Mensaje especial de Su Santidad
En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
No hay digno de ser adorado excepto Al'lah, Muhammad es el Mensajero de Al'lah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)

Mensaje especial de Su Santidad

Califa de la Comunidad Musulmana Ahmadía

Mensaje especial pronunciado por Hazrat Jalifatul Masih V (aba), en directo, desde Islamabad, Tilford, Reino Unido, el 27 de marzo del 2020.

 

Después de recitar el Tashahhud, el Ta´awwuz y Bismil’lah, Hazrat Jalifatul Masih V (aba), declaró:

Debido a la pandemia actual, muchos gobiernos en el mundo, incluido el gobierno británico, han puesto ciertas restricciones a la gente. Entre ellas está que no se pueden celebrar las oraciones en congregación en la mezquita, y si se permite ofrecer oraciones, solo unas pocas personas pueden congregarse y éstos deben ser parientes cercanos.

Sin embargo, la ley exacta aún no está clara, porque hay personas que han ofrecido distintas interpretaciones. Como he dicho, algunos piensan que solo puede celebrarse con parientes cercanos, mientras que otros dicen que los amigos y quienes viven juntos también pueden participar.

De cualquier modo, teniendo en cuenta la situación actual y hasta que el asunto no esté más claro, las oraciones del viernes no pueden realizarse. Además, algunos asuntos relacionados con la celebración de la oración del viernes requieren una mayor profundización. Por tanto, hoy, después de consultarlo, he decidido que en lugar del sermón del viernes, voy a dirigirme a la Comunidad Musulmana Ahmadía desde mi oficina en forma de mensaje. Así pues, no se va a ofrecer la oración del viernes como de costumbre.

La gente se ha acostumbrado a escuchar el sermón del Jalifa los viernes, a través de la MTA. Si hoy no me dirijo a la Comunidad, es posible que algunas personas se sientan desanimadas o, a veces, la gente comienza a especular y hacer suposiciones. Por ello, he considerado apropiado dirigirme a la Comunidad con un mensaje desde mi oficina.

A pesar de ello, como he mencionado, hoy no ofreceremos la oración del viernes. Sin embargo, los fieles serán informados de las disposiciones que se van a llevar a cabo en el futuro, si Dios quiere. Además, no podemos dejar de rezar las oraciones del viernes durante un largo periodo de tiempo. Como he mencionado, es importante para mí permanecer en contacto con la Comunidad y más ahora, en vista de las circunstancias actuales. Por lo tanto, después de consultar con especialistas en la ley y otras personas relevantes, si Dios quiere, encontraremos una solución alternativa para esta situación.

También me gustaría decir a los miembros de la Comunidad que el gobierno, en vista del brote actual, ha impuesto restricciones para asistir a la mezquita. En su caso, el gobierno del Reino Unido no ha prohibido completamente a las personas asistir a la mezquita, sino que ha declarado que la gente puede venir individualmente o que algunos miembros de una familia pueden venir a rezar. Incluso así, deben mantener una distancia razonable entre ellos, según lo prescrito por el gobierno, para que no haya ningún contacto cercano. En cualquier caso, las oraciones en congregación de modo formal donde todos los orantes se reúnen juntos, no se pueden ofrecer en la mezquita. Por ello, en estas circunstancias, los miembros de la Comunidad deben ofrecer sus oraciones en congregación y también las oraciones del viernes en sus propias casas. Pueden leer extractos de los Malfuzat [dichos del Mesías Prometido (as)], de los libros de la Comunidad, de otros escritos del Mesías Prometido (as), del Al-Fazal o Al-Hakam y de otras publicaciones de la Comunidad, y ofrecer el sermón del viernes. Cualquier adolescente o varón adulto de la casa puede dirigir tanto las oraciones del viernes como las oraciones en congregación.

