah, en Al-Tabaqaat al-Kubra, que dice que, en sus últimos días, cuando el enemigo asedió a Hazrat ‘Uzmán (ra), (es decir, cuando el enemigo le asedió y le impuso todo tipo de restricciones), este miró desde la ventana de una habitación de arriba y preguntó a la gente si Talha se encontraba entre ellos. Ellos respondieron afirmativamente. Hazrat ‘Uzmán (ra) le preguntó a Hazrat Talha: “te pregunto mientras testificas por Al’lah, ¿recuerdas cuando el Santo Profeta (sa) estaba estableciendo lazos de hermandad entre los Muhayirin y los Ansar, y él estableció su vínculo de hermandad conmigo?”. En otras palabras, el Santo Profeta (sa) estableció un vínculo de hermandad entre él y Hazrat ‘Uzmán (ra). Hazrat Talha (ra) respondió: “¡por Dios, es verdad!”. Ante esto, el enemigo, que había rodeado la casa de Hazrat ‘Uzmán (ra), preguntó a Hazrat Talha (ra) qué es lo que había hecho. Hazrat Talha (ra) respondió con mucho coraje: “Hazrat ‘Uzmán (ra) puso a Dios como Su testigo cuando me preguntó y el asunto sobre el que me preguntó ocurrió ante mis propios ojos, ¿cómo podría no dar testimonio de ello? No puedo proferir una mentira, por tanto, oponeros a mí todo lo que quieras”.

En cuanto al fallecimiento de Hazrat Ruqayyah (ra) y el matrimonio con Hazrat Umm Kulzum (ra), ‘Abdul’lah bin Muknif bin Hariza Ansari cita que cuando el Santo Profeta (sa) partió para la batalla de Badr, dejó a Hazrat ‘Uzmán (ra) con Hazrat Ruqayyah (ra). Hazrat Ruqayyah (ra) no se encontraba bien en ese momento y falleció el mismo día que Hazrat Zaid bin Hariza (ra) trajo las buenas noticias a Medina en relación a la victoria que Dios Altísimo había otorgado al Santo Profeta (sa) en Badr. El Santo Profeta (sa) le otorgó a Hazrat ‘Uzmán (ra) una parte del botín de guerra y su parte fue igual en medida a los que habían participado en la batalla de Badr. Después del fallecimiento de Hazrat Ruqayyah (ra), el Santo Profeta (sa) dio a su hija, Hazrat Umm Kulzum (ra), en matrimonio a Hazrat ‘Uzmán (ra).

Hazrat Abu Hurairah (ra) relata que el Santo Profeta (sa) se reunió con Hazrat ‘Uzmán (ra) en la entrada de la mezquita y le dijo: ‘Uzmán, este es Gabriel y me ha informado que Dios Todopoderoso ha concertado tu matrimonio con Umm Kulzum con la misma cantidad de Haq Mehr que Ruqayyah, y que le des el mismo trato amable [o sea, que la tratara igual que a Ruqayyah]”.

En otras palabras, Dios Altísimo le reveló al Santo Profeta (sa) que su segunda hija, Umm Kulzum (ra) debería casarse con Hazrat ‘Uzmán (ra).

Hazrat ‘Aisha (ra) relata que cuando el Santo Profeta (sa) concertó el matrimonio de Umm Kulzum (ra) con Hazrat ‘Uzmán (ra), le dijo a Hazrat Umm Aiman (ra): “prepara a mi hija, Umm Kulzum y llévala a ‘Uzmán y toca el tambor delante ella [a medida que avancéis]”. Así, ella hizo eso exactamente. Después de tres días, el Santo Profeta (sa) fue a visitar a Hazrat Umme Kulzum (ra) y dijo: “Mi querida hija, ¿qué piensas de tu esposo?”. Umm Kulzum (ra) respondió: “es el marido más excelente”.

La relación de Hazrat Umm Kulzum (ra) y Hazrat Usman (ra) permaneció hasta el noveno año después de la Héjira, después de lo cual se sintió mal y falleció. El Santo Profeta (sa) dirigió su oración fúnebre y tras ello se sentó junto a su tumba. Hazrat Anas (ra) relata que vio al Santo Profeta (sa) sentado junto a la tumba de Hazrat Umm Kulzum (ra) mientras las lágrimas brotaban de sus ojos.

El incidente se ha registrado en Bujari de la siguiente manera:

Hilal narró de Hazrat Anas bin Malik (ra), que relató: “Estuvimos presentes en el funeral de la hija del Santo Profeta (sa), quien estaba sentado junto a la tumba y vi que las lágrimas brotaban de sus ojos”.

Según otra narración, tras la muerte de Hazrat Umm Kulzum (ra), el Santo Profeta (sa) declaró: “Si tuviera una tercera hija, también la habría casado con ‘Uzmán”.

Hazrat Ibn Abbas (ra) narra que el Santo Profeta (sa) pasaba por un lugar y notó que Hazrat ‘Uzmán (ra) estaba sentado allí y lloraba de dolor por el fallecimiento de Hazrat Umme Kulzum (ra). El narrador de la tradición afirma que en ese momento, sus dos compañeros, es decir, Hazrat Abu Bakr (ra) y Hazrat ‘Umar (ra) estaban con el Santo Profeta (sa). El Santo Profeta (sa) preguntó: “¡Oh ‘Uzmán!, ¿por qué lloras?”. Hazrat ‘Uzmán (ra) dijo: “¡oh Mensajero de Al’lah (sa), la razón por la que lloro es porque mi relación con usted como yerno ha terminado”. Ya que sus dos hijas habían fallecido. El Santo Profeta (sa) declaró: “No llores, te juro por Al’lah, en cuyas manos está mi vida, que si tuviera 100 hijas, las casaría a todas contigo, una tras otra, y no quedaría ninguna de ellas”.

