Reivindicaciones y enseñanzas: Ahmad, el Mesías Prometido (as)
En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
No hay digno de ser adorado excepto Al'lah, Muhammad es el Mensajero de Al'lah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)

Reivindicaciones y enseñanzas: Ahmad, el Mesías Prometido (as)

Califa de la Comunidad Musulmana Ahmadía

Después de recitar el Tashahud, el Ta’awuz y el Surah Al-Fatiha, Hazrat Jalifatul Masih V (aba) dijo:

Dentro de tres días será el 23 de marzo y fue en este día, en 1889, cuando el Mesías Prometido (as) inició el sistema del Bai´at (juramento de lealtad), y con su proclamación como Mesías Prometido, la Comunidad Musulmana Ahmadía se estableció formalmente. Con motivo de este día, la Comunidad conmemora “el día del Mesías Prometido (as)” y se celebran Yalsahs o reuniones sobre ello. En dichas reuniones también se habla de las proclamaciones y el propósito del advenimiento del Mesías Prometido (sa). Por tanto, aunque todavía quedan tres días, el próximo viernes ya habrán pasado varios días y por ello, teniendo en cuenta la cercanía del ese día en sí, hoy presentaré algunas citas del Mesías Prometido (as), en sus propias palabras. No obstante, es muy posible que debido al reciente brote del virus, no se puedan celebrar dichos Yalsahs en la mayoría de los países. Por eso, además de mi sermón, se transmitirán programas en la MTA sobre el tema y todos los áhmadis deben esforzarse en escucharlos desde sus hogares, junto a sus hijos.

El Mesías Prometido (as) fue enviado como fiel seguidor del Santo Profeta (sa), para continuar su misión y propagar su fe por todo el mundo. El Mesías Prometido (as) dijo en una ocasión: “Invoco Darud (bendiciones) sobre el Santo Profeta (sa) porque, debido a él, Dios Altísimo ha establecido esta Comunidad; y debido a su gracia y bendiciones, somos testigos de los signos de Su apoyo”.

El Mesías Prometido (sa) afirma además: “Proclamo abiertamente, y esta es mi creencia y mi credo, que nadie puede obtener ningún beneficio espiritual ni bendiciones si no es obedeciendo y siguiendo los pasos del Santo Profeta (sa)”.

Es por las bendiciones espirituales que recibió del Santo Profeta (sa) que Dios Altísimo envió al Mesías Prometido (as) para la reforma del mundo. Le envió para restablecer la gloria y el prestigio del islam. En este sentido, el Mesías Prometido (as) declaró:

ÁRABE

“Y Dios me ha enviado para que reforme a la humanidad”.

Después, profundizando sobre el propósito de su advenimiento, el Mesías Prometido (as) afirma:

Debo decir, y no puedo parar de repetirlo, que soy el prometido que habría de ser enviado para restaurar y restablecer la fe fresca en los corazones de los hombres. He sido enviado exactamente igual que el que fue enviado para seguir al hombre de Dios que llaman Kalim ul’lah. He venido como aquel cuyo espíritu sufrió penurias en el reinado de Herodes y finalmente fue elevado al cielo”.

Después, anunciando que el Mesías Prometido profetizado por el Santo Profeta (sa), había aparecido en su tiempo designado, declara:

“¡Oh hermanos míos, os imploro en el nombre de Dios, que no cometáis excesos, porque era imperioso que os presentara aquellos asuntos que de inmediato no lograsteis comprender! Si estuvierais en el camino recto, no hubiera sido necesario mi advenimiento. He mencionado anteriormente que he venido en el espíritu de Jesús, hijo de María (as), para la reforma de esta Ummah, de la misma manera que Jesús fue enviado para reformar a los judíos. Por esta razón he aparecido en semejanza a Jesús, hijo de María (as) y se me ha encargado la misma tarea que le fue asignada a él”.

