En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
No hay digno de ser adorado excepto Al-lah, Muhammad es el Mensajero de Al-lah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)

La excelencia personificada

Califa de la Comunidad Musulmana Ahmadía

Después de recitar el Tashahhud, Ta’awwuz y Surah Al-Fatihah, Hazrat Jalifatul Masih V (aba) declaró:

Continuando con la serie de narraciones de relatos o distintos aspectos de las vidas de los Compañeros del Santo Profeta (sa) que participaron en la Batalla de Badr, hoy hablaré sobre algunos Compañeros más.

El primero es Hazrat Jauli Bin Abi Jauli. Hazrat Jauli participó en todas las batallas junto con el Santo Profeta (sa), incluidas las Batallas de Badr y Uhud. Abu Ma’shar y Muhammad Bin Umar afirman que Hazrat Jauli participó en la Batalla de Badr junto con su hijo.  Sin embargo, no mencionan el nombre del hijo.  Otro historiador, Muhammad Bin Ishaq, afirma que Hazrat Jauli participó en la Batalla de Badr junto con su hermano Malik Bin Abi Jauli.  Según otro relato, los dos hermanos de Hazrat Jauli, Hazrat Hilal Bin Abi Jawali y Hazrat Abdul’lah Bin Abi Jawali también participaron en la Batalla de Badr. Hazrat Jauli falleció durante la época del Jalifato de Hazrat Umar.(Al-Tabqaat-ul-Kubra li ibn Sa‘d, Vol. 3, p. 299, Khauli bin Abi Khauli, Dar-ul-Kutb al-Ilimiyya, Beirut, 1990).

El segundo Compañero es Hazrat Rafe’ Bin al-Mu’al-la. Hazrat Rafe’ Bin al-Mu’al-la perteneció a la rama Banu Habib de la tribu Jazrall. El nombre de su madre era Idaam Bint’ Auf. El Santo Profeta (sa) estableció un vínculo de hermandad entre Hazrat Rafe’ y Hazrat Safwan Bin Baidhaa. Ambos Compañeros participaron en la Batalla de Badr. Según algunas narraciones, ambos fueron martirizados durante esta batalla. De acuerdo con otra narración, Hazrat Safwan Bin Baidaa no fue martirizado durante la Batalla de Badr.  Musa Bin‘ Uqba narra que tanto Hazrat Rafe’ como su hermano Hazrat Hilal Bin al-Mu’al-la participaron en la Batalla de Badr. Hazrat Rafe’ fue martirizado por Ikrama Bin Abu Yahl durante la Batalla de Badr.(Al-Tabqaat-ul-Kubra li ibn Sa‘d, Vol. 3, p. 450, Rafey bin al-Mu’alla Dar-ul-Kutb al-Ilimiyya, Beirut, 1990) (Al-Isti’ab, Vol. 2, p. 484-485, Rafey bin al-Mu’alla, Dar-ul-Jeel, Beirut, 1992.

El siguiente Compañero es Hazrat Zush-Shimalain Humair Bin Abdi ​​Amr. Su verdadero nombre era Umair y su título era Abu Muhammad. Ibn Hisham afirma que se le conocía como Zush-Shimalain, pero ese no era su nombre real. Este fue un título que se le dio porque utilizaba más su mano izquierda. Según otra narración, usaba ambas manos por igual. Es por eso que también se le menciona como Zul Yadain. Pertenecía a la tribu de Banu Quza’ah y era un confederado de Banu Zuhrah. Cuando Hazrat Umair emigró a Medina desde La Meca, se quedó en casa de Hazrat Sa’ad Bin Jaisama. El Santo Profeta (sa) estableció un vínculo de hermandad entre él y Yazid Bin Haris. Ambos fueron martirizados durante la Batalla de Badr.  Como acabo de mencionar, fue martirizado durante la Batalla de Badr y asesinado por Usama Yoshami.  En el momento de su martirio tenía 30 años de edad. En lugar de Usama Yoshami, en Tabaqat al-Kubra aparece registrado el nombre de Abu Usama Yoshami como la persona que lo mató. (Al-Tabqaat-ul-Kubra li ibn Sa‘d, Vol. 3, p. 124-125, Zul Yadain, Dar-ul-Kutb al-Ilimiyya, Beirut, 1990) (Sirat Ibn Hisham, p. 327, Dar Ibn Hazam, Beirut, 2009) (Usdul Ghaba, Vol. 2, p. 217, Zus-Shimalain, Dar-ul-Kutb Ilmiyyah, Beirut, 2003.

El siguiente Compañero que mencionaré es Hazrat Rafe’ Bin Yazid.  En una narración aparece su nombre registrado como Rafe’ Bin Zaid.  Hazrat Rafe’ Bin Yazid perteneció a la rama Banu Zuhur Bin Abdul Ash-Hal de la tribu Aus de los Ansaar. La madre de Hazrat Rafe, Aqrab Bint Mu’az, era la hermana del conocido Compañero Hazrat Sa’ad Bin Mu’az. Dos de los hijos de Hazrat Rafe’ fueron Usaid y Abdur Rahman. Su madre se llamaba Aqrab Bint Salamah. Hazrat Rafe’ participó en las Batallas de Badr y Uhud.  De acuerdo a una narración, viajaba en el camello de Said Bin Zaid el día de la Batalla de Badr. Fue martirizado durante la Batalla de Uhud. (Al-Tabqaat-ul-Kubra li ibn Sa‘d, Vol. 3, p. 337, Rafey bin Yazidra, Dar-ul-Kutb al-Ilimiyya, Beirut, 1990), (Usdul Ghaba, Vol. 2, p. 235,Rafey bin YazidraDar-ul-Kutb Ilmiyyah, Beirut, 2003).