En cualquier caso, esta fue una expresión de amor mutuo. Hazrat ‘Uzmán (ra) estaba preocupado, pero el Santo Profeta (sa) le aseguró que su relación continuaría y permanecería para siempre.

Los relatos restantes se narrarán en el futuro, si Dios quiere. He estado llamando la atención en los sermones de los viernes anteriores hacia las oraciones y les pido que continúen orando por los áhmadis de Pakistán. Los oponentes, por todos los medios, prosiguen en sus intentos de acechar cada vez más a los áhmadis. Sin embargo, no se dan cuenta de que existe un Ser Superior, Dios Todopoderoso, cuyo decreto Divino se está manifestando y, de hecho, la red a su alrededor se está haciendo cada vez más pequeña y de la que no hay escapatoria. ¡Que Dios Altísimo les conceda entendimiento, que vean la razón y actúen con justicia, y se abstengan de cometer injusticias y crueldades! Oren también por los áhmadis de Argelia y para que permanezcan firmes en su fe. De manera similar, además los áhmadis se enfrentan a oposición en varios otros lugares. ¡Qué Al’lah conceda protección a todos los áhmadis, dondequiera que se encuentren!

Después de las oraciones, dirigiré algunas oraciones fúnebres en ausencia y también mencionaré sus detalles.

El primero de ellos es del respetado Sultan Mahmud Anwar Sahib de Maulana, que anteriormente trabajó como Nazir Islah-o-Irshad Markaziyyah, Nazir Khidmat-e-Darweshan y Nazir Islah-o-Irshad Rishta Naata. Falleció el 11 de enero en Rabwah, a la edad de 88 años aproximadamente.

[Árabe]

“Ciertamente a Al’lah pertenecemos y hacia Él volveremos”.

Su padre se llamaba Chaudhry Muhammad Deen y su madre  Rehmat Bibi. Su padre aceptó el Ahmadiat en 1928, después de hacer el Bai’at en  manos de Hazrat Jalifatul Maish II (ra). Hazrat Maulana Sultan Mahmud Anwar Sahib era su único hijo. Maulana Sultan Mahmud Anwar Sahib estudió hasta secundaria. A partir de entonces, se hizo Waqf [dedicó su vida al servicio de su fe] y en 1946 entró en Yamia Ahmadía. Tras la creación de Pakistán, se pasó al Yamia Ahmadia de Ahmad Nagar y realizó su examen Maulvi Fazal en 1952, y en abril de 1956 se graduó de Yamia Ahmadía con un título de Shahid. Se casó con Mahmuda Shaukat Sahiba, hija de Chaudhry Sa’d-ul-din Sahib y su nikkah fue dirigido por Maulana Yalal-ul-Din Shams Sahib en 1960, durante la convención anual. Tiene cuatro hijos y dos hijas, y uno de sus hijos, Hassan Mahmud Sahib es una persona consagrada y actualmente trabaja en las oficinas de Tahrik-e-Yadid en Rabwah. El primer destino del respetado Maulana Sahib fue en Gujarat y ejerció como misionero en varias ciudades de Pakistán. Desde 1974 a 1978, trabajó en Ghana. Yo también estaba allí en Ghana en ese momento y observé que él trabajó allí con un espíritu muy desinteresado. De 1982 a 1983 trabajó como secretario de Majlis Karpurdaz y en 1983 fue nombrado presidente del Majlis de Karpurdaz. De 1983 a 1998, ejerció como Nazir Islah o Irshad Markaziyyah y después como Nazir Khidmat-e-Darweshan hasta el 2011. Del 2011 a 2017, ejerció como Nazir Rishta Naata y se retiró en 2017 debido a sus problemas de salud.

El fallecido tenía una gran habilidad para el Tabligh [difundir el mensaje del Islam], comunicarse con otros y pronunciar discursos. Mantenía innumerables discusiones con personas de diferentes escuelas de pensamiento, así como con eruditos religiosos sobre diversos temas de religión, y siempre daba respuestas muy exhaustivas y académicas. Como he indicado, era un gran orador y cautivaba a su audiencia. Los diversos misioneros que trabajaron con él han declarado que él siempre los guiaba en su trabajo. Todos ellos han manifestado que los trataba con gran amabilidad. Él mismo ofrecía regularmente la oración Tahayud y se dedicaba a la adoración y aconsejaba a los otros misioneros que también ofrecieran la oración Tahayud y que sobresalieran en la adoración. Mostró un estándar extraordinario de lealtad y obediencia al Jalifa. Tuvo que experimentar un periodo de prueba durante la era del cuarto Jalifa (rh), sin embargo lo soportó mientras demostraba una completa obediencia. De hecho, alguien llegó a decirle que antes servía como Nazir pero que ahora tenía que trabajar bajo un Nazir y él respondió -varios misioneros y su propia hija también lo han mencionado-: “el Jalifa de la época sabe mejor dónde y cómo se necesitan los servicios de uno. He hecho Waqf (dedicado mi vida), por lo tanto, incluso si se me ordena barrer el suelo, entonces eso es lo que haré y seguiré las instrucciones del Jalifa de la época”. Posteriormente, Dios Altísimo mejoró sus circunstancias y creo que este nivel sobresaliente de lealtad y obediencia que demostró fue aceptado, y fue nombrado de nuevo como miembro del Sadr Anyuman Ahmadía y además Nazir. Dondequiera que servía, por ejemplo en Karachi y otros lugares, siempre mostraba total cooperación y obediencia al Amir local. Que Dios Todopoderoso le conceda Su perdón y misericordia, y permita a su progenie continuar con sus buenas acciones. El fallecido también prestó diversos servicios en el ámbito académico y escribió varios libros. Uno de sus libros es “La importancia de la Kalimah Tayibah y su implementación, y la verdadera identidad de un áhmadi”. El segundo libro que escribió fue “Dios Altísimo, el Santo Profeta (sa), el Sagrado Corán y la Sagrada Ka’abah”. Otro libro que escribió tenía relación con el tema del número total de los miembros de la comunidad; luego, otro libro fue sobre el establecimiento de la Shariah y los factores de por qué la gente ha fracasado en sus intentos de establecerla; otro libro más trataba el tema del castigo por blasfemia contra el Santo Profeta (sa).

