En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
There is none worthy of worship except Allah, Muhammad is the Messenger of Allah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)

El Jalifa del islam dirige la sesión de clausura de la convención de jóvenes áhmadis

Hazrat Mirza Masrur Ahmad

Hazrat Mirza Masrur Ahmad

Jalifatul Masih V

Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad (Mir‐za Mas‐ rur Ah‐mad), es el quinto Jalifa (Califa) de la Comunidad Musulmana Ahmadía. Elegido para esta posición vitalicia el 22 de abril de 2003, desempeña su cargo como jefe espiritual y administrativo mundial de una organización religiosa internacional con decenas de millones de miembros repartidos en 200 países.

Ver más sobre el autor

El Jalifa del islam dirige la sesión de clausura de la convención de jóvenes áhmadis

Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad se dirige a más de 5.500 jóvenes musulmanes de todo Reino Unido.

El 17 de septiembre de 2017, el Líder Mundial de la Comunidad Musulmana Ahmadía, el Quinto Jalifa, Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad dio un discurso emotivo durante la conclusión de la convención nacional de tres días de la Asociación de Jóvenes Musulmanes Áhmadis el Reino Unido (Mall’lis Judamul Ahmadía).

Los objetivos del I’lltema, celebrado por primera vez en Country Market, Kingsley, son educar a los jóvenes musulmanes en las verdaderas enseñanzas pacíficas del islam e inspirarles para que sirvan tanto a su fe como a su nación de la mejor manera posible.

Dado que el evento comenzó el mismo día que tuvo lugar el ataque a en estación Parsons Green, los jóvenes musulmanes áhmadis manifestaron su condena a todas las formas de extremismo y terrorismo y, durante su discurso, Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo en varias ocasiones que el islam promueve el amor y la compasión por toda la humanidad.

Durante su discurso, Su Santidad habló sobre el credo musulmán, la promesa más fundamental que hacen todos los musulmanes:

“No hay nadie digno de ser adorado excepto Al-lah y Muhammad es Su Mensajero.”

Su Santidad dio una explicación detallada sobre el credo islámico y dijo que no bastaba simplemente con proclamar estas palabras, sino que estas tenían que ir acompañadas de una manifestación de la fe a través de la adoración de Al-lah y seguir el noble ejemplo del Santo Profeta (la paz sea con él).

Hablando del primer aspecto del credo, que es declarar que

“No hay nadie digno de ser adorado excepto Al-lah”,

Su Santidad dijo que esto debe manifestarse a través de la adoración de Al-lah el Todopoderoso.

Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“La forma más importante de adoración es ofrecer las cinco oraciones diarias. En varios lugares del Sagrado Corán, Al-lah el Todopoderoso nos ha ordenado que ofrezcamos las cinco oraciones obligatorias y, por lo tanto, si somos negligentes en nuestras oraciones, significa que nuestra declaración de fe en Al-lah carece de sentido, no tiene valor y es falsa”.

Su Santidad explicó además el significado del credo a la luz de las enseñanzas y explicaciones del Fundador de la Comunidad Musulmana Ahmadía, Hazrat Mirza Ghulam Ahmad, el Mesías Prometido (la paz sea con él).

Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“El Mesías Prometido (la paz sea con él) enseñó que un verdadero musulmán es aquel cuyo corazón y alma están embriagados con el amor por Al-lah y consumidos por la creencia de que sólo Él es digno de adoración. Este es el estándar requerido, de lo contrario, la proclamación de la fe de una persona en Al-lah se reduce a palabras superficiales y vacías.”

Explicando el segundo aspecto del credo islámico que dice: “Muhammad es el Mensajero de Al-lah”, Su Santidad dijo que el Sagrado Corán se ha referido al Santo Profeta (la paz sea con él) como el modelo perfecto para toda la humanidad.

Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“Sin ninguna duda, fue el Santo Profeta (que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él) quien alcanzó todas las cimas de adoración a Al-lah. Sin importar las circunstancias, él nunca permitía que nada se interpusiera en el camino del cumplimiento de los derechos correspondientes a Al-lah el Todopoderoso.”

Describiendo la intensidad con que el Santo Profeta (la paz sea con él) se inclinaba ante Dios y oraba, Su Santidad dijo:

“Se reporta que cuando oraba solo, la gente podía oír al Santo Profeta (la paz sea con él) llorar con tal intensidad que parecía como si estuviera gritando y lamentándose con desesperación.”

Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad continuó diciendo:

“Este era el estándar sin precedentes de la adoración y del temor y amor por Al-lah que mostró el Santo Profeta (la paz sea con él), que fue un ejemplo para toda la futura humanidad.”