El siguiente Compañero a mencionar es Hazrat Zakwan bin ‘Abd-i-Qais (ra). Su título era Abu Sabuh. Hazrat Zakwan pertenecía a la rama de Banu Zuraiq, de la tribu Jazrall de los Ansaar. Su título era Abu Sabuh. Participó tanto en el primer como en el segundo Bai’at [juramento de iniciación] en Aqaba. Uno de los aspectos que se destaca sobre él y que merece la pena mencionar es que emigró de Medina a La Meca y se fue con el Santo Profeta (sa). En ese momento, el Santo Profeta (sa) todavía estaba en La Meca. Era conocido como un Ansaar Muhayirin. Emigró a La Meca para estar con el Santo Profeta (sa) y se quedó allí durante algún tiempo. Participó en las Batallas de Badr y Uhud y alcanzó el estado de martirio durante la Batalla de Uhud, asesinado por Abu Hakam bin Ajnas. Hazrat Zakwan bin ‘Abd-i-Qais era conocido como un Ansaar Muhayirin. Al’lama Ibn Sa’d relata en Tabaqat Al-Kubra que, cuando los musulmanes emigraron hacia Medina, los Quraish estaban muy contrariados. Se enfadaron mucho con los jóvenes que habían emigrado y les habían abandonado. Un grupo de Ansaar prometió unirse al Santo Profeta (sa) durante el segundo juramento en Aqaba y posteriormente, regresó a Medina. Cuando los primeros migrantes de La Meca llegaron a Quba, estos Ansaar se unieron al Santo Profeta (sa) en La Meca y emigraron a Medina junto con sus Compañeros.(Usdul Ghaba, Vol. 2, p. 210,Zakwanra bin ‘Abd-i-QaisDar-ul-Kutb Ilmiyyah, Beirut, 2003). (Al-Tabqaat-ul-Kubra, Vol. 1, p. 175, Dar-ul-Kutb al-Ilimiyya, Beirut, 1990)

Así, ellos eran conocidos como los Ansaar Muhayirin. Hazrat Zakwan bin ‘Abd-i-Qais, Hazrat’ Uqba bin Wahab, Hazrat ‘Abbas bin’ Ubada y Hazrat Ziad bin Labid estaban entre estos Compañeros conocidos como Ansaar Muhayirin. Posteriormente, todos los musulmanes emigraron a Medina, excepto el Santo Profeta (sa), Hazrat Abu Bakr (ra) y Hazrat Ali (ra), así como los que quedaron atrapados en los disturbios, quienes estaban en cautiverio y los enfermos o débiles [también permanecieron en La Meca].

Suhail bin Abi Salih narra que cuando el Santo Profeta (sa) se dirigió hacia Uhud, señaló en una dirección y se dirigió a sus Compañeros diciendo: “¿Quién irá a ese lugar concreto?”  Un Compañero de Bani Zuraiq, Hazrat Zakwan bin ‘Abd-i-Qais Abu Sabuh, se puso de pie y dijo: “¡Oh, Profeta (sa) de Al-lah! Yo iré allí”. El Santo Profeta (sa) le preguntó quién era y Hazrat Zakwan respondió: “Soy Zakwan bin ‘Abd-i-Qais”. A continuación, el Santo Profeta (sa) le dijo que tomara asiento y repitió la pregunta tres veces. Después, el Santo Profeta (sa) dijo: “Debes ir a tal lugar”. Sobre esto, Hazrat Zakwan bin ‘Abd-i-Qais dijo: “¡Oh, Profeta (sa) de Al-lah! ¡Ciertamente iré allí!” Luego, el Santo Profeta (sa) dijo: “Quien quiera ver a alguien caminando en los verdes jardines del cielo mañana, debe mirar a esta persona”. Después, Hazrat Zakwan comenzó a despedirse de su familia.  Sus esposas e hijas le dijeron: “¿Nos vas a dejar?” Tomó su manto de sus manos, se alejó un poco, luego se volvió hacia ellas y les dijo: “Nos reuniremos en el Día del Juicio”.(Marifatul Sahaba Li Abi Naeem, Vol. 2, p. 248, Zakwanra bin Abdi Qais bin Khalid, Hadith no. 2621, Dar-ul-Kutb al-Ilimiyya, Beirut, 2002).

Después de esto, alcanzó el estado de martirio durante la Batalla de Uhud. El día de Uhud, el Santo Profeta (sa) preguntó a sus Compañeros (ra) si alguien sabía algo sobre Zakwan bin ‘Abd-i-Qais. Hazrat Ali (ra) respondió: “¡Oh, Profeta (sa) de Al-lah! Vi a un jinete persiguiendo a Zakwan hasta que le alcanzó y le dijo [es decir, a Hazrat Zakwan] que, puesto que seguía todavía vivo, ya no podía vivir más. Entonces atacó a Hazrat Zakwan, que iba a pie, y lo martirizó”. Además, Hazrat Ali (ra) dijo que le había atacado mientras decía: “Mira, soy Ibn Ilaall”.  Hazrat Ali (ra) dijo que le golpeó en la pierna con su espada, cortándola desde la mitad del muslo. Después de esto, se bajó del del caballo y lo remató. Hazrat Ali dice que vio que el atacante era Abu Al-Hakam bin Akhnas.(Kitab-ul-Maghazi Li Al-Waqadi, Vol. 1, p.245, Baab Ghazwah-e-Uhud, Dar-ul-Kutb al-Ilimiyya, Beirut, 2013)

El siguiente Compañero que mencionaré es Hazrat Jawad bin Yubair Ansaar. Sus títulos eran Abdul’lah y Abu Salih. Hazrat Jawad pertenecía a la tribu de Banu Tha’labah. Hazrat Jawad bin Yubair era el hermano de Hazrat Abdul’lah bin Yubair. Hazrat Abdul’lah bin Jubair fue el designado por el Santo Profeta (sa) durante la batalla de Uhud para proteger el valle junto con cincuenta arqueros. Hazrat Jawad era de altura moderada. Falleció en Medina en el año 40 después de la Hégira, a la edad de 74 años. Según una narración, su edad en el momento de su fallecimiento era de 94 años. Solía ​​teñirse el cabello con henna y hojas de añil. Hazrat Jawad también partió junto con el Santo Profeta (sa) para la batalla de Badr; sin embargo, en el camino, sufrió una lesión con una arista afilada de una piedra y el Santo Profeta (sa) le envió de regreso a Medina. Sin embargo, el Santo Profeta (sa) le incluyó en el botín de la batalla de Badr. Por lo tanto, era como si él también se contara entre esos individuos, que participaron en la batalla de Badr. Participó junto con el Santo Profeta (sa) en todas las batallas, incluidas las batallas de Uhud y Jandaq.