Estos eran los libros que había escrito y con los que había prestado un gran servicio en el ámbito académico.  Como ya he mencionado, trabajó de forma muy diligente.  Que Al’lah le conceda Su misericordia y perdón.

El siguiente funeral es el de Maulana Muhammad ‘Umar, que anteriormente fue el Nazir Islah o Irshad Markaziyyah Qadián y era el hijo del Sr. PK Ibrahim. Falleció el 3 de septiembre, a la edad de 87 años.

[Árabe]

¡Ciertamente a Al’lah pertenecemos y hacia Él volveremos!

El fallecido era originario de Kerala. Su padre, el Sr. Ibrahim Kuti, era un amargo oponente de la Comunidad Diez años antes del nacimiento del fallecido, su padre viajó a Bombay con fines comerciales. En aquellos días, muchos áhmadis estaban involucrados en la industria del comercio en Bombay. Se reunió con algunos áhmadis de Malabar, Bombay, y tuvieron una discusión sobre las creencias áhmadis. Luego, en 1924, cuando Hazrat Jalifatul Masih II (ra) fue a Bombay, en ese momento, el Sr. Ibrahim Kuti tuvo el honor de hacer el Baiat de su mano y así se unió al Ahmadiat. Más tarde, también tuvo la oportunidad de ver a Hazrat Jalifatul Masih II (ra) en Qadián.

Maulana ‘Umar Sahib fue a Qadián en 1954, cuando la Madrasa Ahmadía (escuela áhmadi) se estableció de nuevo tras la partición. Se matriculó en la Madrasa en 1955 y completó con éxito el Maulvi Fazil de la Madrasa Ahmadía, y la universidad de Punyab en 1961, tras lo cual enseñó en la Madrasa durante un año. Cuando era estudiante, por deseo de Hazrat Bhai ‘Abdur Rahmad Qadiani (ra), un Compañero del Mesías Prometido (as), el fallecido visitaba su casa todas las mañanas durante aproximadamente un año, donde recitaba el Corán en voz alta.

A partir de 1962 comenzó su trabajo en el campo del tabligh (predicar/difundir el mensaje del Islam). Llevó a cabo esta labor en las grandes ciudades de la India y fue un misionero de gran éxito. Pronunciaba discursos durante las convenciones celebradas para la propagación del Islam-Ahmadiat. Participó en el debate de Yadgir, y a la luz de instrucciones específicas de Hazrat Jalifatul Masih IV (rh), prestó grandes servicios durante el histórico debate de Coimbatore, que duró nueve días consecutivos y al que también asistieron Maulana Dost Muhammad Shahid y Hafiz Muzaffar Sahib, como representante de la sede central.

Una vez, en agradecimiento a su trabajo, Hazrat Khalifatul Masih IV (rh) declaró en un sermón: “hay algunas comunidades en las que hay una sola persona que asume inmediatamente toda la responsabilidad de las traducciones y luego las difunde ampliamente -es decir, traducir los sermones de inmediato- y por la gracia de Dios Todopoderoso, el nivel de tales comunidades está aumentando, ya que el sermón del Jalifa está disponible para ellos de inmediato, por lo que están informados de los asuntos inmediatamente.  Hay algunas comunidades en el sur de la India en las que no se entiende el urdu, por lo que tenemos un misionero allí, Maulvi Muhammad ‘Umar, a quien Dios Altísimo ha concedido pasión por este trabajo. En cuanto escucha las palabras, las traduce enseguida y las envía inmediatamente a todas las comunidades”. Solía realizar este trabajo con gran dedicación. También tuvo el honor de servir en Palestina durante un año. Además, tradujo el Sagrado Corán, varios libros del Mesías Prometido (as) y varios tratados al malayalam y al tamil. En 2007, lo nombré Nazir Islah-o-Irshad Markazia, luego Nazir Adicional Islah-o-Irshad Talimul Qur’án y Waqf-e-Arzi, y luego también tuvo la oportunidad de servir como Naib Nazir Aala; sirvió en todas estas capacidades de manera excelente. Tras graduarse en la Madrasa Ahmadía, sirvió a la Comunidad durante cincuenta y tres años. Le sobreviven cuatro hijas, yernos, nietos y bisnietos. Le apasionaba servir a la Yama’at; incluso cuando estaba de viaje personal con su familia, realizaba trabajos comunitarios y se mantenía ocupado especialmente con diversas labores de traducción.

El Presidente Nacional de la comunidad en Sri Lanka escribe que la época dorada siempre quedará grabada en la historia del Ahmadiat en Sri Lanka, cuando en 1978 Maulana fue nombrado por primera vez como misionero en la sede bajo la bendita guía de Hazrat Jalifatul Masih III (rh). Hubo un rejuvenecimiento visible en la pasión espiritual, una reforma y un cambio positivo en la Comunidad, por lo que el servicio de Maulana allí es profundamente respetado. En 1994, pronunció un excelente discurso en la gran sala Ram Krishna de Colombo sobre el tema de la paz y la unidad, que escucharon más de cuatrocientas personas. Entre ellos se encontraban el Presidente Nacional del movimiento Ram Krishna, así como el Ministro de Cultura hindú del país, el honorable Dev Raj, que quedaron completamente embelesados por el discurso del Maulana y lo elogiaron mucho, porque en su discurso, el Señor Maulana recitó mantras del Gita que utilizó para demostrar la veracidad del Santo Profeta (sa). Por esta razón, su histórico discurso sigue siendo elogiado hasta el día de hoy. Tradujo cuatro libros del Mesías Prometido (as) al tamil y él mismo escribió otros siete libros en tamil sobre diferentes temas. Inició la revista “Samadana Wazri” en el distrito de Tamil Nado y desde allí la envió a otros distritos durante mucho tiempo. Que Dios Altísimo trate al difunto con perdón y misericordia, y eleve su posición en el Paraíso, y que permita a su progenie permanecer debidamente unida a la Comunidad.

