Los Compañeros (Sahaba) del Profeta Muhammad (sa) – Hazrat Abu Ubaidah bin Jarah (ra)
En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
No hay digno de ser adorado excepto Al'lah, Muhammad es el Mensajero de Al'lah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)
Contenidos relacionados por temas

Los Compañeros (Sahaba) del Profeta Muhammad (sa) – Hazrat Abu Ubaidah bin Jarah (ra)

Califa de la Comunidad Musulmana Ahmadía

Resumen

Después de recitar Tashahhud, Ta’awwuz y Surah al-Fatihah, Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad (aba) dijo que mencionaría los incidentes de la vida del compañero Hazrat Abu Ubaidah bin Jarah (ra).

Hazrat Abu Ubaidah bin Jarah (ra)

Se llamaba Amir bin Abdul’lah, y su padre Abdul’lah bin Jarah. El nombre de su madre era Umaimah bint Ghanam. Era de la familia Banu Harith bin Fihr, de la tribu Quraish.Su Santidad (aba) dijo que Hazrat Abu Ubaidah (ra) fue la novena persona que aceptó el Islam y entre los que recibieron la buena nueva del paraíso.El Amin de la Ummah Musulmana

Su Santidad (aba) presentó una narración en la que el Santo Profeta (sa) dijo que cada nación tiene un Amin (fideicomisario / tesorero) y el Amin de su nación era Hazrat Abu Ubaidah (ra).Su Santidad (aba) presentó otra narración en la que se le preguntó a Hazrat Aishah (ra) cuál de los compañeros era más querido por el Santo Profeta (sa). Ella respondió Hazrat Abu Bakr (ra), luego Hazrat Umar (ra) y en tercer lugar Hazrat Abu Ubaidah (ra).

Oposición de su padre

Su Santidad (aba) dijo que Hazrat Abu Ubaidah (ra) participó en todas las batallas junto al Santo Profeta (sa). El día de la Batalla de Badr, estaba luchando junto a los musulmanes, mientras su propio padre luchaba por el lado de los de la Meca. Su padre le tuvo como objetivo durante toda la batalla debido a su creencia en la unidad de Dios. Pero, Hazrat Abu Ubaidah (ra) hizo todo lo posible para evitarle. Sin embargo, su devoción por la unidad de Dios le venció, y finalmente venció y mató a su padre en la batalla.

Curando las heridas del Santo Profeta (sa)

Su Santidad (aba) relató que durante la batalla de Uhud, el Santo Profeta (sa) fue golpeado con piedras que le rompieron los dientes delanteros. Las piedras le golpearon con tal fuerza que los ganchos de su armadura se clavaron en su cara. Hazrat Abu Bakr (ra) narra que, cuando el Santo Profeta (sa) fue golpeado, corrió hacia él (sa). Al mismo tiempo, vio a otra persona correr hacia el Santo Profeta (sa) con tal velocidad que parecía como si estuviera volando. Al llegar al Santo Profeta (sa), Hazrat Abu Bakr (ra) se dio cuenta de que esta persona era Hazrat Abu Ubaidah (ra). Hazrat Abu Ubaidah (ra) agarró uno de los ganchos clavados en el rostro bendito del Santo Profeta (sa) con sus dientes y lo sacó. Tuvo que jalar tan fuerte, que cuando el primer gancho salió, se cayó y uno de sus dientes y qse rompió. Luego, cuando sacó el segundo gancho, otro de sus dientes se rompió. Su Santidad (aba) comentó que así de profundo se habían clavado esos ganchos en el rostro bendito del Santo Profeta (sa).Expedición de Dhul-Qassah

Su Santidad (aba) narró un incidente de una expedición de compañeros dirigida por Hazrat Muhammad bin Maslamah (ra) en la que diez compañeros fueron a Dhul-Qassah. Aunque no habían salido a la guerra, se encontraron con los incrédulos y, a excepción de Muhammad bin Maslamah (ra), todos fueron martirizados. Al escuchar la notlleg, el Santo Profeta (sa) llamó a uno de sus compañeros mayores, Hazrat Abu Ubaidah (ra), para que guiara a cuarenta compañeros para la retribución de este grave acto cometido contra los compañeros. Hazrat Abu Ubaidah (ra) tuvo éxito en esta expedición ya que el pueblo de Dhul-Qassah se rindió y regresó a Madinah con el botín.