“Después de su advenimiento, el primer Mesías (as) eliminó las innovaciones dañinas y las creencias erróneas de los judíos. Una de esas creencias era que los judíos creían que el profeta Elías (as) aparecería de nuevo en este mundo. Del mismo modo, muchos musulmanes de hoy creen que Jesús, el hijo de María (as), también descenderá de los cielos como Profeta de Dios. Así pues, el Mesías judío (as) afirmó que Elías no descenderá de los cielos y que en cambio, Juan el Bautista, hijo de Zacarías, era la segunda venida de Elías (en forma espiritual) y que aquellos que desearan aceptarlo, deberían hacerlo. El Mesías judío (as) eliminó este concepto erróneo de su pueblo y como resultado de ello fue declarado hereje e infiel. Sin embargo, él solo explicó la verdad. Lo mismo ocurre sobre su manifestación espiritual, en el sentido de que este humilde servidor también ha sido declarado hereje como el Mesías judío (as). ¿No es ésta una similitud muy importante a tener en cuenta?”.

El Mesías Prometido (as) declaró que su advenimiento no solo era para los musulmanes, sino para todas las religiones y todas naciones y dice:

“Finalmente, permitidme aclarar que mi advenimiento en la época actual no es únicamente para reformar a los musulmanes, sino que he venido también para reformar a los creyentes de las tres grandes religiones: los musulmanes, los cristianos y los hindúes; porque del mismo modo que Dios me ha designado como Mesías Prometido para los musulmanes y cristianos, también soy el avatar para los hindúes. Durante los últimos veinte años más o menos, he proclamado que, del mismo modo que he aparecido en el espíritu del Mesías, hijo de María, con el propósito de eliminar los pecados que han llenado la tierra, he venido además como Raya Krishna – uno de los grandes avatares de la religión hindú. En otras palabras, soy la misma persona, pero en sentido espiritual. Esto no es una conjetura o una quimera por mi parte. El Dios del cielo y de la tierra me ha revelado, no solo una vez, sino en varias ocasiones, que para los hindúes, soy Krishna y para los musulmanes y cristianos soy el Mesías Prometido.

Sé que al escuchar esto, los musulmanes ignorantes dirán de inmediato que, al asumir como propio el nombre de un kafir o incrédulo, he aceptado abiertamente la incredulidad. No obstante, esta revelación procede de Dios y no tengo otra opción que proclamarla. Hoy es la primera vez que lo anuncio ante una asamblea tan grande, porque aquellos que son de Dios nunca temen las recriminaciones de los críticos”.

El Mesías Prometido (as) expuso esto en Lecture Sialkot, una conferencia pronunciada por él ante una gran congregación de musulmanes e hindúes.

Respecto al objetivo de su advenimiento, el Mesías Prometido (as) escribe:

“Cuando el hombre actúa en contra de los mandamientos de Dios Altísimo, se convierte en un mezquino por cometer pecados. Si un soldado es enviado por el gobierno con una orden escrita, el que desobedece esa directriz será considerado culpable y como resultado de ello será castigado. Si éste es el caso con meros gobernantes mortales, ¿cuál será el estado del que no respeta ni muestra respeto por una directiva emitida por el Mejor de los Jueces, es decir, por Dios Altísimo? Para Dios Altísimo, Su honor es muy querido para él. En una época de pecados y vicios, Dios Altísimo ha designado a Su siervo y lo ha enviado de acuerdo con las necesidades de la época, al comienzo de un siglo corrupto, para guiar a la gente hacia el camino recto. Por lo tanto escarnecer o pisotear este buen juicio es un pecado grave”.

El Mesías Prometido (as) continúa:

“El hombre nunca puede comprender la sabiduría que está detrás del designio de Dios. Después de todo, ¿qué hombre puede reivindicar entender la sabiduría Divina? La sabiduría de los designios de Dios es evidente y manifiesta para esta época”.