El siguiente funeral es el del respetado Sr. Habib Ahmad, que era un misionero de la Comunidad, e hijo del Sr. Muhammad Ismail, de la Factory Area en Rabwah. Falleció el 25 de diciembre del 2020 en Islamabad, a la edad de 64 años, debido a un ataque al corazón; [árabe – “Ciertamente a Al’lah pertenecemos y a Él volveremos.  Se graduó en Yamia en 1979, tras lo cual sirvió en varios distritos de Pakistán. De 1999 a 2003 sirvió en Nigeria, donde fue Amir [Presidente Nacional] y Misionero Jefe desde septiembre de 1998 hasta octubre de 2000. Sirvió con gran humildad y templanza. Aparte de los asuntos administrativos, prestó grandes servicios en la labor de formación moral y educación de los miembros. Le sobreviven su esposa, tres hijas y dos hijos. Que Dios Todopoderoso lo trate con perdón y misericordia, y permita que sus hijos permanezcan firmemente unidos a la Comunidad.

El siguiente funeral es el del respetado Sr. Badruz Zaman, que trabajó en Wakalat-e-Mal del Reino Unido durante algún tiempo. Falleció el 3 de enero: ‘Ciertamente a Al’lah pertenecemos y a Él volveremos’. Era muy sincero y trabajador. Nació en Amritsar en 1944 y era áhmadi de nacimiento. Mientras servía en el gobierno, también fue el Qaid [líder juvenil] del distrito de Quetta y luego también fue el Nazim Ansarul’lah (colectivo de hombres mayores de 40 años) de Baluchistán. En 1986 se abrió una causa contra él por ser miembro de la Comunidad y así se convirtió en un prisionero en el camino de Al’lah. De 1995 a 1999 sirvió en Wakalat-e-Mal Awal en Rabwah. Después llegó a Londres, donde trabajó en el Raqeem Press y luego, durante diecisiete años, en el Additional Wakalat-e-Mal de Londres. Que Dios Todopoderoso lo trate con perdón y misericordia.

El siguiente funeral es el del respetado Sr. Mansur Ahmad Tahseen, hijo de Maulvi Muhammad Ahmad Naeem Sahib, que era un misionero de la Comunidad. El Sr. Mansur trabajaba en el Departamento de Ihtisaab de Nazarat Umur-e-Aamah, Rabwah. Había llegado a Londres y se alojaba con su hijo. Pero falleció según el decreto Divino el 30 de diciembre, a la edad de 70 años. [Ciertamente a Al’lah pertenecemos y a Él volveremos].Tuvo la oportunidad de servir en varios departamentos comunitarias durante aproximadamente 25 años. Era un individuo muy sociable, devoto y compasivo. Tenía un gran vínculo de amor con el Jalifato y animaba a otros a formar también un vínculo con el Jalifato. Resolvía los asuntos con paciencia y tolerancia. Generalmente, le asignaban asuntos complejos para que los tratara y, a menudo, ambas partes llegaban a su oficina en un estado de rabia, pero acababan controlando su ira y sus emociones al ver su conducta cariñosa y afectuosa, y así se resolvían los asuntos.

Tenía tal pasión por servir a la Comunidad que su esposa escribe que la mañana de la walima de su hija, la Dra. Fariha Mansur, se preparó temprano y fue a la oficina. Su esposa le dijo: “hoy es el día de la boda, al menos deberías haberte tomado un día libre en el trabajo”. Él respondió diciendo: “la ceremonia de la boda es a las dos de la tarde. ¿Para qué perder el tiempo? De momento voy a la oficina y volveré a tiempo para la ceremonia”.

Tenía un gran respeto y honor por sus superiores, y si tenía una opinión diferente a la de ellos, siempre exponía su punto de vista pero manteniendo el respeto y el decoro. Le sobreviven su esposa, Khashandah Sahiba, dos hijos y dos hijas. Que Dios le conceda Su perdón y misericordia. Lo conocía desde la infancia y estaba en la misma clase que yo. Veía que era muy honrado, siempre sonriente y con un carácter muy jovial. Nunca se enfadaba ni se peleaba con nadie y estas cualidades le acompañaron hasta el final, y gracias a ello pudo prestar sus servicios para conciliar.