Hazrat Jawad relata: “una vez nos detuvimos en un lugar llamado Marr-e-Zahran junto con el Santo Profeta (sa)”. Continúa diciendo: “Salí de mi tienda de campaña y vi a algunas mujeres hablando. Al ver esto, me interesé. Por lo tanto, volví, me puse una capa y me senté a su lado. (Se disfrazó y se sentó allí para escuchar lo que decían las mujeres). Mientras tanto, el Santo Profeta (sa) salió de su tienda. Cuando vi al Santo Profeta (sa), me asusté y le dije al Santo Profeta (sa) que mi camello se había escapado y que lo estaba buscando. Inmediatamente me puse de pie y dije esto. El Santo Profeta (sa) siguió caminando y yo le seguí. El Santo Profeta (sa) me dio la capa que llevaba puesta y se fue a un área de arbustos para responder a la llamada de la naturaleza. Luego, realizó la ablución y regresó. Gotas de agua caían de su barba y sobre su pecho. Después de esto, el Santo Profeta (sa) me preguntó tranquilamente: “¡Oh Abdul’lah! ¿Qué hizo el camello? ‘(Ahora, ya que el camello no estaba perdido y el Santo Profeta (sa) se dio cuenta de que simplemente estaba sentado allí para escuchar la discusión lo cual no era apropiado), pero, sin embargo, nos pusimos en marcha de nuevo. Después de esto, cada vez que el Santo Profeta (sa) se encontraba conmigo, me decía Salaam y me preguntaba “¡Abú Abdul’lah”! ¿Qué hizo el camello? “Cuando esto comenzó a suceder y el Santo Profeta (sa) me decía esto continuamente de manera alegre, comencé a esconderme en Medina y ya no iba a la mezquita ni a las reuniones del Santo Profeta (sa). Después de bastante tiempo, fui a la mezquita y me puse de pie para rezar.

El Santo Profeta (sa) también salió de su residencia y ofreció dos Rak’as [unidades] de oración. Continué prolongando mi oración con la intención de que el Santo Profeta (sa) regresara y no dijera nada. Sin embargo, el Santo Profeta (sa) dijo: “¡Abu Abdul’lah! Puedes prolongar la oración todo lo que quieras, pero me quedaré aquí”. Por lo tanto, en mi corazón dije que: “¡por Al-lah! Me disculparé con el Santo Profeta (sa) y aclararé sus dudas en relación a mí.” Cuando completé la oración, el Santo Profeta (sa) dijo: “¡Abu Abdul’lah! Que la paz sea contigo. ¿Cuáles fueron las circunstancias en las que el camello huyó?” Le respondí: “¡Por Aquel, Quién te envió con la verdad! Desde que acepté el Islam, ese camello no se ha escapado. El Santo Profeta (sa) repitió tres veces que “que Al-lah tenga misericordia de ti”. Después de esto, el Santo Profeta (sa) nunca me dijo nada más en relación con esto.(Al-Tabqaat-ul-Kubra, Vol. 3, pp. 362-364, Abdullah bin Jubair, Dar-ul-Kutb al-Ilimiyya, Beirut, 1990) (Usdul Ghaba, Vol. 2, p. 290, Khawat bin Jubair, Dar-ul-Kutb Ilmiyyah, Beirut, 2003)

En otras palabras, el Santo Profeta (sa) le hizo darse cuenta de que, en primer lugar, no debía ocultárselo al Santo Profeta (sa) porque sabía lo que realmente sucedió y, en segundo lugar, que es incorrecto sentarse en las reuniones de otras personas de esta manera para escuchar su conversación.

Hazrat Jawad narra: “El Santo Profeta (sa) me visitó una vez cuando estaba enfermo. Después de recuperarme completamente, dijo: “Oh Jawad, tu cuerpo se ha recuperado totalmente. Por lo tanto, cumple tu pacto con Al-lah.” Le dije: “No le he prometido nada a Al-lah”. El Santo Profeta (sa) dijo: “No hay una persona enferma que no haga un juramento o tenga la intención de [hacer algo] durante su enfermedad. (Una persona así seguramente le dice a Dios el Todopoderoso que hará eso o lo otro si le otorga buena salud). Por lo tanto, cumple tu promesa con Al-lah fielmente actuando según tus palabras.(Mustadrik Ala Al-Sahihain, Vol. 3, p.467, Hadith no. 5750, Dar-ul-Kutb Ilmiyyah, Beirut, 2002)

Por lo tanto, esto es algo sobre lo que todos debemos reflexionar y prestar mucha atención.

Con motivo de la batalla de Jandaq, el Santo Profeta (sa) envió una delegación a Banu Quraizah cuando se enteró de su rebelión y de cómo habían incumplido el acuerdo durante la batalla. Hazrat Mirza Bashir Ahmad sahib ha escrito sobre este incidente en [su libro] “La vida y el carácter del sello de los profetas (sa)”. Escribe:

“Cuando el Santo Profeta (sa) recibió noticias de esta peligrosa traición de los Banu Quraizah. Inicialmente, el Santo Profeta (sa) envió a Zubair bin Al-‘Awwam (ra) para obtener información en secreto dos o tres veces. Luego, después de esto, el Santo Profeta (sa) envió formalmente a Sa’d bin Mu’adh y Sa’d bin ‘Ubadah, que eran jefes de las tribus Aus y Jazrall junto con algunos otros Compañeros influyentes en forma de una delegación hacia Banu Quraizah; y ordenó estrictamente que, si había noticias preocupantes, no deberían divulgarse públicamente cuando regresaran, sino que se debían mantener el secreto para que la gente no se angustiara. Cuando estas personas llegaron a las cercanias de Banu Quraizah y se acercaron a Ka’b bin Asad, este hombre malvado se enfrentó a ellos de una manera muy arrogante. Cuando los dos Sa’ds hablaron del tratado, Ka’b y la gente de su tribu se enfurecieron y dijeron: ‘¡Fuera! No hay ningún tratado entre Muḥammad [sa] y nosotros.’ Al escuchar estas palabras, esta delegación de Compañeros se puso en marcha. Sa’d bin Mu’adh (ra), y Sa’d bin ‘Ubadah (ra) se presentaron ante el Santo Profeta (sa) y le informaron sobre la situación de manera apropiada.”(Sirat Khatamun-Nabiyyin, Hazrat Mirza Bashir Ahmadra, pp. 584-585)

El nombre de Hazrat Jawad bin Jubair también se menciona entre los Compañeros que formaron parte de la delegación. Según otra narración, el Santo Profeta (sa) envió a Hazrat Jawad hacia Banu Quraizah en su caballo, y el nombre de este caballo era Yanah.(Sirat Ibn Hisham, p. 456, Dar ibn Hazam, 2009)  (Mustadrik Ala Al-Sahihain, Vol. 3, p.466, Hadith no. 5747, Dar-ul-Kutb Ilmiyyah, Beirut, 2002)

Hazrat Jawad afirma:

“Una vez salimos a peregrinar con Hazrat Umar (ra). Hazrat Abu ‘Ubaidah bin Yarrah y Hazrat’ Abdur Rahman bin ‘Auf formaron parte de esta delegación. La gente pidió que alguien presentara la poesía de Zaraar bin Jitab (el poeta de la Meca que había aceptado el Islam durante la victoria de la Meca). Hazrat Umar (ra) ordenó: ‘Que Abu ‘Abdul’lah (es decir, Jawad), recite su poesía.’ Cuando escuché esto, recité la poesía hasta el amanecer. Fue solo entonces que Hazrat Umar (ra) me pidió que parara, ya que era la hora del amanecer “(Al-Isabatu Fi Tamyiz Al-Sahaba, Vol. 2, p. 292, Al-Khawat bin Jubair, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 1995) (Al-Tabaqaat-ul-Kubra, Vol. 6, p. 10, Zaraarra bin Khitab, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 1990)

Otro Compañero que será mencionado hoy es Hazrat Rabia bin Aqsam. Su título era Abu Zaid. Hazrat Rabia era una persona baja y de constitución robusta que pertenecía a la tribu Asad bin Juzaimah y se cuenta entre los compañeros Muhayirin. Después de la migración a Medina, se quedó en la residencia de Hazrat Mubashir bin ‘Abdul Munzir junto con algunos otros Compañeros. Tenía 30 años cuando participó en la batalla de Badr. Además de la batalla de Badr, también participó en las batallas de Uhud y Jandaq. También participó en el Tratado de Hudaibiya y también en la batalla de Jaiber, donde fue martirizado. Un judío llamado Harith lo martirizó en un lugar llamado Nitaa, que es un fuerte en Jaiber. Tenía treinta y siete años en el momento de su martirio.(Usdul Ghaba, Vol. 2, p. 257, Rabeeara bin Aqsam, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 2003) (Al-Tabaqaat-ul-Kubra, Vol. 3, p. 66, 70, Abdullah bin Jahsh, Rabeeara bin Aqsam, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 1990)

Otro Compañero que será mencionado hoy es Hazrat Rifa ‘bin’ Amr Al-Yahan. También se le conoce como Wadiya bin ‘Amr. Participó en las batallas de Badr y Uhud. Era un aliado de Banu Nayyar, una tribu de los Ansar.(Usdul Ghaba, Vol. 2, p. 287, Rifara bin ‘Amr Al-Juhani, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 2003)

Hazrat Zaid bin Wadiya es otro Compañero que mencionaré hoy. Hazrat Zaid era de la tribu Ansar de Jazrall. Tomó parte en Ba’it-e-‘Aqbah, la batalla de Badr, y Uhud y fue martirizado durante la batalla de Uhud. Su madre era Umme-Zaid bint Hariz, y el nombre de su esposa era Zainab binte Sahal, quien dio a luz a sus tres hijos; Sa’ad bin Zaid, Umamah y Umme Kulzum. Su hijo Sa’ad se mudó a Iraq durante el Jalifato de Hazrat ‘Umar y se instaló en una aldea llamada Aqar Kuf. Aqar Kuf se encuentra cerca de Bagdad, una ciudad de Iraq.(Al-Tabaqaat-ul-Kubra, Vol. 3, p. 410, Zaidra bin Wadiya, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 1990) (Mujam Al-Buldan, Vol. 4, p. 155, Aqar Kuf, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 2001)

Hazrat Ribi ‘bin Rafi’ Ansari es otro compañero que mencionaré hoy. Hay diferentes opiniones con respecto al nombre de su abuelo. Según una narración, su nombre era Hariz, mientras que, según otra fuente, su nombre era Zaid. Hazrat Ribi ‘bin Rafi’ era de la tribu Banu ‘Ayylaan y participó en la batalla de Badr y Uhud.(Al-Tabaqaat-ul-Kubra, Vol. 3, pp. 356-357, Ribee bin Wadiyya, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 1990) (Usdul Ghaba, Vol. 2, p. 252 Ribee bin Wadiyya, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 2003)

El siguiente compañero que mencionaré es Hazrat Zaid bin Muzain. El nombre de su padre era Muzain bin Qais. Hazrat Zaid ha sido mencionado también como Yazid bin Al-Muzain. Pertenecía a la tribu Jazrall. Participó en la batalla de Badr y Uhud. Durante el período de migración a Medina, el Santo Profeta (sa) estableció un vínculo de hermandad entre Hazrat Zaid y Hazrat Mistah bin Uthatha. Tuvo un hijo llamado Umar y una hija llamada Ramlah. (Usdul Ghaba, Vol. 2, p. 375, Zaidra bin Muzain, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 2003) (Al-Tabaqaat-ul-Kubra, Vol. 3, p. 407, Yazid bin Al-Muzain, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 1990)