El Mesías Prometido (as) dijo, refiriéndose a esta época:

“Antes, si un musulmán abandonaba su fe, se formaba un gran alboroto y llanto. Pero ahora, el islam está en un estado tan débil que aproximadamente unas 100.000 personas ya lo han abandonado”.

El Mesías Prometido (as) añade:

“El islam es una religión pura y perfecta. Sin embargo, ha sido atacada de tal manera que hay cientos de miles de libros escritos llenos de insultos viles contra el Santo Profeta (sa). Algunas revistas se imprimen por millones. Si todo lo que se ha escrito contra el islam se juntara en un solo lugar, formaría una enorme montaña. El caso de los musulmanes es que no tienen vida y que se han convertido en difuntos.

En tiempos como estos, si Dios Altísimo también permanece en silencio, entonces uno se puede imaginar cuál será el resultado. Un golpe de Dios Altísimo es incluso mucho mayor que mil agresiones del ser humano y este único golpe será más que suficiente para que Su religión triunfe sobre las demás.

Los cristianos han pasado los últimos mil novecientos años reivindicando que Jesús (as) es Dios. Por esta razón, su religión ha crecido y los musulmanes han ayudado a ello. Los cristianos se han dotado de un arma excelente afirmando que Jesús vive y vuestro Santo Profeta (sa) está muerto”.

El Mesías Prometido (as) dice además:

“En Lahore, el señor obispo presentó este argumento frente a una gran congregación y ningún musulmán pudo rebatirlo. Sin embargo, Mufti Muhammad Sadiq Sahib, un miembro de nuestra comunidad presente allí en ese momento, se levantó y recitando versículos del Sagrado Corán, mencionando algunos Ahadices, libros de historia y también de la Biblia, demostró que Jesús (as) había fallecido y el Santo Profeta (sa) vivía, ya que siempre ha habido personas que, habiendo obtenido bendiciones a través de él, demostraban milagros y excelencias en su vida. El Arzobispo no pudo responder a esto”.

El Mesías Prometido (as) luego dice:

“Una vez envié un escrito a un grupo de cristianos de Ludehana, diciendo que existían pocas diferencias en nuestras mutuas creencias y además les dije qué daño había si aceptaban que Jesús (as) falleció de forma natural y no ascendió a los cielos. Ante esto, se enfurecieron y dijeron: si aceptamos que Jesús falleció y no ascendió a los cielos, entonces no quedará un solo cristiano en el mundo”.

El Mesías Prometido (as) sigue diciendo:

“Recordad siempre que Dios Altísimo es Omnisciente y Sabio. Él ha implementado este modelo para que el enemigo pueda perecer. ¿Por qué los musulmanes siguen obstinados en este punto? ¿Era Jesús (as) superior al Santo Profeta (sa)? Si mostráis hostilidad hacia mí, entonces no debéis exceder los límites y actuar de manera que se destruya el islam. Dios Altísimo no implementa nada que sea ineficaz y sin esta creencia (con respecto a la muerte de Jesús) uno no puede romper la cruz”.

En otra ocasión, el Mesías Prometido (as) escribió esto en “El discurso de Lahore”:

“La misión real para la que Dios me ha designado es eliminar el alejamiento que se ha interpuesto entre el hombre y su Creador, y restablecer una relación de amor y sinceridad entre él y su Señor. También me ha designado para detener las guerras religiosas proclamando la verdad, promoviendo la armonía religiosa, revelando las verdades religiosas que han permanecido ocultas a los ojos de los mortales, y mostrando la verdadera espiritualidad que yace sumergida bajo la oscuridad de las pasiones egoístas. También me ha enviado para demostrar prácticamente, y no solo con palabras, cómo los poderes divinos entran en el hombre y cómo se manifiestan a través de la oración y la concentración. Pero, ante todo, me ha enviado para restablecer por siempre la creencia perdida en la Unidad de Dios, el Tauhid, que es pura y luminosa, y no está adulterada por ninguna forma de idolatría o Shirk. Todo esto no sucederá por mi poder, sino por la poderosa mano del Señor de los cielos y la tierra. Si bien Dios ha asumido la tarea de mi entrenamiento espiritual y me ha inspirado poniéndome al frente con celo para lograr esta reforma a través de Su revelación, también ha preparado corazones dispuestos a aceptar mis palabras; y observo que desde que Dios me ha enviado, una gran revolución ha comenzado a tomar forma en el mundo”.