El siguiente funeral y mención es el del Dr. Eidhi Ibrahim Mowanga Sahib de Tanzania, que falleció el 9 de diciembre de 2020, a la edad de 73 años. [Ciertamente a Dios pertenecemos y a Él volveremos]. Estudió medicina en la Universidad Makerere de Uganda y, por la gracia de Dios, tuvo el honor de ser el primer médico áhmadi local de África Oriental. El doctor Sahib tuvo la oportunidad de realizar el Bai’at (juramento de iniciación) en su juventud. Durante su época escolar, asistía a todas las reuniones religiosas. Las acusaciones infundadas que los llamados eruditos islámicos lanzaron contra la Comunidad le motivaron a aprender más sobre ella. En esa época se reunió con Sheikh Abu Talib Sandhi Sahib – un misionero de la Comunidad, que también era pariente suyo -y debatieron sobre las acusaciones. Sheikh Sahib no sólo dio respuestas detalladas a las falsas acusaciones, sino que también le mostró la traducción al swahili del Sagrado Corán y otros libros publicados por la Comunidad Ahmadía. Después de estudiar estos libros, el doctor Sahib realizó el Bai’at. Por la gracia de Dios, cumplió la promesa hasta su último aliento. Siempre se ocupó de difundir el mensaje del Islam-Ahmadiat a todos los miembros de la sociedad. Le apasionaba difundir el mensaje, por lo que era muy conocido tanto entre los áhmadis como los no áhmadis. A menudo llevaba libros de la Comunidad en su bolsa y los vendía en el mercado. La gente le preguntaba cómo siendo médico vendía libros en el mercado, a lo que él respondía alegremente: “cuando estoy en el hospital, me dedico a tratar el cuerpo, pero ahora me dedico a tratar el alma. No puede separarse una cosa de la otra, ni debe pasarse por alto una de las dos”.

Sentía un gran amor y reverencia por el Jalifato. Educó a sus hijos según los valores islámicos, prestando especial atención a su formación moral y educación. Ofrecía las oraciones en congregación en su casa, junto con sus hijos. Había creado una biblioteca en su casa que incluía libros de muchos temas y de la Comunidad. Rezaba por sus hijos para que se mantuvieran firmes en el Ahmadiat, el verdadero Islam, y pedía a los demás que rezaran también por ellos. Siempre se mantuvo firmemente unido a la Comunidad y sus hijos también están unidos a ella. Al igual que su padre, ellos también tienen una disposición virtuosa. Que Dios Todopoderoso los mantenga siempre unidos a la Comunidad y que cumplan las oraciones y los deseos virtuosos de su padre. Que Al’lah conceda Su perdón y Misericordia al Doctor Sahib y eleve su estatus.

La siguiente mención es la de Sughra Begum Sahiba, que era la esposa de Din Muhammad Sahib Nangali, derviche de Qadián. Falleció el 6 de enero a la edad de 85 años. Era hija de Hazrat Hakeem Muhammad Ramazan Sahib (ra), compañero del Mesías Prometido (as). Era regular en la observación de las oraciones y los ayunos, así como en las oraciones de Tahayud. También era muy hospitalaria, paciente, agradecida, trabajadora, compasiva, además de poseer otras muchas cualidades. Tenía un profundo vínculo de amor y conexión con el Jalifato. Durante muchos años tuvo la oportunidad de ejercer como secretaria Jidmat-e-Jalq (servicio a la humanidad) de Lallna Imail’lah (grupo de las mujeres). La fallecida era Musi (parte de la Institución de Al-Wasíyat) y deja dos hijos y dos hijas. Uno de sus hijos, Bashir-ud-Din Sahib tuvo la oportunidad de servir a la Jama’at durante 40 años. Su otro hijo, Munir-ud-Din Sahib, sirve actualmente en Nizam Al-Ta’mirat en Qadián. Que Dios Altísimo conceda Su perdón y misericordia a la fallecida y que Dios permita a sus hijos continuar con sus actos virtuosos.

La siguiente mención es la del respetado Chaudhry Karamatul’lah Sahib, que falleció el 26 de diciembre, a la edad de 95 años.Ciertamente a Dios pertenecemos  y a Él volveremos. Era el nieto paterno de Hazrat Chaudhry Shah Din Sahib (ra) de Ghatalian, un compañero del Mesías Prometido (as), que tuvo la oportunidad de jurar lealtad cuando el Mesías Prometido (as) llegó a Sialkot. El fallecido era una persona muy piadosa y cariñosa, y se ocupaba de los pobres y necesitados. Era un hombre sincero y en todas las situaciones, y siempre expresaba su gratitud a Dios Todopoderoso.

Su hijo, Suhail Sahib, escribe: “La hospitalidad era una de sus cualidades destacadas y se manifestaba sobre todo cuando las personas destacadas o los responsables de Comunidad visitaban Badin en Sindh”. También tuvo la oportunidad de servir en el batallón de Furqan. Desde 1983 hasta 2018 trabajó voluntariamente en el departamento de Al-Fazl Internacional.  Desde siempre ofreció su casa para las actividades de la Comunidad, e incluso en la casa que ocupaba en la actualidad había destinado una parte para ser utilizada como centro de Salat (oración). Sus hijas y su hijo prestan servicio a la Comunidad. Uno de sus nietos, Farhad Ahmad, es misionero y trabaja aquí en Reino Unido, en el Departamento de Prensa y Medios de Comunicación. Que Dios Altísimo conceda Su perdón y misericordia al fallecido, y permita a sus hijos y a su progenie continuar con sus actos virtuosos.

El siguiente funeral es el de Chaudhry Munawar Ahmad Jalid Sahib de Alemania, que falleció el 20 de agosto de 2020, a la edad de 85 años [árabe – En verdad a Dios pertenecemos y a Él volveremos]. El fallecido tenía un fuerte vínculo con Nizam-e-Jamaat  y participaba plenamente en las actividades de Tabligh y Tarbiyyat. Durante diferentes épocas ha tenido la oportunidad de ejercer como presidente y como secretario general. También tuvo la oportunidad de servir en diferentes departamentos de Ansarul’lah (colectivo de hombres mayores de 40 años). Por otro lado, cuando estuvo en Pakistán, fue el responsable de ocuparse de las tierras pertenecientes a Tehrik-e-Yadid. Su vínculo con el Jalifato era muy fuerte. El fallecido era Musi [parte del Nizam de Al-Wasiyyat]. Además de su esposa, le sobreviven cinco hijos y seis hijas.