Otro Compañero que mencionaré hoy es Hazrat Ayyaz bin Zuhair. Su título era Abu Sa’ad y el nombre de su madre era Salma bint ’Amir. Perteneció a la tribu Feher. Estuvo presente en la segunda migración a Abisinia [Etiopía], y a su regreso, emigró a Medina y residió en la casa de Hazrat Kulzum bin Al-Hadem. Participó en todas las batallas, incluidas Badr, Uhud y Jandaq. Falleció en Medina en 30 dH durante el Jalifato de Hazrat Usman (ra), y según un relato, falleció en Siria.(Al-Tabaqaat-ul-Kubra, Vol. 3, pp. 318-319, Iyyadhra bin Zuhair, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 1990) (Usdul Ghaba, Vol. 4, p. 311, Iyyadhrabin Zuhair, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 2003)

El siguiente compañero a mencionar es Hazrat Rifa bin Amr Ansari. Su título era Abu Walid, y pertenecía a la tribu de Banu ‘Auf bin Jazrall. El nombre de su madre era Umme Rafa’a. Participó en el segundo Bait en Aqabah junto con setenta compañeros. Participó en la batalla de Badr y Uhud y fue martirizado en la batalla de Uhud.(Al-Tabaqaat-ul-Kubra, Vol. 3, pp. 410-411, Rifa’ara bin Amr, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 1990)

El siguiente compañero que mencionaré es Hazrat Ziyaad bin Amr, que también fue conocido como Ibn-e-Bishr y fue un aliado de Ansar. Participó en la batalla de Badr junto con su hermano Hazrat Zamrah. Perteneció a la tribu Banu Saida bin Ka’ab. Según otra narración, era el esclavo liberado de Banu Saida bin Ka’ab bin Al-Jazrall.(Usdul Ghaba, Vol. 2, p. 338, Ziyaadra bin Amr, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 2003) (Al-Asaba, Vol. 2, p. 483, Ziyaadra bin Amr, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 1995)

El siguiente compañero es Hazrat Saalim bin ‘Umair bin Sabit. Era miembro de una tribu Ansari llamada Banu ‘Amr bin’ Auf. Tomó parte en el primer Bai’at en Aqabah. Hazrat Saalim también participó en todas las batallas junto con el Santo Profeta (sa), incluidas las batallas de Badr, Uhud y la Batalla de la Zanja. En ocasión de la Batalla de Tabuk, cuando un grupo de compañeros pobres que deseaban participar en la batalla de Tabuk aparecieron ante el Santo Profeta (sa), lamentándose, porque no tenían medios de transporte, Hazrat Saalim también era uno de ellos. Estos siete compañeros llegaron al Santo Profeta justo cuando el Santo Profeta (sa) estaba a punto de partir hacia Tabuk, y solicitaron que se les diera algún medio de transporte [para que pudieran participar]. El Santo Profeta (sa) respondió que “en este momento, no tengo nada con lo que proveeros para que podáis montar”.(Usdul Ghaba, Vol. 2, p. 337, Salim bin Umair, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 2003)

Estos compañeros regresaron con lágrimas en los ojos debido a la tristeza de no poder gastar nada [en el camino de Dios].

Ibn-e-Abbas relata que el versículo:

[árabe]

“Tampoco contra aquellos que, cuando llegaron a ti para que les proporcionases una montura, les dijiste: “No puedo encontrar cabalgadura para vosotros”; se volvieron, con sus ojos inundados de lágrimas, por la pena de no poder encontrar nada que emplear.” (Surah al-Taubah: 92)

Ibn-e-Abbas relata que entre las personas mencionadas en este versículo está Saalim bin ‘Umair y Tha’libah bin Zaid.(Al-Tabaqaat-ul-Kubra, Vol. 3, p. 366, Salimra bin ‘Umair, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 1990) (Usdul Ghaba, Vol. 2, p. 387, Salimra bin Umair, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 2003).

Hazrat Jalifatul Masih II (ra), comentando este versículo, dice en su comentario:

[árabe]

“En términos de su aplicación, este versículo es general, pero los individuos particulares a los que alude son siete musulmanes pobres que acudieron al Santo Profeta (sa) y solicitaron que se organizaran algunos medios de transporte para ellos. El Santo Profeta (sa) les informó que, “desafortunadamente, no tengo los medios para organizar ningún viaje para vosotros”. Los compañeros se sintieron muy dolidos y se volvieron con lágrimas en los ojos. En otras narraciones, se dice que después de este evento, Hazrat Usman (ra) donó tres camellos, y otros cuatro camellos fueron donados por otros musulmanes. El Santo Profeta (sa) luego distribuyó un camello a cada uno de los siete compañeros”.

Hazrat Musleh Mau’ud afirma que “el Sagrado Corán ha mencionado este evento para contrastar (el caso de) aquellos compañeros que eran ricos y tenían medios de transporte, pero buscaron excusas para no participar. (Hubo algunos que buscaron excusas y no se unieron). Sin embargo, por otro lado, la pasión y el celo de los compañeros pobres estaba en un nivel totalmente diferente. Por lo tanto, este evento ilustró la diferencia entre los dos”.