Luego, en su exposición sobre el hecho de que, debido a la misericordia de Dios Altísimo y para salvar a la humanidad, Dios envía a Sus siervos elegidos y reformadores, el Mesías Prometido (as) dice:

“Es ley eterna de Dios, el Señor del universo, que, cuando el sufrimiento y las dificultades llegan a su extremo, se despierta Su misericordia y se crean los medios para el alivio de los problemas del mundo. Por ejemplo, cuando la sequía provoca una hambruna severa y las personas están a punto de perecer, Dios Altísimo hace que llueva; cuando hay una epidemia y miles comienzan a morir, Él genera medios para purificar el aire o encontrar alguna medicina; cuando una nación está en manos de un tirano, éste finalmente es reemplazado por un gobernante justo y benevolente. Del mismo modo, cuando las personas abandonan el camino de Dios y renuncian al Tauhid (la unidad de Dios), y a adorarLe, Él designa a alguien a quien le otorga una visión perfecta y lo honra con Su palabra y revelación, para guiar a la humanidad y lograr una reforma frente a todos los males que ocurren. La verdad es que Dios es el Sustentador de Quien depende la existencia y continuidad del universo. Él no priva de sus atributos benévolos a sus criaturas, ni deja que se beneficien de ellos. Por el contrario, entran en juego cada uno de ellos instantáneamente cuando son requeridos”.

En otra ocasión, el Mesías Prometido (as) afirma:

“Extremadamente bendito y afortunado es aquel cuyo corazón es puro y desea la manifestación de la grandeza y gloria de Dios Altísimo, porque Dios da prioridad a esa persona sobre las demás. En cuanto a los que se oponen a mí, la decisión entre nosotros recae ante Dios Altísimo, y Éste conoce la realidad de nuestros corazones. Él sabe qué corazones están inclinados hacia la atracción de este mundo y qué corazones están llenos de fervor hacia Dios Altísimo”.

El Mesías Prometido (como) sigue diciendo:

“Recordad bien que por sí mismo, uno solo no puede avanzar en la espiritualidad, hasta que purifique su corazón. Cuando el corazón se vuelve puro y limpio, desarrolla una fuerza y ​​facultad particular para progresar espiritualmente. Entonces es dotado de todo tipo de medios para progresar más y más. Meditad sobre el ejemplo del Santo Profeta (sa), que estaba solo y en ese mismo estado proclamó:

[árabe]

‘¡Oh humanidad! Verdaderamente soy un Mensajero de Al’lah para todos vosotros’.

¿Quién podría haberse imaginado en ese momento que la afirmación de un individuo así, que estaba solo, llegaría a cumplirse? Además, se enfrentó a tantas dificultades que nosotros ni siquiera hemos soportado una milésima parte de lo que él padeció”.

Por otra parte, al dar consejos al mundo en general, el Mesías Prometido (as) dijo:

“Mi último consejo para vosotros es que os preocupéis por vuestra fe. Que no ocurra que, debido a vuestra arrogancia y negligencia, seáis contados entre los rebeldes a los ojos de Dios Altísimo. Meditad sobre el hecho de que Dios Altísimo os ha considerado en un momento que ya había sido destinado desde el pasado, por lo que debéis esforzaros para poder convertiros en destinatarios de estas bendiciones. Dios Altísimo ha visto desde los cielos que a quien se le había otorgado este honor, ahora está siendo empañado y vilipendiado; el Profeta está siendo insultado, quien es el mejor de toda la humanidad. A él le toman como uno más entre los malvados y mentirosos, y de manera similar describen su libro, el Sagrado Corán, con malas palabras, considerándolo un libro escrito a través del esfuerzo humano. Por lo tanto, Dios Altísimo ha recordado Su promesa, que se ha registrado en el siguiente versículo del Sagrado Corán:

[árabe]

“En verdad, Nosotros mismos hemos revelado esta Exhortación, y ciertamente seremos su Guardián” (15:9).