La siguiente mención es la de Naseera Begum Sahiba, esposa de Ahmad Sadiq Tariq Mahmud Sahib, un misionero jubilado de Bangladesh. Falleció según el decreto divino el 27/28 de noviembre de 2020: [árabe – En verdad a Dios pertenecemos y a Él volveremos]. La fallecida era la hija de Maulvi Muhammad Sahib, antiguo presidente nacional. Era regular en la observación de oraciones y ayunos, muy devota, hospitalaria, paciente y alegre. Durante el Ramadán recitaba regularmente el Sagrado Corán y terminaba la lectura completa. Aparte de todo lo anterior, tenía muchas otras cualidades virtuosas. Que Dios le conceda Su perdón y misericordia.

La siguiente mención es a Rafiud-din Butt Sahib. Falleció el 6 de diciembre de 2020, a la edad de 92 años  [árabe – En verdad a Dios pertenecemos y a Él volveremos]. Era hijo de Hazrat Maulvi Jairud-din Sahib, compañero del Mesías Prometido (as). Por la gracia de Dios, se unió a la institución de Al-Wasíyat durante su juventud. Tuvo la oportunidad de servir a la Comunidad en varios cargos. Fue presidente local de Baddomalhi, distrito de Narowal y Amir y presidente local de Wah Cannt. Tuvo la oportunidad de convertirse en prisionero en el camino de Al’lah. Le sobreviven cuatro hijas y un hijo. Uno de sus yernos es Naseem Ahmad Sahib,  misionero que actualmente presta servicio en Nigeria. Que Dios Altísimo le conceda Su perdón y misericordia. Que Al’lah eleve el estatus de todos los miembros fallecidos y les conceda un lugar con sus seres queridos. Como ya he mencionado, dirigiré sus oraciones fúnebres en ausencia.

Resumen

Después de recitar el Tashahhud, el Ta’awwuz y la Surah al-Fatihah, Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad (aba) dijo que comenzaría a relatar los incidentes de la vida de Hazrat Uthman (ra).

Hazrat Uthman bin Affan (ra)

Su Santidad (aba) dijo que aunque Hazrat Uthman (ra) no participó físicamente en la Batalla de Badr, sin embargo estuvo entre los ocho compañeros a los que el Santo Profeta (sa) dio el botín de la guerra, incluyéndolos así entre los participantes de la Batalla de Badr.

Antecedentes familiares de Hazrat Uthman (ra)

Su Santidad (aba) dijo que su nombre completo era Uthman bin Affan bin Abil Aas bin Umayyah bin Abd Shams bin Abd Manaf bin Qusayy bin Qilab. Estaba relacionado con el Santo Profeta (sa) por ser del linaje de Abd Manaf. Su madre se llamaba Arwah bint Quraiz, y su abuela materna era la hermana del padre del Santo Profeta (sa). El padre de Hazrat Uthman (ra) había fallecido antes de la llegada del Islam.

El poseedor de dos luces

Su Santidad (aba) dijo que el Santo Profeta (sa) casó a su hija Ruqayyah con Hazrat Uthman (ra), sin embargo ella falleció durante los días de la Batalla de Badr. Después, el Santo Profeta (sa) dio a otra de sus hijas, Umm Kulthum, a Hazrat Uthman (ra) en matrimonio. Así, Hazrat Uthman (ra) también fue conocido como Dhun-Noorain.

Su Santidad (aba) dijo que una vez, Hazrat Uthman (ra) fue a reunirse con el Santo Profeta (sa) junto con Hazrat Talhah bin Ubaidil’lah (ra). El Santo Profeta (sa) aprovechó la oportunidad para predicarles el verdadero mensaje del Islam, tras lo cual ambos aceptaron el Islam y atestiguaron la veracidad del Santo Profeta (sa). Hazrat Uthman (ra) le dijo al Santo Profeta (sa) que acababa de regresar de Siria, donde una noche había escuchado a alguien gritando, diciendo que Ahmad se había manifestado en La Meca. Luego, cuando regresó a La Meca, supo de la proclamación del Santo Profeta (sa) y por ello fue a su encuentro. Así, Hazrat Uthman (ra) aceptó el Islam incluso antes de la época de Dar-e-Arqam.

Su Santidad (aba) dijo que Hazrat Uthman (ra) y su esposa Hazrat Ruqayyah (ra) eran conocidos por su gran belleza. Una vez, el Santo Profeta (sa) visitó su casa, y el Santo Profeta (sa) le dijo a su hija, que debería cuidar mucho de Hazrat Uthman (ra), ya que entre sus compañeros, Hazrat Uthman (ra) era el que más se parecía a sus cualidades morales.

Emigración a Abisinia

Su Santidad (aba) dijo que tanto Hazrat Uthman como su esposa Hazrat Ruqayyah (ra) formaron parte de la primera migración hacia Abisinia. Antes de partir, el Santo Profeta (sa) aconsejó a Hazrat Uthman (ra) que llevara a Hazrat Ruqayyah (ra) con él, para que ambos pudieran ser un medio de apoyo el uno para el otro. Después de su partida, el Santo Profeta (sa) preguntó por el estado de su viaje. Al recibir la noticia de su partida, el Santo Profeta (sa) dijo que después de Lot (as) y Abraham (as), ellos eran los primeros en emigrar. Hazrat Uthman (ra) permaneció en Abisinia durante algún tiempo y regresó a La Meca junto con otros compañeros sólo después de escuchar la noticia de que los Quraish habían aceptado el Islam. Sin embargo, al llegar a la Meca, se supieron que estas noticias eran falsas. Más tarde, Hazrat Uthman (ra) y Hazrat Ruqayyah (ra) también participaron en la migración de La Meca a Medina.