Expedición de Dhat-us-Salasil

Su Santidad (aba) relató los incidentes de otra expedición conocida como Dhat-us-Salasil (la de las cadenas). Se conocía así porque se narra que los musulmanes se encadenaron entre sí para poder luchar en filas unificadas y que nadie se retirara. Esto tuvo lugar en Banu Qudah; lugar al que, desde Madinah, se tardaron unos diez días en llegar. El Santo Profeta (sa) recibió la noticia de que los oponentes superaban en número a los musulmanes. Por lo tanto, el Santo Profeta (sa) envió 200 musulmanes bajo el liderazgo de Hazrat Abu Ubaidah (ra). Al llegar allí, surgió la pregunta de quién dirigiría todo el ejército, ya que el grupo inicial estaba siendo dirigido por Hazrat ‘Amr bin al-‘Aas (ra). Aunque Hazrat Abu Ubaidah (ra) tenía un rango muy superior, concedió el mando del ejército a Hazrat ‘Amr bin al-‘Aas (ra). Cuando regresaron a Madinah, y el Santo Profeta (sa) se enteró de la gran muestra de obediencia de Hazrat Abu Ubaidah (ra), y rezó: “Que Dios se apiade de Abu Ubaidah” por su obediencia.

Expedición de Seef al-Bahr

Su Santidad (aba) relató los incidentes de otra expedición llamada Seef al-Bahr, bajo el mando de Hazrat Abu Ubaidah (ra), con el propósito de establecer una fortaleza para asegurar la protección de una caravana de Quraish como lo fue durante la época del Tratado de Hudaibiyah. Durante esta expedición, los compañeros fueron golpeados por una gran hambruna y, en cierto momento, no tuvieron más que hoja para comer. Entonces, se encontraron con lo que se describe como una ballena, que ya estaba muerta y había acabado en la orilla. Hazrat Abu Ubaidah (ra) instruyó que, a pesar de estar ya muerta, su carne debía ser usada como sustento. Al volver a Madinah, cuando esto fue relatado, el Santo Profeta (sa) dijo que habían hecho bien al usar la carne de ballena; pues Dios había visto su condición y les había enviado sustento. El Santo Profeta (sa) dijo además que, en caso de haber sobrado algo de carne, se le debería servir a él también.Una profecía cumplida

Su Santidad (aba) relató otro incidente: Hazrat Abu Ubaidah (ra) fue enviado a Bahrein para cobrar Jizyah (impuesto). Cuando regresó, el Santo Profeta (sa) vio a los compañeros sonriendo. El Santo Profeta (sa) dijo que no temía tanto que sus compañeros cayeran en la pobreza, como que se les concediera riqueza y se volvieran codiciosos. Su Santidad (aba) comentó que ésta es exactamente la condición en la que vemos hoy en día al mundo musulmán. Por lo tanto, siempre debemos tener cuidado con esto, no sea que olvidemos nuestra fe.

Estimado rango de Hazrat Abu Ubaidah (ra)

Su Santidad (aba) relató que Hazrat Abu Ubaidah (ra) fue sugerido por Hazrat Abu Bakr (ra) para ser el primer Califa, antes de que él mismo fuera elegido por unanimidad. Esto demostró el rango estimado que Hazrat Abu Ubaidah (ra) tenía.

Su Santidad (aba) mencionó otras expediciones y conquistas lideradas por Hazrat Abu Ubaidah (ra) después de la muerte del Santo Profeta (sa).

Su Santidad (aba) dijo que seguiría mencionando los incidentes de la vida de Hazrat Abu Ubaidah (ra) en el futuro.

Oración por los Ahmadis en PakistánAl final, Su Santidad (aba) instó a todos a rezar especialmente por los Ahmadís en Pakistán, ya que la oposición está aumentando una vez más. Su Santidad (aba) dijo que si estos clérigos no cesan en su camino, entonces su destrucción es segura. Los que deberían estar defendiendo la justicia no han hecho al respecto, y parecen tener miedo y conformarse a lo que los clérigos quieren. En cualquier caso, los Ahmadís siempre han soportado dificultades y seguirán haciéndolo. Su Santidad (aba) rezó para que los Ahmadís permanecieran a salvo de los males de esa gente y se liberaran de esta opresión y oposición.

Resumen preparado por The Review of Religions

Suscríbete y recibe contenido exclusivo

Recibirás cada semana las últimas novedades de la Comunidad Musulmana Ahmadía directamente en tu mail. ¡Prometo no spamearte!

Share via