Hoy es el día del cumplimiento de esta promesa. A través de poderosas señales y todo tipo de signos, Dios Altísimo ha demostrado que esta comunidad ha sido establecida por Él. ¿Alguna vez habéis sido testigos de signos tan claros y manifiestos de Dios Altísimo, como los que habéis presenciado ahora? Dios Altísimo luchó contra los no musulmanes como un combatiente y los derrotó. Hubo un enfrentamiento en el caso del reverendo Atham y mirad ahora por vosotros mismos y ved dónde está Atham. Hoy yace enterrado. De acuerdo con la condición estipulada en la revelación divina que recibí sobre él, se le concedió un respiro por un tiempo y entonces, de acuerdo con la condición mencionada en dicha revelación divina, quedó atrapado en las garras del Altísimo.

La segunda batalla fue con Pandit Lekh Ram. Piensen en cómo Dios Altísimo triunfó en esa batalla. Habéis visto con vuestros propios ojos que las señales de su muerte, que ya habían sido profetizadas con anterioridad, se cumplieron. El signo de la ira de Dios Altísimo trajo dolor a todo un pueblo. ¿Alguna vez han visto tales signos gloriosos manifestarse ante sus ojos? Así, ¡oh progenie de los musulmanes, no deshonréis las obras de Dios!

La tercera batalla fue en ocasión del Maho Taso Yalsa. De nuevo, reflexionen sobre cómo Dios Altísimo hizo triunfar al islam y les hizo ser testigos de Su signo. Dios Altísimo había revelado con anterioridad a Su siervo, que su ensayo sería declarado supremo y de hecho esta promesa se cumplió. Además, el bendito impacto de este escrito dejó asombrados a todos. ¿Fue éste el trabajo de Dios o de algún otro?”.

El Mesías Prometido (as) aquí se refiere a la Conferencia de las Religiones en la que su libro, La Filosofía de las Enseñanzas del Islam, fue leído en voz alta y Dios Altísimo había revelado ya de antemano su éxito y supremacía. El Mesías Prometido (as) había publicado dicha profecía en un anuncio antes de dicha conferencia y al final todos los no musulmanes reconocieron abiertamente que, de todos los ensayos presentados, éste fue el más exitoso.

El Mesías Prometido (as) afirma, además,

“La cuarta batalla fue el caso contra el Dr. Henry Martin Clarke, en el que los cristianos, aryas y musulmanes, en oposición a mí, se unieron en sus esfuerzos por demostrar falsamente que era culpable de intento de asesinato, pero Dios Altísimo me reveló por anticipado que fracasarían en sus esfuerzos. Esta revelación fue compartida con casi 200 personas antes de su cumplimiento y, al final, se nos concedió la victoria.

La quinta batalla fue el caso contra Mirza Ahmad Baig, de Hoshiarpur. Sus familiares y asociados cercanos ridiculizaban el islam, mientras que algunos de sus más acérrimos apóstatas se oponían fuertemente al Sagrado Corán y lanzaban abusos y demandaban una señal del islam de mi parte e incluso publicaban anuncios para esto. Por eso, finalmente Dios Altísimo reveló una señal según la cual Ahmad Baig sería testigo de la muerte de algunos de sus parientes y también de que sufrirían algunas aflicciones, y finalmente moriría en un período de tres años. Esto es precisamente lo que ocurrió y murió dentro del período de tiempo señalado, para que se hiciera evidente que quien traspasa todos los límites será finalmente castigado”.