Un incidente en la Ka’bah

Su Santidad (aba) presentó una narración de por qué se creía que los Quraish aceptaron el Islam. Se dice en una narración que una vez, el Santo Profeta (sa) estaba de pie cerca de la Santa Ka’bah y estaba recitando el Surah Nallm de una manera profunda y conmovedora. Después de completar su recitación, el Santo Profeta (sa) cayó en postración, a esto todos los musulmanes, e incluso de los Quraish presentes también cayeron en postración. Su Santidad (aba) explicó que a veces, a la luz de ciertas circunstancias, al escuchar o ver ciertas cosas, el corazón se ve influenciado a tal grado que una persona hace algo que aparentemente está fuera de su control. Pueden hacer algo, aunque no crean en ello, como los Quraish que se postraron junto a los musulmanes, por la forma en que el Santo Profeta (sa) había estado recitando el Corán y los versículos que estaba recitando. Su Santidad (aba) comentó que esto es algo que vemos incluso hoy en día, que a veces incluso los ateos invocan a Dios sin siquiera darse cuenta. Su Santidad (aba) dijo que él mismo ha preguntado a los ateos acerca de esto y ellos han dicho que esto es absolutamente cierto.

Su Santidad (aba) dijo que después de la migración a Medina, hay varias narraciones sobre con quién se estableció el vínculo de hermandad de Hazrat Uthman (ra). También hay una narración que afirma que el Santo Profeta (sa) estableció el vínculo de hermandad de Hazrat Uthman (ra) con él mismo.Fallecimiento de Hazrat Ruqayyah (ra) y matrimonio con Hazrat Umm Kulthum (ra)

Su Santidad (aba) dijo que cuando el Santo Profeta (sa) partió para la Batalla de Badr, instruyó a Hazrat Uthman (ra) para que se quedara atrás y atendiera a Hazrat Ruqayyah (ra) que estaba enferma. Más tarde, después de regresar de la Batalla de Badr, el Santo Profeta (sa) estableció una porción del botín para Hazrat Uthman (ra), que era igual a los que participaron en la guerra. Hazrat Ruqayyah (ra) falleció durante los días de la batalla de Badr. Después de su muerte, un día, el Santo Profeta (sa) se encontró con Hazrat Uthman (ra) en la mezquita, y le dijo que Gabriel le había informado que Dios había decretado que su hija Umm Kulthum se casara con Hazrat Uthman (ra). Una vez, el Santo Profeta (sa) le preguntó a Umm Kulthum cómo era Hazrat Uthman (ra) como marido, a lo que ella respondió que era un excelente marido. Hazrat Umm Kulthum (ra) falleció en el noveno año después de la migración. El Santo Profeta (sa) dirigió su oración fúnebre, y se narra que después, el Santo Profeta (sa) lloró mientras estaba junto a su tumba.

Su Santidad (aba) dijo que una vez, el Santo Profeta (sa) vio a Hazrat Uthman (ra) llorando y le preguntó qué le pasaba. Hazrat Uthman respondió que estaba triste porque ya no era el yerno del Santo Profeta (sa). El Santo Profeta (sa) le contestó que no tenía nada de qué preocuparse, pues si tuviera cien hijas, las habría casado con él una tras otra.

Su Santidad (aba) dijo que seguiría relatando incidentes de la vida de Hazrat Uthman (ra) en el futuro.

Llamamiento a las oraciones

Su Santidad (aba) volvió a hacer un llamamiento a las oraciones por los ahmadíes de Pakistán. Aunque los opositores continúan en sus intentos, olvidan que hay un Ser Superior que los vigila y toma en cuenta. Su Santidad (aba) rezó para que entren en razón y actúen con justicia. Su Santidad (aba) rezó igualmente por los ahmadíes de Argelia y por todos los de otros lugares que se enfrentan a estas dificultades.

Oraciones fúnebres

Su Santidad (aba) dijo que dirigiría las oraciones fúnebres in-absentia de los siguientes miembros:

Maulana Sultan Mahmood Anwar Sahib

Maulana Sultan Mahmood Anwar Sahib, anterior Nazir Islah-o-Irshad que falleció el 11 de enero. Era el único hijo de Chaudhary Muhammad Din y Rahmat Bibi. Estudió en Yamia Ahmadía Rabwah, donde obtuvo el título de Shahid. Le sobreviven cuatro hijos y dos hijas. Uno de sus hijos ha consignado vida en el camino de Allah (Waqfe Zindagee). Maulana Sultan Mahmood Anwar sahib sirvió como misionero en varios lugares de Pakistán. También sirvió como misionero en Ghana al mismo tiempo que Su Santidad (aba) estaba sirviendo en Ghana. Su Santidad (aba) dijo que sabía que era un trabajador dedicado. Más tarde sirvió en varios cargos en Rabwah. Era muy hábil para hablar y difundir el mensaje del Islam Ahmadíat. Era un gran orador que podía cautivar a la audiencia. Su Santidad (aba) dijo que todos los que han escrito sobre él han dicho que era extremadamente amable. Su Santidad (aba) también comentó su ejemplar nivel de obediencia. Su Santidad (aba) también mencionó algunas de sus publicaciones que había escrito. Su Santidad (aba) rezó para que Al’lah trate al fallecido con misericordia y perdón y permita a su progenie seguir los pasos de sus virtudes.