No obstante, las oraciones del viernes no pueden dejar de realizarse durante un largo período de tiempo. En este sentido, cuando la gente comience a prepararse para pronunciar el sermón del viernes en casa, tendrá que investigar y esto incrementará también su conocimiento. Así pues, quedarse en casa tras el confinamiento del gobierno puede ser un medio de beneficio religiosa, espiritual y educativo. De hecho, por ejemplo, la revista Al-Hakam ha comenzado a recibir comentarios de cómo la gente pasa su tiempo bajo estas restricciones y la mayoría de ellos coincide en que están incrementando su conocimiento con la lectura del Sagrado Corán, los Hadices, los libros del Mesías Prometido (as) y literatura de la Comunidad Musulmana Ahmadía. Incluso en las redes sociales seculares, mucha gente en general dice que la situación actual les está dando la oportunidad de mejorar y recuperar su vida doméstica, y a muchos les ha llevado a su superación personal. De igual manera, debemos esforzarnos por adornar nuestras vidas hogareñas, mejorándonos y dar una buena formación y educación a nuestros hijos. Además, existen excelentes programas en la MTA, para los cuales deben sacar tiempo para sentarse juntos para verlos.

Como he mencionado previamente, debéis acatar todas las normas y las pautas promulgadas por el gobierno en beneficio del interés del público, y para la seguridad y salud de todos y, sobre todo, como dije en mi sermón anterior, prestar mucha atención a las plegarias. A través de las oraciones podemos recibir las bendiciones y la gracia de Dios Altísimo, y podemos también mantener un estado espiritual y físico saludables. El Mesías Prometido (as) nos ha amonestado repetidamente hacia ello. Además, nos ha aconsejado, teniendo como referencia circunstancias semejantes, que lo más importante es implorar a Dios el perdón de nuestros pecados, purificar nuestros corazones y realizar acciones piadosas. Dios Altísimo nos ha concedido la oración como una herramienta grandiosa. Debemos pues esforzarnos en aprovechar las oraciones para entrar en el refugio de Dios Altísimo y prestar atención a esto.

En cuanto a no ofrecer la oración del viernes, según algunos Hadices, hay ciertas situaciones en las que estamos exentos de ofrecer la oración congregacional y la oración del viernes. Por ejemplo, hay una narración registrada en Sahih Bujari por Hazrat Ibn Abbas (ra) en la que les dijo a los almuecines (quienes realizan la llamada a la oración) en un día que estaba lloviendo copiosamente:

“Cuando hayáis recitado: Ash’hadu Al’lah ilaaha Il’lal-Al’lahu [doy testimonio de que no hay más dios que Al’lah] y Ashhadu Anna Muhammadar Rasulul’lah [doy testimonio de que Muhammad es Su Mensajero] no reciteis Hay’ya Alas Salat [venid a la oración]. En su lugar, di: Sal’lu fi Buyutikum [ofrezcan la oración en sus casas]”.

Esto era algo nuevo para la gente y expresaron su asombro. Sin embargo, sobre esto, Hazrat Ibn Abbas (ra) declaró: “Esta práctica también fue llevada a cabo por el Santo Profeta (sa), que era mucho mejor que yo”. Hazrat Ibn Abbas (ra) declaró además que, en efecto, la oración del viernes era obligatoria, pero “no deseaba que la gente caminara por el barro y el suelo resbaladizo corriendo riesgos”.

Esta narración también ha sido registrada en el Sahih Muslim, con una ligera variación de palabras: Un día que llovía, Hazrat Ibn Abbas (ra) dijo al almuecín (el que realiza el azán): “Cuando hayas recitado: Ashhadu Al’lah ilaaha Il’lal-Al’lahu [doy testimonio de que no hay más dios que Al’lah] y Ashhadu Anna Muhammadar Rasulul’lah [doy testimonio de que Muhammad es Su Mensajero] no recites Hay’ya Alas Salat [venid a rezar]. En su lugar, recita: Sal’lu fi Buyutikum [ofrezcan la oración en sus casas]”. El narrador declaró entonces que esta instrucción parecía algo nuevo para el pueblo. No obstante, sobre esto, Hazrat Ibn Abbas (ra) declaró: “¿Os resulta asombrosa esta práctica? Sabed que fue implementada por aquel que fue mucho mejor que yo [es decir, refiriéndose al Santo Profeta (sa)]”. Hazrat Ibn Abbas (ra) declaró además que, en efecto, la oración del viernes era obligatoria, pero no deseaba que la gente se preocupara por tener que caminar por el barro y el suelo resbaladizo.