Así, el Mesías Prometido (as) advirtió al mundo que no debían oponerse a uno que ha sido enviado por Dios Altísimo, porque cuando Dios envía a alguien, entonces lo apoya con Su ayuda y socorro, y muestra Sus signos.

El Mesías Prometido (as) ha declarado: “Dios Altísimo me ha revelado en palabras manifiestas que un amonestador vino al mundo, pero el mundo no lo aceptó; sin embargo, Dios lo aceptará y demostrará su veracidad con señales poderosas”.

Así, la difusión de la Comunidad Musulmana Ahmadía en más de 200 países del mundo es un testimonio del hecho de que Dios Altísimo está continuamente estableciendo la veracidad del Mesías Prometido (as) por doquier. Por tanto, que Dios Altísimo nos permita contribuir al cumplimiento de la misión del Mesías Prometido (as); que nos aumente la fe y la convicción, y nos permita cumplir con todas nuestras responsabilidades.

Ahora me gustaría hablar de la pandemia que se ha extendido en estos días y presentar algunas opiniones y análisis del mundo secular.

Phillip Johnston escribe en el Daily Telegraph, el 18 de marzo de 2020: ‘Netflix y otras plataformas informan que una de las películas más populares que se están transmitiendo actualmente es Contagion, una película de 2011… La trama es acerca de la propagación de un virus, los desesperados intentos de los investigadores, médicos y funcionarios de salud pública por identificar y contener la enfermedad, la pérdida de orden social y, finalmente, la introducción de una vacuna para detener su propagación’.

 

Continúa escribiendo:

“Me pregunto si nuestra predilección por las películas apocalípticas es una respuesta a un largo período de estabilidad y prosperidad que, al menos desde el punto de vista de los materialistas, la mayoría de nosotros supuso complacientemente que continuaría para siempre. Es extraordinario pensar que en el espacio de tan solo dos semanas, nuestro mundo se ha puesto completamente patas arriba, todos nuestros planes se han detenido y nuestras esperanzas para el futuro son ahora inciertas”.

 

Escribe además:

“Ni la amenaza de una guerra nuclear invernal, ni el impacto de varios accidentes económicos, incluyendo el más reciente, fue algo parecido a lo que esta pandemia está causando ahora”. Y continúa diciendo que “incluso durante la última guerra mundial, la gente salía al teatro y al cine, a restaurantes y cafés, a clubes y pubs. De hecho, esa es una de las formas en que lo aguantaban. Sin embargo, todo eso se nos niega ahora”.

Phillip Johnston añade entonces:

“La mayoría de nosotros, que hemos crecido desde la Segunda Guerra Mundial, esperamos un estado de prosperidad, estabilidad y satisfacción que la mayoría de las generaciones anteriores nunca imaginaron posible… y tampoco habrían sido tan complacientes como para creerlo”. Y sigue diciendo: “La esperanza es que la ciencia venga al rescate con una vacuna o una cura, y tal vez lo haga”. Y apuntilla: “Las pruebas comenzaron hoy en Seattle con voluntarios humanos. La mala noticia es que llevará meses saber si funcionará”.

Escribe además:

“A lo largo de la historia, la gente ha buscado en su fe para superar eventos como éste. A lo largo de la historia, si ocurrían eventos tan peligrosos, la gente se refugiaba en su fe para continuar viviendo y se volvía hacia Dios para dar sentido a lo que les había sucedido a ellos y a sus seres queridos”.

 

Escribe también:

“Los ateos tienden a adoptar una visión secular y humanista de la propensión del hombre a mejorarse a sí mismo… Esto es esencialmente un concepto de la Ilustración, según el cual los procesos naturales siempre pueden ser mejorados por el esfuerzo humano y no atribuidos al destino o a la ira de Dios”.