Su Santidad también explicó el amor que el Santo Profeta (la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él) sentía por la lectura del Sagrado Corán y por seguir sus instrucciones.

Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“Cada poro y cada fibra del Santo Profeta (la paz sea con él) estaba envuelto de amor puro y reverencia por la Palabra de Al-lah. Cada vez que se recitaba alguna porción, se emocionaba y lágrimas brotaban de sus benditos ojos.”

Su Santidad también esbozó los aspectos de la vida del Santo Profeta (la paz sea con él) que ilustraban cómo cumplía sus responsabilidades hacia la sociedad y hacia la creación de Dios.

Su Santidad dijo que incluso después de una difícil y agotadora batalla defensiva contra una tribu judía, el Santo Profeta (la paz sea con él) respetó los derechos de sus oponentes.

Su Santidad dijo que los musulmanes estaban a punto de morir de hambre después de una larga batalla cuando un pastor de entre la oposición aceptó el islam y se unió a los musulmanes. Él se llevó las ovejas que tenía bajo su custodia y preguntó qué debía hacer con ellas.

Explicando la respuesta del Santo Profeta (la paz sea con él), Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“Mientras que él podía haber ordenado fácilmente que el pastor entregara los corderos, en lugar de eso, el Santo Profeta (paz sea con él) le ordenó honrar su deber con los judíos y mandar a los corderos en la dirección de sus dueños de modo que pudieran hacer su propio camino de regreso.

En lugar de ceder a cualquier forma de tentación en un momento en que él y sus seguidores estaban hambrientos y se sentían desesperados por recibir sustento, el Santo Profeta (la paz sea con él) se aseguró de que los derechos de los oponentes se respetaran y, así, estableció un ejemplo incomparable en el cumplimiento de fideicomisos y obligaciones.”

Su Santidad dijo que el Santo Corán instruye a los musulmanes a abandonar sus negocios y acudir a la Mezquita durante las oraciones del viernes, sin embargo, hay muchos musulmanes que dan prioridad a las ganancias materiales sobre su fe.

Además, Su Santidad dijo que era común ver a la gente engañar a otros o recurrir a la falsedad en las transacciones comerciales. Sin embargo, el Santo Profeta (que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él) era tan particular en cuanto a evitar todo tipo de falsedades, que aconsejó a sus compañeros que dieran caridad antes de realizar cualquier tipo de negocio para protegerse de las malas acciones.

Su Santidad cita un dicho del Santo Profeta (la paz sea con él) que afirma que,

“Un verdadero musulmán es aquel de cuya lengua y manos todos los demás están a salvo”.

Comentando esto, Su Santidad dijo:

“Si la gente viviera según esta enseñanza, todo el odio y los conflictos terminarían – tanto a nivel personal como entre la sociedad en general. Este dicho no sólo instruye a los musulmanes a abstenerse de dañar a otros, sino que también los dirige a que se esfuercen a ayudar a la humanidad porque el significado más profundo de estas palabras requiere que los musulmanes busquen ayudar y servir a la humanidad activamente.”

Su Santidad, profundizando en el carácter amable y bondadoso del Santo Profeta Muhammad (la paz sea con él), arrojó luz sobre los derechos que se dan a las mujeres en el islam y la bondad que los hombres musulmanes deben mostrar hacia sus familiares.

Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“El Santo Profeta (la paz sea con él) enfatizó repetidamente que un hombre debe tratar a su esposa con amor, compasión y ser totalmente respetuoso con ella”.

Concluyendo su discurso, Su Santidad dijo que los musulmanes áhmadis deben tratar de cumplir la misión del Mesías Prometido (la paz sea con él) que es hacer que el mundo reconozca a su Creador y sirva a la humanidad.

Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“Debemos esforzarnos por promover esta misión para que el mundo, la mayoría de los cuales considera al islam como una religión extremista que promueve el terrorismo, se dé cuenta de que el islam es en realidad una religión pacífica que desea que la humanidad reconozca a su Creador y cumpla con los derechos mutuos.”

Anteriormente, Mirza Waqas Ahmad, presidente nacional de la asociación de jóvenes musulmanes áhmadis, presentó un informe sobre las diversas actividades que tuvieron lugar durante el evento de 3 días.

Durante el I’lltema, musulmanes áhmadis de más de 100 comunidades locales de todo el Reino Unido (Qiadat) compitieron en varias competiciones académicas y deportivas, incluyendo un partido especial de Kabaddi.

Los jóvenes musulmanes también pudieron visitar el “Hub” donde tuvieron la oportunidad de hacer preguntas en un ambiente confidencial sobre temas religiosos o sociales. Varios expertos de renombre en diferentes campos académicos también viajaron al I’lltema para ofrecer charlas a los jóvenes musulmanes.

Send this to a friend