Hazrat Musleh Mau’ud (ra) explica además que “Este versículo también revela que no todos los que se quedaron en Medina (durante las expediciones) fueron hipócritas. También hubo creyentes sinceros y fieles que no pudieron participar debido a la falta de medios”.(Duroos Hazrat Musleh-e-Maudra, Tafsir Surah al-Taubah, Verse 92) 

Hazrat Musleh Mau’ud (ra) continúa explicando en el comentario del versículo que “Abu Musa era el jefe de este grupo de musulmanes. Cuando más tarde se le preguntó sobre lo que solicitaron al Santo Profeta (sa), explicó que “Por Dios, no le pedimos al Santo Profeta (sa) camellos o incluso caballos, solo le pedimos que no teníamos zapatos para cubrir nuestros pies. No podemos cubrir este viaje descalzo, nos heriremos gravemente (incluso antes de la batalla) y no podremos luchar. Si tan solo se nos diera un par de zapatos, podemos correr detrás de nuestros hermanos que cabalgan, y participar en la batalla a pie”.(Deebcaha Tafsir-ul-Quran, Anwar-ul-Aloom, Vol. 20, p. 361)

Este era el estado de su pasión y el estado de su pobreza. Hazrat Salim Bin Umair vivió hasta el momento de Hazrat Mu’awiyah. (Usdul Ghaba, Vol. 2, p. 387, Salimra bin Umair, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 2003).

Luego, el siguiente Compañero es Hazrat Saraaqah bin Ka’b, que pertenecía a la tribu Banu Nayyaar. El nombre de su madre era ‘Umairah bint Nu’man. Hazrat Saraaqah participó en todas las batallas junto con el Santo Profeta (sa), incluidas Badr, Uhud y la batalla de la Zanja. Falleció en tiempo de Hazrat Mu’awiyah, y según una narración de Kalbi, fue martirizado en la batalla de Yamamah.(Usdul Ghaba, Vol. 2, p. 412, Suaaqahra bin Ka’b, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 2003) (Al-Tabaqaat-ul-Kubra, Vol. 3, p. 371, Suraaqahra bin Ka’b, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 1990)

El siguiente Compañero es Hazrat Saa’ib bin Maz’un. Era el hermano biológico de Hazrat Usman bin Maz’un. Fue uno de los primeros Compañeros que emigraron a Abisinia, y tuvo el privilegio de participar en la batalla de Badr. Cuando el Santo Profeta (sa) viajó con motivo de la expedición de Bawaat, según algunos narradores, eligió a Hazrat Sa’d bin Mu’az y, según otros, Hazrat Saa’ib bin Usman, como el Amir para hacerse cargo de los demás asuntos en su ausencia. Su nombre [como Amir] también consta en otra narración.(Usdul Ghaba, Vol. 2, p. 399, Saaibra bin Mazoon, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 2003) (Al-Sirat Al-Halabiyya, Vol. 2, p. 174, Zikr Maghazia Ghazwa-e-Bawaat, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 2002)

Hazrat Saa´ib también tuvo el honor de hacer negocios con el Santo Profeta (sa). En una narración en Sunan, Abu Dawud afirma que Hazrat Saa´ib relata:

“En una ocasión me presenté ante el Santo Profeta (sa), y los compañeros comenzaron a halagarme. El Santo Profeta (sa) dijo: “Le conozco mejor que vosotros”. Dije: “¡Qué mis padres sean sacrificados por tu causa!, ¡Oh Profeta! ¡En verdad, has dicho la verdad! Tú fuiste mi socio en los negocios y ¡qué excelente socio fuiste! ¡Nunca te opusiste ni causaste ninguna disputa!” (Sunan Abi Dawood, Kitab-ul-Adab, Hadith no. 4836)

En el libro: “La vida y el carácter del sello de los Profetas”, este incidente ha sido relatado de la siguiente manera:

“Muchas caravanas comerciales salían de la Meca hacia diversas regiones. Existía un comercio oficial hacia el sur en dirección a Yemen, y hacia el norte en dirección a Siria. También existían relaciones comerciales con Bahrain. El Santo Profeta (sa) viajaba a todos estos lugares con fines comerciales, y siempre cumplía con sus obligaciones con notable honestidad, confianza, elegancia y diligencia. En la Meca, todos los que trataban con el Santo Profeta (sa), le elogiaban. Por consiguiente, Saa´ib -un compañero del Santo Profeta (sa) (cuyo relato ha sido mencionado anteriormente)- cuando aceptó el Islam, la gente le elogió ante el Santo Profeta (sa) y el Santo Profeta (sa) dijo: “le conozco mejor que vosotros”, a lo cual Saa´ib respondió: “En verdad, ¡Oh Profeta! (sa) ¡qué mi padre y mi madre sean sacrificados! Una vez fuiste mi socio en los negocios y siempre fuiste ético e inmaculado en todos tus tratos”. (Sirat Khatamun-Nabiyyin, Hazrat Mirza Bashir Ahmadra, p. 106)

El siguiente compañero es Hazrat Asim bin Qais. Hazrat Asim bin Qais pertenecía a la tribu de los Ansari de Tha´labah bin Amr y participó en las batallas de Badr y de Uhud.(Usdul Ghaba, Vol. 3, pp. 112-113, Asimra bin Qais, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 2003).

El siguiente compañero es Hazrat Tufail bin Malik bin Jansa. Hazrat Tufail pertenecía a los Banu Ubaid bin Adi, una rama de la tribu de los Jazrall. Su madre se llamaba Asmaa bint Al Qain. Hazrat Tufail partició en el Bai´at de Aqaba, la batalla de Badr y Uhud. Se casó con Idaam bin Kurd, con quien tuvo dos hijos llamados Abdul’lah y Rabi. (Al-Tabaqaat-ul-Kubra, Vol. 3, pp. 430-431, Tufailra bin Malik, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 1990) (Usdul Ghaba, Vol. 3, p. 79, Tufailra bin Malik bin Khansa, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 2003)

El siguiente compañero es Hazrat Tufail bin Nu´man. Hazrat Nu´man pertenecía a la tribu de los Ansaar de Jazrall. Su madre se llamaba Jansaa bint Riyaa, y era la tía paterna de Hazrat Jaabin bin Abdul’lah. Hazrat Tufail tuvo una hija llamada Raubieye. Participó en el Bai´at de Aqaba, en la batalla de Badr y en la batalla de Uhud y en esta última, sufrió un total de trece heridas. También participó en la batalla de la Fosa y en esa batalla fue martirizado. Fue martirizado por Wahshi bin Harb. Posteriormente, el propio Wahshi aceptó al Santo Profeta (sa). Wahshi decía que Dios había honrado a Hazrat Hamza y a Hazrat Tufail bin Nu´man con sus manos y no le humillaron con sus manos, queriendo decir que no le mataron en un estado de incredulidad.(Al-Tabaqaat-ul-Kubra, Vol. 3, p. 431, Tufailra bin Nu’man, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 1990) (Usdul Ghaba, Vol. 3, pp. 79-80, Tufailra bin bin Nu’man, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 2003)