Y dice:

“¿Cuántas veces hemos oído decir a la gente que ‘todo va a estar bien porque los científicos van a encontrar una solución’, ya sea el calentamiento global o la pandemia? Ahora, estamos a punto de averiguar si tal optimismo está justificado. Si no lo estuviera, dice, entonces podría volver la Iglesia”.

En otras palabras, está diciendo que en este momento se está lejos de la religión y de Dios, pero que vistas las circunstancias y condiciones actuales del mundo, y también si lo que los científicos están diciendo no se cumple, entonces deberíamos pensar en volver a la Iglesia y a la religión”.

Por lo tanto, este virus ha obligado al mundo a reflexionar sobre el retorno a Dios. No obstante, el Dios verdadero y el Dios vivo es sólo el Dios del islam, Quien ha anunciado que mostrará el camino hacia Él a aquellos que deseen hacerlo; y ha dicho que aquellos que dan sólo un paso hacia Él, Él avanzará varios pasos hacia ellos, les tomará de la mano y los acogerá bajo Su protección.

Por consiguiente, en estas circunstancias, en las que necesitamos reformarnos, también necesitamos llevar a cabo el Tabligh, o sea, propagar el mensaje del islam. Debemos, más que antes, familiarizar al mundo con el islam. Además, cada áhmadi debe tratar de informar al mundo que si desea su supervivencia, debe reconocer a su Dios, Quién le ha creado. Si desea un mejor final, entonces debe reconocer al Dios que os creó, porque el objetivo final es la vida en el Más Allá. La gente no debe buscar copartícipes con Él y cumplir además con los derechos de Su creación. Así que, ahora más que nunca, debemos realizar este esfuerzo. Por eso, que Al’lah permita que todos lo hagamos.

Por otra parte, incluso algunas personas materialistas dicen que estas pandemias continuarán aumentando. Por esta razón, como he dicho, para tener un buen final, es esencial que nos volvamos hacia Dios Altísimo y luego le digamos al mundo entero que el verdadero fin es la vida en el Más Allá, para la cual deberéis regresar a Dios.

Con respecto a esto, una advertencia de un experto que se publicó en The Times, el 6 de marzo pasado, es que las posibilidades de que las mutaciones genéticas de los virus peligrosos se vuelvan normales son muy altas y, por eso, en cuestión de años, un nuevo coronavirus puede potencialmente difundirse en todo el mundo. Dicen que quizá cada tres años podría surgir una nueva enfermedad.

En Bloomberg, el 6 de febrero de 2020, también apareció un artículo que decía que “los científicos pueden ganarle la partida al coronavirus, pero la guerra de la humanidad contra las epidemias es interminable… En la carrera armamentista evolutiva entre la humanidad y los microbios, los insectos están regresando… Desde 1970, según la Organización Mundial de la Salud, se han descubierto más de 1.500 agentes patógenos nuevos y las epidemias en el siglo XXI se están propagando más rápido y más lejos que nunca”. Luego declara que “los brotes que antes eran locales, ahora pueden volverse globales rápidamente”.

Respecto a esto, tengo que decir, que los datos presentados son muy amplios y ahora no los puedo exponer todos aquí. Pero, como he dicho, para tener un buen final en la vida, necesitamos desarrollar una conexión con Dios Altísimo, más que antes si cabe. ¡Que Dios nos permita hacerlo!

Antes de terminar, me gustaría decir que anteriormente ya he dado algunas pautas sobre la pandemia del coronavirus y os recordaré ahora porque esto se está extendiendo por todo el mundo muy rápidamente y sus efectos también se están sintiendo aquí, en el Reino Unido. Por lo tanto, el gobierno se ha visto ahora obligado a tomar medidas adicionales y más estrictas.

Cuando surgen enfermedades y pandemias, éstas pueden afectar a todo el mundo. Por esta razón, todos debemos tener mucho cuidado y actuar siguiendo el consejo del gobierno. Las personas de edad avanzada, enfermas o con enfermedades que debilitan la inmunidad, deben de extremar su cuidado. Los ancianos rara vez deben salir de casa y esto es lo que el gobierno también ha anunciado. En general, a menos que alguien tenga muy buena salud, uno debe quedarse en casa.