Al’lama Imam Nabawi escribe comentando este Hadiz que, en ciertas circunstancias atenuantes como lluvia copiosa y similares, el permiso para no hacer la oración del viernes, es decir para no ofrecerla en la mezquita, ha sido establecido según el Hadiz antes mencionado. Escribe además que no solo esta era su opinión, sino también la de otros juristas. Sin embargo, el Imam Malik tuvo una opinión contraria a esto. Digamos pues que solo Dios Altísimo conoce mejor la verdad del asunto.

Del mismo modo, los juristas también han incluido ciertos momentos en los que es difícil congregarse en la mezquita, como parte de las razones que nos eximen de realizar las oraciones en congregación y de los viernes. Han basado este argumento en el mandamiento de Dios Altísimo en el que afirma que “Dios no desea penurias para los creyentes en asuntos relacionados con la fe”. Así pues, fue a la luz de esta misma enseñanza que, durante los días de su enfermedad, el Santo Profeta (sa) no iba a la mezquita e instruyó a Hazrat Abu Bakr (ra) para que dirigiera las oraciones en su lugar. Este Hadiz se puede encontrar en Sahih Bujari y Sahih Muslim. Asimismo, esta exención también se puede aplicar a un individuo que teme por el brote de una enfermedad. Esto se basa en una tradición narrada por Hazrat Ibn Abbas (ra), en la que el Santo Profeta (sa) expuso las exenciones debido al temor y al brote de una enfermedad. Dicho Hadiz ha sido registrado en Sunan Abu Daud.

En definitiva, el reciente brote es muy contagioso y el gobierno también ha publicado ciertas directrices y ha impuesto algunas restricciones que son importantes y debemos seguirlas. Por lo tanto, reunirse en la mezquita y ofrecer las oraciones o la oración del viernes, de momento no es posible. Sin embargo, como mencioné antes, ahora todos deben adoptar el hábito de ofrecer sus oraciones en congregación en sus casas. Esto inculcará la importancia de la oración en los niños y se darán cuenta de que, a pesar de no poder ir a la mezquita debido a la situación actual, deben cumplir con la obligación de las oraciones congregacionales en sus hogares. Por lo tanto, los miembros de la Comunidad Musulmana Ahmadía deben prestar atención especial a esto. Incluso en la época del Mesías Prometido (as), durante algunos viajes, hubo casos en los que debido a ciertas condiciones adversas no pudo ofrecer la oración del viernes.

Hay muchas narraciones en las que se afirma que, durante el estallido de una epidemia, donde no es posible que la gente se reúna y se junte sin peligro, uno debe permanecer separado de los demás. Pero como he mencionado anteriormente, no estamos abandonando la oración del viernes por un período prolongado, sino que estamos buscando posibles alternativas para que la misma se ofrezca en los hogares. Yo también estoy buscando una alternativa.

Finalmente, es oren para que Dios Altísimo conceda Sus bendiciones y, como mencioné antes, que Dios libere rápidamente al mundo de esta epidemia.

¡Que Dios Altísimo permita a la humanidad cumplir con los derechos de los demás y reconocer a su Creador!  ¡Que Dios nos permita a todos cumplir con esto!

¡Que la paz y las bendiciones de Dios Altísimo sean con todos vosotros!

Suscríbete y recibe contenido exclusivo

Recibirás cada semana las últimas novedades de la Comunidad Musulmana Ahmadía directamente en tu mail. ¡Prometo no spamearte!

Share via