Otro compañero es Hazrat Zahaaq bin Abd A´mr. Pertenecía a la tribu de los Banu Dinar bin Nayyar. Su padre se llamaba Abd Amr y su madre Sumairah bint Qais. Él y su hermano participaron en las batallas de Badr y Uhud. Hazrat Nu´man falleció en la batalla de Uhud. Su tercer hermano Utbah bin Abd Amr fue martirizado en el incidente de Bi´r-e-Maunah.(Al-Tabaqaat-ul-Kubra, Vol. 3, p. 394, Dhahaakra bin Abd Amr, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 1990)

El nombre de otro compañero es Hazrat Zahaaq bin Haritha. Hazrat Zahaaq pertenecía a los Ansaar de la tribu de los Jazrall. El nombre de su padre era Haritha y el de su madre Hind bint Malik. Hazrat Zahaaq (ra) participó en el Bai´at de Aqaba junto a otros setenta compañeros. También participó en la batalla de Badr. El nombre de su hijo era Yazid, nacido de su esposa, Umaamah bint Muharith.(Al-Tabaqaat-ul-Kubra, Vol. 3, p. 433, Dhahaakra bin Haritha, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 1990) (Usdul Ghaba, Vol. 3, p. 46, Dhahaakra bin Haritha, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 2003)

El siguiente compañero es Hazrat Jal’lad bin Suweid Ansaari. Hazrat Jal’lad pertenecía a los Banu Harith, rama de la tribu de los Jazrall. Su madre se llamaba Amrah bin Sa´d. Uno de sus hijos – Hazrat Saa´ib – fue bendecido por ser unos de los compañeros del Santo Profeta (sa). Posteriormente, fue nombrado por Hazrat Umar (ra) gobernador de la provincia de Yemen. El nombre de su segundo hijo era Hakam bin Jal’lad, y Lailaa bint Ubaadah, que fue madre de ambos hijos. Hazrat Jal’lad participó en la batalla de Badr, Uhad y el Foso. En la batalla de Banu Quraizah, una mujer judía llamada Bunanah le lanzó una pesada roca causándole una herida fatal en la cabeza que dio lugar a su martirio. El Santo Profeta (sa) declaró: “Jal’lad tiene la recompensa igual a dos mártires”. Después, por la ley de igual retribución, el Santo Profeta (sa) hizo ejecutar a las mujeres responsables del asesinato. (Al-Tabaqaat-ul-Kubra, Vol. 3, pp. 401-402, Khalladrabin Suweid, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 1990)

En “la vida y el carácter del Sello de los Profetas (sa)” este incidente ha sido mencionado de la siguiente manera:

“Algunos musulmanes se sentaron contra una pared de la fortaleza. Una mujer judía llamada Bunanah lanzó una piedra desde arriba. Un hombre llamado Jal’lad fue martirizado, los demás escaparon”.(Sirat Khatamun-Nabiyyin, Hazrat Mirza Bashir Ahmadra, p. 598)

Continúa diciendo:

“Cuando la madre de Hazrat Jal’lad fue informada de su martirio, vino con la cabeza cubierta, es decir, llevaba puesto su Niqab (velo). Se le dijo: “Jal’lad ha sido martirizado, y usted ha venido con el niqab“. Entonces ella dijo: “Jal’lad me ha sido arrebatado, pero nunca renunciaré a mi modestia”. También dijo que no se lamentaría, ni lloraría como era la costumbre, y cubrirse la cabeza significaba modestia por lo que, seguiría haciéndolo”.

Más detalles del martirio de Hazrat Jal’lad han sido descritos. El Santo Profeta (sa) declaró: “Tendrá la recompensa de dos mártires” (tal como se ha mencionado anteriormente). Sin embargo, cuando se le preguntó al Santo Profeta (sa) el por qué, declaró: “Fue asesinado por los Ahl-e-Kitab [la gente del Libro]. (Al-Tabaqaat-ul-Kubra, Vol. 3, p. 402, Khalladra bin Suweid, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 1990)

El siguiente compañero es Hazrat Aus bin Jaluli Ansari. Su título era Abu Layla y pertenecía a los Banu Salim bin Ghanam bin Auf, rama de la tribu de Jazrah de Ansar. El nombre de su madre era Yameela bin Ubayy, hermana de Abdul’lah bin Ubayy bin Salul. Tenía una hija llamada Kuthum. Participó en todas las batallas junto al Santo Profeta (sa), incluyendo las batallas de Badr, Uhud y Jandaq. El Santo Profeta (sa) estableció un lazo de hermandad entre él y Hazrat Shuyaa bin Wahab Al-Asadi. Hazrat Aus bin Jauli se encuentra entre los Kamileen. En los días de ignorancia y en la primera época del Islam, aquel que sabía escribir árabe y era experto en el tiro de arco y buen nadador, se le denominaba Kamil. El que poseía estas tres cualidades se consideraba Kamil, y las tres se encontraban en él.. (Usdul Ghaba, Vol. 1, p. 320, Ausra bin Khauli, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 2003) (Al-Tabaqaat-ul-Kubra, Vol. 3, pp. 409-410, Ausra bin Khauli, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 1990)

Hazrat Nayiah bin A’yam relata que durante el tratado de Hudaibiyyah, cuando hubo quejas por la escasez de agua, el Santo Profeta (sa) me llamó, sacó una flecha de su aljaba y me la dio. A continuación, pidió que le trajera un cubo de agua del pozo y se lo traje. Luego realizó la ablución y enjuagándose la boca, volvió a echar el agua en el cubo. En aquel momento, la gente estaba padeciendo por el fuerte calor, y solo existía un pozo para los musulmanes, pues los idólatras habían llegado rápidamente a Baldah, y habían tomado el control de sus depósitos de agua. El Santo Profeta (sa) se dirigió a mí diciendo: “Vierte el agua de este cubo en el pozo que se ha secado, e inserta la flecha en el agua”. En consecuencia, así lo hice, y juro por Quien le envió con la verdad, que pude salir de ese pozo subiendo con gran dificultad: el agua comenzó a fluir de inmediato, hasta el punto de que me rodeó por completo. Fluía con la misma intensidad que el agua que hierve en la olla, hasta el punto de alcanzar la superficie, a nivel del borde. La gente fue recogiendo el agua de la superficie hasta que el último hombre pudo saciar su sed.