Maulana Muhammad Umar Sahib

Maulana Muhammad Umar Sahib falleció el 21 de enero del 2021. Era originario de Kerala. Cuando era estudiante, tuvo el honor de ir a la casa de un compañero del Mesías Prometido (as) y recitar el Sagrado Corán todos los días durante un año. Su Santidad (aba) dijo que fue un excelente misionero. Participó en debates muy importantes y a menudo tomaba la palabra en dichos eventos. Tuvo la oportunidad de recibir orientación directa en este sentido del Cuarto Califa (rh). De hecho, el Cuarto Califa (rh) elogió una vez a Maulana Muhammad Umar sahib en uno de sus sermones por la rapidez con la que traducía sus sermones y los difundía en su comunidad local. También tradujo varios libros al malayalam y al tamil. Su Santidad (aba) también mencionó los diversos puestos en los que sirvió. Le sobreviven cuatro hijas. Su Santidad (aba) dijo que tenía un fervor por servir a la Comunidad y propagar su mensaje. Su Santidad (aba) rezó para que Al’lah trate al fallecido con misericordia y perdón y eleve su estación en el Paraíso. Que su progenie permanezca siempre unida a la Comunidad y la sirva.

Habib Ahmad Sahib

Habib Ahmad Sahib falleció el 25 de diciembre del 2020. Fue un misionero que sirvió en varios distritos de Pakistán. También sirvió en Nigeria, donde también fue Presidente Nacional y Misionero Encargado. Era extremadamente humilde y trabajaba de manera excelente. Le sobreviven su esposa, tres hijas y dos hijos. Su Santidad (aba) rezó para que Al’lah trate al fallecido con misericordia y perdón y permita que su progenie permanezca fiel a la Comunidad.

Badaruz Zaman Sahib

Badaruz Zaman Sahib falleció el 3 de enero del 2021. Trabajó en el Wakalat-e-Maal, Reino Unido. Trabajó con gran dedicación. Tuvo el honor de ser prisionero en el camino de Al’lah en Pakistán por una acusación falsa. También sirvió en varios puestos en Pakistán. Su Santidad (aba) rezó para que Al’lah trate al fallecido con misericordia y perdón.

Mansoor Ahmad Taseer Sahib

Mansoor Ahmad Taseer Sahib que falleció el 30 de diciembre de 2020. Era un trabajador de Nazrat Umur-e-Amma Rabwah. Sirvió a la Comunidad en varios cargos durante unos 25 años. Era muy amable y simpático. Tenía un gran amor por el Jilafat. Resolvía los asuntos con mucho cuidado, y a menudo se le daban asuntos difíciles, ya que él era capaz de resolverlos. Tenía un gran fervor por servir a la Comunidad, hasta el punto de que incluso en la mañana de la boda de su hija, fue a la oficina para realizar algún trabajo. Le sobreviven su esposa, dos hijos y dos hijas. Su Santidad (aba) dijo que le conocía desde su infancia y que siempre supo que era muy agradable, alegre y que nunca se enfadaba. Su Santidad (aba) rezó para que Al’lah trate al fallecido con misericordia y perdón.

Dr. Eedi Ibrahim Moanga Sahib

El Dr. Eedi Ibrahim Moanga Sahib de Tanzania falleció el 9 de diciembre del 2020. Fue el primer médico Ahmadi de África Oriental. Aceptó el Ahmadíat después de investigar y entrar en contacto con un misionero ahmadi. Tenía una gran pasión por propagar el mensaje del Islam Ahmadíat. Siempre llevaba consigo libros de la Comunidad. Decía que en el hospital curaba las dolencias físicas y ahora curaba las espirituales. Estaba firmemente unido a la Comunidad y se aseguraba de que sus hijos también lo estuvieran. Su Santidad (aba) rezó para que sus hijos permanecieran siempre unidos a la Comunidad de esta manera y para que tratara a los fallecidos con misericordia y perdón.

Sughra Begum Sahiba

Sughra Begum Sahiba falleció el 6 de enero del 2021. Era la hija de un compañero del Mesías Prometido (as). Poseía muchas grandes virtudes, era regular en sus oraciones y amaba mucho el Jilafat. Sirvió en las organización auxiliar de mujeres a nivel nacional. Le sobreviven dos hijos y dos hijas. Su Santidad (aba) rezó para que Al’lah trate a la fallecida con misericordia y perdón y permita a su progenie mantener vivo el legado de virtudes.

Chaudhary Kiramatul’lah Sahib

Chaudhary Kiramatul’lah Sahib falleció el 26 de diciembre del 2020. Era el nieto de un compañero del Mesías Prometido (as). Poseía muchas grandes virtudes. Siempre estaba agradecido a Dios. Era muy hospitalario. También sirvió en el Furqan Force. Más tarde también fue voluntario en las oficinas de Al-Fazal Internacional. Sus hijos y su progenie también sirven a la Comunidad. Su Santidad (aba) rezó para que Al’lah trate al fallecido con misericordia y perdón y permita a su progenie mantener vivo el legado de sus virtudes.

Chaudhary Munawwar Ahmad Khalid Sahib

Chaudhary Munawwar Ahmad Khalid Sahib falleció el 20 de agosto del 2020. Estaba muy apegado a la Comunidad y sirvió en varias capacidades en Alemania. Cuando estuvo en Pakistán, también sirvió a la Comunidad allí. Amaba mucho el Jilafat. Le sobreviven su esposa, cinco hijos y seis hijas.

Naseera Begum Sahiba

Naseera Begum Sahiba falleció el 28 de noviembre del 2020. Poseía muchas cualidades virtuosas. Su Santidad rezó para que Al’lah trate a la difunta con misericordia y perdón.

Rafiuddin Butt Sahib

Rafiuddin Butt Sahib falleció el 6 de diciembre del 2020. Era hijo de un compañero del Mesías Prometido (as). Sirvió a la Comunidad en varias capacidades. También tuvo el honor de ser un prisionero en el camino de Al’lah. Le sobreviven cuatro hijas y un hijo. Su Santidad rezó para que Al’lah trate al fallecido con misericordia y perdón.

Resumen preparado por The Review of Religions

Suscríbete y recibe contenido exclusivo

Recibirás cada semana las últimas novedades de la Comunidad Musulmana Ahmadía directamente en tu mail. ¡Prometo no spamearte!

Share via