Aparte de esto, tomad precauciones cuando asistáis a mezquitas y ofreced las oraciones del yumu’ah [viernes] en vuestra mezquita local. Hoy mismo, por la asistencia que veo aquí ahora en la mezquita de Mubarak, parece que la gente está ofreciendo las oraciones del yumu’ah en sus mezquitas locales y esto debe seguir así, a menos que el gobierno diga que tampoco se reúnan para yumu’ah. Por su parte, las mujeres generalmente deben evitar ir a las mezquitas y si tienen niños definitivamente no deben acudir a las mismas.

En general, los médicos aconsejan prestar atención al descanso, para aumentar y mejorar nuestro sistema inmunológico y, por lo tanto, debemos asegurarnos de dormir lo suficiente. Asegúrense pues de dormir adecuadamente, tanto ustedes como sus hijos. Un adulto debe dormir de 6 a 7 horas y los niños requieren de 8 a 9 ó 10 horas de sueño. Debe prestarse mucha atención a esto y no debe darse el caso de que por la noche uno permanezca despierto innecesariamente mirando la televisión hasta la medianoche y luego por la mañana se pierda la oración de fallar, u oración de la madrugada, y luego se levante angustiado por el trabajo al que tiene que llegar en unas pocas horas, y permanezca aletargado y perezoso durante todo el día, junto con el cansancio añadido del trabajo. Así es como atacan las enfermedades, aprovechándose de nuestra debilidad.

Por ello, inculcad a los niños el hábito de dormirse temprano y despertarse temprano, y que tengan entre 8 y 9 horas de sueño. Además, eviten comer comida basura de las tiendas, especialmente las patatas fritas que las personas les dan a los niños para comer; también tales alimentos que contienen muchos conservantes y aditivos, ya que éstos son perjudiciales para la salud y deben evitarse, porque tales alimentos debilitan lentamente el cuerpo humano.

Los médicos también aconsejan en estos días beber agua continuamente. Es esencial beber un poco de agua cada hora o cada media hora más o menos, porque ésta es una forma de mantenerse protegido contra las enfermedades. Aparte de esto, las manos deben mantenerse siempre limpias, incluso si no hay desinfectantes disponibles, por lo que hay que lavárselas con frecuencia. Y como mencioné con anterioridad, aquellos que realizan la ablución antes de rezar, al menos cinco veces al día, tienen seguro la oportunidad de permanecer siempre limpios. Por tanto, presten atención también a esto.

En cuanto a los estornudos, como he dicho antes, cúbranse la nariz con un pañuelo cuando estén en la mezquita, en casa o en cualquier sitio; o hagan como algunos médicos han aconsejado ahora, es decir, estornuden en vuestro brazo para que las gotas de saliva no se extiendan. En cualquier caso, la higiene es muy importante y se debe prestar mucha atención a esto.

Para terminar, debo decir que la solución final es la oración y debemos rezar para que Dios nos proteja a todos de esta enfermedad, y de sus efectos nocivos. También debemos rezar por todos aquellos áhmadis que han contraído el coronavirus de cualquier manera y por aquellos de quienes los médicos sospechan que tienen el virus. De hecho, orad además por todos aquellos que sufren alguna enfermedad; y como he dicho con anterioridad, el virus afecta sobre todo a las personas con problemas de salud subyacentes, así que orad por esas personas para que Dios Altísimo las mantenga protegidas.

En general, orad por todos. ¡Que Dios mantenga al mundo protegido de los efectos nocivos de esta pandemia y que otorgue plena salud a todos los enfermos! Finalmente, que conceda salud a cada áhmadi y que Dios también nos incremente en la fe y creencia. Amén. ¡Que así sea!

Share via