Un grupo de hipócritas también se hallaba presente ese día en el pozo; entre ellos se encontraba Abdul-lah bin Ubayy, que era el tío materno de Hazrat Aus bin Jauli. Hazrat Aus bin Jauli le dijo: “Oh, Abul Jubbab, ¡ay de ti! acepta ahora este milagro que has presenciado por ti mismo (es decir, que aceptara la veracidad del Santo Profeta (sa)). ¿Qué más necesitas?”. Respondió: “He sido testigo de muchos sucesos como este”. Hazrat Aus bin Jauli le dijo: “Que Al-lah te arruine, y demuestre que tu opinión es incorrecta”. Abdul-lah bin Ubayy se dirigió al Santo Profeta (sa) y el Santo Profeta (sa) le dijo: “Oh Abul Jubbab, ¿Cuándo has visto algo similar a lo viste hoy?” El Santo Profeta (sa) había escuchado [la respuesta de Abdul-lah bin Ubayy] y por tanto le hizo esta pregunta. Respondió: “Nunca había presenciado algo como esto”. Le preguntó: “¿Por qué lo dijiste entonces?”, (lo que había respondido a su sobrino). Abdul-lah bin Ubayy contestó: “Astaghfirul-lah [busco el perdón de Al-lah]”. El hijo de Abdul-lah bin Ubayy, Abdul-lah bin Abdil-lah, dijo: “Oh, Mensajero de Al-lah, reza por su perdón”, a lo que el Santo Profeta (sa) oró por su perdón.(Subul Al-Huda, Vol. 5, p. 41, Baab Ghazwah Al-Hudabiyyah, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 1993) (Imtau Al-Asma, Vol. 1, p. 284, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 1999).

Hazrat Ali bin Abdul-lah bin Abbas relata que cuando el Santo Profeta (sa) decidió ir a La Meca para realizar la Umrah [peregrinación], envió a Hazrat Aus bin Jauli y Abu Rafi’a a Hazrat Abbas con una propuesta de matrimonio para Hazrat Memuna.(Sharah Allama Zarqani, Vol. 4, p. 423, Maimoona Ummul Momineen, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 1996) (Mujam Al-Buldan, Vol. 3, p. 12, Rabigh, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut)

En el transcurso del viaje perdieron sus camellos. Permanecieron en el valle de Rabiq, que estaba situado a diez millas de Johfah, hasta que llegó el Santo Profeta (sa), momento en el que volvieron a encontrar sus camellos. Luego viajaron con el Santo Profeta (sa) a La Meca y, al llegar, transmitieron el mensaje a Hazrat Abbas. Hazrat Memuna había confiado el asunto a Hazrat Abbas. El Santo Profeta (sa) fue a visitar a Hazrat Abbas, quien a continuación entregó a Hazrat Memuna en matrimonio al Santo Profeta (sa). Cuando el Santo Profeta (sa) falleció, Hazrat Aus bin Jauli dijo a Hazrat Ali bin Abi Talib: “¡Por ​​Dios! Permíteme ayudar en los preparativos [del entierro] del Santo Profeta (sa)”. Hazrat Ali (ra) le dio su permiso.

Otra narración dice que cuando el Santo Profeta (sa) falleció y estaban a punto de realizar el Ghusl [lavado del cuerpo], llegaron los Ansaar y dijeron: “Por Dios, que estamos vinculados con el Santo Profeta (sa) por parte de su madre, por lo que uno de nosotros también debe estar presente. Se pidió a los Ansaar que eligieran a uno de ellos, y nombraron a Hazrat Aus bin Jauli. Entró en la habitación y tomó parte en el Ghusl y en los preparativos del entierro. Hazrat Aus era un hombre muy fuerte y se encargaba de portar la tinaja de agua con la que suministraba el agua.(Usdul Ghaba, Vol. 1, p. 320, Ausra bin Khauli, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 2003) (Assaba, Vol. 1, p. 299 Ausra bin Khauli, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 1995)

Hazrat Ibn Abbas relata que Hazrat Ali (ra), Hazrat Fazl bin Abbas, su hermano Qusam, Shukran, que fue un esclavo liberado del Santo Profeta (sa) y Hazrat Aus bin Jauli, se situaron en el fondo de la tumba del Santo Profeta (sa) para colocar su cuerpo bendito en dicha tumba.

Hazrat Aus bin Jauli relata que, en una ocasión, se presentó ante el Santo Profeta (sa) y este le dijo: “¡Oh, Aus! A quien adopta la humildad y la mansedumbre por Dios el Todopoderoso, Él, a su vez, eleva su rango. Y a quien es arrogante, Dios el Todopoderoso lo humilla”. Esta es, de hecho, una lección muy importante para todos nosotros, a la que siempre debemos prestar atención. Hazrat Aus bin Jauli falleció en Medina durante el Jalifato de Hazrat Usman (ra).(Marifatul Sahaba Li Abi Naeem, Vol. 1, p. 279, Ausra, Hadith 975, Dar-ul-Kutb al-Ilimiyya, Beirut, 2002). (Usdul Ghaba, Vol. 1, p. 321, Ausra bin Khauli, Dar-ul-Kutub Al-Ilmiyyah, Beirut, 2003).

Que Dios el Todopoderoso continúe elevando la posición de estos nobles Compañeros (ra).